La historia

Iván el Terrible se convierte en zar - Historia

Iván el Terrible se convierte en zar - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El 17 de enero, el propio Iván IV se había coronado zar de toda Rusia. Fue el primer gobernante ruso en ser coronado zar.

Iván el Terrible, ruso Iván Grozny, ruso en su totalidad Iván Vasilyevich, también llamado Iván IV, (nacido el 25 de agosto de 1530 en Kolómenskoye, cerca de Moscú [Rusia] —murió el 18 de marzo de 1584 en Moscú), gran príncipe de Moscú (1533–) 84) y el primero en ser proclamado zar de Rusia (desde 1547).

A lo largo del siglo XVII, la importancia social y política de los boyardos declinó. A principios del siglo XVIII, el zar Pedro I el Grande abolió el rango y el título de boyardo e hizo del servicio estatal el medio exclusivo para alcanzar una alta posición en la jerarquía burocrática.


Ivan el Terrible

En 1547, Iván IV, nieto de Iván el Grande, fue coronado como el primer zar de toda Rusia (el término zar se deriva de césar) en la Catedral Uspensky del Kremlin. Además, Moscú se convirtió en la capital del Sacro Imperio Ruso.

En el mismo año, Ivan se casó con Anastasia Romanov. Se casó varias veces más después de su muerte en 1560, pero este primer matrimonio parece haber sido el más feliz. La dinastía Romanov gobernó Rusia desde 1613 hasta 1917, y rastrea su reclamo al trono a través del hermano de Anastasia, Nikitu.

Iván gobernó con una paranoia profundamente arraigada y crueldad, se dice que le arrancó los ojos a los arquitectos que construyeron San Basilio para que nunca más se pudiera crear una catedral de tal belleza.

El poder del zar se volvió absoluto cuando Iván el Terrible logró conquistar los principados independientes restantes, como Siberia. El estado también asignó un amo a los campesinos que trabajaban las tierras alrededor de una hacienda, grabando en piedra el sistema de servidumbre.

Iván organizó los Streltsy (miembros de la élite del ejército) para gobernar sus distritos y el Oprichniki (la primera fuerza policial) para reprimir la rebelión de los boyardos (nobles de la clase dominante).

Confiscó la propiedad de los boyardos y otorgó propiedad estatal a quienes le servían. Dado que sus soldados fueron titulares del estado de por vida, sus concesiones de tierras se volvieron hereditarias y formaron una nueva élite gobernante.

En 1582, después de la Guerra de Livonia con Polonia y Suecia, Rusia perdió sus territorios del extremo norte y su acceso al Báltico. Ese mismo año, el zar también mató a su hijo, Iván, en un ataque de ira.

Cuando Iván el Terrible murió en 1584, Rusia quedó en un estado de ruina política y económica casi total.


Expansiones y reformas

Solo dos semanas después de su coronación, Iván se casó con Anastasia Romanova, la primera mujer en llevar el título formal de zarina y miembro de la familia Romanov, que llegaría al poder después de que la dinastía Rurik de Iván flaqueara después de su muerte. La pareja tendría tres hijas y tres hijos, incluido el eventual sucesor de Ivan, Feodor I.

Casi de inmediato, Iván se enfrentó a una gran crisis cuando el Gran Incendio de 1547 arrasó Moscú, devastando grandes porciones de la ciudad y dejando miles de muertos o sin hogar. La culpa recayó en los parientes maternos de Ivan, Glinski, y su poder fue casi destruido. Aparte de este desastre, sin embargo, el reinado inicial de Iván fue relativamente pacífico, lo que le dejó tiempo para hacer reformas importantes. Actualizó el código legal, creó un parlamento y un consejo de nobles, introdujo el autogobierno local en las áreas rurales, fundó un ejército permanente y estableció el uso de la imprenta, todo dentro de los primeros años de su reinado.

Iván también abrió Rusia a una cierta cantidad de comercio internacional. Permitió que la Compañía de Moscovia inglesa tuviera acceso y comerciara con su país e incluso entabló correspondencia con la reina Isabel I.Más cerca de casa, se aprovechó de los sentimientos pro-rusos en la cercana Kazán y conquistó a sus vecinos tártaros, lo que llevó a la anexión de la toda la región del Medio Volga. Para conmemorar su conquista, Iván hizo construir varias iglesias, la más famosa de las cuales fue la Catedral de San Basilio, ahora la imagen icónica de la Plaza Roja de Moscú. Contrariamente a la leyenda, no obligó al arquitecto a cegarse después de completar la catedral. El arquitecto Postnik Yakovlev pasó a diseñar varias otras iglesias. El reinado de Iván también vio la exploración y expansión rusa en la región norte de Siberia.


Iván IV era un líder & quot; terrible & quot (o cómo Iván se convirtió en Iván el Terrible)

Veinticinco años e innumerables vidas después, la invasión de Livonia por parte de Iván no había logrado nada.

Iván IV Vasilyevich, primer zar de todos los rusos, ha pasado a ser uno de los déspotas más notorios de la historia, infame por los terrores que llevó a cabo entre sus súbditos. Menos conocidas son las numerosas y sangrientas guerras que libró para expandir su reino. El aislamiento en las desoladas estepas de Eurasia era una realidad para el estado de Moscovia. Queriendo llevar a su pueblo a la prosperidad, los decididos ojos de Iván miraron hacia el oeste, hacia el Báltico, donde podría abrir su reino al comercio europeo y forjar un imperio digno de su corona. Al final, la guerra que libró allí duraría un cuarto de siglo, consumiendo su reinado y convirtiéndose nada menos que en una obsesión. Cuando terminó, Iván se había ganado un nuevo título para acompañar al de zar: "Iván el Terrible".

Expandiendo Rusia al Mar

Generaciones de gobernantes moscovitas habían soñado con expandir su principado hacia el mar, pero a mediados del siglo XVI Moscovia aún no poseía un puerto en las aguas del norte. El abuelo de Iván, Iván III, tras su conquista de la República de Novgorod en la década de 1470, había heredado una estrecha porción de territorio donde el río Neva desembocaba en el golfo de Botnia. Allí construyó la fortaleza de Ivangorod, frente a la rica ciudad livonia de Narva. Situada demasiado tierra adentro, Ivangorod nunca se convirtió en un éxito comercial. En el momento de la coronación de Iván IV en 1547, Moscovia todavía estaba geográfica y económicamente aislada.

Se podría perdonar a los moscovitas por sentirse paranoicos acerca de la trampa sin salida al mar que sus vecinos del Báltico les dieron todas las razones para estarlo. Las potencias regionales de Dinamarca, Suecia y Polonia-Lituania temían el crecimiento de Moscú. Para ellos, Moscovia era una tierra misteriosa y supersticiosa cuya forma extraña de cristianismo ortodoxo era despreciable. Mientras Moscovia buscaba el contacto directo con Occidente a través del mar, sus vecinos trabajaron para evitarlo mediante un bloqueo virtual mediante el cual los bienes y la tecnología occidentales, especialmente las armas, no podían llegar a las tierras de Iván. De vez en cuando, el bloqueo conducía a la guerra. Polonia-Lituania luchó para mantener el aislamiento de Moscovia hasta una tregua en 1532, mientras que Suecia luchó brevemente con los moscovitas hasta 1557. El tratado de paz resultante trajo la promesa sueca de abstenerse de participar en futuras coaliciones contra Moscovia. Esto le dio a Iván la flexibilidad de volverse a otra parte para conquistar: el incipiente estado de Livonia.

La Livonia que se desmorona

Livonia, un mosaico de ciudades comerciales esparcidas por las actuales Letonia y Estonia, era la amenaza económica más importante para Moscovia. Los livonios eran intermediarios en el comercio con las tierras de Iván, y sus altos aranceles paralizaron el crecimiento y el comercio limitado de los moscovitas. Iván comprendió que la prosperidad de su nuevo imperio dependía de la desaparición de los estados independientes de Livonia. Al final resultó que, el tiempo estaba trabajando a su favor. La Liga Hanseática, una organización de ciudades comerciales del norte a la que pertenecían Riga, Reval y Narva, hacía mucho que había pasado su apogeo. El crecimiento de estados cohesionados, más significativamente Dinamarca, condenó a Hanse, cuyos recursos simplemente no podían competir con estados más modernos. Además, el otro poder prominente de Livonia, la Orden de Caballeros de Livonia, también estaba sufriendo un rápido declive. Creada siglos antes con el propósito de convertir a los pueblos paganos del Báltico oriental, a mediados del siglo XVI, los caballeros alemanes, en su mayoría protestantes, se habían asentado en una lujosa complacencia como terratenientes. La desaparición de su energía anunció el consiguiente declive de su importancia y fuerza militar también.

En 1558, la orden tenía unos 60 castillos, mientras que las ciudades independientes, en particular Riga y Dorpat, controlaban aproximadamente 50 más. Aunque a menudo estaban bien armadas con lo último en tecnología de pólvora, las fortalezas también eran obsoletas y estaban muy desprovistas de personal debido a un énfasis excesivo en los soldados montados. Livonia se estaba desmoronando y potencias como Suecia y Lituania estaban conspirando para recoger el botín de su inevitable desintegración. Iván, cuyo interés personal en la caída de Livonia era más alto que el de cualquier otro, estaba decidido a llevarse sus justos postres.

"Aquí hay una pequeña cosa que crecerá genial"

Una invasión requería un aire de legitimidad. Por eso, Iván se dirigió a la ciudad livonia de Dorpat, que, según él, le debía a Moscovia 50 años de tributo que se remontaba a un tratado firmado en 1503. Cuando se le presionó, Dorpat objetó e intentó negociar una reducción en los pagos. Poco después, el obispo de Dorpat entregó una carta de protesta al embajador moscovita, quien respondió proféticamente: "Aquí hay una pequeña cosa que crecerá grande". En poco tiempo, los livonios cedieron y prometieron pagar el tributo en su totalidad, pero cuando su embajada llegó a Moscú con las manos vacías, le dieron a Iván toda la justificación que necesitaba para invadir. El 22 de enero de 1558, el ejército moscovita cruzó hacia Livonia.

A pesar de los mejores esfuerzos de las potencias bálticas, el ejército moscovita estaba a la altura de sus rivales más cercanos tecnológica y militarmente. Al igual que los livonios, los moscovitas dependían en gran medida de la caballería, que en su caso era un impuesto feudal proporcionado por los terratenientes como condición para mantener sus propiedades. Gran parte de la infantería se formó de manera similar con la excepción de streltsy, una división hereditaria de mosqueteros. Inicialmente, el streltsy tenía solo 3.000 hombres, pero en solo unos pocos años llegaría a más de 15.000 hombres. El refuerzo de los moscovitas fue un gran contingente de cheremis, circasianos, bashkires y tártaros de Kazán que lucharon como vasallos. Los salvajes tártaros eran particularmente expertos en infundir terror en los corazones de sus enemigos.

La invasión de Livonia por Iván el Terrible

El ejército moscovita de 40.000 hombres entró en territorio de Livonia cerca de la ciudad de Neuhausen. Sus tres columnas estaban comandadas conjuntamente por el tío de Ivan, Mikhail Glinsky, y el Khan de Kazimov, Shah Ali, que dirigía el contingente tártaro de 7.000 hombres. El amigo íntimo de Ivan, Andrey Kurbsky, encabezó la retaguardia. Inicialmente, los livonios creían que el zar había venido solo para cobrar su tributo, pero cuando Iván rechazó a un enviado que traía tardíamente el tributo, rápidamente se dieron cuenta de que todo había sido un pretexto. El objetivo principal de Iván no era Dorpat sino Narva, su ventana al mar. Mientras tanto, los moscovitas evitaron o aislaron las fortalezas a su paso y se concentraron en saquear el campo para alimentar su avance. Las ciudades de Livonia se salvaron temporalmente, pero sus campos fueron devastados.

El ejército moscovita inmediatamente comenzó a bombardear Narva al llegar a la ciudad a principios de mayo. Los defensores se agacharon y se prepararon para un largo asedio mientras enviaban súplicas de ayuda en todas direcciones. Pronto llegaron refuerzos de Reval y Fellin, pero esos gestos de desafío solo enfurecieron a Iván. El 11 de mayo estalló un gran incendio en el centro de la ciudad que luego los moscovitas afirmarían que fue causado por el intento de quemar dos íconos religiosos que, a pesar de ser el centro de la conflagración, sobrevivieron milagrosamente. Los sitiadores utilizaron el caos resultante como cobertura para asaltar con éxito las murallas y capturar la ciudad.

Con Narva a salvo en sus manos, Iván se dedicó a engullir el resto de Livonia. Syrensk y Neuhausen capitularon sin muchos problemas, y el 19 de julio Dorpat se rindió a los tártaros de Iván a cambio de garantías de sus libertades tradicionales y privilegios comerciales. El trato se vio facilitado en gran medida por la moderación mostrada por los tártaros, a quienes Iván prohibió saquear la ciudad. En toda Livonia, los campesinos se levantaban contra sus amos alemanes, algo que el zar estaba ansioso por alentar mediante demostraciones de su benevolencia. La falta de resistencia popular permitió a los moscovitas atacar tierra adentro hasta Riga. Antes de finalizar el año, unas 20 fortalezas estaban bajo su control.

Una tregua de seis meses

La Orden de Livonia y las ciudades independientes restantes suplicaron frenéticamente la ayuda de cualquiera que quisiera escuchar, pero sus súplicas produjeron muy poco. El Hanse no estaba en posición de ayudar a sus ciudades vecinas, y el Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico no ofreció nada más que sus simpatías. Gotthard Kettler, elegido como el nuevo Gran Maestre de la Orden, solicitó ayuda a Polonia-Lituania, pero el rey Segismundo se mostró reacio a interceder por temor a incitar a un conflicto con Suecia o Dinamarca. Mientras tanto, Suecia mostró interés en reemplazar a los livonios como intermediarios en el comercio moscovita, que ahora florecía en Narva. El rey Gustav Vasa jugó un delicado juego de aplacar a Iván mientras intentaba frenar las mejores condiciones comerciales de Muscovy. No fue hasta principios de 1559 que los livonios recibieron por fin un rayo de esperanza cuando el rey Federico II de Dinamarca se ofreció como voluntario para mediar en una tregua.

No era un momento demasiado pronto. Los moscovitas, habiendo cruzado el río Dvina, arrasaban Courland y se acercaban a Riga. Iván no estaba de humor para una tregua, pero el principal consejero del zar, Alexei Adashev, le imploró que aceptara la oferta danesa, temiendo la actividad tártara en la frontera sur de Moscovia. Habiendo fallado el verano anterior para convencer a Segismundo de una alianza, a Iván le preocupaba que se estuviera formando una coalición báltica contra él, aunque el rechazo de Segismundo era un resultado directo de las exorbitantes estipulaciones de Iván y no de sus propios planes de ataque. A regañadientes, Iván aceptó una tregua de seis meses en mayo de 1559, a pesar de que la negativa de la orden a quedar bajo su soberanía y el reclamo vacío pero molesto de Dinamarca sobre Livonia como una dependencia danesa le dejaron un sabor amargo en la boca.


6 grandes logros de Iván el Terrible

Muchas personas en la historia son infames y, sin embargo, temas de gran interés. Iván el Terrible o Iván IV fue una de esas personalidades. Nacido en el linaje de Iván el Grande, Iván el Terrible tiene varios logros, pero se le recuerda principalmente por sus defectos y algunos errores graves que se han atribuido a sus trastornos.

1. El primer zar de Rusia

Iván IV se convirtió en el primer zar, también deletreado como zar, de Rusia. Conocido como Ivan Chetvyorty Vasilyevich, Ivan Grozny, Ivan IV Ivan Vasilyevich y por su apodo Grozny. Iván el Terrible gobernó Rusia desde 1533 hasta 1584. Fue el primer gobernante de una Rusia centralizada, conocida como Zar, término inspirado en el César de la Antigua Roma. Aunque sus medios no eran justos, fue responsable de expansiones masivas del territorio ruso. En un momento, gobernó la nación más grande del planeta y logró mantener un sistema de administración completamente centralizado. Incluso las dinastías en China y los gustos de Genghis Khan tuvieron que depender de gobernadores y representaciones en sus vastos reinos.

2. Conquistas militares

Durante la antigüedad e incluso durante el reinado de las diversas dinastías en China, la expansión de territorios o colonias europeas, durante la oscura edad medieval en Europa y el dominio mongol en Asia, la violencia y los enfoques despiadados de la guerra siempre han sido la piedra angular de los militares. estrategia. A menudo han sentado las bases para una rápida expansión, el crecimiento del poderío militar y una presencia dominante en las tierras conquistadas. Iván el Terrible no era conocido como tal cuando comenzó a conquistar las tierras bajo el control de los kanatos. Su largo reinado de 1533 a 1584 se solidificó en parte cuando en las primeras fases de su gobierno derrotó a los kanatos de Astracán, Kazán y Siberia.

Iván el Terrible era muy inteligente. Tenía una mente aguda y una inclinación por la astucia. No está claro si fueron las consecuencias de su complejo comportamiento o su ira incontrolable, un subproducto de la forma en que trabajaba su mente.

3. Zar eficaz de Moscovia

Iván el Terrible se conocía entonces como Iván IV cuando se convirtió en el zar de Moscovia. Durante los primeros años de su reinado, cuando estuvo casado con Anastasia Romanovna, demostró ser un gobernante muy eficaz. Institucionalizó varias reformas que establecieron el autogobierno o una especie de autogobierno en la Rusia rural. También introdujo reformas fiscales, leyes estatutarias y reformas religiosas, en su mayoría pertenecientes a la iglesia. Cabe señalar que durante este tiempo, los mongoles estaban dando vueltas para usurpar más tierras y tenían suficiente dominio en tierras hasta el Mar Báltico. Iván IV logró frustrar todos los intentos ofensivos y finalmente logró conquistar esas tierras que se convertirían en parte integral de la Rusia centralizada.

4. Expansión de Rusia

Iván IV tenía una inclinación por la expansión, que se hizo evidente cuando comenzó a conquistar tierras hasta los Urales y el Mar Caspio. Fue durante este tiempo, de 1552 a 1556, cuando Iván IV comenzó a tornarse más violento en sus formas. Quería construir una zona de amortiguación entre Rusia y los mongoles.

5. Agitación económica

Iván IV se obsesionó con las expansiones y con los mongoles. En su intento por establecer su reinado, ignoró la economía. Aunque habló sobre su protección de las creencias religiosas ortodoxas, su apoyo se erosionó con el tiempo y esfuerzos como la puesta en servicio de la basílica en la Plaza Roja en Moscú no fue bien recibida por las familias nobles o los influyentes estrategas del reino.

6. El infame colapso

Esto no se puede llamar un logro, pero Iván IV se convirtió en Iván el Terrible después de la muerte de su esposa. Sufrió de depresión y se convirtió en un recluso como resultado. Muchas familias nobles lo abandonaron y perdió el apoyo popular durante esta fase de duelo. Abandonó Moscú y quiso abdicar del trono, aunque no se sabe si era una amenaza seria que seguiría adelante.

A su regreso, Iván el Terrible se volvió paranoico. No pudo controlar su ira y terminó ejecutando a transgresores y traidores. Su justicia y posteriormente su autoridad fueron cuestionadas cada vez que inició lo que se consideró una ejecución injusta. No solo ejecutaría a los traidores y violadores de la ley, sino que también confiscaría sus propiedades. En medio de la disminución de la popularidad y el aumento de la intolerancia de su parte, comenzó a destruir las principales familias nobles de Rusia. Sus recelos y malos tratos encontraron una consecuencia imperdonable cuando mató por error a su propio hijo.

Aunque Iván el Terrible es recordado por todas las razones equivocadas, los historiadores le dan crédito por haber establecido una Rusia centralizada que existió durante siglos. Después de su muerte, el país estaba en desorden, pero la existencia de Rusia como la conocemos hoy fue establecida por Iván IV.


El Gran Principado de Moscú

El Gran Principado de Moscú (también conocido como Gran Ducado de Moscú o Moscovia) fue el estado que precedió al Tsardom de Rusia. Moscú se estableció como una pequeña ciudad comercial alrededor del siglo XII y fue destruida durante la invasión mongola de la Rus en el siglo siguiente. En 1263, Moscú, que todavía era una ciudad insignificante, fue entregada a Daniel I, el hijo menor de Alexander Nevsky, tras la muerte de este último. Daniel y sus descendientes buscaron unificar las tierras rusas. La unificación de las tierras de la Gran Rusia se completó durante el reinado de Iván III Vasilyevich (conocido también como Iván el Grande). En el momento de la muerte de Iván en 1505, el Gran Príncipe de Moscú también era el gobernante de Rusia propiamente dicha.

Iván III fue sucedido por su hijo Vasili III, cuyo reinado transcurrió relativamente sin incidentes. La importancia de Vasili, sin embargo, radica en el hecho de que fue el padre de Iván IV, quien lo sucedió como Gran Príncipe de Moscú a la edad de tres años en 1533. Sería el último Gran Príncipe de Moscú y el primer Zar de Moscú. Rusia. Aunque Iván IV fundó el Tsardom de Rusia y fue el primer gobernante ruso en haber sido coronado oficialmente como Zar de Rusia, el concepto en sí se remonta al reinado de Iván III.

Mientras Iván III completaba la unificación de Rusia, el Imperio Bizantino había llegado a su fin cuando los turcos otomanos conquistaron Constantinopla en 1453. Los otomanos procedieron a invadir los Balcanes, dejando así al Gran Príncipe de Moscú como el único monarca ortodoxo que quedaba. en el mundo. Como resultado de esto, hubo llamamientos para que Moscú fuera reconocido como el sucesor de Constantinopla y la "tercera Roma". Además, en 1472, Iván III se casó con la sobrina del último emperador bizantino, Zoe (más tarde Sofía) Palaiologina, quien trajo las tradiciones de la corte bizantina a Moscú con ella.


7 hechos sobre Iván el Terrible, el primer zar ruso

El zar Iván IV Conquista Kazán en 1552, 1880. Kazán, la capital del kanato tártaro de Kazán, cayó ante el ejército ruso de Iván el Terrible después de un asedio en 1552. Muchos de los defensores de la ciudad y habitantes civiles fueron masacrados.

1. Fue el primer zar de Rusia

En 1547, al llegar a la edad adulta, Iván fue coronado zar de toda Rusia. Antes de él, todos los gobernantes de Moscovia fueron Grandes Príncipes. Iván fue el primero en nombrarse a sí mismo zar, "César", en la tradición europea de "quotemperor", cuyo poder proviene directamente de Dios.

Tal título le dio a Rusia y a su gobernante un peso significativo a los ojos de los monarcas europeos. Iván el Terrible fue reconocido emperador por la reina Isabel I, el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Maximiliano II de la Casa de Habsburgo y otros. Iván mantuvo una larga correspondencia con Elizabeth y, según la leyenda, incluso le pidió la mano. Ella rechazó la propuesta, pero fue precisamente en ese momento cuando Rusia e Inglaterra comenzaron a comerciar entre sí.

Retrato de Iván IV de Viktor Vasnetsov, 1897 (Galería Tretyakov, Moscú). Fuente: Wikipedia.org

2. Comenzó como reformador

En su juventud, Iván IV intentó gobernar de manera progresiva: en 1549-1560 administró el país junto con un gobierno informal llamado Rada Elegida (un círculo de confidentes, jóvenes representantes de la aristocracia y el clero).

La Rada implementó una serie de reformas importantes, concentró el poder en manos del zar y limitó la autoridad de los boyardos. Iván luego disolvió la asamblea y comenzó a gobernar solo.

3. Realizó las primeras represiones masivas en Rusia

En 1565, después de la Rada Electa, llegó el oprichnina, una era de represiones crueles. El zar dividió el territorio ruso en Zemschina, donde los boyardos mantenían su autoridad, y Oprichnina, que Iván gobernó directamente con la ayuda de su oprichniki (guardaespaldas que componían la guardia nacional).

El núcleo de la Oprichnina, según los aristócratas alemanes contemporáneos Taube y Krause, consistía en un cierto "orden de la iglesia", encabezado personalmente por el zar Iván. Los miembros de la orden se vistieron como monjes y rezaron junto con el zar. Sus símbolos eran la cabeza de un perro y una escoba. "Esto significa que primero muerden como perros y luego barren todo lo superfluo fuera del país", escribieron Taube y Krause.

Hasta 1572 los oprichniki aterrorizaron a los boyardos y sus partidarios, eliminando familias enteras. "Incluso mujeres y niños fueron asesinados, las mujeres acusadas de infidelidad fueron abusadas de manera burlona y la gente fue torturada públicamente de la manera más cruel", escribió el historiador Dmitry Volodikhin. Al final de este período, incluso los principales oprichniki fueron asesinados. Los historiadores estiman que al menos 4.500 personas murieron en estas purgas y un gran número para la época.

4. Hizo guerras

Iván pasó todo su gobierno en guerra, tratando de expandir el territorio del país. Por un lado derrotó a los kanatos de Kazán y Astracán, uniéndolos con Rusia. También se apropió del Volga y los Urales y comenzó a explorar las vastas tierras de Siberia.

Pero, por otro lado, Rusia perdió la Guerra de Livonia (1558-1583) contra Suecia y la Commonwealth polaco-lituana y no pudo acceder al Mar Báltico. Durante décadas, la parte central de Rusia fue atacada por tártaros de Crimea. En 1571 llegaron incluso a Moscú y quemaron todo menos el Kremlin. Los tártaros fueron derrotados, pero Rusia se arruinó financieramente.

Iván el Terrible matando a su hijo pintado por Ilya Repin. Fuente: Wikipedia.org

5. Fue contradictorio y sospechoso

Iván creía sinceramente en Dios y donaba generosamente a los monasterios, a pesar de que los sacerdotes también fueron asesinados por orden suya. Educado, buen orador, con la ayuda de impresores de libros daneses en Moscú, Iván IV estableció la primera imprenta en Rusia y requirió que el clero organizara escuelas para enseñar a los niños a leer y escribir. Durante su tiempo, incluso apareció en Moscú algo similar a los conservatorios.

Al mismo tiempo, era extremadamente cruel y vengativo (un rasgo que se manifestó particularmente durante la Oprichnina), dando personalmente órdenes para las ejecuciones más sofisticadas. "Somos libres de admirar a nuestros esclavos y somos libres de ejecutarlos", dijo Iván.

6. Tuvo una infancia difícil

El padre de Iván murió en 1533, cuando el heredero tenía solo tres años. Ese año Iván se convirtió formalmente en Gran Príncipe de Moscovia, aunque obviamente no pudo gobernar el país. Boyardos influyentes, representantes de la antigua aristocracia, lucharon por el poder.

Cuando Iván tenía ocho años se quedó huérfano. Los príncipes Shuisky, que eran sus guardianes, lo descuidaron e incluso, según Ivan, no le dieron suficiente comida. El historiador Sergei Solovyov cree que fue la dura educación de Iván la que formó su carácter cruel: & quot; Interés propio, desprecio por el bien común, desprecio por la vida y el honor de su vecino & quot; es lo que los Shuiskys sembraron & ndash, así es como Iván el Terrible. creció '', dijo Solovyov.

7. Era infeliz en su vida personal.

Iván tenía al menos seis esposas. Tuvo ocho hijos, la mayoría de los cuales murieron en la infancia. Su hijo mayor, Iván, murió en 1581. Una serie de crónicas dice que el zar mató accidentalmente al zarevich, golpeándolo con un bastón durante una discusión, aunque algunos investigadores creen que esto es un mito, diciendo que el zarevich murió de una enfermedad.

El zar Iván IV admira a su sexta esposa Vasilisa Melentyeva. 1875 pintura de Grigory Sedov. Fuente: Wikipedia.org

Una de las pinturas más famosas de la Galería Tretyakov de Moscú está dedicada a esta leyenda: Iván el Terrible matando a su hijo por Ilya Repin. Muestra a Iván, un anciano de ojos saltones enloquecidos, abrazando a su hijo moribundo, habiéndose dado cuenta con horror de lo que acaba de hacer.


¿Por qué Iván era tan terrible?

Hoy en día, la palabra "terrible" se puede usar para describir cualquier cosa, desde una comida particularmente mala hasta un desastre natural que mata a millones de personas. En el siglo XVI, cuando era un apodo otorgado al gobernante ruso Iván IV, significaba específicamente "impresionante", "poderoso" y "formidable". Sin embargo, si examinamos el reinado de uno de los hombres más paranoicos, sedientos de sangre e impredecibles que jamás haya gobernado el país, tal vez la definición moderna de "extremadamente malo" no sea tan errónea después de todo. Entonces, ¿qué hizo exactamente a Iván tan terrible?

Las semillas del terrible ser humano en el que se convertiría Iván fueron sembradas en su miserable infancia. Su padre, Vasili, el Gran Príncipe de Moscú, murió cuando Iván tenía solo tres años y su madre falleció cuando él tenía ocho. El joven príncipe se convirtió entonces en objeto de luchas de poder entre varios miembros de la nobleza, en particular, las poderosas familias Shuisky y Belesky. Mientras la corte real descendía a un peligroso caos de asesinatos e intrigas, Iván y su hermano sordomudo Iurii no fueron tratados mejor que un par de pilluelos de la calle.

Ivan el Terrible

Hubo momentos en que Iván y su hermano quedaron vestidos con harapos y al borde de la inanición. "Mi hermano Iurii, de bendita memoria, y yo nos criaron como vagabundos e hijos de los más pobres", escribió Iván en una carta a su amigo íntimo, el príncipe Andrei Kurbsky. '¡Qué he sufrido por falta de ropa y comida!' Ser descuidado y tratado como un fútbol político hizo que Iván desconfiara de la nobleza: la desconfianza se convertiría en un odio cegador a medida que creciera. Cuando se convirtiera en zar, su maltrato volvería a morder a las familias nobles del reino de Iván de la manera más espectacular. Sin embargo, eso fue todo en el futuro. Incapaz de descargar sus frustraciones con sus torturadores, Iván descargó su ira y resentimiento en los animales, arrancando las plumas de las aves vivas y arrojando perros y gatos por las ventanas.

A la edad de trece años, Iván finalmente mostró los dientes. La poderosa familia Shuisky eran en ese momento los gobernantes de facto de Rusia que habían salido victoriosos de su lucha por el poder con los Belskeys para tener el control sobre el príncipe. Sin embargo, no habían contado con el chico al que habían ignorado y abusado durante tantos años. En una fiesta celebrada en 1453, Iván acusó al más poderoso de los Shuiskys, el príncipe Andrei, de administrar mal el país y lo arrestó y ejecutó. Algunos dicen que el desafortunado Andrei fue destrozado por perros de caza hambrientos, aunque una historia más creíble es que los carceleros de Andrei lo mataron a golpes.

Todo el poder fue transferido a Iván en su decimosexto cumpleaños. Dos semanas después, se casó con su primera esposa, Anastasia. No había nada particularmente terrible en los primeros años de Iván en el trono. De hecho, fue una época de relativa paz y progreso. Introdujo reformas que incluían una actualización del código penal introducido por su abuelo, el establecimiento de un ejército permanente y la introducción del autogobierno regional. Iván también introdujo las primeras imprentas en Rusia y ordenó la construcción de la magnífica Catedral de San Basilio tras su conquista de la región tártara de Kazán. Hay una historia que persiste hasta el día de hoy de que Iván estaba tan impresionado con la catedral terminada que hizo cegar al arquitecto para que nunca más pudiera producir algo tan hermoso. No hay evidencia de que el cegamiento haya tenido lugar alguna vez, pero es un testimonio de la reputación de Iván que muchos todavía están dispuestos a creer que fue capaz de un acto tan vil e inculto.

Leer más sobre: ​​Rusia

Catalina la Grande y el golpe que la convirtió en Emperatriz

Lo que llevó a Iván al límite y lo convirtió de un gobernante razonable a un tirano en toda regla fueron dos eventos que tuvieron lugar en 1558 y 1560. El primero fue la traición de su gran amigo el príncipe Kurbsky. El noble desertó a los lituanos durante el fallido intento de Iván de conquistar el territorio báltico de Livonia en 1558. Kurbsky se hizo cargo del ejército lituano y, junto con las fuerzas de Polonia y Suecia, le dio a Rusia una derrota que dejó a Iván fuera de sí con furia y más convencido que nunca de que la nobleza de su país lo perseguía. El segundo evento fue la muerte de su amada esposa Anastasia en 1560. Iván estaba seguro de que su esposa había sido envenenada por sus enemigos. While no evidence could be found of poison at the time, a 20th Century examination of the Tsarina’s bones uncovered unusually high levels of mercury, indicating that the paranoid young monarch might well have been right for once.

Ivan’s initial reaction to the death of his wife and the betrayal of his friend was to remove himself from Moscow to Alexandrov, a town located 120 kilometres northeast of the Russian capital. Here, he wrote two letters signalling his intention to abdicate. His council of noblemen and clergymen attempted to rule in his absence, but when this proved impossible, an envoy was sent to beg Ivan to change his mind. He did so, on the proviso that he be given the right to seize the lands of those who had betrayed him and execute anyone he suspected of treason. The desperate council and clergy agreed to Ivan’s demands. It was to prove a costly mistake.

Favourite execution methods included boiling alive, impalement, being roasted over an open fire or being torn limb

Ivan returned to Moscow and set about separating the country into two administrative areas. One would be ruled by the nobility and the other, named the Oprichnina, would be governed by Ivan himself in any way he saw fit. This, it turned out, involved the torture and execution of the vast majority of his political rivals and pretty much anyone else who got in his way. To police his new territory, Ivan created the Oprichniki. Dressed all in black, the Oprichniki were Ivan’s personal bodyguard and enforcers who roamed the newly created territory doing the Tsar’s bidding. The Oprichniki were given carte blanche to torture and murder anyone Ivan suspected of betrayal. A gang of paid thugs loathed and feared by everyone in the Oprichnina, the Oprichniki rode around with severed dogs’ heads attached to their saddles to symbolise the sniffing out of traitors. It soon became a common sight in the towns and villages of the Oprichnina to see peasants, the middle classes and the high-born fleeing for their lives as word spread that the Oprichniki were in the area.

The Oprichniki were utterly ruthless. Anyone Ivan suspected of disloyalty was tortured and horribly put to death. Favourite execution methods included boiling alive, impalement, being roasted over an open fire or being torn limb from limb by horses. To live in the territory ruled over by Ivan and the Oprichniki was to live in a permanent state of fear, as was amply demonstrated by the terrible fate that fell on Novgorod – Russia’s second-largest city and Moscow’s most powerful rival.

Read more about: Medieval History

Tortura en la Edad Media

Convinced that the city’s leaders, clergy and most prominent citizens were conspiring against him, Ivan ordered an assault on the city in 1570. Priests and monks were rounded up and beaten to death while their churches and monasteries were ransacked. Prominent merchants, officials and noblemen were tortured and executed many were roasted alive on specially constructed frying pans. As these poor unfortunates suffered slow and agonising deaths, their wives and children fared no better. They were rounded up, tied up and thrown in the river Volkhov. Any unfortunates who tried to escape were pushed under the icy waters and drowned by soldiers armed with boat hooks, spears and axes.

It would take centuries for Novgorod to fully recover from the attack

Merchants lower down the social ladder were targeted by the Oprichniki, who were ordered to seize all profitable goods and destroy storehouses and shops. Anyone who attempted to resist was killed, as indeed were many who offered no resistance. The poor fared no better. The city was full of destitute peasants looking for work as a result of a series of famines that had occurred in the region over the previous few years. Along with the evicted merchants and their families, these poor souls were thrown out of the city and left to freeze and starve to death in the harsh Russian winter.

All in all, the orgy of bloodshed and destruction visited on Novgorod resulted in the deaths of an estimated 12,000 of its citizens. With its administrative and religious structures destroyed, its prominent citizens executed, its commercial centre a gutted shell and most of its wealth stolen, the city was so decimated by the attack that it ceased to be Russia’s second city. Most of what remained of its population fled the ruins for a better life elsewhere. It would take centuries for Novgorod to fully recover from the attack, and it would never again be a rival to Moscow. Novgorod was just one of many examples of Ivan’s merciless approach to conquest. He was very much 'a sack the city and kill everyone in it' kind of man throughout the long years of his brutal rule.

Nobody, not even his own family, was safe from Ivan the Terrible.

The massacre of Novgorod proved to be the last moment in the sun for the hated Oprichniki. Ivan’s crushing paranoia had already led him to begin to suspect its leaders of conspiring against him before the sacking of the city, and an attack on Moscow by the Tartars that the Oprichniki failed to repel convinced Ivan that they were not as loyal as they professed to be. The organisation was disbanded and many of its leaders were executed in 1571. The Oprichnina region itself was abolished in 1572, after which it became an offence punishable by death even to mention the word.

Ivan’s constant warmongering, brutalising of his own population, attacks on the clergy, nobility and middle classes, torturing and executing of anyone he felt was against him and raiding of the nation’s wealth eventually brought the Russian economy to its knees, and things did not improve as Ivan aged and his mental health deteriorated even further. One of the last brutal acts of his reign occurred in 1581 when, upon encountering his heavily pregnant daughter-in-law in a state of undress, he beat her so severely that she miscarried. On hearing the news of the loss of his unborn child, Ivan’s second son confronted his father. Ivan, who always carried a sharpened baton around which he used to to beat anyone who displeased him, hit his son over the head so hard that he collapsed and died several days later. Nobody, not even his own family, was safe from Ivan the Terrible.

Ivan died from a stroke while playing chess with a close friend in 1584 at the age of fifty-three. His kingdom passed to his middle son, a feeble-minded fool called Feodor who died childless in 1598, plunging Russia into a period of lawlessness and anarchy that came to be known as the ‘Time of Troubles’.

9 facts about 'the Anarchy': England's dark period of lawlessness and war

From butchering his subjects to slaughtering the citizens of the towns and cities he conquered to the killing of his own son, Ivan was terrible in both the old and new definition of the word. He had started as a reasonable ruler, but his escalating paranoia and the deterioration of his mental health from 1558 onwards turned him into a monstrous tyrant who left death, destruction and economic ruin in his wake. Yes, Ivan the Terrible truly was as terrible as his nickname suggests.


Illustrated Chronicle of Ivan the Terrible

los Illustrated Chronicle of Ivan the Terrible (Russian: Лицевой летописный свод , romanizado: Litsevoy letopisny svod) is the largest compilation of historical information ever assembled in medieval Russia. It covers the period from the creation of the world to the year 1567. [1] It is also informally known as the Tsar Book (Царь-книга), in an analogy with Tsar Bell and Tsar Cannon [2]

The set of manuscripts was commissioned by Ivan the Terrible specifically for his royal library. [1] The literal meaning of the Russian title is "face chronicle," alluding to the numerous hand-painted miniatures. The compilation consists of 10 volumes, containing about 10 thousand sheets of rag paper. It is illustrated with more than 16 thousand miniatures.

The volumes are grouped in a relatively chronological order and include four major areas: Biblical History, History of Rome, History of Byzantium and Russian history. The titles and contents of the 10 volumes are:

  1. Museum Miscellany (Музейский сборник, State Historical Museum) – 1031 pages, 1677 miniatures. Sacred Hebrew and Greek history, from the creation of the world to the destruction of Troy in the 13th century BC.
  2. Chronograph Miscellany (Хронографический сборник, Library of the Russian Academy of Sciences) – 1469 pages, 2549 miniatures. History of the ancient East, the Hellenistic world, and ancient Rome from the 11th century BC to the 70s in the 1st century AD.
  3. Face Chronograph (Лицевой хронограф, Russian National Library) – 1217 pages, 2191 miniature. History of the ancient Roman Empire from the 70s in the 1st century to 337 AD, and Byzantine history to the 10th century.
  4. Galitzine Volume (Голицынский том, RNL) – 1035 pages, 1964 miniatures. Russian history from 1114–1247 and 1425-1472.
  5. Laptev Volume (Лаптевский том, RNL) – 1005 pages, 1951 miniatures. Russian history from 1116-1252.
  6. Osterman Volume I (Остермановский первый том, LRAS) – 802 pages, 1552 miniatures. Russian history from 1254-1378.
  7. Osterman Volume II (Остермановский второй том, LRAS) – 887 pages, 1581 miniature. Russian history from 1378-1424.
  8. Shumilov Volume (Шумиловский том, RNL) – 986 pages, 1893 miniatures. Russian history in 1425, and 1478-1533.
  9. Synod Volume (Синодальный том, SHM) – 626 pages, 1125 miniatures. Russian history from 1533–1542, and 1553-1567.
  10. Regal Book (Царственная книга, SHM) – 687 pages, 1291 miniature. Russian history from 1533-1553.

The manuscript is thought to have been created between 1568 and 1576. The work seems to have been started as early as the 1540s. [3] It was commissioned by Ivan the Terrible for the royal library for the purposes of educating his children. [ cita necesaria ] The tsar's confidant Aleksey Adashev was involved in the creation of the work. [3]

Facial Chronicle. Two-page opening with description of Abraham's Theophany ( Gen 18 )


Ver el vídeo: 23 INCREÍBLES CURIOSIDADES del MUNDO ANTIGUO que te sorprenderán (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Daigore

    Puedo recomendarle que visite un sitio que tiene mucha información sobre este tema.

  2. Neese

    No gastar palabras superfluas.

  3. India

    Puedo ofrecerle visitar el sitio web donde hay muchos artículos sobre este asunto.

  4. Blandford

    Está usted equivocado. Puedo probarlo. Escríbeme en PM, hablamos.

  5. Ya-Allah

    Bravo, muy buena idea

  6. Faezil

    Te equivocas. Vamos a discutir. Escríbeme en PM, nos comunicaremos.



Escribe un mensaje