La historia

El cometa que cambió la civilización y puede volver a hacerlo

El cometa que cambió la civilización y puede volver a hacerlo



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El 30 de septiembre de este año, la primera nave espacial humana en orbitar un cometa se estrelló deliberadamente contra su superficie para obtener las imágenes más cercanas posibles del enigmático cuerpo celeste. Esto pondrá fin a su misión que comenzó cuando se botó el barco hace más de doce años. Durante los dos últimos años, la Agencia Espacial Europea Rosetta La sonda ha estado dando vueltas alrededor del cometa a millones de millas de la Tierra, haciendo observaciones de corto alcance sin precedentes del cometa 67P / Churyumov – Gerasimenko (llamado así por los dos astrónomos que lo descubrieron).

El cometa Churyumov – Gerasimenko en septiembre de 2014 según la imagen de Rosetta. (ESA / Rosetta / NAVCAM / CC BY-SA 3.0 igo )

Uno de los logros más importantes de la nave espacial es haber tomado lecturas de la composición del cometa, determinando que contiene algunos de los componentes básicos de la vida. Los impactos de los cometas, al parecer, pueden haber ayudado a iniciar la vida en la Tierra. Pero los cometas, como el foco del Rosetta misión, también han planteado amenazas a la vida terrenal. 67P / Churyumov – Gerasimenko tiene alrededor de dos millas y media de ancho; si golpeara la Tierra, que afortunadamente no lo hará, podría poner fin a la civilización tal como la conocemos. Se cree que un cometa de solo 500 pies de diámetro causó el evento de Tunguska de 1908, cuando explotó sobre un área remota de Siberia con la fuerza de una bomba de quince megatones, aplastando 1000 millas cuadradas de bosque. Pero el cometa Tunguska era minúsculo en comparación con uno, que se estima que tenía unas diez millas de ancho, que casi chocó con nuestro planeta hace tres mil quinientos años.

Árboles derribados por la explosión de Tunguska.

Espectaculares y terroríficos cometas antiguos

Este cometa fue registrado por los egipcios en el año 22 del reinado del faraón Tutmosis III, quien lo describió como un disco brillante mucho más grande que la luna llena, agregando que era “una maravilla nunca antes conocida desde esa fundación de esta tierra”. [Egipto]." Los astrónomos chinos, que registraron meticulosamente los sucesos celestes con fines astrológicos, también notaron el impresionante evento. El antiguo Almanaque de la Seda de Mawangdui, conservado en el Museo Provincial de Hunan en Changsh, describe al cometa como uno de los más grandes jamás observados. No solo llenó una gran parte del cielo, sino que tenía diez colas asombrosas. (El cometa más grande observado desde el nacimiento de la astronomía moderna, el cometa de De Cheseaux de 1744, tenía solo siete).

  • ¿Un cometa destruyó la antigua Cerdeña?
  • Señales antiguas en el cielo: ¿Cambió un meteorito el curso del cristianismo hace 2000 años?
  • Las bahías de Carolina y la destrucción de América del Norte

El registro egipcio se encuentra en un manuscrito que ahora se encuentra en la Biblioteca del Vaticano, llamado Papiro Tulli, y varios escritores lo han citado como evidencia de un antiguo avistamiento de ovnis, lo que lleva a algunos estudiosos a cuestionar su autenticidad. Sin embargo, parecería que se trataba de un hecho genuino. El 22 Dakota del Norte Se cree que el año del reinado de Tutmosis III fue alrededor de 1486 a. C., que es precisamente el año (según nuestro calendario moderno) en que los chinos observaron el cometa de diez colas.

Impresión del espectacular cometa de diez colas registrada por los antiguos egipcios en 1486 a. C. (Ilustración de Graham Phillips)

El cometa debe haber pasado terriblemente cerca de nuestro planeta. De hecho, la apariencia del antiguo cometa fue tan espectacular que parece haber tenido una profunda influencia en las religiones de todo el mundo. Parece que este fenómeno celestial sin precedentes se tomó como la aparición de un nuevo dios: en ese momento preciso, las civilizaciones contemporáneas de todo el mundo comenzaron a adorar a una nueva deidad representada como un disco alado que cuelga del cielo. Los ejemplos incluyen el dios hitita Kumarbis, el dios asiria Antum, el dios mitanio Ir y el dios persa Ahura Mazda.

El disco alado asirio. Uno de los muchos glifos similares que representan deidades que aparecieron en todo el mundo después de la aparición del cometa en 1486 a. C. (Dominio publico)

En China, una nueva divinidad llamada Lao-Tien-Yeh - "El Gran Dios" - aparece en este momento durante la dinastía Sang y fue representada por un círculo con una serie de líneas rectas que irradian en forma de abanico debajo y al lado de que se parece notablemente a la representación de un cometa.

El símbolo del glifo del dios Lao-Tien-Yeh que apareció por primera vez en China a principios del siglo XV antes de Cristo. (Fotografía de Graham Phillips)

De manera fascinante, este glifo es casi idéntico al símbolo de un nuevo dios que apareció en Egipto durante el reinado de Tutmosis III. Llamado Atón, estaba representado por un círculo con una serie de líneas en forma de abanico que irradiaban de él, al igual que el símbolo de Lao-Tien-Yeh. Los egiptólogos han asumido durante mucho tiempo que el glifo de Atón representaba al sol, lo que sin duda lo hizo cuando el faraón Akhenaton hizo que Atón adorara la religión estatal a mediados de 1300 a. C., pero cuando apareció por primera vez en la capital de Tebas más de un siglo antes, estaba acompañado. sin inscripciones que lo asocien específicamente con una deidad solar.

El símbolo egipcio de Aten que originalmente pudo haber representado el magnífico cometa de 1486 a. C. (Dominio publico)

Pero la repentina aparición de nuevas religiones no fue el único trastorno social que acompañó al encuentro cercano del cometa con la Tierra. En todo el mundo, hubo un período de violencia simultáneo y sin precedentes. Egipto se embarcó en una feroz campaña militar, conquistando lo que ahora son Israel, Líbano y Libia; los hititas de Turquía atacaron a sus vecinos del Mediterráneo oriental; en Siria, el reino de Mitanni atacó a los asirios de Irak; los casitas del norte de Irán invadieron Babilonia en el sur de Irak; el pueblo Yaz de Armenia atacó ferozmente a todos a su alrededor; y la civilización Harappa del noroeste de la India fue aniquilada por tribus merodeadores de Afganistán. Y todo esto siguió a un período de relativa paz en todo el mundo que había durado generaciones. Los expertos generalmente creen que el período de intensa guerra y malestar social en todo el mundo se debió a un cambio climático a corto plazo que provocó una caída de las temperaturas globales. Las malas cosechas resultantes significaron el tipo de recursos escasos que invariablemente conducen a conflictos. La pregunta, sin embargo, es ¿qué causó el mal tiempo que duró aproximadamente una década?

Amenazas a la vida y la civilización

En 1985, el astrónomo Carl Sagan identificó el cometa de 1486 a. C. como el cometa 12P / Pons-Brooks, lo que sugiere que un fragmento se había desprendido e impactado con la Tierra, la explosión resultante arrojó escombros a la atmósfera e impidió los rayos del sol durante muchos años. años, provocando la caída de las temperaturas globales. Pero este puede no haber sido el único efecto del impacto cometario. En la Conferencia Internacional sobre Eventos Catastróficos y Extinciones Masivas celebrada en Viena en julio de 2000, los científicos se reunieron para discutir las posibles amenazas a la vida en la Tierra planteadas por los impactos de asteroides y cometas.

  • El broche de Tutankamón contiene evidencia de un antiguo cometa que golpeó la Tierra
  • Las civilizaciones antiguas que vinieron antes: ¿autoerradicación o cataclismo natural? - Parte I
  • El cometa Halley vinculado al enfriamiento del planeta hace 1.500 años

Curiosamente, además de las calamidades obvias que causarían tales impactos, como tormentas de fuego, inviernos nucleares y tsunamis, se llamó la atención sobre varios químicos dañinos que contienen algunos cometas. Uno de ellos es el aminoácido vasopresina que puede provocar un comportamiento violento y agresivo en los seres humanos. En la actualidad no se sabe si 12P / Pons-Brooks contiene vasopresina, pero si lo hace, entonces la sustancia que ingresa a la atmósfera para contaminar la cadena alimentaria podría haber sido en parte responsable del período de guerra sin precedentes que afectó al planeta a principios del siglo XV. ANTES DE CRISTO.

El cometa 17P / Holmes y su cola azul ionizada. Imagen representativa. ( CC BY-SA 3.0 )

Casualmente, al igual que el Rosetta La misión llega a su fin, los astrónomos han determinado que un fragmento de 12P / Pons-Brooks, el cometa de 1486 aC, se dirige a su aproximación más cercana a la Tierra el 11 de febrero del próximo año. El cometa se ha roto en varios pedazos después de un paso cercano con Júpiter, uno de ellos es lo que ahora se denomina Cometa 45P / Honda-Mrkos-Pajdusakova, identificado por primera vez en 1948. Tiene alrededor de una milla de ancho, pero afortunadamente no lo hará. golpear la tierra. Sin embargo, es posible que la órbita de la Tierra nos lleve a través del rastro del cometa. Queda por ver si eso tendría o no un efecto en nuestra atmósfera. Pero incluso si pasa de manera segura, el cometa principal en sí, que aún tiene más de cinco millas de ancho, regresará al sistema solar interior en 2024, pero en la actualidad se desconoce exactamente qué tan cerca estará de la Tierra. Esperemos lo mejor. Lo último que el mundo necesita ahora son niveles elevados de agresión.

Graham Phillips es autor de El fin del Edén: el cometa que cambió la civilización , publicado por Inner Traditions.

--


¿Un cometa chocó contra la Tierra hace 12.000 años?

Hace aproximadamente 12.900 años, se produjo un enfriamiento global masivo abruptamente, junto con el final de la línea para unas 35 especies de mamíferos diferentes, incluido el mamut, así como la llamada cultura Clovis de los norteamericanos prehistóricos. Se han propuesto varias teorías para la extinción, que van desde un cambio climático abrupto hasta la caza excesiva una vez que los humanos fueron liberados en las tierras salvajes de América del Norte. Pero ahora los nanodiamantes encontrados en los sedimentos de este período de tiempo apuntan a una alternativa: una explosión masiva o explosiones por un cometa fragmentario, similar pero incluso más grande que el evento de Tunguska de 1908 en Siberia.

Los sedimentos de seis sitios en América del Norte y mdash Murray Springs, Ariz. Bull Creek, Oklahoma. Gainey, Mich. Topper, SC Lake Hind, Manitoba y Chobot, Alberta & mdash, contenían diamantes diminutos, que solo se encuentran en sedimentos expuestos a temperaturas y presiones extremas, como las de una explosión o impacto, según una nueva investigación publicada hoy en Ciencias.

El descubrimiento apoya una teoría avanzada el año pasado en el sentido de que algún tipo de impacto o impactos cósmicos & mdasha fragmentado cometa que estalla en la atmósfera o lloviendo sobre los océanos & mdashset fuera del período de enfriamiento de más de 1.300 años en el hemisferio norte conocido como Younger Dryas por la abundancia de polen de una flor alpina que se encuentra durante el intervalo.

El período de enfriamiento interrumpió un calentamiento prolongado de una edad de hielo predicha por ligeros cambios en la órbita de la Tierra (conocidos como ciclos de Milankovitch) que continúa en la actualidad. Y sigue siendo una anomalía inexplicable en el registro climático.

Pero una serie de fragmentos cometarios que explotan sobre América del Norte podría explicar una capa de suelo inmediatamente antes del enfriamiento que contiene niveles inusualmente altos de iridio y elemento mdashan, más común en los vagabundos cósmicos como los meteoroides que en la corteza terrestre. Junto con el hecho de que esta capa ocurre directamente antes de la extinción de al menos 35 géneros de grandes mamíferos, incluidos los mamuts, es una fuerte evidencia circunstancial de un evento cósmico.

"Se encuentran indicadores de impacto muy fuertes en los sedimentos directamente encima, y ​​a menudo envuelven en el caso de Murray Springs, los restos de estos animales y las personas que los estaban cazando", dice el arqueólogo y coautor del estudio Doug Kennett de la Universidad de Oregon. en Eugene, el hijo del equipo de padre y ndashson que ayuda a promover la nueva teoría del impacto. --¿Es un cometa? ¿Es una condrita carbonosa? ¿Estaba fragmentado? ¿Estaba enfocado? Basado en la distribución de los diamantes, ciertamente fue a gran escala. ''

Las búsquedas preliminares más allá de Europa, Asia y América del Sur han encontrado minerales y elementos similares en sedimentos de la misma edad, dice Kennett, y su propio trabajo en las Islas del Canal de California cuenta la historia de una quema masiva, seguida de erosión y un cambio total. en la flora de la región.

“Es consistente con un cuerpo fragmentado que se rompe con choques de aire y posibles impactos superficiales en varias partes de América del Norte. Podría estar por encima de la capa de hielo o en alta mar en el océano ", dice, explicando por qué no se han encontrado cráteres de impacto hasta la fecha. "Los efectos inmediatos en el suelo incluyen altas temperaturas y presiones que provocan grandes transformaciones de la vegetación, derribando árboles pero también quemando".

Y eso haría que el cambio climático del Younger Dry sea un primo más cercano al impacto masivo de un asteroide que acabó con los dinosaurios hace 65 millones de años. "Este es un evento que sucedió en un día", señala Kennett. "Vamos a necesitar registros climáticos de alta resolución, registros arqueológicos, registros paleontológicos para intentar explorar los efectos".


El cometa que cambió la civilización, y puede volver a hacerlo, la historia

por Noah Goldman
Maryland, becarios de College Park

Los cometas han inspirado pavor, miedo y asombro en muchas culturas y sociedades diferentes alrededor del mundo y a lo largo del tiempo. Se les ha marcado con títulos como "El Heraldo de la Perdición" y "La Amenaza del Universo". Se les ha considerado tanto presagios de desastres como mensajeros de los dioses. ¿Por qué los cometas son algunos de los objetos más temidos y venerados del cielo nocturno? ¿Por qué tantas culturas se estremecieron al ver un cometa?

Cuando las personas que vivían en culturas antiguas miraban hacia arriba, los cometas eran los objetos más notables del cielo nocturno. Los cometas no se parecían a ningún otro objeto del cielo nocturno. Mientras que la mayoría de los cuerpos celestes viajan a través de los cielos a intervalos regulares y predecibles, tan regulares que las constelaciones se pueden cartografiar y predecir, los movimientos de los cometas siempre han parecido muy erráticos e impredecibles. Esto llevó a la gente de muchas culturas a creer que los dioses dictaban sus movimientos y los enviaban como mensaje. ¿Qué estaban tratando de decir los dioses? Algunas culturas leen el mensaje por las imágenes que vieron al mirar el cometa. Por ejemplo, para algunas culturas, la cola del cometa le daba la apariencia de la cabeza de una mujer, con el pelo largo y suelto detrás de ella. Se entendió que este triste símbolo de duelo significaba que los dioses que habían enviado el cometa a la tierra estaban disgustados. Otros pensaron que el cometa alargado parecía una espada de fuego ardiendo a través del cielo nocturno, un signo tradicional de guerra y muerte. Tal mensaje de los dioses solo podría significar que su ira pronto se desataría sobre la gente de la tierra. Tales ideas infundieron miedo en aquellos que vieron cometas atravesando el cielo. Sin embargo, la semejanza del cometa no fue lo único que inspiró miedo.

Las antiguas leyendas culturales también contribuyeron a inspirar un terror terrible a estos nómadas celestiales. Las profecías romanas, los & quot; Oráculos sibilinos & quot; hablaban de una & quot; gran conflagración desde el cielo, cayendo a la tierra & quot; mientras que la mitología más antigua conocida, la & quot; Épica de Gilgamesh & quot babilónica, describía fuego, azufre e inundación con la llegada de un cometa. . El rabino Moses Ben Nachman, un judío que vive en España, escribió que Dios tomó dos estrellas de Khima y las arrojó a la tierra para comenzar el gran diluvio. La leyenda de Yakut en la antigua Mongolia llamaba a los cometas "la hija del diablo" y advirtió de la destrucción, tormentas y heladas, cada vez que se acercaba a la tierra. Las historias que asocian a los cometas con imágenes tan terribles están en la base de tantas culturas en la Tierra y alimentan el temor que siguió a los avistamientos de cometas a lo largo de la historia.

Sin embargo, la influencia de los cometas en las culturas no se limita simplemente a cuentos de mitos y leyendas. A lo largo de la historia, se ha culpado a los cometas de algunos de los momentos más oscuros de la historia. En Suiza, se culpó al cometa Halley de terremotos, enfermedades, lluvia roja e incluso el nacimiento de animales de dos cabezas. Los romanos registraron que un cometa de fuego marcó el asesinato de Julio César, y se culpó a otro por el derramamiento de sangre extremo durante la batalla entre Pompeyo y César. En Inglaterra, se culpó al cometa Halley de traer la peste negra. Los incas, en América del Sur, incluso registran que un cometa presagió la llegada de Francisco Pizarro pocos días antes de que los conquistara brutalmente. Los cometas y el desastre se entrelazaron tanto que el Papa Calixto III incluso excomulgó al cometa Halley como un instrumento del diablo, y un meteorito, de un cometa, se consagró como uno de los objetos más venerados en todo el Islam. Si no fuera por la afinidad china por el mantenimiento meticuloso de registros, es posible que nunca se hubiera alcanzado una verdadera comprensión de los cometas.

A diferencia de sus homólogos occidentales, los astrónomos chinos mantuvieron registros extensos sobre las apariciones, trayectorias y desapariciones de cientos de cometas. Se han encontrado extensos atlas de cometas que se remontan a la dinastía Han, que describen a los cometas como "estrellas de faisán de cola larga" o "estrellas de escoba" y asocian las diferentes formas cometarias con diferentes desastres. Aunque los chinos también consideraban a los cometas como "estrellas viles", sus extensos registros permitieron a los astrónomos posteriores determinar la verdadera naturaleza de los cometas.

Aunque la mayoría de los seres humanos ya no se estremecen al ver un cometa, todavía inspiran miedo en todo el mundo, desde Hollywood hasta los cultos apocalípticos. Estados Unidos incluso estableció el programa Near Earth Asteroid Tracking (NEAT) específicamente para protegernos de estos peligros "divinos". Sin embargo, aunque alguna vez fueron considerados como presagios de desastre y mensajeros del dios o dioses, hoy un enfoque científico ha ayudado a disipar tales preocupaciones. Es la ciencia y la razón lo que ha liderado la lucha contra este miedo desde los tiempos de la antigüedad. Es la ciencia y la razón lo que ha envalentonado al espíritu humano lo suficiente como para aventurarse y viajar hasta un cometa. Es la ciencia y la razón las que desvelarán los secretos que guardan.

Figura 1. Tipos de formas cometarias, ilustraciones de Johannes Hevelius Cometografía (Danzig, 1668)
(Escaneo del original y la leyenda de Cometas de Don Yeomans: Una historia cronológica de la observación, la ciencia, el mito y el folclore. Usado con permiso).
(Ver tamaño completo)

Figura 2. Xilografía que muestra la influencia destructiva de un cometa del siglo IV de Stanilaus Lubienietski Theatrum cometicum (Ámsterdam, 1668)
(Escaneo del original y pie de foto de Cometas de Don Yeomans: Una historia cronológica de la observación, la ciencia, el mito y el folclore. Usado con autorización).
(Ver tamaño completo)

Figura 3. Borde alemán que muestra los cometas de 1680, 1682 (Halley) y 1683. La ilustración muestra una vista de Augsburgo, Alemania, con los cometas de 1680, 1682 y 1683 en el cielo. Tres jinetes del Apocalipsis están en primer plano. La escena está bordeada por una esfera de reloj, cuyos números están hechos de huesos, armas e instrumentos de tortura. Cada una de las cuatro esquinas fuera de la esfera contiene una figura alegórica con un texto bíblico apropiado.
(Escaneo del original y pie de foto de Cometas de Don Yeomans: Una historia cronológica de la observación, la ciencia, el mito y el folclore. Usado con autorización. Original proporcionado por Adler Planetarium, Chicago)
(Ver tamaño completo)

Figura 4. La seda Mawangdui, un 'libro de texto' de formas cometarias y los diversos desastres asociados con ellas, se compiló alrededor del año 300 a.C., pero se cree que el conocimiento que abarca se remonta al 1500 a.C.
(Ver tamaño completo)

"Comets en la historia (¿Gobierna la ignorancia?)", Universidad de Wisconsin, Junta de Regentes. 1999. 6/3/03
whyfiles.org/011comets/folklore.html

"Comenta la historia en una cápsula", el Challenger Center for Space Science Education. 2002. 2/6/03.
challengeger.org/tr/tr_body_act_comet-abosd.htm#history

Cumberlidge, Anne-Marie. & quot; Cometas en la historia & quot; Guía de cometas para autostopistas. Universidad de Keele. 1997. 6/03/03.
www.astro.keele.ac.uk/workx/comets/index2.html

Kobres, Bob. & quotComets y el colapso de la Edad de Bronce & quot, TALLER DE CRONOLOGÍA Y CATASTROFISMO. Sociedad de Estudios Interdisciplinarios 1992, número 1, págs.
abob.libs.uga.edu/bobk/bronze.html (Reproducido por el autor)

Yeomans, Donald K. Cometas: una historia cronológica de la observación, la ciencia, el mito y el folclore. John Wiley & amp Sons, Inc. Nueva York. 1991


Mira la pelicula Halley, 2061

La domesticación intelectual de los cometas comenzó con Edmond Halley (con la ayuda de Newton) a finales del siglo XVII y principios del XVIII. En la edición complementaria del 11 de abril de 1908 de Científico americano, El astrónomo S. I. Bailey escribió: "Antes de Halley & rsquos, los cometas eran considerados visitantes casuales de nuestro sistema solar, excepto cuando se los consideraba mensajeros especiales de la ira divina".

Halley utilizó información obtenida de Newton & rsquos Philosophiae Naturalis Principia Mathematica (que él FNewton le dio el dinero para publicar) para calcular las órbitas de 24 cometas en total. Estos incluyeron el cometa de 1682, que tanto Newton como Halley observaron directamente. La razón por la que lleva el nombre de Halley & rsquos es que usó su llegada para ver su futuro.

"Halley notó que [los cometas] registrados por Appian en 1531, por [Johannes] Kepler en 1607, y por el mismo Halley en 1682, parecían regresar después de un período de setenta y cinco o setenta y seis años", escribió el astrónomo JE Gore en un 1909 Científico americano artículo titulado & ldquoEdmund Halley: El hombre que disipó las supersticiones cometarias & rdquo. Estos cálculos llevaron a Halley a predecir el regreso del cometa y los rsquos a finales de 1758 o principios de 1759, agregó Gore. Su próxima llegada se vislumbró por primera vez en marzo de 1759.

Halley no vivió para ver confirmada su predicción: había muerto 17 años antes. Pero está inmortalizado para siempre por permitirnos mirar a estos visitantes cósmicos como parte de un sistema que puede ser observado, estudiado y al menos parcialmente drenado de su incertidumbre.

La historia de Halley & rsquos Comet también nos ofrece una advertencia, especialmente significativa en este momento de incertidumbre global. Vivimos en medio de una "infodemia" provocada por el hombre de desinformación que rodea al nuevo coronavirus y las vacunas que hemos creado para mantener a raya al patógeno. Es útil saber que incluso en 1910, cuando Halley & rsquos Comet regresó y se sabía que Hand era un cuerpo astronómico orbitando en nuestro sistema solar, había quienes lo vieron como un agente de nuestra civilización y rsquos fallecimiento. Estaban convencidos de que los productos químicos de la cola del cometa y rsquos se filtrarían en nuestra atmósfera y nos matarían a todos.

La advertencia de Halley & rsquos Comet & rsquos es que el trabajo de ciencia & rsquos nunca se termina. No importa cuánta incertidumbre calculemos fuera de nuestras vidas, habrá personas que rechacen esos aprendizajes y se alejen de la investigación y la razón. El desafío para nosotros como especie, mientras esperamos con anticipación el regreso del cometa y los rsquos en 40 años, es hacer avanzar a la humanidad de manera colectiva, a pesar de los obstáculos.

Cometas como Halley & rsquos nos recuerdan que siempre debemos seguir haciendo preguntas. Brindan una oportunidad para la reflexión y un recordatorio de cuánto más nos queda por aprender. ¿Y si nunca nos hubiéramos preguntado, hace miles de años, qué era realmente esa racha llameante en el cielo? ¿Y si nunca hubiéramos cuestionado la idea de que esta aparición fue enviada por un dios para traer la caída de una civilización? Si no lo hubiéramos hecho, quizás hubiéramos culpado de la pandemia de coronavirus al cometa NEOWISE, que pasó por nuestros cielos el verano pasado.

La visita de Halley & rsquos Comet & rsquos es una tradición única en una generación que se remonta a una época anterior a los albores de los humanos. Su regreso nos da una razón para mirar hacia arriba y preguntarnos sobre el universo y los misterios rsquos, independientemente de todos los miedos e incertidumbres de nuestro propio planeta.

En última instancia, no importa lo que hagamos, los engranajes del universo más amplio seguirán girando y Halley & rsquos Comet volverán. Sin embargo, dependerá de nosotros cómo saludemos a nuestro visitante que regresa. ¿Llevaremos la ciencia a nuevas alturas y dejaremos que este cuerpo celeste nos enseñe sobre el universo que nos rodea? ¿O sucumbiremos a nuestros propios vicios y conflictos y mdashand, en 2061, miraremos a Halley & rsquos Comet & rsquos pale streak y nos preguntaremos por qué no hicimos más?


Orbita

El cometa Halley se mueve hacia atrás (opuesto al movimiento de la Tierra) alrededor del Sol en un plano inclinado 18 grados con respecto a la órbita de la Tierra. El movimiento hacia atrás o retrógrado de Halley es inusual entre los cometas de período corto, ya que su mayor distancia del Sol (afelio) está más allá de la órbita de Neptuno.

El período de órbita de Halley es, en promedio, 76 años terrestres. Esto corresponde a una circunferencia orbital alrededor del Sol de aproximadamente 7,6 mil millones de millas (12,2 mil millones de kilómetros). El período varía de una apariencia a otra debido a los efectos gravitacionales de los planetas. Medido de un pasaje del perihelio al siguiente, el período de Halley ha sido tan corto como 74,42 años (1835-1910) y tan largo como 79,25 años (451-530).

El acercamiento más cercano del cometa a la Tierra ocurrió en 837, a una distancia de 0.033 UA (3.07 millones de millas o 4.94 millones de kilómetros). En ese momento, el 10 de abril de 837, Halley alcanzó un brillo aparente total de una magnitud aproximada de -3,5, casi el de Venus con su mayor brillo. Sin embargo, la luz de Halley se extendió sobre un área extendida, por lo que su brillo superficial fue menor que el de Venus.

Durante su aparición en 1986, la aproximación más cercana de Halley a la Tierra ocurrió en el tramo de salida del viaje a una distancia de 0,42 UA (39 millones de millas o 63 millones de kilómetros). Era un poco más brillante que la estrella del norte Polaris, pero nuevamente se extendió sobre un área mucho más grande que una estrella puntiaguda.

En el afelio en 1948, Halley estaba a 35,25 UA (3,28 mil millones de millas o 5,27 mil millones de kilómetros) del Sol, mucho más allá de la distancia de Neptuno. El cometa se movía a 0,91 kilómetros por segundo (2,000 mph). En el perihelio del 9 de febrero de 1986, Halley estaba a sólo 0,5871 UA (87,8 millones de km: 54,6 millones de millas) del Sol, muy dentro de la órbita de Venus. Halley se movía a 122.000 mph (54,55 kilómetros por segundo).


Mega desastres

Mega desastres es una serie de televisión documental estadounidense que se emitió originalmente del 23 de mayo de 2006 a julio de 2008 en The History Channel. Producido por Creative Differences, el programa explora posibles amenazas catastróficas para ciudades individuales, países y el mundo entero.

Mega desastres
GéneroDocumental
Desastre
Historia
Ciencias
Narrado porJ.V. Martín
País de origenEstados Unidos
Idioma originalinglés
No. de episodios38
Producción
Productor ejecutivoErik Nelson
Tiempo de ejecución45 minutos
Compania de produccionProducciones Creative Differences
DistribuidorRedes de televisión A & ampE
Liberación
Red originalEl canal de la historia
Lanzamiento original23 de mayo de 2006 (2006-05-23) -
22 de julio de 2008 (2008-07-22)
enlaces externos
Sitio web
Sitio web de producción

Los dos "megadesastres" del tsunami del Océano Índico de 2004 y el huracán Katrina en 2005 inspiraron la serie y proporcionaron un punto de referencia para muchos de los episodios. [1] Excepto sólo dos programas dedicados a desastres provocados por el hombre, las amenazas exploradas se pueden dividir en tres categorías generales: meteorológicas, geológicas y cósmicas.


Contenido

Apophis fue descubierto el 19 de junio de 2004 por Roy A. Tucker, David J. Tholen y Fabrizio Bernardi en el Observatorio Nacional de Kitt Peak. [1] El 21 de diciembre de 2004, Apophis pasó a 0,0964 AU (14,42 millones de km 8,96 millones de millas) de la Tierra. [1] Las observaciones de precovery del 15 de marzo de 2004 se identificaron el 27 de diciembre y se calculó una solución orbital mejorada. [25] [26] La astrometría de radar en enero de 2005 refinó aún más su solución orbital. [27] [28] El descubrimiento fue notable porque tuvo un alargamiento solar muy bajo (56 °) y un rango muy largo (1,1 AU). Vea el diagrama a continuación:

Cuando se descubrió por primera vez, el objeto recibió la designación provisional 2004 MN4 , y las primeras noticias y artículos científicos se referían naturalmente a él por ese nombre. Una vez que su órbita estuvo suficientemente bien calculada, recibió el número permanente 99942 (el 24 de junio de 2005). Recibir un número permanente lo hizo elegible para ser nombrado por sus descubridores, y eligieron el nombre "Apophis" el 19 de julio de 2005. [30] Apophis es el nombre griego de Apep, un enemigo del dios-sol del Antiguo Egipto Ra. Es el Creador, una serpiente malvada que habita en la eterna oscuridad de la Duat y trata de tragarse a Ra durante su paso nocturno. Apep es mantenido a raya por Set, el antiguo dios egipcio de las tormentas y el desierto.

Tholen y Tucker, dos de los co-descubridores del asteroide, son fanáticos de la serie de televisión. Stargate SG-1. Uno de los villanos persistentes del programa es un extraterrestre llamado Apophis. Es una de las principales amenazas para la existencia de la civilización en la Tierra durante las primeras temporadas, por lo que probablemente el asteroide recibió su nombre. En el mundo ficticio del programa, la historia de fondo del extraterrestre era que había vivido en la Tierra durante la antigüedad y se había hecho pasar por un dios, lo que dio lugar al mito del dios egipcio del mismo nombre. [30]

La criatura mitológica Apophis se pronuncia con el acento en la primera sílaba (/ ˈæpəfɪs /). En contraste, el nombre del asteroide generalmente se acentúa en la segunda sílaba (/ əˈpɒfɪs /) como se pronunciaba el nombre en la serie de televisión.

Basado en el brillo observado, el diámetro de Apophis se estimó inicialmente en 450 metros (1480 pies), una estimación más refinada basada en observaciones espectroscópicas en la Instalación del Telescopio Infrarrojo de la NASA en Hawai por Binzel, Rivkin, Bus y Tokunaga (2005) es de 350 metros (1150 pies). pie). La página de riesgo de impacto de la NASA enumera el diámetro a 330 metros (1.080 pies) y enumera una masa de 4 × 10 10 kg según una densidad supuesta de 2.6 g / cm 3. [4] La estimación de masa es más aproximada que la estimación del diámetro, pero debe tener una precisión de un factor de tres. [4] La composición de la superficie de Apophis probablemente coincide con la de las condritas LL. [31]

Basado en imágenes de radar de Goldstone y Arecibo tomadas en 2012-2013, Brozović et al. han estimado que Apophis es un objeto alargado de 450 × 170 metros de tamaño, y que es bilobulado (posiblemente un binario de contacto) con un albedo de superficie relativamente brillante de 0,35 ± 0,10. Su eje de rotación tiene una oblicuidad de -59 ° contra la eclíptica, lo que significa que Apophis es un rotador retrógrado. [3]

Durante el enfoque de 2029, el brillo de Apophis alcanzará un pico de magnitud 3,1, [32] fácilmente visible a simple vista si se sabe dónde mirar, con una velocidad angular máxima de 42 ° por hora. El diámetro angular aparente máximo será

2 segundos de arco, por lo que apenas será resuelto por telescopios terrestres no equipados con óptica adaptativa pero muy bien resueltos por los que sí lo están. [ cita necesaria ] Debido a la cercanía del enfoque, es probable que las fuerzas de las mareas alteren el eje de rotación de Apophis. Es posible una resurgencia parcial del asteroide, lo que podría cambiar su clase espectral de un Sq degradado a un tipo Q no degradado. [3] [31]

Apophis tiene una órbita de baja inclinación (3,3 °) que varía desde el exterior de la órbita de Venus (0,746 AU) hasta el exterior de la órbita de la Tierra (1,099 AU). [1] Después de la aproximación de la Tierra en 2029, la órbita variará desde el interior de la Tierra hasta el interior de Marte.

Incertidumbre de posición y divergencia creciente [1]
Fecha JPL SBDB
geocéntrico nominal
distancia (AU)
incertidumbre
región
(3 sigma)
2029-04-13 0,0002541 AU (38,01 mil km) ± 2,6 km [22]
2036-03-27 0.309797 AU (46.3450 millones de km) ± 99 mil km
2051-04-19 0,041378 AU (6,1901 millones de km) ± 190 mil km
2066-09-16 0,069847 AU (10,4490 millones de km) ± 700 mil km
2116-04-12 0,023645 AU (3,5372 millones de km) ± 7 millones de km

2029 aproximación cercana Editar

The closest known approach of Apophis occurs at April 13, 2029 21:46 UT, when Apophis will pass Earth closer than geosynchronous communication satellites, but will come no closer than 31,600 kilometres (19,600 mi) above Earth's surface. [33] Using the April 2021 orbit solution which includes the Yarkovsky effect, the 3-sigma uncertainty region in the 2029 approach distance is about ±2.6 km. [22] [1] The distance, a hair's breadth in astronomical terms, is five times the radius of the Earth, ten times closer than the Moon, and even closer than some man-made satellites. [34] It will be the closest asteroid of its size in recorded history. On that date, it will become as bright as magnitude 3.1 [32] (visible to the naked eye from rural as well as darker suburban areas, visible with binoculars from most locations). [35] The close approach will be visible from Europe, Africa, and western Asia. During the approach, Earth will perturb Apophis from an Aten-class orbit with a semi-major axis of 0.92 AU to an Apollo-class orbit with a semi-major axis of 1.1 AU. [36] Perihelion will lift from 0.746 AU to 0.894 AU and aphelion will lift from 1.099 AU to 1.31 AU.

2036 approaches Edit

In 2036 Apophis will approach the Earth at a third the distance of the Sun in both March and December. [1] Using the 2021 orbit solution, the Earth approach on March 27, 2036 will be no closer than 0.3095 AU (46.30 million km 28.77 million mi 120.4 LD), but more likely about 0.3100 AU (46.38 million km 28.82 million mi). [1] The planet Venus will be closer to Earth at 0.2883 AU (43.13 million km 26.80 million mi 112.2 LD) on May 30, 2036. [38] [b]

2051 approach Edit

Around April 19–20, 2051 Apophis will pass about 0.04 AU (6.0 million km 3.7 million mi) from Earth and it will be the first time since 2029 that Apophis has passed within 10 million km of Earth. [1]

2066/2068 Edit

In the 2060s Apophis is expected to approach Earth in September 2066, [1] [39] and then from February 2067 to December 2071 Apophis should remain further from Earth than the Sun is. [40] On April 12, 2068, JPL Horizons calculates that Apophis should be 1.868 ± 0.002 AU (279.45 ± 0.30 million km) from Earth, [41] [15] making the asteroid much further than the Sun.

By 2116 the JPL Small-Body Database and NEODyS close approach data start to become divergent. [1] [39] In April 2116 Apophis is expected to pass about 0.02 AU (3 million km) from Earth, but could pass as close as 0.0009 AU (130 thousand km 0.35 LD). [1]

Close approach of Apophis on April 13, 2029, (as known in February 2005) [28]

The white bar indicates uncertainty in the range of positions (as known in February 2005) [28]

Refinement of close approach predictions Edit

Six months after discovery, and shortly after a close approach to Earth on December 21, 2004, the improved orbital estimates led to the prediction of a very close approach on April 13, 2029, by both NASA's automatic Sentry system and NEODyS, a similar automatic program run by the University of Pisa and the University of Valladolid. Subsequent observations decreased the uncertainty in Apophis's trajectory. The probability of an impact event in 2029 temporarily climbed, peaking at 2.7% (1 in 37) on December 27, 2004, [42] [43] when the uncertainty region had shrunk to 83,000 km. [44] This probability, combined with its size, caused Apophis to be assessed at level 4 on the Torino scale [13] and 1.10 on the Palermo Technical Impact Hazard Scale, scales scientists use to represent how dangerous a given asteroid is to Earth. These are the highest values for which any object has been rated on either scale. The chance that there would be an impact in 2029 was eliminated by late December 27, 2004, as a result of a precovery image that extended the observation arc back to March 2004. [26] The danger of a 2036 passage was lowered to level 0 on the Torino scale in August 2006. [45] With a cumulative Palermo Scale rating of −3.22, [4] the risk of impact from Apophis is less than one thousandth the background hazard level. [4]

2005 and 2011 observations Edit

In July 2005, former Apollo astronaut Rusty Schweickart, as chairman of the B612 Foundation, formally asked NASA to investigate the possibility that the asteroid's post-2029 orbit could be in orbital resonance with Earth, which would increase the probability of future impacts. Schweickart also asked NASA to investigate whether a transponder should be placed on the asteroid to enable more accurate tracking of how its orbit is affected by the Yarkovsky effect. [46] On January 31, 2011, astronomers took the first new images of Apophis in more than 3 years. [47]

2013 refinement Edit

The close approach in 2029 will substantially alter the object's orbit, prompting Jon Giorgini of JPL to say in 2011: "If we get radar ranging in 2013 [the next good opportunity], we should be able to predict the location of 2004 MN4 out to at least 2070." [48] Apophis passed within 0.0966 AU (14.45 million km 8.98 million mi) of Earth in 2013, allowing astronomers to refine the trajectory for future close passes. [9] [39] [49] Just after the closest approach on January 9, 2013, [39] the asteroid peaked at an apparent magnitude of about 15.6. [50] The Goldstone radar observed Apophis during that approach from January 3 through January 17. [51] The Arecibo Observatory observed Apophis once it entered Arecibo's declination window after February 13, 2013. [51] The 2013 observations basically ruled out any chance of a 2036 impact.

A NASA assessment as of February 21, 2013, that did not use the January and February 2013 radar measurements gave an impact probability of 2.3 in a million for 2068. [52] As of May 6, 2013, using observations through April 15, 2013, the odds of an impact on April 12, 2068, as calculated by the JPL Sentry risk table had increased slightly to 3.9 in a million (1 in 256,000). [4]

2015 observations Edit

As of January 2019, Apophis had not been observed since 2015, mostly because its orbit has kept it very near the Sun from the perspective of Earth. It was not further than 60 degrees from the Sun between April 2014 and December 2019. With the early 2015 observations, the April 12, 2068, impact probability was 6.7 in a million (1 in 150,000), and the asteroid had a cumulative 9 in a million (1 in 110,000) chance of impacting Earth before 2106. [53]

2020–21 observations Edit

No observations of Apophis were made between January 2015 and February 2019, and then observations started occurring regularly in January 2020. [54] In March 2020, astronomers David Tholen and Davide Farnocchia measured the acceleration of Apophis due to the Yarkovsky effect for the first time, significantly improving the prediction of its orbit past the 2029 flyby. Tholen and Farnocchia found that the Yarkovsky effect caused Apophis to drift by about 170 meters per year. [55] In late 2020, Apophis approached the Earth again. It passed 0.11265 AU (16.852 million km 43.84 LD) from Earth on March 6, 2021, brightening to +15 mag at the time. Radar observations of Apophis were planned at Goldstone in March 2021. [19] The asteroid has been observed by NEOWISE (in December 2020) [56] and by NEOSSat (in January 2021). [57] [7]

Two occultations of bright stars by Apophis occurred in March 2021. [58] The first, on March 7, was successfully observed from the United States. [59] [60] The second, which occurred on March 11, was predicted to be visible from central Europe. [58]

On 9 March 2021, using radar observations from Goldstone taken on 3-8 March and three positive detections of the stellar occultation on 7 March 2021, [61] Apophis became the asteroid with the most precisely measured Yarkovsky effect of all asteroids, at a signal-to-noise ratio (SNR) of 186.4, [62] [c] surpassing 101955 Bennu (SNR=181.6). [63]

The 2021 apparition is the last opportunity to observe Apophis before its 2029 flyby. [1] Using the January 20, 2021 orbit solution, the impact probability for April 12, 2068 was given as 2.6 in a million (1 in 380,000), and 4.5 in a million (1 in 220,000) cumulatively between 2056–2107. [4]

History of impact estimates Edit

The Sentry Risk Table estimates that Apophis would impact Earth with kinetic energy equivalent to 1,200 megatons of TNT. [4] The impacts that created Meteor Crater, Arizona about 50,000 years ago and the Tunguska event of 1908 are estimated to be between 3–10 megatons. [81] The biggest hydrogen bomb ever exploded, the Tsar Bomba, was around 50 megatons, [82] while the 1883 eruption of Krakatoa was the equivalent of roughly 200 megatons. [83] In comparison, the Chicxulub impact has been estimated to have released about as much energy as 100,000,000 megatons (100 teratons).

The exact effects of any impact would vary based on the asteroid's composition, and the location and angle of impact. Any impact would be extremely detrimental to an area of thousands of square kilometres, but would be unlikely to have long-lasting global effects, such as the initiation of an impact winter. [ cita necesaria ] Assuming Apophis is a 370-metre-wide (1,210 ft) stony asteroid with a density of 3,000 kg/m 3 , if it were to impact into sedimentary rock, Apophis would create a 5.1-kilometre (17,000 ft) impact crater. [17]

Expired 2036 path of risk Edit

In 2008, the B612 Foundation made estimates of Apophis's path if a 2036 Earth impact were to occur, as part of an effort to develop viable deflection strategies. [84] The result was a narrow corridor a few kilometres wide, called the "path of risk", extending across southern Russia, across the north Pacific (relatively close to the coastlines of California and Mexico), then right between Nicaragua and Costa Rica, crossing northern Colombia and Venezuela, ending in the Atlantic, just before reaching Africa. [85] Using the computer simulation tool NEOSim, it was estimated that the hypothetical impact of Apophis in countries such as Colombia and Venezuela, which were in the path of risk, could have more than 10 million casualties. [86] A deep-water impact in the Atlantic or Pacific oceans would produce an incoherent short-range tsunami with a potential destructive radius (inundation height of >2 m) of roughly 1,000 kilometres (620 mi) for most of North America, Brazil and Africa, 3,000 km (1,900 mi) for Japan and 4,500 km (2,800 mi) for some areas in Hawaii. [87]

Planetary Society competition Edit

In 2007, The Planetary Society, a California-based space advocacy group, organized a $50,000 competition to design an uncrewed space probe that would 'shadow' Apophis for almost a year, taking measurements that would "determine whether it will impact Earth, thus helping governments decide whether to mount a deflection mission to alter its orbit". The society received 37 entries from 20 countries on 6 continents.

The commercial competition was won by a design called 'Foresight' created by SpaceWorks Enterprises, Inc. [88] SpaceWorks proposed a simple orbiter with only two instruments and a radio beacon at a cost of

US$140 million, launched aboard a Minotaur IV between 2012 and 2014, to arrive at Apophis five to ten months later. It would then rendezvous with, observe, and track the asteroid. Foresight would orbit the asteroid to gather data with a multi-spectral imager for one month. It would then leave orbit and fly in formation with Apophis around the Sun at a range of two kilometres (1.2 miles). The spacecraft would use laser ranging to the asteroid and radio tracking from Earth for ten months to accurately determine the asteroid's orbit and how it might change.

Pharos, the winning student entry, would be an orbiter with four science instruments (a multi-spectral imager, near-infrared spectrometer, laser rangefinder, and magnetometer) that would rendezvous with and track Apophis. Earth-based tracking of the spacecraft would then allow precise tracking of the asteroid. The Pharos spacecraft would also carry four instrumented probes that it would launch individually over the course of two weeks. Accelerometers and temperature sensors on the probes would measure the seismic effects of successive probe impacts, a creative way to explore the interior structure and dynamics of the asteroid.

Second place, for $10,000, went to a European team led by Deimos Space S.L. of Madrid, Spain, in cooperation with EADS Astrium, Friedrichshafen, Germany University of Stuttgart, Germany and University of Pisa, Italy. Juan L. Cano was principal investigator.

Another European team took home $5,000 for third place. Their team lead was EADS Astrium Ltd, United Kingdom, in conjunction with EADS Astrium SAS, France IASF-Roma, INAF, Rome, Italy Open University, UK Rheinisches Institut für Umweltforschung, Germany Royal Observatory of Belgium and Telespazio, Italy. The principal investigator was Paolo D'Arrigo.

Two teams tied for second place in the Student Category: Monash University, Clayton Campus, Australia, with Dilani Kahawala as principal investigator and University of Michigan, with Jeremy Hollander as principal investigator. Each second-place team won $2,000. A team from Hong Kong Polytechnic University and Hong Kong University of Science and Technology, under the leadership of Peter Weiss, received an honorable mention and $1,000 for the most innovative student proposal.

Planned Chinese mission Edit

China plans an exploration fly-by mission to Apophis in 2022, several years prior to the close approach in 2029. This fly-by mission to Apophis is part of an asteroid exploration mission planned after China's Mars mission in 2022 currently in development, according to Ji Jianghui, a researcher at the Purple Mountain Observatory of the Chinese Academy of Sciences and a member of the expert committee for scientific goal argumentation of deep space exploration in China. The whole mission will include exploration and close study of three asteroids by sending a probe to fly side by side with Apophis for a period to conduct close observation, and land on the asteroid 1996 FG3 to conduct in situ sampling analysis on the surface. The probe is also expected to conduct a fly-by of a third asteroid to be determined at a later time. The whole mission would last around six years, said Ji. [89]

Don Quijote mission Edit

Apophis is one of two asteroids that were considered by the European Space Agency as the target of its Don Quijote mission concept to study the effects of impacting an asteroid. [90]

Potential OSIRIS-REx rendezvous Edit

The OSIRIS-REx spacecraft is expected to return a sample of Bennu to Earth in 2023. After ejecting the sample canister, the spacecraft can use its remaining fuel to target another body during an extended mission. Apophis is the only asteroid which the spacecraft could reach for a long-duration rendezvous, rather than a brief flyby. If the extension is approved, OSIRIS-REx would perform a rendezvous with Apophis in April 2029, a few days after the close approach to Earth. An application for the mission extension is expected in 2022. [91] [92]

Proposed deflection strategies Edit

Studies by NASA, ESA, [93] and various research groups in addition to the Planetary Society contest teams, [94] have described a number of proposals for deflecting Apophis or similar objects, including gravitational tractor, kinetic impact, and nuclear bomb methods.

On December 30, 2009, Anatoly Perminov, the director of the Russian Federal Space Agency, said in an interview that Roscosmos will also study designs for a possible deflection mission to Apophis. [95]

On August 16, 2011, researchers at China's Tsinghua University proposed launching a mission to knock Apophis onto a safer course using an impactor spacecraft in a retrograde orbit, steered and powered by a solar sail. Instead of moving the asteroid on its potential resonant return to Earth, Shengping Gong and his team believe the secret is shifting the asteroid away from entering the gravitational keyhole in the first place. [96]

On February 15, 2016, Sabit Saitgarayev, of the Makeyev Rocket Design Bureau, announced intentions to use Russian ICBMs to target relatively small near-Earth objects. Although the report stated that likely targets would be between the 20 to 50 metres in size, it was also stated that 99942 Apophis would be an object subject to tests by the program. [97]


Climate change helped destroy these four ancient civilisations

Ignorant, malign and evil. This is some of the unapologetically harsh criticism directed at climate change deniers by Mary Robinson, former President of Ireland and UN High Commissioner for Human Rights.

Her point is as simple as it is blunt: “Climate change undermines the enjoyment of the full range of human rights – from the right to life, to food, to shelter and to health. It is an injustice that the people who have contributed least to the causes of the problem suffer the worst impacts of climate change.”

It is widely accepted that the Earth’s climate is in a near-constant state of flux. There have been seven ice age cycles, featuring the expansion and contraction of glaciers, over the last 650,000 years. The last major ice age ended approximately 11,000 years ago, ushering in our modern climate era, the Holocene. Since then, the climate has been mostly stable, although there was a Little Ice Age that took place between 1200 and 1850 CE.

But there’s more to climate change than the spread of glaciers and many once-mighty civilizations have been devastated by the effects of locally changing climate conditions.

The Mayan civilization in Mesoamerica lasted for some 3,000 years. Their empire was spread throughout the Yucatan Peninsula and modern-day Guatemala, Belize, parts of Mexico, and western Honduras and El Salvador. Agriculture was the cornerstone of Mayan civilization, with great cities being built as the population grew. Religion was an important part of Mayan life sacrifice – including human sacrifice – was a regular ritual, intended to appease and nourish the gods and keep the land fertile.

However, somewhere around 900 CE, things started to go wrong for the Mayans. Overpopulation put too great a strain on resources. Increased competition for resources was bringing the Maya into violent conflict with other nations. An extensive period of drought sounded the death-knell, ruining crops and cutting off drinking water supplies.

They were not the only ancient people catastrophically caught out by climate change.

More than 4,000 years ago in Mesopotamia – the area currently made up of Iraq, north-east Syria and south-east Turkey – the Akkadian empire ruled supreme. Until a 300-year-long drought quite literally turned all their plans to dust. It was part of a pattern of changing climate conditions in the Middle East around 2,200 BCE that was constantly disrupting life and up-ending emerging empires.

When the effects of drought began to be felt, people would leave the stricken areas and migrate to more abundant ones. These mass migration events, however, increased the pressure on remaining resources, leading to yet more problems.

The iconic Angkor Wat temple is a reminder of the prowess of another of history’s lost civilizations – the Khmer empire of south-east Asia, which flourished between 802 and 1431 CE. It too was brought down by drought, interspersed with violent monsoon rains, against the backdrop of a changing climate.

Even the Viking settlers of Greenland, in the far north Atlantic, are believed to have been affected by climate change. Some 5,000 settlers made the island their home for around 500 years. But they may have had their way of life disrupted by climate change. Temperatures dropped, reducing substantially the productivity of their farms and making it harder to raise livestock. They adapted their eating habits, turning their attention to the sea as a source of food. But life on Greenland became unbearably difficult, leading to the eventual abandonment of the island colony.

¿Has leído?

The natural cycle of climate change is an ongoing and unavoidable part of life. But history seems to be telling us that when past civilizations have overstretched themselves or pushed their consumption of natural resources to the brink, the effects of climate change soon become amplified. With dire consequences for those caught up in it.

Since the advent of the Industrial Revolution, increasing amounts of polluting gases have been pumped into the atmosphere, triggering an unprecedented rate of warming. According to the IPCC, human activity has caused around 1°C of global warming (above pre-industrial levels). The likely range is between 0.8°C and 1.2°C. Between 2030 and 2052, global warming is likely to hit a 1.5°C increase.

That increase of 1.5°C could put between 20% and 30% of animal species on the fast track to extinction. If the planet warms by an average 2°C the damage will be even worse. For the human population, one of the threats climate change poses is rising sea levels and eight of the world’s 10 largest cities are in coastal locations.

Another is the risk of climate-driven drought leading to mass migration events similar to those seen thousands of years ago. The Climate & Migration Coalition has warned that countries caught up in armed conflict or civil war are particularly vulnerable to famine in the event of drought. The Horn of Africa, home to Djibouti, Eritrea, Ethiopia, and Somalia is an area that has been hit hard by both man-made conflict and climate change. Around 13 million people there face serious food shortages.

In volatile parts of the world, it is exceptionally difficult to address the challenges of drought and famine getting aid to people in a conflict zone is fraught with difficulty and danger. This can make the effects more profound and longer-lasting, which will, in turn, increase the likelihood of large numbers of people uprooting themselves in search of somewhere they can live.

The challenge facing our world due to climate change is something that should not be underestimated. But neither is it cause for despondency. Because unlike the Mayans, the Mesopotamians and other ancient civilizations, here in the 21st century, we are in a position to do something constructive.

The Paris Agreement was one significant milestone in the fight back against climate change. Signed by 195 members of the UN Framework Convention on Climate Change, it has put in place a serious of goals and commitments to keep the increase in average global temperatures below 2°C. Despite a high-profile decision to leave the Paris Accord, there is now a growing movement in the US political sphere to rejoin. There is also talk of the European Union refusing to sign trade deals with countries that are not signatories to the agreement.


KEY POINTS

&bull Earth&rsquos climate has been stable for the past 12,000 years. This stability has been crucial for the development of modern civilization.

&bull A stable climate enabled humans to pursue agriculture, domesticate animals, settle down and develop culture.

&bull Space observations, combined with archaeology and climate science, give us clues as to how ancient civilizations, like that of the Mayans and the Old Kingdom of Egypt, collapsed.

&bull Climate change (drought in particular) has been at least partly responsible for the rise and fall of many ancient civilizations.

&bull Our way of life depends on a stable climate. Faced with a changing climate, we must learn the lessons of past collapsed civilizations and adapt.

Dr. Ron Blom uses satellite imagery to help navigate through sand dunes in the desert of Oman. Credit: Nicholas Clapp.

The photos above reveal a fortress emerging from sands excavated by archaeologists and volunteers at the Ubar site. Credit: George Ollen.

1 The Ark Was A DNA Bank

Even if the Flood was proven to be real, surely the stories of the Ark are not true, right? For example, how is it possible for any vessel to literally carry and maintain two of every species? However, like the Flood itself, tales of the Ark (or some other such vessel) are also present in all the flood legends. So might the Ark also have been real?

A proposal by the ancient astronaut community asked this question: What if the Ark&mdashwhatever it might have been in nuts-and-bolts terms&mdashhad carried only the DNA of every living species in preparation for beginning life again after the waters receded? [10]

This does suggest that advanced technology was available, understood, and used many thousands of years ago. However, maybe we should consider what Rabbi Ariel Bar Tzadok told the TV program Ancient Aliens:

The ancient flood was of vital importance because the world before the flood was very different from the world afterward. There are continual legends from around the world that the &ldquopreflood&rdquo times were an advanced, technological civilization where human beings were in touch with beings from the stars. All of this was lost because of the contamination that incurred!

Unlikely as this may seem to some, it is certainly an intriguing thought!


Ver el vídeo: El Cometa 21PGiacobini-Zinne (Agosto 2022).