La historia

Los amorreos: invasores de la Edad de Bronce que unieron un imperio

Los amorreos: invasores de la Edad de Bronce que unieron un imperio


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

En algún momento durante el tercer milenio antes de Cristo, un grupo de asaltantes nómadas se expandió fuera de sus tierras montañosas en Siria e irrumpió en Mesopotamia. Fueron conocidos como los Martu o Tidnum a los sumerios, y a los Amar a los egipcios. Estos nombres denotan "del oeste" o "la gente del oeste". En el Libro del Génesis 10:16, estas personas se conocen como las Amorreos, descendientes de Canaán. Las escrituras también afirman que los amorreos tenían jefes y guerreros gigantes entre ellos. Amós 2: 9 compara el tamaño y la fuerza de los amorreos con el cedro, mientras que en Números 32: 29-32, los amorreos se encuentran entre los pueblos "de gran estatura" que encontraron los espías israelitas. El jefe amorreo Og se describe en Deuteronomio 3:11 como "del remanente de gigantes". En acadio, tanto los amorreos como la propia Siria recibieron el nombre de Amurru, una deidad de los amorreos. Amurru también es conocido como Belu Sadi, o "Señor de las Montañas", mientras que su consorte divina, Belit-Seri era "Dama del Desierto".

Jebel Bishri Tumbas de los reyes amorreos

Los MAR.TU se mencionan en una tablilla de Tell Farah fechada alrededor del 2550 a. C. MAR-TU / MAR-DU aparece en el siglo XXIV a. C. Tabletas de Ebla como nombre tanto para una región geográfica como para sus habitantes. Según Lönnqvist (2008), algunos estudiosos han identificado específicamente la patria amorrea con Jebel Bishri, una región montañosa situada entre Palmira y el río Éufrates. Del mismo modo, Michael Astour (1992) también ha rastreado Mar-du.ki (la patria amorrea en las Tablas de Ebla) a Jebel Bishri. los Textos de Mari dejar en claro que durante la Edad del Bronce, Jebel Bishri era el territorio de al menos dos tribus amorreos: los Suteos y los Yaminitas.

Vista de Qasr al-Banat desde la ciudad oriental de Ar-Raqqa Gobernación de Ar-Raqqah ( CC BY-SA 3.0 )

Hay más de 400 túmulos de piedra (o mojones) en las laderas norte y oeste de Jebel Bishri. Los campos de los montículos eran lugares de enterramiento generacionales de los amorreos, y varios se utilizaron durante muchos siglos. Por ejemplo, Ristvet (2015) encontró el uso de la Tor-Rahum Cairns se ha fechado entre 1900 y 1600 a. C. Según Silver (2014), los túmulos de Jebel Bishri cubren con frecuencia muros de anillo de piedra que rodean las tumbas de piedra, que contienen los restos de los jefes amorreos muertos. En Tell Banat, en el norte de Siria, una ocupación amorrea que data del 2450 al 2000 a. C. produjo un túmulo extraordinario conocido como el Monumento Blanco.


Imperio acadio

los Imperio acadio (/ ə ˈ k eɪ d i ən /) [4] fue el primer imperio antiguo de Mesopotamia después de la larga civilización de Sumer. Se centró en la ciudad de Akkad / ˈ æ k æ d / [5] y su región circundante. El imperio unió a los hablantes acadios (asirios y babilonios) y sumerios bajo una sola regla. El Imperio acadio ejerció influencia en Mesopotamia, el Levante y Anatolia, enviando expediciones militares tan al sur como Dilmun y Magan (la actual Arabia Saudita, Bahrein y Omán) en la Península Arábiga. [6]

Durante el tercer milenio antes de Cristo, se desarrolló una simbiosis cultural entre los sumerios y los acadios, que incluyó un bilingüismo generalizado. [7] El acadio, una lengua semítica oriental, [8] reemplazó gradualmente al sumerio como lengua hablada en algún momento entre el final del tercer y principios del segundo milenio antes de Cristo (la datación exacta es un tema de debate). [9]

El Imperio acadio alcanzó su apogeo político entre los siglos XXIV y XXII aC, tras las conquistas de su fundador Sargón de Akkad. [10] Bajo Sargón y sus sucesores, el idioma acadio se impuso brevemente a los estados conquistados vecinos como Elam y Gutium. Akkad se considera a veces como el primer imperio de la historia, aunque el significado de este término no es preciso, y hay pretendientes sumerios anteriores. [11] [12]

Después de la caída del Imperio acadio, la gente de Mesopotamia finalmente se fusionó en dos naciones principales de habla acadia: Asiria en el norte y, unos siglos más tarde, Babilonia en el sur.


Byblos

Byblos era la antigua ciudad portuaria fenicia de Gebal (llamada Byblos por los griegos) en la costa del mar Mediterráneo en lo que hoy es el Líbano. Según el historiador Durant, “Biblos se consideraba la más antigua de todas las ciudades que el dios El la había fundado al principio de los tiempos, y hasta el final de su historia siguió siendo la capital religiosa de Fenicia”. Porque el papiro era una de las principales artículos en su comercio, los griegos tomaron el nombre de la ciudad como su palabra para libro - biblos - y de su palabra para libros llamados nuestro Biblia - ta biblia - que significa 'los libros'. Byblos se encuentra entre las ciudades que figuran como candidatas a la distinción de "ciudad más antigua del mundo", ya que ha estado habitada de forma continua durante más de 7.000 años. Byblos está catalogado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Orígenes

La ciudad comenzó como un pequeño pueblo de pescadores llamado Gubal o Gebal, mientras que la región costera de la tierra, que los griegos llamaron Fenicia, era conocida por los habitantes como Canaán. Para el año 3000 a. C., el pequeño pueblo se había convertido en una ciudad próspera gracias al comercio. Los cedros del Líbano eran muy apreciados por otros países para su uso en la construcción, y Biblos se convirtió en el puerto de envío más importante de madera para Egipto y otros lugares. Byblos también fue la primera ciudad en perfeccionar la construcción naval, y se debe en gran parte a la artesanía de los constructores de barcos de Byblos que los fenicios adquirieron su fama como marineros y "príncipes del mar" (como se los menciona en el libro bíblico de Ezequiel). . Fue principalmente a través del comercio con Egipto que Byblos se hizo tan increíblemente rico. Los egipcios inundaron Byblos con riqueza material, pero también con aspectos de su cultura y religión egipcia.

Anuncio publicitario

En la mitología egipcia, Biblos se cita como la ciudad donde Isis ubicó el cuerpo de su difunto esposo Osiris en el tronco de un árbol que había crecido a su alrededor después de que su hermano Set lo asesinara. Los fenicios de Biblos también exportaron sus propios cuentos sobre la religión fenicia, y se cree que las historias que rodean la guerra en los cielos y una batalla eterna entre un gran dios del bien y otra deidad del mal surgieron de los mitos fenicios sobre la guerra eterna. entre Baal (dios del cielo) y Yamm (dios del mar). Este mito puede provenir de la historia egipcia de la guerra entre el hijo de Osiris, Horus, y el dios oscuro Set, o la transferencia puede haber pasado de los fenicios a los egipcios. La historia de la guerra en el cielo relatada en el libro bíblico de Apocalipsis tiene muchas similitudes con estos dos mitos mucho más antiguos, de la misma manera que hay muchos motivos en la Biblia tomados de los escribas que la escribieron de cuentos anteriores de otras culturas. Los lazos entre Egipto y Byblos estaban tan estrechamente unidos que algunos historiadores y eruditos han afirmado que Byblos era casi una colonia egipcia.

Biblos amorreos, hicsos y fenicios

Los amorreos quemaron la ciudad en su invasión de 2150 a. C. Después de someter a la población, reconstruyeron y se establecieron en el área. Su control de la región terminó en 1725 a. C. con la invasión de los hicsos que gobernaron hasta que fueron expulsados ​​por los egipcios en 1580 a. C. Los egipcios luego reclamaron la costa de Canaán.

Anuncio publicitario

Es durante el período de la ocupación egipcia que la cultura fenicia desarrolló posiblemente su contribución más importante al mundo: su alfabeto de 22 caracteres que reemplazó al cuneiforme en la comunicación escrita. A través del comercio, el alfabeto fenicio viajó primero a Grecia alrededor del 800 a. C. y luego se extendió a otros países a través de los comerciantes griegos.

Decadencia de Byblos

Entre 1100 y 725 a. C., Biblos disminuyó en importancia a medida que crecía su ciudad hermana, Tiro. Después de la conquista de la región por Alejandro el Grande y la destrucción de Tiro en el 332 a. C., Biblos volvió a prosperar y se volvió completamente helenizado, adoptando la cultura, la vestimenta y el idioma griegos. Durante el período helenístico (330-64 a. C.) Biblos se hizo más famoso por la producción de papiro que le daría su nombre griego. En el 64 a. C., la región fue conquistada por el general romano Pompeyo el Grande y continuó como colonia romana desde el 64 a. C. hasta el 395 d. C. Los romanos, como de costumbre, mejoraron la ciudad que encontraron, ordenando las calles y construyendo grandes templos, baños romanos y jardines cívicos.

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

Después de la caída del Imperio Romano, el Imperio Bizantino controló Biblos desde 395-637 EC cuando los invasores árabes musulmanes tomaron la región y expulsaron a los bizantinos. Bajo el dominio musulmán, Biblos disminuyó constantemente en riqueza e importancia. Ahora conocida como la ciudad de Jbail, los musulmanes la consideraban de tan poca importancia que ni siquiera se molestaron en reconstruir las defensas que habían destruido al tomar la ciudad. El gran puerto fue prácticamente ignorado durante siglos y proporcionó un objetivo fácil para los cruzados invasores en 1098 EC durante la Primera Cruzada. Una vez que los cruzados fueron expulsados, los gobernantes musulmanes continuaron descuidando la ciudad, ocupándose de gobernar tierra adentro. Byblos fue olvidado durante siglos hasta que el trabajo del historiador francés Ernest Renan trajo la ciudad de nuevo a la luz en 1860 EC.


Historia antigua

He escrito sobre la civilización sumeria, desde el comienzo de la historia de Mesopotamia hasta la caída de la Tercera Dinastía de Ur en 2004 a. C. (Cronología Media) y he escrito un poco sobre los casitas de la Edad del Bronce (más sobre ellos más adelante). ) pero no me he ocupado del período intermedio, así que aquí va.

Después de la caída de Ur, el reino de Elam (ubicado en el actual suroeste de Irán) dominó el sur de Mesopotamia. Varias pequeñas ciudades-estado en Mesopotamia tenían pequeños reinos que negociaban y luchaban entre sí, pero no había un imperio dominante que reemplazara al gran reino sumerio de Ur. Estas ciudades habían tenido gobernadores poderosos durante la época de Ur y ahora se convirtieron en reyes independientes. Ciudades como Ebla, Mari, Asshur, Babylon, Larsa y Eshnunna fueron los principales centros de poder en la región mesopotámica.

El sumerio ahora había dejado de ser hablado por la mayoría de los habitantes de Mesopotamia y el idioma semítico, el acadio, se usaba ampliamente. Sin embargo, el sumerio continuó funcionando como lengua de aprendizaje, al igual que el latín en la Edad Media en Europa Occidental. Los escribas serían entrenados para escribir en acadio, pero también para poder escribir textos paralelos en sumerio. Estos textos paralelos durante los próximos milenios proporcionarían la clave para traducir el sumerio. El hecho de que el sumerio sea un idioma aislado significa que habría sido casi imposible de traducir si no fuera por el hecho de que existen numerosos textos paralelos, creando una multitud de Rosetta Stones por así decirlo.

Cuneiforme
Un nuevo grupo de personas se trasladó a Mesopotamia desde el oeste. La palabra acadia para el oeste y los pueblos occidentales se traduce aproximadamente como Amurru, por lo que se ha referido a estas personas como los amorreos. No está claro si este es el mismo grupo que se menciona como habitante de Canaán en la Biblia, ya que la derivación hebrea es diferente. Hablaban un idioma semítico y eran conocidos en Mesopotamia desde la época de Sargón de Akkad, aunque como nómadas en las afueras.

Cuando la Tercera Dinastía de Ur colapsó y las ciudades-estado se independizaron, los amorreos se trasladaron al vacío de poder y se apoderaron de muchas de las ciudades de Mesopotamia. El idioma era muy similar al acadio y probablemente tenían dioses similares. En cualquier caso, se fusionaron efectivamente con la cultura acadia existente y la tradición de los escribas continuó. En términos arqueológicos, una edad oscura simplemente significa una era en la que los textos son escasos, independientemente de si la civilización declinó en otros aspectos. La tradición literaria continua significa que, aunque los amorreos fueron & # 8220 invasores bárbaros & # 8221, esta era todavía está bien documentada. Curiosamente, la gran cantidad de ciudades independientes parece haber hecho de esta era la época con mayor alfabetización en escritura cuneiforme, con muchas personas fuera de la clase de escribas capaces de escribir.

Inscripción de Yakhdun-Lim, el rey derrocado por Shamshi-Adad
Sin embargo, es bastante difícil categorizar bien la época. Había una gran cantidad de pequeños reinos y tenemos una gran cantidad de textos relacionados con la diplomacia entre ellos. Las alianzas y traiciones ocurrieron con una frecuencia desconcertante y las dinastías subieron y bajaron como péndulos en un huracán. Isin fue inicialmente dominante en el sur antes de ser eclipsada por Larsa, mientras que en el norte Mari finalmente se volvió más poderosa que Ebla.

Al este se encontraba Elam, un reino poderoso que era una fuerza dominante cuando las ciudades se dividieron pero que no tenía los recursos para luchar contra las ciudades de Mesopotamia cuando estaban unidas. Al sur se encontraba el mar pantanoso donde continuaba el comercio con Meluhha (probablemente el valle del Indo) y otras civilizaciones. Al oeste se extendía el desierto, donde deambulaban los nómadas pastores. Al noroeste se encontraban las ciudades de Mari y Ebla en la actual Siria y al norte estaba la ciudad de Asur, que estaba destinada a cambiar la historia pero que en ese momento era una pequeña ciudad insignificante.

Mural de la pared del palacio de Mari que muestra el
Investidura de Zimri Lim después de su regreso
Shamshi-Adad, hijo de Ila-kabkabi, fue a Karduniaš (Babilonia) en el tiempo de Naram-Sin. En la epónimo de Ibni-Adad, Shamshi-Adad subió desde Karduniaš (Babilonia). Tomó Ekallatum, donde permaneció tres años. En la eponimia de Atamar-Ištar, Shamshi-Adad went arriba de Ekallatum. Derrocó a Erisum, hijo de Naram-Sin, del trono y lo tomó. Gobernó durante 33 años.
Rey asirio

Alrededor de 1830 a. C., un hombre llamado Shamshi-Adad llegó al poder como gobernante de una pequeña ciudad en el norte de Mesopotamia. Algunos reveses iniciales a manos del rey de Eshnunna lo obligaron a huir a la ciudad menor de Babilonia por un tiempo, pero pronto se convirtió en rey tanto de Ekallatum como de Asur antes de expulsar al príncipe Zimri-Lim de Mari, después de la probable muerte de su padre, y controlarlo también. Shamshi-Adad había forjado un imperio en el norte de Mesopotamia.

Para estabilizar este imperio, Shamshi-Adad repartió las ciudades bajo su dominio entre sus hijos, mientras permanecía como gobernante general en su nueva capital de Shubat-Enlil. No se llevaba bien con su hijo menor, que tenía la difícil tarea de controlar la ciudad de Mari, y la correspondencia entre los dos da una imagen reveladora de los problemas de la relación padre-hijo a lo largo de los milenios.

¿Cuánto tiempo tenemos para guiarte en cada asunto? ¿Eres un niño y no un adulto? ¿No tienes barba en la barbilla? ¿Cuándo vas a hacerte cargo de tu casa? ¿No ves que tu hermano lidera vastos ejércitos? ¡Así que tú también, hazte cargo de tu palacio, de tu casa!
Carta de Shamshi-Adad a su hijo Yasmakh-Adad (virrey de Mari) comparándolo con su hermano Ishme-Dagan en una luz no muy favorable.

Shamshi-Adad mantuvo unido su imperio hasta su muerte, pero el imperio no sobrevivió por mucho tiempo a su creador. Zimri-Lim regresó a Mari después de que el desventurado hijo de Shamshi-Adad (Yasmakh-Adad) fuera expulsado de Mari, probablemente por los ejércitos de Eshnunna. Ishme-Dagan logró mantener unido el núcleo del imperio de su padre, pero el reino ahora era simplemente un jugador menor nuevamente. Sin embargo, el hecho de que Shamshi-Adad hubiera podido crear este imperio demostró que un gobernante fuerte podría unir potencialmente las ciudades en guerra, si eran lo suficientemente astutos tanto con espadas como con letras.

Hammurabi, rey de Babilonia, reunió a su ejército y marchó contra Rim-Sin, rey de Ur. Hammurabi capturó a Ur y Larsa y se llevó sus propiedades a Babilonia.
De la Crónica de los primeros reyes

El Código de Hammurabi
Hammurabi era un rey de Babilonia, que era una pequeña ciudad estado que nunca antes había alcanzado prominencia política. Su reinado temprano implicó hacer fuertes contactos diplomáticos con otras ciudades poderosas en Mesopotamia, reconociendo al mismo tiempo el señorío general del rey de Elam. Los elamitas atacaron a Eshnunna en un intento de llevar su poder a las llanuras de Mesopotamia. Hammurabi parece haberse aliado con los elamitas en este momento, pero poco después hizo una alianza con Larsa para atacar y derrotar a los elamitas antes de atacar la ciudad de Larsa con la ayuda de su aliado Zimri-Lim de Mari.

& # 8220Te dije mis preocupaciones & # 8230 ¿Por qué quiero Hit? El poder de tu país está en burros y carros. El poder de mi país está en los barcos. Eso es exactamente por lo que realmente quiero el betún y la brea de esa ciudad. ¿Por qué más querría la ciudad de él? A cambio de Hit, escucharé cualquier cosa que me pida Zimri-Lim. & # 8221
Hammurabi escribiendo a Zimri-Lim de Mari

En la historia reciente, el control de los recursos, en particular el petróleo, ha sido citado como una causa de guerras entre estados, y muchos alegan que fue la causa subyacente de las últimas Guerras del Golfo. Incluso Daesh o ISIS están preocupados por apoderarse de pozos y refinerías en Irak y Siria. La disputa diplomática más antigua conocida que finalmente condujo a la guerra fue en realidad en esta región bajo Hammurabi. El aceite no se utilizó como fuente de combustible. Antes de que las refinerías transmutaran el petróleo y los pozos para perforar para obtener el grado más fácil, el único petróleo disponible era el que rezumaba del suelo de forma natural en un alquitrán pegajoso como el betún. Este alquitrán se utilizó para calafatear los barcos fluviales que se utilizaban para el comercio a lo largo del Tigris y el Éufrates y era un recurso valioso. Hammurabi quería hacerse con el control de la ciudad de Hit, donde abundaban estos depósitos de betún. Desafortunadamente para Hammurabi, esta ciudad estaba controlada por su aliado Zimri-Lim y hay cartas en las que Hammurabi exige que se le ceda la ciudad. Zimri-Lim se negó y cuando más tarde estallaron las hostilidades, este fue sin duda un motivo para el ataque de Hammurabi. Esta es la primera guerra verificable librada con el petróleo como posible motivo.

Pregunta a los oráculos sobre Hammurabi de Babilonia. ¿Este hombre morirá alguna vez? ¿Habla honestamente con nosotros? ¿Declarará la guerra? ¿Iniciará un asedio cuando yo esté de campaña en el norte? Haz preguntas sobre ese hombre. Cuando hayas hecho el interrogatorio una vez, repítelo y escríbeme todas las respuestas a tus preguntas.
Zimri-Lim de Mari escribiendo a su esposa Shibtu pidiendo oráculos sobre su aliado Hammurabi

El zigurat en ruinas de Mari
Después de que Larsa fue aplastada, Hammurabi atacó a Mari y posiblemente mató a Zimri-Lim. El territorio restante de la ciudad de Asur pagó tributo después de esto. Una revuelta posterior de Mari fue aplastada por Hammurabi y la ciudad nunca recuperó prominencia. En el momento de la muerte de Hammurabi, había subyugado la mayor parte del actual Irak y la mayor parte del este de Siria.

Esta publicación se ha vuelto significativamente más larga de lo previsto, por lo que la dividiré en dos y la segunda seguirá en breve.


1. Introducción: amorreos, su legado y el estudio de la identidad
2. Comunidades en los márgenes: los orígenes de la identidad amorrea, 2500-2200 a. C.
3. Más allá del pastoralismo: diáspora y oportunidad, 2200-2000 a. C.
4. Mercenarios y comerciantes: redes de poder político y económico, 2000-1800 a. C.
5. Competencia y emulación: el amorreo koiné de Dilmun a Avaris, 1800-1500 a. C. 6. Conclusión: identidad amorrea en la larga duración.

Este título está disponible para compra institucional a través de Cambridge Core

Cambridge Core ofrece acceso a libros electrónicos académicos de nuestro programa de publicaciones de renombre mundial.


Los asirios, los hititas y los babilonios kasitas competían entre sí por el poder

Así, con la destrucción de Mittani, se preparó el escenario para una rivalidad entre tres poderosos imperios. Los asirios al noreste, los hititas al noroeste y los babilonios kasitas al sur.

Estos tres imperios competirían entre sí por el poder. Asustados por el crecimiento del poder asirio, los babilonios se aliaron con los hititas para frenar su expansión, pero resultó inútil. Por segunda y tercera vez, Babilonia fue saqueada e incendiada por una sucesión de reyes asirios. Sin embargo, tan pronto como se nombrara un nuevo gobernante de Babilonia, intentaría liberarse del control asirio.


Los amorreos: invasores de la Edad de Bronce que unieron un imperio - Historia

En los albores de la Edad del Bronce, el Levante había visto el surgimiento de varios reinos diferentes. Algunos semíticos como los reinos Eblaite y Yamhad, y otros indoeuropeos como Mitanni y el Imperio hitita. Esta tierra multicultural estaba poblada por hablantes semíticos como los amorreos, hablantes indoeuropeos como los luwianos y hablantes de alarodianos como los hurritas. Hechos históricos, que refutan las afirmaciones de los supremacistas arameos y su propaganda de una tierra puramente semítica y aramea.

Un argumento que los supremacistas arameos intentan utilizar contra la idea misma de una identidad étnica Rûm, como si tuvieran el derecho de imponer sus creencias a otra comunidad, es que los griegos son & # 8220 extranjeros & # 8221 y & # 8220 invasores & # 8221 del Levante. . En toda la región, la necesidad de justificar la propia cultura como & # 8216 indígena & # 8217 es primordial para justificar la propia autoridad política o el derecho a existir. Los supremacistas árabes, israelíes y ahora también arameos luchan por el derecho a ser llamados "indígenas". Sin embargo, la realidad es que este título pertenece a personas que se extinguieron hace mucho tiempo, como los cananeos, los luvitas y los amorreos. Aquellos que pueden o no reclamar este título hoy no emergieron como pueblo o cultura hasta después del infame Colapso de la Edad del Bronce.

Es por esta época que los primeros griegos étnicos se asentaron en el Levante, históricamente conocido como los Pueblos del Mar. Al llegar a lo largo de la costa, esta colección de tribus se separó, algunas desarrollaron sus propias civilizaciones como los filisteos alrededor de Gaza y el Reino de Palistin en el norte de Siria. Mientras que otros se mezclaron con los cananeos locales para crear la gran civilización fenicia. Mientras tanto, al mismo tiempo, la historia ve el surgimiento tanto de los antiguos israelitas como de los arameos por primera vez. Por lo tanto, bendecir a los tres con los mismos derechos al título de & # 8216indígena & # 8217.

La primera referencia indiscutible a los arameos como pueblo distinto aparece en las inscripciones del rey asirio Tiglat Pileser I (c.1100 a. C.). Originario de lo que hoy es el sur y el centro de Siria. Los arameos desplazaron a los amorreos indígenas de la región y, como consecuencia, crearon varias ciudades-estado de habla aramea propias, como Aram-Damasco. Al igual que los antiguos griegos del Egeo, los arameos nunca tuvieron un & # 8216state & # 8217 unido, pero recordaron dividido entre numerosas ciudades-estado.

Es con esto que se dice que el argumento arameo de que los griegos son & # 8220 extranjeros & # 8221 e & # 8220 invasores & # 8221 se desmorona. Si el griego es un invasor por desplazar a los habitantes originales de la costa tras el Colapso de la Edad del Bronce. Entonces, ¿qué hacen los arameos por hacer lo mismo con los amorreos en el centro y sur de Siria? ¿Cómo se puede considerar una identidad & # 8216 indígena & # 8217, y la otra & # 8220 extranjera & # 8221, cuando ambas surgieron al mismo tiempo?

Los supremacistas arameos han retratado durante mucho tiempo el período helenístico del Levante y la helenización como una forma de imperialismo cultural. Este enfoque demasiado simplista de la historia levantina no solo es incorrecto, sino descaradamente helenofóbico. Para empeorar las cosas, estos propagandistas olvidan convenientemente que la región también pasó por un proceso de aramaización. ¿Cuál de estas dos expansiones culturales, si es que hubo alguna, fue verdaderamente imperialista?


Vida y literatura del Antiguo Testamento (1968)

Capítulo 7 - La gente, desde el Bronce Temprano hasta la Edad del Hierro Temprana

MANETO, el sacerdote-historiador egipcio del siglo III a.C., escribe sobre la historia de Egipto en términos de dinastías. Los historiadores modernos, sin abandonar el patrón de Manetón, prefieren designaciones más amplias de los Reinos Protodinástico, Antiguo, Medio y Nuevo para marcar períodos de prosperidad y desarrollo sobresalientes, con & quot; Períodos Intermedios & quot para designar eras de debilidad.

Durante el período protodinástico (c. 2900-2700 a. C.), los intereses comerciales generalizados pusieron a Egipto en contacto con Siria y Mesopotamia, lo que resultó en el intercambio de productos y habilidades. Ahora se desarrolló un nuevo concepto de monarquía en el Egipto unido. El faraón fue reconocido como un dios, en consecuencia, el gobierno egipcio se convirtió en un faraón o una burocracia centrada en dios con un sacerdocio poderoso. Memphis, cerca de la unión del Alto y el Bajo Egipto, era la capital y la cercana Heliópolis la sede del sacerdocio. La divinidad y la inmortalidad son conceptos estrechamente vinculados, por lo que se le dio una importancia cada vez mayor al entierro del faraón. Las tumbas reales de la primera dinastía eran fosas subterráneas revestidas de ladrillos y techadas con madera y esteras. Alrededor de la cámara central, se agrupaban pequeñas salas de ofrendas, y adyacentes a la tumba real estaban las tumbas de los sirvientes. Con el tiempo, se añadió una superestructura, una concha rectangular con lados inclinados llamada mastaba (plataforma).

Durante el Reino Antiguo (c. 2700-2200 a. C.), que abarca las dinastías III a VI, se construyeron las grandes pirámides. Para Djoser, el primer monarca, el talentoso sacerdote-mago-ingeniero-arquitecto Imhotep erigió un mausoleo real. Se impusieron cinco mastabas de tamaño decreciente una sobre otra para formar la famosa pirámide escalonada. Las monarcas sucesivas construyeron pirámides más grandes y más pequeñas. El control territorial egipcio se extendió a Nubia en el sur y Palestina y Siria en el norte y este, y el comercio y la afluencia de productos y riqueza resultantes trajeron niveles de vida más altos y una mejor educación para la gente común. Las escuelas de sabios produjeron aforismos similares a los que se conservan en el libro de Proverbios. Sin embargo, enormes proyectos de construcción, costosas incursiones militares y tal vez la indolencia real llevaron a Egipto a un punto de debilidad y los extranjeros, posiblemente amorreos, obtuvieron el control de la tierra. Esta página oscura en la historia de Egipto está clasificada como el Primer Período Intermedio (c. 2200-1900 a. C.). A pesar de la "oscuridad" de la época, o tal vez como resultado de ella, se escribió un notable documento literario "Una disputa por el suicidio". 2 Un hombre, cansado de la vida, discute con su alma los méritos de la autodestrucción de una manera que recuerda la desgraciada suerte de Job y la filosofía de Eclesiastés.

GRÁFICO V - FACTORES POLÍTICOS Y CULTURALES

Bronce temprano o Urbano temprano

Período Protodinástico (2900-2700): Unificación de Egipto
Antiguo Reino (2700-2200): Mastabas y pirámides Extensa literatura
Primer período intermedio (2200-1990): invasión amorrea Período dinástico temprano (2800-2360): fundación de grandes ciudades Desarrollo de la escritura La democracia primitiva cede a la monarquía Leyendas del diluvio, grandes epopeyas
Antiguo período acadio (2360-2180): control semítico-Sargón de Agade Gutian invasión Renacimiento sumerio Período urbano temprano:
Ciudades amuralladas bajo control egipcio invasión amorrea alrededor de 2200 Reino Medio (1990-1786): gobernantes tebanos Amplio comercio Florecimiento de la construcción, la escritura, el arte y la literatura
Segundo período intermedio (1786-1570): control de los hicsos Elamitas y amorreos en control El ascenso del poder asirio Tiempo de Hammurabi Referencias a & quotHabiru & quot; Los sitios controlan los ataques hititas de Babilonia Invasión cananea
Invasión del siglo XVIII por los hicsos
Presentación del caballo y el carro
Tiempo de Abraham y los patriarcas Nuevo Reino (1570-1290): Expulsión de los hicsos Tiempo de Akhenaton Referencia a 'Apiru, tiempo del éxodo hebreo Invasión por gente del mar Los hititas dominan la fundición de hierro Bajo control egipcio y hitita (?)
Invasión de filisteos
Invasión de hebreos

El tiempo de los reinos hebreos

En Mesopotamia, la Edad del Bronce Temprano abarca los períodos Dinástico Temprano (c. 2800-2360 a.C.) y el Antiguo Acadio (c. 2360-2180 a.C.). Grandes ciudades como Shuruppak, Eshnunna y Erech se fundaron en la era dinástica temprana. La escritura se desarrolló alejándose de las formas pictográficas y se produjo una tremenda literatura. Poco después del 2500 a.C., una cronología de gobernantes conocida como la Lista de reyes sumerios catalogó a los reyes que reinaron antes y después del gran diluvio. Se atribuyeron reinados de tremenda duración (43.000 a 18.000 años) a los ocho monarcas antediluvianos, un recurso literario familiar mediante el cual & Quothistory & quot se extiende al pasado distante y a vastos períodos de tiempo abarcados simplemente enumerando nombres (cf. Génesis 5). A continuación se informa sobre la inundación, después de lo cual se estableció de nuevo la realeza en Kish. En un principio, las dinastías post-diluvianas abarcan vastos períodos de tiempo (24.510 años), pero a medida que se acerca el período en el que se compuso la escritura, comienzan a aparecer cifras más razonables (100, 99, 491, 25 años).

UN CUENCO DE GRANITO DE LA PRIMERA PERIODO PROTODINÁSTICO. Mucho antes de que los hombres aprendieran a formar vasijas con arcilla y hornear sus productos para obtener una dureza duradera, trabajaron la piedra dura para formar vasijas de forma simple y hermosa. En Palestina se han encontrado vasijas de piedra similares.

Una historia de la inundación sumeria que relata las aventuras de Ziusudra, un sacerdote-rey que escapó en un barco, se incorporó más tarde a la epopeya de Gilgamesh como parte de una lucha literaria con los problemas de la vida y la muerte. Gilgamesh (otro héroe-rey sumerio) escucha la historia de Utnapishtim, quien ha reemplazado a Ziusudra como el héroe del diluvio. 3 Otros mitos relatan historias de dioses y diosas y, con himnos y oraciones, brindan información valiosa sobre las creencias y prácticas religiosas.

Los documentos adicionales registran asuntos comerciales, la construcción de templos, cuestiones legales y problemas fiscales. Las primeras ciudades sumerias parecen haber tenido una forma de "democracia primitiva", según Thorkild Jacobsen. 4 Los asuntos cotidianos que afectan a la comunidad fueron manejados por un comité de ancianos, pero los hombres libres adultos votaron sobre temas importantes. En caso de emergencia, una persona podría ser nombrada líder provisional. La naturaleza difícil de manejar de este arreglo dio lugar a la centralización de la autoridad en un individuo, un líder o gobernador, que fue reconocido como el representante del dios particular de la ciudad. En esta capacidad, sus deberes incluían la preocupación por asuntos religiosos como el sacrificio y la construcción de templos y por el bienestar de la comunidad, lo que implicaba el mantenimiento de canales de riego y un ejército protector. Se buscó la voluntad de los dioses en todos los asuntos.

Las tumbas de la gente común eran fosas en las que se colocaba el cuerpo, envuelto en una estera o colocado en un ataúd de madera o arcilla, generalmente de un lado en la posición de dormir con una taza colocada delante de la cara. Los llamados entierros "reales" en Ur fueron de lo más lujosos. Enormes fosas subterráneas en las que se erigió una cámara funeraria de piedra para el "rey" o la "reina" contenían los cuerpos de guardias, sirvientes y animales. Dentro de la cámara de la tumba, los cuerpos reales estaban lujosamente ataviados y cerca se colocaron grandes cantidades de artículos domésticos de oro y plata, armas y joyas personales. Debido a que los nombres de estos monarcas no se encuentran en ninguna lista de personajes reales conocidos hasta la fecha, se ha sugerido que pueden haber sido personas nombradas rey o reina para las ceremonias de sacrificio de los ritos de fertilidad. El talento artístico se demuestra en un trabajo exquisito en piedra, cobre, plata, oro, electrum y lapislázuli. Harps and lyres indicate enjoyment of music. Sculpting was highly developed. The Early Dynastic was a period of great art and literature.

The Old Akkadian period began when Semitic peoples, who had been moving into the area for many years and whose names began to appear with greater frequency in Sumerian documents, assumed kingship. Only minor cultural changes took place and Sumerian customs were continued, but the Semitic tongue was the language of the land, although a Sumerian cuneiform script was used. Sargon, the Semitic king of Agade, brought Mesopotamia under his domain in a series of conquests and extended his kingdom through Syria to the Mediterranean. His dynasty ended with the invasion of the Gutians, a people from the eastern Caucasus about whom little is known. Their control lasted for only 100 years, then Sumerians resumed power and introduced a short-lived cultural renaissance lasting until about 1960 B.C.

The corresponding period in Palestine is the Early Bronze or Early Urban period (c. 3300-2000 B.C.), a time when villages became walled towns encircled by cultivated fields and grazing grounds, each with its dependent hamlets. Beth Yerah, Megiddo, Beth Shan, Shechem, Gezer, Lachish, Jericho and Ai were among the powerful centers. Well built homes, large public buildings and granaries were protected by heavy walls of stone or mud brick. No single power united the land, although much of the time, Egyptian garrisons with petty princes controlled key cities. Canaanite, a Semitic language, was written in a syllabic script influenced by Egyptian writing. Egyptian influence can also be seen in pottery patterns. A unique pottery with a red and black burnish of unusual beauty, known as Khirbet Kerak ware after the site where it was first found, reflects the intrusion of a people from the north whose identity is not yet known. Of religious beliefs, little is known. At Megiddo a large circular stone altar was uncovered (see photograph) upon which pottery fragments and animal bones were found, suggesting a place of offering. A large rectangular temple was found at Ai. Burial caves, often containing between twenty-five and fifty entombments, suggest family tombs utilized over long periods of time. Jugs, juglets and bowls found in the graves may have contained food, liquids and unguents.

AN OPEN-AIR CANAANITE ALTAR FOR BURNT OFFERING FOUND AT MEGIDDO. El enorme altar circular proviene de los últimos años de la Edad del Bronce Antiguo y tiene veintinueve pies de diámetro y seis pies y medio de alto. At the base of the six steps that lead up to the altar, animal bones were found. An adjoining sanctuary can be seen in the lower right hand portion of the photograph with a square altar with four steps.

The final years of this period in Palestine are marked by the same decline noted in Egypt. Waves of desert people swept into the land, and battles decreased the number of city dwellers. Established patterns were abandoned and new pottery, weapons, architecture and burial customs were introduced. The newcomers are usually identified as Amorites. Having destroyed the towns, these pastoral nomads were content to dwell in unwalled communities. Family-tomb burials ceased and individuals were interred in local cemeteries. Variations in funerary practices indicate that the newcomers represented different tribal groups with individualistic customs.

The resumption of the city-state marks the end of Amorite control. The newcomers who dominate the Middle Bronze Age (c. 2000-1500 B.C.) are broadly identified as Canaanites, a Semitic people whose origins are not known.. The Amorites appear to have been content to dwell with the Canaanites, but once again new weapons, pottery and interment patterns are introduced. Heavy walls reinforced with towers protected the towns. Large dwellings, some with upper stories, were constructed. The dead were placed with pottery and bronze weapons in oblong stone lined trenches and covered with stone slabs. Pottery was fashioned in new shapes on a fast wheel, covered with a deep red slip and highly burnished. For the first time, bronze appears in abundance.

During the Middle Kingdom, which coincides with the twelfth dynasty (c. 1990-1786 B.C.), Egypt was ruled by Thebans. If Abraham's visit to Egypt is dated between the twentieth and nineteenth centuries, it occurs when Egyptian splendor was at a peak. Nubia was held by Egypt, and Sinai was exploited for metals and stone for statuary. Egyptian engineers constructed a canal linking the Nile and the Red Sea so that trade from Arabia and Mesopotamia flowed by seaway into Egypt to meet merchants and ships from the Mediterranean. Egyptian art found expression in buildings, ornaments and tomb paintings. Literary talent abounded. Coffin texts, religious documents, were written in the lids of coffins. The "Tale of Sinuhe," with its important description of Palestine and Syria, is from this era. 5

The Second Intermediate period, during which art, architecture, literature and economy entered a period of decline, lasted from the thirteenth to seventeenth dynasties (c. 1786-1570 B.C.). The nation, weakened by internal political strife, was easy prey for a people of mixed stock, known as the Hyksos, 6 who seized and held rule for 150 years (c. 1700-1570 B.C.). Excavations in Palestine indicate that the Hyksos built city walls of beaten earth with a sloping face, encircled their cities with dry moats, utilized the horse and chariot for rapid troop movement, and employed the composite bow and arrow. In the literature of the period, other migrations are mentioned - the Hurrians 7 and Habiru (who will be discussed below) - and it is possible that some of these may have joined the Hyksos movement. 8 Josephus identified the Hyksos with the ancestors of the Jews and their expulsion by Pharaoh Alimose with the Exodus. 9

HYKSOS GLACIS (SLOPING RAMP) AT JERICHO. The sloping face of the Hyksos glacis begins in the lower left-hand corner of the photograph and can be traced upward to the top of the picture. When the Hyksos came to Palestine they constructed cities on the tops of ancient tells, and introduced a new structural concept in defence works. The slope of the tell was hardened by pounding and packing the earth (terre pisée) and the packed surface was coated with a thin coating of Plaster (visible in the picture) . The city wall was built at the top of this glacis making attacks very difficult.

The New Kingdom (eighteenth to twentieth dynasties) began with Ahmose, lasted from approximately 1570 to 1290 B.C., and constitutes ancient Egypt's most glorious period. Ahmose, using the new weapons introduced by the Hyksos, unified the nation and extended its borders from the fourth cataract of the Nile to the Euphrates. Once again art, architecture and religion flourished. A vigorous commercial policy brought new products from foreign nations. Royal marriages were made with foreign princesses.

A few of Ahmose's immediate successors are worthy of comment. Queen Hatshepsut, mother of Thutmose III (1490-1436 B.C.), who by law could not officially reign, donned royal robes, wore the double crown, and for eighteen years (c. 1486 to 1468) conducted affairs of state and engaged in extensive building. At her death, Thutmose III disfigured his mother's monuments and then turned his attention to the expansion of the empire, conducting campaigns into Palestine and Syria. His successor, Amenhotep II (c. 1436-1410), an athlete and warrior, held the territories and, when Amenhotep III (c. 1400-1364) became king, Egypt was at a peak of power.

Amenhotep IV (c. 1370-1353), son of Amenhotep III, served as co-ruler during his father's declining years, but altered his name to Akhenaten when he came to power and made dramatic changes in religion and government. Sun worship, central in Egyptian history, was continued, but the center of worship was moved to a new city, Akhetaten (El Amarna), thus depriving ancient worship centers of power, prestige and wealth. The various animal manifestations of the sun were abandoned, and only the sun disc (Aten) was recognized. A hymn to the sun, bearing striking parallels to Ps. 104, may have been composed by the monarch. The well-being of the nation faltered under Akhenaten, and control of Palestinian provinces, as indicated in the El Amarna letters, 10 was slipping away through political intrigue and invasion by a people called the 'apiru.

Only four other pharaohs will be mentioned. Seti I (c. 1302-1290 B.C.) conducted campaigns in Palestine and Syria. Rameses II (c. 1290-1224 B.C.) fought the Hittites in an attempt to regain Syria and Palestine, but had to be satisfied with Palestine. Both Seti and Rameses were involved in building programs at Per-Rameses (the House of Rameses) and Pi-Tum, called Raamses and Pithom in Exodus 1: 11. Mernephtah (c. 1224-1214 B.C.) campaigned in Palestine, and in his fifth year published his conquests in Canaan on a victory stele, mentioning the cities of Ashkelon, Gezer and Yenoam, and going on to announce "Israel is laid waste his seed is not." The grammatical structure of the claim indicates that a people rather than a country is meant by "Israel." Rameses III (1195-1164 B.C.) came to the throne following a number of contenders who held brief rule after Mernephtah's death. New invaders, the "Sea People," threatened the land. Among these were the "Peleste" who settled the Philistine plain after a sea and land battle. A pictorial and verbal record of the encounter has been preserved in Rameses' mortuary temple at Medinet Habu.

The next 700 years of Egyptian history are marked by strife within the nation and decline in international power. Only for brief periods does Egypt exert real influence beyond her own borders, and because these periods affect biblical history, they will be considered in their proper sequence.

Political changes were also taking place in Mesopotamia. After the Neo-Sumerian period, Elamites and Amorites controlled Southern Mesopotamia. Of the Amorite rulers, the most distinguished was Hammurabi, a military, administrative and economic genius who united the country. His famous law code, reflecting, in part, earlier codes, contains many regulations not unlike those found in the Bible, indicating a broad common pattern of dealing with legal issues in the Near East. Administrative, trade and commercial, building and agricultural matters appear in documents of this period. A religious text contains a myth in which man is formed of clay in the image of the gods. 11 Another myth relates the story of creation by the chief god of Babylon, Marduk. Representing the forces of order, he defeats the powers of chaos and forms the world and man, utilizing in part the bodies of defeated gods. The leader of the opposition forces, Tiamat, is split in half: one part of her divided body is arched to form the heavens and the other part stretched out to form the earth and sea. The sun, moon and stars are made to mark the divisions of the year. The blood of the rebel god Kingu, the consort of Tiamat, is mingled with clay and man is formed with the express purpose of serving the gods. 12 During this same period, reference to a people called "Habiru" is found in diplomatic correspondence.

A LIMESTONE RELIEF OF AMENHOTEP IV (AKHENATEN) AND QUEEN NEFERTITE. The rays of the sun stream from above and terminate in hands, two of which present the symbol of life, the ankh , to the Pharaoh and his wife.

Toward the middle of the seventeenth century, Cassites from the eastern mountains overcame Babylon and succeeded in establishing a kingdom that lasted into the twelfth century. The Cassite period is most obscure, but it is clear that they were under pressure from two other peoples, Hittites and Assyrians.

The Hittite nation, centered in Anatolia, arose during the second millennium (the period of the Old Empire), 13 when Indo-Europeans took control of the existing native population and established a feudal nobility under a monarch with limited powers. Some attempts at expansion were made around 1800 B.C., but it was not until the sixteenth century that the Hittites pushed into Syria and then eastward to Babylon. In the New Empire (c. 1460-1200 B.C.), Hittite power again affected Syria and Upper Mesopotamia, incorporating the kingdoms of the Mitanni 14 and engaging in clashes with Egyptians. Hittite documents indicate that wars generally ended with settlement treaties which clearly reveal the use of diplomatic strategy. One contribution of these people to Near Eastern culture is the use of iron. Between the fourteenth and twelfth centuries, Hittites, used iron for weapons, holding a virtual monopoly on this product. Weakened by internal problems and by the invasion of Syria by Sea Peoples, the Hittite empire finally fell under attacks from less civilized peoples from the North. Hittite power was never again a threatening force in the Near East. After the collapse of the Hittite empire in the twelfth century, iron came into common use in Palestine, first among the Philistines, then among the Hebrews. 15

THE HiTTITE WEATHER GOD TESHUB holding a hatchet (thunderbolt) in his upraised right hand and a trident (forked lightning?) in his left. He wears a short fringed tunic with a wide belt. His horned helmet is reminiscent of the bull figures often associated with him. The statue was found at Til Barsip.

The Philistines, the Peleste branch of the Sea People, settled in Palestine in the twelfth century BC. While it cannot be proven beyond all shadow of doubt, it is believed on the basis of pottery similarities that they are related to the Mycenaeans whose beginnings go back to the nineteenth century when waves of Indo-Europeans invaded Greece. During the fourteenth and thirteenth centuries, the Mycenaeans developed a tremendous export industry and their pottery was shipped to important Mediterranean centers. In the twelfth century some upset seems to have occurred in Mycenaean life, perhaps an Earthquake, disrupting normal settled life. Bands of people usually associated with Mycenaeans began to roam the seas, apparently seeking a new place to settle. These "Sea People," as they are called in Egyptian literature, first threatened the delta during the reign of Rameses II and were defeated by his successor Mernephtah. The participants are called Danaans and Achaeans, names used by Homer to designate Greeks. 16 It appears that Cyprus, Ras es-Shamra, and the Hittite country, were also attacked at this time. 17

A second wave of Sea People, which broke into two parts, followed the first. One group, the Tjikal or Tjeker, struck north Syria. The other, the Peleste or Pulusatu, attacked Egypt. After a bitter land and sea battle they were prevented from entering Egypt proper and were held to the area known as the Philistine Plain in southern Palestine. Here they settled in five major cities: Ashkelon. Ashdod, Ekron, Gath and Gaza, but their activities and holdings were much more extensive as revealed by excavations at Tell Qasile, Gezer, Beth Shan and elsewhere. The northern group settled the seacoast around Tyre and Sidon, an area ultimately called "Phoenicia" by the Greeks. 18

We know something of Philistine dress. Rameses III depicted the sea battle in his mortuary temple at Medinet Habu and the Philistines are shown wearing kilts and armored vestments. On their heads were high feathered headresses with chin straps and they carried huge round shields, bronze swords and spears. Those who attacked by land were similarly attired and came in horse drawn chariots and carts drawn by oxen. The same feathered headdress is depicted on a sarcophagus from Tell Far'a.

It would appear that the Philistines were organized along the state pattern with local rulers for each unit. Little is known of their industry, apart from the characteristic pottery and the reference to the control of the iron industry (I Sam. 13:19 ff). Whatever their language may have been, it would appear that they soon adopted the Canaanite tongue, for they appear to have had little difficulty in communicating with the Hebrews. 19 Like other peoples in Palestine, they suffered the pressures of the great powers around them, utterly disappearing from history after the neo-Babylonian period (sixth century) and leaving only their name to designate the territory they partially occupied (Palestine). 20

A POTTERY SARCOPHAGUS FOUND AT TELL FAR'A, a site about ten miles inland on the Philistine plain. The lid, in the form of a human face and arms, may reveal Egyptian influence, but the high headdress suggests that the coffin was for a Philistine burial.

One other people, the Assyrians, were destined to play an important role in Near Eastern and Hebrew history. The nation was located in the foothill region of the Kurdistan mountains at the middle course of the Tigris, and both country and capital city were named after the god Asshur. Excavations at Asshur show the site to have been occupied in the early third millennium but Assyria did not begin its rise until the second millennium with the decline of power of the first Babylonian Dynasty. Language and religious beliefs were like those of Babylon. In the second half of the eighteenth century B.C. under King Shamsi-Adad, the city-state of Asshur began to develop in power and independence, ultimately to become the basis for the formation of the Assyrian Empire, which lasted until the end of the seventh century B.C. Under Tiglath Pileser I (C. 1100 B.C.), Assyrians took possession of land as far as Lake Van on the north and Syria and the Mediterranean Sea on the west. The events of the next centuries are obscure, but in the ninth century under Ashurnasirpal II, when a military machine renowned for its efficient ruthlessness was developed, Assyria again became a threat in the Near Eastern political affairs. Because Assyrian growth directly affects the Hebrew people, subsequent Assyrian history will be discussed in context.

  1. The name "Amorite" is related to the Akkadian Amurru which designated inhabitants of Amurru, a land west of Mesopotamia, the precise whereabouts of which is unknown. (As a result of Amorite movements, Amorite cities and states sprang up in the area of Aram. M. Noth, The History of Israel , p. 24, contests the hypothesis that these invaders were Amorites.) In the Bible the term sometimes refers to a Canaanite tribe (Gen. 10:16 Exod. 3:8) and at other times designates the pre-Hebrew inhabitants (Gen. 15:16).
  2. Cf. ANET, p. 405 D. W. Thomas (ed.), Documents from Old Testament Times (henceforth DOTT ) (New York: Thomas Nelson and Sons, 1958), p. 162.
  3. Cf. ANET , pp. 44 f., 60 f. DOTT , p. 17 f.
  4. T. Jacobsen, "Primitive Democracy in Ancient Mesopotamia," Journal of Near Eastern Studies , II (1943), 172.
  5. ANET , p. 22 f.
  6. Manetho identifies these people as "Hyksos" which he interprets to mean "shepherd kings." Modern scholars believe the name means "rulers of foreign countries."
  7. A people called Horites, Hivites and Jebusites in the Bible and who were the dominant element in the Mitanni kingdom, located in the Middle Euphrates region. For a fine summary see E. A. Speiser, "Hurrians," The Interpreter's Dictionary of the Bible .
  8. Kenyon, op. cit ., pp. 182 ff.
  9. Contra Apion I: 14,16.
  10. Cf. ANET , pp. 483 f. DOTT , pp. 38 f.
  11. Jack Finegan, Light from the Ancient Past , 2nd ed. (New Jersey: Princeton University Press, 1959), p. 62.
  12. Enuma elish , cf. ANET , pp. 60 ff. DO TT , pp. 3 ff.
  13. S. Moscati, The Face of the Ancient Orient (Chicago: Quadrangle Books, 1960), p. 158.
  14. Both Hurrians and Mitanni were mountain peoples from Armenia. Cf. John Bright, op. cit ., pp. 55 f.
  15. Wm. F. Albright, The Archaeology of Palestine , p. 110.
  16. Among the Egyptian mercenaries were a group of Sea People known as "Sherdans." Cf. Y. Yadin, The Art of Warfare in Biblical Lands (London: Weidenfeld and Nicolson, 1963), pp. 248 ff.
  17. Michael C. Astour, "New Evidence on the Last Days of Ugarit," American journal of Archaeology , LXIX (1965), 253-258.
  18. The term "Phoenicia" is the plural form of the Greek word "Phoenix" and seems to mean a dark red or purple color. Cf. Michael C. Astour, "The Origins of the terms 'Canaan,' 'Phoenician,' and 'Purple,'" Journal of Near Eastern Studies , XXTV (1965), 346-350.
  19. However, cf. G. E. Wright, "Fresh Evidence for the Philistine Story," The Biblical Archaeologist (henceforth BA ),XXIX (1966),70-86.
  20. The territory possessed by the Philistines is called "Pelesheth" in the Bible (cf. Exod. 15:14 Isa. 14:31 Joel 3:4), "Palaistine" by the Greeks, and subsequently "Palaestina" by the Rornans, which became "Palestine" in English.

Old Testament Life and Literature is copyright © 1968, 1997 by Gerald A. Larue. Reservados todos los derechos.
The electronic version is copyright © 1997 by Internet Infidels with the written permission of Gerald A. Larue.


The Middle Bronze I People Were Clearly the Israelites

This article was published in the Spring 1995 issue of Jewish Action, put out by the Union of Orthodox Rabbis. Because Jewish Action is a family magazine, the article is a popular, rather than scholarly one. This does not mean that the arguments in it are faulty I stand behind them fully. Feedback is welcome. – Lisa

El Éxodo y los registros del Antiguo Egipto

“And Moses said unto the people: Do not fear! Stand and see the deliverance of Hashem which he shall do for you this day. For as you have seen Egypt this day, never will you see it again.” (Exodus 14:13)

El Éxodo de Egipto no solo fue el evento fundamental en la historia del pueblo judío, sino que fue una catástrofe sin precedentes e inigualable para Egipto. In the course of Pharaoh’s stubborn refusal to let us leave and the resultant plagues sent by Hashem, Egypt was devastated. Hail, disease and infestations obliterated Egypt’s produce and livestock, while the plague of the first born stripped the land of its elite, leaving inexperienced second sons to cope with the economic disaster. El ahogamiento de las fuerzas armadas egipcias en el Mar Rojo dejó a Egipto abierto y vulnerable a las invasiones extranjeras.

Desde los días de Flavio Josefo (c. 70 d.C.) hasta el presente, los historiadores han tratado de encontrar algún rastro de este evento en los registros antiguos de Egipto. Han tenido poca suerte.

Según la cronología bíblica, el Éxodo tuvo lugar en el año 890 antes de la destrucción del Templo por los babilonios en 421 a. C. (año 587 a. C.) [1]. Esto fue en 1310 a. C. (g.a.d.1476 a. C.). En este año, el mayor señor de la guerra que Egipto haya conocido, Thutmosis III, depuso a su tía Hatshepsut y se embarcó en una serie de conquistas, extendiendo la esfera de influencia egipcia y tributo sobre Israel y Siria y cruzando el Éufrates hacia la propia Mesopotamia. While it is interesting that this date actually saw the death of an Egyptian ruler – and there have been those who tried to identify Queen Hatshepsut as the Pharaoh of the Exodus – the power and prosperity of Egypt at this time is hard to square with the biblical account of the Exodus.

Algunos historiadores se han sentido atraídos por el nombre de la ciudad-almacén que Ramsés construyó por los israelitas antes del Éxodo. Han establecido conexiones con el faraón más conocido de ese nombre, Ramsés II, o Ramsés el Grande, y sitúan el Éxodo en su época, aproximadamente 1134 a. C. (g.a.d. 1300 a. C. [2]). Para hacer esto, tuvieron que reducir el tiempo entre el Éxodo y la destrucción del Templo en 180 años, lo que hicieron reinterpretando los 480 años entre el Éxodo y la construcción del Templo (I Reyes 6: 1) como doce generaciones de cuarenta años. By “correcting” the Bible and setting a generation equal to twenty five years, these imaginary twelve generations become 300 years.

Aside from the fact that such “adjustments” of the biblical text imply that the Bible cannot be trusted, in which case there is no reason to accept that there ever was an Exodus, Ramses II was a conqueror second only to Thutmose III. Y como en el caso de Thutmosis III, los registros egipcios dejan en claro que nada ni remotamente parecido al Éxodo sucedió en ningún lugar cerca de su época de la historia.

Parece que estamos estancados. Las únicas opciones son relegar el Éxodo a la categoría de mito o concluir que hay algo seriamente erróneo en las fechas generalmente aceptadas de la historia egipcia.

En 1952, Immanuel Velikovsky publicó Ages in Chaos, el primero de una serie de libros en los que propuso una redacción radical de la historia egipcia para sincronizar las historias de Egipto e Israel. Velikovsky’s work sparked a wave of new research into ancient history. And while the bulk of Velikovsky’s conclusions have not been borne out by this research, his main the-sis has. This is that the apparent conflict between ancient records and the Bible is due to a misdating of those ancient records, and that when these records are dated correctly, all such “conflicts” disappear.

Tanto Tutmosis III como Ramsés II datan de un período llamado Edad del Bronce Tardío, que terminó con el inicio de la Edad del Hierro. Since the Iron Age has been thought to be the time when Israel first arrived in Canaan, the Late Bronze Age has been called “The Canaanite Period,” and historians have limited their search for the Exodus to this time. Cuando nos liberamos de esta restricción artificial, la imagen cambia drásticamente.

Según el midrash [3], el faraón del Éxodo se llamaba Adikam. Tuvo un breve reinado de cuatro años antes de ahogarse en el Mar Rojo. The Pharaoh who preceded him, whose death prompted Moses’s return to Egypt (Exodus 2:23, 4:19), was named Malul. Malul, se nos dice, reinó desde los seis años hasta los cien años. Such a long reign – ninety four years! – sounds fantastic, and many people would hesitate to take this midrash literally. Sin embargo, sucede que los registros egipcios mencionan a un faraón que reinó durante noventa y cuatro años. ¡Y no solo noventa y cuatro años, sino desde los seis hasta los cien! Este faraón era conocido en las inscripciones como Pepi (o Phiops) II [4]. La información sobre su reinado se conoce tanto del historiador y sacerdote egipcio Manetón, que escribió en el siglo III a. C., como de un antiguo papiro egipcio llamado Canon Real de Turín, que solo se descubrió en el siglo pasado.

Egyptologists, unaware of the midrash, have wrestled with the historicity of Pepi II’s long reign. Un historiador escribió: [5]

Pepi II…appears to have had the longest reign in Egyptian history and perhaps in all history. The Turin Royal Canon credits him with upwards of ninety years. One version of the Epitome of Manetho indicates that he “began to rule at the age of six and continued to a hundred.” Although modern scholars have questioned this, it remains to be disproved.

Si bien la existencia de dos reyes que reinaron a) noventa y cuatro años, b) en Egipto, yc) desde los seis años, es bastante difícil de tragar como una coincidencia, eso no es todo. Como Malul, Pepi II fue el penúltimo rey de su dinastía. Como Malul, su sucesor tuvo un breve reinado de tres o cuatro años, después del cual Egipto se vino abajo. Pepi II’s dynasty was called the 6th Dynasty, and was the last dynasty of the Old Kingdom in Egypt. Following his successor’s death, Egypt collapsed, both economically and under foreign invasion. Egipto, que había sido tan poderoso y rico sólo décadas antes, de repente no pudo defenderse de las tribus de beduinos invasores. Nadie sabe lo que pasó. Algunos historiadores han sugerido que el largo reinado de Pepi II resultó en un estancamiento, y que cuando murió, fue como sacar el soporte de debajo de un edificio destartalado. Pero no hay evidencia que apoye tal teoría.

Un papiro que data de finales del Imperio Antiguo fue encontrado a principios del siglo XIX en Egipto [6]. Parece ser un relato de un testigo ocular de los eventos que precedieron a la disolución del Reino Antiguo. Su autor, un egipcio llamado Ipuwer, escribe:

La plaga está por toda la tierra. La sangre está por todas partes.

¡Esa es nuestra agua! ¡Esa es nuestra felicidad! ¿Qué haremos al respecto? ¡Todo es ruina!

No fruit or herbs are found…

En verdad, puertas, columnas y muros son consumidos por el fuego.

En verdad, el grano pereció por todos lados.

La tierra no es clara [oscura].

Velikovsky reconoció esto como un relato de un testigo ocular de las diez plagas. Dado que se supone que los hombres modernos no creen en tales cosas, la mayoría de los historiadores lo han interpretado en sentido figurado. La destrucción de cultivos y ganado significa una depresión económica. El río siendo sangre indica una ruptura de la ley y el orden y una proliferación de delitos violentos. La falta de luz representa la falta de un liderazgo ilustrado. Of course, that’s not what it says, but it is more palatable than the alternative, which is that the phenomena described by Ipuwer were literally true.

Cuando la Biblia nos dice que Egipto nunca volvería a ser el mismo después del Éxodo, no fue una exageración. Con invasiones de todas las direcciones, prácticamente todos los reyes posteriores de Egipto eran de ascendencia etíope, libia o asiática. When Chazal tell us that King Solomon was able to marry Pharaoh’s daughter despite the ban on marrying Egyptian converts until they have been Jewish for three generations because she was not of the original Egyptian nation, there is no reason to be surprised.

Tras el éxodo

No fue solo Egipto el que sintió los dolores de parto del pueblo judío. El final del Reino Antiguo en Egipto precedió solo ligeramente al final de la Edad del Bronce Antiguo en la Tierra de Israel. El final de este período, fechado por los arqueólogos hacia el 2200 a. C. (para ajustarse a la cronología egipcia), ha desconcertado a los arqueólogos durante mucho tiempo. Las personas que vivían en la Tierra de Israel durante el Bronce Antiguo fueron los primeros habitantes urbanos allí. Según todas las pruebas disponibles, eran primitivos, analfabetos y brutales. Construyeron ciudades fortaleza grandes pero toscas y estaban constantemente en guerra. Al final de la Edad del Bronce Antiguo, fueron destruidos.

¿Quién destruyó Canaán en la Edad del Bronce Antiguo? Algunos de los primeros arqueólogos, antes de que la gran cantidad de información que tenemos hoy fuera más que insinuada, sugirieron que eran amorreos. El momento, pensaron, era más o menos adecuado para Abraham. Entonces, ¿por qué no postular un gran desastre en Mesopotamia, que resultó en la migración de personas de allí a Canaán? Abraham habría sido así uno más entre una gran multitud de inmigrantes (los eruditos de finales del siglo XIX y principios del XX a menudo se sentían obligados a desacreditar la idea de los mandamientos divinos).

Hoy, el panorama es diferente. Los invasores del Intercambio Bronce Temprano / Bronce Medio parecen haber aparecido de la nada en el Sinaí y el Negev. Inicialmente, se trasladaron a Transjordania y luego cruzaron al norte del Mar Muerto, conquistaron Canaán y aniquilaron a sus habitantes. Of course, since we are dealing with cultural remnants and not written records, we don’t know that the previous inhabitants were all killed. Some of them may have remained, but if so, they adopted enough of the newcomers’ culture to “disappear” from the archeological record.

Dos arqueólogos ya han registrado la identificación de los invasores como israelitas. En un artículo publicado en Biblical Archaeology Review [7], el arqueólogo israelí Rudolph Cohen demostró que las dos invasiones coinciden en todos los detalles. Ante el problema de que los dos están separados en el tiempo por unos ocho siglos, Cohen retrocedió un poco:

I do not necessarily mean to equate the MBI people with the Israelites, although an ethnic identification should not be automatically ruled out. But I am suggesting that at the very least the traditions incorporated into the Exodus account may have a very ancient inspiration reaching back to the MBI period.

El arqueólogo italiano Immanuel Anati ha llegado a conclusiones similares [8]. Añadió otras pruebas, como el hecho de que Hai, Arad y otras ciudades destruidas por Israel en la invasión de Canaán fueron destruidas al final de la Edad del Bronce Antiguo, pero permanecieron deshabitadas hasta la Edad del Hierro. Dado que la Edad del Hierro es cuando Israel supuestamente invadió Canaán, hemos estado en la situación vergonzosa de que la Biblia describa la destrucción de estas ciudades en el mismo momento en que estaban siendo reasentadas por primera vez en casi un milenio. Cuando se redacta la conquista hasta el final del Bronce Antiguo, la historia (la Biblia) y la evidencia física (arqueología) están en armonía. Anati va más allá que Cohen en el sentido de que afirma que los invasores eran realmente los israelitas. ¿Cómo supera la brecha de ochocientos años? By inventing a “missing book of the Bible” between Joshua and Judges that originally covered this period.

Tanto Cohen como Anati se encuentran en la poco envidiable posición de haber descubierto verdades que entran en conflicto con la sabiduría aceptada. Their “tricks” for avoid the problem are lame, but the only alternative would be to suggest a radical redating of the archeology of the Land of Israel. Y hay una buena razón para hacer esto. No es solo el período del Éxodo y la Conquista el que de repente coincide con la evidencia de los registros antiguos y la arqueología cuando se eliminan las fechas de los períodos arqueológicos:

Los invasores de la Edad del Bronce Medio, después de algunos siglos de asentamiento rural, se expandieron casi de la noche a la mañana hasta convertirse en un imperio, que se extendía desde el Nilo hasta el Éufrates. This empire has been termed the “Hyksos Empire,” after a group of nomads that invaded Egypt, despite the fact that there is no historical evidence for such an identification. La historia conoce uno de esos imperios. La arqueología conoce uno de esos imperios. El mismo ajuste que restaura el Éxodo y la Conquista a la historia hace lo mismo con el Reino Unido de David y Salomón.

The Empire fell, bringing the Middle Bronze Age to an end. Archeologists and Egyptologists are currently involved in a great debate over whether it was civil war or Egyptian invasions which destroyed the “Hyksos” empire. The biblical accounts of the revolt of the ten northern tribes and the invasion of Shishak king of Egypt make the debate irrelevant.

The period following the end of the Empire was one of much unrest, but saw tremendous literary achievements. Since this period, the Late Bronze Age, was the last period before the Iron Age, and since the Iron Age was believed to have been the Israelite Period, the Late Bronze Age was called the Canaanite Period. Strangely, these Canaanites spoke and wrote in beautiful Biblical Hebrew. Semitic Canaanites? Did the Bible get it wrong again? But then, coming after the time of David and Solomon, they weren’t really Canaanites. The speakers and writers of Biblical Hebrew were, as might have been guessed – Biblical Hebrews.

Finally we get to the Iron Age. This is when Israel supposedly arrived in Canaan. But it has been obvious to archeologists for over a century that the archeology of the Iron Age bears little resemblance to the biblical account of the conquest of Canaan. There were invasions, but they were from the north, from Syria and Mesopotamia, and they came in several waves, unlike the lightning conquest under Joshua. The people who settled the land after the invasions also came from the north, though there is much evidence to suggest that they weren’t the invaders, and merely settled an empty land after it had been destroyed by others. The south remained in the hands of the Bronze Age inhabitants, albeit on a lower material level.

Las conclusiones extraídas de esta evidencia han sido devastadoras. ¡Se ha determinado que el pueblo del sur, que constituía el reino de Judá, de donde vinieron los judíos, era de ascendencia cananea! Si no biológicamente, culturalmente. Y se ha determinado que la gente del norte, las otras diez tribus de Israel, no tenían ninguna relación con las tribus del sur. The idea of twelve tribes descended from the sons of Jacob has been removed from the history books and recatalogued under “Mythology, Jewish.”

Lo más extraño es que las múltiples oleadas de invasión seguidas por las tribus del norte que se establecieron en el norte de Israel no es un evento que no haya sido mencionado en la Biblia. Los invasores fueron los asirios. Los colonos eran las tribus del norte que finalmente se convirtieron en samaritanos. Y si la gente del sur descendía de los habitantes de la tierra de la Edad del Bronce Final, eso simplemente significa que el reino de Judá era una continuación del reino de Judá. Las únicas afirmaciones históricas que están en contradicción con el registro arqueológico son las de los samaritanos, que afirman haber sido descendientes de las diez tribus de Israel.

Una simple redacción de los períodos arqueológicos en la Tierra de Israel sincroniza todo el alcance de la historia bíblica con el registro histórico antiguo. Solo el tiempo dirá si más arqueólogos seguirán a Cohen y Anati en su reconocimiento de la historicidad de la Biblia que comienza a crecer lentamente.


Who Were the Sea People?

During the late Bronze Age and early Iron Age, civilisations across the Near East, Aegean, Anatolia, North Africa, the Caucasus, the Balkans, and the Eastern Mediterranean collapsed and vanished off the map.

Historians believe the period was violent and culturally disruptive, marking the end of the Hittite Empire, the Mycenaean kingdoms, the Kassites, the Ugarit, the Amorite states, and the disintegration of the palace economy of the Aegean. Some states survived the collapse (albeit saw a period of decline), that includes the New Kingdom of Egypt, Assyria, Phoenicia, and Elam.

Historians describe the period as the “the worst disaster in ancient history”, with various theories behind the collapse suggesting environmental factors, drought, a general systems collapse, technological changes in warfare, disruption in trade, a volcanic eruption, and the elusive Sea People.

Virtually nothing is known about the Sea People, with the only evidence of their existence coming from sparse contemporary sources, although the evidence is interpretive at best, and often debated in scholarly circles.

It has been proposed that the Sea People was a seafaring confederation who may have originated from western Asia Minor, the Aegean, the Mediterranean islands, or Southern Europe.

The term “peuples de la mer” (literally meaning “peoples of the sea”) was first concocted by French Egyptologist Emmanuel de Rougé whilst studying reliefs at Medinet Habu, becoming further popularised with an associated migration theory in the late 19th century.

The historical narrative for identifying the Sea People stems primarily from seven Ancient Egyptian sources (with some information from Hittite sources), which names nine ancient cultures possibly responsible: the Denyen, the Ekwesh, the Lukka, the Peleset, the Shekelesh, the Sherden, the Teresh, the Tjeker, and the Weshesh (further proposals from narratives in other civilisations includes the Etruscans, Trojans, Philistines, Mycenaens, and even Minoans).

One such source (the Tanis Stele II) notes an event during the reign of Ramesses II, where the Nile Delta was attacked by raiders of the Sherden. An inscription on the Stele notes: “the unruly Sherden whom no one had ever known how to combat, they came boldly sailing in their warships from the midst of the sea, none being able to withstand them.”

A narrative from the reign of Ramesses III (2nd Pharoah of the 20th Dynasty), also records waves of invasions by seafaring peoples, with the most detailed account being found at his Medinet Habu mortuary temple in Thebes, where Ramesses III is depicted forcing back the invaders during the “Battle of the Delta” around 1175 BC.

An inscription on the Medinet Habu mortuary temple states:

“Now the northern countries, which were in their isles, were quivering in their bodies. They penetrated the channels of the Nile’s mouths. Their nostrils have ceased (to function, so that) their desire is [to] breathe the breath. His majesty is gone forth like a whirlwind against them, fighting on the battlefield like a runner. The dread of him and the terror of him have entered in their bodies (they are) capsized and overwhelmed in their places. Their hearts are taken away their soul is flown away. Their weapons are scattered in the sea.”

A study on references to the Sea People have highlighted hundreds of possible mentions in historical text (see “The ‘Sea Peoples’ in Primary Sources” by Matthew J. Adams), with the elusive Sea People remaining just a footnote in history, as the bogeyman of the Bronze Age.


Ver el vídeo: Cuáles son las etapas de la edad de los metales? - aulamedia (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Moogukree

    uraaaaaaa esperó un gracias hasta por tanta calidad

  2. Kelven

    Absolutamente de acuerdo contigo. En él, algo también es bueno, de acuerdo contigo.

  3. Ruprecht

    Creo que no tienes razón. Estoy seguro. Escribe en PM.

  4. Armen

    Aquí entre nosotros, en mi opinión, es obvio. Me abstendré de comentarios.

  5. Teucer

    ¿Por qué tengo la mitad del texto en una codificación torcida de algún tipo?



Escribe un mensaje