La historia

Conozca al hombre que inventó la jubilación moderna

Conozca al hombre que inventó la jubilación moderna



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

A veces, la historia la hacen presidentes, revolucionarios, artistas o científicos innovadores.

Pero al menos una vez fue alterado por un consultor de beneficios de pensiones sentado en su escritorio en Pensilvania estudiando el código tributario a fines de la década de 1970.

Hoy en día, Ted Benna es conocido como el "padre del 401 (k)", el vehículo de inversión que se ha convertido en el plan de jubilación predeterminado para 55 millones de personas, un mercado de 5 billones de dólares que, para bien o para mal, ha alterado por completo la forma en que muchos Los estadounidenses gastan, ahorran y ven el envejecimiento. Tan importante es el 401 (k) que ha quedado atrapado en el debate político sobre la reforma fiscal con el presidente Donald Trump tuiteando garantías de que "NO habrá cambios en su 401 (k)".

Un 401 (k) es esencialmente una canasta de fondos mutuos destinados a ayudar a las personas a ahorrar para la jubilación. A medida que se desvanecen las pensiones y aumentan los escrúpulos sobre el futuro de la seguridad social, cada vez más estadounidenses confían en los planes 401 (k) a los que suelen acceder a través de sus empleadores, y no sin controversia. Los defensores dicen que brindan una forma para que los empleados cotidianos cosechen los beneficios del interés compuesto, los auges del mercado de valores y se anticipen a la inflación y a los crecientes costos de atención médica.

Los críticos argumentan que hacen que los inversores individuales sean vulnerables a los giros y vueltas de la actividad diaria del mercado de acciones y bonos. Las altas tarifas han llenado los bolsillos de las empresas de gestión de activos, pero pueden dejar a los aspirantes a jubilados más pobres y con rendimientos miserables. Según un informe de enero de 2016 de Pew Charitable Trusts, solo uno de cada cinco estadounidenses cree que tendrá suficiente dinero para jubilarse cómodamente.

Hoy, Benna se encuentra entre los críticos más ruidosos de los 401 (k) s. Todavía trabaja como consultor de beneficios de jubilación en Pensilvania, y está algo desconcertado por el resultado, diciendo que "no tenía idea" de que su creación se convertiría en lo que es hoy.

Antes de que Benna presentara su idea, la jubilación en Estados Unidos apenas existía como concepto. La idea de ofrecer apoyo financiero a los ancianos comenzó en Europa a fines del siglo XIX cuando el canciller alemán Otto von Bismarck comenzó a ofrecer pensiones a los ancianos alemanes que ya no trabajaban. Antes de eso, y en la mayoría de los lugares del mundo en ese momento, si uno tenía la suerte de envejecer, el trabajo estaba hasta la muerte, los ancianos se mudaban con sus hijos, o tal vez una combinación de los dos.

En los Estados Unidos, muchas de esas actitudes se trasladaron desde Europa y un puñado de trabajadores del gobierno o miembros de las fuerzas armadas recibieron pensiones, muchas de las cuales fijaron sus fechas de jubilación en 65 años. Para la década de 1920, algunas grandes empresas habían seguido su ejemplo. A mediados de siglo, la cultura de la jubilación, ejemplificada por los tiempos compartidos en Florida, la industria del golf y la membresía de AARP, estaba en auge. Resultó que los estadounidenses eran bastante buenos para descubrir cómo no hacer nada en sus últimos años.

Sin embargo, "la idea de ahorrar para la jubilación en ese momento era extraña", dice Benna sobre los años setenta y ochenta. Los estadounidenses con pensiones esperaban que esas pensiones cubrieran todo.

El problema es que muchos de estos planes de pensiones estaban (y están) subfinanciados. A menudo tenían términos que ataban a las personas a trabajos durante décadas que de otro modo habrían abandonado, lo que encerraba a las personas en la miseria en el lugar de trabajo. En algunos casos, los hombres podrían beneficiarse antes que las mujeres a pesar de que ambos trabajaron el mismo número de años. Las personas de color o las empresas más pequeñas a menudo quedaban fuera del sistema por completo.

"Existe un mito muy extendido de que una vez tuvimos un maravilloso programa de jubilación en el que todos recibían una pensión y era feliz para siempre", dice Benna. "Pero es solo eso, un gran mito".

Benna, que entonces trabajaba para Johnson Cos., Con sede en Pensilvania, tenía un banco como cliente que intentaba crear su propio plan de jubilación con interés en reducir los impuestos que pagaban los altos ejecutivos sobre sus bonificaciones. Benna sabía que al diferir la forma en que se pagaba el efectivo, los empleados podían reducir la cantidad de impuestos que pagaban.

Si bien el Congreso había agregado la Sección 401 (k) al Código de Rentas Internas, que se aprobó en el otoño de 1978, esa disposición no entró en vigencia hasta el 1 de enero de 1980. La innovación de Benna fue agregar contribuciones de contrapartida del empleador y contribuciones antes de impuestos de los empleados. ninguno de los cuales había sido incluido cuando el Congreso agregó la Sección 401 (k). Si esos tipos de contribuciones podrían incluirse o no, dice Benna, se dejó al Tesoro.

Al principio, Benna dice que los abogados del banco rechazaron su propuesta, pero su empresa, Johnson, siguió adelante en 1981. Otras empresas encontraron que era difícil de vender. Al presentar la idea, Benna se encontró con miradas y comentarios sobre cómo los empleados no necesitaban ahorrar para la jubilación.

“Estaban encerrados en el lugar donde estaban”, dice Benna. La industria de fondos mutuos era principalmente operaciones familiares en ese momento. “Hubo un cambio completo en la industria, no solo a nivel de los empleadores, sino también en la estructura financiera. Mucho de eso no existía ".

La participación individual en el mercado de valores a través de 401 (k) ayudó a impulsar los días go-go de Wall Street en la década de 1980 y dio lugar a gigantes de la gestión de activos como Fidelity, Vanguard, Pimco, BlackRock y docenas de otros. A mediados de la década de 1980, la industria de fondos mutuos se había multiplicado muchas veces, junto con las filas de profesionales bien pagados en Wall Street vendiendo los fondos y cobrando altos honorarios de administración por hacerlo. Cada vez más compañías de Fortune 500 comenzaron a agregar el plan y los empleados invirtieron sus activos.

Hoy en día, es normal que los trabajadores tengan que cargar con folletos misteriosos de fondos mutuos, jerga financiera y fuentes potencialmente conflictivas de asesoramiento cuando se inscriben en el plan 401 (ks) de su empresa. Pero el sistema también les ha hecho daño.

Durante la Gran Recesión de 2008, el saldo promedio de 401 (k) perdió entre el 25 y el 40 por ciento del valor. Nadie resultó más perjudicado que los baby boomers o los jubilados recientes, quienes, a diferencia de los trabajadores más jóvenes, no tenían tiempo para que el mercado se recuperara o ya no contribuían y, por lo tanto, no podían invertir cuando las acciones estaban baratas. Los inversores se quedaron sin dinero, pero las empresas de gestión de dinero aún cobraron sus comisiones de gestión.

“Demasiadas personas tuvieron el mayor riesgo de exposición durante sus carreras laborales en el momento equivocado”, dice Benna. “Estas personas recibieron un golpe del que nunca se recuperarán. Se les ha dicho que aguanten y se pongan bien, pero ya pasé por las matemáticas. Es posible que no se recuperen y que no estén bien ".

Hoy, Benna, quizás irónicamente, no está realmente jubilado. Continúa ofreciendo consejos de jubilación a individuos y empresas y está asombrado por su lugar poco convencional en la historia financiera.

“Nunca se pensó que fuera lo que es hoy”, dice Benna. "No se esperaba que fuera algo importante".


Conozca al hombre que ayudó a crear uno de los mejores planes públicos de pensiones de Estados Unidos

  • Icono de correo electrónico
  • Icono de facebook
  • Icono de Twitter
  • Icono de Linkedin
  • Icono de Flipboard
  • Icono de impresión
  • Cambiar el tamaño del icono

Mientras Gary Gates, de 80 años, recorre las calles de la capital de Wisconsin en una bicicleta que tiene la mitad de su edad, se detiene en los contenedores de basura para recoger latas.

Es una costumbre que el exjefe del fondo público de pensiones de Wisconsin ha mantenido durante décadas. En el primer año de su jubilación, hace 30 años, Gates recolectó y recicló alrededor de 250.000 latas, una cantidad récord que atribuyó a su necesidad de mantener las manos ocupadas. Desde que era un niño en la playa recogiendo basura dejada por otros vacacionistas, dijo que ha sido una comezón perenne.

Estos rasgos, ser disciplinados y tener mentalidad pública, encapsulan el enfoque de Wisconsin para administrar las pensiones de los empleados del gobierno y ayudan a explicar por qué Gates fue una de las personas que ayudó a diseñar el fondo de pensiones de Wisconsin en su forma moderna. Él y otros lo convirtieron en el hogar del único plan de pensiones estatal capaz de cumplir plenamente sus promesas de jubilación a maestros de escuela, bomberos y otros empleados del gobierno.

“Wisconsin, según los números, se encuentra entre los cinco mejores sistemas financiados del país, pero lo que lo distingue aún más es lo atento que ha sido el estado en pagar lo vencido y en diseñar políticas que planifiquen el futuro. En ese sentido, es mejor para un sistema público de pensiones administrado por el estado ”, dijo Greg Mennis, director del proyecto de sistemas de jubilación del sector público en Pew Charitable Trusts.

Para los expertos en pensiones, hay mucho que aprender de Wisconsin, especialmente cuando un mercado alcista de una década y una expansión económica extendida aún tienen que reponer los niveles de financiación de los planes estatales de jubilación que quedaron devastados por la crisis financiera mundial de 2008.

Los analistas dicen que los sistemas públicos de pensiones mal financiados en Illinois, Connecticut y Nueva Jersey están mal preparados para asegurar el bienestar financiero de los jubilados, en parte porque las contribuciones inadecuadas y los rendimientos esperados demasiado optimistas han permitido que sus obligaciones superen el crecimiento de sus inversiones.

En contraste, los activos en el plan público de pensiones de Wisconsin ascendieron a $ 104 mil millones en 2017, dejándolo 100% financiado, un récord que ha mantenido aproximadamente desde 2004. En otras palabras, el valor actual de las inversiones del plan podría pagar casi todo el beneficios de jubilación de sus miembros. Esto se compara con el nivel de financiamiento promedio del 73% para el año en todos los estados, según la Base de datos de planes públicos.

Y a los contribuyentes locales no les ha costado mucho mantener el fondo de pensiones de Wisconsin lleno. En 2016, el gobierno de Wisconsin gastó alrededor del 2.13% del presupuesto estatal en su fondo de pensiones público, mucho menos que la tasa de contribución promedio de 4.74% en otros estados.

Según Gates, la envidiable situación de Wisconsin fue el resultado de una planificación a largo plazo, un clima político inusualmente de mentalidad pública y la cooperación de muchas partes interesadas.

Este telón de fondo favorable permitió a los legisladores de Wisconsin aportar las contribuciones constantes necesarias para completar el plan de pensiones y convertirse en uno de los primeros estados en crear formalmente un modelo de riesgo compartido que distribuiría el riesgo de pérdidas financieras entre los contribuyentes y jubilados, un idea que Gates reconoce haber ayudado a crear.

Evitando la tentación

El éxito continuo de Wisconsin es notable porque los niveles de financiamiento más altos no tentaron a los legisladores estatales a escatimar en los pagos de pensiones para hacer más espacio en el presupuesto para sus propias políticas.

Algunos estados, como California, no han logrado aumentar sus fondos de pensiones públicos, a menudo confiando en rendimientos poco realistas en los mercados financieros para compensar el déficit e inflar artificialmente su estado de financiamiento.

La Sociedad de Actuarios dijo en un informe de febrero de 2019 que la mayoría de los planes de pensiones municipales y estatales no recibieron suficientes contribuciones de los presupuestos del gobierno local para reducir su nivel de pasivos no financiados.

En ese sentido, la disciplina de Wisconsin al hacer sus contribuciones constantes incluso durante los años de escasez de Wall Street ha jugado un factor clave en su éxito.

“En su mayor parte, la financiación insuficiente de las pensiones no se trata de pérdidas de inversión. Se trata principalmente de que el estado realice los pagos, según lo programado, al fondo de pensiones ”, dijo Matt Fabian, analista de bonos municipales de Municipal Market Analytics.

Ha habido hipo momentáneos. En 1987, la administración del gobernador republicano Tommy Thompson y los legisladores demócratas allanaron el fondo público de pensiones, solo para que la Corte Suprema de Wisconsin les ordenara devolver los fondos una década después.

Sin embargo, el fondo de pensiones de Wisconsin se las ha arreglado principalmente para ceñirse a su calendario de pagos.

"Es una de las plumas en la gorra de Wisconsin", dijo Bob Lang, director de la Oficina Fiscal Legislativa no partidista de Wisconsin, quien trabajó con Gates cuando todavía administraba los Fondos Fiduciarios para Empleados.

Es un enfoque que Gates sigue en sus propias finanzas personales. Los pagos de su pensión equivalían a menos de la mitad de sus ingresos anuales, ya que había invertido una gran parte de su salario en anualidades con impuestos diferidos, cuentas de jubilación individuales y programas de compensación diferida. Eso todavía le dejaba un tercio para donar a la caridad.

Gary (derecha) con su hermano Bill.

Gates dijo que todavía no está seguro de por qué Wisconsin pudo concentrarse en la tarea. Pero sospecha que tiene algo que ver con el fuerte espíritu de servicio público que sustenta la política de Wisconsin desde finales del siglo XIX, que empuja a los legisladores de la Cámara de Representantes a pensar a largo plazo.

"Independientemente de la persuasión política, independientemente de quién haya estado en la oficina del gobernador durante muchas, muchas décadas, las legislaturas y los gobernadores de Wisconsin se han asegurado de que se cumplan los compromisos de contribuciones al fondo de pensiones", dijo Lang.

Además, Badger State, como se llama Wisconsin, tiene una larga historia de asociaciones entre gobiernos y académicos como parte de la llamada Idea de Wisconsin, que aseguró que los políticos locales estuvieran bien informados de los beneficios de cumplir con el cronograma.

“Da la casualidad de que había un grupo de personas comprometidas con la idea. Resultó ser un beneficiario. El concepto de financiación a largo plazo estaba ahí ”, dijo Gates.

Quizás es por eso que para alguien que mostró la gran atención a los detalles necesaria para ayudar a idear el mecanismo de riesgo compartido, Gates no cree que las soluciones técnicas sean tan importantes como la voluntad de los formuladores de políticas para perseguir el bien a largo plazo.

“La orientación de hoy tiene mucho más que ver con lo que puedo hacer mañana, así que me beneficio ahora. La gente en ese momento tenía una orientación más a largo plazo. ¿Cómo se desarrolla eso? No estoy seguro ", dijo.

Al menos para Gates, su deseo era dejar las cosas mejor de lo que otros lo habían dejado.

Pionero del modelo de riesgo compartido

En el centro del sistema de pensiones de Wisconsin se encuentra un modelo de riesgo compartido, un híbrido entre planes de beneficios definidos que dejan a los contribuyentes estatales cargados con el riesgo de pérdidas de inversión y planes de contribución definida como un 401 (k) que hace que los trabajadores sean los últimos responsables de sus gastos. beneficios de jubilación.

Wisconsin, uno de los primeros en introducir la idea, avanzó hacia un sistema público de jubilación de riesgo compartido en la década de 1970 cuando la mezcolanza existente de planes de pensiones del estado se consolidó en una sola entidad ahora conocida como Departamento de Fondos Fiduciarios para Empleados.

Antes de la fusión, Gates, entonces subdirector del plan de pensiones de Wisconsin, junto con Max Sullivan, el exjefe, idearon juntos su mecanismo de riesgo compartido, según el Milwaukee Journal Sentinel.

Así es como funciona: además de un pago mínimo basado en los años de servicio de un empleado y el salario alcanzado al jubilarse, el plan de pensiones otorga un dividendo adicional a las personas que aumenta y disminuye automáticamente cada año según el desempeño de sus activos.

Al igual que un “reloj suizo que se da cuerda a sí mismo”, los Fondos Fiduciarios para Empleados se corrigieron cuando estaban fuera de balance, según Jon Stein, reportero del Milwaukee Journal Sentinel.

Si los activos del plan superan la tasa de rendimiento promedio esperada del 5% durante un período de cinco años, los miembros de los fondos fiduciarios para empleados reciben una anualidad adicional, según el nivel de rendimiento superior. Pero cuando los activos del fondo de pensiones arrojan rendimientos por debajo de este piso durante los cinco años, el gobierno estatal tiene que compensar el déficit.

Sin embargo, los contribuyentes de Wisconsin no han tenido que preocuparse por tomar el relevo incluso durante la crisis financiera.

El fondo de pensiones de Wisconsin no cayó por debajo de este rendimiento promedio del 5%. En los cinco años posteriores a la recesión de 2007-2009, las rentas vitalicias se acercaron cada vez más al piso mínimo, solo para que el mercado alcista de acciones hizo que los retornos de inversión promedio volvieran a subir.

En otras palabras, el plan de pensiones recortaría gradualmente estos dividendos sin la participación de legisladores o funcionarios estatales, en lugar de mantener el mismo nivel de pagos de pensiones durante los años malos para los mercados financieros y poner en peligro la salud del sistema de jubilación.

Las características de riesgo compartido ahora se han adoptado cada vez más en los fondos de pensiones estatales desde 2008, más de la mitad de los estados de EE. UU. Se han movido para implementar algún tipo de elemento de riesgo compartido en sus planes de pensiones de unos pocos antes de la crisis financiera, según la Asociación Nacional de Administradores de Retiro del Estado, o NASRA.

Si bien los planes de riesgo compartido pueden ser de diferentes tipos, todos intentan lograr el mismo objetivo: garantizar que las pérdidas financieras que ocurren en un plan público de pensiones se distribuyan entre los contribuyentes y los jubilados.

Tomemos Maryland. Siempre que los activos del fondo de pensiones superen su rendimiento esperado, los jubilados reciben una anualidad fija adicional del 2,5% para compensar la inflación. Pero cuando el fondo tiene un rendimiento inferior, esta anualidad tiene un tope del 1%.

“El propósito fundamental detrás de estas características del plan de riesgo compartido es crear alguna válvula de alivio o algún mecanismo de autoajuste a los eventos financieros y actuariales”, dijo Keith Brainard, director de investigación de NASRA.

Esto significa que en lugar de discutir cómo un plan de pensiones se ocupa de un déficit de fondos después de la caída del mercado, cuando la voluntad política para mantener las contribuciones o recortar los beneficios de jubilación es débil, los estados pueden confiar en un curso de acción que se ha establecido con mucha anticipación.

Brainard dijo que no ha habido tiempo suficiente para evaluar cuánto mejoran los niveles de financiación cuando un plan de pensiones introduce un modelo de riesgo compartido, una característica relativamente nueva del panorama de las pensiones públicas.

Aún así, dice que no es un accidente que dos de los únicos sistemas de pensiones estatales totalmente financiados de los EE. UU., Dakota del Sur y Wisconsin, tengan características de riesgo compartido.

Eso es algo que Gates ayudó a ser pionero con el fondo de pensiones de Wisconsin.

Antes de que Gates se retirara, dijo que quería esta inscripción en su lápida: "Conservó la confianza".


JEAN MARIUS | EL HOMBRE QUE INVENTÓ EL PARAGUAS MODERNO

Hoy lo llevamos a Francia a principios del 1700 para conocer a un maestro artesano que cambiaría la historia del paraguas para siempre. Era el reinado de Luis XIV, existían los paraguas, pero eran pesados ​​e incómodos y, por lo tanto, no eran de uso general.

Monsieur Jean Marius, un maestro fabricante de carteras de la barrera parisina de Saint-Honoré, señaló que en los días de lluvia, las pelucas de moda de muchas clientas que visitaban su tienda se arruinarían. Se dio cuenta de que los paraguas eran la respuesta, pero que, en su forma actual, las damas elegantes no se atreverían a que las vieran llevándolas cuando no las usaran.

Después de muchos intentos, en 1709 Marius creó una sombrilla de bolsillo. Pesaba menos de un kilogramo y tenía nervaduras plegables para poder plegarlo y guardarlo en una funda como un paraguas moderno. También tenía un eje articulado, que se podía desmontar en tres secciones, lo que lo hacía lo suficientemente pequeño como para llevarlo discretamente.

Críticamente, como fabricante de carteras, entendió que para ganar aceptación, su paraguas tenía que ser elegante y práctico, por lo que introdujo hermosos colores para complementar un atuendo de mujer y un elegante material de borde.

Luis XIV, un ávido usuario de pelucas elaboradas, apreció de inmediato la invención y otorgó a Marius un privilegio real. Esto significaba que todos los paraguas fabricados en Francia durante los próximos cinco años tenían que llevar su marca registrada.

En una carta del 18 de junio de 1712, la princesa Palatina mencionó el invento de Marius, el 'parasol-paraguas rápido que se puede llevar a todas partes, en caso de que le pille la lluvia mientras camina '. Se entusiasmó al respecto con sus amigos aristocráticos, y pronto se vio a todos los parisinos sofisticados con un elegante parapluie .

Así que la próxima vez que sienta la primera mancha de lluvia y alcance su confiable paraguas compacto, piense en el hombre cuya persistencia está a punto de evitar que se moje.


Un trabajo en el interior

Sin embargo, las presiones tanto internas como externas pronto pondrían fin a la expansión de la orden en los escalones superiores del poder bávaro. Weishaupt y Knigge se peleaban cada vez más por los objetivos y procedimientos de la orden, un conflicto que, al final, obligó a Knigge a abandonar la sociedad. Al mismo tiempo, otro ex miembro, Joseph Utzschneider, escribió una carta a la Gran Duquesa de Baviera, supuestamente levantando la tapa sobre la más secreta de las sociedades.

Las revelaciones fueron una mezcla de verdad y mentira. Según Utzschneider, los Illuminati creían que el suicidio era legítimo, que sus enemigos debían ser envenenados y que la religión era un absurdo. También sugirió que los Illuminati estaban conspirando contra Baviera en nombre de Austria. Habiendo sido advertido por su esposa, el duque-elector de Baviera emitió un edicto en junio de 1784 prohibiendo la creación de cualquier tipo de sociedad no autorizada previamente por la ley.

Los Illuminati inicialmente pensaron que esta prohibición general no los afectaría directamente. Pero poco menos de un año después, en marzo de 1785, el soberano bávaro aprobó un segundo edicto, que prohibió expresamente la orden. En el curso de las detenciones de miembros, la policía bávara encontró documentos altamente comprometedores, incluida una defensa del suicidio y el ateísmo, un plan para crear una rama femenina de la orden, recetas de tinta invisible e instrucciones médicas para realizar abortos. La evidencia se utilizó como base para acusar a la orden de conspirar contra la religión y el estado. En agosto de 1787, el duque elector emitió un tercer edicto en el que confirmaba que la orden estaba prohibida e imponía la pena de muerte por ser miembro.

Weishaupt perdió su puesto en la Universidad de Ingolstadt y fue desterrado. Vivió el resto de su vida en Gotha, Sajonia, donde enseñó filosofía en la Universidad de Göttingen. El estado bávaro consideró a los Illuminati desmantelados.

Su legado, sin embargo, ha perdurado y alimenta muchas teorías de conspiración. Weishaupt fue acusado, falsamente, de ayudar a tramar la Revolución Francesa. Los Illuminati han sido señalados en eventos recientes, como el asesinato de John F. Kennedy. Las ideas de Weishaupt también han influido en el ámbito de la ficción popular, como la de Dan Brown Ángeles y demonios y Péndulo de Foucault del novelista italiano Umberto Eco. Aunque su grupo se disolvió, la contribución duradera de Weishaupt puede ser la idea de que las sociedades secretas permanecen entre bastidores, tirando de las palancas del poder.

El ascenso a la iluminación

Primera clase
Cada novicio se inició en la filosofía humanitaria hasta convertirse en minerval. Luego recibió los estatutos de la orden y pudo asistir a las reuniones.

1. Iniciar
2. Novato
3. Minerval
4. Illuminatus Minor

Segunda clase
Los diversos grados de esta clase se inspiraron en la masonería. El illuminatus major supervisó el reclutamiento y los illuminatus dirigens presidieron las reuniones de los minervals.

5. Aprendiz
6. Compañero
7. Maestro
8. Illuminatus Major
9. Illuminatus Dirigens

Tercera clase
El más alto grado de iluminación filosófica. Sus miembros eran sacerdotes que instruían a miembros de grado inferior. Los órdenes inferiores de esta clase estaban ellos mismos bajo la autoridad de un rey.


CONOCE AL HOMBRE QUE HIZO MODERNO MIAMI

Cuando Norman Giller se convirtió en arquitecto en 1944, nunca tuvo la intención de hacer historia. Nunca esperó ver sus edificios conmemorados en una exposición, nunca pensó que sus diseños serían descritos con un nombre que resume no solo un estilo de arquitectura, sino una visión de la vida única en el sur de Florida.

Ha llegado a ser conocido como Miami Modern, y su extravagancia extrovertida simboliza todo un período. Hubo otros que diseñaron edificios audaces y amplios para una época audaz y arrolladora, pero Giller es la última figura importante de una era de exuberancia arquitectónica que tiene pocos paralelos en nuestra historia. Es el gran maestro de la arquitectura del sur de Florida y, por fin, está recibiendo lo que le corresponde.

"Fue una gran parte de la creación del estilo de Miami Modern", dice Randall Robinson, un planificador de la Corporación de Desarrollo Comunitario de Miami Beach y un destacado conservacionista de la arquitectura del sur de Florida. `` Fue enormemente importante ''.

El martes, Robinson dirigirá & quot Una conversación con Norman Giller & quot en el Seymour, un edificio de apartamentos reformado Art Deco en South Beach. Fotografías de algunos de sus edificios, junto con otros del movimiento moderno de Miami, están en exhibición en el Seymour hasta el 16 de diciembre. El 12 de noviembre, Giller será honrado con un almuerzo de gala en el Hotel Eden Roc, un espléndido ejemplo. de Miami Modern de Morris Lapidus - en Miami Beach.

Giller no usa una capa, como Frank Lloyd Wright, no pretende cambiar el mundo a través de la arquitectura, como Mies van der Rohe y no se detiene teatralmente en los desaires percibidos, como Lapidus, su amigo y rival de Miami Beach desde hace mucho tiempo. . Todo lo que Giller ha hecho es diseñar un edificio tras otro y, de vez en cuando, las líneas de sus planos se vuelven mágicas.

"La arquitectura es más que dibujar una imagen bonita", dice. "La arquitectura es un arte, una ciencia y un negocio".

También refleja las aspiraciones de su época. Cuando Miami Modern - MiMo para abreviar - floreció, desde 1945 hasta principios de la década de 1970, el sur de Florida era un lugar de fantasía, efervescencia y esperanza.

& quot; Moderno y divertido al mismo tiempo & quot; es como Robinson, quien acuñó el término, define MiMo. "Se supone que la arquitectura moderna es bastante sobria y seria. Pero aquí, en el sur de Florida, tenía que tener un elemento de diversión ''.

Los edificios a menudo tenían formas extravagantes, con fuertes líneas horizontales, amplios voladizos y pasillos en voladizo, que Giller inventó, por cierto. Tomaron prestados de los autos y las mesas de café de la época, con toldos en forma de boomerang salvaje, paredes curvas, mucho vidrio, aluminio y concreto vertido y una exuberancia de la era espacial que desafía la gravedad. Los arquitectos remodelaron las cajas de vidrio cuadradas de Mies, que dominaban la arquitectura de mediados de siglo en todas partes, pero muchos de los edificios más notables eran pequeños y utilitarios.

Con el Ocean Palm, en mal estado pero aún en pie en Collins Avenue en Sunny Isles, Giller diseñó el primer motel de dos pisos del mundo en 1950. Fue un pionero en el uso de aire acondicionado, tuberías de PVC y otros avances tecnológicos. Diseñó dos de los hoteles de lujo más majestuosos del sur de Florida, el Carillon en Miami Beach y el Diplomat original en Hollywood. A fines de la década de 1950, Giller tenía la décima firma de arquitectura más grande de los Estados Unidos. Tenía seis oficinas en América Central y del Sur, viajó por Canadá y Europa y trabajó desde Pensacola hasta Key West en Florida. Según sus propias cuentas, diseñó 11.000 edificios en total, por un valor de más de 100 millones de dólares.

Norman Giller ha estado en Miami Beach desde 1929, pero aún conserva el acento suave y pausado de su Jacksonville natal. Él y su familia vivían en el extremo sur de South Beach porque, como dice con calma, "Antes de 1935, los judíos no podían vivir al norte de Fifth Street".

Ahora tiene 83 años y todavía trabaja todos los días en Giller and Giller en el último piso del edificio Giller en Arthur Godfrey Road, 36 cuadras al norte de Fifth Street. Su hijo Ira es el actual presidente de la firma y ha sido guiado por el ejemplo de su padre toda su vida.

"Conducíamos por Collins Avenue", recuerda Ira, "y uno de los deportes para tres niños pequeños era elegir qué edificios diseñó papá".

Han trabajado codo con codo durante 30 años.

"Lo he descrito como un hombre del Renacimiento", dice Ira. "Es un arquitecto muy polifacético, pero sus intereses van más allá de la arquitectura".

Giller es el presidente fundador de un banco nacional (ahora parte de Jefferson Bank) ha escrito dos libros, uno sobre su carrera, el otro un estudio genealógico de su familia ayudó a integrar a los Boy Scouts en Miami fue uno de los fundadores de Sanford L. Ziff Jewish Museum en Miami Beach, del cual es presidente de la junta y su empresa renovó una antigua sinagoga para albergar el museo.

Antes de unirse a la Marina durante la Segunda Guerra Mundial, Giller trabajó para el Cuerpo de Ingenieros del Ejército, donde diseñó 75 aeropuertos en Florida, incluido Miami International. Diseñó bases militares con caminos curvilíneos y edificios camuflados. Una base en Boca Raton se convirtió en el campus de la Florida Atlantic University, para la cual Giller diseñó más tarde varios edificios. Después de la guerra, regresó a Miami Beach y vivió el largo boom de la posguerra.

"Fue un buen momento", dice. "Estábamos construyendo de todo: casas de apartamentos, casas particulares, tiendas".

Y, por supuesto, estaban los hoteles. Después de las largas privaciones de la Depresión y la Segunda Guerra Mundial, el sur de Florida y Las Vegas emergieron como los patios de recreo de la nación para la autocomplacencia descarada.

"¿Le importaría adivinar cuántos grandes hoteles se construyeron en la década de 1950?", pregunta Don Worth, vicepresidente del Comité de Arte Urbano, que está organizando la celebración de Giller. "Son comunes por aquí, pero en todas partes fuera de Las Vegas y Miami Beach, solo se construyeron ocho grandes hoteles en los Estados Unidos".

Todos los años, durante la década de 1950, se construía un nuevo hotel a lo largo de Miami Beach, cada uno más glamoroso y ostentoso que el anterior. Lapidus estaba construyendo el Fontainebleau, Eden Roc y Americana, mientras que Giller diseñaba el Singapur, el Carillon y, en el distante y subdesarrollado Hollywood, el Diplomat.

"De los que está más orgulloso", dice Ira Giller, "son el diplomático y el carillón. El diplomático era el Fontainebleau del condado de Broward.

Hace tres años, el Diplomat de 18 pisos fue derribado para dar paso a un reemplazo más alto y caro.

"Me invitaron a ver cómo se destruía mi edificio", dice Giller. & quot; Dije: 'No, gracias' & quot.

Cuando se inauguró el Carillon en 1957, era el segundo hotel más grande de Miami Beach, junto a la obra maestra de Lapidus, el Fontainebleau. Ocupando una cuadra completa en Collins Avenue entre las calles 68 y 69, presentaba una cara diferente desde cada lado. Tenía paredes de vidrio y aluminio, con un salón de baile rematado por un parapeto de hormigón doblado como un acordeón.

Vacante desde hace años, sigue en pie, a pesar de que su actual propietario no ha hecho nada para restaurarlo y ha insinuado que pronto podría ser demolido. Debido a que se encuentra fuera del distrito Art Deco oficial, el Carillon no está sujeto a las estrictas leyes de preservación histórica de Miami Beach.

"Definitivamente, su vida está en juego", dice el experto en conservación Randall Robinson. & quot; El Carillon es el punto culminante de la arquitectura moderna de Miami Beach. Es para Miami Modern lo que el edificio Chrysler es para New York Deco. & Quot

Demoliton es un hecho frío de la arquitectura que Giller acepta estoicamente.

"Te molesta", dice, aunque se niega a romantizar su propio trabajo. Pero él sabe mejor que nadie que bajo el concreto y el acero, es el toque de la mente y el corazón humanos lo que le da alma a un edificio.


Conozca al hombre que inventó las instrucciones para Internet

Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

Steve Crocker estuvo allí cuando nació Internet. La fecha era el 29 de octubre de 1969 y el lugar era la Universidad de California, Los Ángeles. Crocker estaba entre un pequeño grupo de investigadores de UCLA que envió el primer mensaje entre los dos primeros nodos de ARPAnet, la red financiada por el Departamento de Defensa de Estados Unidos que eventualmente se transformó en la Internet moderna.

Crocker's biggest contribution to the project was the creation of the Request for Comments, or RFC. Shared among the various research institutions building the ARPAnet, these were documents that sought to describe how this massive network would work, and they were essential to its evolution -- so essential, they're still used today.

Like the RFCs, Crocker is still a vital part of the modern internet. He's the chairman of the board of ICANN, the organization which operates the internet's domain naming system, following in the footsteps of his old high school and UCLA buddy Vint Cerf. And like Cerf, Crocker is part of the inaugural class inducted into the Internet Society's (ISOC) Hall of Fame.

This week, he spoke with Wired about the first internet transmission, the creation of the RFCs, and their place in history. 'RFC' is now included in the Oxford English Dictionary. And so is Steve Crocker.

Wired: Some say the internet was born on Oct. 29, 1969, when the first message was sent between UCLA and the Stanford Research Institute (SRI). But others say it actually arrived a few weeks earlier, when UCLA set up its ARPAnet machines. You were there. Cual es

Steve Crocker: Octubre. The very first attempt to get some communication between our machine, a Sigma 7, and [Douglas] Engelbart's machine, an SDS-940, at SRI.

We tried to log in [to the SRI machine]. We had a very simple terminal protocol so that you could act like you were a terminal at our end and log in to their machine. But the software had a small bug in it. We sent the 'l' and the 'o,' but the 'g' caused a crash.

Their system had the sophistication that if you started typing a command and you got to the point where there was no other possibility, it would finish the command for you. So when you typed 'l-o-g,' it would respond with the full word: 'l-o-g-i-n.' But the software that we had ginned up wasn't expecting more than one character to ever come back. The 'l' was typed, and we got an 'l' back. The 'o' was typed, and we got an 'o' back. But the 'g' was typed, and it wasn't expecting the 'g-i-n.' A simple problem. Easily fixed.

Wired: And the internet was born?

Crocker: Some say that this was a single network and therefore not 'the internet.' The ARPAnet was all one kind of router, and it didn't interconnect with other networks. Some people say that the internet was created when multiple networks were connected to each other -- that the IP [internet protocol] and TCP [transmission control protocol] work on top of that were instrumental in creating the internet.

The people who worked at that layer, particularly Vint Cerf and Bob Kahn [the inventors of IP and TCP], tend to make a careful distinction between the ARPAnet and the later expansion into multiple networks, and they mark the birth of the internet from that later point.

But, conversely, the basic design of protocol layers and documentation and much of the upper structure was done as part of the ARPAnet and continued without much modification as the internet came into being. So, from the user point of view, Telnet, FTP, and e-mail and so forth were all born early on, on the ARPAnet, and from that point of view, the expansion to the internet was close to seamless. You can mark the birth of internet back to the ARPAnet.

Wired: It was before that first ARPAnet transmission that you started the Requests for Comments. They helped make that transmission possible?

Crocker: The people at ARPA [the Department of Defense's Advanced Research Projects Agency, later called DARPA] had a formal contract with Bolt, Beranek, and Newman [or BBN, a Boston-based government contractor] for the creation of the routers, and they had a formal contract with AT&T for the leased lines that would carry the bits between the routers, across the country. But they had no formal plan, or formal paper work, for the nodes that would be connected to the network.

What they had instead was a captive set of research operations that they were already funding. The first four [nodes on the ARPAnet: UCLA, SRI, University of California, Santa Barbara, and the University of Utah] and all of the other places that would play a part in those early days were places that were already doing research with ARPA money.

These were pre-existing projects of one sort of another. Graphics. Inteligencia artificial. Machine architectures. Big database machines. All the key topics of the day. Douglas Engelbart's work at SRI was focused on human-machine interaction. He had an early version of a mouse and hypertext working in his laboratory, for example.

So, the heads of each of these projects were busy with their own agendas, and here comes this network -- which was kind of foisted on them, in a way. Not unwillingly, but not with any kind of formality either. So, basically, they delegated the attention to this project down to the next level. In the case of the university projects, that meant graduate students, and in the case of SRI, that meant staff members below the principal investigator level.

Somebody called a meeting in August of ❨, and a few of us came from each of these places . on the order of a dozen or fewer people. Vint and I drove up from L.A. to Santa Barbara, where the meeting was held and met our counterparts. And the main thing that happened was that we realized we were asking the same questions and that we had some commonality in our technical backgrounds and our sense of what should be done -- but there wasn't a lot of definition to it.

So we made one of the more important decisions, which was to go visit each other's laboratories and to keep talking to each other. And we understood the irony that this network was supposed to reduce travel and the first thing we did was increase travel.

"Late one night, I couldn't sleep, and the only place I could work without waking people up was in the bathroom. It was 3 a.m., and I scribbled down some rules for these notes"

Over the next several months, from August ❨ to spring ❩, we had a series of meetings where we visited each other's labs, and we also had kind of freeform discussions on what we might do with this network -- how it might develop. We didn't have a detailed specification of how the IMPs [interface message processors] were going to be connected to the hosts.

When we started, BBN hadn't actually been selected. I think they were selected and got started on the first of January 1969. Some us went out to meet them in Boston in the middle of February 1969, in the middle of a large snow storm. But they didn't publish a detailed specification of how you connect a host to an IMP until later that spring. So [the researchers] had this time from when we first met each other to the time we had a detailed spec in which we could speculate and focus on the larger issues without having to narrow down into 'this bit has to go here' and 'this wire has to go there,' and we started to sketch out some key ideas.

There was no senior leadership. There were no professors. There was no adult in the room, as it were. We were all more or less in our mid-20s and self-organized. Out of that emerged . a strong sense that we couldn't nail down everything. We had to be very ginger about what we specified and leave others to build on top of it. So we tried to focus on an architecture that had very thin layers that you could build on top of -- or go around.


A few tips

Benna praises the 401(k)’s ability to turn spenders into savers. “It turns spenders into savers by making saving the first priority. And most of us, including me at the time, would never have accumulated what you do with a 401(k), you know, if you had to do it on your own every paycheck.“

Yet roughly 50% of the working population in the U.S. lacks access to an employer-based retirement plan. The Center for Retirement Research says, “Only about half of workers, at any moment in time, participate in either a defined benefit plan or a 401(k) plan.”

It’s one of the reasons Benna advocates for new laws that would require employees be automatically enrolled in retirement savings plans. “That would ratchet up the participation level for those who don’t have plans,” he predicted.

Benna is also calling for a new mandate to require all employers offer, “some form of payroll deduction savings arrangement to help their employees save for retirement.”

Benna says small businesses, those with 100 or fewer employees, could create low-fee retirement plans.

“It's a matter of small businesses realizing that there are great opportunities other than 401(k),” he said. “You know, [for] many of the small employers, 401(k) is not the right answer, and they legally have other alternatives.”

One of them is the Simple IRA which allows employees and employers to contribute, through payroll deductions, to traditional IRAs. “It is ideally suited as a startup retirement savings plan for small employers not currently sponsoring a retirement plan,” according to the IRS.


Contenido

Dennis Ritchie was born in Bronxville, New York. His father was Alistair E. Ritchie, a longtime Bell Labs scientist and co-author of The Design of Switching Circuits [7] on switching circuit theory. [8] As a child, Dennis moved with his family to Summit, New Jersey, where he graduated from Summit High School. [9] He graduated from Harvard University with degrees in physics and applied mathematics. [8]

In 1967, Ritchie began working at the Bell Labs Computing Sciences Research Center, and in 1968, he defended his PhD thesis on "Computational Complexity and Program Structure" at Harvard under the supervision of Patrick C. Fischer. However, Ritchie never officially received his PhD degree as he did not submit a bound copy of his dissertation to the Harvard library, a requirement for the degree. [10] [11] In 2020, the Computer History museum worked with Ritchie's family and Fischer's family and found a copy of the lost dissertation. [11]

During the 1960s, Ritchie and Ken Thompson worked on the Multics operating system at Bell Labs. Thompson then found an old PDP-7 machine and developed his own application programs and operating system from scratch, aided by Ritchie and others. In 1970, Brian Kernighan suggested the name "Unix", a pun on the name "Multics". [12] To supplement assembly language with a system-level programming language, Thompson created B. Later, B was replaced by C, created by Ritchie, who continued to contribute to the development of Unix and C for many years. [13]

During the 1970s, Ritchie collaborated with James Reeds and Robert Morris on a ciphertext-only attack on the M-209 US cipher machine that could solve messages of at least 2000–2500 letters. [14] Ritchie relates that, after discussions with the NSA, the authors decided not to publish it, as they were told that the principle was applicable to machines still in use by foreign governments. [14]

Ritchie was also involved with the development of the Plan 9 and Inferno operating systems, and the programming language Limbo.

As part of an AT&T restructuring in the mid-1990s, Ritchie was transferred to Lucent Technologies, where he retired in 2007 as head of System Software Research Department. [15]

Ritchie is best known as the creator of the C programming language, a key developer of the Unix operating system, and co-author of the book The C Programming Language he was the 'R' in K&R (a common reference to the book's authors Kernighan and Ritchie). Ritchie worked together with Ken Thompson, who is credited with writing the original version of Unix one of Ritchie's most important contributions to Unix was its porting to different machines and platforms. [16] They were so influential on Research Unix that Doug McIlroy later wrote, "The names of Ritchie and Thompson may safely be assumed to be attached to almost everything not otherwise attributed." [17]

Ritchie liked to emphasize that he was just one member of a group. He suggested that many of the improvements he introduced simply "looked like a good thing to do," and that anyone else in the same place at the same time might have done the same thing.

Nowadays, the C language is widely used in application, operating system, and embedded system development, and its influence is seen in most modern programming languages. C fundamentally changed the way computer programs were written. [ cita necesaria ] For the first time [ cita necesaria ] C enabled the same program to work on different machines. Modern software [ ¿cuales? ] is written using one of C's more evolved dialects. [ cita necesaria ] Apple has used Objective-C in macOS (derived from NeXTSTEP) and Microsoft uses C#, and Java is used by Android. Ritchie and Thompson used C to write UNIX. Unix has been influential establishing computing concepts and principles that have been widely adopted.

In an interview from 1999, Ritchie clarified that he saw Linux and BSD operating systems as a continuation of the basis of the Unix operating system, and as derivatives of Unix: [18]

I think the Linux phenomenon is quite delightful, because it draws so strongly on the basis that Unix provided. Linux seems to be among the healthiest of the direct Unix derivatives, though there are also the various BSD systems as well as the more official offerings from the workstation and mainframe manufacturers.

In the same interview, he stated that he viewed both Unix and Linux as "the continuation of ideas that were started by Ken and me and many others, many years ago." [18]

In 1983, Ritchie and Thompson received the Turing Award "for their development of generic operating systems theory and specifically for the implementation of the UNIX operating system". [19] Ritchie's Turing Award lecture was titled "Reflections on Software Research". [20] In 1990, both Ritchie and Thompson received the IEEE Richard W. Hamming Medal from the Institute of Electrical and Electronics Engineers (IEEE), "for the origination of the UNIX operating system and the C programming language". [21]

In 1997, both Ritchie and Thompson were made Fellows of the Computer History Museum, "for co-creation of the UNIX operating system, and for development of the C programming language." [22]

On April 21, 1999, Thompson and Ritchie jointly received the National Medal of Technology of 1998 from President Bill Clinton for co-inventing the UNIX operating system and the C programming language which, according to the citation for the medal, "led to enormous advances in computer hardware, software, and networking systems and stimulated growth of an entire industry, thereby enhancing American leadership in the Information Age". [23] [24]

In 2005, the Industrial Research Institute awarded Ritchie its Achievement Award in recognition of his contribution to science and technology, and to society generally, with his development of the Unix operating system. [25]

In 2011, Ritchie, along with Thompson, was awarded the Japan Prize for Information and Communications for his work in the development of the Unix operating system. [26]

Ritchie was found dead on October 12, 2011, at the age of 70 at his home in Berkeley Heights, New Jersey, where he lived alone. [1] First news of his death came from his former colleague, Rob Pike. [2] [3] The cause and exact time of death have not been disclosed. [27] He had been in frail health for several years following treatment for prostate cancer and heart disease. [1] [2] [28] [29] News of Ritchie's death was largely overshadowed by the media coverage of the death of Apple co-founder Steve Jobs, which occurred the week before. [30]

Following Ritchie's death, computer historian Paul E. Ceruzzi stated: [31]

Ritchie was under the radar. His name was not a household name at all, but. if you had a microscope and could look in a computer, you'd see his work everywhere inside.

In an interview shortly after Ritchie's death, long time colleague Brian Kernighan said Ritchie never expected C to be so significant. [32] Kernighan told Los New York Times "The tools that Dennis built—and their direct descendants—run pretty much everything today." [33] Kernighan reminded readers of how important a role C and Unix had played in the development of later high-profile projects, such as the iPhone. [34] [35] Other testimonials to his influence followed. [36] [37] [38] [39]

Reflecting upon his death, a commentator compared the relative importance of Steve Jobs and Ritchie, concluding that "[Ritchie's] work played a key role in spawning the technological revolution of the last forty years—including technology on which Apple went on to build its fortune." [40] Another commentator said, "Ritchie, on the other hand, invented and co-invented two key software technologies which make up the DNA of effectively every single computer software product we use directly or even indirectly in the modern age. It sounds like a wild claim, but it really is true." [41] Another said, "many in computer science and related fields knew of Ritchie’s importance to the growth and development of, well, everything to do with computing. " [42]

The Fedora 16 Linux distribution, which was released about a month after he died, was dedicated to his memory. [43] FreeBSD 9.0, released January 12, 2012 was also dedicated in his memory. [44]

Asteroid 294727 Dennisritchie, discovered by astronomers Tom Glinos and David H. Levy in 2008, was named in his memory. [45] The official naming citation was published by the Minor Planet Center on 7 February 2012 ( M.P.C. 78272 ). [46]

Ritchie engaged in conversation in a chalet in the mountains surrounding Salt Lake City at the 1984 Usenix conference.

At the same Usenix 1984 conference, Dennis Ritchie is visible in the middle, wearing a striped sweater, behind Steven Bellovin wearing a baseball cap.

Ritchie has been the author or contributor to about 50 academic papers, books and textbooks and which have had over 15,000 citations. [48]


September 30, 2016

Meet Henry T. Sampson -- The Man Who Created the First Cell Phone Back in 1971

What do Bill Gates, Steve Jobs, and Henry T. Sampson all have in common? They are all geniuses who pushed technology into the next century. We all know that Bill Gates founded Microsoft, which became the world's largest PC software company, and Steve Jobs as an information technology entrepreneur and inventor and co-founder, chairman, and CEO of Apple Inc. But who is Henry T. Sampson?
Confirmed on Wikipedia

Although many people are not aware of it, Henry T. Sampson is an African American inventor, best known for creating the world's very first cell phone. Information about him on Wikipedia states: "On July 6, 1971, he was awarded a patent, with George H. Miley, for a gamma-electrical cell, a device that produces a high voltage from radiation sources, primarily gamma radiation, with proposed goals of generating auxiliary power from the shielding of a nuclear reactor."

On April 3, 1973, using the patented technology they created, Motorola engineer Marty Cooper placed the first public call from a cell phone, a real handheld portable cell phone.

Sampson, a native of Jackson, Mississippi, who received a Bachelor's degree in science from Purdue University in 1956, also graduated with a MS degree in engineering from the University of California, Los Angeles, in 1961.

He was also the first African American student to earn a Ph.D. in Nuclear Engineering in the United States, from the University of Illinois Urbana-Champaign in 1967.

He made cell phones possible

Because of Sampson's invention and patent of the gamma-electrical cell, portable cell phones were possible, using radio waves to transmit and receive audio signals. It literally changed the world, and the way in which we communicate in our professional and personal lives.

So, when you think of communication technology giants, make sure you also mention Dr. Henry T. Sampson!


What Is A 'Millennial' Anyway? Meet The Man Who Coined The Phrase

When Neil Howe and William Strauss coined the term Millennial in 1991 they weren’t sure it would stick.

The historians introduced the phrase in their book “Generations” which charts American history through a series of cohort biographies. The pair demonstrated a predictable cycle where generational personalities form in opposition to their immediate predecessors but share significant traits with groups they may never meet. People born between around 1980 and 2000, for example, shares many traits with the group born from around 1900 to the mid-1920s. Howe and Strauss called this the G.I. generation but it's more commonly known at The Greatest Generation.

When the book came out generational study was not in vogue. As a result the group we now call Gen X didn’t have a name, even as the oldest of the people born after the Baby Boom were about to turn 30. Howe and Strauss called them 13ers because they were the 13th generation since Benjamin Franklin. Clearly society hadn't given much thought to what they would call the group that came next.

More than two decades later Howe explains that they chose Millennial because their research made it clear this generation, just eight-years old at the time, would be drastically different than the one before and therefore needed a distinct name. Plus, the oldest of them would graduate high school in 2000, a date that loomed large in the 90s.

To be fair, Howe believes every generation is distinct from the one before. (“If every generation were just an exaggerated version of the generation that came before it civilization would have gone off a cliff thousands of years ago.”) But kids of the day were being raised with so much structure and protection compared to the generations that immediately preceded them -- both Gen X and their mostly Baby Boomer parents -- that they were destined to leave a very different mark.

"When you look at the future generationally you begin to see how the future unfolds in non-linear ways," says Howe. "When we saw Millennials as kids being raised so differently, we could already make an easy prediction. We had seen this dark to bright contrast in child upbringing before many times in American history, so we already foresaw that by the time you got to 2000 you would see huge changes in people in their late teens and early 20s." They predicted the crime rate would go down, families would be closer and these 20-somethings would be more risk averse. All of this turned out to be correct.

Judging by a FORBES article published in 1997 the term didn’t take hold immediately even as the sense this group was different became popular. “Good-bye to body-piercing, green hair, grunge music and the deliberately uncouth look. Hello to kids who look up to their parents and think bowling is fun,” wrote Dyan Machan. “Whatever the post-Generation-X kids end up being called, it looks like they are going to be a lot different from the generation that precedes them.”

Among scholars the term began to take off in 1998 with its use in books peaking in 2000. ( Google Books data ends in 2008.)

Colloquial use seems to have come later. Google Trends data, which begins in 2004, shows near zero interest in the term as recently as 2005. Searches for Millennial/Millennials grew slowly from there, picking up speed around 2013 and skyrocketing this year.

Just because Millennial has become widely used doesn't mean everyone has accepted it. Many people, or at least a handful of very loud people, hate to being dubbed Millennial. They see it as derogatory. Some will stand down upon learning that technically Millennial is a term to describe the group of people born between around 1980 and 2000 (the end year is still being determined and the start varies a year or two depending on who you ask). To others, the term has been too maligned with insults like narcissistic, entitled and lazy to be accepted as neutral.

"One person's narcissism is another person's healthy self esteem," observes Howe when I ask him why some people bristle at the term. Millennials haven't had it that bad when it comes to inter-generational scorn, he argues. We like our parents. Our parents like us. Sure some older workers didn't initially love having us around the office but that's normal. No one wants to be supplanted.

He also points to German demographer Wilhelm Pinder's century old argument that every generation has three types: the directive, the directed and the suppressed. For this generation Facebook founder Mark Zuckerberg is a clear member of the first group. Most others fall in line with the trends he leads and therefore fall into the directed camp. Finally, the suppressed fight against the generational persona.

Back in 1991 Howe and Strauss, who passed away in 2007, explained it this way:

In this book, we describe what we call the 'peer personality' of your generation. You may share many of these attributes, some of them, or almost none of them. Every generation includes all kinds of people. Yet, [. ] you and your peers share the same 'age location' in history, and your generation's collective mind-set cannot help but influence you--whether you agree with it or spend a lifetime battling against it."


Ver el vídeo: encuestas Jubilados (Agosto 2022).