La historia

Rutas de esclavitud


Es difícil saber cuántos africanos fueron traídos a Brasil durante tres siglos de comercio de esclavos.

Muchos registros que podrían hacer que los datos sean más precisos se han perdido o destruido. Las estimaciones indican que entre 3.300.000 y ocho millones de personas desembarcaron en puertos brasileños para ser vendidas como esclavas desde mediados del siglo XVI hasta 1850, cuando el tráfico fue efectivamente abolido por la Ley Eusébio de Queiroz.

Las cuatro rutas principales de los barcos de esclavos que unían el continente africano con Brasil eran las de Guinea, Mina, Angola y Mozambique. Concentraron el comercio de seres humanos que, en la mayoría de los casos, fueron encarcelados en guerras hechas por jefes tribales africanos, reyes o sobas para este propósito. Los traficantes, principalmente portugueses, pero también de otras naciones europeas y luego brasileñas, obtuvieron prisioneros a cambio de armas de fuego, telas, espejos, cristalería, hierro, tabaco y brandy, entre otros. Los barcos, según el tipo, transportaban de 300 a 600 cautivos a la vez. Entre el 10% y el 20% de ellos murieron en el viaje.

Ruta de guinea

En el siglo XVI, la Alta Guinea fue el núcleo principal para lograr que los africanos fueran esclavizados por los traficantes portugueses. Desde Cabo Verde había barcos con cautivos procedentes principalmente de la región donde hoy se encuentran Guinea-Bissau, Senegal, Mauritania, Gambia, Sierra Leona, Liberia y Costa de Marfil. Esta área fue habitada por diferentes pueblos, incluyendo balantas, fulas, mandingas, manjacos, diolas, lobos y sereres.

El destino de estos prisioneros en Brasil era el noreste y el norte. Pero la Ruta de Guinea tuvo menos impacto en la formación de la población brasileña que las otras rutas, ya que la necesidad de mano de obra en las Américas aún era pequeña en el primer siglo de colonización.

Ruta de la mina

La fortaleza de São Jorge da Mina fue construida por los portugueses alrededor de 1482 en la costa de la actual Ghana para proteger el comercio de oro en la región. Aunque fue tomada por los holandeses en 1632, se convertiría, en el siglo XVII, en un importante puesto comercial para el tráfico de africanos esclavizados a Brasil y otros países.

Los africanos embarcados en la Mina (o Elmina) y otros puertos del Golfo de Guinea provenían principalmente de los grupos axanti, fanti, yoruba, hauçá, ibô, fon, ewe-fon, bariba y adjá. Además de Ghana, fueron traídos de los territorios actuales de Burkina Faso, Benin, Togo, Nigeria, el sur de Níger, Chad, el norte del Congo y el norte de Gabón para satisfacer la creciente demanda de mano de obra provocada por el desarrollo de la cultura. de caña de azúcar en Brasil y el Caribe. Los puertos brasileños, desde Maranhão hasta Río de Janeiro, especialmente Salvador, fueron abastecidos por esta ruta hasta la primera mitad del siglo XIX.

Ruta de angola

Esta ruta proporcionó alrededor del 40 por ciento de los 10 millones de africanos traídos a las Américas. En el caso de Brasil, los barcos que partieron de la costa de los actuales territorios del Congo y Angola se destinaron principalmente a los puertos de Recife, Salvador y Río de Janeiro. Los pueblos del África central atlántica, como los ovimbundos, bacongos, ambundos y muxicongos, pertenecían al llamado grupo lingüístico bantú, que reúne alrededor de 450 idiomas.

El tráfico de esta región a Brasil comenzó en el siglo XVI. Inicialmente estuvo marcado por la alianza entre los portugueses y el Reino del Congo. Pero para escapar del monopolio del rey congoleño en el suministro de africanos esclavizados, Portugal ahora ha concentrado sus esfuerzos en la región más austral, donde está hoy Angola. De allí vinieron la mayoría de los africanos que ingresaron a Brasil, principalmente a través de Río de Janeiro, en el período colonial.

Ruta de Mozambique

A principios del siglo XIX, Inglaterra comenzó a presionar a Portugal para que pusiera fin al comercio de esclavos, lo que resultó en los tratados de 1810 entre los dos países. Para escapar del control británico en la mayor parte del Atlántico, muchos traficantes recurrieron a una ruta previamente inexplorada del este de África. Los barcos partieron principalmente de los puertos de Lourenço Marques (actual Maputo), Inhambane y Quelimane en Mozambique y se dirigieron a Río de Janeiro.

Los africanos embarcados en estos puertos pertenecían a una diversidad de pueblos, incluidos los Macuas, Swazis, Macondes y Ngunis, y se ganaron en Brasil la designación general de "Mozambics". Entre el 18% y el 27% de la población africana en el Río del siglo XIX era de Mozambique. Sin embargo, no todos provienen de la colonia portuguesa, sino de regiones vecinas, donde hoy están Kenia, Tanzania, Malawi, Zambia, Zimbabwe, Sudáfrica y Madagascar. El grupo lingüístico mayoritario era el banto.

Video: Rutas de los esclavos (Abril 2020).