La historia

Andrew H. Foote, 1806-1863

Andrew H. Foote, 1806-1863


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Andrew H. Foote, 1806-1863

Andrew Foote era un oficial naval de carrera que había estado en la marina durante casi cuarenta años cuando estalló la Guerra Civil estadounidense. Nacido y criado en Connecticut, Foote asistió a West Point entre junio y diciembre de 1822. El 4 de diciembre de 1822 obtuvo un nombramiento como guardiamarina interino en la Marina de los Estados Unidos. Su carrera temprana incluyó cruceros en el Pacífico, las Indias Occidentales y un crucero alrededor del mundo. A principios de la década de 1840, cuando se desempeñaba como primer teniente en el U.S.S. Cumberland en el Mediterráneo, logró secar ese barco. Durante los siguientes veinte años hizo campaña por la abolición de la ración de bebidas alcohólicas, viviendo lo suficiente para ver el éxito de su campaña en 1862.

Entre 1849 y 1851 estuvo al mando de la U.S.S. Sidra de pera, en el escuadrón africano. Aquí tenía dos deberes en conflicto: primero proteger a los barcos estadounidenses contra las búsquedas británicas, diseñado para detener el comercio de esclavos, y segundo, detener el comercio de esclavos. Fue un oponente activo de la trata de esclavos africanos, y publicó un libro sobre el tema en 1854 (África y la bandera americana). Entre 1851 y 1856 estuvo asentado en tierra, aprovechando ese tiempo para hacer campaña contra la esclavitud.

Entre 1856 y 1858 volvió a la sede, al mando de la U.S.S. Portsmouth, en el Lejano Oriente. Este fue el período de las Guerras del Opio, y aunque Gran Bretaña era la principal potencia occidental involucrada en la lucha en China en ese momento, Estados Unidos también estuvo involucrado. En noviembre de 1856, Foote dirigió un ataque contra las cuatro barreras fuertes que defendían Cantón. Con una fuerza de 287 marineros, derrotó a la guarnición de 5.000 fuertes de los fuertes y los demolió.

Al estallar la Guerra Civil, Foote estaba de regreso en los Estados Unidos, al mando del Brooklyn Navy Yard. Foote fue designado para comandar operaciones navales en el alto Mississippi. Su área de mando también incluía los ríos Tennessee y Cumberland. Tenía un comando difícil. Su primer deber fue supervisar la creación de una flota donde no se necesitaba ninguna antes de la guerra. Una vez que tuvo una flota, quedó bajo el mando del ejército.

Foote llegó a El Cairo, en el Mississippi, el 12 de septiembre de 1861. Los trabajos en la flota fluvial ya estaban en marcha. James B. Eads había recibido un contrato para producir siete barcos de ríos acorazados en agosto de 1861, y el primero de ellos, el San Louis y Carondolet lanzado el 12 de octubre.

Su primera prueba vendría a principios de 1862. El comandante del ejército en El Cairo era ahora U.S. Grant, y estaba ansioso por probar las defensas confederadas de los ríos Cumberland y Tennessee. Foote y Grant idearon un plan para atacar Fort Henry en el río Tennessee, y luego Fort Donelson en Cumberland. En enero de 1862, el general Halleck, entonces comandante general de la Unión en el oeste, dio su aprobación al plan.

El ataque a Fort Henry iba a ser una operación combinada. Las tropas de Grant aterrizarían varias millas río abajo de Fort Henry y atacarían el fuerte por la retaguardia, mientras que las cañoneras de Foote bombardearon el fuerte desde el río. En el evento, las tropas de Grant avanzaron más lentamente de lo esperado. El 6 de febrero, Foote colocó sus acorazados en una posición desde la que pudieran bombardear el fuerte. El comandante del Fuerte Henry, reconociendo la desesperanza de su posición, evacuó a la mayoría de sus hombres, dejando solo la artillería para retrasar a Foote. Después de un duelo de artillería de dos horas, Fort Henry se rindió a Foote.

El ataque a Fort Donelson, en el río Cumberland, no fue tan bueno para Foote y sus acorazados. Fort Donelson estaba mejor ubicado que Fort Henry, muy por encima del río, por lo que sus cañones podrían dirigir un fuego en picada hacia las cubiertas más vulnerables de los acorazados. Esta vez, Grant y el ejército llegaron primero, el 12 de febrero. Un ataque al día siguiente falló.

El 14 de febrero llegó Foote con los acorazados. A las tres de la tarde los llevó cerca del fuerte, en preparación para bombardear los fuertes. Sin embargo, esta vez se acercó demasiado. La artillería confederada eficaz dañó dos de los cuatro acorazados (el Louisville y San Louis) y Foote tuvo que retirarse. La conclusión del asedio quedó en manos de Grant y el ejército, que lo capturaron el 16 de febrero. El propio Foote sufrió heridas leves cuando el San Louis lavarlo.

La última acción de Foote se produjo en la isla número 10 en el Mississippi. Esta fuerte posición confederada bloqueó efectivamente el río a las tropas de la Unión. Consciente de que sus cañoneras eran esenciales para la defensa del alto Mississippi, Foote fue más cauteloso. Participó en un bombardeo de largo alcance de las posiciones confederadas entre el 17 de marzo y el 4 de abril. Este bombardeo de largo alcance no fue muy efectivo, y el comandante del ejército frente a la Isla No. 10, el General Pope, solicitó repetidamente que Foote intentara pasar un acorazado más allá de los cañones. El Papa había capturado Nueva Madrid el 13 de marzo. Esto colocó a su ejército río abajo de la isla número 10, pero en la orilla opuesta del río. Sin apoyo naval no podía arriesgarse a cruzar el río.

Foote se opuso a la idea, pero el capitán del CarondeletHenry Walke estaba seguro de que su barco podría pasar los cañones confederados. En un consejo de guerra a finales de marzo, convenció a Foote de que le dejara intentarlo. En la noche del 4 de abril, Walke logró pasar los cañones de la isla No. 10. Tres días después, el 7 de abril, una segunda cañonera también pasó los cañones. El mismo día, Pope pudo cruzar el río y obligar a los defensores de la isla número 10 a rendirse.

Esta fue la última batalla de Foote. Su salud era mala y aún no se había recuperado por completo de las heridas que había sufrido en Fort Donelson. Foote solicitó su relevo, y el 9 de mayo de 1862 fue reemplazado por Charles Henry Davis.

El 16 de julio, Foote fue ascendido a Contralmirante. Pasó el invierno de 1862-3 como jefe de la oficina de equipamiento y contratación. En el verano de 1863 se sintió apto para volver al servicio activo y fue designado para reemplazar al almirante Du Pont al mando de la flota en las afueras de Charleston. Sin embargo, el 26 de junio de 1863, mientras viajaba hacia el sur para asumir su nuevo mando, murió de la enfermedad de Bright. El gran atributo de Foote como comandante fue su determinación. Sus contemporáneos lo describieron como una compañía fascinante y parece haber sido popular entre sus colegas.


Las escuelas y bibliotecas pueden acceder a imágenes de alta resolución mediante suscripción a American History, 1493-1943. Verifique si su escuela o biblioteca ya tiene una suscripción. O haga clic aquí para obtener más información. También puede solicitarnos un pdf de la imagen aquí.

Gilder Lehrman Colección #: GLC05675 Autor / Creador: Foote, Andrew H. (Andrew Hull) (1806-1863) Lugar de escritura: Nueva York, Nueva York Tipo: Libro Fecha: 1854 Paginación: 1 v.: 408 p. : enfermo. 20,8 x 13 cm.

Firmado por el contralmirante Semmes en la portada interior. 390 páginas de texto seguidas de 18 páginas de anuncios. Incluye litografías como ilustración. Publicado por D. Appleton & amp Co. Analiza los intereses de Europa occidental y Estados Unidos en la costa africana.

Foote, abolicionista, sirvió como almirante en la Armada de los Estados Unidos durante la Guerra Civil. Antes de la guerra, comandó el USS Perry y participó activamente en la represión del comercio de esclavos frente a la costa estadounidense.

Aviso de derechos de autor La ley de derechos de autor de los Estados Unidos (título 17, Código de los Estados Unidos) rige la realización de fotocopias u otras reproducciones de material protegido por derechos de autor. Bajo ciertas condiciones especificadas en la ley, las bibliotecas y archivos están autorizados a proporcionar una fotocopia u otra reproducción. Una de estas condiciones específicas es que la fotocopia o reproducción no debe ser "utilizada para ningún propósito que no sea el estudio, la beca o la investigación privados". Si un usuario solicita, o utiliza posteriormente, una fotocopia o reproducción para fines que excedan el “uso justo”, ese usuario puede ser responsable de la infracción de los derechos de autor. Esta institución se reserva el derecho de negarse a aceptar una orden de copia si, a su juicio, el cumplimiento de la orden implicaría una violación de la ley de derechos de autor.

(646) 366-9666

Sede: 49 W.45th Street 2nd Floor Nueva York, NY 10036

Nuestra Colección: 170 Central Park West New York, NY 10024 Ubicado en el nivel inferior de la Sociedad Histórica de Nueva York


Andrew Foote

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Andrew Foote, nombre original Andrew Hull Foot, (nacido el 12 de septiembre de 1806, New Haven, Connecticut, EE. UU., muerto el 26 de junio de 1863, Nueva York, N.Y.), oficial naval estadounidense especialmente conocido por su servicio durante la Guerra Civil estadounidense.

Hijo de un senador de los Estados Unidos y gobernador de Connecticut, Foote fue nombrado guardiamarina en la Marina de los Estados Unidos en 1822. Ascendió de rango y finalmente comandó el puesto de guardiamarina. Sidra de pera frente a la costa africana. Mientras estaba en ese mando, fue particularmente celoso en aprehender a los esclavistas su libro, África y la bandera americana (1854), se considera que influyó en la opinión pública para alejarla del tráfico de esclavos. En 1856-1858 Foote comandó el Portsmouth. Navegando por los mares asiáticos en esa capacidad, Foote se vio envuelto en hostilidades entre Inglaterra y China y, después de recibir disparos, dirigió un grupo de marineros en la destrucción de cuatro fortalezas barrera cantonesas.

En agosto de 1861, al comienzo de la Guerra Civil, Foote fue puesto a cargo de la defensa naval en la parte superior del río Mississippi. Supervisó el equipamiento de una flotilla que incluía tres botes de remos de madera convertidos en cañoneras y 7 cañoneras blindadas recién encargadas, así como varias cañoneras más pequeñas y parcialmente blindadas. En febrero siguiente, él y su mando navegaron por el río Tennessee hasta Fort Henry, que capturó fácilmente el 6 de febrero, y luego (del 12 al 16 de febrero) por el río Cumberland hasta Fort Donelson. Allí, la flotilla sufrió graves daños y Foote resultó herido. Continuó ayudando a capturar la Isla Número Diez (a unas 55 millas [88 km] debajo de Cairo, Illinois), en el Mississippi, pero sus heridas y dolencias adicionales pronto lo obligaron a renunciar a todo menos el mando nominal. Fue ascendido a contraalmirante el 16 de julio. En junio del año siguiente fue nombrado nuevamente al mando de un escuadrón de barcos, esta vez cerca de Charleston, pero murió antes de que pudiera asumir el cargo.

Este artículo fue revisado y actualizado más recientemente por Amy Tikkanen, Gerente de Correcciones.


Andrew Hull Foote (El comodoro de la cañonera)

Dirigió una flotilla de acorazados. Ayudó a Grant a tomar los fuertes Henry y Donelson. El joven Andrew Foote estaba ansioso por la vida militar. Después de asistir a West Point por un corto tiempo, se unió a la marina como guardiamarina en 1822 a la edad de 16 años. Mientras estaba en la marina, Foote viajó por el mundo incluyendo China, África y el Pacífico Sur. Vio acción en cada lugar, incluida una patrulla contra la esclavitud que tenía problemas con las leyes restrictivas (los esclavistas estadounidenses interceptados por barcos extranjeros tenían que ser liberados. Esto requería que la Marina de los EE. UU. Trabajara en estrecha colaboración con la Marina británica). estaba en Nueva York, cumpliendo tareas más mundanas a cargo del Brooklyn Navy Yard. En agosto de 1861, al comienzo de la Guerra Civil, Foote fue puesto a cargo de la defensa naval en la parte superior del río Mississippi. Rápidamente Foote se puso en acción.

En agosto de 1861, fue destinado a la parte superior del río Mississippi. Foote fue encargado de la defensa naval, que incluía la construcción y dotación de barcos, y llevarlos a la acción. A pesar de que la flota se improvisó a partir de cualquier barco que se pudiera convertir o construir rápidamente, Foote fue brillantemente eficaz en el mando. Su primera operación importante fue el ataque de febrero de 1862 contra los fuertes Henry y Donelson con U. S. Grant. El plan requería un ataque coordinado tanto con el ejército como con la armada, pero cuando Foote llegó a Fort Henry, encontró que faltaban las defensas confederadas y decidió actuar. Con el río inundado, Foote navegó directamente hacia el fuerte y los confederados se rindieron. Grant avanzó para atacar Fort Donelson, pero abrió el ataque demasiado pronto. Foote llegó tarde y cuando finalmente llegó se puso en acción. Durante la batalla fue herido en el pie por astillas. Mientras que los confederados rechazaron el ataque de Foote, Fort Donelson finalmente cayó y Foote recibió gran parte del crédito. Su siguiente acción fue el ataque a la isla número 10, que ocupaba una posición de mando en medio del río Mississippi. Durante la batalla, su vieja herida lo obligó a trasladarse a la orilla. En junio de 1862, Foote se mudó a Washington, fue ascendido de comodoro a contraalmirante y recibió el agradecimiento del Congreso. Su nuevo cargo era el jefe de la Oficina de Equipo y Reclutamiento. Un año más tarde se adjudicó un nombramiento en el mar: el mando del Escuadrón de Bloqueo del Atlántico Sur. Murió en junio de 1863 antes de que pudiera tomar su posición en el bloqueo de Charleston.


MUERTE DE PIE TRASERO-ADMIRRL.

El público no estará desprevenido para enterarse de la desaparición del contraalmirante ANDREW H. FOOTE. La dolorosa enfermedad que ha padecido (albuminuria) no dejaba esperanzas de que se recuperara, y durante días sus amigos han esperado, con toda la resignación que pudieron, la hora de su partida. Murió anoche, a las 10 y media de la mañana, en la Casa Astor, y ahora está más allá de toda angustia mortal.

El almirante FOOTE (el [.] Final se agregó de caprice) nació en Cheshire, condado de New-Haven, Connecticut, el 12 de septiembre de 1806. Era hijo del difunto gobernador SAMUEL A. FOOT, de Connecticut , quien, siendo senador de los Estados Unidos, presentó la famosa resolución Foot de la que resultó el memorable debate entre DANIEL WEBSTER y ROBERT Y. HAYNE. Young FOOTE ingresó a la marina como guardiamarina en 1 [. ] 22, y su primer crucero fue en la goleta Grampus, al mando del comodoro GREGORY, después de los piratas en las Indias Orientales, pasando seis meses de su tiempo en botes descubiertos mientras se procesaba la búsqueda de los forajidos. En 1827 recibió su nombramiento como Guardiamarina Pasado, y en 1830 fue nombrado Teniente. En 1833 fue teniente de bandera de la escuadra del Mediterráneo, y en 1838 dio la vuelta al mundo con el Com. REED, como primer teniente del balandro de guerra John Adams, participando en un ataque a los piratas de Sumatra y prestando asistencia a los misioneros estadounidenses en Honolulu, que habían sido perseguidos por el comandante naval francés en esa estación. Ascendió constantemente en su profesión y fue nombrado comandante el 12 de diciembre de 1852, bajo cuya comisión estuvo cerca de dos años y tres meses de servicio marítimo, parte del tiempo en la costa de África. En 1856 comandó la corbeta Portsmouth en la estación de China y se dedicó a la protección de la propiedad estadounidense durante las hostilidades entre Inglaterra y China. Estacionado en Cantón, desembarcó una fuerza de marines para proteger las fábricas francesas y estadounidenses. Al regresar a su embarcación, los chinos abrieron fuego contra él desde Barrier Forts, cuando mostró la bandera estadounidense, pero los disparos no cesaron. El comodoro FOOTE se entrevistó inmediatamente con el comodoro ARMSTRONG, del buque insignia San Francisco. (ARMSTRONG fue el oficial que, en la primavera de 1861, entregó el astillero de la Armada de Pensacola.) FOOTE deseaba & quotopenar & quot sobre los fuertes chinos que ARMSTRONG pensó que sería mejor negociar. FOOTE dijo que el plomo y el hierro eran los mejores pacificadores. ARMSTRONG finalmente consintió, y FOOTE sopesó el Portsmouth y Levant, [. ] este último fundamentado. FOOTE acercó su barco a setecientas yardas de los fuertes y abrió fuego, continuando hasta que los fuertes dejaron de devolverle el fuego. Luego aterrizó fuerzas en dos o tres puntos y volvió a atacar los fuertes. Cuando se rindieron, FOOTE echó a correr para entrar primero, pero el Teniente. WATMOUGH, de Filadelfia, al ser más liviano, venció a FOOTE y estaba por delante de él en la entrada, pero FOOTE fue solo segundo en la carrera.

Al estallar los problemas actuales, era oficial ejecutivo del astillero de la Marina de Brooklyn, y poco después del comienzo de las hostilidades fue nombrado Capitán de la Armada. Fue nombrado oficial de la bandera de la flotilla occidental, sucediendo al comodoro RODGERS, el 4 de febrero de 1862, y zarpó de El Cairo con una flota de siete cañoneras, de las cuales cuatro estaban revestidas de hierro, para atacar Fort Henry, en el río Tennessee. La historia de su rendición y la de Fort Donelson, una semana después, está fresca en la memoria de nuestros lectores. En Fort Donelson fue herido en el tobillo por el fragmento de un disparo de 64 libras. Aunque se vio obligado a moverse con muletas, procedió a asediar la isla número 10, tras la captura de la cual solicitó y recibió un permiso de ausencia, y se fue a su casa en New-Haven. Cuando recuperó la salud, fue nombrado Jefe de la Oficina de Equipo y Reclutamiento, en Washington, que ocupó hasta el pasado mes de julio, cuando fue nombrado uno de los nueve Contraalmirantes en la lista activa.

Cuando el almirante DUPONT & # x27 fue relevado de su mando del escuadrón de bloqueo del Atlántico Sur, el almirante FOOTE fue designado para sucederlo, y vino a esta ciudad con el propósito de embarcarse, cuando se vio afectado por una enfermedad grave y dolorosa, que terminó con su vida. vida.

El almirante FOOTE se distinguió por su devoción a sus principios como cristiano consecuente y abstemio total de bebidas embriagantes, siendo el primero en introducir la abstinencia total en la marina. Justo antes de partir hacia la sede de la guerra en las aguas occidentales, participó activamente en los movimientos religiosos. Sus nobles esfuerzos por su país en la hora del peligro, bajo un fuego destructivo y frente al enemigo, demuestran que fue tan valiente como bueno.

Ha demostrado una considerable habilidad literaria en una serie de artículos sobre Japón, país que fue de los primeros en visitar. Sobre la cuestión vital del país, sus sentimientos patrióticos eran bien conocidos como fuertemente opuestos a la esclavitud. Han aparecido varios ensayos valiosos de su pluma contra la trata de esclavos, en el interior y en el exterior, fruto de sus fieles servicios de las costas [. ] de África.

El almirante FOOTE se casó dos veces. Su primera esposa fue la señorita FLAGG, de Cheshire, con quien tuvo una hija, ahora casada. Su segunda esposa fue Miss AUGUSTA STREET, de New-Haven, con quien tuvo tres hijos, dos de los cuales murieron en un año. Deja viuda, hijo e hija.


Andrew H. Foote, 1806-1863 - Historia

Quizás porque solo sirvió ocho meses como oficial de bandera de las fuerzas navales occidentales en la Guerra Civil antes de morir en junio de 1863, la carrera naval de Andrew Foote ha sido poco comentada, a pesar de su colaboración con Brig. El general Ulysses S. Grant al capturar Fort Henry, Fort Donelson y la isla número 10.

Pero esos triunfos de batalla fueron solo parte de la carrera de una figura fundamental en el desarrollo de la Marina de los Estados Unidos de mediados del siglo XIX.

A veces llamado Stonewall Jackson de la Unión por su naturaleza decidida y religiosa, Foote se opuso celosamente al alcohol y la flagelación, ayudó a reformar el sistema de antigüedad paralizante de la Marina y fue el principal oponente del comercio internacional de esclavos, que atacó en su obra de 1854 África y la bandera estadounidense.

Su carrera de combate incluyó patrullar la estación africana (1849-51), atacar los fuertes de barrera chinos en Canton en 1856 liderando personalmente grupos de desembarco y el apoyo de Grant en Kentucky y Tennessee.

La Guerra Civil estalló justo cuando Foote parecía estar cerca de ser nombrado superintendente de la Academia Naval de Estados Unidos. Su experiencia china en operaciones costeras y fluviales puede haber contribuido a la decisión de su amigo, el secretario de Marina Gideon Welles, de ponerlo al mando de las fuerzas navales de la Unión en el alto Mississippi.

La guerra fluvial generalmente no era lo que soñaban los oficiales navales, pero Foote llegó a considerarla como su mayor logro. Sin recursos y sujeto al control del Ejército, en una Armada cuya prioridad era la guerra costera, creó una flotilla de barcos acorazados y morteros amplios y de poco calado.

Su trabajo con Grant fue el modelo de cooperación entre el Ejército y la Marina. Pero las tensiones del trabajo, junto con las heridas en los pies y brazos causadas por la metralla en Fort Donelson, lo desgastaron fatalmente.

Algunas anécdotas de la biografía meticulosamente investigada y muy legible de Spencer C. Tucker, Andrew Foote: Civil War Admiral on Western Waters, (Naval Institute Press, Annapolis MD, 2000) ilustran el tipo de hombre que era Andrew Foote.

El hermano de Foote, John, recordó que su padre le dijo una vez:

& # 8220 Creo que he podido controlar a mi familia bastante bien, todos excepto Andrew - nunca he intentado hacer más que guiarlo. & # 8220

John recordó a su hermano como

& # 8220muy genial y bondadoso. Nunca hubo ninguna hipocresía sobre él y parecía disfrutar de la vida y sacar mucho provecho de ella. & # 8220

Foote anhelaba una carrera naval, pero la guerra de 1812 había proporcionado a los Estados Unidos demasiados marineros y poco trabajo. Así que Foote aceptó una cita en West Point Academy a la edad de 16 años.

Seis meses después, sin embargo, se aprobó su solicitud para convertirse en guardiamarina. Inmediatamente informó a la goleta Grampus que se dirigía a las Indias Occidentales. Su salario inicial era de 19 dólares al mes.

A la edad de 21 años, como guardiamarina en el Natchez en el Caribe, Foote experimentó un evento que cambió su vida. Aunque se crió como un congregacionalista acérrimo con antepasados ​​que eran ministros de la iglesia en Cheshire, Foote había seguido el enfoque de la vida más secular de su padre.

En cualquier caso, la vida en la marina no favorecía el desarrollo religioso. Sin embargo, en 1827, Foote experimentó una epifanía.

Estaba de guardia nocturna mientras el barco estaba anclado cuando un teniente, evidentemente un cristiano fuerte, se le acercó. Anteriormente, el teniente había intentado hablar de religión con Foote, pero la respuesta de Foote & rsquos fue que tenía la intención de ser honesto y honorable en todas las cosas y que esa era toda la religión que necesitaba.

En esta segunda ocasión, sin embargo, los dos entablaron una larga conversación en una hermosa, clara noche iluminada por la luna.

Tan pronto como terminó su guardia y pudo estar solo, Foote cayó de rodillas en oración. Durante las siguientes semanas, pasó la mayor parte de su tiempo libre leyendo su Biblia.

Un día, mientras subía la escalera hacia la cubierta, experimentó un sentimiento y un propósito que lo llevó a resolver que en el futuro, "de ahora en adelante, en todas las circunstancias, actuaré por Dios".

Foote le escribió a su madre para contarle la noticia, probablemente porque su profunda fe cristiana le había impedido aprobar una carrera naval para su hijo. Comenzó la carta,

& # 8220 Querida madre, puedes liberar tu mente de la ansiedad acerca de tu hijo descarriado. & # 8220

John relató una discusión entre Andrew y su padre después de este crucero, durante el cual Andrew trató de conciliar el servicio al Todopoderoso con una carrera dedicada al uso de la fuerza para lograr las metas nacionales.

Samuel le preguntó a Andrew si pensaba que era necesaria una armada. Andrew respondió: Ciertamente, los mares deben ser vigilados. Entonces Samuel preguntó: ¿Debe la armada estar a cargo de hombres buenos o malos? De hombres buenos, respondió Andrés, y también declaró que sus dudas habían desaparecido.

Durante una circunnavegación del globo, su escuadrón permaneció durante tres meses en Macao. Fue allí donde Foote se enteró de que su esposa, Caroline, había muerto inesperadamente más de seis meses antes, el 4 de noviembre de 1838. Quedó viudo a la edad de 32 años. Andrew consideró seriamente dejar la marina y entrar en la obra misional en el extranjero. .

Sin embargo, decidió continuar la obra de Dios dentro de la Marina de los EE. UU. En 1841, con su nombramiento como oficial ejecutivo del Asilo Naval, Foote comenzó su cruzada de toda la vida por la templanza, que no le había preocupado particularmente antes.

Le dijo a John: Foote estaba de acuerdo con la mayoría de los oficiales navales en que la amenaza de castigo corporal era necesaria para mantener la disciplina. Ordenó que se usara el látigo 28 veces a bordo del Perry antes de recibir la noticia de su terminación.

Sin embargo, esto fue aproximadamente la mitad del número promedio de flagelaciones por barco para la Armada en ese período. Aunque inicialmente escéptico, resolvió dar a lo que él llamó & # 8220 el experimento & # 8220 un juicio justo.

Foote seguía creyendo que el licor era la causa de la mayoría de los problemas de disciplina que requerían azotes.

Durante su servicio en África, un posible barco de esclavos, el Martha, fue descubierto en Amber. El capitán del Martha, creyendo que el barco de Andrew era un barco de la Royal Navy, izó la bandera estadounidense. Pero cuando el capitán reconoció el uniforme naval de los EE. UU., Rápidamente bajó la bandera estadounidense y izó una brasileña. Algo fue arrojado por la borda y, al ser recuperado, se encontró que era el escritorio del capitán que contenía el registro del barco y los documentos que identificaban al propietario del Martha como un estadounidense que vivía en Río de Janeiro.

Aunque no había esclavos a bordo, todo el equipo para el temido & # 8220 pasaje intermedio & # 8220 estaba en su lugar, incluida una plataforma de esclavos completamente colocada, 176 barriles de agua con 100 galones cada uno, 150 barriles de farina y 400 cucharas para guardar la carga humana. vivo durante el trayecto.

El capitán de Martha's protestó porque su barco no podía ser registrado mientras estaba bajo bandera brasileña. Foote respondió que entonces se apoderaría del barco como un barco pirata para navegar sin papeles. Entonces el capitán de Martha confesó que era, efectivamente, un esclavista y que había esperado esa misma noche llevar a bordo a 1.800 esclavos y que habría estado antes en el mar. Alba.

Cuando fue elogiado por la eficiencia y el arduo trabajo de su equipo, Foote atribuyó su éxito a sus métodos de disciplina y especialmente a un entorno libre de grog.

La tripulación de Footess interceptó otro barco, el Chatsworth, que estaba convencido de que era un esclavista. Pero debido a que no se pudieron encontrar pruebas suficientes, su superior le ordenó que las liberara.

Aproximadamente una semana después, Foote planeó una artimaña con la esperanza de atrapar a los Chatsworth en el acto de esclavizarlos. Una vez fuera de Ambriz, dio la vuelta al barco y se dirigió de regreso.

De nuevo atrapó el Chatsworth, y nuevamente no pudo encontrar evidencia de esclavitud corriendo. Pero, antes de navegar hacia el norte, dejó atrás a algunos hombres para mantener el Chatsworth bajo vigilancia.

Cuando Foote regresó a Ambriz dos semanas después, sus hombres informaron que 4.000 esclavos estaban en el puerto esperando ser embarcados. Decidido a evitar esto, Foote hizo que se incautara el Chatsworth y, para asegurarse de que los cargos se mantuvieran, obtuvo declaraciones de comerciantes legítimos en el área de que el barco había estado involucrado anteriormente en actividades de esclavitud y que su propietario había admitido haber ordenado el barco en otro viaje de esclavitud. .

Después de un juicio prolongado, el Chatsworth fue efectivamente condenado como esclavista. Foote creía que era una pérdida mayor para el comercio de esclavos africanos que la pérdida de Martha. El comisionado naval británico Jackson señaló que las capturas de Foote & rsquos & quot cambiaron de inmediato la cara de las cosas. a partir de la fecha de esas muy oportunas capturas, no se vio ni una embarcación que asumiera ilícitamente los colores estadounidenses ''.

Sumado a la pérdida prematura de su primer hijo, Josephine, y su primera esposa, Caroline Flag, Foote perdió a todos sus tres hijos menores en 1862, las dos hijas, Emily y Maria, murieron con diez días de diferencia. Su esposa no quería que asumiera otro mando después de su servicio en el Escuadrón de Mississippi.

Se reunió en privado con el secretario Welles para pedirle que no se separara de su familia. Foote no se sintió complacido cuando descubrió la interferencia de su esposa y rsquos. Como dijo Welles, & # 8220 él consideraba un deber obedecer órdenes de cualquier tipo, ir a donde el Departamento le indicara o pensara que podría ser más útil & # 8220.

En junio de 1863, Foote le escribió a Welles que debía posponer la toma del mando del Escuadrón de Bloqueo del Atlántico Sur debido a problemas de salud. Esto alarmó a Welles, quien señaló: & # 8220Debe ser real, porque obedece rápidamente las órdenes & # 8220.

Foote planeaba partir de Nueva York hacia Port Royal el 15 de junio, pero debido a una mala comunicación o una salida anticipada, el barco partió sin él. Esa noche, en el Astor House Hotel, contrajo la enfermedad de Bright & rsquos, una dolorosa condición que afectó sus riñones e hígado.

El médico que lo atendió se mostró reacio a decirle a Foote que su enfermedad era fatal, porque Foote estaba decidido a tomar Charleston. Pero Foote tomó la noticia con calma y le dijo al Dr. Bache que estaba preparado para la muerte y que había & # 8220 tenido suficiente con armas y guerra & # 8220.

Foote permaneció varios días en compañía de su familia, muriendo la noche del 26 de junio. New Haven le ofreció un impresionante funeral público el 30 de junio, al que asistió el gobernador. La esposa de Footess apenas le sobrevivió y murió en agosto. Están enterrados en el cementerio Grove Street en New Haven.

James Eads diseñó y construyó la flotilla de cañoneras que comandaba Andrew Hull Foote. Mientras estaba en un tren para reunirse con Foote, se encontró sentado detrás del juez John Foote, hermano de Andrews & rsquos. El juez Foote compartió con Eads una anécdota de una hija que estaba aprendiendo a leer.

Después de la captura de Fort Henry, el escuadrón fue llevado de regreso a El Cairo para reparaciones y, el domingo siguiente, las tripulaciones, con su valiente oficial de bandera, asistieron a una de las iglesias en El Cairo. El almirante Foote era un caballero cristiano minucioso y un excelente orador improvisado.

Después de que la congregación se hubo reunido, alguien le susurró que el ministro estaba enfermo y no podría oficiar, por lo que el Almirante subió al púlpito él mismo, y después de la oración y el himno habituales, seleccionó como texto a Juan xiv. & # 8220 No se turbe vuestro corazón: creéis en Dios, creed también en mí. & # 8220

Sobre este texto pronunció lo que se declaró ser un excelente sermón, [un relato del cual] fue ampliamente publicado en los periódicos en ese momento, y llegó a manos de [su] sobrina.

Después de leerlo, exclamó a su padre: & # 8220 El tío Foote no dijo eso bien. & # 8220 & # 8220 ¿Di qué bien? & # 8220 preguntó el padre. & # 8220 ¿Por qué, cuando predicó. & # 8220 & # 8220 ¿Qué dijo? & # 8220 & # 8220 Él dijo, & # 8220 No se turbe vuestro corazón: creéis en Dios, creed también en las cañoneras. & Rsquo & # 8220

Al llegar al Benton, donde Foote supervisaba la práctica de tiro, Eats cuenta esta experiencia: & # 8220 Uno de sus oficiales se acercó y le entregó una docena o más de cartas. Mientras seguía conversando conmigo, sus ojos los miraron. y seleccionó uno que procedió a abrir. Antes de leer probablemente cuatro líneas, se volvió hacia mí con gran calma y compostura y dijo: & # 8220Mr. Come, debo pedirte que me disculpes unos minutos mientras bajo a mi cabaña. & # 8220

Esta carta me trae la noticia de la muerte de mi hijo, de unos trece años, que esperaba que viviera para ser la estancia y el sostén de su madre.

& # 8220 Sin más comentarios, y sin dar la menor evidencia de sus sentimientos a nadie, me dejó y se fue a su camarote. . . . Cuando regresó, después de una ausencia de no más de quince minutos, todavía perfectamente sereno, traté de desviar su mente de su aflicción refiriéndome a. . . mi entrevista con su hermano. Le conté la anécdota de su sobrina pequeña. . . y esto sirvió para vestir su rostro con una sonrisa temporal. & # 8220

Eats resumió así su impresión de Foote: & # 8220 Fue uno de los hombres más fascinantes. Me he encontrado alguna vez, estoy lleno de anécdotas y tengo un lenguaje elegante y fluido. También era, por lo general, uno de los hombres de aspecto más amable, pero cuando se enojaba, como lo vi una vez, su rostro me impresionaba como el más salvaje y demoníaco, y me lo puedo imaginar. en un ataque habría sido invencible. . Aparte de su carácter marcial, ningún oficial lo superó en esas evidencias de genuino refinamiento y delicadeza que caracterizan al verdadero caballero. & # 8220


Los cañoneros de Foote ascienden para atacar Fort Henry

Fechas / Origen Fecha de publicación: 1862 Ubicaciones de bibliotecas La División de Arte, Grabados y Fotografías de Miriam e Ira D. Wallach: Colección de imágenes Localizador de estantes: PC AME-1862 Temas Tennessee River Foote, Andrew H. (Andrew Hull), 1806-1863 United Estados - Historia - Guerra civil, 1861-1865 Estados Unidos - 1862 Fort Henry, Batalla de, Tenn., 1862 Cañoneras - Estadounidense - Tennessee - 1862 Géneros Vistas de pájaro Notas Nota de origen: Harper ' Historia pictórica de la Guerra Civil. (Chicago: Star Publishing Co. 1866) Guernsey, Alfred H. (Alfred Hudson) (1824-1902), Autor. Alden, Henry Mills, autor. Descripción física Grabados en madera Extensión: 1 grabado: b 22 x 32 cm. (8 1/2 x 12 1/2 pulg.) Tipo de recurso Identificadores de imagen fija ID de catálogo NYPL (número B): b17168678 Código de barras: 33333159321914 Identificador único universal (UUID): 3b0c0d60-c532-012f-02dc-58d385a7bc34 Declaración de derechos The copyright and related rights status of this item has been reviewed by The New York Public Library, but we were unable to make a conclusive determination as to the copyright status of the item. You are free to use this Item in any way that is permitted by the copyright and related rights legislation that applies to your use.


Admiral Andrew Hull Foote: Cheshire Resident, Civil War Admiral

John White as Admiral Andrew Hull Foote, Cheshire Historical Society.

Cheshire resident John White gave this talk about Admiral Andrew Hull Foote at the Cheshire Historical Society in January, 2017.

THE LIFE OF ADMIRAL ANDREW HULL FOOTE

In speaking to you about my life history, it seems proper to begin reciting it by presenting some genealogical information, especially because some of my ancestors were notable figures in our town and state.

The gambrel-roofed house where I resided, at the corner of Main Street and Cornwall Avenue, was built in 1767 by the Rev. John Foot when he married Abigail Hall. Abigail was the daughter of Rev. Samuel Hall, the first pastor of the Congregational Church in the New Cheshire Parish. The church was then located on what is now Lanyon Drive. Rev. Foot came to Cheshire in the 1760s to serve as colleague to Parson Hall, and immediately fell in love with the parson’s daughter. The home he built for her was a stately one—in fact, the most stately on Main Street. Rev. Foot lived there until his death in 1813, and thus the house was known as the Foot House.

Parson Foot’s descendants included his son Samuel Augustus Foot, who would become my father. But I shall speak of him objectively at this point and tell you that Samuel Foot was graduated from Yale when not quite 17. He then studied law with Judge Tapping Reeve of Litchfield. You have heard of Litchfield Law School founded by Judge Reeve, I’m sure. Poor health forced Samuel to give up the idea of law as a career, and he entered into business with the man who was to become his father-in-law, Andrew Hull, Jr. who was engaged in the West Indies trade in New Haven. Samuel had moved to New Haven and set up an office on Long Wharf, and in 1803 married my mother, Eudocia. They remained there until the War of 1812, when they returned to Cheshire in 1813 due to the declining health of Samuel’s father, my grandfather John Foot. Thus, I was born in New Haven in 1806 and lived there for seven years. Pero me estoy adelantando.

I was telling you about my father, Samuel Augustus Foot. Shortly after returning to Cheshire, he was elected State Representative and remained in that capacity for many years. For two of those years he was chosen Speaker of the House. He also was elected to Congress several times, first as a Representative and then as a Senator. In 1834 he resigned to become Governor of Connecticut, serving for two years. His house was thereafter referred to as the Governor Foot House. I inherited it when he died in 1846. He was buried in Hillside Cemetery nearby. No doubt you all know where it is.

Now I shall shift the focus of this talk to myself and my 40-year career in the Navy. I’ll begin by describing my early life.

MY EARLY LIFE

Although I was born in New Haven, I spent most of my boyhood here in Cheshire. But I recall the waterfront activity of Long Wharf, where I often played as a youth near my father’s office. So seafaring, with its colorful tales of far-off lands, became an element of my psyche early on.

My mother’s influence upon me was equally strong. She had great concern for the moral and religious welfare of her children. Likewise, my father was the son of the pastor of the Congregational Church here in Cheshire. So I was steeped in the Puritan tradition, and throughout my life strove to be a devout Christian. On ships in later life, I instituted religious worship and delivered sermons on Sundays. I also led the temperance movement to abolish what was called “flogging and grogging” in the U.S. Navy. I will speak more about that later.

My school days began at the common school here in Cheshire, but I was transferred by my father to the Episcopal Academy, now known as Cheshire Academy. One of my classmates there was Gideon Welles, who later became Secretary of the Navy in President Lincoln’s cabinet. We were lifelong friends, but I never sought to use that influence in a self-serving way when Gideon became Secretary of the Navy. My promotions were earned and well deserved.

In 1822, at age 16 I entered West Point Military Academy, but stayed only a few months. Seafaring was much more preferable to me, so I transferred to the Navy later that year.

My first assignment was to a schooner, the Orca, assigned to root our pirates in the West Indies. A year later I was assigned to another ship, the Peacock, and promoted to the rank of midshipman. That three-year cruise took me to various ports on the east coast of South America.

After four years at sea, I returned to Cheshire. In June 1828 I married Caroline Flagg, the daughter of Bethuel Flagg, also a Cheshire resident. Caroline and I had two children, but one lived only four years. And Caroline died after only ten years of marriage to me.

After Caroline’s death, I went to sea again in 1833 aboard the Delaware. This time we went to the Mediterranean. During that cruise I was promoted to lieutenant. My ship visited many European and African ports. We also visited the Nile, Egypt and the Holy Land. And on our return, we visited Italy, France and England.

In 1837 I was assigned to the East India Squadron as executive officer on the sloop-of-war John Adams. This cruise brought me around the Cape of Good Hope to Bombay, Canton, Manila and the Sandwich and Society Islands. By then I had seen large portions of the world.

In 1841 I was assigned to the Philadelphia Navy Yard and to the task of educating midshipmen. The Navy Yard contained an educational institution called the Philadelphia Asylum. It was the predecessor of the Naval Academy at Annapolis, which was established in 1845.

An incidental comment about the Naval Academy seems in order here. During the Civil War, Maryland’s commitment to the Union was tenuous and doubtful to many Unionists. In a move to prevent the Academy from falling into Confederate hands, it was relocated to Newport, Rhode Island. The cadets were transferred from the Severn River to Newport Harbor aboard a noble man-of-war named the Constitución. After the war, the Academy returned to Annapolis.

In January 1842, I married my second cousin, Caroline Augusta Street. She was the oldest daughter of a wealthy man, Augustus Russell Street, the founder of Yale’s art school. My second Caroline and I had five children, but only two survived into adulthood.

MY MIDDLE LIFE

Now I shall recollect my mid-life.

From 1843 to 1846 I was aboard the flagship Cumberland as executive officer. My religious perspective and my concern for military discipline had led me to become, shall I say, a temperance crusader. Taking a stance in favor of abolishing grog from U.S. naval ships, I was able to make the Cumberland the first ship in the American navy to go “dry.” The daily ration of liquor for sailors ceased. My view won support among my fellow officers and my temperance campaign spread until, in 1862, it was made permanent policy throughout the fleet. It was an accomplishment for which I felt humbly proud. Flogging was abolished a few years before that, in 1859.

Next I was made executive officer of the Boston Navy Yard. I was judged to be a skillful administrator and manager by this time. Although I was still a lieutenant, in 1849 I became commander of the brig Perry and spent two years in the southern Atlantic apprehending slave traffickers. I came to hate slavery with a deep passion. Thus I took particular pride in capturing the Martha, a slaver, and placing her crew of 25 in irons. I took the Martha back to New York, where it was confiscated. She had tried to avoid capture by raising a Brazilian flag, but I sent my boarding party aboard her anyway. That night the Martha was to have boarded 1800 slaves.

In 1851, after my ship returned, I was promoted to Commander and allowed time to visit my family. Thereafter, for the next four years, I had a variety of shore assignments. During this time I wrote a book about patrolling against the slave trade. I titled it America and the Africa Problem. It was published in 1854.

Then in 1856 I commanded the Portsmouth, a sloop-of-war and one of the finest American naval vessels. Our ports of call included Hong Kong and Canton, where I was assigned to protect the lives and property of American residents amid the war raging between England and China. I stayed there for two years, visiting ports such as Shanghai and several in Japan.

In October of 1858 I was appointed Commander of the Brooklyn Navy Yard and remained there until the Civil War began. And now I shall speak about my Civil War exploits.

MY CIVIL WAR EXPLOITS

In August 1861, at the outset of the Civil War, I was promoted to Captain and put in charge of naval operations on Western Waters. More specifically, I was put in charge of naval defense on the upper Mississippi River. I was stationed at St. Louis. My job was to create an inland navy for operation against Confederate strongholds on the western rivers. I quickly went in action, building and manning ships, and leading them into combat. The fleet was improvised from whatever ships could be converted or built in a hurry. The result was the first ironclad flotilla of gunboats in American history. I soon became known as the Gunboat Commodore. Although my rank was Captain, the title Commodore meant one who is in command of a flotilla.

I am regarded by historians as brilliantly effective in command. My first major operation was the February 1862 attack on Forts Henry and Donelson with Ulysses S. Grant, who was a Brigadier General at the time. Fort Henry was on the Tennessee River Fort Donelson was on the Cumberland River. They controlled traffic on the rivers if our Union forces could capture them, the way would open to take the Mississippi and give the Union control of the waterways all the way to New Orleans.

The plan called for a coordinated attack with both the army and navy, but when I arrived at Fort Henry I found the Confederate defenses lacking and so I decided to act. With the river in flood, I sailed straight into the fort and the Confederates surrendered. Grant moved forward to attack Fort Donelson, but he opened the attack too soon. I arrived late but when I finally arrived I went straight into action. During the battle I was wounded in the right foot by a piece of iron shrapnel from an exploding cannonball and by wooden splinters. While the Confederates repulsed my attack, Fort Donelson eventually fell and I received much of the credit.

The capture of Fort Henry is chiefly memorable as the first engagement in history in which ironclad gunboats were subjected to a practical and severe test—a test which demonstrated that ironclads could work well. The battle between the Monitor y el Merrimac did not take place until almost a month later.

My next action was the attack on Island Number 10, which held a commanding position in the middle of the Mississippi River. During the battle I was on crutches from my foot wound. It forced me to move to a shore position. We nevertheless succeeded in taking the island.

After the battle, my health continued to deteriorate so far that I had to step down from command. In June 1862, I moved to Washington, where I was promoted to rear admiral and given the Thanks of Congress. My new duty was chief of the Bureau of Equipment and Recruiting.

A year later I got a seagoing appointment: command of the South Atlantic Blockading Squadron. But before I could take my position in the blockade off Charleston, I died. That was a year after my wounding.

Here I will tell you about the manner in which I died.

The wound I received at Fort Henry eventually killed me. It caused me such agony that I was temporarily detached in May 1862 and my squadron transferred to another admiral. I did not return to Western waters. I became chief of the Bureau of Equipment and Recruiting, a less onerous duty ashore.

But I was determined to do my utmost for my country, whatever the sacrifice. My life, I said to others, was not my own and should be freely surrendered at my country’s call, which to me was service to God. I sought active sea service and was given command of the South Atlantic Squadron. I left New Haven in June 1863, intending to depart from New York to assume command of the squadron. However, my disabilities overcame me in New York. I took to bed in the Astor House hotel, where I lingered for ten days in great suffering and then died there on June 26, 1863. I was 56 years old.

My life’s work was the navy, and for that I received the Thanks of Congress twice and a letter of thanks from President Lincoln. I had thought I was destined to die in battle at sea, but it was not to be. More important, however, was my attitude toward what actually befell me. Where I should die, and how, was to me a question of little importance. With my family and friends gathered around me, and assured by medical doctors that I must die, I waited calmly for the end. My last intelligible words recorded were, “I thank God for His goodnesses to me—for all His loving-kindness to me He has been good to me I thank him for all His benefits.”

My body lay in state in the rotunda of the State House on the upper green in New Haven, which was then the co-capital of Connecticut. The Episcopal funeral was held on June 30 in New Haven at the Center Church. Flags were draped everywhere, businesses were closed, public business was suspended. Four admirals were my pall bearers. My faithful black servant, Brooks, walked behind my hearse, carrying my sword.

I was buried in the Grove Street Cemetery of New Haven, where my grave, located near the main entrance, is marked by a large monument. Artillery fired and bells rang as the funeral made its way to the cemetery.

Upon my death, I was eulogized by many. I was described as gallant in combat, an excellent leader of men, and what was most satisfying to me, I was regarded as a good Christian gentleman by those who knew me.

My old schoolmate, Secretary of the Navy Gideon Wells, paid tribute to me in a general order to the officers and men of all ships. This was his statement:

“A gallant and distinguished officer is lost to the country. The hero of Fort Henry and Fort Donelson, the daring and indomitable spirit that created and led to successive victories, the Mississippi Flotilla the heroic Christian sailor, who in the China seas, and on the coast of Africa, as well as on the great interior rivers of our country, sustained with unfaltering dignity and devotion, the honor of our flag, and the cause of the Union Rear Admiral Foote is no more.”

Since I died, three ships of the United States Navy have been named USS Foote in my honor. El primero Foote (TB-3) was the lead ship of her class of torpedo boat, launched in 1896 and sold in 1920. The second Foote (DD-169) was a Wickes-class destroyer, launched in 1918 and scrapped in 1952. The third Foote (DD-511) was a Fletcher-class destroyer, launched in 1942, decommissioned in 1946 and sold for scrap in 1972. Another form of honor to me was naming the New Haven post of the Grand Army of the Republic the Admiral Foote Post, which functioned for many years.

The New Haven Colony Historical Society has a fine portrait of me and other mementos.


A Brief History of Fort Foote

During the Civil War 68 forts were built around Washington, D.C. Only two were built to defend against a naval attack - Fort Foote and Battery Rodgers . At 16 miles, Fort Washington was considered to far away for adequate support. Construction on Fort Foote began in 1861, and was 500 feet long when completed in 1865. It boasted six 30-pounder Parrott rifles, four 8-inch 200-pounder Parrott rifles, and two 15-inch Rodman Columbiads. Battery Rodgers, a six-gun work built in 1863, was once located at the end of Jefferson St. in Alexandria, VA. It was named after Fleet Captain G.W. Rodgers who was killed in 1863 in Charleston Harbor, SC. It remained in service until 1869.

Fort Foote was named after Rear Admiral Andrew H. Foote who was killed during battle in 1863. He was notable for his campaign against Confederate fortifications along the Mississippi River. The fort's garrison lived in frame buildings outside the fort. Travel to and from the fort was almost always done by ferry, as there were no roads leading to the fort's location.

In 1868 and 1869 the fort was used as a military prison. Major W.R. King began experimenting with a recoil, or counterpoise, carriage with a 15-inch Rodman. But because of the limited use of the Potomac River, he moved his operation to New York in 1871. His invention, the King Carriage , became the prototype for the disappearing carriages that were widely used during the Endicott period. The fort was abandoned in 1878.

From 1902 to 1917 the fort was used as a practice area for engineer students. During World War I it was used for gas service tests. The Officer Candidates School at Fort Washington used Fort Foote as a training ground during World War II. After the war Fort Foote was transferred to the Department of the Interior and eventually became a part of the National Park System.


Foote, Andrew H. (1806-1863). Rear Admiral, USN. DS, 1p, 8.5 x 11 in. on blue lined paper, Portsmouth, NH. June 14, 1858. &ldquoApproved, A. H. Foote, Commanding US Ship &lsquoPortsmouth.&rsquo& rdquo

Foote here approves the transfer of an afflicted sailor to the Naval hospital at Portsmouth, NH. The sailor, Henry C. Gorman, a transfer case from the frigate USS Minnesota, suffered from &ldquoManía.&rdquo

A series of endorsements from Navy surgeons makes his condition progressively clear as Surgeon M.G. Delany first certifies that Gorman is &ldquoafflicted with Mania.&rdquo Then Dr. M.G. DeGanory (?) further explains that Gorman &ldquohas a derangement of the Liver with tumescence [a swelling] & constipation.&rdquo In a postscript he then adds that &ldquoGorman is addicted to &lsquoMasturbation'&rdquo and that that activity is thus &ldquothe cause of mania.&rdquo A &ldquohinchazón&rdquo that will not go down!

The document serves as Gorman&rsquos travel pass, and is docketed &ldquoSick Ticket / Henry C. Gorman / Served on the US Ship Portsmouth / 14 June, 1858.& rdquo

A fresh document with usual horizontal folds the clean, dark ink easily readable throughout, with no loss from chipping.


Ver el vídeo: Jamie Richford vs Andrew Foote (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Acair

    Te equivocas. Vamos a discutir. Escríbeme en PM, nos comunicaremos.

  2. Mikagal

    Creo que no tienes razón. Lo sugiero para discutir. Escríbeme por MP.

  3. Keril

    Seguramente. Me una de todo lo anterior. Intentemos discutir el asunto.

  4. Abiah

    El mensaje inteligible

  5. Winthrop

    ¡Desgarraré a todos los que estén contra nosotros!

  6. Shakagrel

    No puedo participar ahora en discusión, no hay tiempo libre. Seré libre, necesariamente expresaré la opinión.

  7. Fenrilkis

    Estoy de acuerdo, este es un mensaje divertido.



Escribe un mensaje