La historia

En la Segunda Guerra Mundial, ¿Alemania alguna vez extrajo uranio de Checoslovaquia?

En la Segunda Guerra Mundial, ¿Alemania alguna vez extrajo uranio de Checoslovaquia?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

1938 01 de octubre, Alemania comienza a anexar Sudentenland. 1939 15 de marzo, Alemania invadió el resto de Checoslovaquia.

Hay una mina, en la frontera occidental, llamada Mina Joachimsthal.

Hoy se llama Jáchymov, pero en ese entonces se conocía como Joachimsthal. Este lugar tenía una mina de plata que data del año 1500. También produjo uranio. De hecho, cuando Martin Klaproth identificó por primera vez el uranio en 1789, creo que el uranio provenía de la mina en Checoslovaquia.

Me gustaría saber si Alemania, en algún momento entre 1938 y 1945, extrajo uranio de esta mina. Si es así, ¿cuánto y qué concentración de uranio tenía?

Soy consciente de que Alemania nunca tuvo un proyecto serio de bomba atómica comparable al Proyecto Manhattan. No obstante, me gustaría saber si alguna vez intentaron extraer uranio desde aquí.


Aparentemente sí.


Este sitio dice (traducción mía):

Während des Zweiten Weltkriegs, St. Joachimsthal war damals Teil des ans Deutsche Reich angeschlossenen Sudetenlands, wurde in den Gruben Uran für Forschungszwecke der deutschen Wehrmacht abgebaut.

"Durante la Segunda Guerra Mundial, siendo San Joachimsthal parte de los Sudetes incorporados al Reich alemán en ese entonces, el uranio se extrajo con fines de investigación para la Wehrmacht alemana".

El sitio web fue elaborado por la Comisión de Libros de Texto Checo-Alemana.


Este sitio dice (traducción mía):

Im Zuge der Umsetzung des 1941 erarbeiteten "Göring-Programms" wurden zuerst französische, später sowjetische Kriegsgefangene in den Minen von Sankt Joachimsthal eingesetzt.

"En el curso de la implementación del 'programa Göring' compilado en 1941, primero se emplearon prisioneros de guerra franceses y luego soviéticos en las minas de Sankt Joachimsthal".

El sitio web fue elaborado por la Universidad de Oldenburg.


Como actualización de una pregunta en los comentarios sobre cuánto Se extrajo uranio, a través del artículo alemán de WP sobre el Uranprojekt encontré este artículo de Spiegel, traducción mía (por mucho que detesto citar a David Irving por cualquier cosa):

Auer beutete seit der Einverleibung der Tschechoslowakei im März 1939 die Uranbergwerke in Sankt-Joachimsthal aus, und der Laborleiter Nikolaus Riehl erachtete das Uranprojekt als so vielversprechend, daß er selbst die Leitung der Uran-Produtrieger au dessen monatliche Produktionskapazität etwa eine Tonne Uranoxyd betrug.

"Desde la anexión de Checoslovaquia en marzo de 1939, Auer [empresa] explotó las minas de uranio en Sankt-Joachimsthal, y el supervisor del laboratorio Nikolaus Riehl consideró que el Uranprojekt era tan prometedor que él mismo tomó el control de la producción de uranio. En unos meses lo hizo. construyó una fábrica en Oranienburg capaz de producir alrededor de una tonelada [métrica] de óxido de uranio por mes ".

Tenga en cuenta que la conexión entre la fábrica de Oranienburg y las minas de Joachimsthal es bastante vaga; el mismo artículo también menciona que Alemania se apoderó de 3500 toneladas de minerales de uranio del Unión Minere en Bélgica, y que la empresa Auer los utilizó (¿principalmente?) para satisfacer sus demandas.


La & # 8220 Einstein Letter & # 8221 & # 8212 Un punto de inflexión en la historia

Un día de mediados de julio de 1939, Albert Einstein, todavía en pantuflas, abrió la puerta de su cabaña de verano en Peconic, en el extremo de cola de pez de Long Island. Allí estaba su antiguo alumno y antiguo compañero en una bomba frigorífica electromagnética, el físico húngaro Leo Szilard, y junto a él un compañero húngaro (y físico), Eugene Wigner. Los dos no habían venido a Long Island por un día en la playa con el científico más famoso del mundo sino en una misión urgente. Alemania había detenido la venta de uranio de las minas de Checoslovaquia que ahora controlaba. Para Szilard, esto solo podía significar una cosa: Alemania estaba desarrollando una bomba atómica.

Szilard quería que Einstein le escribiera una carta a su amiga, la reina madre Isabel de Bélgica. El Congo Belga era rico en uranio, ya Szilard le preocupaba que si los alemanes tenían en sus manos el mineral, podrían tener todo el material que necesitaban para fabricar un arma de un poder sin precedentes. Sin embargo, primero tuvo que explicarle a Einstein la teoría sobre la que descansaba el arma, una reacción en cadena. "Nunca pensé en eso", dijo asombrado Einstein. Tampoco estaba dispuesto a escribir a la Reina Madre. En cambio, Wigner lo convenció de que escribiera una nota a uno de los ministros del gabinete belga.

Pluma en mano, Wigner grabó lo que Einstein dictaba en alemán mientras Szilard escuchaba. Los húngaros regresaron a Nueva York con el borrador, pero en cuestión de días, Szilard recibió una propuesta llamativa de Alexander Sachs, asesor del presidente Franklin Roosevelt. ¿Podría Szilard transmitir esa carta a Roosevelt? Siguió una serie de borradores, uno compuesto por Szilard mientras se sumergía en la bañera, otro después de una segunda visita a Einstein y dos más después de las discusiones con Sachs. Einstein aprobó la versión más larga de los dos últimos, con fecha "2 de agosto de 1939", y la firmó como "A. Einstein ”en su pequeño garabato.

El resultado fue la "Carta de Einstein", que los historiadores conocen como el producto no de una sola mano sino de muchas manos. Independientemente de cómo se elaboró, la carta sigue siendo uno de los documentos más famosos de la historia del armamento atómico. Es un modelo de compresión, de apenas dos páginas mecanografiadas a doble espacio. Su lenguaje es tan simple que incluso un presidente podría entenderlo. Su tono es deferente, sus afirmaciones autorizadas pero vacilantes a la manera de los científicos que aún tienen que probar sus hipótesis. Su efecto fue lo suficientemente persuasivo como para iniciar los pasos que condujeron finalmente al Proyecto Manhattan y al desarrollo de las bombas atómicas.

Despojado de toda jerga, la carta citaba el trabajo de una serie internacional de científicos ("Fermi", "Joliot", "Szilard" mismo), apuntaba a un nuevo generador de energía ("el elemento uranio puede convertirse en un nuevo y importante fuente de energía ”), instó a la vigilancia y más (“ aspectos de la situación requieren vigilancia y, si es necesario, acción rápida ”), hizo sonar una advertencia (“ así se pueden construir bombas extremadamente poderosas de un nuevo tipo ”), una predicción (“una sola bomba de este tipo, transportada en barco y explotada en un puerto, podría muy bien destruir todo el puerto junto con el territorio circundante”), y trazar un plan (“contacto permanente entre la Administración y el grupo de físicos trabajando en reacciones en cadena en América ... y quizás obteniendo la cooperación de laboratorios industriales ”). Una conclusión simple, no menos ominosa por su subestimación, señaló lo que preocupaba a los húngaros en primer lugar: "Alemania de hecho ha detenido la venta de uranio de las minas checoslovacas que se ha apoderado de ella".

Mirando hacia atrás en la carta, conscientes de cómo resultaron las cosas, podemos apreciar su riqueza. Por un lado, nos muestra un mundo a punto de dejar de existir. Donde antes la información científica fluía libremente a través de las fronteras nacionales a través de revistas profesionales, cartas personales y los "manuscritos" a los que se refiere la carta en su primera oración, los gobiernos nacionales ahora impondrían una abrazadera de secreto sobre cualquier investigación que pudiera hacer avanzar la tecnología de armas. La carta también nos dice lo poco que sabían incluso los científicos más renombrados en ese momento. Todavía no se ha logrado una "reacción en cadena" y no se ha identificado ningún isótopo de uranio que sostenga la reacción. Por tanto, se suponía que se necesitaría "una gran masa de uranio" para poner uno en movimiento. No se había construido ningún avión que pudiera transportar lo que estos científicos esperaban que fuera un pesado núcleo nuclear necesario para fabricar una bomba, por lo que la carta predice que se necesitaría un "barco" para transportarla.

Más que el pasado, la carta apunta a la forma de lo que vendrá. De manera más inmediata, nos muestra que la carrera por las armas atómicas se llevaría a cabo en competencia con Alemania, que pronto se convertiría en una potencia extranjera hostil. Y a largo plazo, por supuesto, la carrera armamentista de la posguerra duplicaría esa competencia mortal, ya que la hostilidad entre Estados Unidos y la Unión Soviética los llevó a acumular más y más armas nucleares. La carta también nos presenta nada menos que un plan maestro para lo que se convirtió en el Proyecto Manhattan, el primer "programa de emergencia" en la historia de la ciencia. Después de la guerra, seguirían otros programas de choque en la ciencia, para desarrollar la bomba de hidrógeno para conquistar la polio para llegar a la luna y curar el cáncer. Finalmente, al enfatizar el entrelazamiento del gobierno, la ciencia y la industria al servicio del estado, la carta presagia lo que Dwight Eisenhower llamó más tarde "el complejo militar-industrial".

Al final, la “Carta de Einstein” es un documento merecidamente famoso, pero no solo por el lanzamiento de la nueva era atómica. Si lo leemos con suficiente atención, nos da una mirada fascinante, con cara de Jano, a un punto de inflexión en la historia, una ventana a un mundo que acaba de pasar y otro que está por venir, todo en dos páginas.


Nomenclatura

Códigos de función de la Segunda Guerra Mundial
Código Notas
BM Minas aerotransportadas colocadas sin paracaídas
EM Minas de contacto amarradas. Principalmente cuernos de Hertz.
FM Minas de contacto con aguas poco profundas, en su mayoría amarradas.
KM Minas costeras antiinvasión
LM Minas de paracaídas aerotransportadas
MONTE Torpedos de minas terrestres colocados desde tubos de torpedos
OM Minas a cielo abierto
RM Minas terrestres independientes o controladas en tierra
SM Minas magnéticas amarradas colocadas desde tubos mineros en U-Boats
TM Minas magnéticas (de influencia) colocadas a partir de tubos de torpedos
UM Minas de contacto ASW

Las minas alemanas de la Segunda Guerra Mundial fueron designadas con letras, las dos primeras indicaban la función y la tercera la designación de la serie dentro de esa categoría, por lo general indicando una modificación.

Después de la guerra, las designaciones de nuevas minas incluían originalmente el año en que comenzó el desarrollo, pero las nuevas minas ahora se designan por función.

Durante la Primera Guerra Mundial, Gran Bretaña clasificó las minas alemanas en cuatro tipos generales. Durante la Segunda Guerra Mundial, Gran Bretaña cambió a una secuencia de código de dos letras para identificar las minas alemanas, con la primera letra G (para "alemán") y la segunda letra dada en una secuencia de cuándo se capturó el primer ejemplo. Siempre que sea posible, estos códigos se incluyen en las tablas siguientes.


Las misiones

Las Misiones Alsos del Proyecto Manhattan se llevaron a cabo en tres fases. Además, se estableció una misión en la sede en Londres. El destacamento original que formaba las misiones estaba formado por trece militares, incluidos intérpretes y seis científicos. Los miembros del equipo estaban familiarizados en general con los programas de investigación tanto de Estados Unidos como de Gran Bretaña y eran capaces de extraer mediante interrogatorios y observaciones información científica detallada sobre la energía atómica. Desde el principio, Alsos estuvo al mando del teniente coronel Boris T. Pash. Finalmente, el Dr. Samuel Goudsmit se incorporó como jefe del componente científico.

En diciembre de 1943, se estableció una oficina en Londres para actuar como enlace entre el Distrito de Ingenieros de Manhattan y varias agencias de inteligencia que operan en la Europa ocupada. La oficina fue establecida por primera vez por el Mayor Robert Furman y luego puesta bajo el mando del Capitán Horace K. Calvert. El mayor Robert Furman regresó a Washington para actuar como asistente personal del general Groves con respecto a la inteligencia de la misión Alsos. Además de Calvert, la oficina estaba compuesta por un Capitán George C. Davis, tres WAC y dos agentes de contrainteligencia. El propósito principal de esta oficina de enlace era allanar el camino para las tres Misiones Alsos localizando hasta cincuenta científicos nucleares alemanes y cualquier laboratorio que se sospechara que usaban para la investigación atómica. Cuando se organizó la segunda misión de Alsos en la Francia ocupada, Horace Calvert había logrado obtener expedientes sobre todos los principales científicos alemanes, dónde trabajaban y dónde vivían.


En la Segunda Guerra Mundial, ¿Alemania alguna vez extrajo uranio de Checoslovaquia? - Historia

Capítulo 12: Los mineros de uranio

Algunas de las minas eran grandes pozos abiertos, pero la mayoría eran redes subterráneas de pozos, cavernas y túneles, apuntalados por vigas. Debido a que la molienda de uranio y la minería a cielo abierto se llevan a cabo sobre el suelo, los niveles de radón tienden a ser bastante bajos, ya que el radón se dispersa fácilmente en la atmósfera. Sin embargo, los molineros están expuestos al polvo de uranio y al torio 230, los cuales pueden tener toxicidad química o radiológica, así como a productos químicos adicionales utilizados en el proceso de extracción. En el resto de este capítulo, nos enfocaremos en los mineros subterráneos que estuvieron expuestos a niveles mucho más altos de los peligros que son la principal causa de cáncer de pulmón en los mineros. [4]

El auge estadounidense siguió a siglos de experiencia con la extracción de uranio en Europa, donde una misteriosa enfermedad había estado matando a los mineros de plata y uranio a una edad temprana en Erzgebirge (montañas de mineral) en la frontera entre lo que ahora es la República Checa y Alemania. En 1879, dos investigadores identificaron la enfermedad como malignidad intratorácica. Informaron que la expectativa de vida de un minero era de veinte años después de ingresar a la mina, y alrededor del 75 por ciento de los mineros murieron de cáncer de pulmón. [5] En 1932, tanto Alemania como Checoslovaquia habían considerado el cáncer de los mineros como una enfermedad ocupacional indemnizable.

En 1942, Wilhelm C. Hueper, un alemán & eacutemigr & eacute que fue director fundador de la sección de cáncer ambiental del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), uno de los Institutos Nacionales de Salud, publicó una revisión en inglés de la literatura sobre los mineros europeos sugiriendo que el gas radón estaba implicado en causar cáncer de pulmón. [6] Eliminó los factores no ocupacionales porque el exceso de cáncer de pulmón se presentó solo entre los mineros. También eliminó los factores ocupacionales distintos del radón porque estos otros factores no habían causado cáncer de pulmón en otros entornos ocupacionales. [7] Entre los compañeros de Hueper, los disidentes, como Egon Lorenz, también del NCI, se centraron en contaminantes distintos al radón en la mina, la posible susceptibilidad genética de la población y las dosis calculadas al pulmón, que parecían demasiado bajas para causar cáncer porque el papel de las hijas del radón, como se conoce al polonio radiactivo, el bismuto y los productos de desintegración del plomo del gas radón, aún no se comprendía [8].

En el momento en que comenzó su propio programa, la AEC tenía muchas razones para preocuparse de que la experiencia de los mineros checos y alemanes presagiara un exceso de muertes por cáncer de pulmón para los mineros de uranio en los Estados Unidos. Los factores incluyeron los siguientes: (1) Ningún científico respetado cuestionó el hallazgo de que los mineros checos y alemanes tenían una tasa elevada de cáncer de pulmón (2) estos hallazgos eran bien conocidos por los tomadores de decisiones estadounidenses (3) como señala Hueper, la genética y los factores no ocupacionales podrían ser rechazados y (4) existían estándares de radón para otras industrias, y no había razón para pensar que las condiciones en las minas descartaran la necesidad de tales estándares. Además, tan pronto como el gobierno comenzó a medir los niveles de radón en el aire en las minas de uranio del oeste de Estados Unidos, encontraron niveles más altos que los reportados en las minas europeas donde se había observado un exceso de cánceres. [9] Como recordó el ingeniero sanitario del Servicio de Salud Pública (PHS) Duncan Holaday, quien pasó muchos años estudiando a los mineros, en un testimonio ante el Congreso de 1959, se reconoció temprano que, si bien había diferencias sustanciales entre los entornos europeos y estadounidenses, los niveles de exposición en las minas estadounidenses eran altos. :

En 1946, nuestras minas estadounidenses no eran tan profundas como las de Europa. Los hombres no trabajaban muchas horas. Además, muchos de ellos eran mineros más o menos transitorios, dentro y fuera de la industria.

Sin embargo, nuestros primeros estudios ambientales en estas primeras minas estadounidenses indicaron que teníamos concentraciones de gases radiactivos considerablemente superiores a las que se habían informado en la literatura. [10]

Un agujero importante en el argumento de Hueper fue que la dosis calculada de radiación del radón en las minas europeas no parecía lo suficientemente alta como para causar cáncer. [11] Pero cuando William Bale de la Universidad de Rochester y John Harley, un científico de la AEC's New La Oficina de Operaciones de York (NYOO), que estaba preparando su doctorado en el Instituto Politécnico Renssaelear, pudo mostrar y explicar en 1951 la importancia de las partículas radiactivas que se adhirieron a trozos de polvo y permanecieron en el pulmón, el descubrimiento tuvo un impacto tremendo. [ 12] Cuando se volvieron a calcular las dosis a los pulmones utilizando los modelos de Bale y Harley, aumentaron 76 veces, [13] haciéndolas lo suficientemente altas como para explicar las tasas de cáncer observadas [14]. Reconocer la importancia de las hijas del radón también explica por qué los experimentos con animales que utilizan gas radón puro no han causado cáncer. [15]

En ausencia de la voluntad de la Comisión de Energía Atómica para presionar por niveles de tolerancia relativamente seguros para el radón en las minas de EE. UU. E instituir un programa eficaz de ventilación de minas para reducir el peligro, y una respuesta mixta, pero principalmente insatisfactoria de los estados, el escenario estaba listo por el paso de dinero intergubernamental y décadas de estudio, un curso que resultó en la muerte prematura de cientos de mineros. Un análisis de once estudios de mineros subterráneos publicados en 1994 por el Instituto Nacional del Cáncer respalda la opinión de que las hijas del radón son responsables de un número aún mayor de cánceres de pulmón de lo que se creía anteriormente. [16]

El Comité Asesor escuchó a muchos mineros y sus familias sobre la devastación causada por la experiencia en las minas y la capacidad del gobierno para prevenirla. Dorothy Ann Purley, del pueblo de Laguna en Nuevo México, dijo a los miembros del Comité Asesor en una reunión pública en Santa Fe: "Hoy en día la gente sale y dice: '¿Sabías que fulano de tal murió de cáncer?' Tengo un cuñado que tiene cáncer. Trabajaba en la mina ''. [17]

Philip Harrison, portavoz de los mineros navajos y sus familias, dijo al Comité Asesor que en las minas de Nuevo México "las condiciones de trabajo eran a veces insoportables". . . . El gobierno sabía desde el principio cuál sería el resultado y. . . inició estudios sobre los mineros. . . sin su conocimiento y consentimiento ". [18]

Un estándar para el berilio, pero no para el uranio

En 1948, Merril Eisenbud, higienista industrial, fue contratada por la Oficina de Operaciones de Nueva York de la AEC para ayudar a establecer un laboratorio de salud y seguridad. La NYOO fue responsable de todas las adquisiciones de materias primas para la AEC. [19] A pedido de la División de Materias Primas de la AEC, el Dr. Eisenbud y el Dr. Bernard Wolf, un radiólogo, informaron sobre los posibles peligros para la salud en las minas al campo de la NYOO. oficina en Colorado y al personal de la sede de AEC. [20] El Dr. Eisenbud y la Oficina de Operaciones de Nueva York recomendaron que la AEC incluya requisitos para la protección de la salud en sus contratos con los operadores de la mina. [21]

La AEC había utilizado disposiciones contractuales en el caso del berilio, otro elemento clave (pero no radiactivo) en la producción de bombas. Un mes antes de que el Dr. Eisenbud presentara su informe sobre las minas de uranio, el Cleveland News informó sobre una conferencia convocada para discutir casos de intoxicación por berilio en plantas en Massachusetts y Lorain, Ohio. [22] Entre las víctimas mortales en Lorain había cinco residentes que vivían cerca de la planta de Beryllium Corporation. [23] El propietario de la planta, recordó el Dr. Eisenbud en 1995, estaba ansioso por que se estudiaran las condiciones "porque quería saber cuál era su responsabilidad". [24]

Ese mismo mes, junio de 1948, respondiendo a la "considerable publicidad". . . dada por la prensa a los casos de beriliosis entre los trabajadores de la planta y los residentes, "la AEC estableció un estándar tentativo para los niveles permisibles de exposición al berilio. La NYOO, "con la aprobación de la División de Biología y Medicina, ha insistido en que se cumplan los niveles de tolerancia recomendados por la AEC en todas las plantas que procesan berilio o compuestos de berilio para la Comisión". [25] A pesar de que en septiembre de 1949 ya se había Ha habido al menos veintisiete muertes atribuidas al berilio en plantas donde la AEC tenía contratos (nadie se enfermó de beriliosis después de que se establecieron los límites de tolerancia), la DBM se opuso a la AEC & quot; establecimiento y aplicación de normas o reglamentos relacionados con la salud. y condiciones de seguridad "y quería pasar el asunto a los estados. [26] Sin embargo, la NYOO hizo cumplir las normas para el berilio. [27]

Las situaciones del uranio y el berilio tenían mucho en común. En ambos casos, AEC fue el comprador único o principal. En ambos casos, la Oficina de Operaciones de Nueva York de AEC buscó controlar el peligro. Y en ambos casos había argumentos que justificar la inacción: el mecanismo de causalidad de la enfermedad era poco conocido y la autoridad legal de la AEC para regular la producción privada era cuestionable. La diferencia esencial entre los dos casos fue que la enfermedad causada por el berilio apareció poco después de la exposición y despertó la publicidad y la preocupación pública asociada. Por el contrario, pasaría más de una década antes de que los mineros de uranio comenzaran a morir de cáncer de pulmón, y la causalidad sería más difícil de inferir.

La DBM y la División de Materias Primas de la AEC rechazaron la recomendación del Dr. Eisenbud para la protección de la salud, argumentando que la Ley de Energía Atómica no otorgaba autoridad a la AEC sobre la salud y seguridad de las minas de uranio. [28] Si bien el Comité no ubicó las primeras opiniones legales de AEC sobre esta cuestión, como se analiza en el texto, sí encontramos documentación de la reafirmación de esta posición por parte del abogado de AEC a fines de la década de 1950. La Oficina de Operaciones de Nueva York adoptó la misma posición que había adoptado con respecto al berilio: si iba a adquirir uranio, iba a controlar el radón en las minas [29]. La AEC respondió transfiriendo la adquisición de uranio a una sección recién creada de la División de Materias Primas en Washington. [30] Según el Dr. Eisenbud, el director de la Oficina de Operaciones de Nueva York y muchos de sus empleados renunciaron por esta medida, al menos algunos de ellos porque el cambio tenía la intención de mantener a la AEC fuera de los asuntos relacionados con la salud en la industria minera de uranio. [31]

La perspectiva de Eisenbud tuvo eco en al menos parte de la oficina de Washington de la AEC. En mayo de 1949, AE Gorman, un ingeniero sanitario de la AEC, escribió un memorando para los archivos en el que informaba sobre una reunión con Lewis A. Young, director de la división de saneamiento del Departamento de Salud de Colorado, y el Dr. John Z. Bowers, subdirector de la División de Biología y Medicina. Bowers "indicó que las condiciones de salud [en la meseta de Colorado] no eran satisfactorias", y el Sr. Young informó que "las condiciones en las que se extraía y procesaba el mineral de uranio no eran buenas". [32] Bowers, según el memorando, dijo que su oficina sí no quiero recomendar "pasos drásticos" para requerir la corrección de deficiencias, pero prefirió recopilar datos sobre el peligro y cooperar con los operadores de la mina y las agencias estatales para corregir las condiciones insatisfactorias. Gorman, sin embargo, registró:

Expresé la opinión de que si el estado de Colorado tuviera solo dos inspectores para cubrir las condiciones de higiene industrial en todas las minas del estado, no sería realista esperar un seguimiento muy extenso de los problemas de peligros [sic] relacionados con la silicosis y la radiactividad, además de que dado que AEC estaba comprando un porcentaje muy grande del uranio producido, teníamos la responsabilidad moral de, al menos, mejorar cualquier condición insatisfactoria que se supiera que existía en relación con la salud de los trabajadores. Sugerí que esto podría solucionarse mediante una cláusula en nuestros contratos, aunque podría resultar en un mayor costo de producción. Puse en duda el hecho de que tal acción podría afectar gravemente a la producción de uranio. [33]

La perspectiva de Gorman no ganó. En la década de 1950, existían normas o directrices ocupacionales no solo para el radio [34] (una carga corporal máxima permitida) sino también para el radón. En 1941, los datos de las minas europeas se habían utilizado para establecer un estándar de radón para & quotair en la planta, laboratorio u oficina [de] 10 picocuries por litro ". [35] Pero en lo que respecta a las minas, el gobierno federal tomó casi dos décadas para emitir estándares y acciones exigibles para proteger a todos aquellos mineros que se sabe que están expuestos a un riesgo significativo. En cambio, debatió la responsabilidad de la acción mientras realizaba un largo curso de estudio epidemiológico. El episodio, declararía el juez en la decisión del caso Begay en 1984, fue una "tragedia de la era nuclear". [36]

El estudio PHS

El 25 de agosto de 1949, el estado de Colorado y los funcionarios del Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos se reunieron para explorar la seguridad de la radiación en las minas y molinos de uranio. [37] Colorado albergaba aproximadamente la mitad de las minas de uranio de EE. UU. Debido a que muchas de ellas eran pequeñas minas, emplearon a menos del 10 por ciento de los mineros de uranio del país. (Nuevo México, con minas mucho más grandes en promedio, tenía una fracción de las minas, pero casi la mitad de los mineros). [38] El Departamento de Salud de Colorado estableció un panel asesor de funcionarios federales, estatales y de la industria del uranio para supervisar un estudio integral. El panel informó al departamento de salud que se necesitaba más información sobre los peligros médicos de las minas de uranio. En agosto de 1949, el departamento de salud, junto con la Oficina de Minas de Colorado y la U.S. Vanadium Company, solicitaron formalmente un estudio de las minas y molinos, que el PHS acordó realizar [39]. El PHS inició tanto estudios ambientales de las minas [40] como estudios epidemiológicos de los mineros. [41] El estudio ambiental terminó en 1956, pero el estudio epidemiológico está en curso.

En 1949, Henry Doyle, un ingeniero sanitario que era el principal representante de PHS en Colorado, comenzó a realizar muestreos ambientales en las minas [42]. Doyle reclutó a Holaday para dirigir el estudio. [43] También participaron los departamentos de salud de Utah, Nuevo México y Arizona. [44] La parte ambiental del estudio comenzó primero, en 1950. Entre 1950 y 1954, los exámenes médicos de los mineros y molineros de uranio se realizaron sobre la base de & quothit-or-miss, & quot [45], pero en 1954 se inició un estudio epidemiológico sistemático de los mineros. .

Entre 1949 y 1951, los investigadores de PHS tomaron medidas ambientales de los niveles de radón en las minas. Al igual que el Dr. Eisenbud, detectaron altos niveles de radón. [46] En un memorando de febrero de 1950 a la oficina de PHS Salt Lake City, Holaday informó sobre un estudio de cuatro minas en la reserva Navajo. Declaró que si bien anticipó que las muestras mostrarían altas concentraciones de radón, los resultados finales superaron todas las expectativas. "Las muestras revelaron una" imagen bastante seria ", lo que llevó a Holaday a concluir y citar que se debe instituir un programa de control lo antes posible para para evitar lesiones a los trabajadores ". [47]

El 25 de enero de 1951, representantes de la AEC, la División de Higiene Industrial de PHS y otras ramas de PHS se reunieron para discutir en detalle las concentraciones de radón descubiertas por el estudio de PHS y qué se podría hacer al respecto. [48] El personal de PHS explicó que el estudio de uranio demostró "concentraciones de radón". . . en las minas lo suficientemente alto como para probablemente causar lesiones a los mineros. . . . "[49] También dijeron que el peligro podría reducirse con una ventilación adecuada. El grupo llegó a la conclusión de que las concentraciones de radón deberían reducirse al nivel más bajo posible de acuerdo con las buenas prácticas de ventilación de la mina, pero consideró "poco realista" establecer un nivel definido que los operadores de la mina deberían alcanzar. [50] Recomendaron más investigación, especialmente sobre técnicas de ventilación. [51] Por esta vía, "las concentraciones de radón en las minas se reducirían sustancialmente en todos los casos, y se obtendría información valiosa sobre la eficacia de la práctica de ventilación estándar en el control del radón". [52] También se señaló en esta reunión que el nivel aceptable de radón en la industria manufacturera era de solo 10 picocuries por litro, de uno a tres órdenes de magnitud más bajo que los niveles observados en las minas. [53]

El Informe de progreso de PHS para la segunda mitad de 1951 explicaba que debido a la gravedad del problema del radón, se consideró que era necesario dejar de lado temporalmente nuestra investigación ambiental a gran escala de esta industria y concentrarnos en el control de este contaminante. [54] El PHS se reunió con las empresas mineras para discutir los peligros y las instó a tomar medidas de ventilación. [55] En 1979, Duncan Holaday testificó ante el Congreso que `` para 1940 no creo que hubiera ningún científico o higienista industrial prominente en los Estados Unidos, excepto uno [presumiblemente Lorenz], que no estaba completamente convencido de los peligros, y se había demostrado que los elementos radiactivos podrían retirarse de un área cerrada y evitarse por completo. "[56] Sin embargo, parece que la industria minera carecía del compromiso de mejorar las condiciones de los trabajadores. [57]

El PHS distribuyó su informe provisional sobre una base "restringida" a funcionarios del gobierno estatal y federal y empresas mineras en mayo de 1952. [58] Un comunicado de prensa del 26 de junio de 1952 en el que se anunciaba la finalización del informe provisional comenzaba con la declaración de que "no se había encontrado ninguna evidencia de daños a la salud por la radiactividad". un período de latencia de diez a veinte años. Sin embargo, en la propia introducción al informe se señaló que "en la industria están presentes ciertas condiciones agudas que, si no se rectifican, pueden afectar gravemente a la salud del trabajador". [60]

Mientras tanto, a medida que aumentaba la evidencia del peligro, el Dr. Hueper, ahora en el Instituto Nacional del Cáncer, informó de los esfuerzos continuos para limitar su discurso sobre los riesgos involucrados. El Dr. Hueper informó que en 1952 fue invitado a hablar con la Sociedad Médica de Colorado, pero se negó a asistir cuando el director del NCI le ordenó, a petición de Shields Warren de la AEC, eliminar las referencias a la observación de cáncer de pulmón en del 40 al 75 por ciento de los mineros de minerales radiactivos en. . . [Europa] aunque estos cánceres ocupacionales se habían informado repetidamente desde 1879 ". [61] En un memorando de 1952 al director de la División de Control del Cáncer de los NIH, Hueper informó que un representante de AEC había objetado que las referencias a los riesgos de cáncer ocupacional en las minas eran "no en el interés público" y "representaban meras conjeturas". [62] Después del episodio de Colorado, según Hueper, Warren escribió al director del NCI, pidiendo la destitución del Dr. Hueper por "mal juicio". El Dr. Hueper mantuvo su trabajo , pero, según Victor Archer, uno de los médicos que dirigió el estudio del minero de uranio, tenía prohibido viajar al oeste del Mississippi con fines de investigación. [63]

Los funcionarios estadounidenses, incluidos los del PHS, no tenían autoridad independiente para ingresar a las minas de propiedad privada, a diferencia de las de propiedad de la AEC y arrendadas a operadores privados, sin el permiso de los propietarios de la mina. [64] Duncan Holaday testificó en los procedimientos judiciales que para acceder a las minas, se llegó a un acuerdo verbal con los propietarios de las minas de no informar directamente a los más afectados por sus hallazgos, los mineros [65]. Según Holaday, "este era un procedimiento de rutina que se seguía en todos los estudios industriales que conocía". . . esto se remonta a muchas décadas. "Para obtener acceso a las minas, los investigadores acordaron que el PHS no" alarmaría a los mineros "advirtiéndoles sobre condiciones peligrosas. [66] En 1983, Holaday testificó en Begay que "tenías que hacer la encuesta y sabías perfectamente bien que no estabas haciendo lo correcto". . . al no informar a los trabajadores. "[67] Un formulario de consentimiento médico del estudio PHS de mayo de 1960 no dice nada sobre el riesgo de cáncer de pulmón o cualquier otro riesgo para la salud asociado con el trabajo en las minas de uranio. [68] "Aquí no habría publicidad abierta", recordó Holaday en una deposición de 1985, y cuando informamos la información que encontramos, se haría de tal manera que las instalaciones donde se tomó un conjunto particular de muestras no identificarse y que no informaríamos a los trabajadores individuales de los datos que encontramos. & quot [69]

Holaday le dijo a Stewart Udall, un exsecretario del interior que representó a los mineros en el caso Begay, que no trató de hacerlo público porque no creía que Washington notaría un "pequeño tweet de Utah" de él. [70] Eisenbud ha sugerido que tal vez esto se deba a que en el entorno de la Guerra Fría, con las pruebas de armas nucleares en curso, nadie prestaría mucha atención a los riesgos para la salud a largo plazo de un pequeño grupo de mineros. [71]

Aunque el PHS y el AEC ya conocían el peligro del radón en las minas en 1951, y habían presionado a los estados para que tomaran medidas con resultados mixtos, los médicos del PHS comenzaron a realizar exámenes de salud básicos para recopilar datos de referencia contra los cuales los efectos sobre la salud a largo plazo de radón podría medirse. [72] Estos exámenes médicos inicialmente no encontraron evidencia de daños causados ​​por trabajar en las minas. Sin embargo, uno no habría esperado encontrar tales efectos porque pocos mineros habían estado en el trabajo durante más de cinco años y el cáncer de pulmón tarda de diez a quince años en aparecer.

En 1953, el PHS había completado una serie de estudios de ventilación. Ya en 1951, los funcionarios federales y estatales reunidos con los propietarios de minas en Colorado les habían dicho que "se había probado la ventilación en otras minas y se había encontrado que era satisfactoria". [73] Pero mientras que algunas minas grandes fueron ventiladas durante las décadas de 1950 y 1960, la mayoría de las minas pequeñas no se ventilaron hasta la década de 1960 o más tarde, y en aquellas minas que tenían sistemas de ventilación antes, no siempre se utilizaron adecuadamente [74].

Los mineros de uranio se discutieron en una reunión de enero de 1956 del Comité Asesor de Biología y Medicina de la AEC. La transcripción formalmente secreta registra que en un `` informe de estado sobre la meseta de Colorado '', el Dr. Roy Albert de la División de Biología y Medicina declaró:

No hay problemas urgentes, particularmente urgentes, asociados con él ahora, pero siempre ha habido un rugido de descontento con el estado de las condiciones de salud en las minas de uranio de la meseta de Colorado porque se trata de una industria minera que está esencialmente controlada. por el Gobierno Federal y por la AEC en términos de cuánto puede producir y cuánto pagó por su producto.

Albert explicó que la decisión tentativa era & quot; ceñirse & quot; porque sería & quot; un paso inusual & quot; para el gobierno federal entrar en la industria minera y la AEC podría adoptar un enfoque & quot; esperar y ver & quot; cuando los estados & quot; asumieran el garrote & quot. [75]

Merril Eisenbud respondió, sin efecto evidente, que el gobierno federal debería pagar para ventilar las minas: “Creo que aquí es donde radica nuestra responsabilidad, porque creo que esta industria no existiría si no fuera por el hecho de que necesitamos uranio. Si el costo de operación de estas minas según lo determinado por nosotros no permite una ventilación adecuada de esas minas, tendremos que cambiar el precio. Es tan simple como eso. & Quot [76]

En octubre de 1958, LeRoy Burney, el cirujano general del Servicio de Salud Pública, escribió a Charles Dunham, director de la División de Biología y Medicina de la AEC, que "los números son demasiado pequeños para permitir sacar conclusiones en este momento" acerca de si había exceso de muertes por cáncer de pulmón entre los mineros de uranio. Sin embargo, agregó, "si esta proporción de mortalidad. . . debería aumentar o incluso continuar en el futuro, entonces podría ser apropiado concluir que nuestra experiencia estadounidense no es incompatible "con la de las minas checas y alemanas. El Dr. Burney agregó:

Aunque no disponemos de mediciones ambientales completas en todas las minas, parece que unos 1.500 hombres en unas 300 minas están trabajando en entornos no controlados o mal controlados. El nivel medio de emisores alfa en las minas de un estado es cinco veces superior al nivel de trabajo recomendado, y en algunas minas el nivel se supera en más de 50 veces. . . . Por lo general, son las minas más antiguas y pequeñas en las que los trabajadores todavía están expuestos a estos altos niveles. [77]

Burney concluyó sugiriendo que, como "único comprador de minerales producidos en las minas", el gobierno federal podría exigir a los propietarios de las minas que se ajustaran a las normas de seguridad federales.

Varios meses después, Dunham escribió un memorando al Gerente General de AEC, AR Luedecke, informando "es dudoso que la autoridad reguladora de la Comisión pudiera extenderse para cubrir las minas". [78] El mismo día, 11 de marzo de 1959, el Asesor General de AEC LK Olson escribió a Dunham informando que & quot no hay nada en la historia legislativa de la Ley [de Energía Atómica] de 1954, o la Ley de [Energía Atómica] de 1946, que indique que el Congreso puede haber tenido la intención de permitir que AEC regule las prácticas de extracción de uranio. & quot [79]

Más tarde, en 1959, la AEC pidió a la Oficina de Minas que inspeccionara las minas que alquilaba y luego realizó inspecciones de seguimiento para asegurarse de que se siguieran las recomendaciones de la oficina, cerrando secciones de minas temporalmente hasta que se completaran las medidas correctivas. En los diez meses transcurridos entre julio de 1959, cuando comenzaron las inspecciones, y mayo de 1960, los niveles de radón en estas minas mejoraron drásticamente [80].

Como determinó el juez en la decisión de Begay, "la AEC concluyó que podía hacer cumplir las medidas de salud y seguridad en las minas arrendadas [a diferencia de las minas de propiedad privada] de conformidad con las disposiciones de arrendamiento de la Ley de Energía Atómica" y enmendó los arrendamientos de sus minas "para contener explícitamente lenguaje y procedimientos de aplicación ". [81] Los estados comenzaron a promulgar normas en 1955, [82] pero la inspección y la aplicación llegaron más tarde y variaron enormemente.Nuevo México comenzó a hacer cumplir la ley en 1958. [83] Colorado y Utah no comenzaron a hacer cumplir una ley seria hasta la década de 1960, [84] y Arizona, según Duncan Holaday, "no hizo nada más que tomar muestras de aire". [85] (3 de agosto de 1983), 152.

A finales de 1959, los mineros recibieron el folleto de PHS que les advirtió sobre los peligros de la exposición al radón. El panfleto mencionó la posibilidad de que el radón cause cáncer de pulmón, pero no dijo nada sobre la experiencia de los mineros estadounidenses o europeos o el nivel de riesgo. Dijo que los científicos están trabajando duro para obtener la respuesta final sobre la cantidad de radón y sus productos de degradación, conocidos como hijas, a los que puede estar expuesto de manera segura. "Suficiente aire limpio y fresco en la cara para barrer el gas y el polvo del radón", así como varias otras medidas para reducir la exposición. [87]

Toda la minería es peligrosa y no hay razón para pensar que algún minero haya entrado en las minas de uranio sin saberlo. Si los mineros de uranio tenían una apreciación del riesgo adicional de cáncer del radón es otro asunto. El panfleto de 1959 es el primer documento que pudimos encontrar que indicaba que el gobierno federal trató de advertir a los mineros sobre los peligros de la radiación. Si bien el panfleto mencionó la posibilidad de que el radón cause cáncer de pulmón, no dio ninguna indicación del nivel de riesgo. [88] Duncan Holaday dijo en una audiencia del Congreso en 1979: “Nosotros, en el Servicio de Salud Pública, hicimos todo lo posible para comunicarles a los hombres la situación en la que se encontraban. Publicamos folletos. . . realizó reconocimientos médicos. . . les contamos cuál era la historia ". [89] Esta afirmación es difícil de conciliar con las otras afirmaciones de Holaday, como se citó anteriormente, de que los investigadores habían acordado no advertir a los mineros como condición para el acceso a las minas. Cuando el senador Orrin Hatch de Utah sugirió al Sr. Holaday que algunos de los mineros "simplemente no eran capaces de comprender o conocer los peligros a los que estaban sujetos", el Sr. Holaday respondió, "Lo entiendo perfectamente". [90]

En 1960, el PHS presentó a los gobernadores de los estados mineros lo que creía que eran pruebas concluyentes del estudio del PHS de una correlación entre la extracción de uranio y el cáncer de pulmón. La evidencia mostró que se observaron al menos cuatro veces y media más cánceres de pulmón de lo que normalmente se esperaría entre los mineros blancos, para quienes se disponía de datos de comparación, y que había menos del 5 por ciento de probabilidades de que hubiera aparecido tal diferencia. por casualidad. Los resultados de un estudio de 371 minas (no se indicó el número de mineros encuestados) en 1959 mostraron que el número de minas con niveles inaceptables de radón había aumentado desde 1958. [91] Sin embargo, el gobierno federal continuó cediendo ante los estados el establecimiento de reglas y la aplicación en el caso de las minas que no eran propiedad de AEC, y AEC, PHS y los estados continuaron los estudios y discusiones.

Finalmente, en 1967, el secretario de Trabajo Willard Wirtz anunció la primera norma exigible a nivel federal para el radón y sus derivados en las minas de uranio que abastecía al gobierno federal. & quot; Después de diecisiete años de debate y discusiones sobre las respectivas responsabilidades privadas, estatales y federales por las condiciones en las minas de uranio & quot; dijo Wirtz al Congreso, & quotthay hoy (o cuando se convocaron las audiencias) no hay estándares adecuados de salud y seguridad o procedimientos de inspección. para la extracción de uranio. "[92] La norma se fijó en 0,3 Nivel de trabajo (WL). [93] Wirtz estableció este criterio en virtud de la Ley Walsh-Healy de 1936, que preveía la regulación de las condiciones de salud y seguridad en los contratos gubernamentales. [94] No está claro por qué la autoridad otorgada al secretario de trabajo bajo esta ley de 1936 no se usó antes para controlar el radón en las minas, pero podría haber sido porque la mayoría de las minas eran de propiedad privada y no operaban bajo contactos federales, lo que hizo que cuestionable la aplicabilidad del acto. [95]

La decisión de Begay

Begay v. Estados Unidos se presentó en nombre de un grupo de mineros en un tribunal de distrito federal en Arizona en 1979, el caso llegó a juicio en 1983. Durante la década de 1950, según el tribunal, el PHS encontró exposiciones a la radiación en algunas minas superiores a la recomendado, y & quot; incluso más altas que las dosis recibidas como resultado de la explosión de la bomba atómica en Japón & quot. [96] Pero el 10 de julio de 1984, el tribunal decidió que Estados Unidos era inmune a la demanda, [97] El juez escribió que la situación de los mineros "pide reparación". [98]

La decisión en el caso Begay plantea cuestiones básicas sobre la responsabilidad del gobierno y sus investigadores. El tribunal determinó que las acciones del gobierno estaban motivadas por fuertes intereses de seguridad nacional:

El gobierno, al tomar su decisión en esta área, se enfrentó a la necesidad inmediata de un flujo constante, ininterrumpido y confiable de grandes cantidades de uranio. . . con fines urgentes de seguridad nacional y como fuente de energía en el futuro para la creciente industria de la energía nuclear en tiempos de paz. . . . [L] os tomadores de decisiones debían preocuparse de que hubiera datos adecuados disponibles para justificar los estándares que se establecerían y que los trabajadores y la gerencia tendrían las herramientas para saber cuándo estaban en violación. . . . [99]

Sin embargo, el tribunal no tiene claro por qué o cómo una norma para el radón en las minas habría interrumpido el flujo de uranio, dañado los intereses de seguridad nacional o interferido con el desarrollo de usos pacíficos de la energía nuclear. Ventilar las minas habría sido relativamente económico y habría mejorado las condiciones de trabajo - esto se demostró en los estudios de ventilación de PHS en 1951 [100] - haciéndolo más atractivo para una fuerza laboral potencial. En 1960, se informa que el subcomisionado de minas de Colorado dijo que el 98 por ciento de las minas tendrían que suspender el trabajo si se les obligara a cumplir con un estándar de nivel de trabajo propuesto en 1955: 100 picocurios de radón en equilibrio con 300 picocurios de radón hijas. . [101] En cualquier caso, el gobierno federal no invocó la seguridad nacional como base para su inacción. Por ejemplo, en 1986 Duncan Holaday respondió negativamente cuando se le preguntó en una deposición, "en todos [sus] años desde 1949 hasta su jubilación, ¿alguna vez recibió directa o indirectamente, algún documento [del] Servicio de Salud Pública, del Comisión de Energía Atómica, o de cualquier otra fuente, indicándole o dirigiéndole que debe tomar golpes o no se debe hacer nada debido a consideraciones de seguridad nacional? & Quot [102] En cuanto a la política del gobierno federal de no regular las minas, esto parece haber involucrado cuestiones de la comprensión de la AEC de su autoridad y cuestiones políticas relacionadas con la relación tradicional entre los estados y el gobierno federal.

¿El hecho de no aplicar el mismo enfoque a los mineros de uranio que a los trabajadores del berilio fue una cuestión de ausencia de autoridad legal, como afirma la AEC, o de una deferencia razonada hacia los reguladores estatales, como sugirió el tribunal? La decisión del tribunal no abordó la acción de la AEC de exigir a sus contratistas de berilio que cumplan con las normas de riesgo, ni abordó el hecho de que las normas de radiación se aplicaban en entornos industriales. La fragmentación de la responsabilidad, tanto a nivel federal como entre los estados y el gobierno federal, parece haber brindado una oportunidad conveniente para que el gobierno federal pase la pelota entre las agencias y evite una acción decisiva hasta mucho después de que dicha acción debería haberse tomado.

¿En qué condiciones deberían los investigadores entrar en un estudio a largo plazo en el que hay motivos para sospechar desde el principio que los sujetos están, cada día, en un riesgo continuo y en gran parte evitable e innecesario?

La decisión de Begay establece claramente el trato celebrado por el gobierno y sus investigadores, en nombre del estudio epidemiológico:

. . . era necesario obtener el consentimiento y la cooperación voluntaria de todos los operadores de minas. Para hacer esto, el PHS, bajo la dirección del cirujano general, decidió que no se informaría a los mineros individuales de los posibles peligros potenciales de la radiación. . . por temor a que muchos mineros renunciaran y otros serían difíciles de asegurar por temor al cáncer. Esto interrumpiría seriamente la producción de uranio que tanto se necesita. . . . [N] o minas individuales, o minas, serían identificadas públicamente en conexión con esos datos. En consecuencia, se obtuvo el consentimiento voluntario de los explotadores de minas para realizar el estudio PHS. [103]

La decisión de Begay no aborda cuestiones como si los investigadores podrían haber trabajado de manera más efectiva con agencias estatales que tenían autoridad para ingresar a las minas, o si podrían haber realizado el estudio en minas en tierras federales o navajos, a las que tenían acceso. En cualquier caso, no existe una seguridad nacional evidente u otro motivo que justifique la exposición continua de los mineros al peligro del radón [104].

En cuanto a los exámenes médicos de los mineros, el tribunal determinó que los médicos que los habían realizado "tenían la responsabilidad de ocuparse únicamente del examen y los resultados de ese examen". [105] Por lo tanto, el tribunal concluyó que "no era necesario ni apropiado para que esos médicos aconsejen a los mineros que se presenten voluntariamente para los exámenes de los peligros potenciales en las minas de uranio ". [106] En el caso del estudio epidemiológico, el tribunal explicó:

Un estudio epidemiológico se ocupa de las estadísticas de grupo y las conclusiones de dicho estudio no se pueden aplicar adecuadamente a participantes específicos de un grupo. . . . El gobierno no buscó voluntarios para trabajar en las minas para que pudieran formar parte del grupo de estudio. . . . [107]

En este punto, el Comité Asesor no está de acuerdo con el tribunal. En estudios epidemiológicos como el que se está discutiendo, las conclusiones grupales son aplicables a los miembros de la población de la que se pretende que el grupo sea una muestra representativa. Es decir, a cada individuo se le puede decir la probabilidad de desarrollar una enfermedad según su nivel y condiciones de exposición. Si el estudio estuvo mal diseñado, entonces tal aplicabilidad puede no ser válida, pero hasta donde el Comité sabe, nadie ha discutido esto sobre el estudio PHS. Además, los investigadores de PHS tuvieron la oportunidad de advertir a los mineros cara a cara porque los examinaron periódicamente durante más de veinte años. Existe cierto desacuerdo sobre si se advirtió a algún minero sobre el riesgo de cáncer de pulmón, pero incluso Duncan Holaday, quien en un caso indicó que algunos mineros recibieron advertencias, reconoció que muy probablemente estas advertencias no fueron efectivas.

Ley de compensación por exposición a la radiación

La decisión de Begay concluyó que la difícil situación de los mineros de uranio "exige reparación". Sin embargo, debido a la doctrina de la inmunidad soberana, el tribunal declaró que no podía proporcionar el remedio adecuado. Para 1990, se habían producido 410 muertes por cáncer de pulmón entre los 4,100 mineros del grupo de estudio Colorado Plateau. Normalmente se habrían esperado unas 75 muertes por cáncer de pulmón en un grupo de mineros como éste. [108] En el mismo año, el Congreso respondió con una legislación, la Ley de Compensación por Exposición a la Radiación (RECA), que proporcionó una compensación de $ 100,000 para los mineros con cáncer de pulmón o enfermedades respiratorias no malignas, sujeto a ciertas condiciones. En el caso del cáncer de pulmón, la ley requiere que el reclamante demuestre una exposición ocupacional a hijas de radón de 200 WLM (meses de nivel de trabajo) a 500 WLM, dependiendo de su edad e historial de tabaquismo, la cifra más alta se aplica a fumadores y mineros mayores. En el caso de una enfermedad respiratoria no maligna, la ley también requiere la documentación de la enfermedad por un panel de radiólogos certificados en la evaluación de la evidencia de rayos X de la enfermedad pulmonar. En ambos casos, también se requieren registros de historiales ocupacionales y registros civiles de los parientes más cercanos (como certificados de matrimonio), registros que a menudo son inexistentes o difíciles de obtener, particularmente para los mineros navajos.

El análisis más reciente y autorizado de los riesgos de cáncer de pulmón por radón en la extracción de uranio proviene de una publicación de los NIH de 1994 [109] que volvió a analizar los once principales estudios sobre el radón ocupacional en todo el mundo. Este análisis amplía considerablemente el realizado por el Comité BEIR IV de la Academia Nacional de Ciencias, [110] que estaba disponible en 1986 antes de la promulgación de RECA. Este informe utilizó métodos de análisis similares pero datos más recientes y más detallados sobre un conjunto más amplio de estudios. Las conclusiones más importantes de este informe son

  • que el riesgo aumenta aproximadamente de forma lineal con el nivel de exposición, con una pendiente media similar a la estimada por comités anteriores, incluido BEIR IV [111]
  • que el riesgo por WLM varía mucho según la edad, la latencia, la cohorte minera y, especialmente, la tasa de dosis o la duración, siendo esta última una observación relativamente reciente, pero ahora ampliamente aceptada [112]
  • que hay poca evidencia de que el aumento proporcional de los riesgos de cáncer de pulmón sea sustancialmente diferente para fumadores y no fumadores; como consecuencia, la probabilidad de que un cáncer de pulmón en particular fuera causado o contribuido por el radón no se ve alterada materialmente por los antecedentes de tabaquismo [113]
  • que en promedio más de la mitad de los cánceres de pulmón entre los mineros blancos en la cohorte de la meseta de Colorado y la cohorte de Navajo Nuevo México fueron causados ​​por exposiciones al radón [114] y
  • que existían incertidumbres sustanciales en cuanto a las dosis reales recibidas por los mineros en diferentes minas. [115]

Por lo tanto, la cifra de 200 WLM que se usa en RECA como criterio para otorgar compensación no es irrazonable como un & quot; balance de probabilidades & quot; para los mineros como un grupo completo, pero (1) es un umbral de riesgo mucho más alto que el requerido para los downwinders. del sitio de pruebas de Nevada o los veteranos atómicos cubiertos en el mismo acto e (2) ignora la variación sustancial en la edad, la latencia y otros factores e incertidumbres sustanciales en las estimaciones de dosis para los individuos dentro del grupo de todos los mineros, por lo que muchos mineros cuyos cánceres es probable que hayan sido causadas por radón no hubieran cumplido este criterio. Además, la distinción entre fumadores y no fumadores establecida en la ley no está bien respaldada por la evidencia científica actualmente disponible y tiende a negar la compensación a muchos mineros, la mayoría de los cuales son fumadores pero sufrieron aumentos sustanciales en el riesgo debido al efecto sinérgico de los dos carcinógenos. .

Claramente, algunos mineros tienen un caso más sólido de compensación que otros, y RECA intenta hacer tales distinciones. En principio, sería posible construir una fórmula para determinar la probabilidad de causalidad que reflejara mejor el estado actual del conocimiento científico y un umbral en esta escala de probabilidades que trataría a los mineros de manera más equitativa con respecto a los otros grupos. cubierto por el acto. Sin embargo, el caso de los mineros de uranio presenta obstáculos insuperables en este sentido, incluida la pérdida de registros relacionados con historias ocupacionales y exposiciones y variaciones en las prácticas culturales que han hecho que la carga de registros para los reclamantes sea especialmente onerosa. Cuando la dificultad de cumplir con estos requisitos burocráticos se combina con el fuerte vínculo entre el cáncer de pulmón y la extracción de uranio, el esquema coloca injustamente una carga demasiado grande para el individuo. El Comité está firmemente convencido de que proponga un ajuste en los criterios para que la prueba de una duración mínima del empleo clandestino sea suficiente para calificar para la compensación. Cualquier esquema de compensación es necesariamente imperfecto, pero dada la fuerza de la conexión causal y la gravedad de la lesión, el tiempo pasado en las minas es una base racional y equitativa para determinar los niveles de exposición.

Conclusiones sobre los mineros de uranio

El Comité Asesor concluye que el gobierno federal hizo un esfuerzo insuficiente para mitigar el peligro para los mineros de uranio mediante la ventilación temprana de las minas y que, como resultado, los mineros murieron. El Comité concluye además que no existían barreras creíbles para la acción federal. Si bien la seguridad nacional proporcionó claramente el contexto para la extracción de uranio, nuestra revisión de los registros disponibles no revela evidencia de que los funcionarios se basaron en la seguridad nacional o consideraciones económicas relacionadas como base para no tomar medidas para ventilar las minas. Dado que la mayoría de las minas no estaban ventiladas, el gobierno federal debería al menos haber advertido a los mineros del riesgo de cáncer de pulmón que enfrentaban al trabajar bajo tierra. Reconocemos que los mineros tenían opciones limitadas de empleo y podrían haberse sentido obligados a continuar trabajando en las minas, pero la información debería haber estado disponible para ellos. Si hubieran estado mejor informados, podrían haber buscado ayuda para dar a conocer el hecho de que las condiciones de trabajo en las minas eran extremadamente peligrosas, lo que podría haber dado lugar a que algunas minas se ventilaran antes de lo que estaban.

El tribunal en la decisión de Begay no exageró cuando calificó el abuso de estos mineros y la tragedia de las cuotas de la era nuclear ''.

El Comité cree que después de 1951, cuando los hallazgos de William Bale y John Harley sobre las hijas del radón establecieron que los mineros recibían una dosis mucho mayor en los pulmones de lo que se sospechaba anteriormente, los propietarios de las minas, los gobiernos estatales y el gobierno federal tenían la responsabilidad de tomar medidas que conduzcan a la ventilación de todas las minas. Existen principios éticos básicos para no causar daño y promover el bienestar de los demás (como se describe en el capítulo 4) bajo los cuales todas las partes relevantes deberían haber actuado para prevenir daños a los mineros.

El Comité Asesor no ha encontrado una justificación plausible para el fracaso del gobierno federal, que es el foco de nuestra investigación, en adherirse a estos principios. Está claro que los funcionarios del gobierno federal estaban convencidos a principios de la década de 1950 de que las concentraciones de radón y de sus derivados en las minas eran lo suficientemente altas como para causar cáncer de pulmón. La obligación del gobierno federal surge de este conocimiento y su vínculo causal con la actividad minera. Sin el gobierno federal para comprar uranio, no habría habido industria minera de uranio. Dado que el gobierno federal puso en riesgo a los mineros, un requisito moral mínimo sería que el gobierno se asegurara de que el riesgo se redujera a un nivel aceptable. Debido a que el gobierno federal no tomó las medidas necesarias, el producto que compró tuvo el precio de cientos de muertes.

El registro histórico está enredado e incompleto, pero la responsabilidad legal por la salud y seguridad de los mineros parece haber recaído en gran parte, pero no exclusivamente, en los estados. Al mismo tiempo, los recursos para implementar medidas correctivas existían principalmente dentro del gobierno federal.

La Comisión de Energía Atómica, que era la agencia contratante del gobierno federal en su papel de comprador exclusivo de uranio, interpretó que la Ley de Energía Atómica no le otorgaba autoridad sobre la salud y la seguridad en las minas. No está claro para el Comité por qué la AEC, como en el caso del berilio, no pudo haber hecho de la ventilación un requisito de ningún contrato para extraer uranio o, en cualquier caso, por qué la AEC no pudo haber pedido aclaraciones sobre su autoridad a Congreso. El Departamento de Trabajo parece haber tenido autoridad en virtud de la Ley Walsh-Healy de 1936 para garantizar condiciones de trabajo seguras en las minas, pero por razones que nuevamente no son claras para el Comité, no fue hasta 1967 que el Departamento de Trabajo aplicó la ley.

Según la decisión de Begay, Estados Unidos no reclutó a mineros para trabajar en las minas, ni provocó que los mineros estuvieran expuestos a peligros o negaran el tratamiento a ninguna persona. Sin embargo, ninguna de las consideraciones resta valor a lo que para el Comité Asesor fue una consideración determinante general: sin la iniciativa del gobierno federal y su papel como único comprador, no habría existido una industria estadounidense del uranio. Debido a que el gobierno jugó un papel fundamental al poner a los mineros en peligro, se deduce que el gobierno tenía la obligación moral de garantizar que el daño fuera controlado, al menos hasta un nivel de riesgo que no excediera los riesgos normalmente asociados con minería subterránea, un argumento que utilizó el gobierno para actuar en el caso del berilio.

Sin embargo, las minas de uranio no fueron ventiladas, lo que agregó un significado particular a una segunda cuestión moral planteada por este caso: ¿Por qué no se advirtió a los mineros sobre el riesgo al que estaban expuestos, particularmente cuando se hizo evidente la probable magnitud del peligro? Aunque esta pregunta se puede plantear adecuadamente a todas las partes relevantes, incluidos los propietarios de las minas, los gobiernos estatales y las diversas agencias federales, la mayor parte de la atención se ha centrado en el Servicio de Salud Pública. Los investigadores del PHS fueron los únicos funcionarios federales en contacto directo con los mineros mientras reclutaban y luego seguían a los mineros en el curso de sus estudios epidemiológicos. Además, fue en el curso de estos estudios que se acumuló evidencia importante sobre la gravedad del riesgo.

Cuando los datos recopilados por el PHS indicaron que los mineros estaban trabajando en un entorno donde la amenaza de cáncer de pulmón era significativa, lo que fue claramente el caso después de los hallazgos de Bale-Harley, y cuando el PHS observó a principios de la década de 1950 que los estados y los propietarios no ventilaban las minas para mitigar el peligro, el PHS estaba obligado a advertir a los mineros sobre las implicaciones de su investigación. Sin embargo, esta investigación parece haber sido realizada bajo acuerdos orales con los dueños de la mina de que los investigadores de PHS no advertirían directamente a los mineros sobre el nivel de peligro. [116]

Surge, por supuesto, la cuestión de si el PHS debería haber llegado a un acuerdo para estudiar a los mineros condicionado a no advertirles del peligro al que estaban expuestos. El argumento para aceptar esta condición es que era la única forma en que los investigadores de PHS podían ingresar a las minas y que, en última instancia, los resultados del estudio serían valiosos y probablemente salvarían algunas vidas. Pero la aceptación de la condición impedía al PHS tratar de manera directa con las personas que se proponían estudiar y brindar una advertencia que tenía el potencial, en este caso, de salvar al menos algunas vidas. El Comité está dividido sobre este tema. Algunos miembros llegaron a la conclusión de que la condición era moralmente objetable y debería haber sido rechazada, incluso si esto significaba que la investigación no podía avanzar o solo podía avanzar de manera limitada [117]. Otros argumentaron que un curso moralmente aceptable habría sido aceptar la condición y, a medida que surgieron los resultados, advertir a los mineros de todos modos, porque en este caso el deber de cumplir las promesas fue anulado justificadamente por el deber de prevenir daños.

La decisión del PHS de acatar el acuerdo de no advertir a los mineros es particularmente preocupante a la luz de un reglamento, como señaló el tribunal en la sentencia Begay, vigente desde 1951 hasta 1978, que regía la divulgación de la información obtenida y las conclusiones alcanzadas para Encuestas, proyectos de investigación e investigaciones de PHS. El reglamento decía, en parte, que la información obtenida por el Servicio bajo garantía de confidencialidad. . . puede ser divulgado. . . siempre que el Cirujano General determine específicamente que la divulgación es necesaria (1) para prevenir una epidemia u otro peligro grave para la salud pública. . . . & quot [118] Ciertamente en algún momento la epidemia potencial y eventualmente realizada de cáncer de pulmón calificó bajo este reglamento. El informe provisional de 1952 del PHS es claro que "existen ciertas condiciones agudas en la industria que, si no se rectifican, pueden afectar seriamente la salud del trabajador". acuerdo de confidencialidad, no lo hizo, aunque parece haber realizado esfuerzos para comunicar sus hallazgos, sus implicaciones y recomendaciones de mitigación a las autoridades de salud, la AEC, operadores y propietarios de minas y agencias estatales. [120]

Sin duda, el acuerdo entre el PHS y los propietarios de la mina también afectó lo que los investigadores del PHS estaban dispuestos a decirles a los mineros sobre el propósito de sus investigaciones en el momento en que los mineros fueron reclutados para participar. El PHS les dijo a los mineros poco más que estaban estudiando la "salud de los mineros". [121] De hecho, estaban estudiando (1) la relación entre la exposición al radón y otras condiciones en las minas y la salud de los mineros y (2) métodos de ingeniería. (específicamente, técnicas de ventilación) para controlar los peligros de la radiación. [122] Si a los mineros se les hubiera dicho el verdadero propósito del estudio, incluso antes de cualquier advertencia relacionada con el progreso de la investigación, es posible que los mineros hubieran utilizado esta información para defender sus intereses. Incluso si los mineros no estuvieran bien posicionados para buscar empleo en otro lugar o para abogar por mejores condiciones de trabajo, el principio de respeto por la autodeterminación de los demás habría requerido una divulgación más directa.

Las pautas actuales para la ética de la investigación epidemiológica, así como las prácticas actuales, no aconsejarían el trato original con los propietarios de la mina, la divulgación mínima hecha a los trabajadores sobre el propósito de la investigación o la falta de advertencia a los trabajadores cuando el peligro se convirtió en claro. Por ejemplo, las directrices actuales del Consejo de Organizaciones Internacionales de Ciencias Médicas (CIOMS) explican: "Parte del beneficio que las comunidades, los grupos y las personas pueden esperar razonablemente de participar en los estudios es que se les informará de los hallazgos relacionados con su salud". [123] Las directrices del CIOMS también especifican el deber de no retener, tergiversar o manipular datos. [124] Hoy en día, es ampliamente reconocido entre los investigadores epidemiológicos que tienen la obligación de informar los hallazgos que indiquen un daño potencial o real, junto con las incertidumbres de esos hallazgos, a las personas que están siendo estudiadas y al público en general.

Si bien el Comité cree que el gobierno federal debería haber actuado para asegurar que las minas fueran ventiladas y que el PHS debería haber informado a los mineros sobre la gravedad del riesgo que estaba investigando, el Comité no tenía suficiente información para evaluar la responsabilidad moral de empleados y funcionarios individuales de AEC y PHS por estas fallas. Algunos investigadores hicieron algunos esfuerzos para que los estados y los propietarios de las minas ventilaran las minas, y es posible que se hayan dado algunas advertencias a los mineros individuales. Pero el esfuerzo de ventilación fue inadecuado y las advertencias ineficaces. Carecemos de la información para evaluar si funcionarios como Duncan Holaday, Henry Doyle y Merril Eisenbud deberían haber hecho más de lo que hicieron para proteger a los mineros, reconociendo que sus superiores tenían la responsabilidad última de las decisiones de no presionar por ventilación y advertencias. La denuncia de irregularidades para evitar daños graves es una responsabilidad moral importante, pero existen consideraciones prudenciales personales que desconocemos y que deben sopesarse antes de juzgar si estas personas incumplieron su deber [125].


EL PUEBLO NAVAJO AL INICIO DE LA MINERÍA DE URANIO

Los hombres navajos gravitaron para trabajar en las minas, que estaban cerca de sus hogares y eran el único trabajo disponible. Para muchas familias navajos, la extracción de uranio representó un primer contacto con la economía asalariada estadounidense en general. Estas familias navajos estaban agradecidas en el momento de tener un empleo.20,21

Arriba a la derecha: Mineros navajos cerca de Cove, Arizona, en 1952. Cortesía del Museo de la Nación Navajo, Window Rock, Ariz (NG6-52).

A los mineros se les pagaba el salario mínimo o menos. Las copias de los recibos de pago proporcionados por un minero navajo de 1949 muestran un salario por hora de

MEDICIÓN DEL RADÓN EN LAS MINAS

Las primeras mediciones fueron de la concentración de radón en el aire en las minas & # x02014 típicamente medido en picocuries por litro. El trabajo de Harley & # x02019 se centró en las hijas del radón y condujo a la definición de un nivel de trabajo como la medida de la energía liberada por las hijas del radón. Esto proporciona una medida física que está estrechamente relacionada con el mecanismo del daño biológico. Un nivel de trabajo es una concentración de productos de desintegración del radón que liberará 1,3 millones de electronvoltios por litro de aire. Dependiendo de la ventilación y la cantidad de polvo, una concentración particular de radón en el aire puede corresponder a diferentes niveles de trabajo.17,30 En el equilibrio (esperado con mala ventilación), 1 nivel de trabajo corresponde a 100 pCi / L en el aire. La medida de exposición comúnmente reportada (que depende tanto de la cantidad de radiactividad como de la duración) es & # x0201c meses de nivel de trabajo. & # X0201d Un mes de nivel de trabajo equivale a pasar 170 horas (1 mes de horas de trabajo) expuesto a 1 nivel de trabajo. .

.81 a $ 1.00 (D. Crank, comunicación escrita, 1998). Los trabajos que tenían incluían explosivos, madereros (construyendo los soportes de madera en las minas), muckers (que cavaron la roca volada), transportadores y molineros. Los mineros navajos informan que los jefes eran generalmente blancos y que los capataces no pasaban tanto tiempo en las minas como los trabajadores navajos. Las minas iban desde piquetas y carretillas hasta equipo pesado. Los mineros navajos informaron haber trabajado desde unos pocos meses hasta 10 años o más en las minas de uranio.1,8

Cuando comenzó la extracción de uranio, los medios de transporte predominantes para los navajos eran a caballo y en carreta oa pie en la reserva, el idioma navajo no tenía una palabra para la radiación, pocos navajos hablaban inglés y pocos tenían educación formal. Por lo tanto, la población navajo se aisló del flujo general de conocimiento sobre la radiación y sus peligros por geografía, idioma y nivel de alfabetización.1,8 Hoy, los mineros y sus familias dicen que no tenían idea de que existían problemas de salud a largo plazo. peligros asociados con la extracción de uranio. Prácticamente todos los mineros navajos informan que no fueron educados sobre los peligros de la extracción de uranio y no se les proporcionó equipo de protección ni ventilación22.

Hoy en día, muchos navajos notan que el Tratado de 1868 entre la tribu Navajo y el gobierno de los Estados Unidos asignó a la Oficina de Asuntos Indígenas para que se ocupara de los servicios económicos, educativos y de salud de los navajos. Consideran esto como una relación de confianza especial que conlleva responsabilidades particulares, incluida la protección de la salud del pueblo navajo.8 Sin embargo, la atención médica proporcionada por el gobierno para el pueblo navajo ha estado plagada de problemas. Desde el siglo XIX hasta la década de 1940, se centró más en eliminar el papel de los curanderos nativos, o curanderos, que en curar enfermedades infecciosas generalizadas. Por lo tanto, la minería de uranio y las enfermedades relacionadas surgieron en un contexto de otras fallas de salud pública.23


¿Primera bomba atómica desarrollada por la Alemania nazi?

Recientemente, comenzaron a circular nuevamente rumores sobre el hecho de que las primeras armas nucleares se desarrollaron y probaron con éxito no en los Estados Unidos, sino en la Alemania nazi. ¿Realmente lograron los nazis construir una bomba atómica?

La teoría sobre el desarrollo de las armas nucleares por parte de los nazis se encuentra entre esas hipótesis que no pueden ser confirmadas ni negadas (y según las reglas adoptadas por la ciencia contemporánea, incluida la historia, automáticamente se las considera poco fiables). Muy a menudo, los autores mencionan algunos documentos secretos supuestamente guardados en los archivos de los servicios secretos de los antiguos enemigos de Alemania. Por supuesto, es difícil decir si esto es cierto o no, ya que nadie vio estos documentos más que sus autores.

Existe una teoría independiente que fue sugerida en 2005 por un historiador alemán Rainer Karlsch en su libro "La bomba de Hitler. En esta monografía, el autor, citando relatos de testigos presenciales, muestra que en 1944 en la isla báltica de R & uumlgen y en la primavera de 1945 en Turingia se probaron bombas atómicas, todos estos datos se basan en el testimonio de residentes locales y periodistas de los países aliados de Alemania que hablaron sobre las explosiones acompañadas de intensos destellos de luz.

El testimonio de una tal Claire Werner registrado y documentado en la década de 1960 por las autoridades de la ciudad de Arnstadt, donde, según los historiadores, todavía se almacenan en archivos locales. Frau Werner, un oficial de la Wehrmacht que conocía, le dijo en un arrebato de franqueza en la primavera de 1945 que "esta noche sucederá algo que puede sacudir al mundo". La dama intrigada se sentó junto a la ventana desde donde podía observar lo que estaba sucediendo en el campo de entrenamiento militar cerca de la ciudad turingia de Ohrdruf. Entonces la noche se convirtió en día: "Vi un enorme pilar que se elevaba hacia el cielo, y de repente había tanta luz que se podía leer un periódico. El pilar se precipitó hacia el cielo, convirtiéndose en un enorme árbol con una amplia copa".

Otro testimonio sobre las pruebas en Turingia dijo que la explosión causó daños en un radio de 500 metros. En particular, han muerto varios cientos de prisioneros de guerra que se utilizaron como material de prueba. Algunos de ellos ardieron sin dejar rastro. Uno de los participantes en estas pruebas dijo que muchos residentes cercanos se han quejado de náuseas y hemorragia nasal durante los próximos días después de las pruebas. Un testigo testificó que ayudó a quemar un gran número de cadáveres al día siguiente: todos estaban calvos y algunos tenían ampollas en el cuerpo y carne roja desnuda y cruda.

Además, Karlsch se refiere a los resultados de las mediciones realizadas posteriormente por el ejército estadounidense en el sitio de pruebas terrestres en Turingia, donde se encontraron rastros de isótopos radiactivos. En particular, las muestras de suelo mostraron la presencia de elementos radiactivos, a saber, uranio, plutonio, cesio 137 y cobalto 60. Resumiendo todos estos y otros hechos, el Sr. Karlsch llega a la conclusión de que, al final de la guerra, Alemania ya tenía un sistema atómico completamente listo. bomba. Si el país hubiera logrado establecer su producción en serie, los resultados de la Segunda Guerra Mundial podrían haber sido algo diferentes.

Sin embargo, Rainer Karlsch en su libro dice que todos estos hechos no son evidencia indiscutible de su hipótesis. De hecho, un destello brillante y una nube que se asemeja a un hongo a veces pueden ocurrir como resultado de las explosiones de bombas convencionales, aunque bastante poderosas (y no solo bombas, dijeron muchos testigos de la tragedia del 11 de septiembre de 2001 en los Estados Unidos). que una nube de humo y polvo que se elevaba desde las Torres Gemelas que se derrumbaban parecía una "nube en forma de hongo"). El isótopo de uranio que se encuentra en el suelo no es el que se usa en una bomba atómica. La caída del cabello y las llagas en los cuerpos de los muertos pueden aparecer no solo por la radiación ionizante, sino también por el uso de proyectiles con armas químicas.

Sin embargo, lo principal es que en marzo de 1945, cuando supuestamente se realizaron las pruebas en Turingia, las tropas aliadas ya estaban muy cerca. ¿Por qué sus herramientas sismográficas (disponibles en cada ejército) no detectaron ningún temblor fuerte? Deberían haber tenido lugar porque, a juzgar por el testimonio de los testigos, la explosión fue de tipo "terrestre". Son detectados por sismógrafos lo suficientemente rápido. Es poco probable que esta información haya sido ignorada por el mando de las tropas aliadas.

Sin embargo, en este artículo, no voy a negar o confirmar la hipótesis de Karlsh porque, a diferencia de él, no tengo acceso a archivos secretos de inteligencia. Me gustaría simplemente analizar la posibilidad puramente teórica de que los alemanes creen armas nucleares al final de la guerra. Como sabemos, para que aparezca tal arma, se requieren dos cosas: desarrollos científicos y tecnologías industriales relacionadas. ¿Tenía la Alemania nazi estos dos componentes?

En cuanto al primer componente, los alemanes obviamente tenían una prioridad absoluta. En 1938, la comunidad científica mundial se vio sacudida por la noticia del descubrimiento de los físicos alemanes Otto Hahn y Fritz Strassmann, quienes encontraron que el núcleo del isótopo de uranio 235U se encuentra en una condición inestable y bajo ciertas condiciones ambientales se puede dividir en dos partes, que liberan cantidades masivas de energía. Esto significa que los alemanes fueron los pioneros en el campo de la energía nuclear.

Un poco más tarde, el 26 de septiembre de 1939, en Berlín, el departamento de armas militares celebró una reunión de los principales físicos alemanes. Entre otros, asistieron a la reunión científicos tan famosos como el fundador de la mecánica cuántica moderna Werner Heisenberg y Carl von Weizsacker, quienes describieron la fusión que se produce en el interior de las estrellas. Como resultado, Alemania ha iniciado el llamado "Proyecto Uranio", cuyo objetivo era crear el primer reactor nuclear. Es decir, la base teórica para la investigación era muy sólida. Sin embargo, la implementación práctica aparentemente nunca ha sucedido.

¿Por qué no? Primero, porque la construcción de un reactor requiere uranio en forma pura y en grandes cantidades. Alemania apenas tiene depósitos. En el yacimiento checoslovaco de Jiacutechymov controlado por los nazis desde 1938, los compuestos de uranio son bastante difíciles de separar de otros metales contenidos en el mineral (según los expertos soviéticos que estudiaron el mineral de Jiacutechymov después de la guerra, de 16 toneladas de roca no se podía obtener más de cuatro a seis toneladas de uranio). Este uranio era suficiente para las pruebas de laboratorio, pero no para crear un reactor.

También se dijo que después de la incautación de 1.200 toneladas belgas de concentrado de mineral terminado de óxido de uranio producido en el país estaban a disposición de los alemanes. Sin embargo, parece que los nazis nunca lo usaron. Según los informes del ejército estadounidense y soviético, casi la misma cantidad de material se desvió a los EE. UU. Y la URSS después de la derrota de Alemania, y era el mismo uranio belga.

Pero hay más. Para producir combustible nuclear no basta con eliminar las impurezas del uranio. Los estudios muestran que para los experimentos con reactores nucleares, se requería uranio metálico que a su vez requería el desarrollo de una tecnología para su fundición. La empresa de ingeniería Degussa se encargó de ello, pero no pudieron producir uranio metálico hasta diciembre de 1944. Es decir, los ensayos en la isla de R & uumlgen que se llevaron a cabo según Karlsh a finales del verano de ese año no podían implicar un bomba atómica porque simplemente no había materias primas necesarias.

Sin embargo, la introducción de la tecnología y la fundición de uranio no conduce a la creación de una bomba atómica. El uranio natural al 99,3 por ciento consiste en el isótopo 238U, que es bastante estable, y para el combustible nuclear se utiliza su inestable "hermano" 235U. Para obtenerlo, el uranio se enriquece con dispositivos especiales. Estos dispositivos experimentales han sido encontrados en laboratorios alemanes por especialistas soviéticos y estadounidenses, pero no se han encontrado aquellos que pudieran realizar enriquecimientos a escala industrial (tampoco se encontró documentación técnica que sustente su presencia).

Al parecer, a pesar de la existencia del equipo científico, los nazis alemanes no lograron implementar la idea de la bomba atómica. Curiosamente, un especialista soviético Kikoin que trabajaba en el "proyecto de uranio" nacional, que en 1945 actuó como experto en investigación nuclear alemana, dijo: "Entre los documentos secretos encontramos el proyecto de uranio. No nos equivocamos, y Kaiser- El Instituto fue fundamental en este tema, según los documentos revisados, quedó claro que los alemanes no nos dejaban atrás, al contrario, tenían un nivel científico y tecnológico muy bajo en cuanto a cuestiones que nos interesaban.

Sin embargo, han observado experimentalmente el comienzo de una reacción en cadena (multiplicación de neutrones). Como moderador utilizaron agua pesada obtenida de Noruega. Encontramos dos latas de cinco litros de agua pesada con la etiqueta Norsk Hydro. También encontramos algo de uranio metálico y varios kilogramos de óxido de uranio.

Desmantelamos y enviamos a Moscú algunos de los equipos restantes del Instituto Kaiser (eléctricos, instrumentación). También enviamos a Moscú algunos separadores de isótopos muy simples. "

Los científicos alemanes que trabajaron en el "proyecto de uranio" dijeron repetidamente que la creación de una bomba nuclear requeriría una gran cantidad de tiempo que Alemania no tenía. Werner Heisenberg en una conversación con Niels Bohr en 1941 dijo que la creación de armas nucleares en Alemania era posible en principio, pero requeriría esfuerzos técnicos tan extraordinarios, que con suerte no podría implementarse durante esa guerra. Parece que esta predicción del gran físico se confirmó brillantemente. La bomba atómica no fue creada por los nazis.


Elecciones energéticas de Alemania a lo largo de los años

© THINKSTOCK

Como en el resto de Europa, la madera era la principal fuente de energía en todo el vasto territorio del Sacro Imperio Romano Germánico, que abarcaba el territorio de la actual Alemania. La madera se utilizó fundamentalmente para calentar y cocinar alimentos. Las otras necesidades fueron cubiertas por la fuerza de los músculos humanos y animales. En física, la potencia es la cantidad de energía suministrada por un sistema por unidad de tiempo. En términos más simples, la energía se puede ver como producción de energía. .

© THINKSTOCK

Poco a poco, los alemanes desarrollaron la energía hidroeléctrica. Un solo molino de agua podría reemplazar a varias docenas de hombres. Después de los molinos de agua vinieron los molinos de viento, principalmente en el norte. En el siglo XII, Alemania comenzó a extraer carbón. El carbón se clasifica por su grado de transformación o madurez, aumentando su contenido de carbono. de minas poco profundas, particularmente en las montañas de Harz y Bohemia.

© ThyssenKrupp / WIKICOMMONS

Las primeras grandes minas de carbón se abrieron en el siglo XVIII. Los principales recursos se ubicaron en las cuencas de Silesia, Sajonia, Saar y Aquisgrán. En 1782, la familia Krupp (ver foto de Alfred Krupp), que pronto se convertiría en una de las familias industriales más poderosas del país, se instaló por primera vez en la región de Essen.

Los 39 Estados que integran la Confederación Alemana solo tenían su idioma en común. Pero gradualmente, las estructuras del país se fueron acomodando: la primera empresa municipal de distribución de gas se creó en 1826 y la Deutscher Zollverein (unión aduanera) se lanzó en 1834 con el propósito de crear un mercado interno único. Se fundaron nuevas universidades para formar ingenieros y se amplió la red de ferrocarriles y vías navegables.

© Familienalbum / WIKICOMMONS

En 1846, los ingenieros alemanes alcanzaron una profundidad de 736 metros en una mina de carbón, batiendo el récord que hasta entonces tenían los británicos. Alrededor de 1850, la región del Ruhr tenía más de 300 minas de carbón. Sin embargo, la producción nacional se mantuvo en unos modestos 5 millones de toneladas de carbón y 2 millones de toneladas de lignito. Roca cuyas propiedades se encuentran entre la turba y el carbón. Tiene un contenido de carbono de aproximadamente un 70 a un 75%. (carbón marrón), en comparación con 50 millones de toneladas en el Reino Unido.

© THINKSTOCK

Bajo el liderazgo del canciller Bismarck (ver imagen), la Alemania moderna nació a raíz de la guerra franco-alemana de 1870 con la proclamación del Imperio alemán en el Salón de los Espejos del Palacio de Versalles. Con sus ricos recursos energéticos subterráneos, una densa red de comunicaciones (20.000 km de vías férreas en 1870 frente a los 16.500 km de Francia) y grandes empresas (Konzerne), el país tenía todas las ventajas necesarias para convertirse en un líder económico e industrial. La industria minera del carbón alemana tuvo su hora de gloria con un aumento explosivo de la producción: 70,4 tm de carbón y 19 tm de lignito en 1890.

© Corporación Siemens / WIKICOMMONS

Diez años después de la primera Exposición Internacional de Electricidad en París en el Palais de l'Industrie, Alemania estaba a la vanguardia de esta nueva tecnología. El primer tranvía eléctrico del mundo, concebido por Werner von Siemens, se puso en servicio cerca de Berlín en 1881. En 1883, Emil Rathenau fundó una empresa especializada en equipos eléctricos (bombillas, planchas, teteras, radiadores, frigoríficos, etc.), que pronto se convirtió en una de las empresas más exitosas del país. La primera compañía eléctrica se creó en Berlín en 1884 y el primer experimento de transporte de electricidad a larga distancia se realizó en 1891.

© WIKICOMMONS

El ingeniero alemán Rudolf Diesel Diesel es el nombre de un motor de combustión interna que funciona por encendido por compresión. (ver foto) desarrolló el motor que aún hoy lleva su nombre. Se instaló en barcos, submarinos, locomotoras y camiones, y también fue utilizado por la industria y el ejército. Inicialmente fue diseñado para ser alimentado por carbón pulverizado pero por razones de precio y confiabilidad, combustible Combustible es cualquier sustancia o material sólido, líquido o gaseoso que se pueda combinar con un oxidante. en última instancia, se prefirió el aceite.

© Deutsches Bundesarchiv / WIKICOMMONS

Los aliados establecieron un bloqueo al estallar la guerra y Alemania se dirigió a Rumanía en busca de petróleo y carbón. En 1917, el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Arthur Zimmermann, propuso una alianza contra Estados Unidos con México, que entonces era el segundo mayor productor de petróleo del mundo. Su telegrama fue interceptado y precipitó la entrada de Estados Unidos en la guerra.

© THINKSTOCK ->

Después del bloqueo impuesto por los aliados y la derrota de Alemania, el país invirtió fuertemente en investigación y desarrollo de industrias de sustitución, conocidas como Ersatz. En 1923, dos químicos, Franz Fischer y Hans Tropsch, desarrollaron un proceso para producir un combustible líquido sintético a partir del carbón. La idea captó el interés de Adolf Hitler, quien la vio como la fuente de energía soñada durante mucho tiempo para alimentar a su ejército. Se inició la producción, con la instalación de la planta más grande en Leuna.

© Deutsches Bundesarchiv / WIKICOMMONS

Hasta 1944, los únicos recursos petroleros del Reich estaban en Rumania, pero sus refinerías de petróleo fueron bombardeadas regularmente. Para asegurarse el suministro de energía, Alemania y sus aliados intentaron tomar el control de Oriente Medio y el Cáucaso, pero los intentos de Hitler fracasaron. El país sufrió una escasez de petróleo y la industria química alemana fue convocada para apoyar a la Wehrmacht y suministrarle combustible sintético producido mediante el proceso Fischer-Tropsch Proceso químico inventado en Alemania en 1923 en el que se mezclaba monóxido de carbono e hidrógeno. creada en 1923. En 1943, la producción alcanzó los 5,7 millones de Tm, cubriendo así el 90% de las necesidades de su flota de aviones y el 50% de la del país. El bombardeo estratégico, particularmente de Leuna, se esforzó en la producción nacional.

© THINKSTOCK

A raíz de la guerra, los planes aliados exigían dividir el país y su administración, desmantelar la industria alemana y poner su economía bajo vigilancia. Pero los desacuerdos surgieron rápidamente entre los soviéticos y las potencias occidentales. En Occidente, se creó una red eléctrica que aún existe en la actualidad. En el este, los soviéticos nacionalizaron las instalaciones energéticas, incluidas las centrales eléctricas, los equipos y las redes. En 1949, los soviéticos establecieron la República Democrática Alemana (RDA) (ver bandera) y los Aliados, la República Federal de Alemania (RFA).

Bajo el liderazgo del Ministro de Asuntos Exteriores francés Robert Schuman, seis países (Francia, Alemania Occidental [FRD], Italia, Bélgica, Luxemburgo y los Países Bajos) firmaron el Tratado de París, que entró en vigor en julio de 1952 y fundó la European Coal and Comunidad del Acero (CECA). Su principal objetivo, según Robert Schuman, era "dar un apoyo masivo a las industrias europeas del sector para que se modernicen".

© WIKICOMMONS

El petróleo siguió aumentando su participación en la combinación energética de los países europeos La gama de fuentes de energía de una región. y los suministros de carbón se volvieron sobreabundantes, lo que provocó una gran crisis en la industria del carbón alemana. La minería se redujo a las vetas más accesibles. En diez años, se habían cerrado 16 de las 23 minas del Saar.

© Sebastian Suchanek / WIKICOMMONS

La primera central nuclear experimental alemana se puso en servicio en 1961. En 1966, Alemania produjo su primer MWh de energía nuclear. Otras plantas de energía nuclear se construyeron rápidamente a partir de entonces. Pero el debate sobre los peligros de la energía nuclear comenzó muy rápidamente y llevó a Alemania a pensar en soluciones alternativas.

© Von Karl-Heinz Münker-Appel / WIKICOMMONS

Mientras Willy Brandt (ver imagen), el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania Occidental y futuro canciller, ya estaba convencido en 1967 de la necesidad de redactar una política europea común en las áreas de transporte y energía, Alemania Oriental todavía estaba plagada de problemas endémicos. El cambio de corriente directa a corriente alterna Un flujo de carga eléctrica que cambia de dirección dos veces por período. no tuvo lugar hasta 1965 y la transición de 110 a 220 voltios solo vendría más tarde. Las instalaciones eléctricas no se adaptaron a las necesidades y, a menudo, quedaron obsoletas. En la víspera de Año Nuevo de 1978, una repentina ola de frío destruyó la red eléctrica.

© WIKICOMMONS

En octubre de 1973, los países árabes miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP Creada en 1960, la OPEP tiene actualmente 12 miembros: Argelia, Angola, Ecuador, Irán, Irak, Kuwait, Libia, Nigeria, Qatar, Arabia Saudita). decidió un embargo de las entregas a los Estados que apoyaban a Israel. Como resultado, los precios del petróleo se cuadriplicaron. Alemania Occidental, que, como Francia, dependía de la OPEP para el 96% de sus importaciones, se vio gravemente afectada. Alemania Occidental se volvió hacia Noruega, la Unión Soviética y el Reino Unido, países considerados políticamente más estables que la OPEP y, lo que es más importante, geográficamente más cercanos. En 1975, Ruhrgas y Gaz de France iniciaron la construcción del Gasoducto MEGAL, utilizado para transportar gas a larga distancia, ya sea en tierra o en el fondo del mar. (ver foto) para transportar gas natural desde la Unión Soviética hasta el sur de Alemania y Francia.

Por iniciativa del canciller Helmut Schmidt, se realizaron fuertes inversiones en el sector nuclear y se implementaron una serie de medidas para mejorar el aislamiento de los edificios, la eficiencia de los motores y los equipos de calefacción.

Durante los primeros años después de la crisis de 1973, Alemania Oriental se libró en gran medida de las consecuencias económicas gracias a las tarifas del petróleo cobradas en el Bloque Oriental liderado por los soviéticos. Pero a principios de la década de 1980, la crisis alcanzó al país. La URSS se enfrentó a enormes dificultades económicas y ya no pudo suministrar petróleo crudo a Alemania Oriental sin refinar. a precios inferiores a los vigentes en el mercado mundial. Los precios se dispararon y el país enfrentó una grave escasez de petróleo. Se alentó firmemente a los ciudadanos a economizar en combustible y tuvieron que usar bicicletas para el transporte urbano. Alemania Oriental también invirtió en prospecciones intensivas en su propio territorio. Pero al carecer desesperadamente de divisas y de la tecnología adecuada, el país se vio obligado a recurrir a la minería del carbón y el lignito. El ferrocarril de Alemania Oriental (Reichsbahn) volvió a poner en servicio las locomotoras de vapor y el país buscó miles de millones en préstamos de los países occidentales.

© WIKICOMMONS

Debilitada como toda Europa por la segunda crisis del petróleo de 1979, Alemania Occidental puso en marcha su primer gran parque eólico en el norte del país en 1983. Con esta medida, Alemania Occidental marcó claramente su determinación de desarrollar energías renovables Fuentes de energía que se reponen naturalmente tan rápidamente que pueden considerarse inagotables en una escala de tiempo humana. , en contraste con sus vecinos europeos. Esta determinación solo se vio reforzada por el descubrimiento durante este mismo período de los efectos devastadores de la lluvia ácida, que pareció afectar a un tercio de los bosques del país y se atribuyó principalmente a la contaminación atmosférica por azufre emitido durante la combustión del carbón. Esta situación inculcó una conciencia ecológica en la mentalidad alemana.

© Deutsches Bundesarchiv / WIKICOMMONS

Geográficamente más cerca de la Unión Soviética que los franceses, los alemanes ya desconfiaban de la energía nuclear. Después del desastre nuclear de Chernobyl, perdieron toda confianza en esta fuente de energía. En ese momento, las políticas energéticas aplicadas a los dos lados del Rin estaban completamente reñidas. Y aunque el canciller Helmut Kohl (ver foto) afirmó que no había alternativa a la energía nuclear Energía producida en centrales nucleares. La enorme cantidad de calor que se libera durante la fisión de los núcleos de los átomos de uranio se transfiere al agua. , la presión de la opinión pública obligó al gobierno a invertir cada vez más en el desarrollo de energías renovables.

© Deutsches Bundesarchiv / WIKICOMMONS

Había llegado el momento de la reunificación. El mercado energético de Alemania Oriental se redistribuyó entre una docena de empresas de la antigua Alemania Occidental. Como ya sucedía en Occidente, el mercado de la energía se organizó en tres niveles. Los servicios públicos municipales se encargaron de la distribución. En la antigua Alemania Oriental, prosiguió la extracción de carbón y lignito y se intensificaron los intercambios de gas y petróleo con Rusia.

© WIKICOMMONS

De acuerdo con E.U. Ley y política de competencia, Alemania desreguló el mercado de distribución de gas y electricidad, permitiendo a los consumidores elegir a su distribuidor. Hoy, el país tiene más de 800 proveedores de electricidad y casi la misma cantidad de proveedores de gas. Cuatro proveedores de electricidad (E.ON, EnBW, Vattenfall y RWE) representan el 80% del mercado. En 2001, tres años después de tomar el poder, la coalición Socialdemócrata / Verde implementó una política de modernización energética basada en el desarrollo de energías renovables y un retiro de la energía nuclear para el 2021 mediante el cierre gradual de los 19 reactores del país. Tras ganar las elecciones de 2009, la coalición CDU / FDP con Angela Merkel a la cabeza concedió una suspensión a los operadores nucleares y pospuso el cierre de centrales hasta la década de 2030.

© FLICKR / WIKICOMMONS

El accidente en la central nuclear japonesa llevó a la canciller a tomar la repentina decisión de cerrar de inmediato los ocho reactores más antiguos del país. Una semana después, creó una Comisión de Ética, compuesta en gran parte por filósofos y sociólogos y sin la participación de representantes de la industria. En mayo, presentó un informe en el que se presenta la posibilidad de eliminar gradualmente la energía nuclear mediante el desarrollo de energías renovables, sin sacrificar la seguridad del suministro. Sin embargo, el uso de centrales térmicas, que producen electricidad mediante la combustión de gas, carbón o fuel oil, sería indispensable durante el período de transición energética.


El programa nuclear del Tercer Reich: el mayor temor de Churchill en tiempos de guerra

En la primavera de 1940, cuando Gran Bretaña se tambaleaba por las derrotas en todos los frentes y Estados Unidos parecía congelado en el aislamiento, un temor, dice el escritor Damien Lewis, unió a los líderes británicos y estadounidenses como ningún otro: que la Alemania de Hitler pudiera ganar la carrera para construir el mundo. primera bomba atómica. Así comenzó la búsqueda secreta de las armas nucleares del Führer.

Esta competición se ha cerrado

Publicado: 22 de marzo de 2018 a las 9:30 am

En su nuevo libro, A la caza de las armas nucleares de Hitler: la carrera secreta para detener la bomba naziLewis revela el papel fundamental que desempeñó Churchill en la lucha contra la más temible amenaza de la guerra. Churchill lanzó una misión ultrasecreta denominada Operación Peppermint, un juego de inteligencia de "capa y espada" que se juega en las sombras, para preparar a Gran Bretaña para una "bomba sucia" nazi que explota sobre Londres.

Aquí, escribiendo para Historia extra, Lewis explora el miedo de Churchill al programa nuclear del Tercer Reich ...

Que la Alemania de Adolf Hitler pudiera ganar la carrera para construir la primera bomba atómica del mundo fue posiblemente una de las mayores preocupaciones de Winston Churchill durante la guerra, y una que compartió con su buen amigo el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt. Cuando Churchill voló a través del Atlántico para reunirse con Roosevelt para discutir este tema, acordaron que no podían escatimarse esfuerzos para evitar que Hitler obtuviera la bomba, porque con ella ganaría el control del mundo. “Ambos sentimos dolorosamente los peligros de no hacer nada”, escribiría Churchill más tarde. “Sabíamos los esfuerzos que estaban haciendo los alemanes para conseguir suministros de agua pesada, un término siniestro, inquietante, antinatural, que comenzó a infiltrarse en nuestros documentos secretos. ¿Y si el enemigo consiguiera la bomba atómica antes que nosotros? No podíamos correr el riesgo mortal de ser superados en esta terrible esfera ".

El término "agua pesada" se refiere al óxido de deuterio, una forma refinada de H2O natural que se utiliza como moderador en las plantas de energía nuclear, que puede producir uranio y plutonio para armas.

Tan grandes eran los temores de los líderes en tiempos de guerra que Roosevelt exigió una acción inmediata para sabotear los esfuerzos nucleares de Hitler. Solo Gran Bretaña tenía la capacidad de responder.Churchill ordenó una serie de redadas dramáticas por parte de sus "Voluntarios para Deberes Especiales": sus comandos, agentes del Ejecutivo de Operaciones Especiales [SOE] y Fuerzas Especiales: hombres y mujeres luchadores únicos ideales para misiones casi suicidas. Esas intrépidas incursiones tuvieron como objetivo la gigantesca planta de agua pesada en Vemork, en la Noruega ocupada por los alemanes, entre otras instalaciones, que formó un elemento clave del programa nuclear de los alemanes y fue el único elemento considerado vulnerable al sabotaje aliado.

Esos desesperados intentos de sabotaje, que se cobraron decenas de vidas británicas antes de resultar exitosos, forman la narrativa de mi nuevo libro. Pero también lo es el lanzamiento de Churchill de una misión ultrasecreta denominada Operación Menta: un programa encubierto para preparar a Gran Bretaña para la explosión de una "bomba sucia" nazi sobre Londres. La Operación Menta, posiblemente el proyecto más secreto de toda la guerra, tenía como objetivo proporcionar una alerta temprana y cualquier protección posible en caso de un ataque nuclear de la Alemania nazi en Gran Bretaña. El secreto era primordial, porque Churchill temía el pánico masivo y un colapso de la moral en tiempos de guerra.

Tales temores eran muy reales. Después de que el físico alemán Otto Hahn dividiera el átomo en diciembre de 1938, los aliados creían que los alemanes iban dos años por delante en la carrera para construir la bomba atómica. Esos temores se exacerbaron enormemente cuando Alemania se apoderó de Checoslovaquia, antes del estallido de la guerra, ya que en el norte montañoso del país se encontraba la única mina de uranio de Europa. Joachimsthal es una antigua ciudad balneario en lo que entonces era el norte de Checoslovaquia, situada en los Montes Metálicos. Tras la incautación de las minas de Joachimsthal en 1938, la empresa metalúrgica alemana Auer Gesellschaft comenzó a enviar mineral de uranio a Oranienburg, en el noreste de Alemania, donde comenzó la producción a escala industrial de uranio de alta pureza, la materia prima necesaria para construir la bomba atómica.

Con la toma de Noruega por parte de la Alemania nazi en abril de 1940, el Reich de Hitler tomó el control de la planta Norsk Hydro Vemork, la única instalación en Europa que produce agua pesada, el otro componente clave para un reactor nuclear y para "criar" bombas atómicas. Cuando se agrega al uranio, el óxido de deuterio actúa como un "moderador" para optimizar la fisión nuclear, la reacción en cadena autosostenida de dividir el átomo.

Solo 24 horas antes de marchar hacia Noruega, el general nazi Nikolaus Von Falkenhorst había llevado a sus tropas a Dinamarca, ocupando la nación en cuestión de horas. Al hacerlo, las fuerzas nazis se habían apoderado de Copenhague, junto con su Instituto de Física Teórica, cuyo fundador y luminaria clave fue Niels Bohr, un hombre que muchos consideraban el abuelo de la investigación atómica. En 1922, Bohr había ganado un premio Nobel por su trabajo sobre la estructura atómica y la teoría cuántica. Entre los principales científicos que Bohr había asesorado durante los años anteriores a la guerra se encontraba Werner Heisenberg, un físico alemán que entonces era el principal impulsor y agitador del Uranverein: el 'Club de Uranio' de la Alemania nazi, creado al estallar la guerra para perfeccionar el Tercer Reich. programa de armas nucleares.

El canadiense William Stephenson, un as de la aviación de la Primera Guerra Mundial que se convirtió en el principal maestro de espías de Churchill en América del Norte durante la Segunda Guerra Mundial, alertó a su amigo cercano de la amenaza de la colaboración involuntaria de Bohr. "Uno de los grandes científicos atómicos del mundo se perdió dentro de la fortaleza alemana ... En un espíritu de investigación científica, Bohr estaba discutiendo la bomba atómica con aquellos que querían usarla para conquistar el mundo". En Bohr, “los alemanes tenían al hombre cuyo trabajo teórico fue la base de la bomba”.

En mayo de 1940, las fuerzas alemanas propinaron una nueva serie de golpes seminales en la carrera por la supremacía nuclear. El 10 de mayo, sus fuerzas invadieron Bélgica y se apoderaron de Olen (una ciudad en el norte del país) las mayores reservas de uranio que quedaban en toda Europa y posiblemente en el mundo. Olen era uno de los centros de refinación de la empresa minera belga Union Minière du Haut Katanga, una empresa que entonces dominaba las reservas de uranio más ricas del mundo. En lo que entonces era el Congo Belga, en África Central, la empresa minera controlaba la mayor parte de las reservas probadas de uranio del mundo. En Olen, las fuerzas alemanas se incautaron de más de 1.000 toneladas de mineral de uranio.

Los informes de la inteligencia británica sobre este desarrollo potencialmente catastrófico fueron una lectura sombría. “Desde la caída de Bélgica… la mayor parte de las existencias de uranio más grandes han estado disponibles [para Alemania], de la refinería de Union Minière en Oolen [sic].”

El informe continuaba con la crónica de cómo “se habían extraído de Bélgica varios cientos de toneladas de concentrados de crudo”. El destino de ese mineral era la refinería de Auer Gesellschaft, en Oranienburg, la misma instalación que recibía el mineral checo de las minas de Joachimsthal. “Si Alemania conquista Gran Bretaña”, declaró Stephenson, “el camino está despejado para el desarrollo de esta arma con la que Hitler puede chantajear al resto del mundo… Déle un respiro y él hará esta nueva arma de horror”.

Investigaciones aliadas sugirieron que se necesitarían 20.000 trabajadores, medio millón de vatios de electricidad y 150 millones de dólares en gastos para construir la primera bomba atómica del mundo. Un estado totalitario dirigido por un dictador que ahora controlaba la mayor parte de Europa occidental podía exigir esos recursos, y en los campos de concentración Hitler tenía acceso a millones de esclavos. En resumen, el Führer podría aprovechar las capacidades de ingeniería más importantes de Alemania para su experiencia científica y los recursos casi ilimitados de Europa occidental, todo lo cual hizo que una bomba atómica fuera una posibilidad real. Las preocupaciones aliadas alcanzaron un punto álgido a medida que la viabilidad de construir la bomba se hizo cada vez más clara. Citando investigaciones de vanguardia, el asesor científico de Churchill en tiempos de guerra, el eminente físico Frederick Lindemann, dijo: “Debería ser posible que un avión lleve una bomba algo elaborada que pesa alrededor de una tonelada, que explotaría con una violencia equivalente a unas 2.000 toneladas de TNT ”.

“Quien posea una planta de este tipo debería poder imponer condiciones al resto del mundo”, concluyó Lindemann. “Sería imperdonable que permitiéramos a los alemanes desarrollar un proceso por delante de nosotros, mediante el cual pudieran derrotarnos en la guerra o revertir el veredicto después de haber sido derrotados”.

Ya en el invierno de 1942, el ejército estadounidense se preparó para emitir advertencias públicas y evacuar ciudades clave; tan grande era el miedo a un ataque nuclear nazi. Como Samuel Goudsmit, un físico nuclear estadounidense clave, explicó más tarde: “Dado que los alemanes habían comenzado su investigación sobre el uranio unos dos años antes que nosotros, pensamos que debían estar al menos dos años por delante de nosotros. Puede que todavía no tengan la bomba, pero deben haber tenido las pilas de reacción en cadena durante varios años. De ello se desprende que deben tener disponibles cantidades espantosas de material radiactivo artificial. Qué sencillo sería para ellos ... sembrar la muerte al por mayor entre nosotros ".

Goudsmit tenía más razones que la mayoría para temer a una Alemania nazi con armas nucleares: sus padres holandeses serían deportados a los campos de concentración y asesinados allí. Sobre el clima de miedo en los Estados Unidos escribió: “Algunos de los hombres ... estaban tan preocupados que enviaron a sus familias al campo. Se informó a las autoridades militares y se extendió el miedo… se instalaron instrumentos científicos… para detectar la radiactividad, si los alemanes atacaban ”.

Los expertos británicos, que trabajan en el proyecto ultrasecreto Tube Alloys con sede en Londres, el nombre en clave de la iniciativa nuclear del Reino Unido, también advirtieron de lo aparentemente impensable. Gran Bretaña necesitaba prepararse para los ataques de la Luftwaffe utilizando "productos de fisión", los subproductos de un reactor nuclear en funcionamiento diseñado en bombas crudas ("sucias"). “Deben tomarse precauciones para evitar un ataque sorpresa”, escribieron los expertos de Tube Alloys, proponiendo, “el funcionamiento regular de medios adecuados de detección y pruebas en las grandes ciudades”. Esto tenía que equilibrarse con "precauciones especiales para preservar el secreto", porque estaban de acuerdo con Churchill en que si se filtraban noticias habría un pánico masivo en las calles de Gran Bretaña.

Para el otoño de 1943, la Operación Peppermint de Churchill estaba en pleno apogeo y se enviaron equipos de especialistas equipados con contadores Geiger (detectores de radiación) a las principales ciudades de Gran Bretaña. Los informes de expertos describieron los peligros del "uso militar de productos de fisión por parte del enemigo", en otras palabras, los subproductos altamente radiactivos de los reactores nucleares que se esparcen por las calles de Gran Bretaña. Tales temores alcanzaron su cenit cuando el V programa de armas de la Alemania nazi (V para Vergeltung - venganza) se preparó para el llamado Robo-Blitz en el otoño de 1943, en el que más de 3.000 cohetes V2 golpearían Londres, Amberes y otros objetivos clave aliados.

Durante el otoño de 1943, la inteligencia sobre las armas V1 y V2 se filtró en Gran Bretaña. Los informes ultrasecretos de los Aliados hablaban de "bombas de aire líquido que se están desarrollando en Alemania ... de un poder destructivo tremendo". Stephenson, el silencioso canadiense y supremo de inteligencia de Churchill, señaló que estos eran muy posiblemente Vergeltungswaffe cohetes que transportan ojivas nucleares. La campaña de la “bomba voladora” V1 fue seguida por los cohetes gigantes V2, los primeros objetos hechos por el hombre que entraron al espacio. El V2 cayó en picada a tierra a velocidades superiores a 5.000 km / h. Ningún cañón antiaéreo o avión de guerra podría esperar interceptar los V2 o derribarlos.

El mayor temor era que los nazis hubieran dominado la tecnología para ajustar una carga nuclear o radiológica a los V2, en cuyo caso no habría defensa posible. Churchill ordenó inspecciones aéreas para advertir de tales ataques, ensayos prácticos para prepararse para tal terrible experiencia y para que los médicos de primera línea reciban información sobre los síntomas del envenenamiento por radiación. El secreto era de suma importancia.

Los detalles de la Operación Menta y las medidas tomadas para prepararse para un ataque nuclear nazi se revelaron en documentos que desenterré de los Archivos Nacionales. Esto fue una gran sorpresa para mí, porque no sabía que los líderes aliados en tiempos de guerra veían el programa nuclear de la Alemania nazi como una amenaza tan real y presente. La historia más amplia de la carrera para detener la bomba nazi se cuenta en mi nuevo libro, incluida la serie de intrépidas redadas destinadas a sabotear el programa nuclear de Hitler donde sea que fuera vulnerable a los aliados.

Ese sabotaje finalmente tuvo éxito, aunque a un costo considerable. En el otoño de 1942, unos 34 comandos británicos volaron hacia la Noruega ocupada en dos planeadores Horsa (con casco de madera), que fueron remolcados por bombarderos Halifax. Su objetivo era una gran planta hidroeléctrica que producía óxido de deuterio (agua pesada), un componente clave del programa nuclear nazi, junto con uranio. Lamentablemente, las cuerdas de remolque de cáñamo que unían los planeadores al avión remolcador se congelaron en las heladas condiciones de Noruega y se partieron. Los comandos que no murieron en los aterrizajes forzosos posteriores fueron capturados, torturados por las SS y la Gestapo y ejecutados horriblemente.

El fracaso de esa misión, cuyo nombre en código es FRESHMAN, llevó a que el Ejecutivo de Operaciones Especiales adoptara un enfoque muy diferente. El comandante de la sección escandinava de la SOE, ex jefe de exploradores y supremo de operaciones clandestinas, el comandante John ‘Skinner’ Wilson, envió dos equipos de asalto más. Con el nombre en clave Grouse y Gunnerside, cada uno estaba formado por un pequeño contingente de comandos noruegos (que habían sido entrenados y equipados en Gran Bretaña) que llevaban explosivos, esquís y equipo de supervivencia. En un asalto de inigualable audacia y valentía, esos 12 asaltantes SOE liderados por Joachim Rønneberg, quien como la mayoría de sus hombres todavía tenía poco más de veinte años, lograron penetrar las supuestamente inexpugnables defensas de la planta y volar el aparato de óxido de deuterio en pedazos.

William Stephenson, el maestro de espías de Churchill, diría más tarde de esos asaltantes: “Si no hubiera sido por la determinación [del saboteador], los alemanes habrían tenido la oportunidad de devastar el mundo civilizado. Estaríamos muertos o vivos bajo los fanáticos de Hitler ”.

Damien Lewis es el autor de A la caza de las armas nucleares de Hitler: la carrera secreta para detener la bomba nazi. El libro, publicado por Quercus, ya está disponible.

Este artículo se publicó por primera vez en Historia extra en diciembre de 2016


Base de datos de la Segunda Guerra Mundial


ww2dbase Cuando las fuerzas aliadas se reunieron en las orillas occidentales del río Rin, ya no era motivo de sorpresa. Las tropas alemanas sabían que las fuerzas aliadas solo tardarían poco tiempo en reunir fuerzas antes de que comenzara la invasión a Alemania. La Quinta División de los Estados Unidos de George Patton cruzó el río Rin durante la noche del 22 de marzo de 1945, estableciendo una cabeza de puente de seis millas de profundidad después de capturar a 19.000 soldados alemanes desmoralizados. Patton, que en realidad no tenía la orden de cruzar el río, lo hizo con un perfil extremadamente bajo: silenciosamente, sus tropas cruzaron el río en botes sin bombardeos de artillería ni bombardeos aéreos. Su comandante general Omar Bradley, quien le ordenó no cruzar para evitar interferir con las operaciones de Bernard Montgomery, no supo del cruce hasta la mañana siguiente. Bradley no anunció este cruce hasta la noche del 23 de marzo. Patton había deseado que los estadounidenses anunciaran que habían cruzado el río Rin antes que los británicos. Este fue el primer cruce del río Rin en barco por un ejército invasor desde Napoleón Bonaparte. En tres días, las tropas de Patton se acercaban rápidamente a Frankfurt, Alemania, capturando puentes intactos mientras las defensas alemanas comenzaban a desmoronarse.

ww2dbase Dwight Eisenhower esperaba que las tropas alemanas, algunas de élite, incluidos soldados del Primer Ejército Paracaidista, estuvieran preparadas para tal invasión en el área norte del Ruhr. El cruce sería difícil con los cañones de mortero y artillería alemanes ya entrenados en los cruces de ríos. Sin embargo, no se encontró una resistencia tan fuerte ya que elementos del 21º Grupo de Ejércitos y el Noveno Ejército cruzaron el río en el norte en la región del río Ruhr. El cruce fue dirigido por un bombardeo de artillería pesada y complementado con una operación aerotransportada (Operación Varsity) de la 17ª División Aerotransportada estadounidense y la 6ª División Aerotransportada británica. Esta operación de paracaidistas no era típica en la que las tropas se dejaban caer a una distancia detrás de las líneas enemigas antes de la operación para interrumpir las comunicaciones esta vez, Bernard Montgomery decidió dejar a los paracaidistas inmediatamente detrás de las líneas enemigas después de que la infantería convencional ya había cruzado el río Rin bajo el cubierta de oscuridad. Después de sufrir bajas significativas por el intenso fuego antiaéreo, la infantería aerotransportada aterrizó y participó en un combate directo durante el día para atacar a los defensores alemanes de ambos lados. Esta operación para cruzar el norte del río Rin se inició en la noche del 23 de marzo de 1945. Esta operación aerotransportada fue la más grande de su tipo durante toda la guerra, utilizando 1.625 transportes, 1.348 planeadores y 889 cazas de escolta para entregar más de 22.000 infantería aerotransportada en el territorio en disputa. Otros 2.153 combatientes apoyaron las operaciones terrestres. Durante la noche del 23 de marzo y el día siguiente, 80.000 soldados británicos y canadienses cruzaron el tramo de 20 millas del río.

ww2dbase Para sorpresa de Eisenhower, el cruce del río Rin al norte del Ruhr no encontró una resistencia feroz, y lo atribuyó al comienzo de la destrucción de la moral alemana. & # 34Mi querido general & # 34, le dijo Winston Churchill al general estadounidense cuando se reunieron a la mañana siguiente, & # 34el alemán es azotado. Lo tenemos. Él ha terminado. & # 34

ww2dbase Contribución adicional de Alan Chanter

ww2dbase El río en el frente del XXX Cuerpo tenía 500 yardas de ancho y estaba defendido en su orilla oriental por la 8ª División de Paracaidistas alemana, en la ciudad de Rees y sus alrededores. Este tenía elementos de la 6ª y 7ª Divisiones de Paracaidistas en sus flancos y, en su retaguardia en reserva, las 15ª y 116ª Divisiones Panzer. Bajo oficiales de Paracaidistas y Panzer extremadamente duros y experimentados y nuevos reemplazos de suboficiales (muchos nazis dedicados) se habían moldeado en una fuerza de combate formidable. El teniente general Brian Horrocks del XXX Cuerpo comentó más tarde que, aunque escucharon historias de soldados alemanes que se rindieron por miles en otros lugares, las tropas alemanas encontradas en el área del XXX Cuerpo eran extremadamente fanáticas en defensa de su patria.

ww2dbase Cruzar el Rin planteó al Ingeniero Real muchos problemas altamente técnicos, pero desde 1943 se habían llevado a cabo experimentos y preparativos para tal tarea en el río Ouse, cerca de Goole, y se habían realizado pedidos de equipos especializados necesarios al Ministerio de Abastecimiento a su debido tiempo. Para el cruce, 8.000 ingenieros reales estuvieron bajo el mando del XXX Cuerpo de C.E. Se tuvieron que adelantar unas 22,000 toneladas de puentes de asalto, incluidos 25,000 pontones de madera, 2,000 botes de asalto, 650 botes Storm, 120 remolcadores fluviales, 80 millas de cable de globo y 260 millas de cable de acero.

ww2dbase Para ayudar al Ingeniero, se acercó al Ala N ° 159 de la RAF para que algunos de los hombres que operaban los globos manejaran los cabrestantes que se utilizarían para transportar los transbordadores y las balsas. Para su mérito, la RAF envió cincuenta especialistas en doce horas y prometió que se pondrían a disposición otros 300 voluntarios si fuera necesario. Además, la Royal Navy proporcionó un equipo para construir un boom anti-minas río arriba para evitar que los alemanes derribaran las demoliciones para destruir los puentes después de que hubieran sido construidos.

ww2dbase Todo esto, más el montaje de grandes cantidades de tropas, botes de asalto, búfalos, cañones, etc. tuvo que llevarse a cabo bajo una seguridad estrechamente supervisada para evitar que los defensores alemanes en los terrenos más altos al otro lado del río anticiparan la ubicación exacta del cruce. La tasa de bajas comparativamente baja experimentada por las primeras tropas que cruzaron (Brigadas 153 y 154 de la 51 División de las Tierras Altas) demostró claramente cuán minuciosos se habían hecho los preparativos.

ww2dbase Fuente:
Brian Horrocks, Comandante de cuerpo (Libros Magnum, 1977)

ww2dbase El 24 de marzo, Churchill cruzó el río Rin en una LCM (lancha de desembarco, mecanizada), poniendo un pie en la orilla oriental del río, simbolizando el cruce del máximo líder político británico sobre la frontera tradicional de Alemania que ningún ejército extranjero había tenido. cruzado en 140 años. Más tarde fue hasta el puente del ferrocarril en Wesel por el vagón del personal de Montgomery, un puente que todavía estaba bajo fuego enemigo.Esta expedición aventurera, sin embargo, fue criticada más tarde por Eisenhower como demasiado atrevida, y señaló que si Eisenhower hubiera estado allí, nunca habría permitido que Churchill cruzara el río en ese momento, al igual que Eisenhower había luchado para evitar que Churchill observara los desembarcos de Normandía. en Francia.

ww2dbase Antes de cruzar el Rin, las fuerzas aliadas ya estaban bombardeando aeródromos alemanes para reducir la capacidad de los Luftwaffe interferir con los planes. El bombardeo comenzó el 21 de marzo y, para el 24 de marzo, la fuerza aérea alemana ya no pudo oponer mucha resistencia a su contraparte aliada. de vista normal. A finales del 24 de marzo de 1945, los aeródromos alemanes estaban tan dañados que el Luftwaffe prácticamente dejó de existir en este frente. El mismo día, 150 bombarderos de la Decimoquinta Fuerza Aérea volaron desde Italia para bombardear la capital alemana de Berlín casi sin oposición desde el aire, mientras que los bombarderos de la Real Fuerza Aérea Británica atacaron objetivos ferroviarios y petroleros en la región del Ruhr.

ww2dbase Entre Frankfort y el río Ruhr, el Primer Ejército estadounidense había atravesado la barrera del río Rin a principios de mes cerca de Remagen. El 26 de marzo de 1945, estas tropas marcharon hacia el sur hacia las tropas de Patton. El V Cuerpo del Mayor General Clarence Huebner hizo avances rápidos con relativa facilidad. Frankfort fue capturado por las tropas aliadas el 29 de marzo.

ww2dbase Más al sur, el Séptimo Ejército del General Patch cruzó el río Rin el mismo día que el contingente de Remagen avanzó. Esta operación inicialmente requirió un lanzamiento aéreo por parte de las tropas de la 13.ª División Aerotransportada de los Estados Unidos, pero cuando las defensas alemanas se derrumbaron, la operación aerotransportada fue cancelada. Las tropas del Primer Ejército francés cruzaron el río Rin cerca de Philippsburg, Alemania, el 1 de abril.

ww2dbase Con las defensas alemanas a lo largo del río Rin derrumbándose, la región industrial del Ruhr quedó envuelta, privando a Alemania de las capacidades de fabricación de guerra. Churchill sugirió a las fuerzas aliadas que saltaran la región del Ruhr y marcharan hacia el este hacia Berlín, pero Eisenhower se negó a dejar la región del Ruhr sin seguridad. Creía que dejaría demasiado tiempo a un flanco izquierdo vulnerable a las contraofensivas alemanas.

ww2dbase Fuentes:
Dwight Eisenhower, Cruzada en Europa
Anthony Read y David Fisher, La Caída de Berlín

Última actualización importante: febrero de 2006

Cruzando el mapa interactivo del Rin

Cruzando la línea de tiempo del Rin

19 de marzo de 1945 George Patton recibió permiso de sus superiores para llevar al 3.er Ejército de Estados Unidos a través del río Rin.
22 de marzo de 1945 El 3.er ejército estadounidense cruzó el río Rin al oeste de Mainz y cerca de Oppenheim justo antes de la medianoche, los estadounidenses habían vencido a los británicos al cruzar el río. La oposición fue insignificante y en 24 horas toda la 5ª División de Estados Unidos había cruzado el río.
23 de marzo de 1945 Cuando el Tercer Ejército de los EE. UU. Hizo otro cruce del río Rin cerca de Worms, Alemania, el segundo ejército británico y el primer ejército canadiense lanzaron sus asaltos a través del río Rin al norte del río Ruhr. En Berlín, Adolf Hitler quería contraatacar en la cabeza de puente aliada en Oppenheim, pero le dijeron que no había fuerzas de reserva disponibles para embarcarse en tal operación.
24 de marzo de 1945 La Operación Saqueo envió a más de 16.000 soldados británicos y estadounidenses a través de la región del río Rin, lo que permitió la conexión con las 4 cabezas de puente del 21º Grupo de Ejércitos Británicos que avanzaban. Mientras tanto, el Tercer Ejército de Estados Unidos capturó Ludwigshafen y Speyer, Alemania.
25 de marzo de 1945 El Primer Ejército de EE. UU. Finalmente salió de la cabeza de puente de Remagen en Alemania. 140 kilómetros al norte, el Segundo Ejército Británico capturó Wesel, Alemania.
26 de marzo de 1945 En Alemania, el Tercer Ejército de los EE. UU. Capturó Darmstadt y llegó a Main, lo que permitió la conexión con el Séptimo Ejército de los EE. UU. Cerca de Worms. En las orillas del río Rin, el Cuerpo Real Británico de Ingenieros completó la construcción de un puente de Clase 9 & # 34Waterloo Bridge & # 34 a las 0100 horas y un puente de Clase 15 & # 34Lambeth Bridge & # 34 a las 0830 horas. Mientras tanto, la construcción de un puente Clase 40 aún más grande & # 34 London Bridge & # 34 continuó y se completó a la medianoche.
27 de marzo de 1945 Un contraataque alemán desde Frankfurt, Alemania hacia Küstrin apenas salió de la ciudad. Mientras tanto, el Tercer Ejército de Estados Unidos capturó Aschaffenburg, Alemania, a 40 kilómetros al sureste.
28 de marzo de 1945 En Alemania, el 1º Ejército de EE. UU. Capturó Marburgo y el 3º Ejército de EE. UU. Capturó Limburg am Lahn. Mientras tanto, el 2º ejército británico inició una ofensiva hacia el río Elba. Los zapadores británicos construyeron otro puente sobre el Rin, & # 34Blackfriars & # 34, antes del mediodía. Detrás de las líneas, Dwight Eisenhower transfirió el 9º Ejército de los EE. UU. Del grupo de ejércitos de Bernard Montgomery al grupo de ejércitos de Omar Bradley mientras el objetivo angloamericano se desplazaba hacia el sur de Alemania y Checoslovaquia.
29 de marzo de 1945 En Alemania, el Tercer Ejército de los Estados Unidos capturó Frankfurt y Wiesbaden y el Séptimo Ejército de los Estados Unidos capturó Mannheim. Los zapadores británicos construyeron otro puente sobre el Rin, & # 34Westminster & # 34.
30 de marzo de 1945 El Primer Ejército de Estados Unidos atacó Paderborn, Alemania. Más allá de las líneas del frente alemanas, los aviones estadounidenses acosaron a las columnas alemanas en retirada, destruyendo 246 camiones y 241 vagones de ferrocarril.
31 de marzo de 1945 Cuando las tropas del Primer Ejército francés cruzaron el río Rin cerca de Speyer, Alemania, se convirtieron en las primeras tropas francesas en atacar a través del río desde Napoleón Bonaparte. Mientras tanto, el Tercer Ejército de Estados Unidos llegó a Siegen, Alemania.
1 de abril de 1945 El Primer Ejército de los Estados Unidos capturó Paderborn y Hamm, Alemania.
13 abril 1945 Las tropas del Noveno Ejército de los EE. UU. Terminaron de limpiar la Bolsa de Duisberg en Alemania.

¿Le gustó este artículo o le resultó útil? Si es así, considere apoyarnos en Patreon. ¡Incluso $ 1 por mes será de gran ayuda! Gracias.

Comparte este articulo con tus amigos:

Comentarios enviados por el visitante

1. nick dice:
18 de septiembre de 2008 08:47:33 PM

¿Es cierto que le dijeron al general Patton que se detuviera en el Rin y dejara que los rusos tomaran Berlín primero? necesito saber para mi investigación. gracias. por favor conteste

2. [email protected] dice:
28 de Octubre de 2009 06:28:44 AM

No era el Rin. Todos los cruces del Rin, empezando por el primero en Remagen (entre Coblenza y Bonn, fueron explotados inmediatamente. Es probable que te refieras al Elba).

3. chris dice:
24 de diciembre de 2009 11:39:04 a.m.

Mi suegro, el sargento. Arthur Cottrell, miembro superviviente del 90 ° Regimiento de Infantería, 357 ° Regimiento, Compañía M, ametralladora, está aquí con nosotros en Nochebuena. Es el soldado parado en el fondo de Patton orinando en el Rin. Él cuenta los 2 intentos fallidos cuando los alemanes fallaron en sus intentos y luego el tercer intento exitoso. El fotógrafo militar original le trajo una copia de la foto que tomó unos 20 años DESPUÉS del hecho histórico.

4. Ed Malouf dice:
24 de febrero de 2010 08:57:11 a.m.

Las primeras tropas de INFANTERÍA que cruzaron el Rin fueron el 310º Regimiento de la 78ª División. Se adjuntó a la 9ª División Blindada. El primer regimiento en cruzar el Rin en Remagan fue el 311 de la 78.a división de infantería. El primer batallón que cruzó en Remagen fue el primer batallón del 311 ° regimiento, y lo cruzaron a las 24 horas de la captura. El primer batallón liderado por la Compañía & # 34C & # 34, luchó contra Erple, luego Unkle. luego Heuster, pero no se detuvo allí al anochecer. Era PITCH BLACK. al amparo de la oscuridad, todo el batallón avanzó sigilosamente a lo largo del Rhine Roverbank, y se advirtió a cada hombre que no hiciera ruido. Tenían que sujetar FÍSICAMENTE al chico de delante. El fuego de cañón de 20 mm pasó por encima de sus cabezas mientras los hombres estaban protegidos por estar debajo de la orilla y RIOGHT AL LADO DEL RÍO. En la mañana del 9 de marzo de 1945, el batallón atacó Honnef, cinco millas al norte del puente. Comenzó la pelea casa por casa. Hubo un apagón de noticias por parte de los medios aliados, pero los despachos nazis informaron que & # 34SHOCK TROOPS HABÍAN CRUZADO EL RÍO EN BARCOS DE ASALTO, lo cual NO ES CIERTO. A las tropas se les dijo que
hold up & # 34, ya que la 9ª División de Infantería estaba absorbiendo los contraataques de los alemanes al este del puente. Se les dijo que estuvieran listos para retirarse si la Novena División no podía mantener la línea. Pero el noveno se mantuvo. Para el 17 de marzo (una SEMANA ANTES DE QUE PATTON Y MONTGOMERY CRUZAN), el 78 se había abierto camino hacia Buel, una ciudad en la orilla este del Rin, frente a Bonn. El puente de Remagen cayó al río el día 17.
Al igual que con el 1.er Batallón del 311. ° Regimiento de la 78.a División de Infantería, y me alegró saber que los alemanes nos consideraban & # 34SHOCK TROOPS & # 34. Lo único acerca de esto es que nos quedamos & # 34soldados & # 34 al preguntarnos cómo se destruyó la 8ª División Blindada, con la ayuda del 310º Regimiento de la 78ª División capturó el puente INTACT. Bien delgado, también, porque no soy muy buen nadador.

5. Jane dice:
25 de mayo de 2010 09:59:17 AM

Mi padre estaba en el ejército de Patton y sus papeles lo incluyen en Co A 281 engr comb bn. Estoy tratando de rastrear el paradero de mi papá durante el cruce de pattons del Rin. Era un cazacarros y tenía una cinta de infantería blindada en su sombrero. ayuda. muchas gracias.

6. Thomas Chambers dice:
14 de agosto de 2010 06:17:07 p.m.

El 24 de febrero de 2010, Ed Malouf declaró que las primeras tropas de INFANTERÍA del otro lado del Rin formaban parte del 319º Regimiento de la 78ª División. Esta es una afirmación errónea hecha con cierta frecuencia por ex miembros del 78º. De hecho, las primeras tropas en cruzar fueron de hecho tropas de infantería, pero pertenecían a la Compañía & # 34A & # 34 del 27º Batallón de Infantería Blindada de la 9ª División Blindada.

7. Bill dice:
9 de mayo de 2011 06:55:33 PM

Mi difunto tío Raymond De Nomie sirvió con el 3er ejército de Patton, no dijo mucho sobre su experiencia, pero de vez en cuando empezaba a hablar, se detenía, se levantaba y salía.
Cuando iba a Vietnam en 1967 me preguntó
en lo que me entrené, le dije Artillería
dijo & # 34Gracias a Dios que no estás en Tanques & # 34.

Mi padre me dijo que si podía ocupar mi lugar
Él haría. No fue hasta que estuve en Vietnam,
que entendí lo que quería decir.

Henry W. De Nomie Jr.
Noviembre de 1919 a noviembre de 2007

8. Larry McLaughlin dice:
11 de agosto de 2011 01:55:58 PM

Mi padre me dijo que el 537th Engr light Pon Co, del cual era miembro, me dijo que construyeron
Hizo mucho trabajo para que los tanques de Patton cruzaran el río
He descubierto lo que hizo la 537a.

9. Tom McNamara / History Detectives dice:
13 de diciembre de 2011 12:50:02 p.m.

Soy productor de History Detectives en PBS. Esperamos ponernos en contacto con & # 34Chris & # 34 con respecto a su comentario & # 3424 de diciembre de 2009 & # 34 sobre su suegro, el sargento. Arthur Cottrell. Estamos investigando esa misma fotografía del general Patton para un segmento de PBS.

Por favor contactar: ​​. Es una gran historia y nos alegraría saber más sobre el sargento. Servicio de Arthur Cottrel.

En ese momento, estamos felices de hablar con cualquiera sobre la famosa instantánea de Patton-Rhine.

Tom McNamara, detectives de historia de PBS

10. Harry R Johnston dice:
30 de julio de 2012 02:15:03 p.m.

Envié un comentario hace unos minutos, pero no mencioné que nuestro grupo se fue de Plymouth, Inglaterra. Leí con interés la historia del cruce del Rin por LCDR William Leide de la Biblioteca del Departamento de la Marina. Mencionó que 15 LCM dejaron Toul Francce para cruzar, pero ese no era nuestro grupo. Dado que la historia de la travesía va del 19 de marzo al 31 de marzo de 1945 con la primera travesía el 22 de marzo, quizás nuestro grupo no hizo una travesía hasta finales de mes. ¿Podría informarme cuando nuestra unidad cruzó el Rin?

11. Anónimo dice:
10 de febrero de 2014 a las 03:42:13 p.m.

Necesito saber cuántas fotos se tomaron de Patton cruzando el río Rin y orinando en el río. un amigo de mi marido tiene uno y le gustaría saber cuántos existen y posiblemente el valor. Podría alguien ayudarme.

12. Anónimo dice:
30 de Octubre de 2014 08:57:17 PM

Mi abuelo fue srgt para 250th 44-46 construyó los puentes sobre el rin y algunos otros lugares. Tenemos cientos de fotos y todavía puede responder cualquier pregunta a través de Facebook o correo electrónico 313-269-2014 NECESITA ENCONTRAR OTRO WW2 VETERINARIOS QUE AÚN VIVEN POR FAVOR

13. John D Williams dice:
16 de enero de 2015 06:14:58 p.m.

Mi abuelo (John Ewell Williams) estuvo en esta batalla. Él falleció antes de que yo naciera y la historia de la familia se ha perdido desde entonces. Supuestamente tiene numerosas medallas y logros. También me han dicho que después de esta batalla se trasladó al cuerpo aéreo del ejército. Me encantaría y agradecería algunos consejos sobre cómo podría averiguar sobre él y sus experiencias en nuestro país.
Gracias
John

14. David dice:
1 de marzo de 2015 06:07:01 a.m.

El asalto aéreo de Montgomery mientras cruzaban el Rin fue un movimiento necio y desastroso que ganó poco y perdió muchas vidas valiosas. Fue un movimiento arriesgado que puso en peligro la vida de las tropas. Esto fue similar al fiasco de la Operación Market Garden.

15. Alan Chanter dice:
4 de marzo de 2015 06:09:12 a.m.

Estoy un poco desconcertado de por qué & # 39David (comentario 14) & # 39 debería pensar que el mariscal de campo Montgomery era responsable de las operaciones aerotransportadas del Rin. Estoy abierto a la corrección aquí, pero seguramente el 1er Ejército Aerotransportado Aliado estaba bajo el mando del Teniente General Lewis Brereton reportando directamente a SHAEF (General Eisenhower) y, aunque para la Operación Varsity XVIII Corps estaba adjunto al 21er Grupo de Ejércitos (1er Canadiense, 2do Británico y 9o Ejércitos de EE. UU.), se sabe que la planificación real del elemento aerotransportado del cruce fue realizada por el propio Cuartel General del Mayor General Ridgeway. ¿Puedo sugerir que David haga un poco más de tarea antes de hacer declaraciones engañosas sobre temas que, es obvio, no tiene un conocimiento claro?

16. Clifford B. Sherman dice:
4 de marzo de 2015 01:54:11 PM

Estaba con el general Patton. Toda esta historia es falsa. Capturó el puente Remagen pero no lo cruzó, ya que no tenía órdenes de hacerlo.

17. Carolyn Passmore dice:
16 de marzo de 2015 07:30:25 a.m.

Al leer el relato de mi padre sobre el cruce del Pontón Ligero de la 73a Compañía de Ingenieros del Rin cerca de Alpin, no dio una fecha. & # 34Estábamos en medio de todo el asunto, grandes armas disparando sobre nosotros, a cada lado de nosotros, frente a nosotros. & # 34 & # 3488 bombardeo & # 34 Agradecería saber la fecha de este asalto.

18. Sandra Oldfield dice:
19 de febrero de 2016 12:11:33 p.m.

Mi tío, Albert Russell Mibb, de Chandlerville, Illinois, se alistó el 08/09/1942, fecha de publicación 13/12/1945 según el archivo de defunción del Departamento de Asuntos de Veteranos de BIRLS. Estuvo en la Batalla de las Ardenas y en el cruce del Rin. Fue miembro de la 84th Railspliters. Lo recuerdo hablando de Patton, y nada estaba bien, el mal tiempo, las condiciones en las que estaban, etc. No, ¿dónde puedo encontrar algo mencionado sobre los Railspliters 84, eran parte de otro grupo?

19. Craig Stiles dice:
3 de marzo de 2016 09:08:42 p.m.

Disculpe, pero la cabeza de puente de Remagen, a partir del 7 de marzo. ¿Suena alguna campana?

20. Anónimo dice:
21 de junio de 2016 07:34:43 AM

¿La quinta división de infantería, Red Diamonds, estuvo alguna vez en Berchlegaden, Alemania, donde Hitlers Eagles Next se encuentra cerca de la frontera con Austria? Según mi tío, mi papá resultó herido allí. Mi mamá pensó que estaba herido en Frankfurt.

21. Ed Sitten dice:
22 de junio de 2016 03:43:39 PM

Mi papá estaba en la 3.a División de Infantería del Ejército. Diamantes rojos. Fue herido y perdió una pierna. Su amigo Leon Holderbaugh lo llevó al médico. Papá murió en 1987 a la edad de 66 años. El hermano de papá, que estaba en Alemania en 1944 y 1945, me dijo que papá fue herido por un francotirador con 50 cal. en Berchlegaden cerca de Hitlers Eagles anidan a pocas millas de la frontera con Austria aproximadamente 10 días antes de que terminara la guerra en 1945. ¿Alguien tiene alguna información sobre esa área de Alemania durante los últimos días de la guerra?

22. james rall dice:
25 de enero de 2017 11:51:46 a.m.

al soldado ordinario no se le permitió subir la colina en berchesgarden. porque los oficiales querían saquear el lugar ellos mismos. fuera de los límites. los soldados estaban muy cansados ​​pero felices porque iban a vivir. la razón por la que la tercera división estaba allí era porque nosotros pensaba que las mejores tropas alemanas iban a hacer una parada en el área, algunas tropas de las SS

23. martin robert MELIN horsman dice:
30 de marzo de 2017 04:21:05 a.m.

los británicos costaron la rina usando tropas canadienses en la costa norte, mis 2 tíos hablarían de esto mientras la artillería aliada estaba disparando sobre ellos mientras cruzaban mi tío perdió la audición por la concisión de los proyectiles pasando sobre ellos la grieta que él veía definiendo pero un pensamiento inspirador mientras tomaban fuego de las soldaduras germinales. pero no puedo señalar el punto de cruce

24. Nate Bishop dice:
28 de mayo de 2017 04:58:58 PM

Mi bisabuela me acababa de decir que el hermano de su esposo fue asesinado mientras sostenía el puente en marzo de 1945, no está segura de qué día, pero su nombre era Robert Fulghum y estoy buscando cualquier información sobre él que pueda encontrar.

25. Anne dice:
13 de agosto de 2017 03:35:36 PM

Primero, a la nota de Nate Bishop: si se puso en contacto con Bob Barrett al
http://www.517prct.org
Él podría darle algunos comentarios sobre & # 39Robert Fulghum & # 39 o ponerlo en una buena dirección para obtener información.

Estaba interesado en saber si alguien en este blog sabe sobre la pelea francesa en Oppenheim. Estoy escribiendo un libro y necesito la información.
Muchas gracias a todos

26. andrew dice:
6 de septiembre de 2017 06:50:00 a.m.

El batallón de ingenieros 150 estaba construyendo el puente como Patton los elogió

27. Karie Mitchell dice:
11 de septiembre de 2017 03:39:33 PM

El hermano gemelo del padre de mi ex marido, Harry Hooper Mitchell, fue asesinado en este empuje hacia el río Rin, el 15 de marzo de 1945, como parte del 3er Ejército en la cuenca del Saar del río Rin. Me encantaría saber quién estaba sirviendo en esta área en este momento.

28. Mick the Jock dice:
13 de octubre de 2017 02:16:34 a.m.

Historia los primeros en cruzar el Rin no fueron los yanquis, fueron los británicos en Arnhem junto al retiro de la puerta trasera. Doctor de Spin Dunkerque Doctor de Spin nunca admitas la derrota, todavía lo estamos haciendo, solo un pensamiento. Respeto a todos.

29. Donald Russell dice:
23 de Octubre de 2017 04:15:54 PM

Edsel Elmer Jones, Searcy Ar. Fue uno de los que nadó el río para establecer una cabeza de playa, ¡fue herido esa noche cuando cruzó de regreso para recuperar su equipo!

30. Drew King dice:
2 de febrero de 2018 02:55:51 p.m.

Karie Mitchell, mi abuelo Andrew Jackson Collins estaba en un grupo de 10 que fue duramente golpeado por los alemanes el 15 de marzo de 1945 cruzando el Rin. También estamos tratando de encontrar más información.

31. Anónimo dice:
8 de julio de 2018 02:37:10 a.m.

mi padre akways dijo (como conductor de un tanque de dragones de Westminster) que eran los 2º en cruzar el Rin, ¿es cierto?

32. Alan Chanter dice:
2 de marzo de 2019 a las 03:51:44

La segunda ciudad de Londres Yeomanry (Westminster Dragoons) formó parte de la 30.a Brigada Blindada (Brigadier N.W. Duncan) en la 79.a División Blindada de Hobart. Durante la campaña del noroeste de Europa, la Brigada estaba equipada con tanques de limpieza de minas Sherman Crab y, por lo tanto, es muy probable que haya estado entre los elementos principales durante el cruce del Rin, para despejar rutas a través de los campos de minas del enemigo en la costa lejana.

33. Anónimo dice:
20 de marzo de 2020 12:21:07 p.m.

mi hermano fue kia el 26 de marzo de 1945 cruzando el Rin en Worms, Alemania. Intenté encontrar información sobre esa batalla.

34. John Hallowell dice:
25 de mayo de 2020 02:11:52 PM

Mi papá William H Hallowell sirvió bajo Patton durante la Segunda Guerra Mundial
Hace muchos años, vi un artículo de un periódico que decía que un general había ofrecido un premio en efectivo al primer soldado estadounidense en cruzar el río Rin. El artículo decía que mi padre William H Hallowell ganó ese premio. Desde entonces, perdí ese artículo. Me pregunto si alguien lo sabe. este premio en efectivo por ser el primer abeto soldado americano que cruza el río Rin. Si está al tanto de esto, hágamelo saber ya que perdí el artículo Gracias por su ayuda John Hallowell

Todos los comentarios enviados por los visitantes son opiniones de quienes realizan las presentaciones y no reflejan las opiniones de WW2DB.


'Stolpersteine' - escollos como memoriales

En la década de 1990, el artista Gunther Demnig inició un proyecto para confrontar el pasado nazi de Alemania. Cubos de hormigón cubiertos de latón colocados frente a las antiguas casas de las víctimas nazis, brindan detalles sobre las personas y su fecha de deportación y muerte, si se conocen. Se han colocado más de 45.000 "Stolpersteine" en 18 países de Europa: es el monumento al Holocausto descentralizado más grande del mundo.

'Nunca más': memoriales del Holocausto


Ver el vídeo: Así expoliaron los nazis el oro de Checoslovaquia. 22 (Agosto 2022).