La historia

Disentería


La disentería es una enfermedad infecciosa de los intestinos. Los gérmenes se transmiten a través de alimentos y agua contaminados. Los síntomas son diarrea, fiebre y dolores de estómago. La enfermedad es común cuando las condiciones sanitarias son malas y cuando el clima es cálido. Un brote de disentería en 1473 entre el 15 y el 20 por ciento de la población de los pueblos y aldeas que se vieron afectados por la enfermedad. La disentería ahora se puede tratar con éxito con antibióticos.


Enfermedades transmitidas por el agua: cólera y disentería: disentería epidémica

La disentería es una inflamación del intestino caracterizada por el paso frecuente de heces con sangre y moco. Al igual que el cólera, la disentería se transmite por la contaminación fecal de los alimentos y el agua, generalmente en áreas empobrecidas con malas condiciones sanitarias. Las epidemias son comunes en estas áreas. Una epidemia de cuatro años en Centroamérica, que comenzó en 1968, resultó en más de 500.000 casos y más de 20.000 muertes. Desde 1991, se han producido epidemias de disentería en ocho países del sur de África (Angola, Burundi, Malawi, Mozambique, Ruanda, Tanzania, Zaire y Zambia).

La disentería epidémica es un problema importante entre las poblaciones de refugiados, donde el hacinamiento y el saneamiento deficiente facilitan la transmisión. Las epidemias se caracterizan por una enfermedad grave, altas tasas de mortalidad, propagación de persona a persona y resistencia a múltiples antibióticos. En todo el mundo, aproximadamente 140 millones de personas desarrollan disentería cada año y alrededor de 600.000 mueren. La mayoría de estas muertes ocurren en países en desarrollo entre niños menores de cinco años. En los Estados Unidos, solo ocurren alrededor de 25,000 a 30,000 casos cada año.

Alerta de antígeno

En el África subsahariana, las enfermedades diarreicas son una de las principales causas de muerte en los niños menores de cinco años. Se estima que cada niño tiene cinco episodios de diarrea por año y que 800.000 de esos niños morirán de diarrea y deshidratación asociada.

Raíces de disentería

La disentería es causada más comúnmente por uno de dos organismos diferentes: uno es una bacteria llamada Shigella el otro es causado por una ameba. Shigella es la causa más importante de diarrea con sangre porque destruye las células que recubren el intestino grueso, lo que conduce a úlceras en las mucosas del intestino. Las úlceras de las mucosas provocan la diarrea sanguinolenta. La ingestión de tan solo 10 a 100 bacterias, que pueden estar contenidas en una pequeña cantidad de agua o alimentos infectados, puede causar enfermedades.

La disentería amebiana prevalece en regiones donde los excrementos humanos se utilizan como fertilizante. Las amebas que causan la disentería pueden formar quistes, que son como esporas bacterianas que pueden volverse inactivas y altamente resistentes a las condiciones ambientales. En otras palabras, pueden vivir mucho tiempo fuera del cuerpo y luego reactivarse y causar enfermedades cuando las condiciones se vuelven favorables.

Los quistes y las amebas vivas se excretan en las heces de una persona infectada, pero solo los quistes pueden sobrevivir fuera del cuerpo. La infección amebiana es más leve en comparación con la disentería bacteriana. A pesar de esto, la disentería amebiana es más difícil de tratar y curar la disentería bacteriana responde mejor y más rápidamente al tratamiento.

Ambos tipos de disentería infectan a personas de diversas edades, sexos y orígenes étnicos, aunque los niños son más susceptibles.

Hecho Potente

Las dos causas principales de disentería son la Shigella bacteria y una ameba. Shigella Puede causar enfermedades graves y epidemias, aunque responde bien al tratamiento. La disentería causada por la ameba es más leve que su prima bacteriana, aunque es bastante difícil de tratar y curar y, a menudo, se vuelve crónica.

Síntomas

Los pacientes con disentería bacteriana a menudo tienen fiebre, calambres abdominales, dolor rectal y heces con sangre. Ocasionalmente, grandes porciones de la membrana intestinal pasan con heces particularmente malolientes que contienen moco blanco amarillento y / o sangre. En casi la mitad de los casos, Shigella no causa diarrea con sangre.

Cuando los quistes de ameba se ingieren con alimentos o agua contaminados, germinan y se convierten en amebas vivas en el intestino. La enfermedad permanece leve si la ameba permanece confinada dentro de los intestinos. Al igual que la disentería bacteriana, la invasión de la pared intestinal provoca fiebre, dolor abdominal y rectal y diarrea sanguinolenta. La disentería amebiana puede ocurrir en forma crónica cuando las amebas invaden los vasos sanguíneos del intestino y son transportadas a otras partes del cuerpo, causando abscesos amebianos en el hígado y el cerebro. Alrededor del 40 por ciento de todos los casos no tratados eventualmente causan infecciones no intestinales, como hepatitis amebiana.

Dicción de enfermedades

La forma amebiana de disentería vive fuera del cuerpo formando quistes, que son similares a las esporas bacterianas. Los quistes tienen una pared exterior resistente que evita que las diferentes condiciones ambientales maten a las amebas. Al igual que un oso hibernando, los quistes permanecen inactivos hasta que las condiciones mejoran (invaden un cuerpo que tiene la temperatura y los nutrientes adecuados), luego se despiertan y causan la enfermedad.

Diagnóstico de disentería

La disentería se diagnostica a partir de hisopos rectales que muestran evidencia de disentería causante Shigella bacterias o amebas.

Eliminación de disentería

La disentería bacteriana a menudo cede por sí sola, aunque se recomienda el tratamiento con antibióticos para prevenir la recurrencia. Es importante que se realicen pruebas de sensibilidad a los medicamentos antes de comenzar el tratamiento para determinar qué antibióticos funcionarán mejor, porque muchos organismos se han vuelto resistentes a los medicamentos. Shigella comenzó a adquirir resistencia en la década de 1940 y se ha vuelto resistente a varias clases de medicamentos desde entonces.

También es importante tratar la deshidratación que acompaña a la disentería. Estos síntomas deben tratarse con sales de rehidratación oral o, si son graves, con líquidos intravenosos.

Se utiliza una combinación de fármacos para tratar la disentería amebiana: un amebicida para erradicar el organismo del tracto intestinal y un antibiótico para eliminar posibles infecciones bacterianas secundarias.

Erradicar la epidemia

La detección y notificación tempranas de la disentería epidémica, especialmente entre los adultos, permite una reacción rápida para ayudar a combatir la propagación de la enfermedad. Lavarse las manos con agua y jabón puede reducir la transmisión secundaria de Shigella infecciones entre los miembros del hogar. Y entre grupos más grandes, como dentro de los campos de refugiados, las estrategias más efectivas para controlar la transmisión de epidemias. Shigella son a ?

  • Distribuya jabón.
  • Proporcione agua limpia.
  • Promueva el lavado de manos antes de comer o preparar alimentos y después de la defecación.
  • Instalar y mantener sistemas de alcantarillado o instalaciones de tratamiento adecuados.

Desarrollando una vacuna

No existen vacunas para la disentería, aunque existe una gran necesidad, sobre todo porque la resistencia a los medicamentos a menudo limita las opciones de tratamiento. Actualmente hay varias vacunas potenciales en las etapas de evaluación.

El agua contaminada causa millones y millones de casos de enfermedades cada año. Hemos hablado del cólera y la disentería en esta sección, pero también hay otras enfermedades. Un saneamiento mejorado es clave para controlar estas enfermedades, pero hasta que las condiciones mejoren, es importante que las víctimas reciban el tratamiento adecuado y se aseguren de prevenir la deshidratación severa que a menudo ocurre con las enfermedades diarreicas.


Los registros del censo pueden decirle muchos datos poco conocidos sobre sus antepasados ​​de disentería, como la ocupación. La ocupación puede informarle sobre el estado social y económico de su antepasado.

Hay 3.000 registros censales disponibles para el apellido Disentería. Como una ventana a su vida cotidiana, los registros del censo de disentería pueden indicarle dónde y cómo trabajaron sus antepasados, su nivel de educación, condición de veterano y más.

Hay 642 registros de inmigración disponibles para el apellido Disentería. Las listas de pasajeros son su boleto para saber cuándo llegaron sus antepasados ​​a los EE. UU. Y cómo hicieron el viaje, desde el nombre del barco hasta los puertos de llegada y salida.

Hay 1.000 registros militares disponibles para el apellido Disentería. Para los veteranos entre sus antepasados ​​de disentería, las colecciones militares brindan información sobre dónde y cuándo sirvieron, e incluso descripciones físicas.

Hay 3.000 registros censales disponibles para el apellido Disentería. Como una ventana a su vida cotidiana, los registros del censo de disentería pueden indicarle dónde y cómo trabajaron sus antepasados, su nivel de educación, condición de veterano y más.

Hay 642 registros de inmigración disponibles para el apellido Disentería. Las listas de pasajeros son su boleto para saber cuándo llegaron sus antepasados ​​a los EE. UU. Y cómo hicieron el viaje, desde el nombre del barco hasta los puertos de llegada y salida.

Hay 1.000 registros militares disponibles para el apellido Disentería. Para los veteranos entre sus antepasados ​​de disentería, las colecciones militares brindan información sobre dónde y cuándo sirvieron, e incluso descripciones físicas.


Causas y síntomas de amp

Causas

Los tipos más comunes de disentería y sus agentes causales son los siguientes:

    . Disentería bacilar, que también se conoce como shigelosis, es causada por cuatro especies del género Shigella: S. dysenteriae, la especie más virulenta y con más probabilidades de causar epidemias S. sonnei, la especie más suave y la forma más común de Shigella encontrado en los Estados Unidos S. boydii y S. flexneri. S. flexneri es la especie que causa el síndrome de Reiter, un tipo de artritis que se desarrolla como una complicación tardía de la shigelosis. Aproximadamente 15,000 casos de shigelosis se informan a los CDC cada año para los Estados Unidos, sin embargo, los CDC sostienen que el número real de casos anuales puede llegar a 450,000, ya que la enfermedad no se informa en gran medida. Aproximadamente el 85 por ciento de los casos en los Estados Unidos son causados ​​por S. sonnei. los Shigella Los organismos causan la diarrea y el dolor asociados con la disentería al invadir los tejidos que recubren el colon y secretan una enterotoxina, o proteína dañina que ataca el revestimiento intestinal.
  • Disentería amebiana. Disentería amebiana, que también se llama intestinal. amebiasis y colitis amebiana, es causada por un protozoo, Entamoeba histolytica. E. histolytica, cuyo nombre científico significa "disolución de tejidos", ocupa el segundo lugar después del organismo que causa malaria como protozoario causa de muerte.E. histolytica generalmente ingresa al cuerpo durante la etapa de quiste de su ciclo de vida. Los quistes se pueden encontrar en alimentos o agua contaminados con heces humanas. Una vez en el tracto digestivo, los quistes se descomponen, liberando una forma activa del organismo llamada trofozoíto. Los trofozoítos invaden los tejidos que recubren el intestino, donde generalmente se excretan en las heces del paciente. Sin embargo, a veces penetran en el revestimiento mismo y entran en el torrente sanguíneo. Si eso sucede, los trofozoítos pueden ser transportados al hígado, pulmón u otros órganos. La afectación del hígado u otros órganos a veces se denomina amebiasis metastásica.
  • Balantidiasis, giardiasis, y criptosporidiosis. Estas tres infecciones intestinales son causadas por protozoos, Balantidium coli, Giardia lamblia, y Cryptosporidium parvum respectivamente. Aunque la mayoría de las personas infectadas con estos protozoos no se enferman gravemente, los agentes patógenos pueden causar disentería en niños o personas inmunodeprimidas. Cada año se informan a los CDC alrededor de 3500 casos de criptosporidiosis en los Estados Unidos y alrededor de 22000 casos de giardiasis.
  • Disentería viral. Disentería viral, que a veces se denomina diarrea del viajero o diarrea viral. gastroenteritis, es causada por varias familias de virus, incluidos rotavirus, calicivirus, astrovirus, norovirus, y adenovirus. Hay alrededor de 3,5 millones de casos de disentería viral en bebés en los Estados Unidos cada año y alrededor de 23 millones de casos cada año en adultos. El CDC estima que los virus son responsables de 9.2 millones de casos de disentería relacionados con comida envenenada en los Estados Unidos cada año. Mientras que la mayoría de los casos de disentería viral en bebés son causados ​​por rotavirus, los calicivirus son los agentes patógenos más comunes en adultos. Los norovirus fueron responsables de aproximadamente la mitad de los brotes de disentería en cruceros notificados a los CDC en 2002.
  • Disentería causada por gusanos parásitos. Tanto las infestaciones por tricocéfalos (tricuriasis) como por gusanos planos o trematodos (esquistosomiasis) pueden producir diarrea violenta y calambres abdominales asociados con la disentería. La esquistosomiasis es la segunda enfermedad tropical más extendida después del paludismo. Aunque la enfermedad es rara en los Estados Unidos, los viajeros a países donde es endémica pueden contraerla. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que alrededor de 200 millones de personas en todo el mundo portan el parásito en sus cuerpos, y 20 millones padecen una enfermedad grave.

Síntomas

Además de la diarrea sanguinolenta y / o acuosa y los calambres abdominales característicos de la disentería, los diversos tipos tienen perfiles de síntomas algo diferentes:

  • Disentería bacilar. Los síntomas de la shigelosis pueden variar desde la clásica diarrea sanguinolenta y el tenesmo característico de la disentería hasta el paso de una diarrea no sanguinolenta que se asemeja a las heces blandas causadas por otros trastornos intestinales. La altura fiebre asociado con shigelosis comienza dentro de uno a tres días después de la exposición al organismo. El paciente también puede tener dolor en el recto y calambres abdominales. Los síntomas agudos duran de tres a siete días, en ocasiones hasta un mes. La disentería bacilar puede provocar dos complicaciones potencialmente fatales fuera del tracto digestivo: bacteriemia (bacterias en el torrente sanguíneo), que es más probable que ocurra en niños desnutridos y síndrome urémico hemolítico, un tipo de insuficiencia renal que tiene una tasa de mortalidad superior al 50 por ciento.
  • Disentería amebiana. La disentería amebiana a menudo tiene un inicio lento y gradual, la mayoría de los pacientes con amebiasis visitan al médico después de varias semanas de diarrea y heces con sangre. La fiebre es inusual con amebiasis a menos que el paciente haya desarrollado un hígado. absceso como complicación de la infección. Sin embargo, la complicación más grave de la disentería amebiana es la colitis fulminante o necrosante, que es una inflamación grave del colon caracterizada por deshidración, dolor abdominal intenso y riesgo de perforación (ruptura) del colon.
  • Disentería causada por otros protozoos. La disentería asociada con la giardiasis comienza alrededor de 1-3 semanas después de la infección con el organismo. Se caracteriza por flatos hinchados y malolientes, náuseas y vómitos, dolores de cabeza y fiebre baja. Estos síntomas agudos suelen durar tres o cuatro días. Los síntomas de la criptosporidiosis son leves en la mayoría de los pacientes, pero suelen ser graves en pacientes con SIDA. La diarrea generalmente comienza entre siete y 10 días después de la exposición al organismo y puede ser abundante. El paciente puede tener dolor en la parte superior derecha del abdomen, náusea, y vómitos pero la fiebre es inusual.
  • Disentería viral. La disentería viral tiene un inicio relativamente rápido, los síntomas pueden comenzar a las pocas horas de la infección. El paciente puede estar gravemente deshidratado por la diarrea, pero por lo general solo tiene fiebre leve. La diarrea en sí puede ir precedida de uno a tres días de náuseas y vómitos. El abdomen del paciente puede estar levemente sensible, pero no suele ser muy doloroso.
  • Disentería causada por gusanos parásitos. Los pacientes con esquistosomiasis intestinal suelen presentar síntomas de aparición gradual. Además de la diarrea con sangre y el dolor abdominal, estos pacientes suelen tener fatiga. Un examen del colon del paciente generalmente revelará áreas de tejido ulcerado, que es la fuente de la diarrea sanguinolenta.

King John: disentería y la muerte que cambió la historia

Han pasado 800 años desde que uno de los monarcas más vilipendiados de Inglaterra, el rey Juan, murió de disentería. BBC News examina cómo esta condición desgarradora se ha cobrado la vida de varios reyes ingleses, cambiando el curso de la historia.

`` Por muy sucio que esté, el infierno mismo se vuelve más sucio por la presencia de John ''.

El epitafio del cronista Matthew Paris & # x27 refleja el desprecio con el que se tenía a John, pero también podría ser un guiño a su desagradable desaparición.

Su reinado caótico y desastroso llegó a su fin en el baño o cerca de él. O lo que sirvió como retrete en el castillo de Newark en octubre de 1216.

Al terminar con John, la disentería, esencialmente una diarrea tan violenta que causa sangrado y muerte, puede haber cambiado espectacularmente el curso de la historia inglesa.

Y no fue la única vez que logró matar a un rey o poner al país en un nuevo curso.

"Era un idiota total", dice Marc Morris, autor de King John: Treachery, Tyranny and the Road to Magna Carta.

Los contemporáneos lo odiaban por ser cruel y cobarde.

“Mucha gente piensa en la Europa medieval como un lugar donde todo vale, como Game of Thrones.

--Pero había reglas, especialmente sobre cómo trataba a los nobles. John rompió estos tabúes.

"Él no sólo mató, fue un sádico". Hizo que la gente muriera de hambre. Y no solo los caballeros enemigos, sino una vez la esposa y el hijo de un rival & quot.

Perder franjas de territorio heredado en Francia y luego aumentar los impuestos para financiar vanos intentos de recuperarlo, alienó a sus súbditos en Inglaterra.

La reputación de ser un depredador sexual con esposas e hijas de nobles, junto con el trato arbitrario tanto de aliados como de rivales, enfureció a la élite.

Molestó tanto al Papa Inocencio III que el Pontífice excomulgó a Juan y ordenó el cierre de las iglesias de Inglaterra.

Todo esto condujo a una guerra civil, a la Carta Magna y a un príncipe francés, Luis, que se le ofreció el trono.

Pero mientras peleaba, John se debilitó y se enfermó. Viajando desde Norfolk hacia las Midlands, se detuvo en Newark y poco después murió.

Los rumores atribuyen su desaparición a comer melocotones verdes, beber demasiada cerveza dulce o incluso recibir una dosis de veneno de un sapo.

La Dra. Iona McCleery, experta en medicina medieval de la Universidad de Leeds, dice: “Decir que John murió por exceso de indulgencia era una forma de criticar su personalidad. Implica intemperancia, glotonería e imprudencia.

`` Decir que fue envenenado demuestra que lo odian. Cualquiera que sea la verdad, los que escriben la historia no tienen nada bueno que decir sobre John ''.

La disentería es causada por parásitos en el intestino, pero también se confunde fácilmente con otras infecciones virales y bacterianas.

Se transmite más comúnmente por agua sucia o alimentos contaminados con desechos humanos.

El Dr. McCleery dice: “La disentería no era necesariamente una condición del plebeyo. Se cultivaron muchas verduras en suelo fertilizado con excrementos humanos.

John había estado en marcha, librando una guerra, sometido a mucha tensión.

"Probablemente estaba física y emocionalmente agotado y las condiciones de vida en la marcha pueden ser primitivas, sin importar quién sea usted".

Después de la muerte de John & # x27s, el fuego salió de la guerra civil y el príncipe Louis fue expulsado de Inglaterra. La estabilidad volvió, la Carta Magna echó raíces.

Pero la disentería no terminó con el destino de Inglaterra o sus reyes.

Eduardo I, el martillo de los escoceses, murió a causa de ello cuando se dirigía a reanudar la guerra con Robert the Bruce en 1307. Su hijo Eduardo II perdió las batallas resultantes y Escocia conservó su independencia.

Pudo haber explicado a Edward, el Príncipe Negro. Famoso guerrero y estadista, su muerte en 1376 el año anterior a su padre Eduardo III, significó que el Príncipe Negro y su hijo, Ricardo II, se convertirían en rey a los 10 años. El reinado de Ricardo terminó en rebelión, derrocamiento y muerte.

La disentería también mató a Enrique V, héroe de Agincourt, mientras hacía campaña en Francia en 1422. Enrique VI se convirtió en rey a los nueve meses de edad.

El Enrique VI adulto era totalmente inadecuado para la realeza medieval y estaba sujeto a ataques catatónicos. Francia se perdió y las rebeliones desencadenaron la Guerra de las Rosas, que azotó Inglaterra hasta 1485.

Pero al terminar con la vida de John cuando lo hizo, la disentería pudo haber tenido su mayor impacto.

El Dr. Morris dice: "Muchos reyes podían ser, según nuestros estándares, crueles, pero John era cruel, cobarde y un fracaso".

"Pero al morir cuando lo hizo, significaba que la Carta Magna, que había rechazado, sería reeditada.

"Por defecto, su legado era tal norma que no se repetiría, a través de un documento que aún simboliza los derechos del sujeto frente al poder de un tirano".

Y aunque la disentería puede parecernos una enfermedad del pasado, sigue siendo una de las principales causas de muerte en los países en desarrollo.

La Organización Mundial de la Salud estima que casi 900.000 personas mueren de disentería o enfermedades similares cada año, la gran mayoría niños pequeños.


Sally murió de disentería: una historia de La ruta de Oregon

Los estudiantes de octavo grado se sentaron y vieron cómo Don Rawitsch arrastraba un dispositivo enorme a su salón de clases. Era el 3 de diciembre de 1971 y Rawitsch, un estudiante de profesor en Carleton College en las afueras de Minneapolis que enseñaba historia en una escuela primaria local, estaba listo para mostrar lo que sus compañeros de cuarto, Paul Dillenberger y Bill Heinemann, habían logrado crear en solo dos semanas de programación y con habilidades limitadas de codificación amateur: un juego llamado La ruta de Oregon.

No había pantalla en la que enfocarse. La interfaz de la computadora era una máquina de teletipo, que escupía instrucciones y las consecuencias de las acciones de un jugador en hojas de papel. Adoptando los zapatos gastados de los colonos que emigraron de Missouri a Oregon en 1848, los estudiantes debatieron cuál era la mejor manera de gastar su dinero, cuándo detenerse y descansar y cómo lidiar con las enfermedades repentinas e inesperadas que plagaban a sus contrapartes del juego. Rawitsch incluso les proporcionó un mapa del viaje para que pudieran visualizar los peligros que se avecinaban.

A los estudiantes les encantó: La ruta de Oregon eventualmente se transformaría de un experimento a tiempo parcial en aprendizaje guiado a un elemento básico de las aulas en todo el país. Los niños que nunca antes habían oído hablar de la difteria o el cólera se lamentarían de destinos tan crueles que decenas de miles de personas se ahogarían (virtualmente) tratando de cruzar ríos. Se venderían más de 65 millones de copias.

Pero Rawitsch ignoraba la piedra de toque cultural El Oregon Sendero se convertiría. No preveía que el juego simple tuviera una vida útil más allá del semestre, por lo que al final del año lo eliminó.

Tan baja tecnología como era, la primera versión de La ruta de Oregon todavía estaba millas por delante de cualquier cosa que Rawitsch pudiera haber imaginado cuando se propuso involucrar a sus estudiantes. Como estudiante de historia de 21 años, Rawitsch era lo suficientemente joven como para darse cuenta de que sus estudiantes adolescentes necesitaban algo más provocativo que los libros de texto secos. En el otoño de 1971, decidió crear un juego de mesa basado en el movimiento precario de los viajeros del siglo XIX que buscaban dirigirse hacia el oeste para mejorar sus condiciones de vida.

En una gran hoja de papel de carnicero, dibujó un mapa que proporcionaba un bosquejo del viaje de 2000 millas desde Independence, Missouri hasta Willamette Valley, Oregon. En el camino, los jugadores tendrían que lidiar con una serie de obstáculos morbosos: fuego, inclemencias del tiempo, falta de comida, enfermedades obsoletas y, con frecuencia, la muerte. Cada decisión jugó un papel en si llegarían o no al final sin derrumbarse.

MECC

Rawitsch mostró su idea para el juego de mesa a Dillenberger y Heinemann, otros dos estudiantes de último año de Carleton, quienes tenían experiencia en la codificación usando el lenguaje informático BÁSICO. Sugirieron que el juego de Rawitsch sería perfecto para una aventura basada en texto usando teletipo. Un jugador podría, por ejemplo, escribir "BANG" para disparar bueyes o ciervos, y la computadora identificaría qué tan rápido y con qué precisión la mecanógrafa terminaba el comando; cuanto más rápido fuera, más posibilidades tenía de asegurarse la cena.

A Rawitsch le gustó la idea, pero debía comenzar a enseñar la expansión hacia el oeste en solo un par de semanas, por lo que no había tiempo que perder. Heinemann y Dillenberger trabajaron fuera del horario laboral durante dos semanas para obtener La ruta de Oregon Listo. Cuando hizo su debut ese día de diciembre de 1971, Rawitsch sabía que tenía un éxito, aunque pasajero. Como un maestro que había supervisado un proyecto de manualidades especial para un aula específica, Rawitsch no vio la necesidad de retener La ruta de Oregon para el futuro y lo eliminó rápidamente del sistema de computadora central de la escuela.

Dillenberger y Heinemann aceptaron trabajos docentes permanentes después de graduarse. Rawitsch encontró su número en el borrador. Se declaró objetor de conciencia y como parte de eso encontró trabajo en el recién formado Consorcio de Computación Educativa de Minnesota (MECC), un programa patrocinado por el estado que buscaba modernizar las escuelas públicas con suministros de computación. Era 1974, y Rawitsch creía que tenía el software perfecto para acompañar su iniciativa: La ruta de Oregon. Aunque había eliminado el juego, Rawitsch había conservado una copia impresa del código.

Al escribirlo en línea por línea, Rawitsch hizo que el juego volviera a funcionar y estuviera disponible para los estudiantes de Minnesota. Esta vez, consultó las anotaciones reales de los colonos en el diario para ver cuándo y dónde podría atacar el peligro y programó el juego para que interviniera en los lugares apropiados a lo largo del camino. Si un viajero real hubiera soportado un 20 por ciento de posibilidades de quedarse sin agua, también lo haría el jugador.

Rawitsch obtuvo permiso de Dillenberger y Heinemann para reutilizar el juego para MECC. Es poco probable que alguno de los tres se diera cuenta de cuán institucional se convertiría el juego, o cómo el socio comercial de MECC, Apple, entonces una corporación informática advenediza, revolucionaría la industria.

En 1978, MECC se asoció con la empresa de hardware para vender Apple II y software de aprendizaje a los distritos escolares de todo el país. En lugar de ser un éxito regional, La ruta de Oregon—Ahora luciendo gráficos de pantalla primitivos— se estaba convirtiendo en un elemento nacional en las aulas.

Durante gran parte de las décadas de 1980 y 1990, las clases de computación de las escuelas en todo Estados Unidos dedicaron al menos una parte de su tiempo asignado al juego. El vagón cubierto y sus desventuras ofrecían algo que se parecía vagamente a los mundos hipnóticos y pixelados que esperaban a los estudiantes en sus consolas Nintendo en casa. En ese sentido, La ruta de Oregon Me sentí un poco menos como un aprendizaje y mucho más como un entretenimiento, aunque completar el viaje en una sola pieza fue un hecho inusual. Más a menudo, los jugadores serían derrotados por desnutrición o ahogados en los intentos de cruzar un río. También se sentirían confundidos por la idea de que podrían cazar y matar un animal de 2000 libras, pero solo pudieron llevar una fracción de él a su carro. (Enfrentado con esto durante un Reddit Ask Me Anything en 2016, Rawitsch señaló que "el concepto representado allí se supone que es que la comida se echará a perder, no que sea demasiado pesada", y sugirió incorporar un "refrigerador con una extensión de 2000 millas cable.")

MECC

Una versión actualizada, Oregon Trail II, debutó en CD-ROM en 1995. MECC cambiaría de manos varias veces, siendo adquirido por capitalistas de riesgo y luego por Learning Company, e incluso fue propiedad de Mattel durante un período de tiempo. Los intentos de actualizarlo con gráficos llamativos se sintieron contrarios al espíritu del juego, como los colonos que representaba. La ruta de Oregon parecía pertenecer a otra época.

En la actualidad, tanto Dillenberger como Heinemann están jubilados. Rawitsch es consultor tecnológico. Ninguno de ellos recibió ninguna participación en las ganancias por el software. Su esfuerzo conjunto fue incluido en el Salón de la Fama de los Videojuegos Mundial en 2016 y se adaptó a un juego de cartas ese mismo año. Hoy, los jugadores del popular juego de rol Minecraft puede acceder a un virtual Sendero de Oregon world el juego original también se puede jugar en navegadores. La tecnología puede haber avanzado, pero aún puede morir de disentería tantas veces como desee.


Tenga en cuenta que también hay un proyecto para la diarrea.

  • La disentería es diferente a la diarrea que es la condición de tener tres o más deposiciones blandas o líquidas / día.

La disentería es una inflamación intestinal, especialmente en el colon, que puede provocar diarrea intensa con moco o sangre en las heces.

Es causada por varios tipos de infecciones, como bacterias, virus, gusanos parásitos o protozoos. Es un tipo de gastroenteritis. El mecanismo es un trastorno inflamatorio del intestino, especialmente del colon.

Los pacientes suelen experimentar dolores abdominales o calambres estomacales de leves a intensos. En algunos casos, la disentería no tratada puede poner en peligro la vida, especialmente si la persona infectada no puede reponer los líquidos perdidos con la suficiente rapidez.

Al igual que el cólera, la disentería se propaga por la contaminación fecal de los alimentos y el agua, generalmente en áreas empobrecidas donde el hacinamiento y el saneamiento deficiente facilitan la transmisión. Las epidemias, un problema importante entre las poblaciones de refugiados, son comunes en estas áreas. Cuando las personas en las naciones industrializadas tienen disentería, los signos y síntomas tienden a ser leves. Muchos ni siquiera van a ver a su médico y el problema se resuelve en unos días. Aun así, si un médico en Europa Occidental, América del Norte y muchos otros países se encuentra con un caso de disentería, es necesario informar a las autoridades locales: se trata de una enfermedad de declaración obligatoria.

La Organización Mundial de la Salud dice que hay dos tipos principales de disentería:

  • & # x0009Disentería bacilar, causado por Shigella, una bacteria. En Europa occidental y Estados Unidos, es el tipo más común de disentería entre las personas que no han estado recientemente en los trópicos.
  • & # x0009Disentería amebiana (amebiasis) causada por Entamoeba histolytica, un tipo de ameba, y es más común en los trópicos. Una ameba es un organismo protozoario (unicelular) que cambia de forma constantemente.

La Organización Mundial de la Salud estima que la shigelosis representa alrededor de 120 millones de casos de disentería severa con sangre y moco en las heces en todo el mundo. La gran mayoría de los casos ocurren en países en desarrollo entre niños menores de cinco años. Se cree que aproximadamente 1,1 millones de personas mueren cada año a causa de la infección por Shigella en todo el mundo. El sesenta por ciento de estas muertes ocurren entre niños muy pequeños.

Diferencia entre diarrea y disentería amp:

  • & # x0009Diarrea es una afección que implica el paso frecuente de heces blandas o acuosas sin sangre y moco puede o no estar acompañado de calambres o dolor, la fiebre es menos común afecta el intestino delgado la deshidratación el efecto principal NO requiere antibióticos pero necesita líquidos orales o intravenosos para rehidratar.
  • & # x0009Disentería es una inflamación intestinal, especialmente en el colon, que puede conducir a diarrea severa con moco o sangre en las heces generalmente causa calambres y dolor abdominal bajo generalmente causa fiebre afecta el colon el tratamiento casi siempre incluye antibióticos u otros medios para erradicar el patógeno sin tratamiento puede causar muchas complicaciones.

La semilla, las hojas y la corteza del árbol de ceiba han sido utilizadas en la medicina tradicional por los pueblos indígenas de las regiones selváticas de las Américas, África central occidental y el sudeste asiático para tratar esta enfermedad. Bacillus subtilis se comercializó en toda América y Europa desde 1946 como una ayuda inmunoestimuladora en el tratamiento de enfermedades intestinales y del tracto urinario como Rotavirus y Shigella, pero su popularidad disminuyó después de la introducción de antibióticos baratos para el consumidor, a pesar de causar menos posibilidades de reacción alérgica y significativamente Menor toxicidad para la flora intestinal normal.

Casos notables

  1. Ver también:Personajes famosos que murieron de disentería & # x2013 45 en la lista
  • & # x00091216 & # x2013 Juan I & quotLackland & quot, Rey de InglaterraJohn Plantagenet, rey de Inglaterra (1166-1216)] murió de disentería en el castillo de Newark el 18 de octubre de 1216.
  • & # x00091422 & # x2013 Rey Enrique V Lancaster, Rey de Inglaterra (1387-1422) murió repentinamente de disentería en 1422. Tenía treinta y cinco años.
  • & # x00091596 & # x2013 Sir Francis Drake, vicealmirante, (1540-1596) murió de disentería el 27 de enero de 1596 mientras atacaba San Juan, Puerto Rico. Fue enterrado en el mar en un ataúd de plomo, cerca de Portobelo.
  • & # x00091605 & # x2013 Akbar el Grande, gobernante del Imperio Mughal del sur de Asia, murió de disentería. El 3 de octubre de 1605, enfermó de un ataque de disentería, del que nunca se recuperó. Se cree que murió el 27 de octubre de 1605 o alrededor de esa fecha, después de lo cual su cuerpo fue enterrado en un mausoleo en Agra, la actual India.
  • & # x00091675 & # x2013 Jacques Marquette died of dysentery on his way north from what is today Chicago, traveling to the mission where he intended to spend the rest of his life.
  • 򑙶 – Nathaniel Bacon died of dysentery after taking control of Virginia following Bacon's Rebellion. He is believed to have died in October, 1676, allowing Virginia's ruling elite to regain control.
  • In the 1700s-1800s, dysentery was a disease causing many deaths. In fact, in some areas in Sweden 90 percent of all deaths were due to dysentery during the worst outbreaks. The pattern of transmission for the three most severe outbreaks in 1773, 1808 and 1857 shows that although the disease spread across almost the entire county, there were some clusters with extremely high mortality. However, the hardest hit parts of the county varied.
  • ङth century – As late as the nineteenth century, the 'bloody flux,' it is estimated, killed more soldiers and sailors than did combat. Typhus and dysentery decimated Napoleon's Grande Armພ in Russia. More than 80,000 Union soldiers died of dysentery during the American Civil War.
  • 򑢖 – Phan Đình Phùng, a Vietnamese revolutionary who led rebel armies against French colonial forces in Vietnam, died of dysentery as the French surrounded his forces on January 21, 1896.
  • During the Mexican War (1846-48), a staggering 88% of deaths were due to infectious disease, most of those overwhelmingly dysentery. For every man killed in battle, seven died of disease.
  • Pioneers traveling the Oregon Trail wouldn’t have faired much better than soldiers fighting in war. Dysentery would have been one of the leading causes of death amongst these pioneers, although it is difficult to determine just how many died from it as medical records were typically not kept.
  • 򑤰 – The French explorer and writer, Michel Vieuchange, died of dysentery in Agadir on 30 November 1930, on his return from the "forbidden city" of Smara. He was nursed by his brother, Doctor Jean Vieuchange, who was unable to save him. The notebooks and photographs, edited by Jean Vieuchange, went on to become bestsellers.
  • 򑥂 – The Selarang Barracks Incident in the summer of 1942 during World War II involved the forced crowding of 17,000 Anglo-Australian prisoners-of-war (POWs) by their Japanese captors in the areas around the barracks square for nearly five days with little water and no sanitation after the Selarang Barracks POWs refused to sign a pledge not to escape. The incident ended with the capitulation of the Australian commanders due to the spreading of dysentery among their men.
  • š four-year epidemic in Centroamérica, starting in 1968, resulted in more than 500,000 cases and more than 20,000 deaths.
  • Since 1991, dysentery epidemics have occurred in eight countries in Africa del Sur (Angola, Burundi, Malawi, Mozambique, Rwanda, Tanzania, Zaire, and Zambia).
  • Worldwide, approximately 140 million people develop dysentery each year, and about 600,000 die. Most of these deaths occur in developing countries among children under age five.
  • In the United States, only about 25,000 to 30,000 cases occur each year.

Deaths from dysentery during civil war.

  • The disease dysentery was the most common disease during the Civil war.
  • špproximately 57,265 Yankee soldiers died from dysentery and around 130 men from a prison in Georgia died from dysentery also.
  • špproximately 45,000 people in the Union died from dysentery.
  • ॐ,000 people in the confederacy had died from the disease.
  • It was very rare for someone to survive dysentery at that time.

Cure for Dysentery

  • The treatement and cure for dysentery now is to have rehydration therapy. You could also take antibiotics and amoevidal drugs or an antirheumatic drug ridaura.

Bibliografía:


The clinical manifestations of dysentery have been described for centuries, and the prototypic bacterial agent, Shigella dysenteriae, was identified 100 years ago. In the English language there has been remarkably little written about Dr. Kiyoshi Shiga, discoverer of the dysentery bacillus. We submit a brief biography of Dr. Shiga and the circumstances leading to his discovery, which proved the bacterial etiology of nonamebic dysentery.

In 1936, as a senior scientist and honored guest at the tercentenary celebration at Harvard University, Dr. Kiyoshi Shiga began his address as follows: “The discovery of the dysentery bacillus stirred my young heart with hopes of eradicating the disease…Many thousands still suffer from this disease every year, and the light of hope that once burned so brightly has faded as a dream of a summer night. This sacred fire must not burn out [ 1].”

Today, 100 years after Shiga's landmark discovery, shigellosis kills hundreds of thousands a year, primarily children in developing countries [ 2]. The disease occurs endemically worldwide, but certain populations such as refugees, institutionalized persons, and military units under field conditions are especially at risk [ 3–5]. Large-scale epidemics have also occurred [ 6]. Shigella species commonly exhibit broad antibiotic resistance, and a safe, effective vaccine against Shigella remains elusive [ 7–10].

Dr. Shiga ( figure 1) was an internationally recognized authority in microbiology in the early part of this century, but there is little English-language information on his life. He was born the fifth child of Shin and Chiyo Sato on 5 February 1871 in Sendai, in northern Japan. His early years were difficult and mirrored the turbulent times as Japan entered the Industrial Age. From 1600 until the mid-19th century Japan was an isolated, agricultural nation under feudal rule. Western nations, motivated by aggressive military and economic policies, forced Japan to open its ports when Matthew Perry sailed American warships into Tokyo harbor in 1853. The Mejii Restoration (1868–1877), initiated by former feudal lords, created radical changes in the social and political structure of Japan.

Dr. Kiyoshi Shiga, 1871–1957.

Dr. Kiyoshi Shiga, 1871–1957.

Shiga's father, a successful administrator of the samurai class under the old regime, lost his position during the Restoration, an event that forced economic hardship on his family. Young Kiyoshi was raised in his maternal family and later adopted his mother's maiden name, Shiga, as his surname. In 1886 his family moved to Tokyo, where Shiga attended high school and studied mathematics and German, among other subjects. He entered the Tokyo Imperial University School of Medicine in 1892.

During medical school Shiga attended a lecture by Dr. Shibasaburo Kitasato, the most prestigious Japanese scientist of the day and a protégé of Robert Koch. Kitasato had achieved international recognition in 1889 with his successful pure cultivation of Clostridium tetani and his discovery of tetanusantitoxin, with the promise of immunotherapy [ 11]. In 1894 Kitasato had investigated a bubonic plague epidemic in Hong Kong and reported his findings in the Lancet [ 12]. Kitasato's confident and charismatic personality impressed young Shiga. After graduation Shiga entered the Institute for Infectious Diseases, established and directed by Kitasato, as a research assistant.

Shiga was initially assigned to the tuberculosis and diphtheria wards, but in late 1897 Kitasato directed his attention to the microbiological investigation of a sekiri (dysentery) outbreak. In the older medical literature, the term dysentery was somewhat vague and had been used to “signify violent diarrheal disturbances of almost any cause” [ 13]. The meaning of the Japanese word sekiri, derived from Chinese characters that indicate “red diarrhea,” is closer to the contemporary definition, which implies frequent, small bowel movements accompanied by blood and mucus, with tenesmus or pain on defecation [ 14].

Lösch had described intestinal amebiasis in 1875, and although European, Japanese, and American researchers had postulated that the cause of nonamebic dysentery was bacterial, no one had demonstrated an etiologic agent [ 13]. Dysentery epidemics, affecting tens of thousands with high mortality, occurred periodically in Japan during the last decades of the 19th century [ 15]. Shiga described the fear engendered by these seasonal outbreaks as follows: “It [dysentery] has been regarded as the most dreaded disease of children from its fulminating course and high mortality [ 1].” The 1897 sekiri epidemic affected >91,000, with a mortality rate of >20%.

Shiga studied 36 dysentery patients at the Institute for Infectious Diseases. Acutely aware of his mentor's regard for Koch's postulates, Shiga employed simple but exacting methods to identify the organism that had eluded so many previous investigators. He isolated a bacillus from stool that was negative by gram-staining, fermented dextrose, was negative in the indole reaction, and did not form acid from mannitol. Subcultures of the organism caused diarrhea when fed to dogs.

The key to his remarkable discovery, however, was a simple agglutination technique. Shiga demonstrated that the organism repeatedly coalesced when exposed to the serumofconvalescent dysentery patients. He published his findings with a gracious acknowledgment of Dr. Kitasato's guidance [ 16].

Shiga continued to characterize the organism, initially termed simply Bacillus dysenterie [ 15, 17]. In particular, he described the production of toxic factors by the organism. One of these factors, now known as Shiga toxin, was recently reviewed in a historical context [ 18]. In the years immediately following Shiga's discovery of the dysentery bacillus, similar organisms were described by other investigators. Several revisions in nomenclature followed. The genus was first termed Shigella in the 1930 edition of Bergey's Manual of Determinative Bacteriology [ 19].

Hoy dia Shigella is classified as follows: S. dysenteriae (group A), the original organism described by Shiga S. flexneri (group B) S. boydii (group C) and S. sonnei (group D). They exist as nonmotile, gram-negative rods that do not ferment lactose (except for group D) and fail to produce H2S in triple-sugar-iron agar. Unlike the other species, S. dysenteriae does not ferment mannitol. The genus is well-characterized antigenically, with multiple serovars within each species except S. sonnei [ 20].

In addition to work on the pathogenesis of bacillary dysentery, Shiga focused his efforts on the development of a Shigella vaccine. In his autobiography he describes how he initially prepared a heat-killed whole-cell vaccine and injected himself as the first study subject. The resulting local reaction was severe and required incision and drainage [ 21]. He then developed a serum-based passive immunization and later an oral vaccine, which was administered to thousands of Japanese citizens. These experiments were conducted before the advent of controlled clinical trials, and his observations were published primarily in German- and Japanese-language journals. Shiga later expressed reservations about the efficacy of vaccines for the control of enteric diseases and emphasized the importance of public health practices [ 1].

Shigellosis is the most communicable of the bacterial enteric diseases, and experiments with volunteers have demonstrated that as few as 10–100 organisms can cause symptoms [ 22, 23]. The low inoculum dose and highly contagious nature of shigellosis present a public health challenge. Recent advances have characterized many of the virulence factors of Shigella species [ 24–26]. Insight into the pathogenesis of shigellosis has led to novel approaches in vaccine design, and vaccine development efforts continue worldwide [ 27–33].

In 1900 Shiga married, and he and his wife, Ichiko, had the first of their eight children the next year. He was soon on his way to Germany, where he entered Paul Ehrlich's laboratory as a research assistant at the Institut für Experimental Therapie in Frankfurt. During his time with Ehrlich, Shiga worked on various projects, including early studies of chemotherapy for trypanosomiasis. He returned to Japan to work in Kitasato's laboratory in 1905. By this time Shiga had developed an international reputation, and in 1906 he presented his research on epidemic shigellosis at the first Congress for Asian Tropical Medicine in Manila, the Philippines [ 15].

In 1914 the Japanese government undertook an organizational restructuring of the Institute for Infectious Diseases. Kitasato resigned in protest, and Shiga followed him to establish the Kitasato Institute, an institution that continues today. Shiga was named a division director of the Institute.

Shiga was appointed professor in the medical faculty of Keio University in Tokyo in April 1920. Later that same year, at the request of the Japanese government, Shiga left for Korea, a Japanese colony at the time, to serve as the director of the National Hospital of Seoul. He held an additional post in the Seoul Technical College of Medicine. From May to November 1924 he visited medical schools and lectured in Europe and the United States.

In 1926 Keijo University (Seoul University) was founded, and Shiga was named the Dean of the School of Medicine. He became President of the University in 1929 and served until 1931, when he resigned and returned to Japan to pursue his main interest, research, at the Kitasato Institute. His long-time mentor and colleague, Dr. Kitasato, died that same year. Shiga continued active laboratory investigations, with interests ranging from dysentery to tuberculosis, until 1945.

The war years brought personal tragedy to Shiga. His wife died of stomach cancer in 1944. His oldest son, Naoshi, a university professor in Taipei, was killed at sea while returning home to attend his mother's funeral. Another son, Akira, contracted tuberculosis during the fighting in China and died after the war. Shiga's Tokyo house was destroyed during a bombing attack, and he returned to Sendai to live with his son, Makoto. In retirement Shiga received guests, corresponded with friends overseas, and continued to write. He completed his autobiography as well as a Japanese-language biography of his friend and mentor, Paul Ehrlich.

Near the end of his life Dr. Shiga composed the following calligraphy: “Follow the mentor's spirit, not the mentor's footsteps” ( figure 2). As the protégé and contemporary of giants in the field of microbiology, Shiga could easily have been obscured by their imposing shadows. However, he earned a place in the milestones of microbiology by his creative thinking and contributions to research in the etiology, pathogenesis, and immunization of enteric diseases.


Prevención

Shigellosis is an extremely contagious disease good hand washing techniques and proper precautions in food handling will help in avoiding spread of infection. Children in day care centers need to be reminded about hand washing during an outbreak to minimize spread. Shigellosis in schools or day care settings almost always disappears when holiday breaks occur, which sever the chain of transmission.

Traveler's diarrhea (TD)

Shigella accounts for about 10% of diarrhea illness in travelers to Mexico, South America, and the tropics. Most cases of TD are more of a nuisance than a life-threatening disease. However, bloody diarrhea is an indication that Shigella may be responsible.

In some cases though, aside from ruining a well deserved vacation, these infections can interrupt business conference schedules and, in the worst instances, lead to a life-threatening illness. Therefore, researchers have tried to find a safe, yet effective, way of preventing TD. Of course the best prevention is to follow closely the rules outlined by the WHO and other groups regarding eating fresh fruits, vegetables, and other foods.

One safe and effective method of preventing TD is the use of large doses of Pepto Bismol. Tablets are now available which are easier for travel usage must start a few days before departure. Patients should be aware that Bismuth will turn bowel movements black.

Antibiotics have also proven to be highly effective in preventing TD. They can also produce significant side effects, and therefore a physician should be consulted before use. Like Pepto Bismol, antibiotics need to be started before beginning travel.


“You have died of dysentery” – History According to Video Games

Right now millions of people worldwide are reliving the American Revolution through a new historical fiction. This fictionalized revolution, however, is not televised on PBS, nor is it directed by Steven Spielberg or written by Assassin’s Creed III. Developed and published by the French gaming company Ubisoft, Assassin’s Creed III follows the story of Connor Kenway, a half-English and half-Mohawk assassin battling the British and the Knights Templar (don’t worry, I’ll explain later) during the period of the US Revolution. From Connor’s perspective, players are able to interact with famous historical figures such as George Washington and Benjamin Franklin, and explore virtual recreations of colonial cities such as Boston, New York and Philadelphia. The game, released on October 30, has already met with critical acclaim from gaming journalists and it promises to become the most consumed and financially successful historical fiction, in any medium, this year.

The video game is a relatively new medium, but it has a long record of using history to tell stories like the one found in Assassin’s Creed. Given the mass popularity of video games and gaming culture, it seems appropriate that we begin to analyze the history portrayed in this medium in the same way we consider a historical novel or period film. Why and how is history used in video games? How has this use of history changed over time? How does the use of history in video games compare to the use of history in other media? Finally, are these uses of history merely a pretense for entertainment or do they offer a real opportunity to learn about the past?

Early examples of history in video games came from titles designed explicitly for classroom use. Probably the best and most famous of these is The Oregon Trail. Developed by a group of teachers and released by the Minnesota Educational Company Consortium (MECC) in 1974, The Oregon Trail positions players as American settlers leading their families from Independence, Missouri to Oregon in 1848. While on the trail, players are required to manage their provisions as well as a number of impromptu crises, including broken wagon wheels, spoiled food, overworked oxen, and the sudden death of caravan members (usually from dysentery).Success is not guaranteed and the player’s expedition will end in failure without careful planning. Despite its rudimentary visuals and gameplay, The Oregon Trail gives players a rather accurate sense of the difficulty of transcontinental travel in the nineteenth century. It also provides players with something they cannot get from a book or film: an understanding of the past introduced through direct interaction. This interaction, however, is limited to the journey on the trail, and leaves the surrounding historical context (e.g. motivations for the journey, relations with Native Americans, etc.) up to the players, or their teacher, to fill in.

Como The Oregon Trail and its imitators proliferated in classrooms during the 1980s and 90s, commercial games also began to adopt historical settings and topics. Early ventures in this genre included adaptations of historically themed board games, such as Axis and Allies, Diplomacia y Riesgo, as well as digital versions of turn-based, tactical military games focused on the campaigns of the Second World War. These games were joined later by a large number of real-time strategy games (RTSs), including The Ancient Art of War, as well as games from the Guerra total y Age of Empires serie. Like the vast majority of historical novels and films, these games focus on high politics and military history. Unlike these media, however, video games often range across long historical time periods and allow players to engage with a wide variety of subjects and events.

A key example of this type of work is the Civilización series, which debuted in 1991. Developed by the legendary Sid Meier, Civilización puts the player in charge of one of the world’s civilizations in 4000 B.C.E., with the objective of establishing and maintaining an empire until they reach either the game’s time limit (the game usually ends in the early 21 st century) or one of several victory conditions (conquer all other civilizations by force, establish a colony on Alpha Centauri, be elected leader of the United Nations, or establish cultural hegemony).Players determine nearly every facet of their civilizations: agriculture, construction, demographics, diplomacy, economic policy, religion, and scientific research. The player’s civilization faces challenges from not only computer controlled competitors, but also from unhappy citizens and random natural disasters.

los Civilización series, in many respects, reflects a triumphalist, neoliberal conception of world history. Playable civilizations include crude stereotypes of current nation states, with many civilizations being completely out of place at the beginning of the game in 4000 B.C.E. For example, gamers can choose to play as the United States “civilization,” complete with an Abraham Lincoln avatar, dressed in a bearskin toga. Players often find that the game’s victory conditions are easier to achieve if they maintain a civilization that is democratic, culturally liberal, and secular. Play at all difficulty levels rewards aggressive foreign policy and the military conquest of neighboring civilizations is often a simpler path to victory than diplomatic or financial incentives. An aggressive foreign policy, however, can end in disaster if competing nations have nuclear weapons.

These problems aside, the Civilización series has much to recommend it from a historian’s perspective. It is the only history game that offers a global perspective on the past as well as an appreciation of contingency in history. The game does not follow the historical record – a player could successfully lead the Carthaginian Empire past Rome and begin the Industrial Revolution in Africa in the seventeenth century. Moreover, players can use a custom map or other modifications to create counterfactual situations in order to test variables. How different would European history be if the British Isles were connected to the continent? What if societies in the Americas had access to horses before contact with Europe? Civilización encourages players to consider the longue durée of cultural, economic, and ecological structures. And for players who seek a deeper knowledge of the game’s concepts, each edition of Civilización provides a “Civilopedia” with encyclopedia-size synopses of historical events and figures.

Aunque el Civilización series remains popular today, the most popular and profitable history video games of recent years come from the first-person shooter (FPS) genre. Beginning with 1992’s Wolfenstein 3D and continuing with the Call of Duty series in the 2000s, FPS games use the history of the Second World War as window dressing for what are essentially action movie simulators. Players take the role of a soldier from one of the Allied powers and shoot their way through levels filled with either German or Japanese enemy soldiers. These games make no effort to contextualize the player’s actions or to consider the moral implications of those actions. Moreover, the Second World War portrayed in these games remains firmly entrenched in the “Good War” narrative: Allied soldiers in these shooters are always heroic and righteous.

Other recent games, including the FPS series BioShock and the strategy series Command and Conquer: Red Alert, use history as the basis for adventures in counterfactuals. El primero BioShock places the player in the city of Rapture, a submerged metropolis under the Atlantic Ocean built in the 1940s by a Howard Hughes-esque industrialist who hoped to create a utopian society based on Randian, or Objectivist philosophy (spoiler: it didn’t turn out so well). BioShock: Infinite, scheduled for release next year, is set in the floating city of Columbus in 1912, and will see the player engaging with Progressive Era ideas of American empire, eugenics, and exceptionalism. Command and Conquer: Red Alert begins with Albert Einstein using time travel to murder Adolf Hitler in 1924 in order to prevent the Second World War. Unfortunately, this event creates a parallel timeline in which the Soviet Union embarks on world domination during the 1950s.

los Assassin’s Creed series, which debuted in 2007, also revels in counterfactual fantasies, but attempts to place these stories in realistic historical settings. En Assassin’s Creed, players take the role of Desmond Miles, a modern day bartender who is kidnapped by a shadowy multinational corporation called Abstergo Industries. Abstergo forces Desmond to use a virtual reality machine called the Animus, which allows the user to relive the lives of their ancestors using their DNA (hold on, it gets crazier). During the first game of the series, Desmond relives the life of his ancestor Altaïr ibn-La’Ahad, a Syrian assassin who lived during the third Crusade. The second installment of the series finds Desmond reliving the life of Ezio Auditore da Firenze, a fifteenth-century Italian assassin. Eventually, Desmond learns that Abstergo is the modern incarnation of the Knights Templar and that the organization is using Desmond’s ancestral memories to search for the “Pieces of Eden,” objects of immense supernatural power (think the Ark of the Covenant in En busca del arca perdida). Famous historical figures make appearances throughout the series. Assassin’s Creed II, for instance, sees Leonardo Da Vinci, act as an early modern Q to the player’s James Bond, providing the protagonist with an assortment of gadgets, including his famous tank and flying machine models.

La historia en Assassin’s Creed – the Illuminati meets Ancestry.com – has much in common with the conspiratorial history seen in the fiction of Dan Brown and Neal Stephenson. This fantastical story, however, is couched in a largely accurate and detailed historical setting. The first installment of the series, set in Palestine, features period recreations of Acre, Damascus, and Jerusalem. Assassin’s Creed II, set in Italy, provides recreations of Florence, Monteriggioni, Venice, and Rome.

This game also adds historical descriptions to the buildings players encounter (and climb) while playing, including St. Mark’s Basilica, Santa Maria del Fiore, Santa Croce, and the Ponte Vecchio. A direct sequel to Assassin’s Creed II, llamado Assassin’s Creed: Revelations, takes place in Istanbul and provides a similar level of detail. Developer Ubisoft’s effort at recreation also extends to the human characters who populate the game world. Careful attention is paid to clothing, demeanor, and language. In pre-release coverage for the third game, creative director Alexander Hutchinson described the process of research and consulting that went into creating a Native American protagonist. Hutchison boasts of reading Wikipedia entries and watching documentaries, but his company also relies on a multinational group of professional historians and in-house researchers.

Of course, Ubisoft’s recreations are far from perfect and not always completely accurate. Yet their work demonstrates the potential for video games to provide consumers with history that is both interactive and instructive. To be sure, this history continues to focus on blood and guts, but a desire for different stories is emerging. For instance, Xav de Matos of Joystiq.com suggested last month that developers create a game focused on Harriet Tubman and the abolitionist movement . The recent growth in the popularity of video games has forced the industry and traditional gamers to begin to confront some of their biggest demons regarding racism, violence, and, most importantly, sexism . Ubisoft, for its part, published a portable game called Assassin’s Creed III: Liberation , which follows the life of a female African-French Assassin in eighteenth century New Orleans. If this trend continues, there is little doubt that new and different video game histories will emerge, and it will be exciting to see if those narratives lead to better opportunities for learning about the past.

The author would like to thank Dr. John Harney for his comments on an earlier draft of this essay.

You might also like:

A free version of the original Civilización is available here

For ideas on using video games in the classroom, see Jeremiah McCall’s Gaming the Past: Using Video Games to Teach Secondary History (2011)

More by Bob Whitaker on gaming can be found on twitter @whitakeralmanac and his Playstation, Steam, and Xbox gamertag is hookem1883.

List of site sources >>>


Ver el vídeo: Medicina para todos: Disentería (Enero 2022).