La historia

La cabeza Tecaxic-Calixtlahuaca: ¿Evidencia de antiguos viajes transatlánticos romanos, un recuerdo vikingo o un engaño?

La cabeza Tecaxic-Calixtlahuaca: ¿Evidencia de antiguos viajes transatlánticos romanos, un recuerdo vikingo o un engaño?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Un misterioso artefacto de terracota conocido como la cabeza Tecaxic-Calixtlahuaca fue descubierto en México, pero se ve exactamente como los artefactos romanos conocidos. ¿Cómo llegó este enigmático objeto al Valle de Toluca?

La cabeza fue encontrada en un entierro que data aproximadamente de la época en que Colón llegó a América. Es imposible calcular si la tumba se realizó justo antes del final del período precolombino o al comienzo de la era poscolombina. Los investigadores sugieren que la tumba data de entre 1476 y 1510 d.C., pero la cabeza descubierta entre el ajuar funerario es un misterio.

No se parece en nada a otros artefactos del sitio o de la época. De hecho, parece una obra de arte muy conocida del Imperio Romano. Sin embargo, la cabeza fue descubierta en el área Tecaxic-Calixtlahuaca del Valle de Toluca, que se encuentra a unos 65 kilómetros (40 millas) al noroeste de la Ciudad de México.

Descubriendo la cabeza 'romana'

El artefacto fue desenterrado durante las excavaciones en 1933. El trabajo fue dirigido por un arqueólogo llamado José García Payón. Su equipo descubrió una tumba y una ofrenda bajo una pirámide. La estructura tenía tres pisos intactos, debajo de los cuales se encontraba la ofrenda. Entre bienes como turquesas, azabache, cristal de roca, oro, cobre, huesos, conchas y piezas de alfarería, destacó la cabeza de terracota. El artefacto fue tan impactante que Payon decidió no publicar nada al respecto hasta 1960. Probablemente era consciente de que muchos investigadores pensarían que su descubrimiento era un engaño barato. La eventual divulgación de información de José García Payón sobre la extraña cabeza llevó a un debate febril.

Foto de Jose Garcia Payon. Fuente: ( INAH)

En 2001, Romeo H. Hristov (de la Universidad de Nuevo México) y Santiago Genoves T. (de la Universidad Nacional Autónoma de México) publicaron los primeros resultados de su investigación. Los dos especialistas quedaron fascinados con el inusual artefacto y trataron de resolver el misterio de la cabeza de terracota. Dijeron que la identificación de la cabeza como un artefacto romano fue confirmada por Bernard Andreae, director emérito del Instituto Alemán de Arqueología en Roma, Italia. La cabeza data del siglo II o III d.C., pero su estilo muestra que el siglo II es más probable. Cabezas de aspecto similar sugieren que el artefacto proviene del período de los emperadores Severianos, que gobernaron entre 193 y 235 d.C.

  • Extraño descubrimiento realizado en una cueva mexicana, que incluye restos de guacamayos momificados, bebés y adultos
  • Padre Padilla, el Incorruptible: El cuerpo del fraile asesinado permanece perfectamente conservado después de siglos
  • Diez cosas que los antiguos hicieron mejor que nosotros

Bustos de emperadores de Severán. ( CC BY-SA 3.0 )

Aunque todo suena muy interesante, uno debe preguntarse sobre el estado del sitio donde se descubrió el artefacto. Sin embargo, no hay información disponible sobre posibles alteraciones del contexto histórico del sitio.

Resumiendo el problema de la cabeza, Romeo H. Hristov y Santiago Genovés T. presentaron un trabajo en 2001 que concluye:

“También hay algunos datos de diversa índole y niveles de credibilidad que sugieren la existencia de algunos viajes transoceánicos esporádicos, muy probablemente accidentales, antes de Colón, que aparentemente tuvieron un impacto cultural y biológico muy limitado, si es que lo hubo. El hallazgo de una cabeza aparentemente romana en Tecaxic-Calixtlahuaca, México, parece respaldar la ocurrencia de uno de esos viajes a través del Atlántico medio, posiblemente en algún lugar de los primeros siglos de la era cristiana.

Por otro lado, a pesar de que las Islas Canarias fueron descubiertas hacia 1334 d.C., los contactos altamente probables entre el antiguo mundo mediterráneo y Canarias se confirmaron por primera vez hace tan solo una década y media. En 1987 un puesto comercial romano datado entre el siglo I a.C. y el siglo III d.C. fue descubierto en la isla de Lanzarote (Atoche Peña et al. 1995), y las continuas investigaciones arqueológicas han demostrado en 2006 que no solo los romanos sino también los marinos púnicos llegaron al archipiélago a más tardar en el siglo IV a.C. (Atoche Peña et al. 2009). Las implicaciones de estos descubrimientos en la discusión de los posibles contactos transatlánticos precolombinos son obvias, y no es del todo descabellado esperar en un futuro próximo que los estudios arqueológicos sistemáticos en el Caribe, México, América Central y Brasil puedan proporcionar más información. -y más concluyentes- datos relacionados con algunos casos aislados de viajes transatlánticos antes de 1492 ”.

  • Popocatépetl e Iztaccíhuatl: un romance trágico de la leyenda azteca
  • La ruta de las pirámides: ¿Se difundió el conocimiento de las pirámides por los antiguos náufragos?
  • La condenación de la memoria y los esfuerzos por borrar de la historia a los condenados

Mapa de las Islas Canarias.

Aunque su afirmación suena razonable, una prueba de termoluminiscencia realizada en 1995 mostró que la cabeza de terracota pudo haber sido hecha en el siglo IX antes de Cristo. Esos resultados no aclaran en absoluto el misterio de la figurilla. Además, muchos investigadores creen que la aparición de la cabeza romana es un engaño o un truco creado por uno de los arqueólogos, Hugo Moedano, quien podría haberle explicado su broma a García Payón. Es posible que José García Payón nunca hubiera planeado publicar nada al respecto porque no era parte del descubrimiento "real".

¿Romanos en México?

Otra posible explicación es que la cabeza es real, perteneció al entierro y fue una importación de Europa. Si esto es cierto, las principales preguntas son cuándo y quién lo trajo al centro de México. Existe la sospecha de que los romanos podrían haber viajado a América, pero no hay mucha evidencia que lo respalde. También pudo haber sido traído por los vikingos, a quienes les encantaba este tipo de '' souvenirs '' de diferentes partes del mundo, y es más probable que lo hayan llevado al sitio en México. Sin embargo, ninguna de las explicaciones tiene pruebas contundentes que las respalden, por lo que el misterio de la cabeza Tecaxic-Calixtlahuaca continúa.

Cabecera Tecaxic-Calixtlahuaca. ( Uso justo )


Ver el vídeo: Ancient Roman Artifact Found in Mexico: Mexico Unexplained (Mayo 2022).