La historia

Howard Carter y Tutankamón

Howard Carter y Tutankamón


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Howard Carter nació el 9 de mayo de 1874 en Kensington, Londres. Su padre Samuel Carter fue un artista de éxito. Howard era un niño enfermizo y fue enviado a vivir con sus tías en Norfolk. Tuvo educación en casa privada y tuvo una veta artística desde una edad temprana. Cuando su padre pintó un retrato de un egiptólogo conocido, se despertó el interés del joven Howard & aposs.

Los británicos habían ocupado Egipto a finales del siglo XIX. Este período vio un mayor interés europeo en la egiptología, el estudio del antiguo Egipto. Muchos científicos y arqueólogos británicos destacados participaron activamente en la excavación de sitios antiguos.


El padre de Howard, Samuel Carter, era artista. Solía ​​trabajar para otros por contrato. Este fue el momento en que los británicos colonizaron las tierras egipcias. Un día, Samuel dibujó un boceto de un egiptólogo conocido en ese momento. El pequeño Howard notó el boceto. Quedó fascinado con el aspecto de un arqueólogo. Así, de esta manera, ha aumentado su interés por la arqueología y posteriormente por la egiptología.

Otra cosa ayudó a aumentar el interés en su mente. Residió en Norfolk durante mucho tiempo durante sus días de infancia. Había una mansión cercana de la familia Amherst. Su nombre era Didlington Hall. Tiene una colección de antigüedades egipcias. El pequeño Howard encontró esa colección y quedó fascinado con el estudio del antiguo Egipto.


La momia a veces maldice

Dependiendo de a quién le preguntes, hubo 11 supuestas víctimas de la maldición, pero la mayoría de las muertes en realidad no fueron tan misteriosas, con la excepción de Lord Carnarvon, el primero y más famoso.

Según el Smithsonian, Carnarvon, el rico financista de la expedición de Howard Carter, fue picado por un mosquito y luego se cortó mientras se afeitaba sobre la picadura levantada. Eso realmente no es algo que esperarías matar a alguien, por lo que el hecho de que lo haya matado es parte de lo que realmente dio impulso a la idea de una maldición. La picadura se infectó y Carnarvon murió por envenenamiento de la sangre. El momento también fue bastante inquietante: su muerte ocurrió solo dos meses después de que se abriera la tumba de Tut.

Sin embargo, Carnarvon ya tenía mala salud y lo había estado durante más de 20 años, por lo que, en un nivel lógico, no es sorprendente que fuera tan susceptible a desarrollar una infección. Pero su muerte no fue la única relacionada con la tumba: de las 58 personas que estuvieron presentes para la apertura del sarcófago, 50 seguían vivas después de 12 años.

Entonces, aclaremos esto: aparte de Carnarvon, la maldición podría tardar hasta 10 años en surtir efecto y solo afectó a un puñado de personas que la merecían. Tal vez sea el tipo de maldición que pierde su eficacia con el tiempo, como una botella de Viagra.


Tesoros de oro de la cámara funeraria

El año anterior al incidente de Saqqara, George Edward Stanhope Molyneux Herbert, el acaudalado quinto conde de Carnarvon, se había instalado en un hotel de El Cairo. Lord Carnarvon, coleccionista de coches de carreras y caballos, resultó gravemente herido en un accidente automovilístico en Alemania. Se mudó del castillo de Highclere en el sur de Inglaterra (el escenario del popular drama de época Abadía de Downton) con la esperanza de que el clima árido de Egipto le ayude a recuperarse. Se aburrió rápidamente de la vida en El Cairo y se interesó por la arqueología. Hizo averiguaciones y le recomendaron Carter. En 1907 comenzó su asociación.

Cuando Carter y Carnarvon unieron fuerzas, Theodore Davis tenía la concesión para excavar en el valle. El trabajo de Davis había descubierto varios artefactos que intrigaban a Carter. En un alijo de material de embalsamamiento en el valle, Davis encontró ropa de cama y otros artículos que llevaban el nombre de Tutankamón. Carter vio esto como indicaciones de que la tumba de Tutankamón podría estar cerca. Davis estaba seguro de que no se podía encontrar nada más, por lo que renunció a la concesión. Carter y Carnarvon se apresuraron a cogerlo.

Desafortunadamente, el permiso de excavación se otorgó en 1914 y el estallido de la Primera Guerra Mundial interrumpió la exploración, aunque Carter logró explorar la tumba de Amenhotep III, el abuelo de Tutankamón, en 1915. No fue hasta diciembre de 1917 que pudo reanudar la actividad. trabajar y finalmente buscar el lugar de descanso del niño rey. Carter empleó un método sistemático que había desarrollado durante sus muchos años en el campo: una división meticulosa del sitio en una cuadrícula.

Durante años, Carter y su equipo recorrieron el paisaje rocoso, marcado por las trincheras de excavaciones anteriores. Los descubrimientos fueron escasos en el suelo. En 1922, un frustrado Carnarvon le informó a Carter que no continuaría financiando el trabajo. Carter le suplicó que reconsiderara, movido por su pasión, Carnarvon accedió a financiar uno la temporada pasada. El 1 de noviembre de 1922, Carter reanudó la excavación en el Valle de los Reyes. El 4 de noviembre, encontraron la escalera que conducía a la tumba sin abrir de Tutankamón.


Esta semana en la historia: descubriendo los textiles del rey Tutankamón

El arqueólogo británico Howard Carter encontró escalones en el Valle de los Reyes de Egipto que conducen al mundo hasta la tumba (y la costura) del rey Tutankamón.

El 4 de noviembre de 1922, en el Valle de los Reyes de Egipto, el arqueólogo británico Howard Carter encontró unos escalones que, según creía, conducirían a la tumba del rey Tutankamón. El 5 de noviembre, Carter envió un cable a Lord Carnarvon en Inglaterra, su mentor, pidiéndole a Carnarvon que viniera a Egipto lo antes posible. Aquí está la conexión de la costura con estas fechas:

Howard Carter continuó. El 26 de noviembre de 1922, hizo la “pequeña brecha en la esquina superior izquierda” de la entrada a la tumba que Lord Carnarvon estaba a su lado. La cámara funeraria del rey Tutankamón se inauguró oficialmente el 17 de febrero de 1923. Además de los tesoros hechos de oro, muebles, comida, vino y sandalias, abundaban los textiles. Según el artículo “Las riquezas olvidadas del rey Tut: su guardarropa” de Brenda Fowler en el número del 25 de julio de 1995 de Los New York Times, “Entre los muchos textiles hay 145 taparrabos, 12 túnicas, 28 guantes, alrededor de 24 chales, 15 fajas, 25 cubrecabeza y 4 calcetines, que tenían lugares separados para el dedo gordo del pie para que pudieran usarse con las 100 sandalias, algunos trabajado en oro ". El artículo de Vicki Square "Sí, cosas maravillosas: Howard Carter y el descubrimiento de la tumba del rey Tut" en la edición de primavera de 2015 de Tradiciones de tejido profundiza en la vida de Howard Carter, su conexión con Lord Carnarvon y su asombroso descubrimiento.

Howard Carter. 8 de mayo de 1924. Colección National Photo Company, División de Impresiones y Fotografías de la Biblioteca del Congreso Washington, D.C. Foto cortesía de la Biblioteca del Congreso.

Aquí hay un extracto del artículo de Vicki:

  • El Valle de los Reyes en las arenas del desierto de Egipto se encuentra a unas pocas millas al oeste del río Nilo frente a la antigua Tebas, la sede del imperio en su cenit. Los asaltantes de tumbas saquearon tesoros de estos cementerios reales casi tan pronto como se llenaron hasta el borde con tesoros dorados, pero las tumbas en sí mismas son un magnífico testimonio de una cultura poderosa y artísticamente brillante.
  • Consideradas salvajes e inaccesibles, las excavaciones arqueológicas organizadas en el Valle solo comenzaron en el siglo XIX y, a principios del siglo XX, la mayoría de los expertos creían que todos los secretos habían sido revelados. Un hombre se aferró tenazmente a otra opinión: Howard Carter.
  • Carter, el menor de ocho hermanos, nació el 9 de mayo de 1874 en Kensington, Londres. Su creatividad fue animada de todo corazón por sus dos tías solteras con las que vivió en la provincia de Norfolk durante su juventud. Su padre y su abuelo fueron pintores de éxito que se ocuparon del amor de la Inglaterra victoriana por sus perros y caballos. Cuando su padre pintó un retrato de un egiptólogo conocido, se despertó el interés de Carter.
  • En 1890, cuando solo tenía diecisiete años, fue a Egipto por primera vez como dibujante para dibujar artefactos con el Fondo de Exploración de Egipto. Ayudó a Percy Newberry a excavar Bani Hassan, la tumba de una princesa del Egipto del Reino Medio. Más tarde pasó una temporada trabajando con Flinders Petrie, el padre de la técnica científica de excavación, en Amarna.
  • De 1894 a 1899, Carter trabajó con Edward Neville en Deir el Bahri, el enorme complejo de tumbas de la primera faraona de Egipto, la reina Hatshepsut. En 1899, logró el estimado puesto de primer inspector jefe en el Servicio de Antigüedades de Egipto, y dimitió en 1905 debido a una disputa. Siguieron años duros y de escasez, con Carter ganándose la vida a través de la pintura de acuarela y como comerciante de antigüedades.
  • En los primeros años del siglo XX, para evitar que el Valle se convirtiera en un campo de batalla de arqueólogos rivales, el gobierno egipcio otorgó una concesión exclusiva cada año para excavar allí. Un estadounidense adinerado llamado Theodore Davis había tenido la concesión durante varios años, haciendo tres pequeños descubrimientos durante ese tiempo, hasta que sintió que no quedaba nada por encontrar y renunció a la concesión en 1914. Howard Carter persuadió a Lord Carnarvon, George Herbert, Fifth Conde de Carnarvon del castillo de Highclere en Inglaterra, para ser su patrón. La firme creencia de Carter de que la tumba del rey Tutankamón aún no se había encontrado tenía sus raíces en una hipótesis ofrecida por H. E. Winlock, director de las excavaciones del Museo Metropolitano en Tebas. Winlock examinó un alijo de vasijas de cerámica selladas con el sello de Tutankamón que contenían envoltorios de lino y otros elementos relacionados con los ritos funerarios del antiguo Egipto, y podría implicar la presencia de una tumba cercana. Esto alimentó la teoría ya bien desarrollada de Carter sobre dónde podría encontrarse la tumba de Tut.
  • Carter no se limitó a "tropezar" con la tumba del rey Tutankamón. Sin embargo, casi pierde su oportunidad. El entusiasmo de Lord Carnarvon por apoyar las actividades arqueológicas de Howard había disminuido en los años posteriores a la Primera Guerra Mundial. Con poco que mostrar por su inversión, Lord Carnarvon había llamado a Carter a Highclere para decirle que no iba a renovar la concesión. Una última temporada, preguntó Howard. El conde cedió y sería la temporada más importante de todas.
  • A principios de noviembre de 1922, Howard Carter y sus aproximadamente cincuenta obreros descubrieron una escalera debajo de una hilera de chozas a apenas cuatro metros y medio de la entrada a la tumba de Ramsés VI. Howard, un profesional hasta la médula, envió un cable y esperó la llegada de Lord Carnarvon. El pasaje fue despejado para revelar una puerta sellada, en la que Howard hizo un pequeño agujero en la esquina superior izquierda. Lord Carnarvon, incapaz de soportar más el suspenso, preguntó ansiosamente: "¿Puedes ver algo?" “Sí, cosas maravillosas. . . ”, Dijo Howard Carter. Estas famosas palabras sacudieron el mundo arqueológico entonces y continúan representando uno de los hallazgos más sorprendentes de las excavaciones.
  • Howard Carter tenía cuarenta y ocho años. Pasó los siguientes diez años catalogando los 5.000 artefactos, fotografiándolos, pero también dibujándolos, sabiendo que "las fotografías no siempre lo dicen todo". En sus últimos años, estuvo trabajando con museos, haciendo giras y dando conferencias sobre el trabajo de su vida. Murió en Albert Court, Kensington, Londres, Inglaterra, el 2 de marzo de 1939, a la edad de sesenta y cuatro años.

Plaza Vicki cruza su pasión por el tejido con el dibujo, la pintura y la escritura. Colaboradora de muchos libros y revistas de tejido, es autora de El compañero de la tejedora (1996. Edición de lujo con DVD, Fort Collins, Colorado: Interweave, 2010).

Descargue la edición de primavera de 2015 de Tradiciones de tejido para leer el artículo completo de Vicki. Vicki diseñó la camiseta del desierto egipcio como proyecto complementario de su artículo sobre Howard Carter y el descubrimiento de la tumba del rey Tutankamón. Vicki se inspiró en la ropa que usaban los antiguos egipcios y la necesidad de ropa liviana bajo el "sol despiadado de Egipto" para su camiseta que es adecuada tanto para hombres como para mujeres. Descarga el patrón individual de esta destacada camisa de lino.

Y ahora a Lord Carnarvon. Abadía de Downton Los fanáticos reconocerán el nombre: el hogar ancestral de Lord Carnarvon, el castillo de Highlcere, fue el escenario de Abadía de Downton, el querido programa de PBS. A través de los años, Trabajo a destajo ha publicado varios números especiales entre los que se encuentran Tradiciones de tejido y Los tejidos no oficiales de Downton Abbey. Además de 27 proyectos para tejer, Los tejidos no oficiales de Downton Abbey 2013 tiene un artículo fabuloso ("La vida y los tiempos del castillo de Highclere") sobre la historia del castillo de Highclere y su exhibición de artefactos egipcios recolectados por Lord Carnarvon.

Después de todos estos años, la vida y la época del rey Tutankamón y el intrépido arqueólogo Howard Carter continúan asombrando y fascinando. Y para los trabajadores de la costura del mundo, se trata de mucho más que el oro; también se trata de la túnica de lino con un panel bordado y las decenas de otros textiles que se descubrieron.


Howard Carter y Tutankhamon - Historia

Galería de fotos: Los tesoros rebeldes de la tumba del rey Tut

Carter obtuvo alrededor de 5,000 objetos de las cuatro cámaras funerarias, incluidos muebles, frascos de perfume, matamoscas y plumas de avestruz; todo el lugar era un sueño de jaspe, lapislázuli y turquesa. Incluso descubrió un bastón ceremonial adornado con alas de escarabajos.

Los "tesoros inesperados", como los describió Carter, de repente sacaron a la luz a un rey egipcio hasta ahora casi desconocido: Tutankamón, nacido aproximadamente en 1340 a. C., que ascendió al trono cuando era niño. Una estatua muestra al niño rey con mejillas regordetas y rostro delicado. Tutankamón más tarde se casó con su hermana mayor y concibió dos hijos con ella, ambos nacidos prematuramente. Los fetos fueron encontrados en ataúdes pequeños pero magníficos.

El rey murió a la edad de 18 años. Tutankamón, un corredor apasionado (seis de sus carros también fueron descubiertos en la tumba), que solía ir a cazar avestruces en el desierto oriental con su perro, pudo haber sufrido un accidente de carro y haber muerto posteriormente. envenenamiento de la sangre.

Flores de loto y bayas de berenjena

El interés por el joven monarca egipcio sigue siendo alto en la actualidad. Una exhibición de réplicas que se exhiben actualmente en Hamburgo ha atraído a 150.000 visitantes hasta la fecha. Nunca se ha recuperado nada, ni siquiera parecido, de estos primeros períodos de la cultura humana. Con 27 guantes, 427 flechas, 12 taburetes, 69 cofres y 34 palos arrojadizos, el volumen de objetos es impresionante.

Cuando Carter abrió la caverna por primera vez, todavía olía a aceite de embalsamamiento. Las flores de loto y las bayas de solanáceas todavía descansaban en los ataúdes.

La grandeza del hallazgo se contagió a su descubridor. Carter recibió un doctorado honorario y el presidente de Estados Unidos, Calvin Coolidge, lo invitó a tomar el té. Horst Beinlich, egiptólogo de la Universidad de Würzburg, lo llama "un hombre completamente honesto y lleno de idealismo".

Sin embargo, parece que esto no es del todo cierto. Los documentos muestran que el héroe de las tumbas engañó en muchos aspectos, manipuló fotografías, falsificó documentación sobre el descubrimiento y engañó al Servicio de Antigüedades de Egipto.

Los descubrimientos en esa tumba pusieron en marcha una lucha por el poder que solo se ha descubierto parcialmente. Carter quería enviar la mayor cantidad posible del tesoro a Inglaterra y Estados Unidos. Este plan encontró rápidamente resistencia. Egipto había sido un protectorado británico desde 1914, pero la administración de las antigüedades estaba en manos de un francés particularmente intratable.

Al final, todo el plan de Carter salió mal y los tesoros dorados del faraón permanecieron en El Cairo, marcando el final de una era de apropiación despiadada de bienes culturales. Carter y su equipo se fueron con las manos vacías.

Embolsarse esto y aquello

O al menos, esa era la palabra oficial. Sin embargo, en secreto, el equipo de Carter se ayudó a sí mismo, a pesar de carecer de autorización. Se ha revelado que los objetos de varios museos pertenecen a los tesoros de Tutankamón.

El ejemplo más reciente es un pequeño ushabti, o sirviente de los muertos, hecho de loza blanca y de pie en el Louvre. En una visita reciente al museo de París, el egiptólogo Christian Loeben no podía creer lo que veía. "El nombre del trono de Tutankamón está escrito en la figura", explica. "Solo puede haber venido de su tumba".

También se encontraron tesoros prohibidos en forma de dos cabezas de halcón dorado en Kansas City. El examen reveló que eran parte de un collar que había estado directamente sobre la piel de la momia, que estaba recubierta con 20 litros (5 galones) de aceite de embalsamamiento. Las joyas se rompieron cuando se las quitó, y Carter las recogió para regalárselas a su dentista.

Los objetos de Tutankhamon también han terminado en Alemania. Un director de museo del estado de Sajonia, que desea permanecer en el anonimato, confesó a SPIEGEL que está en posesión de varias cuentas de loza azul. "Carter se los guardó en el bolsillo mientras limpiaban las cámaras de la tumba y luego se los dio a su secretaria", dice. El director del museo se encontró con estos elementos dudosos a través de una casa de subastas.

'Cosas sin sello'

Tal manejo de la propiedad extranjera solo sirve para fortalecer una sospecha que Thomas Hoving, ex director del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, planteó en la década de 1970. Basado en notas de archivos internos, documentó casos en los que Carter y su socio, el conde inglés de Carnarvon, dejaron vagar sus dedos. Le dieron un broche que mostraba al faraón en un carro de guerra como regalo al rey egipcio Fouad I, por ejemplo. El barón petrolero estadounidense Edward Harkness recibió un anillo de oro.

El propio Carnarvon estaba buscando un nuevo suministro de tales tesoros. Quería "cosas sin sello", escribió desde el castillo de Highclere a Tebas el 22 de diciembre de 1922, es decir, piezas sin un cartucho que contenga un nombre, para que fueran difíciles de identificar.

Galería de fotos: Los tesoros rebeldes de la tumba del rey Tut

Carter solo fue sorprendido en el acto una vez. Había deslizado un busto pintado del joven faraón en una cámara lateral, sin número de registro. Los inspectores descubrieron el busto, una "obra maestra de escultura antigua" en palabras de Hoving, en una caja de vino. El arqueólogo habló para salir de la situación y el escándalo nunca se hizo público.

La mayor parte del tiempo, el subterfugio de Carter funcionó. Una serie de objetos, en su mayoría pequeños, desapareció. Quién robó qué, cuándo y dónde terminaron las piezas sigue siendo uno de los mayores misterios de la egiptología.

Lo que se sabe con certeza es que solo el Museo Metropolitano de Arte contiene alrededor de 20 objetos que se presume se originaron en KV 62, la tumba de Tutankhamon. Estos incluyen un pequeño perro hecho de marfil, una gacela, anillos, una espléndida paleta de pintor e incluso dos clavos de ataúd plateados.

El Museo de Brooklyn tiene en su poder, entre otras cosas, una estatua de una niña, una cuchara de ungüento y un jarrón de vidrio azul. Un gato tallado en hematita negra apareció en Cleveland. Los propietarios divulgan muy poca información sobre los objetos en disputa.

"A nadie le gusta hablar de estas cosas desagradables", explica Loeben, el egiptólogo. En Inglaterra, Carter es conocido como una brillante contraparte de Heinrich Schliemann, el arqueólogo alemán que excavó la antigua Troya. Sin embargo, normalmente se oculta que Carter ganó su dinero mediante el comercio de antigüedades.

Las acusaciones más recientes van más allá. Se dice que Carter manipuló los hechos arqueológicos, lo que llevó a generaciones de investigadores por mal camino. El punto focal de la crítica es la teoría de Carter de que la tumba había sido saqueada varias veces en la antigüedad.

Los ladrones irrumpieron en el santuario "inmediatamente después de los rituales del entierro", escribió Carter. Respaldados por funcionarios corruptos de la necrópolis, saquearon todas las cámaras de la tumba, afirmó, y más tarde llegaron otros bandidos y robaron aceites cosméticos.

El arqueólogo dio señales de allanamiento como prueba, diciendo que tuvo que abrirse paso a la fuerza a través de una serie de puertas que habían sido abiertas y luego cerradas nuevamente por los guardias de la necrópolis, todo en la antigüedad.

Ladrones con algo para las joyas pequeñas

Carter describió la destrucción de los ladrones con vívidos detalles. Los cofres habían sido revueltos y los tapones extraídos de jarrones de alabastro y arrojados al suelo, dijo. Los ladrones habían arrancado ornamentos hechos con metales preciosos de los muebles y carros, además de robar una estatua de oro macizo de 30 centímetros (12 pulgadas).

Ese escenario representa la opinión predominante hoy. En su obra estándar "The Complete Tutankhamon", el egiptólogo británico Nicholas Reeves acepta la cifra de que el 60 por ciento de los pequeños adornos y joyas de la tumba se perdieron. ¿Pero es verdad? No había testigos independientes presentes cuando Carter entró por primera vez en la tumba.

También está claro que mintió en al menos algunos puntos. Alfred Lucas, uno de los empleados de Carter, reveló que su jefe rompió secretamente la puerta de la cámara funeraria él mismo y luego volvió a cerrarla con engañosa autenticidad utilizando un sello antiguo para ocultar su transgresión. Ese informe apareció en 1947, pero solo en una revista científica poco leída en El Cairo. Casi nadie se dio cuenta.

'El robo fue falso'

Las revelaciones de Hoving en la década de 1970 también atrajeron poco interés. Muchos lo vieron como ensuciando el nido.

Pero las sospechas continúan creciendo, especialmente entre los egiptólogos alemanes, que dudan de que el saqueo de la tumba en tiempos antiguos realmente se desarrollara como lo describió Carter. "Gran parte de la historia es exagerada", cree Loeben. Su colega Rolf Krauss va más allá y dice: "El robo fue falso".

Galería de fotos: Los tesoros rebeldes de la tumba del rey Tut

Alimentando estas sospechas están los artículos 9 y 10 de la licencia de excavación, que permitían dividir contractualmente los bienes de una tumba solo si había sido robada previamente. Si la tumba de un faraón se encontraba intacta, todo su contenido iría a Egipto.

"En estas condiciones, está claro que los descubridores deben haber intentado interpretar el estado de su hallazgo a su favor", es el análisis de Krauss. Esto arroja una luz dudosa sobre el hombre considerado un líder en su campo.

El joven ambicioso Carter

Hijo de un artista conocido por sus retratos de animales, Carter llegó a Egipto en 1891, cuando el colonialismo de la era victoriana estaba en su apogeo. El joven desarrolló una habilidad especial para encontrar cámaras funerarias ocultas. Antes de triunfar con la tumba de Tutankhamon, Carter ya había encontrado otras tres tumbas reales, todas vacías. Le gustaba estar conectado con los poderosos, trabajar intermitentemente para el millonario y arqueólogo aficionado estadounidense Theodore Davis.

El joven Carter era algo incómodo en sus interacciones personales. Después de llegar a los golpes con algunos turistas franceses, perdió su trabajo como inspector del Servicio de Antigüedades de Egipto. Carter era terco y de mal genio, dice Hoving, y agrega: "Pocas personas podían estar a su alrededor durante un período prolongado sin ser empujadas contra la pared". Pero su habilidad para encontrar tumbas es indiscutible. A partir de 1907, Carter comenzó su búsqueda obsesiva del niño faraón cuyo cadáver nunca se había encontrado, buscando todas las pistas posibles.

Finalmente, definió un triángulo en el Valle de los Reyes. El santuario intacto se encontraría allí, creía, en algún lugar bajo los montículos de detritos.

Carter encontró rápidamente un patrocinador para el plan, aunque docenas habían fracasado antes que él en la misma búsqueda. Lord Carnarvon estaba mal de salud después de un grave accidente automovilístico, pero el noble dandy, que una vez había dado la vuelta al mundo, tenía una manía por los misteriosos santuarios dedicados a los muertos y las momias embalsamadas.

El camino a Tutankamón

Durante el proyecto de Tutankamón, los dientes de Carnarvon se cayeron uno tras otro y murió cinco meses después de la picadura de un mosquito inflamado, el comienzo del mito de la "maldición del faraón".

Carter tampoco lo tuvo fácil. Oprimido por el calor y azotado por vientos polvorientos, instó a un equipo de trabajadores locales. Una temporada fallida siguió a otra. Después de cuatro años, el grupo estaba a solo unos centímetros del sitio del descubrimiento. Sin embargo, de repente, el jefe retiró a sus trabajadores y continuó la excavación en otro lugar.

Existe un caso sólido para la teoría de que Carter había rastreado la entrada a la tumba en este punto, pero guardó silencio por razones tácticas, manteniendo una carta de triunfo bajo la manga. Se puede decir, como mínimo, que cuando Carnarvon quiso cortar los fondos en el verano de 1922, las cosas se movieron sorprendentemente rápido. Carter regresó a Gran Bretaña y pidió apoyo financiero para una última campaña.

'Una magnífica tumba con sellos intactos'

Apenas había regresado a Tebas, o eso dice la leyenda, cuando un asistente entró corriendo en la tienda de excavación e informó de un hallazgo sensacional: un conjunto de escaleras enterradas que conducen a una puerta sellada. ¿Hubo intriga detrás de este anuncio? Un medio hermano de Lord Carnarvon pensó eso. Afirmó que Carter se había infiltrado en secreto en las cámaras subterráneas tres meses antes.

La historia oficial es que Carter, según su propio relato, se sintió "casi abrumado" por el impulso de abrir la puerta fastidiosa, pero resistió y enterró las escaleras una vez más. Al día siguiente, 6 de noviembre de 1922, cablegrafió a Lord Carnarvon, "Por fin he hecho un descubrimiento maravilloso en el Valle. Una tumba magnífica con los sellos intactos. Lo mismo recuperado para tu llegada. Felicitaciones".

Luego esperó más de dos semanas, aparentemente sin tomar ninguna medida, a que llegara su patrocinador fumador empedernido. Carnarvon viajó a Luxor en barco, ferrocarril y barco de vapor por el Nilo. Junto con su hija Evelyn, entonces de 21 años, se apeó en el glamoroso Winter Palace Hotel y corrió, apenas había dormido, al Valle de los Reyes. Hasta entonces, los hombres no abrieron la puerta sellada, cuyo mortero mostraba indicios de un allanamiento previo.

Detrás de él había un pasillo lleno de escombros.

En la tarde del 26 de noviembre, los trabajadores habían retirado los escombros y habían dejado al descubierto una puerta más amurallada. Carter logró despejar una mirilla en el bloqueo y vislumbró las "cosas maravillosas" en la antecámara.

Una y otra vez, los autores han atestiguado este "momento solemne", en el que el arqueólogo miró hacia ese "lugar eterno", deslumbrado, hechizado, asombrado, pero logrando mantener la cabeza. Luego, de acuerdo con el líder de la excavación, se detuvo para notificar al inspector general egipcio como lo requería el deber.

Palabras de Carter: "Ya habíamos visto suficiente. Volvimos a tapar el agujero".

La historia alternativa de Lord Carnarvon

Todo eso es mentira. Lo que realmente sucedió puede recopilarse de un informe - hasta el día de hoy nunca publicado, pero estudiado en detalle por Hoving - que Lord Carnarvon escribió poco antes de su muerte. En lugar de esperar diligentemente como lo requerían las regulaciones, el partido se abrió camino a través de la estrecha abertura de inmediato.

Usando velas de sebo y una lámpara eléctrica débil, los intrusos entraron primero en la antecámara. En la estrecha habitación se apilaban camas doradas y sillas bellamente talladas, así como mesas de juego y jarrones preciosos. Las cuencas ovaladas contenían comida para el faraón muerto.

Figuras de animales brillaban desde los postes de literas doradas, monstruosas en el débil cono de luz de la lámpara. Los exploradores movieron cofres, pisotearon cestas de tejido quebradizo y frascos de perfume en bolsillos, abriendo cofres en la cámara lateral también.


Howard Carter

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Howard Carter, (nacido el 9 de mayo de 1874 en Swaffham, Norfolk, Inglaterra; fallecido el 2 de marzo de 1939 en Londres), arqueólogo británico, que hizo una de las contribuciones más ricas y célebres a la egiptología: el descubrimiento (1922) de la tumba en gran parte intacta del rey Tutankamón.

A los 17 años, Carter se unió al estudio arqueológico de Egipto patrocinado por los británicos. Hizo dibujos (1893-1899) de las esculturas e inscripciones en el templo en terrazas de la reina Hatshepsut en la antigua Tebas. Luego se desempeñó como inspector general del departamento de antigüedades de Egipto. Mientras supervisaba las excavaciones en el Valle de las Tumbas de los Reyes en 1902, descubrió las tumbas de Hatshepsut y Thutmosis IV.

Alrededor de 1907 comenzó su asociación con el quinto conde de Carnarvon, un coleccionista de antigüedades que había buscado a Carter para supervisar las excavaciones en el valle. El 4 de noviembre de 1922, Carter encontró la primera señal de lo que resultó ser la tumba de Tutankamón, pero no fue hasta el 26 de noviembre que se llegó a una segunda puerta sellada, detrás de la cual estaban los tesoros. El diario de Carter capturó el drama del momento. Después de hacer un pequeño agujero en la puerta, Carter, con una vela en la mano, se asomó a la tumba.

Pasó algún tiempo antes de que uno pudiera ver, el aire caliente que escapaba hizo que la vela parpadeara, pero tan pronto como los ojos se acostumbraron al destello de luz, el interior de la cámara se asomó gradualmente ante uno, con su extraña y maravillosa mezcla de extraordinarios y hermosos objetos amontonados unos sobre otros.


Howard Carter y Tutankhamon - Historia

Enciclopedia de biografía de Gale:

Howard Carter (1874-1939), el renombrado arqueólogo que descubrió la tumba del rey Tutankamón, era un individuo además de un ser humano obstinado cuyo perfeccionismo a menudo lo metía en problemas. Si hubiera sido en mayor medida que diplomático, habría podido mantener evitado muchas miserias personales, pero por lo tanto nunca habría descubierto la tumba.

Howard Carter nació en Londres, Inglaterra, el 9 de mayo de 1874, en una familia de grado medio bajo. El más joven de los once hijos de Samuel John Carter, pintor de animales además de ilustrador para el Illustrated London News, además de Martha Joyce Sands, se crió en el interior de la pequeña aldea de comunicación lingüística inglesa de Swaffham antaño ii tías. Debido a que a menudo estuvo enfermo en su juventud, fue instruido parcialmente en casa. Su engendrador le enseñó a dibujar. Carter sintió que su enseñanza para vivir era mínima, lo que a menudo lo frustraba. Su actitud defensiva, además de la brusquedad entre el poder de la gente, se debe a su inseguridad y a esta falta de educación formal.

El talento artístico de Carter se hizo notar antaño en el egiptólogo, Percy Newberry, a los 17 años de edad. Carter fue a la República Árabe de Egipto para ayudar a Newberry a representar tumbas desde 1892 hasta 1893. En 1892, Carter también trabajó en Tell el Amarna con el famoso arqueólogo William Flinders Petrie. El lado del lado de antaño trabajó como dibujante para el egiptólogo suizo, Edouard Naville, en el exquisito templo mortuorio de la mujer faraón Hatshepsut en Tebas.

Trabajó para el gobierno egipcio

Debido a su potencial, además de con toda probabilidad debido a la recomendación de Naville, Gaston Maspero, el jefe del servicio de Antigüedades Egipcias, nombró a Carter como la recién establecida sede del Inspector General de Monumentos del Alto (sur) Egipto. En este momento, Carter comenzó a tener una participación activa en el interior de los vastos cementerios de Cisjordania de Tebas, conocidos en todos los sentidos como la necrópolis tebana.

Como inspector, supervisó la limpieza de varias tumbas recién descubiertas, incluida la de Hatshepsut, i de únicamente iv mujeres faraonas, que reinó de 1478 a 1458 a. C., además de la del rey Tutmosis IV, que reinó de 1401 a 1390 a. C. En ese momento, Carter trabajaba no solo para el Servicio de Antigüedades, sino también para el rico estadounidense Theodore Davis. Carter was thus interested inwards working inwards the Theban necropolis, that when Maspero wanted to appoint him to the to a greater extent than prestigious seat of Inspector-General of Monuments of Lower (northern) Egypt, Carter demurred for a year.

While based inwards the due north at Saqqara, Carter became involved inwards an incident amongst to a greater extent than or less French tourists that was to alter his life. Because of his stubbornness in addition to his feel of propriety, he ejected to a greater extent than or less French tourists who were boozer in addition to had been fighting amongst the Egyptian guards at the burial vaults of the sacred bulls. When the French tourists complained, Carter was asked to give an apology, which he adamantly refused to do. Maspero was eventually forced to transfer Carter to the Delta, the expanse where the Nile River empties into the Mediterranean Sea, from where Carter resigned his seat amongst the Egyptian government.

For the side yesteryear side yr in addition to a half, Carter made a living every bit a watercolorist in addition to every bit an antiquities dealer. He sold scenes of both ancient in addition to modern Arab Republic of Egypt to tourists, in addition to sold antiquities predominantly to wealthy English linguistic communication people. While today, such activeness would live frowned upon or chastised, at the plough of the twentieth century, such conduct was condoned.

Carter in addition to Carnarvon

When the 5th Earl of Carnarvon, an Englishman who was inwards Arab Republic of Egypt for his health, wanted to dig at Thebes, Maspero recommended Carter. In their kickoff flavour together inwards 1907, Carter excavated the tomb of a belatedly 16th century BC mayor in addition to a written tablet dealing amongst the expulsion from Arab Republic of Egypt of the Hyksos, who were unusual invaders. In succeeding years, Carter in addition to Carnarvon made other impressive discoveries. These included ii so-called "lost" temples, that of Hatshepsut in addition to of Rameses IV (ca. 1154-1148 BC), every bit good every bit a expose of pregnant nobles' tombs dating from 2000-1500 BC. H5N1 sumptuous publication inwards vellum, called Five Years' Explorations at Thebes, a tape of go done 1907-1911, appeared inwards 1912.

In 1912, Carter in addition to Carnarvon decided to extend their digging at Thebes to include sites inwards the Delta. The results were far less fruitful. Carter discovered nil to a greater extent than than a large nest of poisonous snakes. In 1913, he did observe a hoard of Graeco-Roman jewelry, but the H2O tabular array was high in addition to the exposed Earth was hard, thus the excavations were shortly abandoned.

In 1914, Carter heard that local Egyptians at Thebes had discovered the cliff tomb of Amenhotep I (ca. 1526-1506 BC) exterior of the Valley of the Kings, where most of the New Kingdom pharaohs had been buried. By bribing i of the Egyptians, Carter was led to the tomb, which he after excavated.

Closer to Tutankhamun's Tomb

Also inwards 1914, onetime in addition to ailing American businessman, Theodore Davis, finally gave upwards his rights to excavate inwards the Valley of the Kings - rights which Carter in addition to Carnarvon had long coveted. According to an excavator working for Davis, the American came within a few feet of discovering the tomb of Tutankhamun, the pharaoh who ruled Arab Republic of Egypt from ca. 1333 to 1323 BC, but stopped because he was afraid of undermining a nearby road. Carter in addition to Carnarvon took over Davis' concession, but picayune go was done for the side yesteryear side few years (1914 -17) because of World War I.

Carter, however, did deal to excavate the already-known tomb of Amenhotep III (ca. 1390-1352 BC), in addition to a cliff tomb of Hatshepsut made earlier she became pharaoh. From 1917 to 1922, Carter in addition to Carnarvon dug inwards the Valley of the Kings amongst limited results. By 1922, Carnarvon sentiment they had found everything in that location was to find. Only Carter's offering to pay for to a greater extent than earthworks amongst his ain coin shamed Carnarvon into financing i finally season.

Time was running out for Carter. He had solely well-nigh a calendar month to locate the tomb of Tutankhamun. He had already spent almost x years searching. During that time, his workers had moved over 200,000 tons of rubble yesteryear hand. Although he had explored almost every inch of the Valley of the Kings, a 30-foot mound of rubble soundless stood within his ain camp. Carter wanted to encounter what was nether that mound earlier giving up.

In Nov 1922, Carter in addition to his workers uncovered 12 steps that led to a tomb entrance, soundless sealed after thirty centuries. The seal impressions did non country whose tomb it was. Carter desperately wanted to proceed digging, because every bit he wrote inwards his mass The Tomb of Tutankhamen, "Anything, literally anything mightiness prevarication beyond that passage, in addition to it needed all my self-control to proceed from breaking downward the doorway in addition to investigating thus in addition to there." Instead, he refilled the stairway amongst rubble, sailed across the Nile River, in addition to telegraphed the intelligence to Carnarvon.

Carter, waiting an agonizing twenty days for Carnarvon in addition to his immature lady Evelyn to brand it from England, wondered the whole fourth dimension if he had non merely dreamt of finding the tomb. Finally, Carter excavated the entire stairway of sixteen steps, revealing the seal of Tutankhamun. He noted amongst disappointment that someone had broken into the tomb. The kickoff seals he had seen were re-sealings. Tomb robbers had gotten inwards thousands of years ago.

The side yesteryear side 24-hour interval the sealed door was removed, revealing a passageway filled amongst rubble. This also showed signs of robbers. Carter excavated the tunnel into the night, but soundless could non locate a door to a chamber.

In the middle of the side yesteryear side afternoon, thirty feet downward from the outer door, Carter found a 2nd doorway. Finally, every bit he wrote inwards The Tomb of Tutankhamen, "The decisive minute arrived. With trembling hands I made a tiny breach… . At kickoff I could encounter nil … but presently, every bit my eyes grew accustomed to the light, details of the room within emerged piece of cake from the mist, unusual animals, statues, in addition to gilded - everywhere the glint of gold… . I was struck dumb amongst amazement, in addition to when Lord Carnarvon, unable to stand upwards the suspense whatsoever longer, inquired anxiously, 'Can you lot encounter anything?' it was all I could create to exit the words, 'Yes, wonderful things."'

As Carter in addition to the others looked through the hole, the flashlight revealed gilded covered couches inwards the shape of monstrous animals. The excavators also saw statues of the king, caskets, vases, dark shrines, i amongst a golden ophidian peeking out, bouquets of flowers, beds, chairs, a golden throne, boxes, chariots - everything except a mummy. But Carter noticed to a greater extent than or less other sealed doorway.

The side yesteryear side day, on entering the room called the Antechamber, Carter's kickoff sentiment was of the sealed door. Looking closely, he discovered that a little breach had been made, filled, in addition to re-sealed inwards ancient times. Carter's natural impulse was to intermission downward the door in addition to encounter what was inside, but the archeologist inwards him knew this mightiness harm the objects inwards the Antechamber. Carter noticed to a greater extent than or less other hole nether i of the couches inwards yet to a greater extent than or less other sealed doorway. Crawling nether the couch in addition to peering in, he saw a chamber, smaller than the i he was in, but crammed amongst objects. This room, called the Annex, was inwards total confusion, merely every bit thieves had left it millennia ago. Carter had no sentiment how he would clear out this room. In the Annex the excavators saw beautiful objects - a painted box, a gilded in addition to ivory chair, vases, an ivory game board, in addition to much more, but soundless no mummy.

Until Carter could larn a thick steel gate from Cairo, the tomb had to live hidden. One calendar month after the regain of the steps, the tomb was filled inwards to the surface. Two weeks later the gate was inwards place, in addition to the experts laid to go photographing, drawing plans, in addition to experimenting amongst preservatives. It took ii in addition to a one-half months to take away everything from the Antechamber.

Finally, the 24-hour interval had come upwards to go into the side yesteryear side room. In Feb 1923, every bit twenty guests watched, Carter piece of cake began removing the sealed doorway. He had to go carefully thus every bit non to harm whatever lay beyond it. When he shown a light in, Carter saw a enterprise wall of gold. This was a huge gold-covered shrine built to protect Tutankhamun's sarcophagus. Carter opened the doors of the shrine in addition to within it found a 2nd shrine, amongst seal intact. The tomb robbers had non reached the mummy, but Carter could non achieve it either. There were iv shrines, each within the other, that had to live taken apart first. The huge rock lid of the sarcophagus had to live lifted amongst special equipment, in addition to the 3 coffins, nesting within each other, had to live opened in addition to carefully removed.

Finally, on Oct 28, 1925, almost 3 years after the regain of the stairway, Carter gazed amongst awe in addition to compassion upon the mummy of Tutankhamun. "The beaten gilded mask, a beautiful in addition to unique specimen of ancient portraiture, bears a sorry but calm aspect suggestive of youth overtaken prematurely yesteryear death," Carter wrote inwards The Tomb of Tutankhamen.

Carnarvon, already inwards really delicate health, died of an infected musquito seize amongst teeth in addition to pneumonia shortly after the opening of the tomb inwards 1923. Without his powerful patron, in addition to due to his stubbornness, Carter shortly got into problem amongst the Egyptian authorities who temporarily took his concession away from him. He finally completed his go on the clearing in addition to the conservation of the tomb objects inwards 1932. H5N1 three-volume go on the regain of the tomb in addition to its contents, called The Tomb of Tutankhamen, much of it ghost written yesteryear Carter's friend Percy White, appeared betwixt 1923 in addition to 1933. Carter was preparing a definitive study on the tomb inwards 6 volumes, when he died inwards London on March 2, 1939. Although Carter died both famous in addition to wealthy, he was given no world honors yesteryear either the British or other governments.

Historical People
Howard Carter

Howard Carter was born on ninth May 1874. His begetter was an creative somebody in addition to of little agency thus Howard solely received a little education. Like his begetter he enjoyed in addition to had to a greater extent than or less talent for drawing. He was also interested inwards ancient Egypt.

In 1891 at the historic catamenia of 17 he was hired yesteryear the Arab Republic of Egypt Exploration Fund to go to Arab Republic of Egypt in addition to aid amongst recording details of ii tombs. H5N1 yr later he was asked to aid amongst to a greater extent than or less earthworks work. This was followed yesteryear farther special recording work.

In 1907 he was introduced to Lord Carnarvon who agreed to finance his search for the tomb of Tutankhamen. Carter's search lasted for xv years in addition to Carnarvon was well-nigh to withdraw funding for the venture when Carter found steps leading to the tomb.

On 26th Nov 1922 Carter in addition to Lord Carnarvon opened the door to the tomb in addition to were able to encounter that it contained many gilded treasures. They could also encounter a sealed door at the dorsum of the chamber.

On 16th Feb 1923 the sealed door was opened revealing the burial bedroom of the man child king.

On tertiary Jan 1924 the sarcophagus was discovered. The golden decease mask roofing the caput in addition to shoulders of mummy has go World famous.

Following the regain Carter travelled to America giving lectures well-nigh his observe inwards a expose of cities.


Fiona Deal

Howard Carter died seventy-five years ago on 2 March 1939. His death went largely unremarked. This is fairly extraordinary considering Carter was the man responsible for making arguably the most important archaeological discovery ever … the tomb of the boy king Tutankhamun, dating from the 14th century BC.

It seems astonishing to me that such a spectacular find should earn no accolade at all for its discoverer. Howard Carter lies buried in an unremarkable grave in a Putney Vale cemetery in London. Only the words on his grave stone give any clue to the love of Egypt, Egyptology and his world-famous discovery…

Discoverer of the tomb of Tutankhamun 1922

“May your spirit live, may you spend millions of years, you who love Thebes, sitting with your face to the north wind, your eyes beholding happiness.”

It’s hardly the most lavish epitaph!

So, why the lack of recognition? All Carter earned during his lifetime was an honorary doctorate from an American university. In his own country nothing.

Carter had a reputation as an irascible man, pig-headed, stubborn and intractable. He rubbed shoulders with the aristocracy (notably his patron and sponsor the Earl of Carnarvon) yet wasn’t one of them. Perhaps an incident early in his career in Egypt cast a long shadow. It became known as the Saqqara Affair. Carter committed career suicide, refusing to apologise to the authorities over an incident where he forcibly ejected a group of rowdy and drunk young Frenchmen from the site of the famous stepped pyramid. Carter resigned over the incident, halting a hitherto promising career, and entered what have become known as his ‘wilderness years’. He scratched a living as an artist and antiquities dealer before being recommended as an excavator to Carnarvon.

El resto, como ellos dicen, es historia. But Carter’s temper continued to be his Achilles heel. After Carnarvon’s untimely death just 5 months after the discovery of Tutankhamun’s tomb, Carter once again exploded. This time it was over the refusal of the Egyptian Authorities to allow the wives of the excavation team a private viewing of the tomb. Carter downed tools and took himself off on a lecture tour of America.

But perhaps more damning were the rumours that started to circulate while he was away that Carter was misappropriating items from the tomb. A lotus flower head of the boy king was found inside a Fortnum & Mason wine case. Carter said he’d stored it there for safekeeping until it could be properly conserved. His explanation was accepted without question, but I wonder if the powers that be were really convinced …?

Whatever, the recognition he might have expected as arguably the most famous excavator of all time never materialised.

Carter returned to England in 1935, having taken 10 years to clear the tomb. He continued to deal in antiquities for many of the major museums of the world – perhaps considered a dodgy profession…? He died, aged 65, of lymphoma.

But perhaps the action that meant he could never earn the recognition he deserved was his alleged unauthorised break-in to the tomb the night before its official opening in November 1922. It’s never been proven, but it’s now achieved the status of something of an open secret. Carter and Carnarvon, together with Carnarvon’s daughter and their friend Pecky Callender, are said to have broken into both the outer chamber and the burial chamber of the tomb.

I think, if true, it’s hard to blame them. Which of us can honestly say we could have resisted the temptation after such a long search?

Whatever, rumours of wrong-doing seem to have dogged Carter’s footsteps – and his memory.

Book 1 of Meredith Pink’s Adventures in Egypt

These provide fertile soil for a writer of fiction, such as myself. In the first book in my series following Meredith Pink’s Adventures in Egypt, my heroine finds herself caught up in a mystery that draws heavily on the conduct and character of Howard Carter.

So, despite the lack of any public recognition, I’d like to remember the seventy-fifth anniversary of his death, and thank Howard Carter for his legacy. It was gawping at the Tutankhamun treasures in the Cairo museum as a teenager that sparked my enduring fascination for ancient Egypt … and perhaps that’s when my desire to write was first born. So, thank you, Mr Carter … your legacy lives on …


Ver el vídeo: Howard Carter y el descubrimiento de la tumba de Tutankamón. Eva Tobalina (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Mikazil

    Estoy listo para ayudarte a poner las preguntas.

  2. Tyrese

    Estoy de acuerdo, muy buena información

  3. Nekree

    Encuentro que no tienes razón. Estoy seguro. Puedo probarlo. Escribe en PM, hablaremos.

  4. Garvin

    En mi opinión usted comete un error. Discutamos. Escríbeme en PM, hablaremos.

  5. Fanous

    la respuesta excelente, felicitaciones

  6. Doran

    Esta es una respuesta divertida



Escribe un mensaje