La historia

Yinxu

Yinxu



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Yinxu o las "ruinas de Yin" en Anyang, China, es el sitio de la antigua capital de la dinastía Shang tardía y el primer sitio de una capital china en la historia. Fundada aproximadamente en el 1300 a. C. por el vigésimo rey de la dinastía, Pan Geng, Yinxu seguiría siendo la capital durante otros 255 años.

Hoy en día, el vasto sitio de Yinxu, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, todavía alberga restos del palacio. Compuesto por más de 80 cimientos de casas y la Tumba de Fu Hao, la única tumba intacta de un miembro de la dinastía Shang, Yinxu ofrece una visión fascinante de la historia de la antigua China.

Historia de Yinxu

Yin se describe en los documentos históricos chinos antiguos sobrevivientes como la última capital de la dinastía Shang que gobernó China entre 1766 y 1122 a. C. Establecido por el rey Pan Geng, su sucesor Wi Ding lanzó numerosas campañas militares desde Yin contra las tribus circundantes. Cuando Shang fue derrocado por el rey Wu de la dinastía Zhou, se estableció una nueva capital en Frenghao y Yin cayó en ruinas.

Yinxu no fue redescubierto hasta los últimos años de la dinastía Qing alrededor del cambio del siglo XIX al XX. El sitio era rico en huesos de oráculo cubiertos con caracteres chinos antiguos y creó un mercado para ellos entre los coleccionistas de antigüedades. Este desafortunado apetito provocó oleadas de excavaciones ilegales en el sitio ubicado en el pueblo de Xiaotun, confirmado en 1910 como la ubicación de la antigua capital.

Desde 1950, las excavaciones en curso dirigidas por el Instituto de Arqueología de la Academia China de Ciencias Sociales han encontrado importantes restos de palacios, templos, cementerios reales y talleres de bronce y huesos. En Yinxu, se han identificado 4 períodos históricos entre 1300 y 1046 a. C. durante la vida de la ciudad como el corazón espiritual y cultural del reinado Shang.

Yinxu hoy

Abierto de 8 a.m. a 6:30 p.m., los visitantes pueden ver la Sala de exposiciones de Chariot Pits que muestra los primeros ejemplos de carros conducidos por animales en China, todavía acompañados por los restos de los caballos que los tiraron. Además, también se exhiben los restos de una carretera de la dinastía Shang, descubierta en 2000 debajo de una escuela.

Sin embargo, lo más destacado de cualquier viaje a Yinxu es la Tumba real de Fu Hao: lugar de descanso de la extraordinaria Lady Hao, líder militar y esposa de Shang King, Wu Ding. Descubierta en 1976 y data del 1250 a. C., la tumba intacta contenía 6 esqueletos de perros y 16 esclavos humanos junto con otros ajuares funerarios. La tumba ha sido excavada y completamente restaurada para la vista del público.

Llegar a Yinxu

Ubicado en Anyang en el distrito de Yindu de China, Yinxu se encuentra justo al lado de las carreteras S22 y S303 en el borde del río Anyang. Yinxu se encuentra a 5 horas en coche de Pekín por la G4 o a 2 horas de Zhenzhou, la capital de la provincia de Henan. Hay estacionamiento en el sitio.


Yin Xu

Yin Xu es un sitio arqueológico que contiene los restos de Yin, la última capital de la dinastía Shang de China (1766 a. C. - 1050 a. C.).

Representa la edad de oro de la cultura, la artesanía y las ciencias chinas primitivas en una época de gran prosperidad.

Yinxu también es famoso por el descubrimiento de 'huesos de oráculo', inscripciones en huesos de animales y caparazones de tortuga que se cree que son los inicios de la escritura y los caracteres chinos. Dan testimonio invaluable del desarrollo de uno de los sistemas de escritura, creencias y sistemas sociales más antiguos del mundo.


Innehåll

I början av 1300-talet f.Kr. grundade kung Pan Geng av Shangdynastin sin huvudstad vid stränderna av Huanfloden. Staden blev känd som Yin, och från den stunden blev den även känd som Yindynastin. [1] Yin låg i mitten av den första generationens Kina. [2]

Kung Wu Ding fortsatte använda Yin som sin huvudstad och från denna bas startade han ett antal militära tåg (flera ledda av hans egen fru Fu Hao) mot intilliggande stammar och säkrade därmed Shangs styre och upphöjde dynastin till sin historie dynastin.

Senare tiders härskare var njutningssökare som inte brydde sig om inrikespolitik såsom ökande sociala skillnader inom den slavägande societen. & # 91 källa & # 160behövs & # 93 Kung Zhou, den sista av Shangdynastins kungar, särskilt ihågkommen som hänsynslös och para att han hade ett sedeslöst leverne. Hans ökande autokratiska lagar alienerade överklassen fram till kung Wu av Zhoudynastin kunde få tillräckligt stöd para uppresning och avsättning av Shangdynastin.

Zhoudynastin lade sin huvudstad i Fengjing 沣 och Haojing 镐 nära dagens Xi'an, och Yinxu övergavs eventuellt. Dess ruiner nämndes av Sima Qian i hans krönika Shiji. Det finns dock arkeologiska fynd som tyder på att Yinxu levde kvar after Shangdynastins fall och att staden då producerade högkvalitativt bronsgods hasta Zhoudynastins elit. [3]


Yinxu - Historia

La escritura más antigua comenzó a tomar forma en China en la época neolítica. Los primeros símbolos rudimentarios aparecieron en la loza de la cultura Longshan. Estas personas del Neolítico tardío son conocidas por su cerámica negra bruñida, excavada por primera vez en Longshan, provincia de Shandong, en 1928.

Los artefactos de loza de sitios atribuidos a la cultura Erlitou que llegaron más tarde ya llevaban símbolos que serían los precursores del lenguaje escrito de los famosos huesos de oráculo de la dinastía Shang (alrededor de los siglos XVI-XI a.C.).

El Erlitou fue una cultura temprana de la Edad del Bronce generalmente asociada con la Dinastía Xia (alrededor de los siglos XXI-XVI aC). El nombre deriva de los descubrimientos en Erlitou en el condado de Yanshi, provincia de Henan.

Las inscripciones en huesos de Oracle se descubrieron por primera vez en el otoño de 1899. Salieron a la luz en Yinxu, cerca de la aldea de Xiaotun, ciudad de Anyang, provincia de Henan. Este fue el sitio de la ciudad capital de la dinastía Yin, que es el nombre que se le da al período posterior de los Shang.

La antigua costumbre de la adivinación nació de las prácticas místicas y religiosas de la época. Los registros históricos de Sima Qian, que vivió en los días de la dinastía Han occidental (206 a. C. - 25 d. C.) nos trae un relato. En la antigüedad, el rey buscaba inspiración a través de la adivinación. Se aplicó un instrumento caliente al dorso del caparazón de tortuga o hueso de animal y luego se interpretó el significado oculto en las grietas producidas. La práctica se perfeccionó con un registro escrito de la adivinación que se incidió en el "hueso del oráculo". Y así surgieron las inscripciones en huesos de oráculo.

La adivinación fue una práctica generalizada en la dinastía Shang que vio cómo la inscripción del hueso del oráculo se convirtió en un sistema de escritura maduro y completo.

El descubrimiento hace un siglo en Yinxu de estas notables inscripciones añadió 1.000 años al lapso de la historia registrada de China. En su Origen de la civilización china, el desaparecido arqueólogo Xia Nai escribió sobre la cultura Yinxu de los Shang como una civilización antigua verdaderamente gloriosa, que era significativa por tres características distintivas. Éstos eran su capital imperial, su cerámica de bronce y las palabras reales de la gente de estos días que nos fueron transmitidas a lo largo de estos muchos años, inscritas en caracteres chinos antiguos.

Desde la fundación de la República Popular China en 1949, se han descubierto cada vez más inscripciones en huesos de oráculo de la dinastía Shang. Los principales hallazgos incluyen:

  • más de 4.000 piezas de hueso de oráculo inscrito desenterradas en Xiaotun, en el sur de Yinxu en 1973.
  • otras 1.583 piezas de Huayuanzhuang, en el este de Yinxu en 1991.
  • 70 piezas de caparazón de tortuga y omóplato de buey junto con algunas reliquias de cerámica excavadas recientemente en dos pozos de sacrificio en Xiaotun, ciudad de Anyang, provincia de Henan.
  • un hallazgo de más de 200 piezas de hueso de oráculo inscrito depositadas en cinco capas con una pieza de bronce, cinco piezas de madera rara, un collar de conchas y un cuchillo de hueso con cabeza de rana en un pozo de sacrificio también en Xiaotun, Yinxu en 2002. Estos agregaron mucho a lo que se había descubierto en el mismo lugar en 1973.
  • ocho piezas de hueso de oráculo inscrito en Daxinzhuang en la ciudad de Jinan, provincia de Shandong. Este hallazgo es aún más importante por ser un ejemplo de un sitio Shang ubicado lejos del lugar principal de tales descubrimientos alrededor de Yinxu.

Comenzando con los hallazgos en Hongdong, provincia de Shanxi en 1954, cada vez más inscripciones en huesos de oráculo de la dinastía Zhou occidental (alrededor de 1.100 - 771 a. C.) han salido a la luz sucesivamente en las provincias de Beijing, Shaanxi y Hebei.

El cuerpo de conocimiento ahora disponible para los investigadores habla de un lenguaje escrito con más de 4.600 caracteres conocidos. De estos, unos 1.000 ya han sido descifrados.

Y lo que es más, los estudiosos han logrado obtener una visión real de este antiguo guión. Han dominado los secretos de cómo se construyen sus palabras, frases y oraciones. Su investigación académica ha identificado varias formas en que se representaron las palabras. Algunos eran onomatopéyicos que buscaban representar directamente un sonido o una acción en particular. Había aquellos que eran pictofonéticos, con un elemento del carácter que transmitía un significado y otro un sonido. También se hizo un buen uso de la técnica conocida como préstamo fonético, donde un carácter escrito toma prestado un significado adicional de otra palabra que sonaba muy similar en el idioma hablado.

Los reyes supersticiosos de Shang recurrieron a la adivinación para guiarlos en los aspectos de la vida que más les importaban. Esto es una suerte para la historia de los Shang, ya que los llevó a dejarnos inscripciones en huesos de oráculo que tratan temas tan diversos como la política, la economía, la cultura e incluso las normas de etiqueta de estos tiempos lejanos.

Estos escritos antiguos también abarcan cuestiones de geografía y fenómenos astronómicos. Incluyen registros completos por escrito de eclipses solares y lunares, que pueden usarse para confirmar la precisión de los cálculos astronómicos modernos.

Alrededor de 150.000 huesos de oráculo inscritos se encuentran en colecciones de todo el mundo. De estos, entre 80.000 y 90.000 se encuentran en China continental y otros 20.000 en Taiwán.

Los orígenes de la arqueología en China van de la mano con el descubrimiento de inscripciones en huesos de oráculo. Inmediatamente después del centenario del famoso descubrimiento en Yinxu, ha surgido un número creciente de simposios tanto en el país como en el extranjero. Hoy en día, la escritura china antigua está atrayendo la atención mundial.


Contenido

Muchos eventos relacionados con la dinastía Shang se mencionan en varios clásicos chinos, incluido el Libro de documentos, los Mencio y el Zuo Zhuan. Trabajando a partir de todos los documentos disponibles, el historiador de la dinastía Han, Sima Qian, reunió un relato secuencial de la dinastía Shang como parte de su Registros del gran historiador. Su historia describe algunos eventos en detalle, mientras que en otros casos solo se da el nombre de un rey. [3] Un relato estrechamente relacionado, pero ligeramente diferente, lo da el Anales de bambú. los Anales fueron enterrados en 296 a. C., pero el texto tiene una historia compleja y la autenticidad de las versiones supervivientes es controvertida. [4]

El nombre Yīn (殷) es utilizado por Sima Qian para la dinastía, y en la versión "texto actual" del Anales de bambú tanto para la dinastía como para su capital final. Ha sido un nombre popular para los Shang a lo largo de la historia. Desde el Registros de emperadores y reyes por Huangfu Mi (siglo III d. C.), a menudo se ha utilizado específicamente para describir la última mitad de la dinastía Shang. En Japón y Corea, los Shang todavía se conocen casi exclusivamente como Yin (En) dinastía. Sin embargo, parece haber sido un nombre Zhou para la dinastía anterior. La palabra no aparece en los huesos del oráculo, que se refieren al estado como Shāng (商), y la capital como Dàyì Shāng (大邑 商 "Gran Asentamiento Shang"). [5] Tampoco aparece en las inscripciones de bronce de Western Zhou fechadas con seguridad. [6]

Mito fundador Editar

El mito fundador de la dinastía Shang es descrito por Sima Qian en el Anales del Yin. En el texto, una mujer llamada Jiandi (簡 狄), que era la segunda esposa del emperador Ku, se tragó un huevo caído por un pájaro negro (玄鳥) y posteriormente dio a luz milagrosamente a Xie (偰) - también aparece como Qi (契). Se dice que Xie ayudó a Yu el Grande a controlar el Gran Diluvio y que por su servicio se le concedió un lugar llamado Shang como feudo. [7]

Curso dinástico Editar

En el Anales del Yin, Sima Qian escribe que la dinastía se fundó 13 generaciones después de Xie, cuando el descendiente de Xie, Tang, derrocó al impío y cruel gobernante final de Xia en la Batalla de Mingtiao. los Registros relatan eventos de los reinados de Tang, Tai Jia, Tai Wu, Pan Geng, Wu Ding, Wu Yi y el depravado rey final Di Xin, pero el resto de los gobernantes Shang se mencionan simplemente por su nombre. De acuerdo con la Registros, los Shang trasladaron su capital cinco veces, y el traslado final a Yin en el reinado de Pan Geng inauguró la edad de oro de la dinastía. [8]

Se dice que Di Xin, el último rey Shang, se suicidó después de que su ejército fuera derrotado por Wu de Zhou. Las leyendas dicen que su ejército y sus esclavos equipados lo traicionaron al unirse a los rebeldes Zhou en la decisiva Batalla de Muye. De acuerdo con la Yi Zhou Shu y Mencio la batalla fue muy sangrienta. La novela clásica de la era Ming Fengshen Yanyi vuelve a contar la historia de la guerra entre Shang y Zhou como un conflicto con facciones rivales de dioses que apoyan a diferentes bandos en la guerra.

Después de que los Shang fueron derrotados, el rey Wu permitió que el hijo de Di Xin, Wu Geng, gobernara a los Shang como un reino vasallo. Sin embargo, Zhou Wu envió a tres de sus hermanos y un ejército para asegurarse de que Wu Geng no se rebelara. [9] [10] [11] Después de la muerte de Zhou Wu, Shang se unió a la Rebelión de los Tres Guardias contra el Duque de Zhou, pero la rebelión colapsó después de tres años, dejando a Zhou en control del territorio Shang.

Descendientes de la familia real Shang Editar

Después del colapso de Shang, los gobernantes de Zhou reubicaron por la fuerza a los "fanáticos de Yin" (殷 頑) y los dispersaron por todo el territorio de Zhou. [12] Algunos miembros supervivientes de la familia real Shang cambiaron colectivamente su apellido del nombre ancestral Zi (子) al nombre de su dinastía caída, Yin. La familia conservó una posición aristocrática y, a menudo, proporcionó los servicios administrativos necesarios a la dinastía Zhou siguiente. los Registros del gran historiador afirma que el rey Cheng de Zhou, con el apoyo de su regente y tío, el duque de Zhou, enfeoff Weiziqi (微 子 啟), un hermano de Di Xin, como el duque de Song, con su capital en Shangqiu. Esta práctica se conocía como 二 王三恪 ("enfeoffment de tres generaciones por dos reyes"). Los duques de Song mantendrían ritos en honor a los reyes Shang hasta que Qi conquistó Song en el 286 a. C. Confucio era posiblemente un descendiente de los Reyes Shang a través de los Duques de Song. [13] [14] [15]

La dinastía Han del Este otorgó el título de Duque de Song y "Duque que continúa y honra al Yin" (殷紹嘉 公) sobre Kong An (孔 安 (東漢)) porque era parte del legado de la dinastía Shang. [16] [17] Esta rama de la familia Confucio es una rama separada de la línea que ostentaba el título de Marqués de la aldea de Fengsheng y más tarde de Duque Yansheng.

Otro remanente de Shang estableció el estado vasallo de Guzhu (ubicado en la actual Tangshan), que el duque Huan de Qi destruyó. [18] [19] [20] Muchos clanes Shang que emigraron al noreste después del colapso de la dinastía se integraron en la cultura Yan durante el período Zhou Occidental. Estos clanes mantuvieron un estatus de élite y continuaron practicando las tradiciones de sacrificios y entierros de los Shang. [21]

Leyendas tanto coreanas como chinas, incluidos los informes del Libro de documentos y el Anales de bambú, afirman que un príncipe Shang descontento llamado Jizi, que se había negado a ceder el poder a los Zhou, salió de China con un pequeño ejército. Según estas leyendas, fundó un estado conocido como Gija Joseon en el noroeste de Corea durante el período Gojoseon de la antigua historia coreana. Sin embargo, los eruditos debaten la veracidad histórica de estas leyendas.

Antes del siglo XX, la dinastía Zhou (1046-256 a. C.) fue la primera dinastía china que pudo verificarse a partir de sus propios registros. Sin embargo, durante la dinastía Song (960-1279 d. C.), los anticuarios recolectaron vasijas rituales de bronce atribuidas a la era Shang, algunas de las cuales tenían inscripciones. [22]

Valle del río Amarillo Editar

En 1899, varios estudiosos notaron que los farmacéuticos chinos vendían "huesos de dragón" marcados con caracteres curiosos y arcaicos. [22] Estos fueron finalmente rastreados en 1928 hasta un sitio (ahora llamado Yinxu) cerca de Anyang, al norte del río Amarillo en la moderna provincia de Henan, donde la Academia Sinica llevó a cabo excavaciones arqueológicas hasta la invasión japonesa en 1937. [22]

Los arqueólogos se centraron en el valle del río Amarillo en Henan como el sitio más probable de los estados descritos en las historias tradicionales. Después de 1950, los restos del asentamiento amurallado anterior de la ciudad Shang fueron descubiertos cerca de Zhengzhou. [22] Se ha determinado que los muros de tierra en Zhengzhou, erigidos en el siglo XV aC, habrían tenido 20 m (66 pies) de ancho en la base, elevándose a una altura de 8 m (26 pies), y formaron una pared aproximadamente rectangular de 7 km (4 millas) alrededor de la ciudad antigua. [23] [24] La construcción de estos muros con tierra apisonada fue una tradición heredada, ya que se han encontrado fortificaciones mucho más antiguas de este tipo en sitios neolíticos chinos de la cultura Longshan (c. 3000-2000 aC). [23]

En 1959, se encontró el sitio de la cultura Erlitou en Yanshi, al sur del río Amarillo cerca de Luoyang. [23] La datación por radiocarbono sugiere que la cultura Erlitou floreció ca. 2100 AC al 1800 AC. Construyeron grandes palacios, lo que sugiere la existencia de un estado organizado. [25] En 1983, la ciudad de Yanshi Shang fue descubierta a 6 kilómetros (3,7 millas) al noreste del sitio de Erlitou en el municipio de Shixianggou de Yanshi. Se trata de una gran ciudad amurallada que data del 1600 a. C. Tenía un área de casi 200 hectáreas (490 acres) y presentaba cerámica característica de la cultura Erligang.

Los restos de una ciudad amurallada de unas 470 hectáreas (1.200 acres) fueron descubiertos en 1999 al otro lado del río Huan desde el sitio bien explorado de Yinxu. La ciudad, ahora conocida como Huanbei, aparentemente estuvo ocupada durante menos de un siglo y destruida poco antes de la construcción del complejo Yinxu. [26] [27]

Los historiadores chinos estaban acostumbrados a la noción de que una dinastía sucediera a otra, e identificaron fácilmente los sitios de Erligang y Erlitou con las primeras dinastías Shang y Xia de historias tradicionales. La situación política real en la China temprana puede haber sido más complicada, ya que Xia y Shang eran entidades políticas que existían al mismo tiempo, al igual que se sabe que los primeros Zhou, quienes establecieron el estado sucesor de Shang, existieron al mismo tiempo que el Shang. [21] También se ha sugerido que la leyenda Xia se originó como un mito Shang de un pueblo anterior que eran sus opuestos. [28]

Otros sitios Editar

La cultura Erligang centrada en el sitio de Zhengzhou se encuentra en una amplia área de China, incluso tan al noreste como el área de Beijing moderno, donde al menos un entierro en esta región durante este período contenía tanto utensilios de bronce de estilo Erligang como de estilo local. joyas de oro. [21] El descubrimiento de un estilo Chenggu ge El hacha de la daga en Xiaohenan demuestra que incluso en esta etapa temprana de la historia china, existían algunos vínculos entre las áreas distantes del norte de China. [21] El sitio de Panlongcheng en el valle medio del Yangtze fue un importante centro regional de la cultura Erligang. [29]

Hallazgos accidentales en otras partes de China han revelado civilizaciones avanzadas contemporáneas pero culturalmente diferentes al asentamiento en Anyang, como la ciudad amurallada de Sanxingdui en Sichuan. Los eruditos occidentales dudan en designar tales asentamientos como pertenecientes a la dinastía Shang. [30] También a diferencia de los Shang, no hay evidencia conocida de que la cultura Sanxingdui tuviera un sistema de escritura. Por lo tanto, el último estado de Shang en Anyang generalmente se considera la primera civilización verificable en la historia de China. [5]

Por el contrario, las primeras capas del sitio de Wucheng, anteriores a Anyang, han producido fragmentos de cerámica que contienen secuencias cortas de símbolos, lo que sugiere que pueden ser una forma de escritura bastante diferente en forma de caracteres de huesos de oráculo, pero la muestra es demasiado pequeña. para descifrar. [31] [32] [33]

Estudios genéticos Editar

Un estudio del ADN mitocondrial (heredado en la línea materna) de las tumbas de Yinxu mostró similitudes con los chinos Han del norte moderno, pero diferencias significativas con los chinos Han del sur. [34]

El evento más antiguo con fecha segura en la historia de China es el comienzo de la Regencia de Gonghe en el 841 a. C., a principios de la dinastía Zhou, una fecha establecida por primera vez por el historiador de la dinastía Han, Sima Qian. Los intentos de establecer fechas anteriores han estado plagados de dudas sobre el origen y transmisión de los textos tradicionales y las dificultades en su interpretación. Intentos más recientes han comparado las historias tradicionales con datos arqueológicos y astronómicos. [35] Se han propuesto al menos 44 fechas para el final de la dinastía, que van desde el 1130 a. C. hasta el 1018 a. C. [36]

  • Las fechas tradicionales de la dinastía, desde 1766 a. C. hasta 1122 a. C., fueron calculadas por Liu Xin durante la dinastía Han. [37]
  • Un cálculo basado en el "texto antiguo" del Anales de bambú da fechas de 1523 a. C. a 1027 a. C. [37]
  • David Pankenier, al intentar identificar los eventos astronómicos mencionados en los textos de Zhou, fechó el comienzo de la dinastía en 1554 a. C. y su derrocamiento en 1046 a. C. [37]
  • El Proyecto de Cronología Xia-Shang-Zhou identificó el establecimiento de la dinastía con la fundación de una ciudad amurallada de la cultura Erligang en Yanshi, fechada en c. 1600 aC. [38] El proyecto también llegó a una fecha de finalización de 1046 a. C., basado en una combinación de la evidencia astronómica considerada por Pankenier y la datación de capas arqueológicas. [39]

Los registros directos más antiguos que se conservan datan de aproximadamente 1250 a. C. en Anyang, y abarcan los reinados de los últimos nueve reyes Shang. Los Shang tenían un sistema de escritura completamente desarrollado, conservado en inscripciones de bronce y un pequeño número de otras escrituras sobre cerámica, jade y otras piedras, cuerno, etc., pero más prolíficamente sobre huesos de oráculo. [40] La complejidad y sofisticación de este sistema de escritura indica un período anterior de desarrollo, pero aún falta evidencia directa de ese desarrollo. Otros avances incluyeron la invención de muchos instrumentos musicales y observaciones celestes de Marte y varios cometas por parte de los astrónomos Shang. [41]

Su civilización se basó en la agricultura y fue aumentada por la caza y la cría de animales. [42] Además de la guerra, los Shang también practicaban sacrificios humanos. [43] Se ha descubierto que los cráneos de las víctimas de los sacrificios son similares a los de la China moderna (según las comparaciones con los restos de Hainan y Taiwán). [44] [45] También se excavaron conchas de cauri en Anyang, lo que sugiere comercio con los habitantes de la costa, pero hubo un comercio marítimo muy limitado ya que China estuvo aislada de otras grandes civilizaciones durante el período Shang. [46] Las relaciones comerciales y diplomáticas con otras potencias formidables a través de la Ruta de la Seda y los viajes chinos al Océano Índico no existieron hasta el reinado del emperador Wu durante la dinastía Han (206 a. C. - 221 d. C.). [47] [48]

Vida en la corte Editar

En el palacio real excavado de Yinxu, se encontraron grandes bases de pilares de piedra junto con cimientos y plataformas de tierra apisonada, que según Fairbank, eran "tan duros como el cemento". [22] Estos cimientos, a su vez, sustentaron originalmente 53 edificios de construcción de postes y vigas de madera. [22] Muy cerca del complejo palaciego principal, había pozos subterráneos utilizados para almacenamiento, cuartos de servicio y alojamiento. [22]

Muchas tumbas reales de Shang habían sido excavadas y devastadas por ladrones de tumbas en la antigüedad, [49] pero en la primavera de 1976, el descubrimiento de la Tumba 5 en Yinxu reveló una tumba que no solo estaba intacta, sino que era una de las más ricamente amuebladas. Tumbas Shang que los arqueólogos todavía habían encontrado. [50] Con más de 200 vasijas rituales de bronce y 109 inscripciones del nombre de Lady Fu Hao, Zheng Zhenxiang y otros arqueólogos se dieron cuenta de que habían tropezado con la tumba de la consorte más famosa del rey Wu Ding, Fu Hao, que se menciona en el oráculo de Shang 170 a 180. inscripciones óseas, y quien también fue reconocido como un general militar. [51] Junto con vasijas de bronce, se encontraron vasijas de gres y cerámica, armas de bronce, figuras de jade, peinetas y horquillas de hueso. [52] [53] [54] El equipo arqueológico argumenta que la gran variedad de armas y vasijas rituales en su tumba se correlaciona con los relatos de huesos del oráculo de sus actividades militares y rituales. [55]

La capital fue el centro de la vida de la corte. Con el tiempo, se desarrollaron rituales de la corte para apaciguar a los espíritus y, además de sus deberes seculares, el rey sería el líder del culto de adoración a los antepasados. A menudo, el rey incluso realizaba él mismo adivinaciones con huesos de oráculo, especialmente cerca del final de la dinastía. La evidencia de las excavaciones de las tumbas reales indica que la realeza fue enterrada con artículos de valor, presumiblemente para su uso en el más allá. Quizás por la misma razón, cientos de plebeyos, que pueden haber sido esclavos, fueron enterrados vivos con el cadáver real.

Una línea de reyes Shang hereditarios gobernó gran parte del norte de China, y las tropas de Shang libraron guerras frecuentes con asentamientos vecinos y pastores nómadas de las estepas del interior de Asia. El rey Shang, en sus adivinaciones oraculares, mostró repetidamente preocupación por la colmillo grupos, los bárbaros que viven fuera de los civilizados tu regiones, que constituían el centro del territorio Shang. [ aclaración necesaria ] En particular, el tufang grupo de la región de Yanshan fue mencionado regularmente como hostil a los Shang. [21]

Aparte de su papel como comandantes militares en jefe, los reyes Shang también afirmaron su supremacía social actuando como sumos sacerdotes de la sociedad y dirigiendo las ceremonias de adivinación. [56] Como revelan los textos de los huesos del oráculo, los reyes Shang fueron vistos como los miembros mejor calificados de la sociedad para ofrecer sacrificios a sus antepasados ​​reales y al dios supremo Di, quien en sus creencias era responsable de la lluvia, el viento y el trueno. . [56]

El Rey nombró funcionarios para administrar ciertas actividades, generalmente en un área específica. Estos incluían funcionarios de campo (agrícolas) 田, pastores 牧, oficiales de perros 犬 (caza) y guardias 衛. Estos oficiales dirigieron sus propios séquitos en el desempeño de sus funciones, y algunos se volvieron más independientes y emergieron como gobernantes propios. Había un sistema básico de burocracia en vigor, con referencias a puestos como "Oficiales de muchos perros", "Muchos oficiales de caballos", "Muchos artesanos", "Muchos arqueros" o títulos de la corte como "Servidor junior para el cultivo". o "Servidor Junior para jornaleros". Los gobernantes más distantes eran conocidos como marqués 侯 o conde 伯, que a veces proporcionaban tributo y apoyo al Rey Shang a cambio de ayuda militar y servicios de augurio. Sin embargo, estas alianzas eran inestables, como lo indican las frecuentes adivinaciones reales sobre la sostenibilidad de tales relaciones. [57]

Religión Editar

Los rituales religiosos Shang incluían adivinación y sacrificio. El grado en que el chamanismo era un aspecto central de la religión Shang es un tema de debate. [58] [59]

Había seis destinatarios principales del sacrificio: (1) Di (el Dios Supremo), (2) poderes de la naturaleza como el sol y los poderes de la montaña, (3) antiguos señores, humanos fallecidos que habían sido agregados al panteón dinástico, (4) antepasados ​​predinásticos, (5) antepasados ​​dinásticos y (6) esposas reales que fueron antepasados ​​del actual rey. [60]

Los Shang creían que sus antepasados ​​tenían poder sobre ellos y realizaban rituales de adivinación para asegurar su aprobación para las acciones planificadas. [61] La adivinación implicaba romper el caparazón de una tortuga o la escápula de un buey para responder una pregunta, y luego registrar la respuesta a esa pregunta en el propio hueso. [58] Se desconoce qué criterios utilizaron los adivinos para determinar la respuesta, pero se cree que es el sonido o el patrón de las grietas en el hueso. [ cita necesaria ]

Los Shang también parecen haber creído en una otra vida, como lo demuestran las elaboradas tumbas funerarias construidas para los gobernantes fallecidos. A menudo, en la tumba se incluían "carruajes, utensilios, vasijas de sacrificio [y] armas". [62] El entierro de un rey implicaba el entierro de unos pocos cientos de humanos y caballos para acompañar al rey al más allá, en algunos casos incluso cuatrocientos. [62] Finalmente, las tumbas incluían adornos como el jade, que los Shang pudieron haber creído que protegían contra la descomposición o conferían inmortalidad.

La religión Shang era muy burocrática y meticulosamente ordenada. Los huesos de Oracle contenían descripciones de la fecha, el ritual, la persona, el antepasado y las preguntas asociadas con la adivinación. [58] Las tumbas mostraban arreglos de huesos muy ordenados, con grupos de esqueletos dispuestos en la misma dirección.

Trabajo de bronce Editar

La fundición y la cerámica de bronce chinas avanzaron durante la dinastía Shang, y el bronce se usó típicamente para artículos ritualmente significativos, en lugar de principalmente utilitarios. Desde c. 1500 a. C., la dinastía Shang temprana se dedicó a la producción a gran escala de vasijas y armas de bronce. [63] Esta producción requería una gran fuerza laboral que pudiera manejar la extracción, refinación y transporte de los minerales de cobre, estaño y plomo necesarios. Esto, a su vez, creó la necesidad de gerentes oficiales que pudieran supervisar tanto a los trabajadores como a los artesanos y artesanos calificados. [63] La corte real de Shang y los aristócratas requerían una gran cantidad de vasijas de bronce diferentes para diversos propósitos ceremoniales y eventos de adivinación religiosa. [63] Las reglas ceremoniales incluso decretaban cuántos contenedores de bronce de cada tipo podía poseer un noble o una mujer noble de cierto rango. Con la mayor cantidad de bronce disponible, el ejército también podría equiparse mejor con una variedad de armamento de bronce. El bronce también se usó para los accesorios de carros de ruedas con radios, que aparecieron en China alrededor del 1200 a. C. [56]


Biografía [editar | editar fuente]

Lo que se sabe es que el rey Wu Ding cultivaría la lealtad de las tribus vecinas al casarse con una mujer de cada una de ellas. Fu Hao (que era una de las 60 esposas del emperador) ingresó a la casa real a través de dicho matrimonio y aprovechó la sociedad de esclavos semi-matriarcales para ascender de rango. & # 913 & # 93 Fu Hao es conocido por los eruditos modernos principalmente por inscripciones en artefactos de huesos de oráculo de la dinastía Shang desenterrados en Yinxu. & # 914 & # 93

En estas inscripciones se muestra que ha dirigido numerosas campañas militares. Los Tu-Fang habían luchado contra los Shang durante generaciones hasta que finalmente fueron derrotados por Fu Hao en una única batalla decisiva. Siguieron más campañas contra los vecinos Yi, Qiang y Ba. Este último es particularmente recordado como la primera emboscada a gran escala registrada en la historia de China. Con hasta 13.000 soldados e importantes generales Zhi y Hou Gao sirviendo a sus órdenes, era la líder militar más poderosa de su tiempo. & # 915 & # 93 Este estado tan inusual es confirmado por las muchas armas, incluidas grandes hachas de batalla, desenterradas de su tumba. & # 912 & # 93

Aunque el Rey Shang ejercía el máximo control sobre los asuntos rituales, que eran la actividad política más importante del día, las inscripciones en los huesos del oráculo muestran que Wu Ding instruyó repetidamente a Fu Hao para que llevara a cabo rituales especiales y ofreciera sacrificios. Esto era muy inusual para una mujer de esa época y muestra que el rey debe haber tenido una gran confianza en su esposa. Las vasijas de bronce de sacrificio y los caparazones de tortuga inscritos preparado por Fu Hao descubrió en su tumba una prueba más de su condición de gran sacerdotisa y lanzadora de oráculos. & # 912 & # 93

She also controlled her own fiefdom on the borders of the empire, and was the mother of Prince Jie (oracle bone inscriptions show concern for her well-being at the time of the birth). She died before King Wu Ding, and he constructed a tomb for her on the edge of the royal cemetery at his capital Yin. The King later made many sacrifices here in hope for her spiritual assistance in defeating the attacking Gong, who threatened to completely wipe out the Shang. Α] The tomb was unearthed by archaeologists in 1976 and is now open to the public.


Bone analysis

Archaeologists often deduce where ancient people came from by looking at the strontium isotopes in their skeletons' teeth. However, the majority of the rensheng that Cheung and her colleagues investigated had been all decapitated, making this approach impractical.

Instead, the researchers tested a different approach, analyzing the carbon, nitrogen and sulfur isotopes in these bones. These isotopes are typically linked with diet, and so may indirectly yield clues as to the skeletons' origins.

The scientists compared the isotopes seen in the 68 sacrificial victims with those in 39 locals from a residential neighborhood in Yinxu and found the sacrificial victims were likely not from Yinxu.

"We have provided the first direct evidence for a hypothesis that was until now only supported by ancient texts more than 3,000 years old," Cheung told Live Science. "It's like finding Troy and proving the Iliad was not completely fiction."

The isotopic evidence suggested that both the sacrificial victims and the Yinxu locals subsisted heavily on millets. However, it also hinted that the Yinxu locals, unlike the sacrificial victims, dined on small amounts of other crops such as wheat or rice, or perhaps wild animals such as fish or deer. These differences helped reveal that the sacrificial victims likely originated from outside Yinxu.


Lady Fu Hao and her Lavish Tomb of the Shang Dynasty

Lady Fu Hao is a highly extraordinary character from Chinese history, who lived over three millennia ago. In a society that was heavily dominated by male figures, Fu Hao took on roles that other women of her time would never even dream of taking. Apart from being a wife and a mother, Fu Hao was also a military leader, a shaman / priestess, and an influential politician. The discovery of her lavish tomb in the 1970s is a reflection of her important position in life.

Commemorative statue of Fu Hao at Yinxu ( Wikimedia)

Lady Fu Hao lived during the reign of Emperor Wu Ding of the Shang dynasty (c. 1250 – 1192 B.C.). According to Chinese historical records, Wu Ding gained the alliance of neighbouring tribes by marrying a woman from each of the tribes. As a result, he had numerous wives, 60 according to historical sources, and Fu Hao was one of them. Although it is unclear as to the way Fu Hao rose through the ranks, the Shang dynasty oracle bones provide us with some information as to her contributions to the Shang dynasty.

The oracle bones discovered at Yinxi provide us with a tantalising glimpse of the life of Fu Hao. According to the inscriptions on the bones, she led several successful military campaigns against the enemies of the Shang, including the Tu-Fang, a tribe that fought the Shang for generations. Fu Hao utterly defeated them in one decisive battle. She also led campaigns against the Yi, Qiang and Ba tribes.

Oracle bone with a divination inscription from the Shang dynasty, dating to the reign of King Wu Ding ( Wikpedia)

Lady Fu Hao’s role was not restricted to military matters, as she was involved in important ceremonial matters as well. Whilst the Shang kings had absolute control over this aspect of Shang society, the oracle bones reveal that Emperor Wu Ding gave instructions to Lady Fu Hao on various occasions to conduct special rituals and offer sacrifices. This demonstrates the enormous amount of power that Fu Hao wielded, and the high esteem in which Wu Ding held her in.

Whilst it may be possible that these great works were performed after she rose to the top of the hierarchy, it may be equally plausible that it was these deeds that helped Fu Hao secure her high position in Shang society. Regardless, LFu Hao’s tomb is a perfect reflection of the status that she had in life.

As Fu Hao died before Wu Ding, a tomb was built for her near Anyang. Discovered in 1976, Lady Fu Hao’s tomb is one of the best preserved from the Shang dynasty. The tomb is a single large pit measuring 5.6 x 4 m at the mouth. Inside this pit is a wooden chamber 5 meters (16.4 feet) long, 3.5 meters (11.5 feet) wide and 1.3 meters (4.3 feet) high. The chamber held a lacquered coffin which has since rotted away. Archaeologists were able to establish the identity of the tomb’s owner as Lady Fu Hao due to the inscription of her name on the tomb’s ritual bronzes.

The tomb of Lady Fu Hao. Skeletons can be seen around the perimeter ( Wikimedia).

The grave goods found in Lady Fu Hao’s tomb were exceptional, as it was one of the few tombs in China that was discovered unlooted. In total, more than 400 bronze relics were found in the tomb, including weapons, bells, mirrors, and ritual vessels. Furthermore, a vast quantity of jade (755 items), bone (564 items), ivory, stone and ceramic objects, as well as thousands of cowrie shells (Shang currency) were found in the tomb. Apart from these offerings, human sacrifices were also performed, so that Fu Hao would have servants to serve her in the afterlife. This is evident in the skeletons off 16 human beings buried around the perimeter of her tomb.

It is perhaps an extremely fortunate that Lady Fu Hao’s tomb was discovered intact by archaeologists. Without the oracle bones or the grave goods from the tomb, it is highly likely that Fu Hao would have been lost to history forever. It is only through these artefacts that the life of such a remarkable figure is known to us.


Unearthing Secrets of Human Sacrifice

In the Mesopotamian Epic of Gilgamesh , the demigod and his comrade Enkidu rip out the heart of the Bull of Heaven as a gift to the sun god Shamash. This bloody act is far from the only time sacrifice makes an appearance in the world’s most ancient stories, and in some tales such rituals claim human lives, or almost. In Greek myth, King Agamemnon decides to sacrifice his daughter Iphigenia to Artemis as payment for letting the Greek fleet sail to Troy. In the book of Genesis, Abraham nearly sacrifices his son Isaac to God , with an angel staying Abraham’s hand only at the last minute.

But human sacrifice is not merely the stuff of legends: Archaeologists have found evidence of it at sites across the globe. Sacrificial pits that dot the site of Yinxu, the last capital of China’s Shang dynasty, offer one notable example. The earliest Chinese dynasty to leave an archaeological record, the Shang era spanned from about 1600 BC to 1000 BC. More than 13,000 people were sacrificed at Yinxu over a roughly 200-year period, scientists estimate, with each sacrificial ritual claiming 50 human victims on average.

Recent research is deepening archaeological knowledge about the practice of sacrifice through history. This work, which often uses techniques from fields outside traditional archaeology, is offering new insights about the victims — where they were from, what roles they played in society, how they lived before they were killed and why they were chosen to begin with.

These findings, in turn, could help answer more fundamental questions about the functions that sacrifices served and the nature of the societies that performed them.

New Methods for Probing Sacrifices

Sacrifices undoubtedly played dramatic roles in human affairs in ancient history, but these bloody rituals have proved challenging to study , says archaeologist Glenn Schwartz of Johns Hopkins University.

“Archaeology is all about analyzing the physical remains of human activity, and if you’re talking about religious issues such as beliefs in the cosmos and the supernatural, how do you infer those from physical objects?” él dice. “It’s a lot easier for archaeologists to study, say, the economic or political issues of past societies than it is to study what they may have believed about the world and why they did what they did in religious contexts.”

Now, “many new techniques are making it easier and easier to study sacrifice in a sophisticated way, especially in the field of bioarchaeology, the study of human remains, and zooarchaeology, the study of animal remains,” Schwartz says.

In a 2017 analysis of the carbon, nitrogen and sulfur isotopes in human bones found in the royal cemetery of Yinxu, for example, bioarchaeologist Christina Cheung at Simon Fraser University in Burnaby, Canada, and her colleagues found that those sacrificed probably came from outside Yinxu.

The tomb of Lady Fu Hao at Yinxu. It contained 6 dog skeletons, 16 human slave skeletons, and numerous grave goods. ( Credit: Wikimedia Commons)

The discovery in Yinxu supported records in “oracle bone” inscriptions — the earliest known writing in China, which typically involved diviners carving questions on turtle shells or ox bones. These inscriptions had suggested that many sacrificial victims were foreigners whom the leaders of Yinxu captured in wars, and the isotopic analysis added physical evidence to back up that scenario. It also revealed that the captives were likely kept at Yinxu for years before they were sacrificed Cheung and her colleagues suggested that these captives were enslaved as laborers, since it would not otherwise make sense to support them for so long.

“Archaeology has become more and more interdisciplinary, borrowing more and more techniques from other sciences that have allowed us to look into the past with entirely new levels of detail and accuracy,” Cheung says.

Lives Designed for Death

Scientists are also uncovering new details about the lifestyles of sacrificial victims. In 2013 , archaeologist Andrew Wilson at the University of Bradford in the United Kingdom and his colleagues investigated three roughly 500-year-old mummified bodies discovered near the frozen summit of the volcano Llullaillaco in Argentina. With ages of between 4 and 13, these were separately entombed victims of the Inca child sacrifice practice known a s capacocha .

Chemical analyses of the child mummies’ scalp hair revealed that they were given escalating levels of coca leaves and corn beer in the year before their deaths the oldest, dubbed “the Llullaillaco Maiden,” was even found with coca leaves between her clenched teeth. These findings, along with prior work suggesting that they ate more meat and corn in their final year , revealed that the Inca may have given capacocha victims exalted ways of life before their fates.

This frozen mummy was found entombed near the top of the Llullaillaco volcano in northwest Argentina. Known as the Llullaillaco Maiden, the 13-year-old was ritually killed in an Inca rite hundreds of years ago. An X-ray image reveals a wad of coca leaves (colored green) clenched between her teeth. (Credit: Redit: A.S. Wilson et al./PNAS 2013 (Photos Johan Reinhard Ct Scans: Dept. of Forensic Medicine/Univ. of Copenhagen)

Other sacrificial victims endured humbler lifestyles and more dismal ends. Among the Maya — if one assumes that physical ailments suggested lower rank while good health implied elite status —anatomical details such as the number of cavities in teeth suggest that victims typically did not rank among the upper class.

New findings are also overturning some previous interpretations of sacrifices. One example concerns the Royal Cemetery of Ur in what is now Iraq, which dates to sometime around 2500 BC and was excavated in the 1920s. The site contains tombs of ruling-class people, some of them buried with treasures and as many as 74 other people. The latter apparently died to accompany the elites into the afterlife, presumably to serve them, Schwartz says.

One of the site’s excavators, the British archaeologist Sir Leonard Woolley , had suggested that the human sacrifices there voluntarily gave up their lives to serve their superiors in the afterlife, and he proposed that cups found near their skeletons contained poison they took to join their lord or lady. But research in the past decade using computed tomography (CT) scans of the skeletons at Ur has shown that at least some of these people were killed by a blow to a head and were not, perhaps, willing victims.

Recent analyses of the bones of sacrificial victims at Ur also revealed that their bodies were heated and exposed to mercury vapor after death. This was probably done to keep them from decomposing so they could be kept on display in a public setting. The bodies of some were adorned with copper helmets and gold jewelry, and they may have been arranged in a tableau, suggesting that they were dressed in elaborate costumes and posed as participants in a feast, Schwartz says.

All in all, such findings help reveal not only how the victims died but perhaps why they were slain.

“When it comes to the general question of why there was this peculiar, macabre phenomenon where people at Ur were killing up to 70 other people to accompany high-ranking elites to the afterlife, we now know that it was not a voluntary submission of death on the part of the victims, and that it was all part of a show for a large number of people to see,” Schwartz says. “It was an object lesson to everyone — ‘This is the kind of thing that is supposed to happen, and we should all accept that reality.’”

The grisly spectacle the killings provided may have served political purposes. “One pattern we’re seeing across cultures is that the biggest, bloodiest sacrifices are often seen at the establishment of new governments, and scale down once governments become more stable,” Cheung says. “These findings are giving us insight on how cultures maintain social cohesion.”

Sacrifice, or Just Violent Death?

A key challenge in the archaeology of sacrifice is determining what is actually a sacrifice. In pre-Columbian Mesoamerica, for example, where ritual killing of humans was ubiquitous among the Maya, Inca, Aztecs and others, it can be tempting to identify any evidence of violent death as sacrifice, but researchers may at times consider other explanations, such as mass executions or reprisal killings, Schwartz notes.

One ambiguous scenario where scientists could draw multiple interpretations is the site at Umm el-Marra, in what is now northern Syria, which Schwartz has studied extensively. In a tomb there, Schwartz and his colleagues found a shaft, dug through bedrock, that was layered with animal bodies. At the bottom were 13 people killed by blows to their heads.

A Maya vessel showing a scene of sacrifice. (Credit: Dallas Museum of Art/Wikimedia Commons)

“You can have evidence that a human or animal died a violent death, as in our Shaft 1, but how do you know death was perpetrated as a sacrifice in a religious context?” Schwartz says. “What you can do is look for repeated patterns that something special was going on. The problem at Umm el-Marra is that it’s the only tomb I know of like it. If we find other tombs where we see similar patterns of behavior, we’d have a better idea if sacrifices were happening at Umm el-Marra.”

“Or you can find a feature like our Tomb 1, with two richly adorned women placed above two men with few objects. This might imply the burial of high-ranking women together with sacrificed men of lower rank, but the pattern is unique and therefore difficult to interpret.”

A More Humanistic Approach

There are many aspects of sacrifice that remain unexplored, and many of them could yield insights about the humanity of the victims. Discarding preconceived notions about gender roles in past societies, for example, could help reveal details that past research overlooked or ignored.

In Mesoamerica and the Andes, Schwartz notes, it is common to find evidence of sacrificed captive warriors. If a female is found among such victims, one might assume that she wasn’t a captive warrior, “but there could, in fact, have been female warriors — we have to entertain such possibilities, and not jump to conclusions,” he says. “For instance, we can look at the bodies of victims to see if they had repeated exposure to wounds as evidence of military activity, regardless of gender.”

In fact, some sacrifice victims may have been considered neither male nor female — there may have been other genders that were recognized by their societies. “DNA studies might identify individuals whose skeletal remains are male or female, but who were buried with objects that are associated with a different gender,” Schwartz says.

Future breakthroughs in the archaeology of sacrifice may come from both new technologies and fresh outlooks, in other words.

“There has been a conscious effort in archaeology to adopt the point of view from more humanistic fields of anthropology — to stop seeing the past as a series of isolated, almost fantasy-like stories, and to try to relate to people on a human level,” Cheung says. “These bones were once living human beings, in many ways much like us.”

This article originally appeared in Knowable Magazine , an independent journalistic endeavor from Annual Reviews. Sign up for the newsletter .


Excavation sites

At 30 km² this is the largest archaeological site in China and excavations have uncovered over 80 rammed-earth foundation sites including palaces, shrines, tombs and workshops. From these remains archaeologists have been able to confirm that this was the spiritual and cultural center of the Yin Dynasty. [6]

The best preserved of the Shang Dynasty royal tombs unearthed at Yinxu is the Tomb of Fu Hao. The extraordinary Lady Hao was a military leader and the wife of Shang King Wu Ding. The tomb was discovered in 1976 and has been dated to BCE 1250. It was completely undisturbed, having escaped the looting that had damaged the other tombs on the site, and in addition to the remains of the Queen the tomb was discovered to contain 6 dog skeletons, 16 human slave skeletons, and numerous grave goods of huge archaeological value. The tomb was thoroughly excavated and extensively restored and is now open to the public.

Also located on site is the Exhibition Hall of Chariot Pits where the earliest samples of animal-driven carts discovered by Chinese archaeology are on display. [ 7 ] These artifacts were excavated by the Anyang Working Station of the Archaeological Institute of the Chinese Social Science Academy and the Historical Relics Working Team of Anyang Municipality in the northern and southern lands of Liujiazhuang village and the eastern land of Xiaomintun village and put on display within the hall. [ 8 ] The six pits each contain the remains of a carriage and two horses. Five of the pits were also found to contain the remains of a human sacrifice (four adult males and one child). Also on display are the remains of an 8.35 meter wide Shang Dynasty road discovered at Anyang Aero Sports School in 2000. [ 9 ]

In 2006 the site was inscribed on the UNESCO list of World Heritage Sites. [ 10 ]