La historia

Primera comida de acción de gracias

Primera comida de acción de gracias



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Uno de los feriados nacionales más importantes de los Estados Unidos es día de Gracias. Si bien hubo muchos eventos que dieron origen a la tradición, se cree que comenzó en 1621. Cuando el Mayflower salió de Inglaterra en septiembre de 1620, aterrizó en Cape Cod donde los colonos comenzaron a establecerse. Después de los peregrinos primera cosecha triunfado, los peregrinos y los nativos americanos planearon una fiesta. Los colonos de Plymouth y los indios Wampanoag compartieron la fiesta que ha llegado a conocerse como cena de Acción de Gracias. Mientras que muchos Tradiciones nativas americanas se utilizaron para cocinar la comida, el postre no era parte del banquete inicial. En 1817, Nueva York se convirtió en el primer estado en organizar una Acción de gracias. Pero no fue hasta 1863 que el presidente Abraham Lincolnorte lo declaró un fiesta Nacional. Así que la historia de la cena de Acción de Gracias se remonta a los inicios de la propia historia de Estados Unidos.

El Día de Acción de Gracias puede abarcar una variedad de diferentes tradiciones pero es más que el comienzo de la temporada navideña. Como el día de viaje más concurrido del año, tiene lugar cada año el cuarto jueves de noviembre. Desde el fútbol hasta los huesos de los deseos, hay tradiciones únicas, decoraciones y recetas que acompañan a la cena de Acción de Gracias. Si usted tiene Gallinas de Cornualles o pavo asado al horno, ¡hay muchas formas de celebrar esta festividad!

Dada la importancia del Día de Acción de Gracias en los Estados Unidos, no sorprende que muchos viajar a casa para estas vacaciones. Sin embargo, ¡el Día de Acción de Gracias es más que la conocida fiesta! Para algunos, puede ser un momento para retribuir trabajar como voluntario en un banco de alimentos o refugio para personas sin hogar. Para aquellos en casa, pasar tiempo con la familia viendo fútbol o el Desfile del Día de Acción de Gracias de Macy's es habitual. los Trote de pavo ¡También es un evento nacional popular que puede ayudar a equilibrar las comidas de la cena de Acción de Gracias! Como la carrera más popular en Estados Unidos, esta carrera comenzó en Buffalo, Nueva York en 1896 y aún continúa. Pero no te olvides de uno de los momentos más tradiciones prominentes - ¡El pavo perdón! En lugar de ser parte de la fiesta, el presidente de los Estados Unidos perdona un pavo dotado.


Wampanoag y Pilgrims: un trato y una comida

Mientras estos debates ocurrían entre los Wampanoag, los Peregrinos, la mayoría de los cuales aún vivían en el estrecho y crujiente Mayflower, lucharon por sobrevivir al invierno. La mitad de ellos murió de enfermedad, resfriado, hambre o una combinación de los tres.

A lo largo de la temporada, los Wampanoag dieron a conocer su presencia, pero no se acercaron hasta febrero, cuando Samoset, un miembro de la tribu Abenaki de Maine que estaba de visita, se acercó a los líderes peregrinos. Hablaba inglés y llevaba un mensaje sutil: los Wampanoag estaban listos para la paz o la guerra con sus nuevos vecinos, y los Peregrinos debían dejar claras sus intenciones.

Varias semanas después, a fines de marzo, las relaciones diplomáticas entre los dos grupos se abrieron formalmente cuando Massasoit llegó a Plymouth, con el rostro pintado de rojo intenso y flanqueado por unos 60 guerreros intimidantes. Con Tisquantum actuando como intermediario, los dos grupos establecieron una especie de alianza a través de una serie de visitas, intercambios y la creencia, al menos por parte de los Wampanoag, de que este pequeño grupo de peregrinos seguiría siendo eso: pequeño.

"No creo que nadie en ese momento hubiera llegado a un acuerdo con los Peregrinos si supieran qué tan rápido se multiplicarían y comenzarían a llegar", dijo Peters.

Varios meses más tarde, después de recibir ayuda y protección de los Wampanoag, los Peregrinos celebraron la fiesta de la cosecha que formaría el meollo del mito del Día de Acción de Gracias siglos más tarde. Los miembros de Wampanoag ni siquiera fueron invitados, pero se presentaron. Un grupo de unos 100 hombres y Massasoit no vinieron a celebrar sino, según Peters, principalmente como un recordatorio de que controlaban la tierra en la que se alojaban los peregrinos y superaban en número a sus nuevos vecinos europeos.

Aquí es donde termina la narración tradicional de los peregrinos y el mito de Acción de Gracias, con los dos grupos sentados a cenar, celebrando su asociación y, para los peregrinos, celebrando su colonia exitosa y brindando por un futuro por venir. Pero de la misma manera que la historia real se remonta a antes de la llegada de los Peregrinos, se extiende hacia adelante.

En poco más de 50 años, los colonos europeos superarían en número a los indígenas, con asentamientos en crecimiento como la Colonia de la Bahía de Massachusetts al norte y Rhode Island al sur.

En la década de 1670, Massasoit había muerto y su hijo Wamsutta había muerto después de ser encarcelado en Plymouth por negociar la venta de un terreno a la colonia de la bahía de Massachusetts. Al mismo tiempo, los colonos estaban presionando cada vez más a lo largo de la región. Las relaciones entre los colonos y los nativos se deteriorarían en la devastadora Guerra del Rey Felipe, que terminó con la muerte, la esclavitud o el desplazamiento de la mayoría de los nativos que viven en el sur de Nueva Inglaterra.

La cabeza de otro de los hijos de Massasoit & rsquos, Metacomet, más conocido como el rey Felipe, estaba montada en un lucio a las afueras de la colonia de Plymouth como advertencia, y los descendientes de Massasoit, los peregrinos y rsquo gran & ldquoprotector y preservador & rdquo, fueron capturados y vendidos como esclavos en el Indias Occidentales.

Hay una razón por la que esta parte de la historia no se incluyó en los libros de historia escolar ni en los concursos ni fue recordada el Día de Acción de Gracias.

"No es una historia divertida", dijo Peters, pero su relato aleja el foco de atención de los europeos blancos, los peregrinos, y cambia el equilibrio hacia las personas que resultaron dañadas. Su narración fomenta la empatía que ha faltado en lo que respecta a las vidas de los nativos americanos.

"Nadie ha reconocido que estas atrocidades ocurrieron", dijo Peters, sacando a relucir la guerra del rey Felipe. "Sin embargo, cuando hablamos de ello, no hay empatía". La vida nativa no tiene el mismo valor.

"Creo que si podemos hacer que la gente acepte la historia y la forma en que sucedió, pueden comenzar a ver las vidas de los nativos americanos en el mismo plano que las vidas de los europeos", dijo.


¿Quiénes fueron los peregrinos que celebraron el primer Día de Acción de Gracias?

Una película financiada por NEH revisa a los separatistas puritanos que llegaron a bordo del muguete.

Desembarco de los peregrinos en 1620, un tapiz de Mabelle Linnea Holmes.

—Jamestown-Yorktown Educational Trust, Virginia / Bridgeman Images

En 1620, el muguete surcó el Atlántico a través de vientos en contra y corrientes oceánicas a una velocidad increíblemente lenta de dos millas por hora. La travesía de la embarcación abarrotada tomó más de dos meses angustiosos. En el camino, sus 102 pasajeros presenciaron una escena asombrosa. Durante una feroz tormenta, un sirviente contratado llamado John Howland había subido a la superficie en busca de aire fresco cuando el barco rodó violentamente, arrojándolo al mar embravecido. Se hundió bien bajo las olas. Es casi seguro que tal destino significó la muerte por ahogamiento. Sin embargo, de alguna manera, Howland se las había arreglado para agarrarse a una driza en su camino por la borda, y se aferró desesperadamente a ella el tiempo suficiente para que la tripulación lo llevara de regreso a un lugar seguro.

los muguete a su llegada al puerto de Plymouth por William Formby Halsall, 1882.

—Cortesía del Pilgrim Hall Museum, Plymouth, Massachusetts

Un grabado en madera del siglo XIX muestra a los peregrinos firmando un tratado con los Wampanoag en la casa de William Bradford, 1621.

—Granger, Nueva York. Reservados todos los derechos.

Howland no solo llegó a Estados Unidos y trabajó con su contrato, sino que se casó con una hermosa joven de la nueva colonia llamada Elizabeth Tilley. Produjeron diez hijos, que engendraron 88 nietos, de los cuales se estima que descendieron dos millones de estadounidenses durante los siguientes cuatro siglos. Estos incluyeron a Ralph Waldo Emerson, Joseph Smith, Franklin Delano Roosevelt, Humphrey Bogart, Chevy Chase y ambos presidentes Bush.

La historia de Howland sugiere el poder seminal del puñado de peregrinos que desembarcaron en Plymouth, cerca de Cape Cod, a finales del otoño de 1620. Cada cultura inventa mitos de la creación para responder a las preguntas: ¿De dónde venimos? ¿Qué nos trajo aquí? Tales mitos mezclan cuentos fantásticos con, a veces, un condimento de hechos.

Para la cultura estadounidense, la historia de los peregrinos, incluida su "primera fiesta de Acción de Gracias" con los nativos americanos locales, se ha convertido en la narrativa de creación dominante, que se celebra cada noviembre junto con pavo, pastel de calabaza y partidos de fútbol. The Pilgrims y Plymouth Rock han eclipsado el asentamiento inglés anterior de 1607 en Jamestown, Virginia, como el lugar donde nació América.

Un nuevo documental, Los peregrinos, escrito y dirigido por Ric Burns y realizado con la ayuda de una subvención de producción del National Endowment for the Humanities, se transmite en PBS Experiencia americana este 24 de noviembre y nuevamente en la noche de Acción de Gracias. Su recuento de la aventura y el calvario de los peregrinos arroja nueva luz sobre por qué su historia se convirtió en el mito de la creación que nosotros, como pueblo, adoptamos. Se basa en la historia única y casi perdida, De la plantación de Plymouth, escrito por William Bradford, gobernador de la nueva colonia durante más de 30 años, a quien el difunto actor Roger Rees retrata a partir de un guión derivado del libro de Bradford.

El cineasta Burns entrevista a varios académicos, quienes muestran cómo la realidad de la experiencia Pilgrim divergió de varias maneras de las imágenes incrustadas en la imaginación del público. Por ejemplo, "la historia del Día de Acción de Gracias de los peregrinos tiene a los nativos americanos dándoles la bienvenida con los brazos abiertos", dice Kathleen Donegan, profesora de inglés de Berkeley entrevistada en Los peregrinos cuyo libro Temporadas de miseria: catástrofe y asentamiento colonial en los primeros años de América fue una fuente para la película. “Se ha traducido en este festival multicultural. Pero así como los peregrinos no representan a todos los colonos ingleses, los Wampanoag, que festejaron con ellos, no representan a todos los nativos americanos. Las relaciones de los peregrinos con los Narragansett, o los Pequot, fueron completamente diferentes ".

Claramente, la historia de un “festival multicultural” que está sucediendo en los recién nacidos Estados Unidos resuena con la ideología nacional de la inclusión. Los Pilgrims personificaron elementos que se arraigaron en la cultura estadounidense, y esto ayuda a explicar por qué, en retrospectiva, los llamamos nuestros fundadores. Las fuerzas que dieron forma a sus vidas también permanecen hoy en día. En ese sentido, son personajes casi modernos: reemplace sus sombreros de ala ancha, jubones y enaguas con gorras de béisbol, camisetas y jeans, y podrían integrarse fácilmente en un grupo de apoyo de educación en el hogar o en una manifestación del Tea Party.

La imagen de armonía y tolerancia intergrupal es naturalmente atractiva para un país de inmigrantes como Estados Unidos. Muchos imaginan que los peregrinos dejaron atrás el Viejo Mundo para adorar a su gusto y comenzar un nuevo país imbuido de libertad religiosa, un ideal codificado posteriormente en la Primera Enmienda. Nada mas lejos de la verdad.

“Un gran error es que estaban a favor de la libertad religiosa y la libertad”, dice Donegan. “En realidad, los peregrinos vieron el mundo como un desierto, en el que la única forma correcta de practicar hacia Dios podría cultivar un jardín, y necesitabas un seto alrededor de ese jardín para protegerlo del desierto. Estaban aterrorizados por la contaminación. Los peregrinos fueron no por la libertad de religión. Todo lo contrario: tenían ideas muy específicas sobre cómo adorar a Dios y eran intolerantes con las desviaciones ". La historiadora Pauline Croft de la Universidad Royal Holloway de Londres declara en la película: “Se podría decir, si quisieras ser crítico, son unos locos religiosos que no se conforman con nada excepto la lectura más literal de la Biblia. Quieren transformar un estado-nación en algo que se parezca a lo que consideran un reino piadoso ".

Los puristas, por definición, son extremistas, y no es casualidad que muchos en Inglaterra apodaran a quienes querían reformar la Iglesia de Inglaterra como "puritanos", que "siempre fue un término burlón", explica Donegan. "Los muguete los peregrinos eran los reformadores más extremos. Se llamaban a sí mismos santos, pero también eran conocidos como separatistas, por su deseo de separarse completamente de la iglesia establecida. Eran puritanos extremadamente apasionados que veían a la Iglesia de Inglaterra como irremediablemente corrupta y sentían que tenían que dejarla para volver a una iglesia pura y honesta ”. Los separatistas veían la jerarquía de la iglesia, y sus festividades, rituales, vestimentas y oraciones, como obstáculos interpuestos entre la gente y Dios. En realidad, "estaban en un viaje hacia la pureza", dice en la película la historiadora Susan Hardman Moore de la Universidad de Edimburgo. "Eso es lo que buscaban, eso es lo que los sacó de Inglaterra". La devoción de los separatistas a las Escrituras como fuente ilimitada de fe se asemeja a la de los fundamentalistas religiosos de hoy, que veneran la palabra literal de Dios tal como se encuentra en la Biblia.

Irónicamente, la traducción más popular de esa Biblia, la versión King James, llegó bajo un monarca que, en cierto sentido, expulsó a los peregrinos de Inglaterra. Una cosa era estar en desacuerdo con la jerarquía de la iglesia, pero el problema político era que el jefe de la Iglesia de Inglaterra también era el rey reinante. Y James I, que llegó al poder en Inglaterra en 1603, era un firme creyente en la unidad cuando se trataba de su iglesia, no tenía paciencia con los rebeldes religiosos o las iglesias heterodoxas. “Cualquiera que se separe de la iglesia no solo se está separando de la iglesia, sino que se está separando de la autoridad real”, explica Michael Braddick, historiador de la Universidad de Sheffield, en la película. "Y eso es potencialmente muy peligroso".

Podría recibir una multa de 20 libras, equivalente a $ 9,000 en la actualidad, por no asistir a los servicios en la iglesia oficial. Los que persistieron se enfrentaron a la cárcel. Después de la Ley contra los puritanos de 1593, la reina Isabel añadió el destierro. "Creo que, con James, el siguiente paso podría haber sido la muerte para estas personas", afirma la novelista histórica Sue Allan en la película. “Era recién llegado al trono, no era popular. No iba a tener disidentes. Así que realmente creo que esta gente estaba arriesgando todo ".

Con la escritura en la pared, en 1608, los futuros peregrinos se exiliaron a Amsterdam, donde los holandeses tenían una mayor tolerancia hacia los protestantes radicales. Pronto se dirigieron al sur hacia Leiden, un centro textil donde formaron una pequeña comunidad de inmigrantes de habla inglesa y adoraron a Dios como quisieron, sin ser molestados. Pero tanto los adultos como los niños, que habían sido agricultores en Inglaterra, ahora trabajaban desde el amanecer hasta el anochecer, seis o siete días a la semana, tejiendo telas en las fábricas textiles. Incluso con tales dificultades, los peregrinos más tarde consideraron sus años en Leiden como una especie de "días de gloria", cuyas dificultades no eran nada comparadas con las pruebas que enfrentaron en Estados Unidos.

En 1617, los separatistas estaban ansiosos por moverse nuevamente. "Su mayor preocupación después de una década en esta tierra extranjera era que sus hijos se estaban volviendo holandeses", Nathaniel Philbrick, autor de Muguete, otra fuente para Los peregrinos, explica en la película. “Todavía estaban muy orgullosos de su herencia inglesa. También tenían miedo de que los españoles estuvieran a punto de atacar de nuevo ”. De hecho, se estaba gestando un conflicto entre el rey católico de España y las potencias protestantes europeas, que pronto envolvería al continente en la Guerra de los Treinta Años. Los protestantes radicales vieron esto como una batalla entre las fuerzas del bien (protestantismo) y el mal (catolicismo romano), poco menos que el Armagedón. “Todo parecía estar al borde del colapso total”, dice Philbrick. “Y decidieron que era hora de tirar de la cuerda una vez más. Incluso si eso significaba dejar todo lo que habían conocido durante toda su vida ".

Muchos en el grupo de Leiden tomaron la desgarradora decisión de dejar todo atrás, incluso a los niños, en algunos casos, e intentar un nuevo comienzo al otro lado del océano. Decidieron establecerse cerca de la desembocadura del río Hudson, no lejos de la actual ciudad de Nueva York. Un corredor de Londres, Thomas Weston, se acercó a ellos a principios de 1620 y les dijo que arreglaría el financiamiento para un pasaje al Nuevo Mundo. Sus inversores esperaban que los viajeros recolectaran recursos rentables como pieles de castor del territorio virgen. Los motivos comerciales detrás de la muguete Los viajes reciben poca atención en la mayoría de los libros de texto, pero bien pueden ser otro aspecto de la empresa de los Peregrinos que encaja con la sociedad estadounidense, dado que Estados Unidos se ha convertido en la economía capitalista más exitosa del mundo.

El momento adecuado para navegar habría sido a principios de la primavera, dando tiempo a los viajeros para sembrar cultivos y construir refugios durante el clima cálido. Pero, en junio, Weston no había recaudado el dinero y anunció que sus partidarios se estaban enfriando: insistían en que decenas de forasteros no separatistas los acompañaran. Esto fue, por supuesto, espantoso para los separatistas de culto, que dividieron a los suyos de estos otros por las categorías de santos y extraños. Sin embargo, no tenían recursos ni elección.

los mugueteEl manifiesto hizo una fuerza expedicionaria poco probable. Menos de cincuenta eran hombres adultos, muchos de ellos en edad madura, mientras que al menos treinta eran niños y casi veinte mujeres, tres de ellas embarazadas. No zarparon desde el puerto de Plymouth hasta la desastrosamente tardía fecha del 6 de septiembre, asegurando que llegarían a América después de la temporada de crecimiento y al comienzo del invierno. Dos habían muerto cuando la tripulación avistó Cape Cod —a doscientos kilómetros fuera de curso, sin mapas confiables— el 9 de noviembre.

Como era de esperar, hubo fricciones entre los santos y los extraños. Sin embargo, antes de desembarcar el 11 de noviembre, 41 de los hombres adultos firmaron un acuerdo simple, de poco más de una sentencia, para unirse en un “cuerpo político civil” con poder para promulgar leyes. Este documento, conocido como Mayflower Compact, se convirtió en una piedra de toque, años más tarde, para la colonia de Plymouth Libro de leyes, que afirmaba que, en tiempos de crisis, la autoridad de un monarca podía dejarse de lado, pero el consentimiento de los gobernados nunca podía serlo. Un documento fundamental, de hecho.

Desde el principio, la tasa de mortalidad fue terrible. La mortalidad había sido enorme en la colonia de Jamestown, donde en 1620 habían llegado casi 8.000 personas, aunque el asentamiento estaba luchando por mantener su población por encima de mil. La historia de Bradford recordó la anticipación de los peregrinos de "un desierto espantoso y desolado, lleno de bestias salvajes y hombres salvajes". Transportar provisiones desde el barco significaba caminar a través de agua helada, en un punto con aguanieve cubriendo sus cuerpos con hielo. El primer invierno, la gente murió de disentería, neumonía, tuberculosis, escorbuto y exposición, a tasas de hasta dos o tres por día. “Le agradó a Dios visitarnos entonces con la muerte todos los días”, escribió Bradford.

Los vivos apenas podían enterrar a los muertos, y mucho menos cuidar a los enfermos. Para la primavera, la mitad de ellos había perecido, y "con todo derecho, todos deberían haber muerto, dado lo mal preparados que estaban", dice Philbrick. Sin embargo, sobrevivieron, y la historia de los peregrinos es tanto de supervivencia como de orígenes. También fueron lo suficientemente ingeniosos, como señala Donegan, para apoyar a los enfermos contra los árboles fuera del asentamiento, con mosquetes a su lado, como señuelos para que los indios los vean como centinelas.

Al principio, los colonos repelieron un ataque de guerreros nativos americanos, mosquetes contra flechas, en una escaramuza que presagiaba el futuro del continente. Sin embargo, en marzo, un guerrero indio solitario llamado Samoset apareció y saludó a los colonos, improbablemente, en inglés. Pronto, los Peregrinos formaron una alianza con los Wampanoag y su jefe, Massasoit. Solo unos años antes, la tribu había perdido del 50 al 90 por ciento de su población a causa de una epidemia transmitida por los pescadores costeros europeos. Devastados por la muerte, ambos grupos eran vulnerables al ataque o la dominación de las tribus indias. Se necesitaban el uno al otro.

Con la primavera, bajo la cuidadosa guía de un amigo de Wampanoag, Tisquantum, los colonos plantaron maíz, calabaza y frijoles, con arenque como fertilizante. Comenzaron a construir más casas, a pescar bacalao y lubina y comerciar con los nativos americanos. Para octubre ellos
había erigido siete casas toscas y cuatro edificios comunes. Y, cuando llegó el otoño, los peregrinos se reunieron para "regocijarse juntos de una manera especial después de haber recogido el fruto de nuestro trabajo", escribió uno de ellos, Edward Winslow. Bradford no lo mencionó.

Ese fue el primer Día de Acción de Gracias. No hay constancia de una invitación a los Wampanoag, pero Massasoit apareció en la fiesta con noventa hombres. Se quedaron por tres días, y salieron y embolsaron cinco ciervos para agregar carne de venado al menú. Jugaban juntos. Este fue el humilde asunto que, siglos después, el presidente Abraham Lincoln convirtió en una festividad estadounidense oficial, quizás la más querida de todas.

"Nos encanta la historia de Acción de Gracias porque se trata de alianza y abundancia", dice Donegan en la película. “Pero parte de la razón por la que estaban agradecidos era que habían estado en tal miseria que habían perdido a tanta gente, en ambos lados. Entonces, de alguna manera, ese día de acción de gracias también proviene del duelo, también proviene del dolor. Y esta abundancia que es un alivio de esa pérdida. Pero no pensamos en la pérdida, pensamos en la abundancia ".

“Es una historia muy humilde de gente que no tiene mucho, que sufre y que tiene un ideal comunitario”, agrega. “Es una narrativa muy interesante para una nación superpotencia. Hay algo sagrado en los comienzos humildes. Un país que ha crecido tan rápido, tan violentamente, tan prodigiosamente, necesita una historia de comienzos pequeños y humildes ".


400 años después del "primer Día de Acción de Gracias", la tribu que alimentó a los peregrinos continúa luchando por su tierra en medio de otra epidemia

Cuando Paula Peters estaba en segundo grado en Filadelfia a mediados de la década de 1960, escuchando a un maestro hablar sobre la colonia de Plymouth y el Mayflower, un estudiante preguntó qué pasó con los nativos americanos que ayudaron a los peregrinos a establecerse, los Wampanoag. El maestro dijo que todos estaban muertos.

& # 8220Cuando mencionó que & # 8217 estamos todos muertos, fue devastador & # 8221 Peters, de 61 años, recordó a TIME. & # 8220 Levanté la mano y dije que no, que no es cierto, que soy un Wampanoag y que todavía estoy aquí. No sabía lo suficiente en ese entonces como estudiante de segundo grado como para poder desafiarla, pero creo que he desafiado a esa maestra de segundo grado desde entonces. Parte de mi ser diario es decirle a la gente que & # 8217 todavía estamos aquí & # 8221.

Desde entonces, Peters, miembro de la tribu Mashpee Wampanoag, ha promovido la educación sobre la verdadera historia detrás de la festividad de Acción de Gracias. Ella y su hijo han ayudado a incorporar la perspectiva de Wampanoag en eventos alrededor del 400 aniversario del aterrizaje de Pilgrims & # 8217 en Cape Cod este mes. Cinco semanas después de atracar el Mayflower en 1620, los peregrinos navegaron en busca de tierras más adecuadas para cultivar las cosechas que querían y terminaron en Patuxet, el nombre Wampanoag para el área donde establecieron la colonia de Plymouth. Ese contacto con los europeos & # 8220 trajo plagas y enfermedades y casi nos aniquila, por lo que & # 8217 no es tanto motivo de celebración & # 8221, dice Kitty Hendricks-Miller, 62, coordinadora de educación india en la tribu Mashpee Wampanoag. Para muchos Wampanoag, el Día de Acción de Gracias siempre se ha considerado un día de luto debido a esa epidemia y los siglos de políticas de expulsión de indígenas estadounidenses que siguieron.

Muchos Wampanoag esperaban que el 400 aniversario del aterrizaje de Mayflower fuera un evento estimulante para recordarle a la gente que el Wampanoag todavía existe, pero muchos de los eventos conmemorativos han sido cancelados, pospuestos o movidos en línea debido a la pandemia de COVID-19. Todos los Wampanoag con los que habló TIME expresaron un sentimiento de & # 8220eerie & # 8221 d & eacutej & agrave vu, maravillándose de cuánto no ha & # 8217t cambiado en 400 años en algunos aspectos. La tribu se encuentra en medio de una lucha por la supervivencia en dos frentes: luchar por sobrevivir durante una pandemia global y luchar por mantener el control de su tierra.

Hace cuatrocientos años, los Wampanoag se recuperaban de una epidemia que casi acaba con la aldea de Patuxet. En 1616, antes de la llegada de los peregrinos, una enfermedad aún misteriosa causó una epidemia que diezmó aproximadamente entre el 75% y el 90% de las 69 aldeas que componían la nación Wampanoag en ese entonces. Sin el conocimiento moderno de cómo se propagan las enfermedades, Wampanoags lo atribuyó a los espíritus sobrenaturales y la pólvora.

& # 8220La epidemia que diezmó a la gente de Wampanoag justo antes de la llegada de Mayflower arrasó con la mayoría de su población & # 8221, dice David J. Silverman, historiador y autor de Esta tierra es su tierra: los indios Wampanoag, la colonia de Plymouth y la turbulenta historia del Día de Acción de Gracias. Inicialmente, & # 8220muchos nativos asociaron las armas de fuego con enfermedades epidémicas porque lo que saben es cuando los europeos aparecen y disparan sus armas, poco después, la gente comienza a morir de enfermedades epidémicas. & # 8221

Estos brotes de enfermedades serían comunes en las áreas de Wampanoag durante los próximos 30 años aproximadamente. Los europeos vieron la aniquilación de la población nativa como algo similar a & # 8220Dios está barriendo a los paganos & # 8221, dice Silverman.

& # 8220 Esto es parte de lo que creó la vulnerabilidad que permitió a los pasajeros de Mayflower tener un lugar para estar en Massachusetts, & # 8221, dice Hartman Deetz, de 45 años, artista, educador y activista de Mashpee Wampanoag. A principios del siglo XVII, algunas estimaciones dicen que había más de 40.000 personas Wampanoag en Nueva Inglaterra. Ahora se estima que hay entre 4.000 y 5.000. Hoy en día forman dos tribus reconocidas a nivel federal, Mashpee y Aquinnah & mdash, las dos comunidades más grandes de Wampanoag & mdashas, ​​así como varias otras tribus reconocidas por Massachusetts.

& # 8220Es un tanto irónico que en el 400 aniversario de reconocer este punto de la historia, nos veamos obligados a quedarnos en casa y estar separados y sentir ese miedo e incertidumbre y algunas de las cosas con las que mis antepasados ​​estaban lidiando de una manera mucho más severa. moda, & # 8221 agrega el concejal de Aquinnah Wampanoag, Jonathan James-Perry, de 44 años, quien aparece en una exhibición en línea Escuchar las voces de Wampanoag: más allá de 1620 organizado por el Museo Peabody de Arqueología y Etnología de la Universidad de Harvard.

Las historias de enfermedades que asolan a la población de Wampanoag, que reflejan tan de cerca la de la pandemia moderna, son solo uno de los muchos aspectos que quedan fuera de la historia de Acción de Gracias de Estados Unidos.

De hecho, todo lo que sabemos sobre la comida conocida como & # 8220the First Thanksgiving & # 8221 en 1621 proviene de un par de párrafos escritos respectivamente por figuras prominentes en Plymouth Colony, Edward Winslow y el gobernador William Bradford, sugiriendo a los expertos que no fue & # 8217t un gran problema en ese momento. Gran parte del significado de la comida se agregó en el siglo XIX, cuando la nación estaba dividida por la esclavitud y la Guerra Civil, como una oportunidad para alentar a los estadounidenses a unirse en un feriado federal. Gran parte del significado detrás de la comida se ha creado a lo largo de los años, generando muchos mitos y conceptos erróneos que los wampanoags y los nativos americanos en general han estado desacreditando desde entonces.

& # 8220Siendo una persona Wampanoag en esta época del año, siempre es sorprendente que contamos esta historia de los peregrinos y los indios, y sin embargo, la gente Wampanoag a menudo se queda fuera de esta narración de esta historia. No tenemos la decencia de ni siquiera mencionar nuestro nombre como pueblo, & # 8221, dice Deetz.

Linda Coombs, 71, educadora del museo Aquinnah Wampanoag que también participó en Escuchar las voces de Wampanoag: más allá de 1620 e informa a los maestros sobre las perspectivas de los nativos americanos de la historia de los Estados Unidos, cree que la violencia después de esa mítica comida de Acción de Gracias debe enfrentarse de frente. & # 8220 Cuando los colonos llegaron en el siglo XVII, tuvieron que deshacerse de nosotros de una forma u otra u otra, ya sea convirtiéndonos, trasladándonos, aniquilándonos o enviándonos fuera del país a la esclavitud, y yo Solo desearía que la gente supiera eso porque esta historia aún no es bien conocida, pero eso es lo que hizo falta para que Estados Unidos fuera lo que es hoy y para que la gente se siente a cenar en Acción de Gracias. & # 8221

A fines de marzo, en el apogeo de la pandemia de coronavirus, el Departamento del Interior de los EE. UU. Anunció que no había una base para que la tribu y los rsquos 321 acres de tierra tribal en Mashpee y Taunton, Massachusetts, tuvieran el estado de reserva porque la tribu supuestamente no lo hizo y # 8217t cumple con la definición de indio. En junio, un juez federal calificó la decisión del Departamento del Interior como & ldquoarbitraria, caprichosa, un abuso de discreción y contraria a la ley & # 8221 y dijo que la agencia tendría que volver a analizar la cuestión de si la tribu tiene derecho a la reserva de tierras, mientras corrige todos los errores que llevaron a su decisión original. Pero el asunto no está resuelto, y mientras la tribu espera la nueva decisión de Interior & rsquos, espera una protección permanente a través de una ley del Congreso. También tiene un aliado en el presidente electo Joe Biden, cuya plataforma de naciones tribales indica que está del lado de la tribu Mashpee Wampanoag y, según los informes, Biden está investigando a un nativo americano para que sea secretario del Departamento del Interior, lo que también podría ayudar.

La tribu Mashpee también ha tenido sus propios desafíos internamente, ya que su presidente fue arrestado el 13 de noviembre y acusado de aceptar sobornos en relación con planes para construir un casino.

& # 8220Estamos una vez más 400 años después, en medio de una pandemia y en medio de una apropiación de tierras y una discusión sobre la jurisdicción y la capacidad de la ley colonial para reconocer los derechos de las personas que están siendo colonizadas & # 8221, dice Deetz.

Los Wampanoag también tienen una comida familiar en el feriado federal, pero es uno de los varios días de Acción de Gracias que celebran durante todo el año, para honrar las diferentes cosechas. Peters generalmente sostiene un & # 8220 fuego de oración & # 8221 en su jardín, reuniéndose alrededor de un pozo de fuego, ofreciendo tabaco (poniéndolo en el fuego) donde se dice que las oraciones recuerdan a los antepasados ​​y expresan gratitud en general. Este año, debido a COVID-19, la reunión de su familia será más pequeña de lo habitual.

El 51º Día Nacional del Luto anual seguirá teniendo lugar en Plymouth Rock. Por lo general, atrae a más de 1,000 asistentes el Día de Acción de Gracias, pero este año los organizadores están alentando a las personas que no viven cerca a ver la transmisión en vivo para reducir el riesgo de propagar COVID-19. La pandemia de COVID-19 solo ha agravado el sentimiento de pérdida, ya que los participantes recuerdan a sus compañeros nativos americanos que han muerto por el coronavirus, especialmente en la Nación Navajo.

Mahtowin Munro, de 61 años, co-líder Lakota de los Indios Americanos Unidos de Nueva Inglaterra, comenzará a ayunar al atardecer el día anterior. Ella espera que, así como el movimiento Black Lives Matter creó conciencia sobre la supremacía blanca, el racismo y la atención a las perspectivas negras, el evento sea un recordatorio para escuchar a los pueblos indígenas. & # 8220Cuando & # 8217 estamos allí juntos, hay un profundo sentido de solidaridad y esperanza para el futuro de que todos estemos juntos y escuchándonos unos a otros que puede conducir a un futuro mejor para todos. & # 8221

Estos eventos son oportunidades para hablar sobre las formas en que las personas & # 8220 prosperan & # 8221, no solo sobreviven. Hendricks-Miller doesn’t like to use the word survival as much. “We’re still here,” she prefers to say, “considering all that we’ve been through. It’s kind of like a resounding mantra, we’re still here.”


The Real Story of The First Thanksgiving

For most people, enjoying turkey, mashed potatoes, cranberry sauce, and pumpkin for Thanksgiving is as traditional and American as, well, apple pie. But how did the Pilgrims really celebrate on what we now regard as the first Thanksgiving in Plymouth, Massachusetts, in 1621? Is our celebration—and traditional menu—truly akin to that enjoyed by the Pilgrims and their Wampanoag Indian guests?

In a word, no. The only written record of the famous meal tells us that the harvest celebration lasted three days and included deer and wildfowl. Beyond that, culinary historians such as Kathleen Curtin at Plimoth Plantation in Massachusetts rely on period cookbooks and journals, Wampanoag oral histories, paintings from the time, and archaeological evidence.

"Most of today's classic Thanksgiving dishes weren't served in 1621," says Curtin. "These traditional holiday dishes became part of the menu after 1700. When you're trying to figure out just what was served, you need to do some educated guesswork. Ironically, it's far easier to discern what wasn't on the menu during those three days of feasting than what was!"

Sounds like somebody needs to start working on a recipe for TurBuckEn.

"All real historians need to be detectives," Curtin says, talking about her job as food historian for Plimoth Plantation. "Like a good mystery, new pieces sometime pop up that give you a fresh angle on an old story. I feel very passionate about the history of Thanksgiving because the real story is so much more interesting than the popular myth."

So, popular myths aside, what can be ruled out of the equation from the English transplants' table? Potatoes—white or sweet—would not have been featured on the 1621 table, and neither would sweet corn. Bread-based stuffing was also not made, though the Pilgrims may have used herbs or nuts to stuff birds.

Instead, the table was loaded with native fruits like plums, melons, grapes, and cranberries, plus local vegetables such as leeks, wild onions, beans, Jerusalem artichokes, and squash. (English crops such as turnips, cabbage, parsnips, onions, carrots, parsley, sage, rosemary, and thyme might have also been on hand.) And for the starring dishes, there were undoubtedly native birds and game as well as the Wampanoag gift of five deer. Fish and shellfish were also likely on the groaning board.

"Seethed" Mussels with Parsley and Vinegar

There is no concrete way to know if they had any roast turkey that day, but we do know there were plenty of wild turkeys in the region then, "and both the native Wampanoag Indians and English colonists ate them," writes Curtin in Giving Thanks: Thanksgiving Recipes and History from the Pilgrims to Pumpkin Pie. That doesn't explain why the big, ungainly bird has become the de facto traditional centerpiece around which the entire meal is built, but at least it gives us a feeling of authenticity to imagine that America's forefathers might have been gnawing on a crispy turkey leg, just like we do nearly four centuries later.


Learn the truth behind the first U.S. Thanksgiving dinner

Thanksgiving may be a federal holiday, celebrated by many Americans around the country, but for others, Thanksgiving has turned into a day of mourning. This duality has made Thanksgiving a largely controversial holiday within the country, but many may not know why we have Thanksgiving in the first place.

Here&rsquos a breakdown of what happened during the first Thanksgiving, why it&rsquos now a holiday, and why many have chosen not to celebrate Thanksgiving and instead spend the day in protest.

First Thanksgiving

In truth, we don&rsquot know too many details about the first Thanksgiving. We don&rsquot have an exact date and, according to Voice of America , can only pin it down to the fall of 1621, shortly after the harvest and sometime between mid-September & November. En la actualidad, National Geographic suggests the first Thanksgiving could&rsquove actually been a routine event and wasn&rsquot a big deal at all.

It also isn&rsquot clear whether the Pilgrims served turkey. Kate Sheehan of the Plymouth Plantation said the Pilgrims possibly served various seafoods & vegetables, including pumpkin, beans, and other seasonal produce. Sheehan also said Native Americans were known to have plenty of dried fruit to add to various dishes. However, the reason for the celebration was largely because of their first successful harvest of corn or maize.

The only record we have of the first Thanksgiving is one eyewitness from Plymouth, Massachusetts: Edward Winslow. In his written passage, he described the foods they ate as well as the guests who attended the first Thanksgiving, which he said were ninety men and &ldquotheir greatest king Massasoit&rdquo. Winslow doesn&rsquot specify which tribe attended the feast, but we now know the Wampanoag tribe was at the Thanksgiving.

Tension at the first feast?

Historic preservation officer of the Mashpee Wampanoag Tribe Ramona Peters told Voice of America the Wampanoag men approached the Pilgrims because they heard guns & canons in Plymouth. In Winslow&rsquos passage, he said, &ldquowe exercised our Arms&rdquo, but doesn&rsquot describe how or why they were doing bearing arms. Winslow further described killing &ldquomuch fowl&rdquo while the Wampanoag men &ldquokilled five deer&rdquo.

Winslow said the Pilgrims &ldquoentertained and feasted&rdquo the Wampanoag for three days, but Peters stated there was &ldquoa lot of tension&rdquo and the men &ldquocamped outside&rdquo since they &ldquowere not really sure what they were being told was actually true&rdquo. This uncertainty wasn&rsquot unfounded, as we have records showing the Pilgrims raiding Wampanoag graves only a year before the first Thanksgiving, according to National Geographic .

De acuerdo a National Geographic , the Pilgrims were largely unprepared when they first landed in Plymouth, so they raided Native American storehouses and later required help from Native Americans to learn how to properly grow produce. The reason the Wampanoag people were willing to trade with the Pilgrims was more out of necessity, since the tribe was largely weakened by an epidemic, according to National Geographic .

Declared a holiday

Settlers didn&rsquot annually celebrate Thanksgiving until 1863. Abraham Lincoln declared Thanksgiving a national holiday during the Civil War, as suggested by Sarah Josepha Hale, according to Voice of America . Hale, who was the editor of a women&rsquos magazine at the time, thought it would &ldquohelp unite the war-torn country&rdquo. By declaring the holiday, Lincoln reinforced the idealistic view of the celebration, according to Voice of America .

Before Lincoln&rsquos proclamation, there were plenty of Thanksgiving celebrations, mostly linked to major successes for the new country, but, if presidents didn&rsquot celebrate, some governors chose to observe the holiday. After the Civil War, Ulysses S. Grant decided to make Thanksgiving a federal holiday through the Holidays Act while Franklin D. Roosevelt established Thanksgiving would be on the fourth Thursday of November.

National Day of Mourning

For Native Americans, however, the day of Thanksgiving is actually considered a &ldquoNational Day of Mourning&rdquo out of remembrance for the Native Americans who were killed & displaced by Pilgrims & European colonizers. Many Native American groups publicly condemn the holiday and spend the day in protest, including the Native Americans of New England group, who have organized an annual protest since 1970.

Many also condemn the holiday for the cultural appropriation frequently seen surrounding Thanksgiving. Cultural appropriation is most widely seen in schools who choose to celebrate Thanksgiving by making paper headdresses, which perpetuate stereotypes & inaccuracies about the holiday, according to Native Hope, a nonprofit which hopes &ldquoto dismantle barriers and inspire hope for Native voices unheard&rdquo.

Further, many Native Americans condemn the holiday because of the massacres that followed the first Thanksgiving and the atrocities committed by colonists that largely weakened Native Americans shortly after they arrived in North America. Still, some Native Americans have decided to embrace Thanksgiving, but focus more on celebrating the Wampanoag tribe & Native American spirituality.


How long did the first Thanksgiving last?

The "festival" lasted for three days, according to History.com.

"Our harvest being gotten in, our governor sent four men on fowling, that so we might after a special manner rejoice together, after we had gathered the fruits of our labors," a man named Edward Winslow wrote.

Was turkey on the first Thanksgiving menu?

The Thanksgiving Turkey makes its way during the 81st annual Macy's Thanksgiving Day Parade on November 22, 2007 in New York City

Now a Thanksgiving staple, it is not known if turkey was on the menu in 1621.

"Today, however, nearly 90 percent of Americans eat the bird - whether roasted, baked or deep-fried - on Thanksgiving, according to the National Turkey Federation," according to History.com.

"Other traditional foods include stuffing, mashed potatoes, cranberry sauce and pumpkin pie.

"Volunteering is a common Thanksgiving Day activity, and communities often hold food drives and host free dinners for the less fortunate."

Parades have also become a major Thanksgiving tradition, notably the Macy's march in New York City.

"They four in one day killed as much fowl, as with a little help beside, served the Company almost a week, at which time amongst other Recreations, we exercised our Arms, many of the Indians coming amongst us, and amongst the rest their greatest king Massasoit, with some ninety men, whom for three days we entertained and feasted, and they went out and killed five Deer, which they brought to the Plantation and bestowed on our Governor, and upon the Captain and others.

"And although it be not always so plentiful, as it was at this time with us, yet by the goodness of God, we are so far from want, that we often wish you partakers of our plenty."


First Thanksgiving Meal - HISTORY

Yes, turkey was served at the first Thanksgiving dinner.

We all pensar that we know the history of Thanksgiving. The Pilgrims came over from England and landed at Plymouth Rock, had a bad winter, Squanto taught them to plant crops, they had a harvest festival, and now we celebrate it every year, right? Well, it’s actually a little more complicated than that, and our modern holiday pulls from a mix of fact and fiction. Here’s (briefly) what we do know.

In September 1620, 102 religious separatists set off on a small ship (the muguete, of course) from Plymouth, England, and landed near Cape Cod 66 very uncomfortable days later. The next month they set up a colony farther south, near Massachusetts Bay, still far north of their intended destination of Manhattan Island. Many colonists stayed aboard the ship as the weather turned colder, and about half of them didn’t make it through the winter. In March, those that survived moved ashore, where several days later they were met by a Pawtuxet Native American who, several years earlier, had been kidnapped by a sea captain, sold into slavery, escaped to London, then found his way back home on an exploratory expedition, learning English along the way. His name? Tisquantum, or Squanto for short.

Squanto was truly the Pilgrims’ savior. He taught the malnourished settlers how to cultivate corn, catch fish, forage, extract maple sap, and avoid poisonous plants. He also brokered peace with the local Wampanoag tribe, and the resulting 50-year peace is one of the few examples of harmony between natives and settlers.

In the fall of 1621, the Plymouth colony’s 53 Englishmen decided to throw a party to celebrate their first successful corn harvest, and 90 native Wampanoag joined them. Governor William Bradford sent four men out to hunt birds, and the Wampanoag contributed five deer to the celebration, which lasted for three days. The exact date of the festival is unknown, but it most likely happened sometime between September 21 and November 9.

We know that the meal was very heavy on meat, but there was also a lot of seafood, plenty of vegetables, fruits, nuts, and breads and porridges (and yes, turkey). It really was an abundance of riches, a meal worth remembering on a yearly basis.

As for Thanksgiving becoming a national holiday, that’s a whole other story. Americans celebrated a national day of Thanksgiving for many years before it was officially recognized, but it was a magazine editor named Sarah Joseph Hale who was responsible for leading the charge to get the holiday on the books, and in 1863 Abraham Lincoln declared that the last Thursday in November would officially be celebrated as Thanksgiving Day.


History Of Thanksgiving Dinner

The Thanksgiving dinner or the Thanksgiving feast symbolizes the tradition and custom of the families having the dinner together on the Thanksgiving Day. A traditional picture of Thanksgiving dinner may involve a loving family, a festive dining table, designer placemats on the table, glowing candles and the finest crockery generally used on special occasions like this one.

History Of Thanksgiving Dinner

At the first Thanksgiving celebrations the tough, resourceful, able to fly and hard to catch, turkeys were not the first choice of either the pilgrims or the Native Americans. This creature was so tenacious that Benjamin Franklin suggested it to be revered as our national symbol. (But the Bald Eagle ultimately won the honor by a feather.) It is believed that the turkey was the main course of the Thanksgiving feast at the first harvest festival therefore it has been adopted through time, as the model for Thanksgiving Dinner.

So the turkey is observed as a compulsory dish of the Thanksgiving dinner even today. No matter through which method it is cooked but the golden brown, with stuffing and gravy on the side turkey remains the main attraction of the Thanksgiving dinner and keeps whetting the appetites of all those present there.

The first Thanksgiving feast probably consisted of the dishes such as

Seethed [boiled] Lobster,
Roasted Goose,
Boiled Turkey,
Fricase of Coney,
Pudding of Indian Corn Meal with dried Whortleberries,
Seethed Cod,
Roasted Duck,
Stewed Pumpkin,
Roasted Venison with Mustard Sauce,
Savory Pudding of Hominy
and Fruit and Holland Cheese.

Today a wide variety of dishes have been included in the Thanksgiving dinner along with the turkey, yet the traditional turkey is still the meat of choice. There is a large variety of food to choose from for a perfect Thanksgiving Dinner such as goose, duck, ham, some of the sea’s harvests, sweet potatoes, peas, rice dishes, greens, and even more exotic vegetables. All these items together make the celebrations of Thanksgiving Day even more tasteful.

The main idea behind finalizing a perfect Thanksgiving menu is to choose those dishes that represent the idea of giving thanks for a good fortune, a good harvesting season, and the sharing of the bounty of happiness with friends and family.


Ver el vídeo: Thanksgiving a la leña 2018. La Capital (Agosto 2022).