La historia

¿Hay historiadores griegos antiguos que escribieron sobre Micenas?

¿Hay historiadores griegos antiguos que escribieron sobre Micenas?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Me interesa Micenas pero no tengo experiencia en arqueología, así que mi pregunta es: ¿Escritores antiguos como Tucídides, Herodoto, etc. también escribieron sobre la época minoica y / o micénica? Si no es así, ¿hay otros escritos antiguos sobre esa época? (además de las piezas Linear-B)

También creo que Homer escribió sobre su pasado, pero no estoy seguro de cuánto de él se considera un "núcleo histórico" y cuánto de literatura. Cualquier nota sobre eso también sería útil.


Ninguna historia antigua sobreviviente describe la civilización helénica anterior a la Edad Media griega, excepto por anécdotas relacionadas con personajes homéricos, y los eruditos ni siquiera están seguros de si los aqueos pueden ser identificados como micénicos o no.

Lo que sabemos de la civilización micénica proviene casi en su totalidad del registro arqueológico y, si se aceptan las historias homéricas, de la tradición oral.

  1. Los únicos escritos que han sobrevivido de la era micénica son inscripciones que en su mayoría han resultado ser inventarios y recibos escritos en Lineal B. No conocemos historias, biografías, poesía u otra literatura de esa época. Ni siquiera sabemos qué nombre tomaron.
  2. Los lazos comerciales y posiblemente diplomáticos y militares vinculaban a los micénicos con los egipcios y los hititas, como lo demuestra la presencia de cerámica y representaciones en obras de arte. Pero ni los egipcios ni los hititas dicen mucho sobre los micénicos en detalle.
  3. Si bien la Edad Media griega, como cualquier otra "Edad Media", no fue completamente oscura, y aunque la historia de la invasión doria es discutida, permanece que la cultura micénica fue destruida y desplazada en gran parte por lo que siguió. Es posible que Hesíodo y los demás se identificaran con las historias de los aqueos pero no tuvieran conocimiento de la cultura micénica más amplia o, si la conocían, no se identificaran con ella.
  4. Las fuentes hititas hablan de la nación occidental de Ahhiyawa (= Achaea). La carta de Tawagalawa, escrita por un rey hitita ca. 1250 a.C., se dirige al rey de Ahhiyawa como un par, y menciona antiguas hostilidades alrededor de la ciudad de Wilusa (= Ilion = Troya).

El mejor y más confiable escritor griego antiguo que identificó y comentó sobre Micenas ... fue Homero y "La Ilíada".

Aunque Homero no es visto como un historiador y "La Ilíada" a menudo se ha visto como el fundamento de la literatura y la "mitología" occidentales, en realidad, "La Ilíada" era más un comentario histórico, un tipo de retrospectiva poética cantada por el ciego Poeta Homero, mientras toca su Lira / (o Guitarra Antigua) en la isla Egea de Quíos.

Tenga en cuenta que el contenido de "La Ilíada" no fue necesariamente inventado por Homero, sino más bien, una culminación de siglos contados historias pasadas de generación en generación sobre la guerra de Troya real desde el 1190 aC / BCE. Cuando Homero llegó a la escena histórica, hace aproximadamente 400 años desde la Guerra de Troya. La historia generacional de la Guerra de Troya, tenía sus raíces en un hecho histórico y la ciudad de Micenas, era una ciudad real que conocían Homero y los griegos de su generación.

Recuerde, uno de los personajes centrales de "La Ilíada", Agamenón, era el rey de Micenas y su hermano, Menelao, era el rey de Esparta y estaba casado con Helena, "Reina de Esparta" - (antes de que ella se convirtiera en "Helena, Reina de Troya "). En otras palabras, los antiguos griegos, mucho después de la guerra de Troya, conocían bien la existencia histórica y geográfica de Micenas. No era una ciudad envuelta en mitos y leyendas. Incluso con las excavaciones arqueológicas de Heinrich Schliemann, así como las posteriores traducciones de las tablillas Lineal B de Michael Ventris, los antiguos griegos eran muy conscientes de una Micenas real (y quizás incluso más allá de los antiguos griegos).

Entonces, su mejor referencia histórica con respecto a los orígenes históricos de Micenas, proviene de un poeta y cantante griego históricamente sentimental de hace 2800 años.


A finales del siglo V a. C., Micenas parecía pequeña e insignificante en palabras de Tucídides I.10, al igual que todas las demás ciudades de esa época. (Καὶ ὅτι μὲν Μυκῆναι μικρὸν ἦν, ἢ εἴ τι τῶν τότε πόλισμα νῦν μὴ ἀξιόχρεων δοκεῖ εἶναι)

Se registra que los micénicos participaron en las guerras persas del lado de la Liga Helénica. Herodoto 9.28.4 menciona que Micenas junto con Tirynth desplegaron 400 hombres en la batalla de Platea (τούτων δὲ Μυκηναίων καὶ Τιρυνθίων τετρακόσιοι), lo cual está sólidamente corroborado por el hecho de que Micenas (MVKANEΣ) está Victoria griega en Platea a Apolo en Delfos (quinto bucle desde abajo, primer nombre).

La contribución militar de los micénicos en las guerras persas también está atestiguada por el viajero del siglo II d.C. Pausanias, 2.16.5, quien menciona que Micenas fue finalmente destruida por Argos por celos, porque los argivos no habían tomado ninguna medida durante la invasión persa por Jerjes, mientras que los micénicos habían enviado a 80 hombres a luchar junto con los espartanos en las Termópilas. (Μυκηναῖοι πέμπουσιν Θ Θερμοπύλας ὀγδοήκοντα ἄνδρας, οἳ Λακεδαιμονίοις μετέσχον τοῦ ἔργου). El pequeño tamaño de las fuerzas contribuidas por Micenas en Termópilas y Platea está en línea con la descripción de Tucídides de la Micenas clásica como insignificante en ese momento.


¿Hay historiadores griegos antiguos que escribieron sobre Micenas? - Historia

Los micénicos llevan el nombre de la ciudad-estado de Micenas, una ciudad palacio y una de las ciudades-estado más poderosas de Micenas. La civilización micénica estaba ubicada en el continente griego, principalmente en el Peloponeso, la península sur de Grecia. Los micénicos son los primeros griegos, es decir, fueron los primeros en hablar el idioma griego.

La civilización micénica prosperó entre 1650 y 1200 a. C. Los micénicos fueron influenciados por la civilización minoica anterior, ubicada en la isla de Creta. Esta influencia se ve en los palacios micénicos, la ropa, los frescos y su sistema de escritura, llamado Lineal B.

Lineal B

Las tablillas lineales B se encontraron por primera vez en la isla de Creta, la escritura era similar a la lineal minoica A. Arthur Evans atribuyó el sistema de escritura a los minoicos. Un joven escolar llamado Michael Ventris vio las tabletas Linear B mientras recorría el Museo Británico. El joven Ventris estaba fascinado con el guión, y cuando Arthur Evans le dijo a la clase que el guión no había sido descifrado, el joven Ventris le pidió a Evans que repitiera lo que acababa de decir. Al escuchar estas palabras por segunda vez, Ventris decidió ese día que él sería quien descifraría este antiguo guión.

Ventris se convirtió en arquitecto, pero nunca perdió su pasión por Linear B. Ventris podía hablar muchos idiomas diferentes con fluidez y podía aprender un nuevo idioma rápidamente. En 1939, Carl Blegen, un arqueólogo estadounidense, encontró varias tablillas de Linear B en el continente griego en las ruinas micénicas de Pylos. Suponiendo que el idioma de Linear B era el griego, Ventris se abrió paso a principios de la década de 1950 con la ayuda de otros que trabajaban en el guión, incluida la arqueóloga estadounidense Alice Kober. Esto enfureció a Arthur Evans, porque estaba seguro de que era un guión minoico (Evans murió en 1941, sin embargo, no estaba contento con ninguna teoría, hasta entonces, de que Linear B era cualquier cosa menos escritura minoica). Los micénicos usaron Lineal B para mantener registros de su comercio y economía, desafortunadamente, la escritura no se usó para contar historias o mostrar sentimientos.

Cómo se sintieron los griegos posteriores sobre los micénicos

Los griegos posteriores contaron historias sobre los micénicos que los precedieron, como el poeta Homero. Ilíada y Odisea. A los ojos de los griegos posteriores, los micénicos eran más grandes que la vida. Una razón para esta creencia proviene de las ruinas de las ciudades-estado micénicas. Los muros alrededor de estos palacios son enormes, hechos de bloques de piedra que pesan varias toneladas y se llevan a los asentamientos en la cima de las montañas. Los griegos posteriores llamaron a estos muros muros ciclópeos, nombrados en honor a la raza gigante de un solo ojo, porque los griegos posteriores sentían que solo los gigantes podían mover las piedras. Una montaña amurallada o un asentamiento en la cima de una colina se llama ciudadela.

Heinrich Schliemann, descubridor de la civilización micénica

Como los minoicos, los micénicos fueron una civilización perdida en el mundo moderno. No hay evidencia de los micénicos (a quienes Homero llamó los aqueos) o la ciudad de Troya, de la que también se habló en el Ilíada, iba a ser encontrado. Sin embargo, en la década de 1800, un arqueólogo aficionado alemán, llamado Heinrich Schliemann, estaba convencido de que los troyanos y aqueos realmente existían. Estaba fascinado por la Ilíada con su copia en la mano, junto con su esposa, Schliemann se dispuso a encontrar la antigua Troya. Basado en una descripción de Homer & # 39s Ilíada, Schliemann encontró una colina en la Turquía moderna que se ajustaba a esta descripción de la ubicación de Troya. Sorprendentemente, mientras Schliemann cavaba, se reveló la antigua Troya. Sintiendo que estaba en una buena racha, Schliemann luego fue a Grecia en 1876, donde descubrió artefactos de la civilización perdida de los micénicos en Micenas, en lo alto de las montañas. Los palacios micénicos demostraron la riqueza de los reyes que los gobernaban. Los Palacios incluían una gran sala de reuniones, llamada Megaron, y los reyes fueron enterrados en tumbas profundas junto con sus riquezas. Tumbas posteriores, llamadas tholos, o tumbas en forma de colmena, se construyeron con piedras macizas y se cubrieron con tierra.

Las principales ciudades-estado micénicas incluían Micenas, hogar del legendario rey Agamenón de la Ilíada, Tirinto, el hogar de Heracles (Hércules) de la mitología griega, y Pylos, el hogar del viejo rey Néstor de la Ilíada. Pylos, ubicada cerca del mar, era la única ciudad-estado que no tenía murallas ciclópeas, por lo tanto, no era una ciudadela como Micenas y Tyrins. Dado que Grecia es montañosa, la mejor forma de transporte es por mar. Los micénicos eran gente de mar, todas las ciudades-estado estaban cerca del mar, pero lo suficientemente lejos como para que, en caso de que la ciudad fuera atacada, los habitantes tuvieran tiempo de reaccionar.

Los micénicos eran belicosos por naturaleza, atacaban a otros, especialmente por mar, y luchaban entre ellos. Aunque todos hablaban griego y adoraban a los mismos dioses, los micénicos se dividieron en ciudades-estado independientes, cada una con su propio rey. Los micénicos fabricaban armas y armaduras de bronce, dando a esta edad su nombre: La Edad del Bronce. Los micénicos a menudo resolvían las batallas entre ciudades-estado mediante combates uno a uno, y cada ciudad-estado transportaba a su campeón a la batalla en carro.

Los Ilíada y el Odisea

los Ilíada narra el ataque a la ciudadela de Troya, en Asia Menor, por parte de los aqueos (griegos). Es muy posible que los micénicos fueran estos griegos. La historia cuenta la historia de Helena, reina de la ciudad-estado micénica de Esparta, que es secuestrada y llevada a Troya por el príncipe troyano, París. Las ciudades-estado griegas reaccionaron enviando una gran flota para atacar Troya en un intento de traer a Helen de regreso a casa. Al ser una ciudadela, Troya era muy difícil de atacar y la guerra se prolongó durante diez años. Finalmente, Ulises, un griego y rey ​​de Ítaca, ideó un truco dejando atrás un gran caballo de madera mientras los aqueos fingían zarpar derrotados. Los troyanos, pensando que el caballo era un regalo de los griegos derrotados, lo trasladaron a la ciudad. Después de una celebración, Ulises y otros griegos, escondidos en el caballo, abrieron las puertas para que entraran los demás aqueos. Los aqueos arrasaron la ciudad de Troya y Helena fue devuelta a Esparta.

Algunos de los dioses, habiendo tomado partido en este conflicto, sintieron que Ulises había hecho trampa en la victoria. Ulises zarpó rumbo a Ítaca, pero un viaje que debería haber durado unas pocas semanas terminó llevándose diez años, ya que los dioses le pusieron obstáculos en el camino. Mientras tanto, su fiel esposa, Penélope, esperaba pacientemente su regreso. Esta parte de la historia se llama Odisea, una odisea es una palabra que ahora se usa para cualquier viaje largo y difícil.

Caída de los micénicos

Alrededor del 1200 a. C., tenemos evidencia de que los micénicos aumentaron el tamaño de las murallas alrededor de sus ciudades. Algo amenazaba a la civilización. Quizás hubo un aumento de los combates entre las ciudades micénicas, o quizás hubo una invasión extranjera desde el norte de Grecia. Quizás la larga guerra con Troya pasó factura a la civilización. Cualquiera sea la razón, la civilización micénica se derrumbó alrededor del 1100 a. C. Existe evidencia de que las grandes ciudades palaciegas fueron incendiadas por aquellos que reemplazaron a los micénicos.

La Edad Media (desde la caída de los micénicos hasta el primer uso del alfabeto griego)

Después de la caída de los micénicos, Grecia entró en una Edad Oscura. Una Edad Oscura es una época en la que no hay registros históricos (escritura) y también una época de miedo, incertidumbre y violencia. Los que reemplazaron a los micénicos se llaman dorios, griegos del norte que, según cuenta la historia, eran hijos de Heracles (a quien los romanos llamaban Hércules). Estos hijos de Heracles habían sido expulsados ​​del mundo micénico, pero prometieron regresar algún día.

Los dorios usaban armas de hierro, y el bronce micénico, aunque más hermoso e ingenioso, no era rival para el hierro dórico. El hierro reemplazó al bronce durante la Edad Oscura. Los dorios no necesitaban los palacios micénicos y los incendiaron.

Los dorios eran ahora los amos de Grecia. Fue una época más sencilla y una época sin historia escrita. Muchos micénicos huyeron de los dorios a través del mar Egeo hacia Asia Menor. Sorprendentemente, una ciudad micénica, llamada Atenas, no se vio afectada por la invasión doria. La gente de Atenas mantuvo muchas tradiciones micénicas. Mientras tanto, en el Medio Oriente, los fenicios habían desarrollado el primer alfabeto del mundo.

Aprenderemos más sobre Atenas y el efecto del alfabeto fenicio en el mundo griego en el próximo capítulo.

La entrada de la Puerta de los Leones de Micenas crea un telón de fondo mientras un campeón se transporta a la batalla en un carro. Al regresar de Troya, el rey Agamenón es asesinado por su esposa, Clitemnestra. Este asesinato fue compensado porque Agamenón sacrificó a su hija, Ifigenia, para que los dioses otorgarían vientos a las velas de los barcos griegos que salían de Aulis en Grecia hacia Troya.


Carros micénicos

Para esta serie de videos, me he esforzado por mantener a Homer y la Edad de Bronce separados. En algunos casos, los dos se pueden mezclar: este video proporciona un buen ejemplo de eso en lo que respecta al uso del carro.

A finales de la Edad del Bronce, lo más probable es que se utilizaran carros para transportar a algunos guerreros de alto rango al campo de batalla, donde desmontaban para luchar a pie. Esto también es lo que vemos en Homero. En lugar de que esto sea un reflejo genuino en las epopeyas de una tradición micénica, parece más probable que en la propia época de Homero, los carros simplemente se usaran de la misma manera que durante la Edad del Bronce Final.

La naturaleza de producir videos, especialmente uno como este que involucra a muchas personas diferentes, significa que algunos errores menores se deslizaron entre el momento en que revisé los guiones gráficos y el video se hizo y se lanzó. Por ejemplo, alrededor de la marca de 0:55, se dice que un pasaje de Homero & # 8220 ofrece una muestra de lo que pudo haber sido poner un pie en un campo de batalla de la Edad de Bronce & # 8221, que no es un cambio de frase. uso, pero seguro.

De manera similar, & # 8220Mycenaean chariots of Homer & # 8217s Trojan War & # 8221 & # 8211 the title of the video & # 8211 no es lo que habría usado, pero me doy cuenta de que uno necesita apelar a lo que la gente conoce. El visitante medio de YouTube, después de todo, probablemente esté mucho menos familiarizado con la Edad del Bronce del Egeo que con Homero o la Guerra de Troya. Una vez más, no es lo que haría, pero entiendo las decisiones que se han tomado. También debe relacionarse con el mensaje del patrocinador sobre Una saga de guerra total: Troya.


Aprende sobre la historia y la cultura de la antigua civilización griega.

civilización griega antigua, El período comprendido entre el fin de la civilización micénica (1200 a. C.) y la muerte de Alejandro Magno (323 a. C.) que trajo a la civilización occidental avances excepcionales en la política, la filosofía y el arte. Se sabe poco sobre el período más temprano de la civilización griega antigua, y muchos escritos existentes pertenecen solo a la vida en Atenas. La antigua Grecia en su apogeo comprendía asentamientos en Asia Menor, el sur de Italia, Sicilia y las islas griegas. Estaba dividida en ciudades-estado (Atenas y Esparta se contaban entre las más poderosas) que funcionaban de forma independiente. Hubo guerras frecuentes entre Atenas, Esparta y sus aliados, incluida la Guerra del Peloponeso (431-404 a. C.) y más tarde la Guerra de Corinto (395-386 a. C.). Algunas ciudades-estado, incluida Atenas, estaban gobernadas por un sistema temprano de democracia que sirvió como precursor de los sistemas de gobierno posteriores en el mundo occidental. El interés por la competición atlética prevalecía en la cultura griega antigua, y los primeros Juegos Olímpicos se celebraron en el 776 a. C. La cultura griega antigua continuó en los escritos de sus filósofos, en particular Platón y Aristóteles, sus historiadores, en particular Tucídides y en la literatura de Homero, el presunto autor de la Ilíada y el Odisea. Los antiguos griegos también contribuyeron enormemente al desarrollo del arte y la arquitectura a través de las numerosas esculturas y templos que construyeron (los edificios de la acrópolis ateniense, por ejemplo) para conmemorar a sus deidades.


Thomas R. Martin, Una descripción general de la historia griega clásica desde Micenas hasta Alejandro

Ocultar barra de exploración Su posición actual en el texto está marcada en azul. Haga clic en cualquier parte de la línea para saltar a otra posición:

Este texto es parte de:
Ver texto fragmentado por:
Tabla de contenido:

Introducción al panorama histórico de Perseo

No puede haber una historia autorizada de la antigua Grecia, sobre todo porque la evidencia que se conserva es a menudo muy escasa. Muchas de las interpretaciones expresadas en el Panorama general obviamente no obtendrían el asentimiento universal, pero no todos los puntos de controversia potencial pueden ser marcados en una encuesta que pretende ser breve. Los usuarios de Perseus deben considerar el Resumen como una fuente destinada a proporcionar una serie de puntos de partida para aprender a través del descubrimiento en los muchos otros recursos de Perseus.

nótese bien: Se recuerda a los usuarios de Perseus que la descripción general está sujeta a derechos de autor separados y que el uso de la descripción general se rige por las regulaciones relativas al material protegido por derechos de autor, así como por los términos del acuerdo de licencia de Perseus.


Los orígenes de Grecia: Influencia minoica, micénica y egipcia

Recientemente, se ha hablado mucho de la tradición y la influencia de la civilización occidental en el mundo. Sin embargo, la civilización occidental no se originó en Europa occidental, sino en la parte oriental del continente y se apoya en las civilizaciones más antiguas de África y Oriente Medio.

El debate sobre los orígenes de la civilización griega comenzó en serio con la publicación de dos obras seminales: la del Dr. Cheikh Anta Diop (pronunciado Jope). Los orígenes africanos de la civilización, el mito o la realidad (1974) y el Dr. Martin Bernal Atenea negra tesis compuesta en tres volúmenes: el primero fue The Fabrication of Ancient Greece 1785–1985 publicado en 1987. El segundo: La evidencia arqueológica y documental (1991) y el último: La evidencia lingüística (2006), además de estos tres volúmenes, escribió, Black Athena responde (2001), que fue una respuesta a sus críticas. Sus obras fueron muy escrutadas por eruditos y helenófilos que estaban en total desacuerdo con su interpretación de la historia.

Una investigación superficial sobre los orígenes de la cultura griega rastreará sus pasos hasta una cultura no griega mucho anterior. Una de las leyendas más destacadas de los griegos trata sobre su héroe Teseo que ató una cuerda a la entrada del laberinto de Creta y se encontró con el Minotauro carnívoro en medio del laberinto y lo mató, liberando a sus compañeros griegos del tributo. de carne exigida por el rey de Creta.

Sin embargo, al repasar la historia de Grecia, encontramos otro cordón que los liberó de su laberinto de ignorancia y trajo la civilización a Europa. Este cordón se pudo rastrear, a veces a través de los fenicios y otras naciones marítimas, hasta su origen, que fue el Antiguo Egipto y las civilizaciones del Medio Oriente que existían miles de años antes del surgimiento de Grecia.

En los mitos de los griegos, encontramos los orígenes de su existencia. El mito del laberinto de Creta, del que los griegos trazan sus raíces, puede estar en las leyendas del gran laberinto del faraón Amenemhat III del Imperio Medio egipcio.

El Reino Medio fue fundado por Mentuhotep II y reinó desde aproximadamente (2050-1710) y fue la nación más dominante de la región. Se extendía desde Etiopía hasta el Levante. Además, el Reino Medio fue el nexo entre el Reino Antiguo (2666-2181) que erigió las pirámides y el Reino Nuevo (1550-1069) que expandió aún más el dominio de Egipto en la región. Entre los reinos, Egipto fue gobernado por intrusos extranjeros.

E l segundo milenio a. C. fue testigo de dos culturas extraordinarias que fueron las precursoras de la civilización griega. Eran los minoicos en la isla de Creta y Micenas en el continente. Estas dos civilizaciones han dejado huellas indelebles en Grecia y un nexo con civilizaciones anteriores de África y el Cercano Oriente. La cultura cretense se llamó Minoico del legendario rey de Creta Minos y la cultura micénica obtuvo su nombre de la ciudad de Micenas en el Peloponeso.

Al estudiar la historia de Grecia, es evidente un patrón de migración claro de los minoicos a los micénicos y a los griegos. Aunque las culturas minoica y micénica fueron influenciadas por culturas más sofisticadas al sur y al este, el impacto de los minoicos en los micénicos se puede ver en la imitación de la cultura y los productos minoicos.

No hay duda de que Grecia es la piedra angular del mundo occidental y tampoco hay duda de que los logros griegos fueron significativos. Sin embargo, tales logros no deben verse de forma aislada ni debemos ver a los griegos como una raza de genios sin ninguna referencia a las civilizaciones precedentes que sentaron las bases de Grecia. A menudo comenzamos nuestra historia de Grecia con Homero, Hesíodo (c. 750 a. C.) y el período Arcaico (800–500 a. C.).

El período arcaico, sin embargo, fue una era de transformación y los griegos de ese período miraron hacia atrás a la era micénica (entre 1600-1200 a. C.) por su historia y leyendas. Por ejemplo, se cree que la Guerra de Troya se libró hacia el final de este período alrededor del 1200 a. C. Las pirámides y la esfinge de Egipto tenían más de 1000 años y Egipto estaba en su décimo octava dinastía.

En el mito griego, el primogenitor era Hellen, el hombre que no debe confundirse con la mujer Helena de Troya (El rostro que lanzó mil barcos) y fue la causa de la Guerra de Troya. Tuvo tres hijos Dorus, Aeolus y Xuthus de los que se originaron las principales etnias griegas. Eran los dorios, los eolios, los aqueos y los jonios. Los griegos se hicieron conocidos como helenos y Grecia como Hellas. Según los griegos, los habitantes originales de Grecia fueron los aqueos y los jonios, que lucharon en la guerra de Troya. Los descendientes de Dorus y Aeolus, los dorios y los eolios llegaron justo antes de la Edad Media en la caída de la civilización micénica.

Los jonios más tarde emigraron a través del mar para asentarse en las islas del Egeo y fundaron Jonia. Por tanto, los atenienses podían jactarse de ser descendientes de los primeros habitantes de Grecia. Es más evidente que los mitos griegos representan recuerdos distorsionados de la era micénica griega. Antes del surgimiento de la civilización micénica en la Grecia continental, la civilización minoica floreció en la gran isla de Creta alrededor de 2000-1400 a. C.

Aunque la leyenda de Troya había existido durante milenios, fue la excavación realizada por Heinrich Schliemann (1822-1890) la que unió a Micenas con Troya. Desde niño, Schliemann quedó fascinado por la guerra de Troya y dedicó su vida a demostrar que la legendaria guerra griega era más que un mito.

Mucho de lo que sabemos sobre los minoicos podría atribuirse al arduo trabajo y la diligencia de un hombre, Sir Arthur Evans (1851-1941). Como su predecesor Schliemann, Evans siguió a Homer y Theseus ’Cord de regreso a la isla de Creta. Evans no era un erudito profesional, sin embargo, como Schliemann, se guió por la tradición griega de registrar la historia de Creta en sus leyendas. Estaba fascinado por las tablillas de arcilla con escritura descifrada y comenzó a excavar en Knossos ubicado en el centro de Creta.

En 1900 EC, Evans se topó con un edificio con casi mil doscientas habitaciones. Las similitudes de los palacios minoicos con los palacios del Cercano Oriente, junto con la aparición repentina de palacios alrededor de 1900 a. C., sugieren fuertemente la difusión cultural del Cercano Oriente y Egipto a la isla de Creta. Los objetos encontrados durante las excavaciones, como focas, escarabajos y anillos, muestran que los cretenses estuvieron en contacto con Egipto. Entre 1900 a. C. y 1500 a. C., Creta era el segmento más occidental del mundo europeo de la Edad del Bronce y estaba conectada con todo el Mediterráneo oriental. Los habitantes de esta isla fueron los primeros europeos alfabetizados y están genéticamente cercanos a los micénicos.

Además, el célebre arqueólogo Eduard Meyer, mientras excavaba tumbas en Tebas (Waset) en el Alto Egipto, se encontró con pinturas asombrosamente parecidas a las del palacio de Knossos. Meyer sostiene que el nombre que Minoan asignó a los habitantes de Creta es un nombre inapropiado y el nombre real de esos habitantes es Keftiu. El nombre y las suposiciones de Edward se basaron en el rastro de los micénicos hasta los minoicos y sus mitos.

Meyers, sin embargo, fue exactamente lo contrario, desde los egipcios directamente a los minoicos (Keftiu). En el paradigma de Meyer, la difusión cultural de los egipcios a los minoicos es más directa y generalizada. Por ejemplo, cita la leyenda griega de que Dédalo, el constructor del laberinto de Knossan modeló su estructura en el entonces famoso laberinto de Amememhet III de la XII Dinastía. Aunque este laberinto estaba en ruinas por completo en la época del egiptólogo victoriano, fue descrito por Estrabón (Libro XVII, I, 37 de Bohn) y por Herodoto 448 a. C.

Ha habido una tendencia a trazar una línea distintiva entre las culturas minoica y micénica, de las que se originó la cultura griega, y el Antiguo Egipto. Sin embargo, el conservadurismo de Egipto puede servir como vínculo entre la evolución y la difusión cultural de su gran imperio, hasta la era creciente de los griegos. Debido al conservadurismo de Egipto, el tiempo parece detenerse culturalmente, proporcionando así una excelente referencia para comparar y discernir la evolución de la cultura helenística. Aunque está bien aceptado que las culturas minoica y micénica fueron las primogenitoras de los griegos, también están vinculadas a las continuas corrientes culturales y lingüísticas del Antiguo Egipto.

Por ejemplo, los frescos encontrados en Creta muestran la importancia de los juegos de culto en la vida minoica. Esta fue una tradición que migró a Grecia en forma de fiestas religiosas en honor a sus héroes. Esta tradición minoica también se puede encontrar en la Grecia micénica en los juegos de misterio y festivales. El antiguo Egipto también tenía obras de misterio que dejaron atrás a las obras de teatro minoicas. Una diferencia significativa entre el drama egipcio y el teatro griego es que los egipcios se concentraron en la vida del dios y los griegos en la vida del héroe.

Algunas teorías relacionan al rey de Creta Minos con Menes (a veces denominado Narmer), el primer faraón de Egipto. Es interesante notar que Diodorus Siculus distingue a Minos I de Minos II. Ahora hay no menos de 200 años entre Minos I y Minos II, lo que infiere una dinastía ni un solo gobernante. Además, Diodorus Siculus afirma que el Minotauro vivía en el laberintos, un término que también aplica a una tumba egipcia que, según él, Daidalos vio en Egipto e imitó en Creta para Minos.

Dado que los egipcios no usaban las vocales, Minos y Menes son estructuralmente iguales. Así como Kaiser y Zar tienen sus raíces entomológicas en el gran emperador romano César, Menes y Mino pueden tener una relación similar a la que sin duda Menes fue el César de su época.

Ahora es importante tener en cuenta que Minos es el hijo de Zeus engendrado en Creta por la princesa Europa. En otras palabras, es el hijo de dios al igual que todos los faraones egipcios eran la encarnación del hijo de dios. Una tradición que se remonta al Reino Antiguo. Por ejemplo, el verdadero nombre de la esfinge es Hor-am-Akhet (Horus en el horizonte). Horus era el hijo del dios Osiris. Según el mito egipcio, fue el primer faraón.

También hay evidencia que sugiere fuertemente que los habitantes de la isla de Creta pueden haber estado en contacto con los egipcios desde el Reino Antiguo. Isis era la madre de Horus, el faraón de Egipto e igualmente, Europa (de donde deriva su nombre Europa) fue la madre del rey Minos. Zeus la violó en forma de toro. En la mitología egipcia, el toro sagrado, Apis, estaba relacionado con Osiris.

Además, según los mitos griegos, los fundadores de Micenas eran la progenie de la princesa Andrómeda, que era hija de un rey etíope. Tanto los primogenitores minoicos como los micénicos son princesas de países extranjeros. ¿Qué nos dicen estos mitos sobre los orígenes de sus civilizaciones? Gracias al trabajo de Evans y otros, ahora sabemos que los minoicos fueron los predecesores de los micénicos, y podemos fechar su civilización aproximadamente en 1450 a. C. Los años más activos de la Edad Micénica Temprana son los del Nuevo Reino de Egipto desde el surgimiento de Tutmosis III hasta el final de Amenhotep III alrededor de 1380 a. C.

L os minoicos eran una nación marítima que viajaba a Egipto, el Cercano Oriente, las islas del Egeo y el sur de Grecia. Es durante estos viajes que los minoicos entraron en contacto con los micénicos en el continente. Los minoicos no hablaban griego pero tenían un contacto extenso con Egipto y el Cercano Oriente, particularmente los fenicios que también eran gente de mar, y pasaron esta cultura a los micénicos. En este sentido, fueron conductos de cultura y conocimiento de los egipcios y del Cercano Oriente proporcionando una difusión cultural indirecta a los micénicos.

La profunda influencia de los minoicos en la cultura micénica ahora es clara. En 1954 EC, Michael Ventris demostró que la escritura Linear B era una forma de griego. Cuando los lugares de Creta fueron destruidos alrededor de 1450 a. C., solo se reconstruyó el de Knossos. Los registros de Knossos durante la última excavación se registraron en Lineal B, no en Lineal A, lo que indica que los micénicos de habla griega ocuparon Creta en su última fase. Estos eran griegos del continente que ocuparon Creta durante tres generaciones y durante ese tiempo absorbieron, como lo harían los romanos más tarde: el conocimiento de una civilización mayor ahora en declive.

El mito del cordón de Teseo puede ser una alegoría del triunfo de los griegos micénicos continentales sobre los minoicos. This does not, however, exclude direct cultural diffusion as Mycenaean artifacts were discovered in Egypt by Sir Flinders Petrie (1853–1942). His breakthrough was helpful in the dating of the Mycenaean culture. Minoan and Mycenaean cultures ultimately became part of the oral tradition of the pre-Archaic Greeks. Legends such as those mentioned by Homer and Hesiod and possibly of Theseus on the island of Crete

S ome of the legends, particularly the ones told by Hesiod, resemble the stories previously told by the Phoenicians. Historians and scholars have often pondered if the legends delineated in Homer’s two epic poems were myth masqueraded as history or true events. It is believed by most historians that the Trojans were not Greeks, but vassals of the Hittites to the east of modern-day Turkey. However, to the Greeks and later the Romans, the Trojan War was real history of a Heroic age.

Also, part of Greek legend is the presence of Ethiopians at the battle of Troy and the reverence for Ethiopia during the Heroic period. In fact, Ethiopia was the place where the gods came to feast, and the Greeks often referred to them as the blameless race. An example from the Iliad states: “Only yesterday Zeus went off to the Ocean Riverto feast with the Aethiopians, loyal, lordly men, and all of the gods went with him.”. Iliad 1.423–4 (Thetis is speaking to Achilles.)

Also recorded are noble warriors such as Memnon, the Ethiopian king, who was memorialized in art and poem. “To Troy no hero came of nobler line Or if of nobler, Memnon it was thine.” [Odyssey Book XI] So much so that centuries later, the twin statues of pharaoh Amenhotep III located in Egypt were named the Colossus of Memnon by the Greeks.

T he word etíope is the combination of two Greek words burnt y piel and thus does not only refer to a specific nation but rather to an ethnic or racial group located in other lands. During the Trojan War, Ethiopians (black people) may have lived in the vicinity of Troy. The Colossus of Memnon demonstrates that the Greeks, on occasion, associated Egyptians with Ethiopians. Furthermore, Herodotus wrote in his history centuries later:

“The Egyptians said that they believed the Colchians to be descended from the army of Sesostris (Senusret). My own conjectures were founded, first, on the fact that they are black-skinned and have woolly hair.” Sesostris was a pharaoh of the Middle Kingdom who led a military expedition into Europe. The presence of Ethiopians at the Trojan War may shed some light on the demographics during the Mycenean era. One may ask the question: Why would Ethiopians travel thousands of miles to fight a war in Troy when they had no skin in the game?

The Greeks celebrated this age in the poems of Homer and in the oral tradition prevalent before the Greeks learned how to read and write from the Phoenicians. It is also important to note that during the Mycenaean period, the Phoenicians were under the Egyptian sphere of influence which gave them access to Egyptian expertise and products that they modified to make goods of which the Greeks emulated.

Furthermore, the Greeks associated papyrus paper and rope made from the stem of papyrus with the Phoenician city that was a port. The city of Byblos (which traded cedar for paper) was closely linked to papyrus, so much so that when the writings of the Hebrew prophets were translated into Greek, the city’s name, Byblos, was given to the Bible. Both products were uniquely Egyptian, yet they entered Greece, not from the Egyptians, but through the Phoenicians.

Since the Egyptians have never been maritime people, they relied on vassals such as the Phoenicians to be the conduit of their goods to what they viewed as the frontier. Moreover, it was a practice of the Egyptians to raise the son of the king of their vassals in Egypt, thus, molding its future leaders in the image of the Egyptians. Besides, princesses from other lands were also sent to Egypt and it is important to note that the Egyptians did not export their princesses to foreign lands.

A lso significant is the profound influence that the Egyptians had over the entire Mediterranean region particularly the Levant during the Mycenaean era. During this time, the Phoenicians represented Egyptian power in the Levant. However, they were powerful in their own right and masters of the sea. This aspect of the Phoenicians was beneficial to Egypt and the region. However, for reasons unknown but often speculated, the Mycenaean culture collapsed around 1200 BCE and the period between 1200 BCE and about 800 BCE is often referred to as the Dark Ages of the Greeks.

The most common theory for the rapid collapse is a cataclysmic event such as a volcanic eruption. However, it could have also been an internal collapse or an external military invasion. It is also interesting to note, that the collapse of the Mycenaean culture corresponds to an overall decline in the eastern Mediterranean and the first mention of the state of Israel. However, this time also corresponds with the rise of the sea people some of which were the Philistines mentioned in the Bible from which the name Palestine emerged. As in the case of the Canaanites (Phoenicians), it is hard to obtain an unbiased opinion of the Philistines by reading the Bible because of the disdain that the Hebrews had for them.

The connection between the fall of the Mycenaean civilization, the Trojan War and the rise of Israel (or the possibility that the Philistines were perhaps responsible for the decline of the Canaanites) is seldom mentioned. During this decline, Israel produced three great kings, Saul, David and Solomon. The greatness of David and Solomon may have been attributed to the incorporation of ideas that they inherited from the Philistines, who in turn inherited some of them from the Canaanites.

T here is perhaps a nexus between the Mycenean myths told by the Greeks, the stories in the Bible and history as recorded by the Egyptians. According to (Exodus 12:41) the Israelites were slaves in Egypt for 430 years. Many historians associate Hyksos with the Jews in Egypt at the time of Joseph and the Exodus. Many historians interpret the phrase in the Bible: “Now there arose up a new king over Egypt, which knew not Joseph” (Exodus 1:8): as the end of the Hyksos domination and the rise of the New Kingdom under Ahmose I.

The Hyksos were expelled from Egypt in 1546 at the start of the New Kingdom. If you subtract 430 years from 1546, it equals the year 1116 BCE which is very close to the historical date of the establishment of the state of Israel, the decline of Mycenae and the New Kingdom. Toward the end of the New Kingdom, Egypt’s influence and interest in the Levant waned, which created a vacuum of power in the region.

Although there is no Egyptian historical record of Jewish slaves in Egypt, the biblical narrative could reflect the suppression of the Hyksos in Egypt and their presence in the Levant. In the top painting below, those on the right are Egyptians, and on the left foreigners entering into Egypt: a consistent theme of the Intermediate Periods. This theme is consistent with the biblical narratives of Abraham and Joseph.

In the Levant, Solomon’s greatest skill may have been his diplomacy which may also account for the worship of Canaanite gods in Israel. Some scholars believe that Israel was able to establish a temporary state because of the chaos and the weakness of its surrounding neighbors. Once their neighbors came out of this decline, Israel went into decline and was eventually divided and conquered by outside nations. After this time, there was a resurgence of an independent Phoenician state that established colonies all over the Mediterranean.

T he collapse of Mycenae around 1200 was the end of the age of Greek legend. Yet their influence was remembered in the Homeric poems that have lasted for ages. La Ilíada y the Odyssey, however, are only two parts of an eight-part known as “the Epic Cycle” of the Trojan War that emanates from a much older oral tradition.

The others are as follows: the Cypria, which focuses on the first nine years of the war the Aethiopis, which focuses on Troy’s alliance with Ethiopia, the Pequeña Ilíada on the Trojan Horse, the Iliupersis, on the sack of Troy, the Nortoris, on the return of the Greek heroes and the Telegony a continuation of the Odyssey. Aunque el Ilíada ends with the killing of Hector by Achilles, we learn of Achilles’ death by Paris through other parts of the Epic Cycle.

T he Greek City-States (polis) would emerge from the groundwork laid during the Heroic Age and the influence of non-European nations on Greece. Rome would later follow in the footsteps of the Greeks and bring civilization to the Western part of Europe. Thus, the pillars of Western Civilization stand on the foundation laid in foreign lands millenniums before.

T he story of civilization is the story of humankind Western Civilization, although sometimes used as a euphemism for European superiority, is just one piece of this evolving story.


Thucydides

Thucydides was a historian, political philosopher, and general. He was born in Athens c. 460 and died c. 400 BC. Su Historia de la Guerra del Peloponeso describe el war between Sparta and Athens until the year 411 BC. As compared to Herodotus (who’s called the Father of History) Thucydides has been dubbed the father of “scientific history” because of his strict standards of evidence-gathering and analysis of cause and effect without any references to hearsay or intervention by the gods.

Thucydides is also considered to be the father of the school of political realism, which views the political behavior of individuals and the subsequent outcome of relations between states as ultimately mediated by and constructed upon the emotions of fear and self-interest. His historical accounts are studied at both universities and advanced military colleges worldwide tot his day. The Melian dialogue remains a seminal work of international relations theory while Pericles’ Funeral Oration is widely studied in political theory, history, and classical studies.

Thucydides showed an interest in developing an understanding of human nature to explain behaviour in such crises as plague, massacres, and civil war.

For more information on Thucidydes please check Wikipedia, Thucidydes


Herodotus (484-424 BC)

Was born into a wealthy family in Halicarnassus in Asia Minor. When he was in Athens he agreed with Pericles’ policy. Herodotus gained many eminent friends in Athens. Friendship with Pericles influenced Herodotus to join with Athenian settlers who 444/3 BC on the Pericles initiative went to South Italy and build the Turin. Here is Herodotus, living in peace-time working on his “Histories”. In “Histories” he wanted to show polis Athens as Greece’s savior in the Greco-Persian wars. He traveled through the whole Greece and visited the places where fought significant battles during Greco-Persian wars.

The most important stage in his life was three trips. First trip, to the north when he came to the Black Sea and visited many of the Greek settlements, moved through Scythian territory and finally he spent time in colony Olbia. The second trip was aimed at the south to Egypt. The third trip was to the east (Asia trip). During that trip he met two great cultures: Persian and Babylonian. With Herodotus “Histories” it was beginnings of historical research. Herodotus “Histories” written into nine books. The first six books describes the growth of the Persian Empire. The last three books describes Xerxes attempt to avenge the Persian defeat after the Battle of Marathon and also Persian attempt to include Greece into empire. The “Histories”ended within 479. BC, when Greece defeated the Persians in the Battle of Salamis.


Critical Interpretation

Bust of Thucydides residing in the Royal Ontario Museum, Toronto. / Wikimedia Commons

Scholars traditionally view Thucydides as recognizing and teaching the lesson that democracies need leadership, but that leadership can be dangerous to democracy. Leo Strauss (in The City and Man) locates the problem in the nature of Athenian democracy itself, about which, he argued, Thucydides had a deeply ambivalent view: on one hand, Thucydides’s own “wisdom was made possible” by the Periclean democracy, which had the effect of liberating individual daring, enterprise, and questioning spirit but this same liberation, by permitting the growth of limitless political ambition, led to imperialism and, eventually, civic strife.

For Canadian historian Charles Norris Cochrane (1889–1945), Thucydides’s fastidious devotion to observable phenomena, focus on cause and effect, and strict exclusion of other factors anticipates twentieth-century scientific positivism. Cochrane, the son of a physician, speculated that Thucydides generally (and especially in describing the plague in Athens) was influenced by the methods and thinking of early medical writers such as Hippocrates of Kos.

After World War II, classical scholar Jacqueline de Romilly pointed out that the problem of Athenian imperialism was one of Thucydides’s central preoccupations and situated his history in the context of Greek thinking about international politics. Since the appearance of her study, other scholars further examined Thucydides’s treatment of realpolitik.

More recently, scholars have questioned the perception of Thucydides as simply “the father of realpolitik”. Instead they have brought to the fore the literary qualities of the Historia, which they see as belonging to the narrative tradition of Homer and Hesiod and as concerned with the concepts of justice and suffering found in Plato and Aristotle and problematized in Aeschylus and Sophocles. Richard Ned Lebow terms Thucydides “the last of the tragedians”, stating that “Thucydides drew heavily on epic poetry and tragedy to construct his history, which not surprisingly is also constructed as a narrative.” In this view, the blind and immoderate behaviour of the Athenians (and indeed of all the other actors)—although perhaps intrinsic to human nature—ultimately leads to their downfall. Thus his Historia could serve as a warning to future leaders to be more prudent, by putting them on notice that someone would be scrutinizing their actions with a historian’s objectivity rather than a chronicler’s flattery.

The historian J. B. Bury writes that the work of Thucydides “marks the longest and most decisive step that has ever been taken by a single man towards making history what it is today”.

Historian H. D. Kitto feels that Thucydides wrote about the Peloponnesian War, not because it was the most significant war in antiquity, but because it caused the most suffering. Indeed, several passages of Thucydides’s book are written “with an intensity of feeling hardly exceeded by Sappho herself”.

En su libro The Open Society and Its Enemies, Karl Popper writes that Thucydides was the “greatest historian, perhaps, who ever lived”. Thucydides’s work, however, Popper goes on to say, represents “an interpretation, a point of view and in this we need not agree with him”. In the war between Athenian democracy and the “arrested oligarchic tribalism of Sparta”, we must never forget Thucydides’s “involuntary bias”, and that “his heart was not with Athens, his native city”:

Although he apparently did not belong to the extreme wing of the Athenian oligarchic clubs who conspired throughout the war with the enemy, he was certainly a member of the oligarchic party, and a friend neither of the Athenian people, the demos, who had exiled him, nor of its imperialist policy.


Was there a Trojan War?

The big question researchers face is, was there ever a Trojan War? If there was, then is this really Troy?

Unfortunately, the only written remains found at Troy, that date before the eighth-century B.C. Greek occupation, is a seal written in a language called Luwian, the seal being perhaps brought to Troy from elsewhere in Turkey.

Scholars have noted that the topography of Troy as told in the legend does seem to generally match that of the real-life city and, as noted earlier, people as far back as Homer's time also believed this to be Troy.

Yet the archaeological remains still pose problems. Troy at the time of the Trojan War was apparently destroyed by earthquakes and later on may have received people from southeastern Europe rather than Greece.

These issues leave researchers with a mystery. "At one end of the spectrum of opinion is the conviction that there was indeed a war and that it was pretty much as the poet described it," send Bryce. "From that we pass through varying degrees of scepticism and agnosticism to the other end of the spectrum where the tradition is consigned wholly to the realm of fantasy."

Korfmann, the modern-day excavator of Hisarlik, believes the story of the Trojan War contains some truth. "According to the current state of our knowledge, the story told in the "Iliad" most likely contains a kernel of historical truth or, to put it differently a historical substrate," he writes. "Any future discussions about the historicity of the Trojan War only make sense if they ask what exactly we understand this kernel or substrate to be."


Ver el vídeo: Οι Μυκήνες σε τρισδιάστατη αναπαράσταση (Mayo 2022).