La historia

Momias egipcias: exploración de vidas antiguas

Momias egipcias: exploración de vidas antiguas



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Momias egipcias: Explorando vidas antiguas | Museo Powerhouse + Museo Británico

studioplusthree recibió el encargo de diseñar la principal exposición de verano de 2016 del Powerhouse Museum, en colaboración con el Museo Británico. La exposición consistió en un importante préstamo de objetos del BM y presentó tomografías computarizadas interactivas de última tecnología de las momias para permitir a los visitantes descubrir los secretos ocultos de la momificación y obtener una visión de la vida cotidiana de los antiguos egipcios.

Con elementos teatrales como un espacio de "transición" de doble altura para sujetar los espacios principales, la exposición también presenta elementos lúdicos como túneles de rastreo y mirillas para los visitantes más jóvenes, que revelan una perspectiva diferente. Con una paleta de azules profundos, turquesas y blancos pálidos, la exposición busca presentar el contenido de una manera evocadora pero sobria.

En colaboración con la diseñadora gráfica María Mosquera, desarrollamos una paleta de colores sobria y una gráfica selectiva que buscaba dar protagonismo a los objetos. Esto se combinó con supergrafías de gran formato que dan una sensación de contexto. También trabajamos con un diseñador de iluminación teatral, Chris Page, para crear un ambiente atmosférico durante toda la exposición.


Seis momias, seis vidas

Tamut

Tamut, una mujer de mediana edad, era una cantante de Amun. Su momia revela muchos amuletos que fueron colocados en su piel por los sacerdotes-embalsamadores después de aplicar tratamientos cosméticos. Estos amuletos tallados y moldeados sirvieron para aprovechar poderes sobrenaturales para proteger a los difuntos del peligro y dotarlos de habilidades especiales divinas. El escarabajo tallado con una base plana que se encuentra en el pecho de Tamut es un "escarabajo del corazón", un amuleto con un hechizo inscrito que impedía que las fechorías en el corazón del propietario fueran reveladas a los dioses durante el juicio.

Momia de Tamut, tercer período intermedio, principios de la dinastía 22, alrededor del 900 a. C., EA 22939. © The Trustees of the British Museum

Nestawedjat

Nestawedjat era una mujer casada de Tebas cuyo nombre significa "la que pertenece al ojo de wedjat". También conocido como el Ojo de Horus, era un símbolo de integridad. Probablemente tenía entre 35 y 49 años en el momento de su muerte en aproximadamente 700 a. C. y había vivido durante la llamada dinastía Kushite. Su cuerpo fue cuidadosamente preservado utilizando las técnicas de embalsamamiento más sofisticadas del momento. Se secaba en sal de natrón, se ungía ritualmente con aceites perfumados y se rellenaba con materiales de embalaje. Se colocaron amuletos en su cuerpo, que luego se envolvió en lino, para protegerla en la otra vida. A través de este proceso, el cuerpo se transformó en una imagen divina con las cualidades y atributos de Osiris. Esta encarnación perfecta supuestamente serviría como un ancla física para los aspectos espirituales de la persona, como licenciado en Letras y ka - permitiéndoles así existir en el próximo mundo y viajar libremente entre los reinos de los vivos y los muertos.

Ataúd interior de Nestawedjat, 25ª dinastía, alrededor de 700-680 a. C., EA 22812a. © Los fideicomisarios del Museo Británico

Irthorru

Irthorru era un sumo sacerdote estolista del templo de Akhmin encargado de vestir al dios Min, y era el maestro de los secretos. Su momia da testimonio de una vida pasada al servicio de los dioses, así como del poder que los sacerdotes de su rango tenían en el antiguo Egipto. Dirigir un templo era una tarea compleja. Las más grandes de ellas eran ciudades auténticas, que tenían su propia administración y economía, incluida la producción de alimentos y equipo, la cría de animales y el mantenimiento de registros. Los sacerdotes y sacerdotisas tenían acceso a los mejores alimentos, mientras que la dieta de la gente común consistía principalmente en cereales, pan y cerveza como alimentos básicos. Las enfermedades y las lesiones físicas podrían percibirse como un castigo de los dioses. Los sacerdotes de la diosa Sekhmet eran probablemente médicos que practicaban la medicina convencional. Los documentos de papiro arrojan luz sobre las creencias antiguas y los remedios farmacéuticos utilizados, incluido el nenúfar para tratar el dolor, la miel utilizada como antiséptico e incluso el opio.

Momia de Irthorru. Período Tardío, 26ª Dinastía, alrededor del 600 a. C., EA 20745. © The Trustees of the British Museum

Sacerdotisa sin nombre

Una sacerdotisa sin nombre nos lleva de regreso al templo de Amón, en Karnak. Parece haber sido cantante, un título considerado de gran prestigio desde la 22ª dinastía en adelante. Su atuendo probablemente hubiera consistido en prendas lujosas, ornamentos preciosos, maquillaje, aceites y perfumes. Para resaltar los contornos de sus ojos, habría usado kohl (hecho de galena o malaquita verde) como delineador de ojos. Este maquillaje también tenía propiedades antibacterianas y se creía que protegía el mal de ojo. Su cuerpo habría sido adornado con joyas que sirvieron para defenderse de las fuerzas del mal. Estos iban desde simples adornos de hueso hasta coloridos collares extravagantes. Los cantantes y sacerdotes del templo, como parte de la élite, usaban pelucas durante los banquetes y celebraciones y mantenían su cabello natural corto o afeitado, ya que el vello corporal se consideraba impuro.

Temple Singer, 22ª dinastía, alrededor del 800 a. C. Tebas, Egipto, EA 25258. © The Trustees of the British Museum

El chico de Hawara

El niño de dos años de Hawara vivió durante la época romana. Estaba envuelto en muchas capas de vendajes y cubierto con una máscara de cartonaje finamente decorada con cara y pecho dorados. El cuidado con el que fue preparado para la otra vida refleja el lugar recién venerado que ocupaban los niños en Egipto en ese momento; la momificación de niños era poco común antes de esa fecha. Se estaban produciendo cambios sociales importantes en el valle del Nilo, que para entonces era un crisol de tradiciones griegas, romanas y egipcias, y esta hibridación se evidencia en las prácticas funerarias. En esta exposición, ropa, juguetes de madera y fragmentos de cerámica (ostraca) con inscripciones ofrecen un vistazo al mundo del juego y la imaginación de los niños.

Momia infantil, período romano, alrededor del 40 al 60 d.C. Hawara, Egipto, EA 22108. © The Trustees of the British Museum

Joven de Tebas

La momificación continuó practicándose en los períodos ptolemaico y romano, mientras que la creciente hibridación cultural trajo nuevas técnicas descubiertas. Al igual que cientos de otras encontradas en el oasis de Faiyum, la última momia de la exposición está decorada con un retrato. Se desconoce su identidad, pero en la losa de madera se representa a este joven de Tebas de cabello oscuro y rizado y ojos muy abiertos con una túnica blanca con una raya rosada (un clavus) y un manto. Si bien el clavus era un símbolo de rango en Roma, en este caso es probable que sea una alusión a las costumbres romanas. Curiosamente, las momias de este período fueron identificadas con una etiqueta, sin duda para evitar confusiones, ante una práctica de embalsamamiento cada vez más popular.

Momia de un joven. Periodo romano, alrededor de 140-180 d. C., probablemente Tebas, Egipto, EA 6713. © The Trustees of the British Museum


Beba una cerveza inspirada en el antiguo Egipto en la exposición & # 8216Mummias egipcias & # 8217

El Museo de Queensland está elaborando papas fritas de inspiración egipcia.

¿La receta de una buena cerveza es con cuerpo, sabiamente aromatizada y, cuando es posible, tiene más de 4000 años? El Museo de Queensland así lo espera. La última exhibición reúne la riqueza de la historia humana y las mentes brillantes que la desenredan, con un poco más de cuerpo que la exhibición promedio de momias egipcias.

Una vez más, el Museo de Queensland ha colaborado con el Museo Británico para brindarle a Brisbane una visión de una de las civilizaciones más longevas que abarca casi 4000 años en la historia. Esta vez, sin embargo, el museo reúne una exposición de una antigua civilización de artesanos, arquitectos y artesanos con la cerveza artesanal moderna y contemporánea. ¿El resultado? Espumas de inspiración egipcia.

Momias egipcias: exploración de vidas antiguas comienza en el Museo de Queensland el 16 de marzo, trayendo al público más de 200 artefactos, visualizaciones hechas a partir de tomografías computarizadas y un evento especial After Dark.

Arqueóloga y entusiasta de la cerveza Dra. Serena Love Foto: Suministrada

Arqueóloga y entusiasta de la cerveza, la Dra. Serena Love será la anfitriona y lsquoPrepara como un egipcio, & rsquo, un experto en la charla After Dark que reúne las antiguas técnicas de elaboración de cerveza descubiertas en las mesetas y valles del antiguo Egipto y las cervezas modernas inspiradas en ellas.

Las frothies de inspiración egipcia han sido creadas por la galardonada cervecería Bacchus Brewing Co. en Capalaba, que es conocida por experimentar tanto con recetas históricas como con perfiles de sabor.

"Hemos estado investigando las antiguas cervezas egipcias desde que el museo nos contactó el año pasado", dice el propietario y maestro cervecero de Bacchus, Ross Kenrick.

"Hemos creado tres cervezas muy diferentes a partir de ingredientes autóctonos de la región en ese momento de la historia", dice Kenrick.

Cesta con dátiles y semillas, restos vegetales, Reino Nuevo, Egipto. & copy Trustees of the British Museum (2015). Reservados todos los derechos.

Se servirán tres pale ales para el evento: una saison afrutada y especiada con uvas y dátiles, una witbier aromática con especias dukkah y una granada e hibisco agrio.

"En Egipto, todos los miembros de la sociedad bebían cerveza, pero creemos que podría haber alguna diferencia de estatus en algunas de las recetas", dice la arqueóloga y académica Dra. Serena Love.

& ldquoLa cerveza se bebía en los festivales, se daba como ración diaria a los constructores de pirámides, y era más segura para beber que el agua. & rdquo

Según Love, la cerveza era común en el antiguo Egipto y la disfrutaban muchas clases sociales diferentes, al igual que en la sociedad contemporánea.

Modelo de cerveceros, madera, c. 2050 a.C.-2000 a.C., Egipto. & copy Trustees of the British Museum (2015). Reservados todos los derechos.

"Los arqueólogos están constantemente encontrando nuevos sitios de elaboración de cerveza y cambiando constantemente nuestra comprensión de las sociedades antiguas", dice el Dr. Love.

Justo este mes se encontró una nueva fábrica de cerveza en Egipto a partir de las excavaciones en Tell Edfu, en la orilla occidental del río Nilo.

Inspirado en una excavación de una panadería y cervecería en 2001, Love ha estado experimentando e investigando la cerveza y las técnicas de elaboración de la antigua Egipto.

& ldquoYo estaba enseñando arqueología en la Universidad de Queensland y enseñé una clase de Ciencias en Arqueología. Los estudiantes capturaron levadura silvestre, hicieron pan y convirtieron su pan en cerveza. No era una bebida muy apetecible, pero se parecía a una idea de cómo se hacía la cerveza egipcia antigua.

Jarra de vino de Nedjmet, alfarería, 1340BC-1300BC, Egipto. & copy Trustees of the British Museum (2015). Reservados todos los derechos.

Afortunadamente para el público, las cervezas creadas para el evento After Dark serán más que apetecibles. Bacchus, que se especializa en crear pequeños lotes de cervezas a medida que son ricas en sabor y personalidad, se complace en brindar una contribución más tangible y sabrosa a la tan esperada exposición del Queensland Museum & rsquos.

& ldquoGuests conocerán la historia de estos pioneros cerveceros y podrán probar 3 cervezas que hemos creado especialmente para el evento, así que esperamos que disfruten de la experiencia, & rdquo Kendrick.

Momias egipcias: Explorando vidas antiguas comienza en el Museo de Queensland en el sur de Brisbane el 16 de marzo y durará hasta el 23 de agosto de 2018. El evento del museo After Dark & ​​lsquoBrew Like an Egyptian & rsquo se llevará a cabo el viernes 23 de marzo a partir de las 5:30 p.m. Los boletos están disponibles en línea a través del sitio web del Museo de Queensland.

(Imagen principal: ataúd interior (tapa y base) de Nestawedjat, madera, 700 aC-680 aC, 25a dinastía, excavado en Tebas, Alto Egipto y fideicomisarios arcaicos y de copia ndash del Museo Británico (2018). Todos los derechos reservados)


Momias egipcias: exploración de vidas antiguas en el MAAS

Uno de los momentos más definitorios de mi infancia fue un viaje que hicimos cuando tenía nueve años a Egipto. Fue increíble. Nunca olvidaré haber visto las pirámides y la esfinge en Giza, y aprender sobre su mundo antiguo se convirtió en una obsesión que nunca había logrado sacudir.

Me emocionó ver el Museo Powerhouse y la nueva exposición de otoño # 8217 es Momias egipcias: exploración de vidas antiguas porque, seamos honestos, no es tan fácil ir a Egipto para enseñarles a sus hijos sobre este tipo de cosas.

La exposición es realmente mejor para niños mayores de 7 años, pero también diría que depende del niño. Vimos a niños con sus familias de todas las edades disfrutándolo, así que le aconsejo que tome una decisión sobre sus propias circunstancias.

Momias egipcias: exploración de vidas antiguas está en exhibición hasta el 30 de abril de 2017, por lo que es una salida perfecta en las próximas vacaciones escolares. La exposición brinda a los visitantes la oportunidad de conocer seis antiguas momias egipcias y ver cómo la última tecnología nos ha permitido ir más allá de los envoltorios y descubrir las vidas y costumbres de estas personas del pasado.

Las seis momias fueron seleccionadas de la colección del Museo Británico. Vivieron y murieron en Egipto hace entre 1800 y 3000 años & # 8211 la información recopilada sobre sus vidas se muestra junto con sus visualizaciones de tomografía computarizada en 3D, lo que permite a los visitantes no solo ver por sí mismos el asombroso resultado final de la momificación, sino también ver lo que hay. debajo & # 8211 y apreciar completamente todo el proceso de momificación.

A través de la exposición, los visitantes aprenderán sobre la vida de la gente común en el antiguo Egipto. ¿Qué es el proceso de momificación? ¿Cuáles eran sus creencias? ¿Qué significan los símbolos en sus obras de arte y en sus ataúdes? Simplemente, es fascinante.

Sugeriría visitar la exposición con niños un domingo para el museo & # 8217s Momias egipcias: domingos familiares.

Cada domingo de marzo, de 10 a. M. A 4 p. M., Los niños pueden disfrutar del antiguo Egipto a través de una fantástica área de juegos para niños con una zona de excavación, un área de construcción, un oasis para alcanzar y un área de manualidades. Durante las vacaciones escolares, la zona de excavación estará abierta todos los días.


En un nivel superior encontrarás a Senet, el que posiblemente sea el primer juego de mesa del mundo, recreado para que lo pruebes. Se parece al ajedrez, al estilo del antiguo Egipto.

Incluso puede encontrarse con una momia o un faraón deambulando por el museo.

Más información sobre la exposición Momias egipcias:

La presentación de esta exposición es una colaboración entre el Museo Británico y el Museo de Artes y Ciencias Aplicadas.

Se advierte a los visitantes que esta exposición contiene restos humanos e imágenes de tomografía computarizada de restos humanos momificados.

Los cochecitos deben estar estacionados en el mostrador de camuflaje en el nivel 3 del Museo antes de ingresar a la exposición.

Precios: Adulto $ 27, Concesión $ 25, Niño (4–16) $ 16, Familia (2 adultos y 2 niños o 1 adulto y 3 niños) $ 65.

Los boletos incluyen la entrada general al Museo Powerhouse.

Museo Powerhouse
Las actividades familiares de las Momias Egipcias son gratuitas con la entrada al museo.
500 Harris St, Ultimo NSW 2007

Gracias al Museo Powerhouse por nuestras entradas. Todas las opiniones son nuestras.


Momias egipcias: exploración de vidas antiguas en el Museo de Queensland

Las momias, no, no del tipo materno, cariñoso y familiar, se apoderarán del Museo de Queensland del 16 de marzo al 26 de agosto. Pero esta no será una experiencia espeluznante, espeluznante, inspirada en Boris Karloff. Momias egipcias: Explorar vidas antiguas será tu propia cápsula del tiempo hacia un fascinante mundo antiguo. Es una oportunidad para conocer de cerca y en persona, REALMENTE personal, con seis momias, personas reales que vivieron en el antiguo Egipto hace entre 3.000 y 1.800 años, y aprender algo sobre sus vidas y tiempos.

La exposición es una colaboración entre el Museo Británico y el Museo de Queensland. Las momias expuestas pertenecen a la extensa y mundialmente famosa Colección Egipcia del Museo Británico. Junto con las momias, también podrás ver más de 200 artefactos separados, incluidos objetos funerarios, ataúdes, textos antiguos y máscaras, que arrojarán algo de luz sobre cómo era realmente la vida para estos seis individuos tan diferentes de diferentes escalones y épocas. de la sociedad egipcia. Se ha utilizado lo último en tecnología de tomografía computarizada para "desenvolver" sus vidas, y podrá ver visualizaciones de ellos en base a estas tomografías computarizadas.

Caminando por las siete salas temáticas de la exposición descubrirás cómo vivían estas personas, cómo se preparaban para su viaje al más allá, los rituales religiosos de la época, las prosesas del embalsamamiento y la momificación, y mucho más. La tecnología y la investigación nos permiten obtener una imagen realmente detallada de estos individuos, incluso sus nombres y problemas de salud como abscesos dentales, caries y placa en las arterias (mira, te dije que esto se volvería REALMENTE personal).

Las momias que conocerás son (* esta información está tomada del sitio web del Museo de Queensland *):

Nestawedjat - Señora de la casa, alrededor del 700 a. C.
Explore la antigua práctica de la momificación y la tradición funeraria egipcia a través de los diversos métodos de investigación utilizados en el Museo Británico. Las exploraciones de Nestawedjat revelaron los diferentes pasos realizados por los embalsamadores durante la momificación.

Tamut Cantora de Amón, alrededor del 900 a. C.
Conoce a algunos dioses egipcios importantes a través del cartonaje decorado de Tamut y descubre los aspectos mágicos y rituales de la momificación.

Irthorru Sacerdote en Akhmim, alrededor del 600 a.C.
Los sacerdotes desempeñaban un papel religioso y social central en el antiguo Egipto y se aseguraban de que se hicieran ofrendas regularmente a los dioses. Descubra qué revelan las tomografías computarizadas sobre la salud de Irthorru.

Sacerdotisa - circa 900 a. C.
Identificada como Cantante del Interior de Amón, esta momia habría cantado y tocado música para acompañar los rituales realizados por los sacerdotes. Descubra por qué su momificación no salió como estaba planeada.

Niño pequeño: alrededor del 40-60 d.C.
En el antiguo Egipto, parece que pocos niños han sido momificados. Descubra lo que el cartonaje y las tomografías computarizadas revelan sobre esta momia.

Hombre joven - circa 100-200 d.C.

Descubra la evolución de la momificación en el antiguo Egipto durante los extraordinarios intercambios culturales que tuvieron lugar.

nótese bien
Se pide a los visitantes que recuerden que la exposición contiene restos humanos reales, por lo que el Museo de Queensland, con el espíritu de proporcionar un entorno respetuoso, pide que las personas se abstengan de fotografiar restos humanos, aunque se permiten fotografías de artefactos.

Cuándo: Desde el viernes 16 de marzo hasta el domingo 26 de agosto de 2018, todos los días de 9.40 a 17.00 horas. No abre el Viernes Santo.
Dónde: Nivel 3, Museo de Queensland, esquina de las calles Gray y Melbourne, South Bank

* Esta es una exhibición con boleto cronometrado.

* Los asistentes a la exposición pueden descargar una serie de recursos útiles del sitio web aquí antes de su visita. También habrá un Family Trail a seguir en la exposición, con pistas y actividades para niños de 8 a 10 años.

* Tenga cuidado con los eventos populares After Dark del museo cuando se agregan música, comida, películas y charlas a la mezcla para mayores de 18 años en las noches seleccionadas de los viernes a lo largo de la exposición. Las fechas y los detalles se darán a conocer pronto.

* El museo te invita a compartir tu experiencia en las redes sociales - #mummiesqm #qldmuseum

* Los boletos están disponibles en línea aquí ahora o en el mostrador de boletos del museo, nivel 2, Qld Museum.

* Los costos van desde $ 12 para niños de 3 a 15 años, hasta $ 21 para adultos. Un boleto familiar (2 adultos y 2 niños) cuesta $ 58. Los boletos son más baratos para los miembros de MyMuseum.


Momias egipcias: exploración de vidas antiguas - Museo Powerhouse - Revisión

Recientemente visitamos el Momias egipcias: exploración de vidas antiguas exposición en el Museo Powerhouse aquí en Sydney.

Habiendo crecido en París, visitaba con frecuencia la colección egipcia del Museo del Louvre, que si la hubiera visitado sabría que es bastante grande. Mientras que la Momias egipcias exposición en el Museo Powerhouse es más pequeño: la información, la tecnología y la información en exhibición son una fantástica introducción a las momias egipcias sin el largo plazo.

Durante su visita, podrá admirar seis momias egipcias antiguas, no todas mostradas en esta reseña. Las momias son de Nestawedjat, Tamut, Irthorru, Temple Singer, un niño de la época romana y un joven del Egipto romano. También verá artefactos de la antigüedad, aprenderá sobre el significado de los escritos en su ataúd, los rituales de momificación y cómo se aseguraron de que los difuntos tuvieran acceso a la vida eterna y mucho más.

Se exhiben algunos artefactos hermosos, como esta hermosa caja canópica que se usa para almacenar pequeños frascos canópicos. Los frascos canópicos se utilizaron para almacenar órganos extraídos en el proceso de momificación. En la dinastía XIX y más tarde, cada una de las cuatro tapas toma la forma de una cabeza de halcón diferente, humana, chacal y babuino (que denota los cuatro hijos de Horus). Los cuatro frascos canopos también fueron enterrados con el difunto.

También puede ver hermosos pergaminos que muestran a Atum y Thoth y hermosas inscripciones en los ataúdes de las momias.

Lo que hace que esta exposición sea diferente de otras exposiciones egipcias que he visto, es la forma en que se utilizó la tecnología para mirar a través de los ataúdes de las momias para ver su esqueleto, sus vendas y artefactos que se llevaron al más allá.

Uno de los voluntarios del Museo me dijo que esta momia en particular (que se muestra a continuación) se llamaba la cantante del Templo y usaba varios amuletos que se pueden ver en el escaneo. Uno de los cuales era un amuleto en su garganta para proteger su voz en el más allá. El voluntario también mostró a Little Miss y a mí réplicas de amuletos hechos con impresión 3D, lo cual fue bastante interesante.

La momia de un niño pequeño del período romano también se muestra junto con la tomografía computarizada en 3D del esqueleto de la momia. Los niños en edad escolar primaria quedarán fascinados con esta exposición. ¡Sé que tenía esa edad que no podía dejar de pensar en la historia de Egipto, la pirámide y las momias!

Si desea fotografiar las momias en la exposición, tenga en cuenta que no está autorizado a utilizar fotografías con flash; sin embargo, puede utilizar su teléfono y su cámara digital. Pude capturar estas imágenes y el detalle de algunos de los sujetos con mi cámara digital, así que equípese antes de dirigirse al museo.

Realmente me gustó el Momias egipcias: exploración de vidas antiguas Dado mi amor por la historia egipcia, sin embargo, la pequeña señorita de 4 años no lo apreció tanto como yo. Ella miró todo, le gustó hablar con el voluntario sobre amuletos 3D y mirar las momias y pasar por el pequeño agujero piramidal en la pared para los más pequeños, sin embargo, era demasiado joven para apreciarlo por completo. Esto era de esperar ya que el Museo Powerhouserecomienda que la exposición sea apta para niños de primaria, adolescentes y adultos.

Ella sin embargo disfrutó el Dig Discovery Zone, Creative Oasis y Story Corner y también su hermano pequeño. Les encantaba desenterrar objetos del pozo de excavación arqueológica y crear un collar egipcio en la mesa de manualidades y conocer a un faraón. Todos los domingos de marzo de 10 a 16 hs. Zona de descubrimiento de excavación en el Museo Powerhouse, los niños pueden explorar la vida del antiguo Egipto a través de los ojos de un arquitecto, artista, arqueólogo o faraón.


Momias egipcias: exploración de vidas antiguas

La exhibición de visita obligada actual en el Museo de Bellas Artes combina cultura antigua y tecnología de vanguardia, para brindarnos una mirada completa y coherente a la vida de los antiguos egipcios. Haciendo su estreno en América del Norte, la exhibición, creada por el Museo Británico, nos presenta a seis personas que vivieron a lo largo del Nilo desde el 900 a. C. hasta el 180 d. C. Parafraseando una de las novelas más vendidas de Mitch Albom, la exposición podría llamarse fácilmente "las seis personas que conoces en el museo".

Gracias a la avanzada tecnología de escaneo 3D por tomografía computarizada, podemos aprender sobre las técnicas de embalsamamiento en constante evolución, la sorprendente prevalencia de enfermedades cardiovasculares y los problemas dentales que padecían estas personas, todo sin el acto destructivo de desenvolverlos. Similar a algo que vería en un episodio de Nova, se muestra un video digital que muestra las capas desde la envoltura de lino hasta la piel y luego el esqueleto, para cada uno de los individuos. Ayudando a contar sus historias, la exhibición incluye más de 240 artefactos antiguos.

Ataúd interior de Nestawedjat, dinastía XXV, alrededor de 700-680 a. C. © Los fideicomisarios del Museo Británico

“… Habiendo quedado impresionado por mi visita de una versión ligeramente diferente de esta erudita e innovadora exposición en el Museo Británico hace varios años, me siento honrado de poder presentarla en su estreno norteamericano en Montreal. Me gustaría expresar mi gratitud a aquellos que nos han traído una mejor comprensión de la momificación y los rituales funerarios en el antiguo Egipto destinados a garantizar la inmortalidad. También debemos agradecer, por supuesto, a nuestros seis invitados del pasado lejano ". - Nathalie Bondil, directora general y curadora en jefe, MMFA

Introducciones

Antes de encontrarnos con cualquiera de las momias, comenzamos a lo largo del Nilo, donde una pequeña maqueta de madera de un barco funerario establece el escenario. En la habitación de al lado nos encontramos con Nestawedjat, una rica mujer casada de Tebas, que murió aproximadamente en el año 700 a. C. Como muñecas rusas que anidan, su momia fue colocada en una serie de tres ataúdes. Las herramientas de embalsamamiento, los envoltorios de lino y los frascos canopos (utilizados para contener los órganos internos) ayudan a explicar cómo y por qué se llevó a cabo la momificación en el antiguo Egipto.

Tamut, una Cantante de Amón, yace en su ataúd de colores aún vibrantes. Aunque su momia es la más antigua de la exhibición, se remonta aproximadamente al 900 a. C., los detalles en verde y azul de su ataúd no muestran signos de envejecimiento. Aquí, la tomografía computarizada muestra que tenía cubiertas de uñas de metal y muchos amuletos colocados dentro de sus envolturas. Esta imagen es tan detallada que los científicos pueden determinar tanto la forma como el material de los amuletos. De particular interés es un amuleto de escarabajo colocado en su pecho. Este "escarabajo del corazón" fue para evitar que las fechorías en el corazón del propietario se revelaran durante el juicio.

La siguiente habitación está dedicada a Irthorru, un sacerdote de mediana edad de Akhmim. Su profesión de gran prestigio le habría dado acceso a los mejores alimentos, pero los escáneres muestran que sufrió mucho con un absceso dental, lesiones y una extensa pérdida ósea de la mandíbula. Envuelto en la parte superior de su momia, desde el cuello hasta los pies, hay una delicada cubierta hecha de cientos de cuentas de color verde azulado. Es solo uno de los innumerables ejemplos de cuidado y esfuerzo que se dieron para honrar y ayudar a los fallecidos.

Visualización de la momia de Irthorru, Período Tardío, 26a Dinastía, alrededor del 600 a. C.
© Los fideicomisarios del Museo Británico

Continuando, nos encontramos con un cantante del templo anónimo de Tebas. Ella también muestra signos de una enfermedad dental grave. Su cabello estaba corto, como solía ser el caso de las personas de alto rango, por lo que es probable que a menudo usara una peluca adornada hecha de cabello humano. Los artefactos que la rodean representan el tipo de elementos que se habrían utilizado comúnmente. Los instrumentos musicales como el arpa arqueada, la flauta y un instrumento de percusión de metal llamado sistro se exhiben junto con collares, brazaletes, un peine, pinzas y frascos de cosméticos. Curiosamente, el delineador de ojos negro que prevalecía tanto en el antiguo Egipto era más que una simple herramienta de embellecimiento: ¡este kohl también tiene propiedades antibacterianas!

Saltando varios siglos hacia el período romano, alrededor del 40-60 d.C., nos presentan a un niño de Hawara, de solo 2 o 3 años. El pequeño ataúd muestra un rostro dorado y la parte superior del torso, con un pequeño ramo de rosas rosadas y mirto en la mano. Debajo están las escenas de ataúdes egipcias más tradicionales que representan varios rituales. A unos metros de distancia, una pantalla muestra los objetos queridos de la infancia. El ratón de juguete de arcilla y madera y especialmente el caballo de juguete pintado que rueda sobre ruedas, revelan cómo los niños pequeños de hace miles de años disfrutaban juguetes similares a aquellos con los que crecimos.

La introducción final es para un joven del Egipto gobernado por los romanos, alrededor de 140-180 EC. Para entonces, las técnicas de embalsamamiento y las tradiciones funerarias habían cambiado mucho. Este hombre de 17 a 20 años, se ve muy diferente de lo que comúnmente pensamos como momias egipcias, su mortaja exterior es simple excepto por un retrato realista sobre su rostro. El retrato muestra un rostro delgado, pero sus tomografías computarizadas revelan que tenía sobrepeso. Los escáneres también muestran que, aparte de su cerebro, todos sus órganos internos no fueron tocados por embalsamadores y sus envoltorios contienen una tabla de madera que se colocó debajo de su cuerpo.

Una vida futura inesperada

El objetivo de la momificación era preservar el cuerpo, para que la persona siguiera viviendo en la otra vida. Sin embargo, seguramente nunca se imaginaron tumbados en un museo al otro lado del mundo, miles de años después de su muerte. Su preservación nos ha permitido conocer sus nombres, aprender sobre sus vidas y su cultura, para que así sigan viviendo.


En Montreal, momias egipcias, en 3-D, tienen secretos para compartir

mi Momias giptianas: Explorando vidas antiguas es la nueva exposición en el Museo de Bellas Artes de Montreal, realizada con la colaboración del Museo Británico. Tenemos una buena comprensión macro del antiguo Egipto a través de su arquitectura, arte, economía y cultura desde el período dinástico temprano (3100 a. C. a 2686 a. C.) hasta el período romano (30 a. C. - la caída de Antonio y Cleopatra - hasta el 395 d. C.) ). Sin embargo, elusivos son los detalles de la existencia cotidiana, como la duración de la vida, la salud, la dieta, el envejecimiento y las prácticas funerarias, incluido el proceso de momificación.

Momias egipcias es la última palabra sobre estos temas. Es una fascinante mezcla de arte, ciencia y el estilo de vida de seis egipcios cuyas momias datan del 900 a.C. sapo . 180. La tecnología nos permite ver el interior del cuerpo vivo, salvando innumerables vidas. También nos abre las puertas de los muertos. Apela a los amantes de la historia, los supersticiosos, los obsesionados con el horror y los voyeuristas que todos llevamos dentro.

Hoy en día, la tomografía computarizada (TC) permite ver e interpretar un inmenso tesoro de información oculto durante mucho tiempo, gracias en parte a la prohibición centenaria del Museo Británico de desenvolver sus momias. Una política de respeto a los muertos dejó a las momias tranquilas, o no más perturbadas de lo que ya estaban, después de haber sido exhumadas y transportadas a la fría y húmeda Gran Bretaña. No cantan ni bailan exactamente, pero la capacidad de la ciencia para reproducir imágenes tridimensionales en capas hace que las momias parezcan muy humanas. Derraman muchos frijoles sobre cómo vivían entonces. Un barco funerario de 1985-1795 a.C., el primer objeto de la exposición, nos dice que estamos a punto de ser transportados.

Tamut (en la foto principal en la parte superior del artículo) es mi nuevo mejor amigo. Por las inscripciones en su ataúd interior, sabemos que comenzó su vida como la hija de un sacerdote de alto rango de Tebas, el moderno Luxor, viviendo alrededor del 900 a.C., y terminó como `` la Dama de la Casa '', después de haberse casado con alguien rico. Las prácticas de momificación evolucionaron a lo largo de los siglos, pero en esos días, y el escaneo muestra esto, le quitaron el cerebro y su cráneo se llenó de textiles. Sus órganos fueron extraídos, embalsamados y empaquetados en bolsas colocadas en su cavidad torácica.

Hacia el 900 a.C. , Los días imperiales de Egipto se habían ido, pero estaba llegando al cenit de la ciencia mortuoria. Luego, para calificar para una feliz vida después de la muerte, el cuerpo necesitaba verse lo más sano y saludable posible y mantenerse lo más intacto posible. So the organs were salvaged, but the organ bundles and the textiles in the skull were arranged both to give Tamut a full-figured look and to disguise disfigurations that occurred during embalming. The goal wasn’t so much to create a good likeness of the dead but to transform the once-living person into a servant of Osiris, the multitasking god whose portfolio included fertility, agriculture, life, the afterlife, and resurrection.

Scanning shows the size and design of the jewelry adorning her body, including gold nails on her fingers and toes. Cleverly, the curators made 3-D models of her jewelry displayed in a case. Tamut was mummified with a large sheet-metal falcon ornament and a scarab over what was once her heart. It’s engraved with a spell preventing the gods from discovering the misdeeds in her heart when judgment time comes. Incidentally, scans also show the arterial plaque that probably killed her.

After centuries in her grave, Tamut traveled to London light. Her elaborately decorated inner coffin, made of a material like papier-mâché, is impressive. She probably had two outer coffins that disintegrated. The coffin that’s left is gilded and painted with winged gods, beetles, falcons, panthers, and inscriptions. Her father was an “aq” priest, which meant he had access to the most sacred rooms at Karnak. She was, literally, “5’2″, eyes of blue,” though the blue is the color of agate stones placed in her eye sockets. Hardly a flapper, she was buried in dignified luxury, and laid out anew in Montreal in fine form. The curators are good storytellers, which is what a good curator needs to be. The objects give us a documentary and aesthetic feel for Tamut and her world.

Irthorru, Nestawedjat, a young temple singer, an unknown two-year-old child, and a young man from Roman Egypt round out the merry band. The Roman mummy, from about a.d. 150, sports at the head of his coffin a lifelike encaustic portrait of a beardless young man with dark, wavy hair and wide eyes in a white mantled tunic. He was in his late teens when he died. While Egyptian religious concepts of the afterlife didn’t change much, death fashions did. With the portrait, his mummy shows the incursion of Roman realism in painted or sculpted portraiture. Whether an emperor or a lesser form of humanity, Romans didn’t idealize. Roman portraits look like real people.

I did wonder in walking through the show how the curators would indulge the Canadian reverence for diversity, equity, and inclusion. These mummies were all part of Egypt’s 1 percent, after all. No affirmative action or identity politics was possible. At the end of the show, a wall panel entitled “Diversity” assured us that all was not lost. It’s vague but seemed de rigueur. It notes that Greeks and Romans were abundant in Egypt and that painted shrouds depicting a single figure, probably the corpse, and realistic portraits at the head of the coffin showed “diverse” taste in art, though I’d call it simply the dissemination of new style, which is really part and parcel of the history of art.

The young child’s coffin has a gilded, molded plaster mask with stylized hair and a face that’s not a portrait — it’s almost a hundred years earlier that the Roman mummy of the young man — but takes a stab at looking sculpturally lifelike, with a 3-D face. He holds a bouquet of red molded plaster flowers. The archaeologist who discovered the mummy described him as “splendaciously got up.” Nice touches include molded plaster feet with sandals on top of the foot-case and, under the foot-case, paintings of two men in chains. The image suggested the deceased had the power to tread enemies underfoot. Painted on the back of the plaster head is a scene of a nude child flanked by two gods pouring water on his head. The gods hold his hands, as if to assure him he has nothing to fear.

There are good sections on dental health — teachable moments on where failure to floss will lead you — and diet. Irthorru ate well — he was a high priest with healthy bones and teeth with usual wear and tear. Our young Roman friend was probably fat, judging from his pelvis and knees, and ate too many sweets, judging from his prematurely rotted teeth. I surmise that by a.d . 150, the Roman Empire was going to the dogs, its young overfed, given to junk food, and definitely not doing their push-ups. Egyptian sculpture in the exhibition depicts scenes of family life. Ancient musical instruments give context to our temple singer.

It’s a material culture show, and I didn’t expect the majesty of King Tut, the Rolls-Royce of gold-bedecked graves. It’s an archaeology exhibition and gives people context and perspective. It drives home the not-so-clearly-understood fact that the world didn’t begin the day the first Millennial graced the planet.

On the installation, I thought the labels on the cases displaying the coffins were impossible to read. They were placed flat on the side of the cases, at wheelchair level. A beveled label would have been more readable. The entrance to the show was decidedly unceremonial, signaled only by a desk hawking audio tours, with no signage. The big gallery with the coffins was, I thought, too packed with objects. While the museum’s newish modern building is sleek and attractive, the show is in the old building across the street, which is accessed only by a long trek underground, down stairs, up stairs, through winding corridors. By the time I reached Egyptian Mummies, I felt as if I’d traveled the length of the Nile. These are quibbles, though. The building is the architect’s fault, not the curators’. The exhibition is wonderful.

The Montreal Museum of Art does amazing shows. Over the past 20 years, the museum has shown daring, imagination, incisive scholarship, and flair. Its show on Walt Disney’s debt to Old Master and 19th-century art was the best show I’ve seen, ever. I loved the Maurice Denis retrospective and shows on Dorothea Rockburne, Tom Wesselman, and Marc Chagall. Its 2017 show, Revolución, treated the late 1960s through painting, music, design, fashion, and film.

I can’t say Revolución was magnificent. With 700 objects, it was an excess of abundance that suited the time. It re-created and stylized a repulsive period, revolting in almost every permutation, to give the show’s title a twist, but I still liked it. Montreal is very different, though it’s as close to my home in Vermont as New York and Boston are. The show gave me a “not American” — dare I say “French” — view of the late 1960s, which added a perspective different from mine. The Montreal Museum consistently challenges the mind and never wanders beyond the realm of the aesthetic. It’s an approach I’d suggest to American museums, many of which are too timid, boring, faddish, and preachy.


Egyptian Mummies: Exploring Ancient Lives

los Montreal Museum of Fine Arts (MMFA) is honoured to welcome six mummies from ancient Egypt as it hosts the North American premiere of Egyptian Mummies: Exploring Ancient Lives, an exhibition combining arts and science based on research undertaken by the British Museum.

Until recently, very little was known about who these people were, how they lived and how they died. Thanks to an approach using the latest non-invasive technology, the public will be transported several thousand years back in time to discover how people lived along the Nile between 900 BCE (before the common era) and 180 CE. An accompanying 240 objects will provide added context into their lives, beliefs and deaths.

Visualization showing the skeleton of a young child, Roman period, about 40-60 C.E., Hawara, Egypt © The Trustees of the British Museum

In the past, the study of mummies invariably involved undoing their wrappings – a highly destructive process rejected by museums. However, the advent of medical imaging techniques – in this case, advanced three-dimensional CT scanning technology – has effectively eliminated this need.

Thanks to an approach using the latest non-invasive technology, the public will be transported several thousand years back in time to discover how people lived along the Nile between 900 BCE and 180 CE.

“It is with great reverence that we welcome Nestawedjat, Tamut and Irthorru as well as their compatriots from Hawara and Thebes,” expressed Nathalie Bondil, Director General and Chief Curator, MMFA. “We are honoured to host these extraordinary witnesses of our common ancestry, so that they may share with us their cultures and trades, their beliefs and sufferings… in a word, their lives.

Mask in cartonnage, late Ptolemaic-early Roman period, about 100 B.C.E.-100 C.E. © The Trustees of the British Museum

Thanks to their direct testimonials and the combined research of several scientific fields (such as bioarchaeology and Egyptology), we are able to revisit an ancient civilization. Having been impressed by my visit of a slightly different version of this scholarly and innovative exhibition at the British Museum several years ago, I am humbled to be able to present it in its North American premiere in Montreal. I would like to express my gratitude to those who have brought us a better understanding of mummification and the funerary rituals in ancient Egypt aimed at ensuring immortality. Thanks are also owed, of course, to our six guests from the distant past.”

Co-Curator of the exhibition and Curator of Bioarchaeology at The British Museum, Daniel Antoine explains: “The latest scanning technology has allowed us to virtually peel away the layers of wrappings so visitors can explore the carefully mummified remains of six unique individuals in unprecedented detail. Without unwrapping their remains, we have discovered new insights into life and death in ancient Egypt, such as the embalming methods used to preserve the bodies and their state of health at death. Using the latest science and technology, we can begin to understand the person behind the mask whilst ensuring their integrity remains.”

‘In the past, the study of mummies invariably involved undoing their wrappings – a highly destructive process rejected by museums.’

“Egyptian Mummies is a unique opportunity to discover more about life and death in ancient Egypt. British Museum’s curators, scientists and conservators combined their knowledge to explore CT scan data and study objects from the museum’s vast collection, providing a unique insight into the life of six ancient individuals”, adds Marie Vandenbeusch, Co-Curator of the exhibition, Project Curator at the British Museum and Egyptologist.

Skeleton of Irthorru, Late Period, 26th Dynasty, circa 600 BC, EA 20745 © The Trustees of the British Museum

“Science and technological advancements have contributed immensely in recent years to understanding and better contextualizing our distant past. The exhibition will carry us back in time to marvel at how life was really lived along the River Nile over 2,000 years ago,” concluded Laura Vigo, curator of the Montreal presentation and Curator of Archaeology and Asian Art, MMFA.

Science and archaeology

The British Museum has 80 Egyptian mummies in its collection, gradually built up since the Museum’s founding in the 1750s. Most were acquired in the 19th century from private European collectors. In keeping with its code of ethics, the British Museum refuses any and all invasive intervention on its mummies, including the removal of their wrappings. Hence, they have been the focus of new research using cutting-edge scientific methods that preserve the mummies’ integrity. This innovative approach has shed light on different aspects of the life (and death) of six individuals who lived in ancient Egypt between 900 BCE and 180 CE. The CT scans of their remains offer information that is seldom accessible in other sources of archaeological evidence.

Mummy of Irthorru, Late Era, 26th Dynasty, circa 600 BC, EA 20745 © The Trustees of the British Museum

The excellent condition of the British Museum’s mummies has informed Egyptologists and bioarchaeologists about important aspects of human biology, diet, diseases, burial practices and embalming techniques.

The spread of x-ray devices in the 1970s eliminated the need for invasive techniques. Since then, computerized tomography (CT) scanning and high-resolution three-dimensional imaging have replaced traditional x-ray machines. CT scanners use a combination of x-rays and a computer to create an image. Specifically, the x-ray beam circles around the body, creating thousands of transversal images. The data is then gathered by cutting-edge software, which creates detailed 3D visualizations that allow us to view the mummies’ internal structures without the need to unwrap their fragile remains.

‘In keeping with its code of ethics, the British Museum refuses any and all invasive intervention on its mummies, including the removal of their wrappings.’

These technological advancements have unlocked valuable biological information about their skeletons. For example, using scoring methods developed by forensic archaeologists and physical anthropologists, age at death can be estimated from dental or skeletal development. The scans can also determine the individuals’ sex and height, the illnesses they suffered from and the embalming process used to preserve them. As such, the combination of physical anthropology, Egyptology, scientific research and conservation has brought our understanding of these past inhabitants of the Nile valley into vivid focus.

Flow of the exhibition: Six Mummies, Six Lives

Mummy of a child, Roman Period, about 4060 C.E., Hawara, Egypt, EA 22108. © The Trustees of the British Museum

The ancient Egyptians believed that proper treatment of the deceased was of crucial importance for ensuring the continuation of a person’s existence into the afterlife. The aim was to preserve the entire body in the burial process, both to safeguard it from animals and the elements and to give the person a “home” for eternity.

Each former inhabitant of the Nile leads the visitor along a path that retells their unique story. The exhibition is divided into six galleries that explore different themes: the mummification concept and techniques, beliefs and religions, diet and health, family life and cultural diversity.

The mummies are presented alongside over 240 objects and 3D digital images that reveal the most recent discoveries in Egyptology.

1 – The exhibition opens with Nestawedjat, a married woman from Thebes whose name means “the one who belongs to the wedjat eye.” She was probably between 35 and 49 years old at the time of her death in about 700 BCE and had lived during the so-called Kushite Dynasty.

2 – Tamut, a middle-aged woman, was for her part a chantress of Amun. Her mummy reveals many amulets that were placed on her skin by the embalmer-priests after applying cosmetic treatments. Tamut lived during the Third Intermediate Period, early 22nd Dynasty, about 900 BCE.

3 – Irthorru was a high stolist priest of Akhmin’s temple in charge of dressing the god Min, and was the master of secrets. His mummy bears witness to a life spent in service of the gods as well as the power that priests of his rank held in ancient Egypt. Irthorru was a middle-aged adult (35-49 years) and lived at the Late Period, 26th Dynasty, about 600 BCE.

4 – An unnamed priestess takes us back to the temple of Amun, in Karnak. She appears to have been a singer – a title considered to be highly prestigious from the 22nd Dynasty onwards – and was probably between 35 and 49 years old at the time of her death. She lived during the Third Intermediate Period, 22nd Dynasty, about 800 BCE.

5 – The young boy from Hawara lived during the Roman period. The care with which he was prepared for the afterlife reflects the newly revered place children occupied in Egypt at the time – mummification of children was rare before then. He died around 40-60 CE.

6 – Similar to hundreds of others found in the oasis of Faiyum, the last mummy in the exhibition is decorated with a portrait. His identity is unknown, but on the wooden slab, this young man from Thebes is portrayed with dark curly hair and wide eyes. Research has revealed that he died at about 17 to 20 years of age and lived during the Roman Period, about 140–180 CE. *See attached for detailed information on each mummy.

‘The mummies are presented alongside over 240 objects and 3D digital images that reveal the most recent discoveries in Egyptology.’

World tour

Prior to making its North American premiere in Montreal, this exhibition was presented in Sydney, Hong Kong, Taiwan and Brisbane. Another version showcasing eight mummies was previously shown in London.

Credits and curatorial team

The presentation of this exhibition is a collaboration between the British Museum, London, and the Montreal Museum of Fine Arts. It is curated by Marie Vandenbeusch, Project Curator, and Daniel Antoine, Assistant Keeper and Curator of Bioarchaeology, in the Department of Egypt and Sudan, British Museum. Laura Vigo, Curator of Archaeology and Asian Art, MMFA, curated the Montreal presentation. The exhibition design was developed by Sandra Gagné, Head of Exhibitions Production, MMFA, in collaboration with Principal Studio y Graphics eMotion.

Model of a funerary boat, 12th Dynasty, about 1985–1795 B.C.E., provenance unknown, sycamore fig
wood, EA 9525. © The Trustees of the British Museum

Acknowledgements and sponsorship

The exhibition is presented by Raymond James: “We are proud to partner with the Montreal Museum of Fine Arts to help present this amazing exhibition,” said Paul Allison, Chairman and CEO of investment firm Raymond James Ltd. “We look forward to being part of this fascinating journey into the mysteries of mummies.” In collaboration with: Hydro-Québec, Tourisme Montréal, Ubisoft, Graphics eMotion Official suppliers: Air Canada, Denalt Media Partners: Bell, La Presse+, Montreal Gazette Public Partners: Ministère de la Culture et des Communications and the Conseil des arts de Montréal

Egyptian Mummies: Exploring Ancient Lives
The Montreal Museum of Fine Arts
September 14, 2019 – February 2, 2020
Michal and Renata Hornstein Pavilion – Level 2

Featured image: Visualization of the body of Tamut, Third Intermediate Period, early 22nd Dynasty, about 900 B.C.E., EA 22939. © The Trustees of the British Museum Read also: New Contemporary Art installation at the MMFA


Ver el vídeo: Si el DRONE No Hubiera Grabado Esto Nadie Creería (Agosto 2022).