La historia

Economía de Portugal - Historia


PORTUGAL


PIB (2008): $ 237,35 mil millones.
Crecimiento real del PIB (2008): 0,2%
PIB per cápita (2008): 22.000 dólares.
Tasa de inflación (2008): 2,9%.

Presupuesto: Ingresos .............. $ 108.6 mil millones
Gasto ... $ 114,7 mil millones

Cultivos principales:

Cereales, patatas, aceitunas, uvas; ovino, bovino, caprino, avícola, vacuno, productos lácteos. Recursos naturales: pescado, bosques (corcho), tungsteno, mineral de hierro, mineral de uranio, mármol.

Principales Industrias: Textiles y Calzado; pulpa de madera, papel y corcho; metalurgia; refinación de petróleo; productos químicos; enlatado de pescado; vino; turismo.

PNB NACIONAL

Portugal se ha convertido en una economía diversificada y cada vez más basada en los servicios desde que se unió a la Comunidad Europea en 1986. Durante las dos últimas décadas, los sucesivos gobiernos han privatizado muchas empresas controladas por el Estado y han liberalizado áreas clave de la economía, incluidos los sectores financiero y de telecomunicaciones. El país calificó para la Unión Monetaria Europea (UEM) en 1998 y comenzó a circular el euro el 1 de enero de 2002 junto con otras 11 economías miembros de la UE. El crecimiento económico había estado por encima de la media de la UE durante gran parte de la década de 1990, pero retrocedió en 2001-08. El PIB per cápita se sitúa aproximadamente en dos tercios de la media de la UE-27. Un sistema educativo deficiente, en particular, ha sido un obstáculo para una mayor productividad y crecimiento. Portugal se ha visto cada vez más ensombrecido por los productores de menor coste de Europa Central y Asia como objetivo de la inversión extranjera directa. El déficit presupuestario subió a un máximo histórico del 6% del PIB en 2005, pero el gobierno redujo el déficit al 2,6% en 2007, un año antes del calendario previsto para Portugal. No obstante, el gobierno se enfrenta a decisiones difíciles en sus intentos de impulsar la economía, que creció un 0,9% en 2008, manteniendo el déficit presupuestario dentro del techo del 3% del PIB de la zona euro.


Las mayores industrias de Portugal

Portugal tiene la 40ª economía de exportación más grande del mundo.

Portugal se encuentra al oeste de España en la Península Ibérica, donde es miembro de la Unión Europea. Este país tiene un producto interno bruto (PIB) de $ 205.86 mil millones que cuando se ajusta por paridad de poder adquisitivo es igual a $ 310.651 mil millones. Con un tamaño de población total de más de 10,37 millones, el PIB promedio por persona (cuando se ajusta por paridad de poder adquisitivo) es de $ 30.192. La fuerza laboral total aquí es de solo 5.2 millones, un número que ha estado disminuyendo recientemente a medida que los desempleados se van para buscar oportunidades de empleo en otro lugar. En 2012, justo después de la crisis económica mundial, aproximadamente el 45,4% de la población de Portugal estaba en riesgo de pobreza. Este número fue inflado, sin embargo, por el alto porcentaje de desempleo en este país en ese momento.

La economía de Portugal se ha recuperado desde la crisis económica mundial y ahora informa un crecimiento anual del PIB del 1,5%. Este país exporta un total de $ 54,7 mil millones en bienes anualmente, lo que lo convierte en la 40ª economía de exportación más grande del mundo. Además, importa aproximadamente $ 67,1 mil millones, lo que le da a Portugal un déficit comercial de $ 12,4 mil millones.

Esta economía aquí alguna vez se basó en gran medida en la manufactura (también conocida como sector industrial), aunque hoy se está moviendo más hacia el sector de servicios. Por ejemplo, la mayoría de los trabajadores residentes en este país están empleados en el sector de servicios (69,1%). A este sector le siguen la industria (24,5%) y la agricultura (2,4%). Dentro del sector industrial, las corporaciones que operan en este país tienden a producir los siguientes bienes: maquinaria, repuestos automotrices y de barcos, textiles, productos petroleros refinados, plásticos, productos alimenticios y bebidas.


Economía de Portugal - Historia

La nación moderna de Portugal tuvo sus orígenes en el noroeste de la región de lo que hoy es España, es decir, Galicia y Asturias. La conquista musulmana de Iberia había derrotado a los reinos visigodos del sur y los cristianos que huían a las montañas todavía cristianas del norte soñaban y tramaban la reconquista de Iberia. Y le transmitieron este sueño a sus descendientes.

Las áreas de Iberia bajo control musulmán prosperaron con la introducción de nuevos cultivos, nuevos métodos agrícolas y una administración eficiente. Los gobernantes islámicos también promovieron el aprendizaje y la erudición. Pero junto con la prosperidad llegaron disensiones y luchas entre las facciones de los musulmanes. Las facciones árabes, sirias y norteafricanas lucharon entre sí por el dominio político.

Sin embargo, continuó el conflicto entre musulmanes y cristianos. El área entre los ríos Duero y Miño en el oeste se convirtió en un campo de batalla en la lucha. El esfuerzo cristiano por la reconquista decayó y fluyó, pero en el año 868 d. C. las fuerzas cristianas habían capturado Cale, la antigua fortaleza romana que controlaba el cruce del río Duero. El nombre de la región, Puerto de Cale, es el origen del nombre Portugal.

En ese momento, los territorios reconquistados eran parte del Reino de León, pero lingüísticamente esa parte de Iberia era distinta de Castilla y León. El portugués es prácticamente idéntico al idioma de Galicia, la esquina noroeste de Iberia.

Alfonso VI de León hizo de la región de Portucale parte de la dote de su hija Teresa cuando se casó con Henri, un caballero borgoñón francés que luchaba por la Reconquista. Enrique era un conde, pero a su muerte en 1112 Teresa comenzó a llamarse reina. Posteriormente se casó con un noble gallego. Este lazo gallego enajenó a los nobles de Portucale y apoyaron al hijo de Teresa de Enrique, Alfonso Henrique, para la realeza de Portucale.

En 1128 el príncipe Alfonso Henrique capturó a su madre y su esposo y los exilió a la zona al sur del río Minhos. Pero Alfonso Henrique no solo se rebeló contra su madre, se rebeló contra la autoridad del rey de Casilla-León. Después de una importante victoria sobre las fuerzas musulmanas en Campo de Ourique, Alfonso Henrique comenzó a llamarse rey. En 1143 Alfonso Henrique solicitó al Papa el reconocimiento de Portucale como estado vasallo del Vaticano y por tanto independiente de Casilla-León. Posteriormente se concedió la solicitud. Así, la nación moderna de Portugal emergió separada de España.


Panorama económico de Portugal

Después de caer drásticamente en 2020, se proyecta que el PIB aumentar un 3,7% en 2021 y 4,9% en 2022. El consumo se fortalecerá, con una reducción paulatina del ahorro, a medida que mejore la situación sanitaria y se eliminen las medidas de contención. La fuerte actividad en el sector manufacturero y la absorción de fondos de la UE respaldarán la inversión y las exportaciones. El turismo y los servicios intensivos en contacto se recuperarán solo gradualmente, hasta que la pandemia esté totalmente bajo control.

Prioridades de reforma (abril de 2021)

Hacia el crecimiento 2021 - Portugal

La pandemia puso de relieve las lagunas en la red de seguridad social y corre el riesgo de agravar la situación de los estudiantes desfavorecidos y los trabajadores vulnerables. Aumentar la cobertura de los beneficios por desempleo debería convertirse en la principal prioridad de la política. El fortalecimiento de los esfuerzos para brindar apoyo individualizado a los estudiantes en riesgo sigue siendo crucial, al igual que la mejora de las habilidades de una gran parte de la fuerza laboral, especialmente con las habilidades digitales.

Prioridades de reforma estructural para 2021

  • Mercado laboral: reforzar la protección social del empleo atípico para reducir la precariedad y la pobreza
  • Educación y habilidades: desarrollar habilidades para fortalecer la productividad, fomentar la creación de empleos de mayor calidad y mejorar la equidad y el bienestar.
  • Competencia y regulación: Fortalecer la competencia en los sectores no manufactureros para impulsar la competitividad y la productividad de las exportaciones.
  • Insolvencia: Reducir el alto apalancamiento empresarial para aumentar la inversión y promover la creación de empleo.
  • Sistema tributario: Reducir las exenciones y las tasas especiales para mejorar la eficiencia del sistema tributario y fortalecer la sostenibilidad de las finanzas públicas.

Estudio económico de Portugal 2019

La economía portuguesa continúa recuperándose, con reformas estructurales pasadas y condiciones económicas globales más favorables que contribuyen a la recuperación. La economía se ha sostenido en gran medida gracias a los sólidos resultados de las exportaciones desde 2010, pero ahora la demanda interna también está creciendo sólidamente. Después de retroceder en los cinco años posteriores a la crisis, el empleo se ha recuperado y la tasa de desempleo ha caído del 17% a menos del 7%. Durante el mismo período, la economía ha aumentado notablemente su dependencia de algunas fuentes de energía renovables, como la energía eólica.


Economía de Portugal - Historia

LA ECONOMÍA POLÍTICA DE PORTUGAL mantiene nuestro interés por varias razones. Primero, Portugal, miembro fundador tanto de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) como de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA), uno de los miembros más nuevos (junto con España) de la Comunidad Europea (CE). En segundo lugar, los académicos interesados ​​en el cambio revolucionario y las consecuencias económicas asociadas pueden comparar la experiencia portuguesa con la de otras naciones que han experimentado una rápida transformación sistémica. En tercer lugar, el reciente experimento de Portugal con la nacionalización de los medios de producción será de especial interés para los estudiantes de organización industrial y economía de la empresa pública.

Como miembro incipiente de la CE, Portugal debía adoptar el Arancel Externo Común de la CE sobre las importaciones de países no miembros y la Política Agrícola Común (PAC). Portugal también se comprometió a eliminar todas las barreras al movimiento de bienes, servicios y capital entre él y los demás miembros de la Comunidad Económica Europea (CEE), así como eliminar gradualmente los subsidios fiscales que distorsionan la competencia. Durante un período de transición que terminó en 1993, Portugal fue un receptor neto de fondos de la CE para ayudar en la reestructuración de su economía relativamente atrasada.

A principios de la década de 1990, el Banco Mundial clasificó la economía de Portugal como una economía de ingresos medianos altos. Su producto interno bruto (PIB) de 1990 sobre la base de la paridad del poder adquisitivo fue de 82.000 millones de dólares EE.UU., y su PIB per cápita se estimó en 8.364 dólares EE.UU. Con una tasa de crecimiento del PIB per cápita del 5,4 por ciento en 1989, Portugal superó a Grecia hasta el undécimo lugar entre los doce miembros de la CE.

Varias características distintivas caracterizaron la economía de Portugal en el momento de su adhesión a la CE, una de las más llamativas fue su dependencia de los ingresos extranjeros "invisibles". Estos ingresos, compuestos por los ingresos por turismo y las remesas de los trabajadores emigrantes, financiaron el gran déficit comercial de mercancías del país. El crecimiento y la magnitud del turismo junto con el explosivo aumento de los servicios gubernamentales explican en gran medida la expansión del sector de servicios a casi el 56 por ciento del PIB en 1990 desde el 39 por ciento del PIB en 1973. Uno de cada tres trabajadores portugueses en la fuerza laboral activa fue realizando trabajos temporales en países de altos ingresos, principalmente Francia. Estos trabajadores emigrantes, que suman alrededor de 2 millones, contribuyeron significativamente a los ingresos en divisas de Portugal, así como a los ahorros de los hogares del país. Aunque menos educados y técnicamente menos competentes que sus contrapartes de la CE, los trabajadores portugueses fueron reconocidos por su fuerte ética de trabajo y frugalidad.

Otro rasgo distintivo fue el anacrónico sector agrícola de Portugal, cuyo desempeño general fue desfavorable cuando se consideró en el contexto de los recursos naturales y las condiciones climáticas del país. A mediados del decenio de 1980, la productividad agrícola era la mitad de la de Grecia y España y una cuarta parte de la media de la CE. El sistema de tenencia de la tierra estaba polarizado entre dos extremos: las fincas familiares pequeñas y fragmentadas en el norte y las grandes fincas colectivas en el sur que demostraron ser incapaces de modernizarse. La descolectivización de la agricultura, que comenzó de forma modesta a fines de la década de 1970 y se aceleró a fines de la de 1980, prometió aumentar la eficiencia de los recursos humanos y de la tierra en el sur durante la década de 1990.

Una tercera distinción económica fue la escala y la distribución sectorial de las empresas públicas de Portugal. Antes de la Revolución de 1974, la propiedad de empresas privadas dominaba la economía portuguesa en un grado incomparable en otros países de Europa Occidental en 1982, el tamaño relativo del sector de empresas públicas de Portugal (basado en un promedio de valor agregado, empleo y formación bruta de capital) excedía sustancialmente el de las otras economías de Europa Occidental.

El despojo de los grupos financieros-industriales de base familiar, junto con las purgas & quot; quotantifascistas & quot; de mediados de la década de 1970, infligieron una grave & quot; fuga de cerebros & quot a Portugal a través del exilio de empresarios y directivos profesionales. Los gobiernos portugueses recientes han reconocido que el sector de las empresas públicas, altamente politizado, es un obstáculo importante para la resolución de problemas macroeconómicos, como los grandes déficits fiscales, la inflación y la onerosa deuda externa.

El comercio de productos básicos de Portugal se ha vuelto cada vez más dominado por la CE, y desde la adhesión de ambos países ibéricos a la organización en 1986, España ha surgido repentinamente como un socio comercial importante para Portugal, cuyas principales exportaciones de productos básicos a principios de la década de 1990 incluían textiles, prendas de vestir y calzado, maquinaria y equipo de transporte, productos forestales (incluidos los productos de pulpa y papel y corcho) y productos agrícolas (principalmente vino). Con la creciente participación de empresas multinacionales, Portugal también estaba ganando fuerza competitiva en la exportación de componentes y repuestos electrónicos y de automoción de alta tecnología.

La privatización, la desregulación económica, la reducción de la deuda y la reforma fiscal del lado de la oferta se convirtieron en las principales preocupaciones del gobierno mientras Portugal se preparaba para los desafíos y oportunidades de la plena participación en el mercado único de la CE en la década de 1990. Estas políticas impulsadas por el mercado merecieron gran parte del mérito del resurgimiento económico de Portugal. Liderado por el aumento de las exportaciones y la sólida formación de capital, el PIB de Portugal creció a una tasa anual del 4,6 por ciento entre 1986 y 1990. Durante este período de cinco años, solo Japón, entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), superó el nivel económico de Portugal. rendimiento.


Portugal y la recuperación económica # 8217: ¿Cuánto resultó de deshacerse de la austeridad?

Portugal está celebrando una recuperación económica después de una recesión prolongada que comenzó en 2003 y empeoró después de la Gran Recesión de 2008. El PIB de la nación creció un 2,7% en 2017, el más alto en muchos años, y aunque se prevé que disminuya un poco este año, el crecimiento aún debería llegar al 2,2%.

Hay al menos dos puntos de vista sobre lo que ha llevado a la recuperación. Uno sugiere que la decisión de Portugal de poner fin a las medidas de austeridad más duras del FMI / UE en 2015 e impulsar el gasto y la inversión encabezó la carga. Otro es que Portugal simplemente se benefició pasivamente, junto con otros, de una fuerte recuperación en Europa en general.

Como un New York Times El informe observó, con varios funcionarios citados para apoyar la opinión, "En un momento de creciente incertidumbre en Europa, Portugal ha desafiado a los críticos que han insistido en la austeridad como respuesta a la crisis económica y financiera del continente".

Las medidas de austeridad exigidas a Portugal a través del Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea fueron ampliamente consideradas como duras e implicaron severos recortes de gastos, recortes de salarios, pensiones y seguridad social. A cambio de aceptar los recortes, el FMI / UE acordó en 2011 rescatar a Portugal con 90.000 millones de dólares para gestionar su déficit fiscal, capitalizar bancos débiles y reducir los préstamos en mora, mejorar el empleo y obtener un mayor acceso a los mercados financieros mundiales.

los Times La historia continúa señalando que en 2015 Portugal adoptó una “posición audaz” cuando “dejó de lado las medidas de austeridad más duras que habían impuesto sus acreedores europeos, lo que provocó un círculo virtuoso que volvió a poner a su economía en la senda del crecimiento”.

El país revirtió los recortes mencionados anteriormente y, en cambio, "ofreció incentivos a las empresas". Ese cambio y la voluntad de impulsar el gasto “tuvieron un efecto poderoso. Los acreedores se opusieron a la medida, pero la tristeza que se había apoderado de la nación durante años de apretarse el cinturón comenzó a desaparecer. La confianza empresarial se recuperó. La producción y las exportaciones comenzaron a despegar, & # 8221 señala el Tiempos & # 8217s historia.

"Cuando sube la marea, todos los barcos suben y eso es lo que le pasó a la economía portuguesa". & # 8211 Joao Borges de Assuncao

Pero el profesor de finanzas de Wharton Joao Gomes, oriundo de Lisboa, dijo que la recuperación económica de Portugal se comprende mejor en el contexto de la recuperación más amplia en Europa, que calificó como "excelente". Portugal se ha beneficiado de la recuperación económica de Europa de varias formas: turismo, exportaciones y aumento de la inversión nacional. Estos han ayudado a reducir la tasa de desempleo desde su máximo del 17,5% en el primer trimestre de 2013 al 7,9% en el primer trimestre de 2018.

Joao Borges de Assuncao, profesor de la Escuela de Negocios y Economía Católica de Lisboa en Lisboa, dijo que la recuperación económica en curso de Portugal lo ha convertido en "un ejemplo de lo que se podría hacer de manera diferente en el contexto de la recuperación europea". Su opinión es que el repunte del país comenzó cuando se terminaron algunas de las medidas de austeridad, lo que le permitió recuperarse de la Gran Recesión de 2008 y tres años de crecimiento negativo del PIB y alto desempleo. De Assuncao fue asesor económico del presidente portugués en 2006-2016 y del primer ministro portugués de 2002 a 2004.

La recuperación de Portugal se vio favorecida por "un entorno externo benigno", que hizo posible "un crecimiento amplio y rico en empleo", según la opinión del FMI en su último informe de febrero, haciéndose eco de la opinión de Gomes. Al sugerir que la nación no está fuera de peligro del todo, el informe también señaló que aún enfrenta vulnerabilidades con tasas de interés potencialmente más altas, altas tasas de deuda pública a PIB, préstamos incobrables en los balances bancarios y la posibilidad de "recesiones cíclicas" en sus operaciones. con sus socios. El FMI pidió “reformas duraderas del gasto” y balances bancarios más sólidos para que Portugal pueda proporcionar nuevos créditos para la inversión.

De Assuncao y Gomes hablaron sobre el crecimiento económico de Portugal y los desafíos en el programa de radio Knowledge @ Wharton en SiriusXM.. (Escuche el podcast completo en la parte superior de esta página).

Grandes programas de estímulo apoyados

Universia Knowledge @ Wharton High School

Portugal tenía mucho que ganar con el Plan de Inversiones para Europa de la Comisión Europea que el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, presentó en noviembre de 2014. “Europa se comprometió con este plan para estimular o subsidiar de manera efectiva la inversión en varias partes de la UE, principalmente en el sur pero no exclusivamente, simplemente proporcionando fondos de contrapartida a una serie de programas que calificaron bajo ciertos criterios ”, dijo Gomes. Una característica que ayuda a Portugal es la ayuda financiera para las pequeñas empresas. Eso agregó unos 2 mil millones de euros a la economía, o alrededor del 5% de la inversión total.

Gomes también señaló que el mayor impulso que recibió Portugal de la recuperación de Europa se produjo a través de las exportaciones, ya que el continente absorbió el 75% de las exportaciones de bienes y servicios del país. De Assuncao estuvo de acuerdo: "El gran cambio son esencialmente las exportaciones, incluidos los servicios", vinculado a la mejora general de la economía europea, especialmente en los últimos dos años. "Cuando sube la marea, todos los barcos suben y eso es lo que le pasó a la economía portuguesa".

Una vista templada

Gomes también aportó una nota aleccionadora al entusiasmo por la recuperación económica de Portugal. “Se puede llamar recuperación, pero todavía estamos muy por debajo de donde estábamos justo antes de la crisis. Mira todos y cada uno de los números. Los impuestos relativos al PIB son del 44% y no se han movido ni un poco. El gobierno recauda la misma cantidad de ingresos que gastó la misma cantidad que gastó, excepto por algunas ayudas excepcionales al sector financiero. El déficit es básicamente el mismo. La inversión pública es básicamente la misma.

"No hay mucho espacio para seguir adelante, si no aumentamos la productividad". & # 8211Joao Gomes

"El auge se ha debido principalmente a la vivienda en cierta medida, la hospitalidad y algunos beneficios secundarios del plan Juncker para Europa, que realmente ha subsidiado la inversión en Portugal en los últimos años". Aún así, la inversión se mantiene un 25% por debajo de 2008.

La productividad es clave

Gomes dijo que el crecimiento de la productividad es fundamental para que Portugal continúe con su recuperación económica. “La verdadera nube en la historia de los últimos 20 años es que [Portugal] simplemente no es más productivo. Simplemente no hay mucho espacio para seguir adelante, si no aumentamos la productividad ". Con un mayor empleo, es importante tener una mayor productividad, así como para mejorar los salarios y los niveles de vida, explicó.

De Assuncao señaló que Portugal ha experimentado un aumento de la inversión, la mayor parte de la cual proviene del sector privado. Pero eso también ha dejado mucho que desear. & # 8220Debería haber sido mucho, mucho más alto ”, dijo. “La inversión bajó hasta un 40% desde su punto máximo, o un 44% acumulativamente desde 2002, y solo hemos recuperado el 25% de eso. Necesitamos algunos trimestres de crecimiento de alrededor del 10% para ponernos al día y recuperar los niveles que requiere la economía portuguesa ”.

Y más inversión es esencial para lograr ganancias de productividad, agregó de Assuncao. “El año pasado, el crecimiento del empleo fue mucho mayor que el crecimiento del PIB, con la consecuencia de que obtuvimos ganancias de productividad negativas. Y para que podamos obtener ganancias de productividad, necesitamos inversión privada; la mayor parte de la inversión pública no mejora la productividad ".

Una de las razones de ese impacto sesgado de las inversiones en la productividad es que la economía portuguesa no tiene una base suficientemente amplia. “Necesitamos mucha más diversificación en nuestra base económica”, señaló de Assuncao. Pero por ahora, la recuperación ha impulsado el sentimiento económico, lo que en sí mismo podría proporcionar un mayor impulso. “Afecta la perspectiva de la gente y todas las encuestas indican que el estado de ánimo del público es mucho mejor, por lo que hay mucha más confianza y eso también ayuda a la recuperación”, dijo de Assuncao.

La oportunidad turística

Gomes vio al turismo como "el único lugar obvio" para un nuevo crecimiento económico, y dijo que podría beneficiarse del crecimiento en Europa, aunque si prosigue la salida planificada de Gran Bretaña de la Unión Europea, podría frenar un poco ese optimismo. El turismo también es importante desde el punto de vista de la productividad porque Portugal tiene una población que envejece, agravada por la emigración de sus jóvenes en los últimos años, dijo Gomes.

De Assuncao elaboró, coincidiendo en que el turismo es la fuente más obvia de crecimiento económico & # 8212 en el corto plazo. “El problema es que el turismo es pequeño en Portugal y nunca será muy grande”. Por tanto, el turismo no puede proporcionar el motor del crecimiento económico que Portugal necesita. Agregó que sería difícil obtener ganancias de productividad en el turismo porque es intensivo en mano de obra y la mayoría de sus inversiones de capital están vinculadas a bienes raíces.

En ese contexto, De Assuncao reiteró su llamado a diversificar la economía. Pero hacerlo requiere pasos de política pública y la tendencia es que el gobierno a cargo seleccione a los favoritos y así cometa errores, dijo. La "mejor apuesta" de Portugal: aumentar la participación de la eurozona. "Cuanto más participemos en todos los proyectos con otros países europeos que comparten el mismo entorno regulatorio, la misma moneda y las mismas reglas de mercado, podemos extendernos a muchas otras industrias".

Entre los principales desafíos a los que se enfrenta Portugal está su "sector bancario muy frágil", cargado de préstamos en mora otorgados a "amigos del gobierno", dijo de Assuncao. Muchos de esos préstamos están vinculados a la propiedad inmobiliaria y los precios inmobiliarios más altos facilitarán su regularización. De Assuncao se hizo eco de la opinión del FMI al señalar que la economía es "extremadamente vulnerable" con su relación deuda / PIB del 126%. "Si las tasas de interés suben, y lo harán muy pronto, será un gran problema porque perderíamos bastante ingresos por intereses para el mundo exterior".

"Es genial ver a la gente hacerlo mucho mejor, mucho más feliz y con mucha más confianza en el futuro". & # 8211Joao Gomes

"Portugal está al máximo en [sus] tarjetas de crédito", dijo Gomes, y agregó que las tasas de interés más altas podrían significar un desastre. En ese escenario, "la atención debe centrarse sin descanso en el crecimiento".

Entre los problemas restantes de Portugal está que la crisis financiera mundial llevó a muchos de su generación millennial a migrar a otras partes de Europa, África, Brasil y Estados Unidos, señaló Gomes. “Son algunas de las personas más talentosas y educadas & # 8212 las que tienen la opción de mudarse a otro lugar. Es un déficit de talento del que no nos recuperaremos en una generación. Creo que no los vamos a atraer de nuevo ".

Como otros, Portugal también enfrenta su parte de riesgos globales, como las consecuencias de la guerra comercial de Estados Unidos con China, dijo de Assuncao. “Los países más débiles, como Portugal e Italia, serán extremadamente vulnerables a esos desarrollos. Así que necesitamos prepararnos para eso ".

Disfruta la fiesta

Mientras tanto, Portugal debería hacer una pausa y “dejar de quejarse” sugirió de Assuncao. “Estamos disfrutando de este boom. Ha sido inusual y la gente está feliz. Quizás ahora mismo lo mejor que se puede hacer es disfrutar de la fiesta. Al mismo tiempo, no destruya las ganancias & # 8212 no permita que el déficit se salga de la línea. Necesitamos una mano muy firme por parte del gobierno ".

También advirtió al gobierno contra la entrega de dádivas en forma de bonificaciones a los funcionarios públicos y descuentos fiscales a los propietarios de restaurantes, como lo ha hecho en el pasado. Gomes agregó: "Es genial ver a la gente hacerlo mucho mejor, mucho más feliz y con mucha más confianza en el futuro".

“Seguimos siendo, en muchos sentidos, un ejemplo para otros países de que se pueden superar las dificultades”, dijo de Assuncao. "De muchas maneras, pudimos superar eso con conflictos internos limitados, especialmente en comparación con otros países europeos que todavía se encuentran en una situación muy grave".


INTRODUCCIÓN A UNA CUESTIÓN ESPECIAL SOBRE LA HISTORIA ECONÓMICA DE PORTUGAL

Hasta mediados de la década de 1980, la historia económica portuguesa existía relativamente aislada de las principales corrientes internacionales. Existía una relación con la literatura francesa de la Annales escuela, que había influido en Vitorino Magalhães Godinho y otros. Y historiadores como Borges Macedo o Oliveira Marques conocían algunas de las tendencias internacionales. Pero en la investigación que se está produciendo en Portugal, un enfoque comparativo y cuantitativo, firmemente arraigado en la noción de contrafáctico, faltaba por completo en la literatura.

Esta imagen estuvo a punto de cambiar abruptamente con la aparición de un clásico moderno, Reis (Referencia Reis 1984). A partir de entonces, el enfoque anglófono moderno de la historia económica se ha vuelto más frecuente en Portugal, aunque nunca se ha vuelto dominante en relación con el enfoque exclusivamente narrativo y descriptivo de los historiadores tradicionales.

La calidad muy mejorada de la infraestructura de investigación de Portugal, incluidas las bibliotecas y archivos universitarios durante las últimas cuatro décadas, ha permitido un acceso mucho más fácil (e interacción) con la beca internacional. Junto con la ausencia de censura desde la implementación de la democracia y la posterior aparición de Internet, estos desarrollos han llevado a mejoras notables en la calidad de la investigación producida. La mayoría de los historiadores de Portugal todavía están muy arraigados en las instituciones portuguesas, y estudiar historia económica fuera del país sigue siendo la excepción más que la norma, pero una generación de estudiantes de doctorado en el Instituto Universitario Europeo y en otros lugares se ha centrado en Portugal desde una perspectiva comparada. , y muchos de ellos ahora enseñan en Portugal. Todos estos desarrollos han llevado a una mejora metodológica notable en el tipo de artículos que se escriben, así como a una comprensión más matizada de la historia de Portugal, como resultado de tener una perspectiva mucho más comparativa de lo que solía ser.

Este número monográfico es representativo del mejor trabajo realizado en los últimos años y muestra cuánto más integrada está la historia económica portuguesa con las tendencias internacionales. De las presentaciones recibidas, seleccionamos seis artículos para ser revisados, y luego de un riguroso proceso de arbitraje, finalmente cuatro de ellos han sido aceptados por el comité científico, que incluía a la editora en jefe, Blanca Sánchez Alonso, Jaime Reis y yo mismo. Nota a pie de página 1 Es notable que todos los artículos aceptados utilizan enfoques cuantitativos y comparativos y están escritos por autores relativamente jóvenes, todos los cuales trabajan para instituciones extranjeras o han tenido una experiencia internacional considerable.

Los trabajos aparecen en este número especial por orden cronológico. El primer artículo, «Invertir en una economía de frontera: Portugal, 1230-1500» es de António Castro Henriques (Universidade do Porto). Este artículo introduce capital en el debate sobre Iberia como economía de frontera durante la era posterior a la Reconquista y posterior a la Peste Negra. Ese debate generalmente se enmarca en la literatura en términos de relaciones tierra-trabajo, que evidentemente eran altas, pero el papel del capital como insumo en la producción tiende a dejarse de lado. Henriques muestra que la condición de Portugal como economía de frontera significaba que el capital, en lo que respecta a la inversión en tierras para alquilar, tenía tasas de interés bajas en Portugal en comparación con otros países de Europa occidental. Este resultado, junto con el trabajo anterior del autor (Henriques Reference Henriques 2015) parece de fundamental importancia para nuestra comprensión de la situación de Portugal a finales de la Edad Media, y parece probable que tenga importantes implicaciones para el trabajo futuro.

El segundo artículo, «Reconsideración del modelo del sur de Europa: estado civil, trabajo de la mujer y relaciones laborales en el Portugal de mediados del siglo XVIII», está escrito por Filipa Ribeiro da Silva (Instituto Internacional de Historia Social) y Hélder Carvalhal (Universidade de Évora) . A pesar de algunas salvedades, su artículo es un retroceso notable contra la literatura que pinta a la Europa meridional premoderna como particularmente patriarcal en comparación con la Europa noroccidental. Los autores muestran que las mujeres portuguesas no se volvieron menos activas en el mercado laboral, después del matrimonio, que en el caso de los países del norte de Europa, un resultado que contrasta con lo que la literatura suponía anteriormente para el sur de Europa.

El tercer artículo, de Eric Golson (Universidad de Surrey), muestra que Portugal durante la Segunda Guerra Mundial, aunque en principio políticamente neutral, estaba de hecho más alineado con los intereses aliados (y en particular, británicos), tanto financieros como políticos. El autor proporciona una nueva balanza de pagos estandarizada y muestra que, al menos desde la firma del acuerdo de compensación anglo-portugués de 1940, Portugal favoreció mucho los intereses del esfuerzo bélico británico. Según el autor, los portugueses estaban dispuestos a prestar en total más de un cuarto del PIB de un año durante la guerra a los británicos, una cifra notable sin paralelo alemán. The author furthermore advances an innovative hypothesis for why this was the case: the role of the British in supporting the continued viability of the Portuguese Empire, as well as supplying mainland Portugal with goods. The author's point that as the situation stood in the Second World War, Portuguese and British interests were aligned and of importance for our understanding of the period.

Matilde Machado (Universidad Carlos III) and Pedro Maia Gomes (Birkbeck College, University of London) are the authors of the fourth article: «Literacy and primary school expansion in Portugal: 1940-62». These authors estimate, using county-level data, the causal impact on enrollment and literacy of a massive primary school construction program which began in 1940 (Plano dos Centenários). The authors' main result is that public policies in the form of school construction was responsible for a 80 per cent increase in enrollment and a 13 per cent increase in the literacy rate of the affect cohorts until the 1960s. But beyond this, this paper has several remarkable results. The authors are well aware that school construction was not random instead, they specifically study empirically the selection logic of school construction. Their results show that areas with initially lower literacy rates as well as younger demographic characteristics were privileged. This is a rather remarkable result which confirms that the Estado Novo regime actively worked to eradicate illiteracy among the least privileged members of society.

All of these papers break new ground in destroying current prejudices with regard to Portugal's history. The paper by Henriques studies in detail the agricultural and capital market situation during a period when the historical emphasis has been traditionally put in the process of the fifteenth century Discoveries. But it should be evident that the background which Henriques studies here systematically for the first time was of much more immediate importance to the everyday life of the late Medieval Portuguese, and also that we can hardly understand Portugal's expansion, to which so much attention has been given in the traditional literature, without first understanding this background.

The paper by Ribeiro da Silva and Carvalhal, in turn, presents evidence which is destructive of a long-standing cultural bias against southern Europe. The implicit hypothesis in much of the literature (see for instance, De Moor and Van Zanden Reference De Moor and Van Zanden 2010) is that the higher levels of gender equality which did become evident in Northern Europe by the last quarter of the twentieth century had very long historical roots in the style of the persistence literature. By presenting evidence against this, Ribeiro da Silva and Carvalhal contribute towards the elimination of one candidate explanation for understanding Portugal's failure to enter modern economic growth until the 20 th century.

The papers by Golson, and by Gomes and Machado, in turn, show a much more nuanced view of the Estado Novo than the politicised notion of a fascist regime which kept the country poor and illiterate — accusations which are today frequent from some professional historians and the general public. In fact, while the Estado Novo strategically adopted some of the external trappings of Fascism, the reality is instead that Salazar was a social conservative who fought the truly Fascist political forces which might otherwise have become more influential or even taken power (Pinto Reference Pinto 1994).

All authors have been required, as a condition of acceptance, to deliver their data corresponding to their paper, and this will be posted in the journal's website as Supplementary material. This will facilitate access to other researchers who can benefit from such data for their own research, and also makes it easier for others to double-check the validity of the original work. Of course, any researcher who uses the data must cite these authors, so they will also benefit.

It is my desire that Portuguese economic history will flourish during the twentieth-first century. Hopefully, this special issue represents one step in that direction.


Portugal Economy - History


A.) The Early Republic, 1910-1914

A military revolt in 1910 caused KING MANUEL II. to abdicate, after only two years of rule, and leave for exile in England. In Lisbon, the REPUBLIC was proclaimed, a PROVISORICAL GOVERNMENT formed, a CONSTITUTION passed (1911), which separated church and state. Relations with the pope were strained, as the new government pursued an outspoken anticlerical policy.


B.) Portugal Neutral, 1914-1916

Portugal, despite it's old alliance with Britain, was not regarded part of the systems of alliances which became enemies in World War I. Germany and Britain had signed a secret memorandum, agreeing on partitioning Portugal's colonial empire amongst themselves, indicating that Portugal was seen as a victim rather than a potential ally.
When World War I broke out in August 1914, Portugal remained neutral. It's location on the Atlantic coast assured continuing access to overseas markets Portugal's economy suffered somewhat from the German U-BOAT-WARFARE which sough to blockade the United Kingdom, the most important market for Portuguese products. There were clashes with German troops in southern Angola yet both the Portuguese and the German governments formally stuck to Portuguese neutrality.
Britain demanded Portugal to confiscate the German ships interned in Portuguese ports, and to sell them to Britain Portugal complied on February 24th 1916, an act to which Germany and Austria-Hungary responded by declaring war on Portugal.


C.) Portugal at War with the Central Powers, 1916-1918

Meanwhile, in 1916 South African troops, operating from Kenya, penetrated into GERMAN EAST AFRICA (modern Tanzania), ably defended by PAUL VON LETTOW-VORBECK. Lettow-Vorbeck, realizing that open warfare was not feaible any more, switched to a guerilla tactic, thus pinning down South African forces which could not be shifted to the European war theatre. Trying to evade his persecutors, he marched into Rhodesia and (Portuguese) Northern Mocambique. Lettow-Vorbeck, without communication with the homeland and without reinforcements, held out until the end of the war.
In the war, Portuguese governments had frequently changed in 1917, SIDONIO PAIS staged a coup d'etat. Portuguese troops were sent to fight in the trenches 10,000 were either killed or wounded. 60,000 died in the influenza epidemic of 1918. The Portuguese troops were of little value to the Allied cause during the spring offensive of 1918, the Germans broke through the front segment held by the Portuguese. In December 1918, Prime Minister Sidonia Pais was assassinated.
In the Peace Treaty of Versailles, Germany had to cede the port of KIONGA, hitherto German East Africa, to Portugal (Mocambique).


Portugal Economic Growth

2015 2016 2017 2018 2019
Population (million)10.410.310.310.310.3
GDP per capita (EUR)17,35018,06019,02419,87520,684
GDP (EUR bn)180186196204212
Economic Growth (GDP, annual variation in %)1.82.03.52.62.2
Consumption (annual variation in %)1.92.62.12.92.3
Investment (annual variation in %)5.92.511.55.86.6
Exports (G&S, annual variation in %)6.34.48.44.53.7
Imports (G&S, annual variation in %)8.05.08.15.75.3
Industrial Production (annual variation in %)2.12.33.90.1-2.3
Retail Sales (annual variation in %)2.52.74.14.14.4
Unemployment Rate12.411.18.97.06.6
Fiscal Balance (% of GDP)-4.4-1.9-3.0-0.40.2
Public Debt (% of GDP)131132126122118
Money (annual variation in %)4.48.98.08.16.5
Inflation Rate (HICP, annual variation in %, eop)0.30.91.60.60.4
Inflation Rate (HICP, annual variation in %)0.50.61.61.20.3
Inflation (PPI, annual variation in %)-3.3-2.73.32.70.0
Policy Interest Rate (%)- - - - -
Stock Market (annual variation in %)10.7-11.915.2-12.210.2
Exchange Rate (vs USD)- - - - -
Exchange Rate (vs USD, aop)- - - - -
Current Account (% of GDP)0.21.21.4-0.6-
Current Account Balance (EUR bn)0.42.22.60.8-0.2
Trade Balance (EUR billion)-10.7-11.4-14.7-17.6-20.4

Tejvan Pettinger studied PPE at LMH, Oxford University. Saber más

We use cookies on our website to collect relevant data to enhance your visit.

Our partners, such as Google use cookies for ad personalization and measurement. Consulte también: Sitio de privacidad y condiciones de Google

By clicking “Accept All”, you consent to the use of ALL the cookies. However, you may visit "Cookie Settings" to provide a controlled consent.

Puede leer más en nuestra página de privacidad, donde puede cambiar las preferencias cuando lo desee.

List of site sources >>>


Ver el vídeo: historia de la economia de Portugal (Enero 2022).