La historia

Egina


Egina es una isla en el golfo Sarónico, al sur de Atenas. Fue una de las primeras potencias marítimas de Grecia, famosa por acuñar las primeras monedas en Grecia que fueron aceptadas en toda la región mediterránea. Según el escritor clásico Ovidio (43 a. C. - 17 d. C.), la isla se conocía originalmente como Oenone. Como explica el mito, el dios Zeus, en forma de gran llama, se llevó a la ninfa Egina y la mantuvo en la isla. Con el tiempo, dio a luz a un hijo, Aeacus, que cambió el nombre de la isla a su madre.

Una ciudad próspera

Según Heródoto, Egina era una colonia de la ciudad de Epidauro, un próspero centro de culto para el semidiós Asclepio, ubicado en la costa del Peloponeso. Esta ciudad fue un importante bastión micénico, y los artefactos descubiertos en Egina han establecido que la cultura micénica sobrevivió en la isla mucho después de la invasión dórica de c. 1200 a. C. que lo suplantó.

El estándar de pesos y medidas desarrollado por Aegina se convirtió en el estándar en toda Grecia.

La riqueza de Epidauro parece haber sido aprovechada por los ciudadanos de Egina, ya que la isla floreció desde el principio y, con el tiempo, llegó a rivalizar con Atenas. El estándar de pesos y medidas desarrollado por Egina se convirtió en el estándar en toda Grecia, fueron los primeros en acuñar monedas y su flota de barcos comerciaba en todo el Mediterráneo y el Egeo hasta Egipto y el Levante persa. Si bien Herodoto (c. 484 - 425/413 a. C.) afirma que Atenas y Egina se convirtieron en enemigas por una disputa que involucró estatuas de dos deidades, es más probable que la ciudad continental se pusiera envidiosa de la prosperidad de la ciudad isleña y, además, se preocupara por su comercio con Persia.

Relaciones Exteriores

Las colonias griegas jónicas en Asia Menor, bajo control persa, habían sido una fuente de conflicto para el Imperio persa durante años. Después de la revuelta jónica de 499-493 a. C., en la que las colonias griegas fueron derrotadas por las fuerzas persas y se restableció el orden, Egina, que no había estado involucrada en el conflicto, envió a Persia símbolos de sumisión que equivalían a un pacto a los ojos de Atenas. Los atenienses habían apoyado la revuelta jónica (junto con la ciudad de Eretria) en lo que respecta al suministro de tropas y armas a las colonias. El gesto de buena voluntad de Egina hacia el enemigo de Atenas no habría sido bien recibido. En represalia por el apoyo griego a la revuelta jónica, Darío I de Persia (c. 550-486 a. C.) invadió Grecia en 490 a. C. pero fue rechazado en la batalla de Maratón.

Diez años más tarde, el hijo de Darío, Jerjes I (r. 486-465 a. C.), invadió Grecia para completar lo que su padre había comenzado. Después de una serie de batallas (incluida la famosa Batalla de las Termópilas), fue derrotado en la Batalla de Salamina en 480 a. C. por las fuerzas navales combinadas de Atenas y Egina. Como no hay evidencia de relaciones cálidas entre Atenas y Egina, ni ninguna evidencia de una ruptura en las relaciones entre Egina y Persia entre el pacto en 491 a. C. y la Batalla de Salamina, parecería que Egina se vio obligada a luchar contra los persas. en las secuelas patrióticas de las Termópilas. Cualquiera que fuera su motivación, los barcos de Egina jugaron un papel crucial en la destrucción de la flota persa. Después de esto, sin embargo, Egina cayó bajo la sombra de la supremacía comercial y naval ateniense y comenzó a declinar.

¿Historia de amor?

¡Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico!

Disminución

Egina luchó contra Atenas en la Primera Guerra del Peloponeso (460-445 a. C.), donde probablemente fueron respaldados por los persas, que no solo protegieron sus intereses comerciales, sino que también apoyaron al enemigo de su enemigo (Atenas). Sin embargo, con o sin el apoyo persa, la época de grandeza de Egina había terminado. Cuando Platón escribió su diálogo sobre el Fedón (c. 380-360 a. C.) Egina se consideraba poco más que un lugar de recreo. En el diálogo, cuando Echecrates le pregunta a Fedón: "Pero Aristippus y Cleombrotus, ¿estaban presentes?" Fedón responde: "No, no lo estaban. Se decía que estaban en Egina". Aristippus fue el fundador de la escuela de filosofía de Cyrenaic, que enseñó que el placer es el único bien intrínseco, y un lector antiguo informado del diálogo de Platón habría entendido estas líneas como una especie de `` broma interna '' que equipara el hedonismo de Cyrenaic con la isla de Egina.


La historia del templo de Aphaia

Justo en las afueras de la ciudad capital de Atenas se encuentra la isla de Egina [Grk: Αίγινα], una de las islas Sarónicas más cercanas a la ciudad en el Golfo Sarónico. La pintoresca y tranquila isla es de muy fácil acceso desde Atenas y está llena de historia y muchos sitios históricos emblemáticos.

Quizás su sitio más famoso es el maravilloso templo antiguo conocido como el Templo de Aphaia [Grk: Ναός Αφαίας] que aún se mantiene en pie, aunque en forma de ruinas. El magnífico templo se encuentra en una colina cubierta de pinos de más de 500 pies de altura. El templo está apropiadamente dedicado a la diosa griega Aphaia, a quien se adoraba casi exclusivamente en este mismo templo en Egina. Sin embargo, desde mediados del siglo V a. C., los atenienses dominaron la isla rival de Egina, y el templo de Aphaia se vinculó con la diosa Atenea.

El templo fue construido en 500 a. C. y está hecho de piedra caliza porosa que luego fue revestida con una capa exterior de estuco y ricamente pintada. Al igual que el Partenón y el Templo de Poseidón, el templo está construido en orden dórico. Seis columnas forman la parte delantera y trasera del templo, mientras que cada lado tiene doce columnas. 25 de las 32 columnas dóricas originales siguen en pie hasta el día de hoy, un testimonio de su construcción y posterior restauración. Lo más fascinante es que todas menos tres de las columnas son monolíticas, lo que significa que consisten en una sola pieza de piedra caliza, en lugar de estar construidas con tambores de columnas apilados, como es el caso de varios otros templos griegos famosos.

El templo actual se construyó sobre un templo anterior que data del 570 a. C. que fue destruido por un incendio. Los restos del templo destruido se utilizaron para rellenar y crear una gran terraza elevada que sostiene el templo que aún se conserva en la actualidad. Los restos enterrados del templo destruido contienen muchos rastros de la pintura antigua que los cubría.

Las esculturas de los frontones (techos de forma triangular en los extremos del templo) del Templo de Aphaia se consideran muy importantes, ya que se cree que unen los períodos arcaico y clásico temprano de la historia griega antigua a través de la técnica escultórica. Desafortunadamente, varias de estas esculturas de valor incalculable fueron retiradas y llevadas a Alemania, donde permanecen hasta el día de hoy. Algunos fragmentos permanecen y se encuentran en los museos de Egina, así como en el sitio del templo en sí.

El templo es uno de los puntos del llamado Triángulo sagrado, donde se dice que si se trazaran líneas que conectaran los sitios, el Templo de Aphaia forma un triángulo equilátero con la Acrópolis de Atenas y el Templo de Poseidón en el Cabo Sunión.

Aunque el santuario finalmente fue abandonado, el templo y los edificios circundantes siguieron siendo imponentes de manera monumental durante los siglos venideros. Hasta el día de hoy, los restos, que incluyen columnatas dóricas interiores de dos pisos, son monumentalmente impresionantes incluso en su estado de ruinas. Los extraordinarios restos del templo de Aphaia hacen que cualquier viaje a Egina valga la pena.


Egina

La isla de Egina fue el primer estado de la Grecia europea en adoptar el uso de moneda acuñada. La antigua tradición, que atribuía a Feidón, rey de Argos, el mérito de haber sido el primero en acuñar monedas en esta isla, se debe quizás a la indiscutible prioridad sobre todas las demás monedas de la Grecia europea de los estadistas más antiguos del tipo Tortuga (Rev. Num., 1903, 359, n. 2). Desafortunadamente, sin embargo, hay muchas dudas sobre la fecha de Pheidon (Th. Reinach, Rev. Num., 1894, 1). En cuanto a las primeras monedas de Aeginetic, no cabe duda de que pertenecen a mediados del siglo VII. Los principales escritores antiguos que mencionan a Pheidon como

Si el estándar Aeginetic o Pheidonian se derivó del fenicio, como los pesos de algunas de las monedas Aeginetic más pesadas nos llevarían a sospechar (B. V. Head, & # 8216 Ancient Systems of Weight, & # 8217 Revista del Instituto de Banqueros, 1879), o de Egipto, país con el que los eginetanos estaban en estrechas relaciones (Herodes ii. 178), es dudoso y la solución de Ridgeway a este problema es quizás la verdadera, a saber. que el patrón de plata de Aeginetic era de origen independiente, y se basaba simplemente en el valor relativo del oro y la plata en Egina cuando las monedas de plata se emitieron por primera vez en esa isla. Suponiendo, como es muy probable, que esta relación haya sido de 15: 1, un estado de oro de Creso o un dárico de 130 grs. x 15 = 1.950 grs. de plata o 10 estateres de plata Aeginetic de 195 grs. (Ridgeway, Origen de la moneda metálica, pag. 221). Pero el hecho de que la tortuga, una criatura sagrada para Afrodita (Frazer, Paus., vol. iv, pág. 105), fue elegido como el tipo de moneda, da cierta probabilidad a la teoría presentada por primera vez por E. Curtius (Num. Chron., 1870) que la ceca de Aegineta estaba conectada con el Templo de Afrodita, que dominaba el gran puerto de Egina. El simbolismo religioso de la tortuga como & pi & alpha & rho & alpha & sigma & eta & mu & omicron & nu de Egina es, sin embargo, disputado por Ridgeway (op. cit., pag. 331).

De los pesos de algunos especímenes excepcionalmente pesados, deducimos que el estater Aeginetic pesaba originalmente más de 200 grs., Y en la Bibliotheque Nationale, París, es un estater eléctrico único, obv. Tortuga, Rvdo. Inc. cuadrado dividido en dos partes, con un peso de 207 grs. La fecha de esta notable moneda difícilmente puede ser mucho más tardía que alrededor de A.C. 700. Pertenece a la clase de dinero electrónico temprano acuñado en el estándar fenicio algo reducido. su tipo parece conectarlo con Egina, aunque la forma del reverso incuso apunta a un origen asiático. Eso

Stater,194 grs.
Dracma,97 grs.
Triobol,48 grs.
Diobol,32 grs.
Trihemiobol,24 grs.
Obol,16 grs.
Hemiobol,8 grs.
Tetartemorion,4 grs.

Los siguientes son aproximadamente los períodos cronológicos en los que cae el dinero de Egina (ver Earle Fox en Corolla Num., págs. 34 y ss.).


Contenido

Aunque el nombre Egina presagia una cabra-ninfa, [1] como la cretense Amaltea, se le dio una identidad continental como la hija del dios del río Asopo y la ninfa Metope [2] de sus doce o veinte hijas, muchas fueron violadas por Apolo o Zeus. Egina tuvo al menos dos hijos: Menoetius de Actor y Aeacus de Zeus, quienes se convirtieron en reyes. Cierta Damocrateia, que se casó con Menoetius, también fue llamada su hija por Zeus. [3]

El hijo mortal Menoetius era rey del Opus y se contaba entre los argonautas. Su hijo era Patroclo, el primo hermano de Aquiles una vez separado por su conexión familiar paterna con Egina y su compañero íntimo.

El hijo hecho inmortal, Aeacus, era el rey de Egina, y se sabía que había contribuido con la ayuda de Poseidón y Apolo en la construcción de las murallas de Troya. A través de él, Egina fue la bisabuela de Aquiles, que era hijo de Peleo, hijo de Aeacus.

En un relato, Aegina también fue llamada la madre de Sinope por Ares. [4] De lo contrario, solía ser su hermana, ya que las dos eran hijas de Asopo. [5]

El secuestro de Egina Editar

Cuenta la leyenda que Zeus tomó la forma de un águila (o una gran llama en el relato de Ovidio) y secuestró a Egina, [6] llevándola a una isla cerca de Ática, [7] entonces llamada Enone [8] conocida en adelante por su nombre. El padre de Egina, Asopo, los persiguió, su búsqueda lo llevó a Corinto, donde Sísifo era el rey. Sísifo, habiendo tenido la oportunidad de ver un gran pájaro llevando a una doncella a una isla cercana, informó a Asopo. Aunque Asopus los persiguió, Zeus arrojó sus rayos y envió a Asopus de regreso a sus propias aguas. Egina finalmente dio a luz a su hijo Aeacus, quien se convirtió en rey de la isla.

Mirmidones Editar

Cuando la ciudad de Egina fue despoblada por una plaga enviada por Hera en represalia celosa por el amor de Zeus por Egina, el rey Aeacus rezó a Zeus para que las hormigas que actualmente estaban infestando un roble se transformaran en humanos para repoblar su reino. Así se crearon los mirmidones.


Pablo de Egina

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Pablo de Egina, Latín Paulus Aegineta, (Nació C. 625, Egina, Grecia — murió C. 690), médico y cirujano alejandrino, el último gran enciclopedista médico griego antiguo, que escribió el Epitomēs iatrikēs biblio hepta, más conocido por su título latino, Epitomae medicae libri septem ("Compendio médico en siete libros"), que contiene casi todo lo que se conoce sobre las artes médicas en Occidente en su tiempo.

Basado en gran parte en los trabajos de médicos griegos anteriores como Galeno, Oribasio y Aëtius, el Epítome influyó mucho en la práctica médica de los árabes, que consideraban a Pablo uno de los escritores médicos griegos más autorizados. El médico maestro persa al-Rāzī (Rhazes) se basó ampliamente en el trabajo al escribir su Kitāb al-Manṣūrī ("Libro para al-Manṣūr") y Abū al-Qāsim, uno de los principales cirujanos del Islam, tomó prestado en gran medida de la EpítomeSexto, o libro quirúrgico, en la compilación del capítulo 30 ("Sobre cirugía") de su Al-Taṣrīf ("El método"). Así, la obra de Paul ejerció una influencia duradera en la medicina medieval occidental cuando las obras árabes se adoptaron como referencias primarias en la Europa medieval.

Además de sus descripciones de litotomía (extirpación quirúrgica de cálculos en la vejiga), trepanación (extirpación de un disco de hueso del cráneo), amigdalotomía (extirpación de parte de la amígdala), paracentesis (punción de una cavidad corporal para drenar líquido), y amputación del pecho, Paul también dedicó mucha atención en el Epítome a pediatría y obstetricia. Se ocupó extensamente de la apoplejía y la epilepsia, distinguió 62 tipos de pulso asociados con diversas enfermedades y presentó una de las primeras descripciones conocidas de envenenamiento por plomo.

Este artículo fue revisado y actualizado más recientemente por Amy Tikkanen, Gerente de Correcciones.


Egina

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Egina, Griego moderno Aíyina, isla, una de las más grandes del grupo sarónico de Grecia, a unas 16 millas (26 km) al sur-suroeste de El Pireo. Con un área de aproximadamente 32 millas cuadradas (83 km cuadrados), es un eparkhía (eparquía) de la nomós (departamento) del Pireo. Las llanuras y colinas del norte se cultivan con viñedos y olivos, higueras, almendros y pistachos, mientras que a lo largo de la costa este se extiende una cresta de roca volcánica ligera conocida como traquita. El punto más alto es el monte cónico Áyios Ilías (antiguo monte Pan Hellenion), a 1745 pies (532 metros). En la costa oeste, la ciudad principal y el puerto, Egina, se encuentran sobre parte de la antigua ciudad del mismo nombre.

Habitada desde el Neolítico (C. 3000 a. C.), la isla se convirtió en una potencia marítima líder después del siglo VII a. C. debido a su posición estratégica, y sus monedas de plata se convirtieron en moneda de cambio en la mayoría de los estados dóricos. La rivalidad económica de Egina con Atenas condujo a guerras y a su estrecha colaboración con Persia, pero en la batalla de Salamina (480 a. C.) la isla se puso del lado de Atenas y prevaleció. La conspicua valentía del minúsculo contingente de Aeginetan (sólo unos 40 barcos) fue reconocida con un premio al valor. Más tarde se reanudó la hostilidad con Atenas y, al comienzo de la guerra del Peloponeso, los atenienses deportaron a toda la población de Egina y la reemplazaron por colonos atenienses (431 a. C.). Los espartanos asentaron a los refugiados en la región de Thyreatis en el norte de Laconia. A los remanentes se les permitió regresar del exilio en el 404 a. C. después de la derrota de Atenas, pero Egina nunca se recuperó del golpe. Cayó con el resto de Grecia a Macedonia y luego a los romanos en 133 a. C. Recuperó algo de prosperidad bajo Venecia (1451) pero fue eclipsada por una incursión pirata en 1537. A partir de ese momento, excepto por otro interludio veneciano, la isla permaneció en manos turcas hasta 1826, momento en el que volvió a ser un centro comercial modestamente exitoso. Fue elegida como capital temporal de la Grecia independiente (1826-28), pero luego la creciente concentración de negocios en Atenas forzó una decadencia gradual. Hoy en día es un lugar de vacaciones y fines de semana para los atenienses, y el antiguo comercio de alfarería todavía se lleva a cabo.

El período de gloria de Egina fue el siglo V a. C., como se refleja en el legado de la escultura y la poesía de Píndaro. En una cresta boscosa al este de la isla, se encuentra un templo bien conservado del siglo V a. Su construcción periférica dórica (con columnas que rodean el edificio) de piedra caliza gris local ha sido parcialmente restaurada.


La era bizantina

Egina fue tomada por el dux veneciano Francesco Morosini en septiembre de 1687. En 1715, después de la caída de Corinto, Egina cayó en manos turcas casi sin lucha y fue cedida oficialmente a los turcos con el Tratado de Passarowitz (1718). Luego fue subyugado a los rusos durante dos años (1770-1772).

Egina se volvió bastante activa durante la Guerra de Independencia de 1821, y en 1826 se convirtió en la sede de la administración griega. En enero de 1828, se estableció aquí el primer gobierno de la Grecia moderna bajo Ioannis Kapodistrias. Egina alcanzó así la fama al convertirse en la primera capital del estado griego moderno (1828-1829).


Bibliografía

Burn, A.R. 1966. La historia del pelícano de Grecia. Pingüino. Harmondsworth.

Marco, Douglas. 2009. Hippota Nestor. Serie 37 de Estudios Helénicos. Washington, DC: Centro de Estudios Helénicos
https://nrs.harvard.edu/urn-3:hul.ebook:CHS_Frame.Hippota_Nestor.2009

Herodoto Historias. Herodoto, con una traducción al inglés de A. D. Godley. Cambridge. Prensa de la Universidad de Harvard. 1920.
Disponible en línea en Perseus

homérico Odisea, Traducido por Samuel Butler, revisado por Soo-Young Kim, Kelly McCray, Gregory Nagy y Timothy Power.
En línea en el Centro de Estudios Helénicos

Pausanias Una descripción de Grecia. Traducción basada en la interpretación original de W. H. S. Jones, 1918 (Rollo 2 con H.A. Ormerod), que contiene algunas de las notas al pie de página de Jones. Editado, con revisiones, por Gregory Nagy. En línea en CHS:
https://nrs.harvard.edu/urn-3:hlnc.prim-src:A_Pausanias_Reader_in_Progress.2018-

Polinskaya, Irene. 2013. Una historia local del politeísmo griego: dioses, gente y la tierra de Aigina, 800-400 a. C. Leiden, Boston. Rodaballo.

Estrabón Geografía. Estrabón. Jones, H. L. (ed.). 1924. La geografía de Strabo. Harvard University Press, Cambridge, Mass. William Heinemann, Ltd. Londres.
En línea en Perseus

Tucídides La guerra del Peloponeso. Jowett, Benjamin. 1881. Tucídides traducido al inglés, Volumen 1. Clarendon Press. Oxford.
En línea en Perseus


Como llegar a Egina

Desde Atenas, tome la línea de tren suburbano hasta Pireaus, la principal ciudad portuaria. Desde allí puede tomar un ferry a Egina. Varias compañías operan servicios de ferry, pero la principal diferencia es entre ferries rápidos o catamaranes que hacen la travesía en 40 minutos y ferries lentos que tardan 1 hora. Elegí el ferry lento y disfruté de mi viaje. El mar estaba tranquilo y el ferry cómodo y relajante.

Puede consultar los horarios y reservar billetes online. También es fácil comprar entradas en persona en Pireaus y Aegina Town. En Pireaus, sal de la estación a la izquierda y hay una taquilla al otro lado de la calle. En Egina, hay taquillas en el muelle donde atracan los ferries.


Sobre Egina

Debido a su proximidad a Atenas, la isla de Egina atrae a muchos atenienses durante los fines de semana, durante todo el año y especialmente durante el verano. Egina es una isla hermosa, fértil y verde, llena de pinos y olivos, pueblos pintorescos, hermosas playas e interesantes monumentos arqueológicos como el hermoso Templo de Aphaia, construido en el siglo V a.C. y considerado como el mejor monumento arqueológico de el Golfo Sarónico y el Egeo.

Egina es también la tierra de los pistachos. La isla los produce desde la antigüedad y ofrece una amplia gama de esos excelentes frutos secos, preparados y servidos de todas las formas imaginables.

Durante la época clásica, la isla fue una gran potencia en competencia con Atenas, quien, disgustada por el gran poder de esta pequeña isla, atacó en el 459 a. C., obligando a Egina a entregar su flota. Desde entonces, Egina perdió por completo su hegemonía y, salvo otro breve momento de gloria cuando se convirtió en la capital de la Grecia parcialmente liberada (de 1827 a 1829), la isla nunca se recuperó del ataque ateniense y permaneció a la sombra de la capital griega. .

El primer gobernador de Grecia, Ioannis Kapodistrias, destacó el cuidado de los huérfanos que eran de la guerra. Por esa razón, construyó un Orfanato que también funcionaba como escuela. Después de muchos años, el orfanato se utilizó como prisión. Egina también es conocida gracias al famoso escritor griego Nikos Kazantzakis, quien amaba la isla y vivía allí cuando escribió su libro mundialmente conocido Zorba the Greek. Otra personalidad importante de la isla es Pablo de Egina, el médico griego del siglo VII.

La belleza del paisaje, la hospitalidad de los habitantes, el rico material arqueológico y las modernas instalaciones turísticas agradarán y encantarán a todos los visitantes que pongan un pie en la pequeña y luminosa isla de Egina.


Egina - Historia

Egina es una isla sarónica que se encuentra en el golfo Sarónico. La tradición dice que la isla lleva el nombre de Egina, la madre de Aeacus, que estaba en la isla. y se convertiría en su rey. La propia Egina era hija del dios del río Asopo y de la ninfa Metope. Zeus secuestró a Egina, la llevó a la isla y allí dio a luz a Aeacus. Egina era el lugar donde los mirmidones se reunirían y entrenarían, ya que Zeus pensaba que la isla deshabitada sería el lugar perfecto. Eventualmente, los Myrmidons serían conocidos como la unidad de combate más temible de Grecia.

Durante la antigüedad, Egina fue rival de Atenas. La historia de estas relaciones fue registrada por Herodoto, quien rastreó la hostilidad entre los dos hasta las imágenes de las diosas Auxesia y Damia. Dijo que las imágenes fueron tomadas por los Aeginetes de Epidauros, su estado padre.

Los epidaurianos tenían la costumbre de hacer ofrendas anualmente a las deidades atenienses Atenea y Erecteo como una especie de pago por la madera de olivo ateniense de la que estaban hechas las estatuas. Los Aeginetes no tenían interés en continuar con esta tradición, lo que hizo que los atenienses planearan llevárselos. Pero entonces sucedió algo milagroso, según los Aeginetes. Las estatuas cayeron de rodillas y solo una volvería a Atenas.

Otra consideración con respecto a esta rivalidad es que Atenas puede haber sentido envidia por la creciente prosperidad de Egina y sus intercambios con Persia.

Se cree que los Aeginetes introdujeron la moneda en el mundo occidental aproximadamente 30 a 40 años después de que se inventara la moneda en Asia Menor (ya sea por los griegos jónicos o los lidios). Aeginetes se convertiría en la primera en acuñar monedas y los estándares y pesos que crearon se convertirían en estándar en toda Grecia.

Región administrativa de la isla de Egina, Grecia

Área de la isla de Egina, Grecia

Población de la isla de Egina, Grecia

Atracciones principales en la isla de Egina, Grecia

Templo de Aphaia & # 8211 Ubicado en Agia Marina. El templo dórico fue construido en 420 a. C. Está situado en la cima de una roca y dedicado a Athena Aphaia.
Museo Arqueológico de Egina & # 8211 Lleno de hallazgos de excavaciones, este museo lo ayudará a reconstruir los diferentes sitios arqueológicos que quizás desee visitar. Contiene artefactos del Templo de Aphaia, una estatua del Templo de Apolo y vasijas neolíticas. Ubicado cerca del sitio de Kolona.
Playa de la isla de Moni & # 8211 Tome un viaje en bote de ocho minutos a la isla de Moni para experimentar esta playa única. Las aguas limpias y la hermosa naturaleza hacen que esta playa valga la pena el viaje. Si le gusta el senderismo, suba una montaña y vea dos cobertizos de piedra utilizados por los alemanes en la Segunda Guerra Mundial.
Monasterio de Agios Nektarios & # 8211 6 km del centro de la ciudad de Egina. Fundada por el obispo de Pentapolis Nektarios entre 1904 - 1910. La iglesia tiene dos campanarios altos y una serie de cuatro ventanas. En el monasterio viven catorce monjas.
Pueblo de Paleochora & # 8211 Paleochora significa "ciudad vieja" en griego. El pueblo tiene vínculos con el Imperio Bizantino. El pueblo fue abandonado en la década de 1820, por lo que visitarlo lo llevará atrás en el tiempo y le permitirá ver cómo se vería un pueblo bizantino.
Playa de maratón & # 8211 5 km al sureste de la ciudad de Egina. Una playa apartada donde puedes evitar las multitudes. Parcialmente organizado y familiar.
Templo de apolo & # 8211 El templo de Apolo también se conoce como Kolona, ​​que significa columna. Se remonta al siglo VI. Situado justo al norte de Egina, en una pequeña colina con vistas al puerto.
Panagitsa & # 8211 Una gran iglesia con una cúpula redonda. Esta iglesia es considerada la santa protectora de los marineros. Ubicado en el puerto de Aegina Town.
Hospital de vida silvestre & # 8211 Una visita obligada para cualquier amante de los animales. Este es un centro de rehabilitación de animales salvajes. Situado cerca de Pahia Rahi Village.
Playa Perdika & # 8211 Ubicado a 10 km al sureste de la ciudad de Egina. Una playa parcialmente organizada con instalaciones turísticas. Varias tabernas de pescado bordean la playa.

List of site sources >>>