La historia

La historia de Egipto (Parte 2): Haremhab

La historia de Egipto (Parte 2): Haremhab


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

>

El Dr. Neiman describe la intriga política que rodea a un escriba del palacio de Akhenaton, Haremhab, un hombre que se hizo cercano a la viuda del difunto Faraón, y después de la muerte de Tutankamón, se convierte en el mismo Faraón, poniendo fin a la dinastía XVIII.


Horemheb

Horemheb (& # 8220Horus está en festival & # 8221) fue el último faraón de la dinastía XVIII, pero también puede ser considerado como el fundador de la dinastía XIX del Antiguo Egipto. Se levantó de un trasfondo oscuro para servir hasta a cuatro reyes de Egipto (Akhenaton, Smenkhare, Tutankhamon y Ay) antes de convertirse finalmente en faraón del antiguo Egipto por derecho propio.

Booth sugiere que era & # 8220o un individuo genuino que era carismático y digno de confianza o un hombre engañoso que era inteligente y engañoso, convenciendo a cada rey de su lealtad mientras era leal solo a sí mismo & # 8221.

Horemheb como escriba

Si se le considera un santo o un pecador depende en gran parte de una consideración de su papel en los acontecimientos que siguieron a la desaparición del experimento atenista de Akhenaton, cuyos detalles están llenos de controversia y abiertos a debate.

Ha sido descrito como & # 8220 el salvador y padre de su país & # 8221 (Weigal) y el & # 8220 restaurador de un gobierno justo y eficaz & # 8221 (Cocina) o como & # 8220 hombre fuerte militar & # 8221 (Kemp) y & # 8220general sin herencia & # 8221 (Van de Meiroop) que intentó sacar a sus predecesores del registro histórico, usurpó sus monumentos y bajo cuyas órdenes fue asesinado un príncipe hitita.

En general, se acepta que Horemheb provenía de Hutnesut (Hansu, Hnes o Herakleopolis). En su Decreto de Coronación afirmó que Horus de Hutnesut lo eligió para gobernar Egipto y le dedicó una serie de monumentos una vez que fue entronizado, pero extrañamente no hay evidencia de que emprendiera ningún trabajo de construcción en Hutnesut. Su origen familiar es igualmente oscuro. Dodson sugiere que era & # 8220provincial stock & # 8221 y Gardiner señaló que su tumba de Saqqara no contiene & # 8220 ninguna mención de su ascendencia ni ninguna probabilidad de que fuera de alta cuna & # 8221.

Booth señala que probablemente provenía de una familia de clase media ya que sabía leer y escribir y que su padre pudo haber sido un escriba militar, pero esto es simplemente una conjetura, ya que no nombra a su padre ni menciona sus títulos. Sabemos muy poco sobre su vida temprana. Es probable que ingresara a la formación de escribas a la edad de cinco años y, dados sus títulos posteriores, probablemente recibió formación militar. Sin embargo, su carrera temprana puede haber sido principalmente administrativa, como lo implican las representaciones frecuentes de Horemheb como escriba y su continua devoción a Thoth, aunque es igualmente probable que esto fuera simplemente una medida para reforzar su sabiduría como gobernante.

Dada su posición avanzada cuando Tutankamón se convirtió en faraón, es probable que fuera un funcionario durante el reinado de Akhenaton, aunque no hay evidencia que confirme si vivía en Akhetaten o era un seguidor de Atón.

A veces se le relaciona con un funcionario llamado Paatenemheb (& # 8220The Aten is in festival & # 8221) que era comandante en jefe del ejército de Akhenaton, pero esta conexión se basa en gran medida en la similitud de sus nombres y sigue sin ser probada y rechazada por muchos. eruditos.

Horemheb como noble en su tumba de Saqqara @Rob Koopman CC BY-SA 2.0

La primera identificación inequívoca de Horemheb está en su tumba de Saqqara. En esta tumba trazó su avance a través de una serie de puestos administrativos (& # 8220Scribe of Recruits & # 8221 hasta & # 8220Royal Scribe & # 8221 y & # 8220 Overseer of all Overseers of Scribes of the King & # 8221), roles militares (& # 8220 # 8220 General & # 8221 luego & # 8220 Supervisor de los Generales de las Dos Tierras & # 8221), y cargos diplomáticos (& # 8220 Rey & # 8217s Enviado & # 8221 y & # 8220 Boca que apacigua en toda la Tierra & # 8221).

Hay representaciones de Horemheb en su tumba de Saqqara presentando cautivos de Siria y Nubia al rey y él afirma que su nombre fue & # 8220 renombrado en la tierra de los hititas & # 8221, lo que sugiere que durante el reinado de Tutankhamon Horemheb estuvo involucrado en escaramuzas con este potencia extranjera. Redford sugirió que el llamado & # 8220Zizinia fragment & # 8221 (que supuestamente proviene de la tumba de Horemheb & # 8217s Saqqara) mostraba el botín que Horemheb había ganado durante una exitosa campaña al sur, mientras que Hari y Aldred propusieron que el fragmento se relaciona con su anterior carrera y describe los frutos de una misión diplomática. En este momento ganó el título & # 8220iry-pat & # 8221, que algunos traducen como & # 8220 príncipe heredado & # 8221 y esto se toma como evidencia de que Horemheb sería el sucesor del rey si muriera sin producir un heredero.

Horemheb con Isis, Osiris y Horus @Olaf Bausch CC BY 3.0

Sin embargo, el nombre de su rey no está confirmado. Podría haber sido Tutankhamon (Van Dijk) o Ay (Kitchen, Hornung, Martin). Además, el título generalmente se traduce como & # 8220nobleman & # 8221 y no implica necesariamente que fuera el sucesor de su rey.

Aunque puede que no haya sido el heredero aparente durante el gobierno de Tutankamón, probablemente fue el funcionario más poderoso & # 8211 junto a Ay. Incluso es posible que Horemheb y Ay fueran los gobernantes efectivos del país en ese momento o que el propio Horemheb controlara al joven rey.

Cuando murió Tutankamón, fue Ay, no Horemheb, quien lo sucedió. Sin embargo, el reinado de Ay & # 8217 fue breve y pronto Horemheb pudo reclamar el trono para sí mismo. Estaba claramente encantado de convertirse en faraón y se dispuso a agregar ureas reales a las representaciones de sí mismo como funcionario en su tumba de Saqqara. Este claro signo de ego podría tentarlo a considerarlo como un gran publicista que intenta reescribir la historia para aumentar su renombre. Sin embargo, Van Dijk ha notado la similitud en tono y contenido entre el texto de la tumba de Horemheb & # 8217 en Saqqara y su Decreto de Coronación, lo que hace menos probable que exagerara su importancia para apoyar su ascenso a faraón. No era raro que un faraón afirmara que estaba predestinado a gobernar. Hatshepsut usó este dispositivo para respaldar su reinado poco convencional y, como Horemheb no era hijo de un faraón, es posible que haya sentido la misma necesidad de demostrar que era legítimo.

Su Decreto de Coronación estaba inscrito en una estatua que representaba a Horemheb y su esposa Mutnodjmet. El decreto describe su carrera temprana, confirma que Horus de Hnes lo eligió para gobernar y que el oráculo de Amón confirmó su posición.

Kemp señala que Horemheb organizó su coronación durante el festival de Opet porque la conexión entre el rey y Amón podría usarse para & # 8220convertir usurpadores & # 8230 en modelos de legitimidad y tradición & # 8221 y Gardiner señala que aunque Tebas no era la ubicación tradicional de La elección de la coronación, Horemheb fue lógica dada la necesidad de reconciliarse con los sacerdotes de Amón después de la Herejía Atenista de Akhenaton.

Horemheb y Horus @Didia C BY-SA 3.0

Quizás se haya caracterizado injustamente a Horemheb simplemente como un militar, con la implicación de que su posición militar le permitió tomar el poder. Sin embargo, Spalinger comenta que esto es no comprender el papel del ejército en el Antiguo Egipto, y señala que Horemheb fue un diplomático y administrador que incluso ocupó el exaltado puesto de visir antes de convertirse en faraón. El propio Horemheb enfatiza tanto su destreza administrativa como su poder marcial en su Decreto de Coronación. También pudo haber tenido conexiones con la familia real a través de su esposa Mutnodjmet, quien es considerada por muchos como la hermana de Nefertiti (aunque algunos comentaristas rechazan esta conexión).

Horemheb en el Valle de los Reyes

La cadena de acontecimientos que siguieron a la muerte de Tutankamón es decididamente turbia. Por lo general, se propone que Ay usurpó la posición de Horemheb y se esforzó por desheredarlo nombrando a Nakhmin (posiblemente un pariente de Ay) como su sucesor. Van Dijk señala que es casi seguro que Horemheb ya no fue visto como el & # 8220heir aparente & # 8221 durante el gobierno de Ay. Sin embargo, también sugiere que Ay solo tenía la intención de ser un rey temporal (citando el hecho de que retuvo el título & # 8220Dios & # 8217s padre & # 8221, no tomó ningún epíteto farónico como nsw-bity antes de su cartucho, y vestía la piel de pantera de un sacerdote sem en la escena de la apertura de la boca en la tumba de Tutankamón). Sin embargo, Dodson también ha señalado que Horemheb es nombrado sucesor de Ay en la tumba de Ptahemhat-Ty (un sumo sacerdote de Ptah), que es aproximadamente contemporáneo.

Van de Meiroop sugiere que cuando Horemheb se convirtió en faraón, expresó su disgusto por haber sido eclipsado al eliminar el nombre de Ay de los monumentos y destruir los monumentos de Nakhtmin. Sin embargo, Booth ha sugerido que Horemheb no fue movido por una pequeña venganza y que, como defensor ultratradicionalista de Ma & # 8217at, estaba feliz de permitir que el anciano Ay (como el miembro masculino sobreviviente de la dinastía anterior) gobernara sabiendo que él lo haría. no vivir mucho. El texto del Decreto de Coronación es ambiguo, pero podría interpretarse como una confirmación de que Ay (como el Horus viviente) lo nombró heredero (aunque Gardiner señala que también podría significar que Horemheb llevó la estatua de culto de Horus de Hnes a Karnak) por lo que Es posible que Ay y Horemheb trabajaran juntos para lograr su objetivo común de devolver la gloria a Egipto. No hay evidencia definitiva para confirmar la posición de una forma u otra, sin embargo, su destrucción de los monumentos de Nakhmin sugeriría que hubo un intento de evitar que Horemheb ganara el trono.

Horemheb usurpó el templo mortuorio de Ay (y numerosos monumentos de Tutankamón), pero el propio Ay ya había usurpado este monumento de Tutankamón. La tumba de Ay & # 8217 fue ciertamente desfigurada, pero Booth sugiere que Horemheb solo causó daños & # 8220cosméticos & # 8221 y limitó sus ataques a Ay al área tebana y que fueron los reyes de Ramesside quienes llevaron a cabo ataques más consistentes en la memoria de Ay.

Horemheb también comenzó a desmantelar los templos de Atón en Karnak durante su decimoquinto año (usando los bloques como relleno para sus propios edificios) y también pudo haber comenzado a desmantelar la ciudad de Akhetaten, aunque esto pudo haber sido más pragmático y político que personal. y vengativo. Hornung ha sugerido que & # 8220Haremheb de ninguna manera contempló la destrucción del período de Amarna, sino que intentó combinar la tradición con la revolución y así iniciar un curso de acción nuevo y practicable & # 8221.

Es notable que su Edicto no contiene un ataque directo a los gobernantes del período de Amarna (a diferencia de la denuncia en Tutankhamon & # 8217s Restoration Stele que luego fue usurpado por Horemheb). Los actos ilícitos descritos como los de funcionarios y soldados y las medidas protegieron sus ingresos fiscales y protegieron a la gente común de la corrupción de los funcionarios. Weigal comentó que estas medidas mostraban & # 8220 cuán cerca de su corazón estaban los intereses de su pueblo & # 8221. Sin embargo, Pfluger señala que sus acciones no fueron altruistas, derivadas como lo hicieron de & # 8220 la necesidad de popularizar y por lo tanto estabilizar su régimen & # 8221. Numerosos otros tipos de delitos se dejaron a los tribunales kenbet para decidir y su reorganización de estos tribunales muestra que era conservador y prefería a los hombres de rango sobre los laicos.

El Edicto generalmente se ve como una reacción al caos bajo Akhenaton, pero también podría describir la situación bajo Tutankamón o referirse a los hechos de Horemheb como funcionario de Tutankhamon. Sin embargo, Aldred probablemente tenía razón al señalar que su gira nacional aseguró la aplicación de estas medidas y su reinado & # 8220 hizo mucho para restablecer el gobierno de Egipto en líneas sólidas y eficaces & # 8221.

Horemheb es a menudo acusado del asesinato del príncipe hitita Zanzana. La opinión favorece a Ankhenesamun como autor de una carta supuestamente enviada al rey hitita solicitando marido (Aldred, Scneider, Kitchen).

Dodson ha sugerido que el entierro de Tutankamón se retrasó hasta ocho meses debido al intento de negociar este matrimonio, mientras que Van Dijk propone que Ay inicialmente tomó el poder como medida provisional mientras que el matrimonio se negoció por sugerencia suya & # 8211, aunque esto parece bastante improbable.

Horemheb y Atum

Al final, el desafortunado hitita aparentemente murió antes de llegar a Egipto y se ha especulado que fue asesinado en el camino por fuerzas leales a Horemheb (Van Dijk) o ejecutado por órdenes de Ay & # 8217 (Cocina) y Hornung propone que Horemheb tuvo que repeler una redada de represalia poco después.

Booth ha cuestionado la autenticidad de la carta señalando que los reyes egipcios ni siquiera permitirían que sus hijas se casaran con príncipes extranjeros, aunque en este caso se trataba de una reina que estaba negociando su propia boda, por lo que ese punto puede no ser válido aquí. Booth señala además que la única copia de esta carta (y las respuestas a ella) se encuentran en los archivos hititas y propone que todo el incidente fue una invención propagandista de los hititas. También hay una carta en el archivo hitita que supuestamente es de Ay en la que el faraón niega cualquier participación en el asesinato del príncipe hitita, pero nuevamente solo tenemos el informe hitita sobre el contenido y el tono de la carta. Puede resultar estresante la credulidad sugerir que los hititas falsificaban rutinariamente sus propios registros sin ninguna evidencia real que respaldara esta práctica.

Exista o no la carta, los acontecimientos que rodearon la muerte del príncipe hitita han demostrado ser una base excelente para las teorías de la conspiración. Por ejemplo, El Mahdy ha sugerido que Ay compuso la carta y luego filtró su contenido sabiendo que Horemheb no permitiría tal coincidencia. Entonces, mientras Horemheb marchaba para interceptar al príncipe hitita, ¡Ay se hizo coronar como faraón!

Como su predecesor Akhenaton, Horemheb ha sido visto como un santo y un pecador. Ciertamente era un hombre ambicioso, pero también parece haber sido un gobernante equilibrado que realmente deseaba que su país prosperara. Claramente confiaba en su propia habilidad, pero tal vez con razón, ya que parece haberse ganado el respeto y la lealtad de los demás. Puede que tuviera antecedentes militares, pero valoraba el aprendizaje y era un administrador eficaz que comprendía la importancia de restablecer la conexión entre el rey, los dioses y el pueblo. Lo más importante es que al designar claramente a un heredero en el que sabía que podía confiar y que ya tenía una familia establecida, aseguró la estabilidad y prosperidad para el futuro de Egipto.


Grupo de estatuas del dios Horus y el rey Haremhab

los grupo de estatuas del dios Horus y el rey Haremhab está en la Colección Egipcio-Oriental del Kunsthistorisches Museum de Viena. Muestra al antiguo rey egipcio (faraón) Haremhab junto con el dios Horus y data de la XVIII dinastía del Imperio Nuevo (alrededor del 1300 a. C.).

Haremhab fue un oficial de Akhenaton y Semenchkare. Después de estos dos reyes, fue responsable junto con Eje al comienzo del reinado de Tutankamón por el traslado del gobierno de Achet-Aton a Memphis y por la renuncia a la religión de Atón. Después de la temprana muerte de Tutankamón, Eje asumió el gobierno durante cuatro años y después de su muerte, Haremhab, que no está relacionado con los reyes de Amarna ni con su sucesor Ramsés I, fue coronado rey. Su gobierno fue confirmado por el dios Amón en el festival Theban Opet (estela de coronación). Bajo Haremhab, la restauración de los antiguos cultos y la reconstrucción de los templos antiguos se completaron en el curso de la salida de la religión Aton.

Además de este grupo de estatuas del haremhab con Horus, hay otros dos grupos de estatuas. Uno está en Turín y lo muestra con Amun, el otro en Londres lo muestra con Amun-Kamutef. Amón es el dios que confirmó la coronación de Haremhab pero fue "su padre Horus" quien lo eligió para ser el faraón. El grupo de estatuas de Viena fue creado en su honor. .

La escultura de piedra caliza muestra al rey Haremhab casi de tamaño natural, que se sienta a la izquierda del dios Horus. Horus sostiene su brazo derecho alrededor de la cintura del rey, en el izquierdo sostiene el signo de la vida. Ambas figuras llevan el delantal ritual corto, la doble corona (Pschent) y la serpiente uraeus en la cabeza, el rey también el pañuelo de rayas Nemes y la barba real.

El grupo de estatuas ha sido objeto de una extensa restauración en la época moderna, en la que Se agregaron los brazos y pies externos de ambas figuras, la mano izquierda, la barba y la punta de la nariz del rey, así como el pico del halcón. .

Helmut Satzinger dice sobre el efecto de la escultura:

“El efecto fascinante de la obra se basa principalmente en el contraste entre el rigor tradicional del diseño general y el rostro del rey, que todavía estaba moldeado en gran parte por el espíritu del arte tardío de Amarna. El realismo, que reproduce los detalles anatómicos, y el carácter del retrato conservado a pesar de toda idealización son una continuación del arte del "rey hereje" Akhenaton. En general, la escultura parece acercarnos más que cualquier otro de sus retratos la personalidad del enérgico estadista Haremhab. "

Se desconoce el origen real del grupo de estatuas en Egipto. Fue heredado de la colección Estensian (Schloss Cattajo) por el Archiduque Franz Ferdinand y transferido a la colección del Kunsthistorisches Museum de Viena en 1918.


Haremhab el escriba: un análisis

Haremhab el Escriba fue una estatua producida por un artista desconocido del área egipcia ca. 1323-1295 a. C. Representa la figura histórica del escriba Haremhab, que fue prominente durante la época del rey Tutankamón. El medio de Haremhab el Escriba es de una piedra duradera que parece ser de granito. La estatua de piedra de tamaño natural de Haremhab es típica del período a través del efecto visual, brinda una gran comprensión de las características físicas y la cultura de los hombres en el antiguo Egipto.

El análisis de elementos de línea, color, luces, sombras, texturas y composición de esta estatua es importante para comprender el arte de la época.

Muchas líneas componen la estatua de Haremhab el Escriba. La mayoría de ellos destacan y dan profundidad a la figura. El cabello se compone de muchas líneas onduladas que son desproporcionadamente anchas para el cabello real. Si bien no es particularmente realista, llama la atención sobre un área que podría verse como indefinida.

Las líneas en el hombro y la falda de la prenda intentan traer una sensación precisa de la prenda que lleva el sujeto.

Solo existe el color natural de la piedra representada en Haremhab el Escriba. Un verde grisáceo oscuro es el color predominante, pero hay manchas amarillas en toda la piedra. El amarillo realmente da la impresión de edad a la obra, pero también es importante para permitir profundidad. Si la piedra fuera de un solo tono, parecería plana. La intensidad del color se atenúa o atenúa con la edad, sin embargo, hay evidencia de que alguna vez fue brillante.

El uso de luces y sombras son probablemente las partes más importantes de esta estatua, ya que la piedra es de un color natural y no ha sido alterada por la pintura. Hay una cantidad considerable de sombra debajo del mentón, las mangas de la prenda y en el hueco de la falda donde se cruzan las piernas. El propósito de las sombras donde solo hay iluminación parcial es crear un sentido de realidad. Si una persona está realmente en la luz, entonces siempre habrá una parte de él / ella que estaría sombreada por otra parte del cuerpo o material de la prenda que se usa. Dado que el sujeto está sentado, habría más sombra que cuando está de pie debido a los pliegues de las prendas y la superposición del cuerpo.

La textura juega un papel importante en Haremhab the Scribe. Es rugoso, pero no solo por la piedra que se utilizó que carece de brillo, sino por los efectos de la edad y la intemperie. Aunque algunas se deben a causas naturales, el artista también simula la aspereza. La prenda del escriba está corrugada para representar los materiales utilizados para la ropa en ese momento, especialmente el plisado de las prendas que usaban las personas adineradas. El cabello también es ondulado, pero tiene el efecto contrario de ser sedoso porque las líneas están más juntas.

La composición de Haremhab el Escriba es para que el tema esté centrado en la estatua. Todo en el sujeto está mirando hacia adelante, excepto las piernas que se dibujan debajo de él. Sin embargo, eso sería realista por el momento, ya que normalmente no se habría sentado en una silla. Los ojos miran al espectador y la cabeza también está en la posición recta. Los brazos están cerca del costado del sujeto hasta el codo y luego se extienden hacia adelante. También se adelanta el rollo en el que ha escrito la historia de su rey.

El análisis de línea, color, luz, sombra, textura y composición ha proporcionado la información para la comprensión de la estatua Haremhab el Escriba. La estatua del antiguo Egipto tiene muchos elementos para compartir con el mundo moderno, como lo hace con la historia del escriba, pero también enseña sobre las herramientas y métodos del artista de la época y proporciona a aquellos en el mundo moderno para ver hasta dónde. ha llegado el arte, y también lo avanzados que estaban en ese momento.

"Haremhab el Escriba". Museo Metropolitano de Arte. Consultado el 25 de septiembre de 2008


Se encontró en el Reino Antiguo alrededor del 3100 a. C. El Pallet está hecho localmente con un loco gris oscuro, que es una especie de piedra. La paleta fue significativa porque Narmer fue la primera persona que creó una versión unificada de Egipto. Es un artefacto antiguo en este museo porque significa cómo el Alto Egipto y el Bajo Egipto se convirtieron en Egipto en su conjunto. El retrato de la cabeza de Nefertiti es otro artefacto que es importante en el Antiguo Egipto. & Hellip

Aquí es también cuando se sumergen en sus características. Harris describe la figura como "muy humana, muy natural (" Antiguo Reino: Escriba sentado ")". También afirma su nivel de importancia porque sabía escribir, lo que en ese entonces era una habilidad muy importante. Era "obviamente de una clase muy alta, porque tenía una escultura de él (" Antiguo Reino: Escriba sentado ")". Además, describen los detalles faciales y la belleza general de la escultura. & Hellip


Parte 4. La conquista asiria

En Edades en el caos, Velikovsky cambió el final de la XVIII Dinastía desde aproximadamente 1300 a 850 a. C. Akhnaton fue contemporáneo del rey Josafat de Jerusalén y de Acab de Samaria. Después del final del reinado de Akhnaton, la XVIII Dinastía llegó a su fin bastante pronto. Egipto se debilitó durante algún tiempo.

Según la visión predominante de la historia, fue Horemheb quien sucedió a Ay al final de la XVIII Dinastía. No se han encontrado rastros de una conexión entre los gobernantes de finales de la XVIII Dinastía y Horemheb y veremos que Velikovsky le da a Horemheb un lugar diferente en la historia. La sección sobre la conquista asiria no se publicó, pero se puede encontrar en el archivo de Internet de la obra de Velikovsky.

Asiria conquista Egipto

El poder de Asiria estaba creciendo y los anales asirios informan del pago de un tributo por parte del rey de Egipto. Algún tiempo después, informaron que el rey de Etiopía, que vivía lejos, se había apoderado del poder en Egipto. Es el comienzo de la dinastía etíope en Egipto que gobernó durante cincuenta años y que, como veremos, fue interrumpida varias veces por campañas asirias.
El sucesor de Sargón fue Sennacherib & # 8230

Comentario de Mackey"Según mi revisión, Sargon era Sennacherib.

& # 8230 quien continuó las conquistas de su predecesor. Capturó las áreas costeras de Palestina y libró una batalla con un ejército egipcio / etíope en Eltekeh. También sitió a Jerusalén, pero finalmente quedó satisfecho con el pago de una enorme pena. En este punto surge la pregunta de si Senaquerib también conquistó Egipto. Los historiadores judíos informan de una conquista de Egipto y Herodoto menciona que Senaquerib invadió Egipto con un gran ejército durante el reinado de Sethos. Los historiadores modernos dicen que Herodoto debe estar equivocado porque Sethos (Seti) fue uno de los reyes más importantes de la dinastía XIX, que vivió alrededor del 1280 a. C.

Hay un rey egipcio que no es fácil de colocar en la historia. No está claro quiénes fueron sus padres y cómo se convirtió en rey. Su nombre era Horemheb y generalmente se ubica en el período de transición entre las dinastías XVIII y XIX. En su tumba lleva todos los signos que normalmente solo llevaban los reyes de Egipto y se le nombra algo así como el jefe de estado y comandante del ejército, pero al mismo tiempo leemos que fue elegido por el rey y un delegado de el rey. También se le representa en una actitud reverencial hacia un Rey más grande, cuya imagen fue eliminada en un período posterior. ¿Quién fue la persona que nombró a Horemheb como rey o jefe de estado? Parece que este rey mayor no es egipcio (hay un intérprete representado en la reunión), y el texto afirma que él era el jefe de Siria y que sus conquistas fueron acompañadas de incendiar pueblos completos y desplazar poblaciones enteras de un solo lugar. a otro. Estas son características de la dominación asiria y parece que el rey asirio Senaquerib nombró a Horemheb como comandante en jefe. Horemheb fue posteriormente coronado rey el día en que se casó con Mutnodjme, alguien que, según el texto de una estatua, tenía el estatus real ella misma. & # 8230.

La intrigante inscripción de Nahr al-Kalb representa a Esarhaddon junto con Ramsés II.

Si esta inscripción pretende indicar la contemporaneidad entre Esarhaddon y Ramsés II, entonces tendría que reconsiderar la extraordinaria opinión del Dr. Immanuel Velikovsky de que

el faraón Ramsés II fue contemporáneo de (mi Esarhaddon =) Nabuchednezzar II.

Leemos sobre la inscripción fenicia ubicada en, por ejemplo:


La historia de Egipto (Parte 2): Haremhab - Historia

Ningún período de la historia egipcia está en mayor confusión que el final de la dinastía XVIII. Para reconstruir este período, los estudiosos se han limitado casi por completo a los escasos hallazgos de la arqueología. sin prueba alguna, han rechazado o pasado silenciosamente el testimonio de Africanus y Josefo, del libro de Sothis y de la Biblia.

Para llenar los vacíos en la interpretación comúnmente aceptada de la historia, han escrito innumerables volúmenes sobre el insignificante rey Tutankamón, que reinó solo diez años. Han alabado a Akhenaton, el padre del rey Tutankamón, como el `` primer monoteísta '' del mundo, cuando en cambio era un desviado sexual que usaba el manto de la religión para engendrar hijos de su propia madre e hijas, por no hablar de su atracción hacia su hijo Smenkhkare.

Hay una razón por la que los historiadores han pintado los últimos años de la dinastía XVIII como uno de idealismo religioso y sabiduría filosófica. De alguna manera tienen que borrar la presencia del monoteísmo en Israel y el surgimiento de la literatura de Proverbio. Dado que el mundo académico no ha querido atribuírselo a Dios, se ha buscado el origen en Egipto. Ninguna deducción tan tonta podría haber sido posible si los historiadores hubieran colocado correctamente a la Dinastía XVIII en paralelo con los reinos de Israel y Judá.

Egipto como realmente era

La historia de Egipto de finales de las dinastías XVIII y XIX se describe vívidamente en la Biblia. Es una imagen bastante diferente a la de los primeros Thutmosis. Los cambios se hicieron evidentes en el reinado de Thutmosis IV. Pero no fue hasta la adhesión de Amenhotpe III, el nieto de Amenhotpe II, que la historia de Egipto se convirtió en una de total confusión religiosa, división política, locura. Lo que sucedió se aclara en el libro de Isaías:

¿Quiénes son estos príncipes de Zoan, los descendientes de los reyes antiguos? Isaías escribe nuevamente sobre el mismo período:

Durante casi 170 años después de la expulsión de los hicsos, Egipto estuvo unido bajo una sola familia real. Pero aquí se ve un Egipto dividido, no solo en ciudades, sino en reinos. ¿Qué dinastías paralelas gobernaron estos reinos enfrentados? ¿Se encuentran los registros de estas guerras internas en los monumentos?

¡En efecto! Todas estas sorprendentes Escrituras se aclaran una vez que la historia de Egipto se restaura adecuadamente a su verdadera posición cronológica.

La última dinastía XVIII

Los registros de la dinastía tebana XVIII se han restaurado a través de Thutmosis IV. A partir de Amenhotpe III, los historiadores están muy confundidos. La mayor parte de la controversia se suprime en los libros de texto. No llega a los oídos de los estudiantes.

La controversia se debe principalmente al grave error de rechazar la evidencia clásica de Manetho. Al igual que en las primeras dinastías, Manetón conservó mucho de lo que la arqueología no ha descubierto y quizás nunca descubrirá. Por el contrario, mucho de lo que los transcriptores de Manetón consideraban sin importancia ha sido redescubierto por la arqueología. La imagen real de lo que realmente sucedió en los siguientes cuatro siglos solo se puede contar utilizando tanto Manetón como los hallazgos arqueológicos.

Tan variados fueron los acontecimientos que rodearon los últimos años de la dinastía XVIII que ningún escritor antiguo conserva todos los detalles de Manetón. Ni siquiera Manetho parece haber registrado la cuenta completa. La arqueología ha desenterrado muchas de las piezas faltantes del rompecabezas. Lo que se necesita es combinar tanto Manetón como los hallazgos de la arqueología con la Biblia.

Los historiadores durante años han estado profundamente divididos sobre los eventos de los últimos años de Amenhotpe III. Muchos sostienen que asoció a su hijo Akhenaton con él en el trono. Aunque otros historiadores lo niegan, Manetho confirma la asociación. Consulte la tabla de Africanus que se presenta más adelante en este capítulo.

Sin embargo, los arqueólogos que reconocen que el padre asoció al hijo en el trono durante un tiempo han cometido el error de interpretar que el reinado de Akhenaton comenzó, en los documentos y monumentos, desde el comienzo de su nombramiento. En sus monumentos, Akhenaton adoptó la práctica de fechar su reinado a partir de la muerte de su padre Amenhotpe III. La evidencia de la correspondencia de El-Amarna prueba absolutamente que Akhenaton estuvo en el extranjero durante muchos años de la corregencia y no regresó hasta la muerte de su padre ("The Journal of Egyptian Archaeology", vol. 43, 1957, páginas 13-14). Este hecho indujo a error a la escuela opuesta de historiadores a negar la corregencia firmemente documentada.

A partir de la arqueología se puede construir la siguiente tabla. (Véase "Journal of Near Eastern Studies", vol. Xxv, abril de 1966, páginas 113-124, de Donald B. Redford.)

Nombres de los reyes de la dinastía XVIII de la arqueología

Duraciones del reinado

Fechas

Los escritores clásicos no tomaron nota de los breves reinados de los hijos de Orus, Smenkhkare y Tutankamón. Para ellos, todo el período fue asignado a Orus. De manera similar, la arqueología sabe poco o nada de los otros niños nacidos de Akhenaton.

El rey Ay, cuyo nombre aparece penúltimo, no era de ascendencia real. Ganó gran influencia en los últimos años de la corte de Amenhotpe III. Se le menciona en documentos como suegro de Akhenaton. His daughter was Nefertiti, the king's chief queen. Unfortunately Ay later became the brother-in-law of Akhenaten. Ay's sister Tiy, who was the mother of Akhenaten, became also his wife toward the middle of his reign. What befell Nefertiti afterward is unrecorded in history.

Young Smenkhkare -- for whom Akhenaten also had an unnatural attraction -- later returned to the old capital of Thebes while his father remained at El-Amarna. After three short years on the throne, the youth was supplanted by his younger brother Tutankhamen.

Ten years later, Tutankhamen died. Ay gave Tutankhamen a sumptuous burial, then mounted the throne himself and apparently married Tutankhamen's young widow, his own granddaughter, to secure his claim to royalty. (See "Journal of Egyptian Archaeology", "King Ay, the successor of Tut-Ankh-amun," vol. XCIII (1932), pages 50-52.)

Ay reigned 4 years. He died in 837.

Haremhab, who succeeded Ay, was a general who played no small part in the drama that climaxed the El-Amarna period. General Haremhab controlled the army. At his coronation in 837 he married the "Queen's sister Mutnodjme" (Aldred, "Journal of Egyptian Archaeology", vol. 43. Page 39 and Breasted's "Ancient Records", vol. III, Sections 22 and 28.) Haremhab thus became the king's brother-in-law and Ay's son-in-law. A comparatively long reign is usually attributed to Haremhab. The highest discovered date assigned to him is 59 years. None of the documents bear a king's name. This figure is in agreement, however, with Manetho's transcribers.

Neither the mummy of Akhenaten nor of Haremhab has been found. A mummy, once thought to be Akhenaten's is undoubtedly that of Smenkhkare (Aldred, "The End of the El-Amarna Period," in December 1957 "Journal of Egyptian Archaeology").

Manetho's Evidence

Now let's consider what happened to the family of Akhenaten during the lifetime of Haremhab.

Africanus has correctly preserved Dynasty XVIII from Thutmose IV to a king named Ramesses. The variations of other writers will be considered later. Here is Africanus' record beginning with Thutmose IV:

Names of Rulers of Dynasty XVIII according to Julius Africanus

Lengths of Reign

Fechas

Ramesses (usually mislabeled "I")

A break in the list occurs here. Now let's examine Eusebius before proceeding further with Africanus.

Names of Kings of Dynasty XVIII from Eusebius' Greek Text

Lengths of Reign

Fechas

Achencherses, his daughter

Note the parallel reign of Cherres, beginning 794. This figure will be significant for dating Dynasty XXIII of Tanis later. The dating of Akhenaton's daughter. Beginning in 837, will be proved shortly.

We should now consider other variants from Manetho, illustrated by this fragmentary copy.

Names of Kings of Dynasty XVIII from Eusebius' Armenian Version

Lengths of Reign

Fechas

Achencherses, his daughter

Eusebius' account of Orus supports the archaeological record of 38 years for Amenhotpe III mentioned earlier:

Eusebius' Greek Manuscript B of the king list differs from the others. It has been misunderstood by some modern editors who have inserted, mistakenly, the figure 12 in place of 16 (that is, 841-825) for the reign of Achencherses, Akhenaten's daughter. They assumed that Eusebius has been incorrectly copied. But manuscript B of Eusebius plainly has 16. Because Cencheres also reigned 16 years, certain manuscript copies of Eusebius' original work have deleted his name and that of Athoris. (Compare Eusebius Werke, edited by Rudolph Helm, vol. I, pages 40-45 with Manetho, by W.G. Waddell, Fr. 53.)

What do these variants mean? They indicate that Manetho originally gave in detail the events surrounding the reigns of Akhenaten, Tutankhamen, Smenkhkare and Ay! Now see how the year 837 -- the end of Ay's reign -- can be established from Josephus and the Book of Sothis.

Names of Josephus and Theophilus

Lengths of Reign

Fechas

Acencheres (daughter of Orus)

It must first be remembered that Manetho, in his original work, presented to the world three vast tomes. These have been lost to the world. But before they perished many writers extracted material that, to them, appeared vital. Different writers viewed the multitude of Manetho's facts differently. Josephus considered certain events more important than did Africanus, for example his dates for the reign of a king consequently might differ somewhat from Africanus. On occasion, whole reigns might be deleted as unimportant -- a fact already noted for the first half of Dynasty XVIII.

Josephus' abstract contains several unusual features. First, it is not consecutive. There is a significant break between Orus and his daughter Acencheres.

The second divergency is the dating of Amenhotpe III. Africanus assigns him 31 years and ends his reign in 878. Josephus and Theophilus follow the Book of Sothis and end it in 879. There is no scribal carelessness here, only a difference in evaluating events. Amenhotpe III associated his son Orus on the throne toward the end of his 31st year -- after 30 years and 10 months, to use Josephus' account. The question naturally arose, should the 31st year of Amenhotpe III be assigned to him, or to the son now that he had come to coregency? Africanus adopted the former method, dating it 878. Josephus, as well as Syncellus in the Book of Sothis, adopted the latter method, dating it 879.

The same variation may be noticed for the reigns of the kings Acencheres I and II and Harmais. Africanus, in these instances, began their regnal years one year earlier than Josephus but assigned five to Armais. The total in each instance is the same.

Now see the Book of Sothis confirm the unusual dates 837-816 for Akhenaten's daughter and son -- and consequently 837 for the end of Ay's reign.

Names in Book of Sothis

Lengths of Reign

Fechas

42 Achencheres (a daughter)

26 (note -- 14 missing years in Josephus found!)

Very little is known of the family of Akhenaten in later years. What is known is that Acencheres, the daughter of Akhenaten. had a brother Rathotis (or Rathos). His son is Achencheres I, the Chebres of Africanus. The next generation is Achencheres II, the Acherres II of Africanus. None of these names have been found as yet by archaeologists in Egypt. Yet they are important for their chronological value. If archaeologists had not been led astray they would have recognized the six successors of Orus as the six immediate predecessors of Piankhi, king of Nubia, of Dynasty XXV.

Now consider the literary evidence for this restoration of Dynasty XVIII.

The El-Amarna Letters

Amenhotpe III was an effeminate individual who purchased his pleasures by bestowing power on his friends. In his senile years he was sculptured "wearing a type of gown usually worn by women" (Cyril Aldred, "Bulletin of Metropolitan Museum of Art", Feb. 1957). Quite an about face since the days of the Queen of Sheba! The result of this personal aberration was the rise to prominence of non-royalty -- the family of Ay, for example.

The reigns of Amenophis III and Akhenaten have become famous for the El-Amarna letters. The letters are official foreign correspondence. Some date from the time of Amenhotpe III, or before, though most pertain to the government of his son.

It is the common assumption of the majority of historians that these letters reveal internal events in Palestine at the time Joshua was invading the Holy Land. To make the Biblical account of the conquest chronologically correspond to the time of Akhenaten, historians had to displace the history of the book of Joshua. Some went so far as to assume that Joshua lived before Moses -- since they had previously misdated the exodus in the later reign of Ramesses "the Great" or his son. Such foolish interpretations of history stand self-condemned. What the letters really indicate is an altogether different set of events.

The letters reveal that many of the coastal towns of Syria and Palestine, which had owed allegiance to Egypt, were torn asunder by internal strife or were being overrun. Local princes and Egyptian officials usually sought in vain for Egyptian assistance. What power expanded in Syria and Palestine during this period?

The Bible makes the answer plain. The Arameans.

The El-Amarna letters were written mainly in the days of Athaliah and Joash of Judah, and of Jehu and Jehoahaz of Israel. A few are from the earlier period of the Jehorams or before. The time setting is made clear in the Bible. Asa, in whose fifteenth year (937-936) Zerah invaded the land, died after a reign of 41 years. That brings history to 910. Jehoshaphat, his son succeeded him and reigned 25 years -- to 885. This was the 24th year of Amenhotpe III.

After the death of Jehoshaphat "Edom revolted from under the hand of Judah . then did Libnah revolt at the same time" (II Chronicles 21:10). The events move rapidly: "And the Lord stirred up against Jehoram the spirit of the Philistines, and of the Arabians that are beside the Ethiopians and they came up against Judah, and broke into it up against him" -- Joash -- "and they came to Judah and Jerusalem, and destroyed all the princes of the people" (II Chr. 24:23).

During these years Israel was being devastated by the Arameans, "Then Hazael king of Aram went up, and fought against Gath, and took it and Hazael set his face to go to Jerusalem" (II Kings 12:18). Later, in the reign of Jehoahaz of Israel, "the anger of the Lord was kindled against Israel, and He delivered them into the hand of Hazael king of Aram and into the hand of Ben-Hadad, the son of Hazael, continually . For there was not left to Jehoahaz of the people save fifty horsemen, and ten chariots, and ten thousand footmen for the king of Aram destroyed them, and made them like the dust of threshing" (II Kings 13:3, 7).

Later, Israel was delivered from the power of Aram during the time of Jeroboam II.

In the El-Amarna letters "Aziru" is a king of "Amurru", with his capital at "Dumasqa". All historians recognize that Dumasqa is Damascus, the capital of Aram or Syria. "Amurru" is the common name for Aram. But who is Aziru in these cuneiform documents? Hazael! The "l" and the "r" are often linguistically interchanged. The "H" has been dropped, just as it has in Josephus' spelling of Hazael -- "Azaelos." Compare the Biblical dropping of the "H" in Hadoram to Adoram (II Chron. 10:18 and I Kings 12:18).

Hazael posed as Pharaoh's obedient ally -- as did most of the quarreling princes of the eastern Mediterranean coast. But he refused to render any act of submission. The king of Egypt had received many reports that Aram was not remaining loyal. In letter 162, addressed to Aziru or Hazael, the king of Egypt warns: "If thou for any object desirest to do evil, or if thou layest up evil words of hatred in thy heart, then wilt thou die by the axe of the king together with thy whole family. Render submission then to the king, thy lord, (and) thou shalt live. Thou knowest, indeed, that the king does not desire to go heavily against the whole land of Kinahhi" -- Canaan. ("The Tell El-Amarna Tablets", by Samuel A.B. Mercer, vol. II, page 523.)

The letter was filled with empty words. Egypt had too many troubles of her own to afford costly expeditions to Syria.

Are the "Habiru" Hebrews?

The letters to the Egyptian court also speak of the habiru -- sometimes spelled khabiru. It was at first commonly assumed that it meant "Hebrew," and was indicative of Joshua's invasion of Palestine. But not one king or Canaan in Joshua's day has ever been found in the El-Amarna letters. Nor is there one word of the fall of Jericho. The conquest of Palestine recorded in the book of Joshua contrasts at every fundamental point with the world of the El-Amarna letters. Egypt was an important power in the eastern Mediterranean in the days of the kings of Israel and in the El-Amarna world, but "Joshua did not find any such Egyptian hold during his conquest" (Sir W.M. Flinders Petrie, "Palestine and Israel", page 56).

Scholars have long disputed over the import of the word "habiru", or "khabiru". From the letters it was known to be equivalent to the word "sa-qaz" which means "brigands," "plunderers," "bandits," and "cutthroats." On occasion the word "khabiru" "is also written with an ideogram signifying 'cutthroats,' " declared C.J. Gadd in "The Fall of Nineveh". The Hebrew root of "khabiru" is "khaber" (spelled "chaber" in "Young's Concordance"). It means a "companion," "member of a band," hence, in a derogatory sense, "bandit." The word appears in Isaiah 1:23 as "companions of thieves": and in Proverbs 28:24 as "companion of a destroyer."

The "khabiru" or "habiru" were the Aramean, Philistine, Moabite, Arabian bands of plunderers who were overrunning Phoenicia, Syria and Palestine in the days of Jehoram and Jehoahaz.

Much also has been written of the person of Abdi-hibba. Scholars assume he was the king of "Urusalim". That the name "Urusalim" is the cuneiform transcription of the name Jerusalem is plausible. But Abdi-hibba was no king of Jerusalem. In addressing the Egyptian court he wrote: "Verily, I am not a regent I am an officer of the king, my lord. Behold I am a shepherd of the king, and I am one who bears the tribute of the king. Neither my father nor my mother, but the mighty hand of the king has set me in the house of my father" (Letter 288). The king is Pharaoh, king of Egypt. Again in Letter 287 he repeats: "Verily, this land of the city of Urusalim, neither my father nor my mother has given it to me." And in Letter 285: "Behold, I am not a regent, I am an officer of the king, my lord." Abdi-hibba was a Palestinian adventurer who had himself appointed an officer of Pharaoh to administer Egyptian affairs over a portion of the land that belonged to the city of "Urusalim". "Take silver and follow me," he was accused of saying (Letter 280).

It was commonplace for the petty kingdoms of Syria and Palestine to seek Egyptian "foreign aid" in their quarrels. Isaiah reveals what God thought of it:

And verse 7: "For Egypt helpeth in vain, and to no purpose: therefore have I called her 'Arrogancy that sitteth still.' & quot

Dissension and jealousy sundered Egypt's government during the El-Amarna period. It was, in part, the result of infiltration of foreign influence during the reign of Amenhotpe III. The book of Sothis records of his day: "The Ethiopians, removing from the River Indus, settled near Egypt."

They brought with them not only the concept of marriages between uterine brothers and sisters, a practice already established in Egypt by the royalty of Sheba, but of the marriage of parents with children. Children of the union of a mother and son were deemed especially well born. Akhenaten inherited this concept through his father's marriage relationships. But the practice was revolting to many Egyptians of high rank. No known ruler among them since the time of the Ethiopian Nimrod had dared marry his own mother and beget children of her.

Akhenaten did it because he regarded himself as a new incarnation of Nimrod, the sun-god. Hence the name Orus applied to the king. Orus is another spelling of Horus, third king of Egypt, who was anciently assumed to be the first incarnation of Nimrod.

The claims of Akhenaten were so widely known that in El-Amarna letter 41 the Hittite king addresses Akhenaten by the name of "Huria" -- the cuneiform of Horus.

Akhenaten made religion the cloak for his perversions. He pictured himself as the solar disk, and from his nude body eminated the beams of light that were to illuminate the world. The claims of the "heretic king" threatened the power of the Theban pontiffs. To retain their influence they first supported one, then another, or a third member of the royal family. Each change was presented to especially constructed idols which moved their heads -- through secret manipulation -- in approval or disapproval of the rival royal candidates.

After El-Amarna

The climax to the El-Amarna age is usually thought to be the early death of Akhenaten and the return to Thebes of young king Tut, supported by the Theban priesthood. What is not understood by historians or archaeologists is the sundering of Egyptian political unity.

In the next chapter it shall be proved that Libyans penetrated Lower Egypt and after the death of Ay set up a dynasty of their own. Two generations later the political center of gravity shifted to Tanis in the Delta. Egypt consequently became a significant sea power in the eighth century before the present era. Greek classical records provide numerous references to Egyptian trade, settlement and warfare in the Mediterranean during this century.

Upper Egypt meanwhile saw the last kings of Dynasty XVIII retire to their homeland in Nubia. Dynasty XVIII arose in Ethiopian Nubia to oust the Hyksos. Its king Zera is called "Ethiopian," and its queen, "Queen of Sheba." (Sheba was a son of Cush, father of the Ethiopians.) When the religious controversy under Akhenaten developed, the religious and political pressures of the Upper Egyptians forced a withdrawal of the later members of the Dynasty to Napata in Nubia. Here, as we shall presently see, a branch of the family arose to new power in Nubia and Egypt in the person of Piankhi and reestablished the famous Ethiopian era in Egypt. But this Ethiopian period was not centered any longer in Thebes, but in Napata, Nubia.

Historians have never understood the connection between the early Ethiopian influence in Egypt and the later Ethiopian period, because they have separated them by over five centuries. This restoration of Egyptian history makes plain the connection.


The purpose of this exhibition is to introduce cultural heritages from Egypt which has long been
collected by the House of Habsburg, and to share the recent research outcomes that illuminate
en ellos. As the Greek historian Herodotos said, Egypt is truly the gift of the Nile. The natural
environment, historical condition and religious disposition also exerted upon forming unique
character of Egyptian Civilization.

The visual culture embodies features that distinguish it from neighboring cultures. 231 pieces are
selected for this special exhibition. Egyptian art does not limit itself to pyramids or mummies.
It involves metal crafts, wooden crafts, calligraphy, ceramic as well as sculpture of gods and
diosas. From a 1cm amulet to 197cm statue of goddess Sekhmet, from a mirror to a coffin,
artifacts were chosen to present worldviews and wishes of ancient Egyptian in various levels and
formas. Some of them are 6000 year-old, but in any way they leave traces on Egyptian history and
modern Egyptian is not at all irrelevant to that.

The exhibition comprises four main parts, The first part (“Gods and Goddess of Egypt”)
introduces gods and goddesses and the afterlife view that appear in the ancient Egyptian myths.
The second part presents objects that are related to the living god, pharaoh, an important
keyword for understanding the Egyptian cultural heritage. Whereas the first half of the exhibition is
about two different kinds of absolute beings, the latter half offers stories about the common people.

The third part exhibits artifacts that reveal life scenes of the ancient Egyptians, and the last
part displays mummies and burial goods that show the ancient Egyptian view on the afterlife.


"Forepart of a sphinx Amenhotep III"
New Kingdom, 18th Dyn., time of Amenhotep III., 1410-1372 BC
Fine white limestone H 78 cm, L 68 cm, W 42 cm

So far, more than 150 pharaohs are recognized by inscriptions and archaeological finds.
This piece is forepart of a sphinx Amenhotep III. He is one of the most significant pharaohs in
the 18th dynasty, as major constructions were projected and art reached its zenith in his reign.
Amenhotep III is depicted
here as half human and half lion. He is wearing a headcloth called Nemes topped with Uraeus cobra,
the symbol of sovereignty. In his chest, the prenomen and nomen (two of his five titularies) are
written inside a oblong enclosure called cartouche.


"Statue of Horus and Haremhab"
New Kingdom, 18th dyn., time of Haremhab
Limestone, H 152 cm, W 73,1 cm, D (compleated) 77 cm

The sky god Horus and the last pharaoh from the New Kingdom Haremhab are sharing the same
trono. Horus is reaching his right arm on the back of Haremhab, which implies Haremhab
is crowned by Horus, and thus, secured his legitimacy. Pharaohs were regarded as a living Horus.


"Statue of goddess Sekhmet"
New Kingdom, 18th dyn., reign of Amenophis III., 1410-1372 BC
Thebes, Karnak, Mut-temple (probably)
Granodiorite H 197 cm, W 45,9 cm, D 101,7 cm reconstructed

This is a Sekhmet statue, believed to be excavated from the Mut temple of the Karnak temple
complex in Thebes. Sekhmet was the goddess of war. She accompanies the pharaoh during
battles to help defeat the enemy. The name Sekhmet originated from the ancient Egyptian word ‚
sachem’, which means ‚who has strong power’. The cobra on her head is called the ‚uraeus’,
symbolizing protection from evil. It is usually shown on the crown, the hood, or the headband.
There is a sun disk on her head and she holds an ankh, a symbol of ‚life’, in her left hand.
A dedication to Amenhotep III, who was the pharaoh at the time, is engraved in Egyptian hieroglyphs
at the front and the right and left legs of the pedestal.


"Statuette of god Thot depicted as Ibis"
Late period, 6th century BC
Wood, silver, stucco, glass H (with base) 32,2 cm, W 6,9 cm, L 22,2 cm

Thot is the god of wisdom. He protects the scribes and oversees knowledge. Ibis is
a sacred animal that represents Thot. The ibis was actively worshipped in Hermopolis Magna
of the Middle Egypt, which was the centre of the Thot cult, as well as Saqqara, Abydos,
and the Kom Ombo region. The ibises that were bred from these regions were mummified and
enterrado. Ibis statuettes made with various materials were used in worshiping Thot. El cuerpo de
this ibis was made with wood with white stucco plastered on top. The Atef crown is rested
on the head, and the neck, the tail, and the legs are made of silver. The eyes look lively
because they are made of black glass.


Under Hamas’s governance

In the 2006 PA parliamentary elections, Fatah—which had dominated Palestinian politics since its founding in the 1950s—suffered a decisive loss to Hamas, reflecting years of dissatisfaction with Fatah’s governance, which was criticized as corrupt and inefficient. Hamas’s victory prompted sanctions by Israel, the United States, and the European Union, each of which had placed the organization on its official list of terrorist groups. The Gaza Strip was the site of escalating violence between the competing groups, and a short-lived coalition government was ended in June 2007 after Hamas took control of the Gaza Strip and a Fatah-led emergency cabinet took control of the West Bank. Despite calls by PA Pres. Mahmoud Abbas for Hamas to relinquish its position in the Gaza Strip, the territory remained under Hamas’s control.


"Speak up for those who cannot speak for themselves, for the rights of all who are destitute. Speak up and judge fairly defend the rights of the poor and needy."
Proverbs 31: 8-9

Dear Brothers and Sisters in Christ,

We wanted to thank all those who attended the lecture given by Fr. Mattias Nasr Mankarious. There was a great turn out. We also want to thank the following:

P. Isaac Tanios
St. Mary's Coptic Orthodox Church, Palatine
P. Yohanna Nassif
St. Mary's Coptic Orthodox Church, Palatine
P. Wilbur David Ellsworth
Holy Transfiguration Antiochian Orthodox Church
Pastor Rev. Raouf Boulos
The Moody Church

We especially want to thank Fr. Mattias for being our speaker. P. Mattias was eager to go back to Egypt and, as he said, to be next to his children in their time of need. We want to thank him for being a beam of light for Christianity and standing up for the preservation of Christianity in Egypt. The Bible teaches us in the Book of Matthew: " . let your light shine before others, so that they may see your good works and give glory to your Father who is in heaven." (Matt 5:16).

Thank you Fr. Mattias for being the light for us to all see and for being the father teaching your children the love, peace, and mercy of Christ. We know how hard it is for you to see your children murdered, but we know that you are consoled to know that in dying in the name of Christ, they will be saved.

These things I have spoken unto you, that in Me ye might have peace. In the world ye shall have tribulation, but be of good cheer: I have overcome the world.
(John 16:32-33)

To download the power point presentation, click here.

If you wish to continue your donations for the Martyrs of Maspero and for the mission of Fr. Mattias, please do so here. If you wish to make a donation for the ChicagoCopts organization to continue its work, as well the donations can be made on the website. Please designate how your donations should be distributed.


Ver el vídeo: El verdadero origen de los egipcios - Parte 2 Origen cultural (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Erebus

    Haz algo serio

  2. Daveon

    Es notable, es una respuesta bastante valiosa

  3. Taukus

    Lamento mucho que no pueda ayudar a nada. Espero, para ti aquí, ayudará. No se desesperen.

  4. Talabar

    I agree, a useful phrase

  5. Kato

    Punto de vista cognitivo autorizado..



Escribe un mensaje