La historia

¿Qué libertades tenían los ciudadanos romanos básicos?

¿Qué libertades tenían los ciudadanos romanos básicos?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Pregunta simple, gracias por tu tiempo. Me pregunto qué libertades tenían los ciudadanos más básicos (cuando había un emperador, no el senado). Realmente no necesito una explicación; una lista podría ser suficiente.


Wikipedia responde a la pregunta bastante bien, y yo votaría para cerrar, excepto que OP preguntó sobre "libertades", no sobre derechos, y el artículo de Wikipedia enfatiza los derechos. @Tyler destaca correctamente el hecho de que "Libertad" es un concepto resbaladizo. No puedo argumentar brevemente, pero diría que lo que Montesquieu quiso decir con libertad es diferente de lo que quiso decir Hobbes, y ambos son diferentes de lo que quiso decir Jefferson, y ninguno de ellos estaría de acuerdo con ninguna definición planteada después de la invención del estado de bienestar. La definición moderna (digamos posterior al siglo XV) de libertad tiene algo que ver con el derecho de un individuo a la autodeterminación. Esa definición es nula y sin valor en Roma, donde cada acción debe tener lugar en una red de obligaciones en competencia con la clase, la gens, la tribu, la familia, el partido político, etc. Todo lo cual es simplemente un preludio para señalar que los puntos que hacer a continuación están abiertos a discusión.

Yo diría que la libertad más significativa que tenía un ciudadano romano era que En teoria vivían en un estado regido por la ley, más que por la autocracia. Todos los demás estados estaban gobernados por alguna forma de autocracia en la que la "ley" era una extensión del capricho del gobernante, y la ley de hoy podría ser la traición de mañana.

Roma tenía un conjunto de leyes que se publicaban en tablas que estaban disponibles para su revisión por todos los ciudadanos romanos. (Dejemos de lado por el momento el nivel de alfabetización, y también dejemos de lado la noción de que redactar las leyes y ejecutar las leyes son funciones muy distintas; esos dos problemas están presentes en todo estado que se rige por la ley).

Por supuesto, OP redujo el alcance de la pregunta al período imperial; Se podría argumentar que Augusto trató de limitarse a alguna forma de híbrido imperial constitucional, y tal vez continuar el argumento a través de Claudio. Poco después, el estado degenera en autocracia (con breves interludios). En ese momento, ya no argumentaría que existía la "libertad" tal como se definió durante la República. Uno podría Argumentan que hubo un grado de libertad creado porque la costumbre y la tradición imponían límites al poder del Imperio, pero que la libertad disminuyó con cada generación.

Durante el período imperial, los ciudadanos romanos tenían la "libertad" de ser parte de la institución del imperio, lo que significa que sus derechos y privilegios eran más fuertes / más autoritarios / más susceptibles de ser respetados que los no ciudadanos (esclavos o extranjeros).

[Aparte: comencé a afirmar que los romanos tenían acceso a un poder judicial; un ciudadano romano tenía acceso a un tribunal y podía obtener un acuerdo legal, y podía apelar el acuerdo, pero el caso y la apelación no se basaban estrictamente en la ley. Creo que el poder judicial romano es de carácter suficientemente diferente del derecho consuetudinario británico o del poder judicial francés por lo que es un flaco favor compararlos. Tendría que ser un erudito mucho mejor tanto de la historia imperial romana como de la historia jurisprudencial para analizar y explicar esa afirmación. Actualizar: Mi erudición legal de mala calidad está respaldada por @oldcat, quien me informa que los tribunales romanos

… Obligado por sentencias y casos anteriores, interpretados por juristas posteriores. Emperadores como Teodosio y Justiniano producirían códices fijos que conciliaban los problemas desarrollados en el período entre estos períodos y los publicaban para que todos los usaran. Estos códigos incluso fueron utilizados por los estados sucesores en Occidente para dar forma a su propia ley.

Supongo que se podría argumentar que "no tenían necesidad", debido al subsidio de grano, pero yo tendría problemas para argumentar con seriedad.


Sociedad romana durante el período de los reyes y la República

Para los romanos, no era cierto que todas las personas fueran iguales. La sociedad romana, como la mayoría de las sociedades antiguas, estaba muy estratificada. Algunas de las personas que vivían en la antigua Roma fueron esclavizadas y carecían de poder propio. A diferencia de los esclavizados en la era moderna, los esclavizados en la antigua Roma podían ganar o ganarse su libertad.

En los primeros años, en la cima de la Sociedad Romana había reyes que tenían el poder supremo, pero pronto los reyes fueron expulsados. Asimismo, el resto de la jerarquía social también fue adaptable:

  • La clase baja, plebeya, que por naturaleza era la mayoría de la población romana, quería, exigía y obtenía más.
  • Se desarrolló una clase adinerada entre los nobles y los plebeyos.

Breve historia de los derechos humanos

La creencia de que todos, en virtud de su humanidad, tienen derecho a determinados derechos humanos es bastante nueva. Sin embargo, sus raíces se encuentran en tradiciones y documentos anteriores de muchas culturas que tomó el catalizador de la Segunda Guerra Mundial para impulsar los derechos humanos en el escenario global y en la conciencia global.

A lo largo de gran parte de la historia, las personas adquirieron derechos y responsabilidades a través de su pertenencia a un grupo, una familia, una nación indígena, una religión, una clase, una comunidad o un estado. La mayoría de las sociedades han tenido tradiciones similares a la "regla de oro" de "Haz a los demás lo que te gustaría que te hicieran a ti". Los Vedas hindúes, el Código babilónico de Hammurabi, la Biblia, el Corán (Corán) y las Analectas de Confucio son cinco de las fuentes escritas más antiguas que abordan cuestiones de los deberes, derechos y responsabilidades de las personas. Además, los códigos de conducta y justicia inca y azteca y una Constitución iroquesa eran fuentes nativas americanas que existían mucho antes del siglo XVIII. De hecho, todas las sociedades, ya sea de tradición oral o escrita, han tenido sistemas de propiedad y justicia, así como formas de cuidar la salud y el bienestar de sus miembros.

Precursores de los documentos de derechos humanos del siglo XX

Los documentos que afirman los derechos individuales, como la Carta Magna (1215), la Carta de Derechos de Inglaterra (1689), la Declaración de Francia sobre los Derechos del Hombre y el Ciudadano (1789) y la Constitución y la Declaración de Derechos de los EE. precursores de muchos de los documentos actuales sobre derechos humanos. Sin embargo, muchos de estos documentos, cuando se tradujeron originalmente en políticas, excluían a mujeres, personas de color y miembros de ciertos grupos sociales, religiosos, económicos y políticos. Sin embargo, los pueblos oprimidos de todo el mundo se han basado en los principios que expresan estos documentos para apoyar las revoluciones que afirman el derecho a la autodeterminación.

El derecho internacional contemporáneo de los derechos humanos y el establecimiento de las Naciones Unidas (ONU) tienen antecedentes históricos importantes. Los esfuerzos del siglo XIX para prohibir la trata de esclavos y limitar los horrores de la guerra son ejemplos destacados. En 1919, los países establecieron el Organización Internacional del Trabajo (OIT) Para supervisar tratados proteger a los trabajadores con respecto a sus derechos, incluida su salud y seguridad. La Sociedad de Naciones expresó su preocupación por la protección de ciertos grupos minoritarios al final de la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, esta organización para la paz y la cooperación internacionales, creada por los aliados europeos victoriosos, nunca logró sus objetivos. La Liga fracasó porque Estados Unidos se negó a unirse y porque la Liga no pudo evitar la invasión japonesa de China y Manchuria (1931) y el ataque de Italia a Etiopía (1935). Finalmente murió con el inicio de la Segunda Guerra Mundial (1939).

El nacimiento de las Naciones Unidas

La idea de los derechos humanos surgió con más fuerza después de la Segunda Guerra Mundial. El exterminio por parte de la Alemania nazi de más de seis millones de judíos, sinti y romaní (gitanos), homosexuales y personas con discapacidad horrorizó al mundo. Los juicios se llevaron a cabo en Nuremberg y Tokio después de la Segunda Guerra Mundial, y los funcionarios de los países derrotados fueron castigados por cometer crímenes de guerra, "crímenes contra la paz" y "crímenes contra la humanidad".

Luego, los gobiernos se comprometieron a establecer las Naciones Unidas, con el objetivo principal de reforzar la paz internacional y prevenir conflictos. La gente quería asegurarse de que nunca más se le negara injustamente a nadie la vida, la libertad, la comida, la vivienda y la nacionalidad. La esencia de estos principios emergentes de derechos humanos se capturó en el discurso sobre el estado de la Unión de 1941 del presidente Franklin Delano Roosevelt & # 146, cuando habló de un mundo fundado en cuatro libertades esenciales: libertad de expresión y religión y libertad de miseria y miedo (ver Uso de derechos humanos Derechos aquí y ahora). Llegaron llamamientos de todo el mundo para que se establecieran normas de derechos humanos para proteger a los ciudadanos de los abusos de sus gobiernos, normas contra las cuales las naciones podrían ser consideradas responsables del tratamiento de quienes viven dentro de sus fronteras. Estas voces desempeñaron un papel fundamental en la reunión de San Francisco que redactó el Carta de Naciones Unidas en 1945.

La Declaracion Universal de Derechos Humanos

Estados miembros de las Naciones Unidas se comprometió a promover el respeto de los derechos humanos de todos. Para avanzar en este objetivo, la ONU estableció un Comisión de Derechos Humanos y le encargó la tarea de redactar un documento en el que se detallara el significado de los derechos y libertades fundamentales proclamados en la Carta. La Comisión, guiada por el enérgico liderazgo de Eleanor Roosevelt, capturó la atención del mundo.

El 10 de diciembre de 1948, el Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH) fue adoptado por los 56 miembros de las Naciones Unidas. La votación fue unánime, aunque ocho naciones optaron por abstenerse.

La DUDH, comúnmente conocida como la Carta Magna internacional, extendió la revolución en el derecho internacional introducida por la Carta de las Naciones Unidas & # 150, es decir, que la forma en que un gobierno trata a sus propios ciudadanos es ahora una cuestión de legítima preocupación internacional, y no simplemente un problema interno. Afirma que todos los derechos son interdependiente y indivisible. Su Preámbulo afirma elocuentemente que:

La influencia de la DUDH ha sido sustancial. Sus principios se han incorporado a las constituciones de la mayoría de las más de 185 naciones que ahora forman parte de la ONU. Aunque un declaración no es un documento legalmente vinculante, la Declaración Universal ha alcanzado el estatus de derecho internacional consuetudinario porque la gente lo considera y las cuotas son un estándar común de logros para todas las personas y todas las naciones ''.

Los pactos de derechos humanos

Con el objetivo de establecer mecanismos para hacer cumplir la DUDH, la Comisión de Derechos Humanos de la ONU procedió a la redacción de dos tratados: el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR) y su opcional Protocolo y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC). Junto con la Declaración Universal, se les conoce comúnmente como los Carta internacional de derechos humanos. El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos se centra en cuestiones como el derecho a la vida, la libertad de expresión, religión y voto. El PIDESC se centra en cuestiones como la alimentación, la educación, la salud y la vivienda. Ambos pactos pregonar la extensión de los derechos a todas las personas y prohibir la discriminación.

En 1997, más de 130 naciones han ratificado estos pactos. Estados Unidos, sin embargo, solo ha ratificado el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, e incluso con muchas reservas, o excepciones formales, a su pleno cumplimiento. (Ver Del concepto a la convención: cómo evolucionan las leyes de derechos humanos).

Documentos posteriores sobre derechos humanos

Además de los pactos de la Carta Internacional de Derechos Humanos, las Naciones Unidas han adoptado más de 20 tratados principales que profundizan en los derechos humanos. Estos incluyen convenios para prevenir y prohibir abusos específicos como la tortura y genocidio y proteger a las poblaciones especialmente vulnerables, como los refugiados (Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, 1951), las mujeres (Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, 1979) y los niños (Convención de los Derechos del Niño, 1989). A partir de 1997, Estados Unidos ha ratificado solo estas convenciones:

La Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial

La Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio

La Convención sobre los Derechos Políticos de la Mujer

La Convención sobre la esclavitud de 1926

En Europa, América y África, los documentos regionales para la protección y promoción de los derechos humanos amplían la Carta Internacional de Derechos Humanos. Por ejemplo, los estados africanos han creado su propia Carta de Derechos Humanos y de los Pueblos (1981), y los estados musulmanes han creado la Declaración de El Cairo sobre los Derechos Humanos en el Islam (1990). Los cambios dramáticos en Europa del Este, África y América Latina desde 1989 han demostrado poderosamente un aumento en la demanda de respeto de los derechos humanos. Los movimientos populares en China, Corea y otras naciones asiáticas revelan un compromiso similar con estos principios.

El papel de las organizaciones no gubernamentales

A nivel mundial, los defensores de los derechos humanos han sido, en la mayoría de los casos, ciudadanos, no funcionarios gubernamentales. En particular, organizaciones no gubernamentales (ONG) han desempeñado un papel fundamental a la hora de centrar a la comunidad internacional en cuestiones de derechos humanos. Por ejemplo, las actividades de las ONG en torno a la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer de las Naciones Unidas de 1995 en Beijing, China, atrajeron una atención sin precedentes sobre las graves violaciones de los derechos humanos de las mujeres. ONG como Amnistía Internacional, la Sociedad Antiesclavista, la Comisión Internacional de Juristas, el Grupo de Trabajo Internacional sobre Asuntos Indígenas, Human Rights Watch, Defensores de los Derechos Humanos de Minnesota y Survivors International monitorean las acciones de los gobiernos y los presionan para que actúen de acuerdo con los derechos humanos. principios de derechos.

Los funcionarios gubernamentales que comprenden el marco de los derechos humanos también pueden lograr cambios de gran alcance en favor de la libertad. Muchos presidentes de los Estados Unidos, como Abraham Lincoln, Franklin Roosevelt, Lyndon B. Johnson y Jimmy Carter, han adoptado firmes posiciones a favor de los derechos humanos. En otros países, líderes como Nelson Mandela y Vaclev Havel han provocado grandes cambios bajo la bandera de los derechos humanos.

Los derechos humanos son una idea cuyo momento ha llegado. La Declaración Universal de Derechos Humanos es un llamado a la libertad y la justicia para las personas de todo el mundo. Todos los días, los gobiernos que violan los derechos de sus ciudadanos son desafiados y llamados a la tarea. Todos los días, los seres humanos de todo el mundo se movilizan y enfrentan la injusticia y la inhumanidad. Como gotas de agua que caen sobre una roca, desgastan las fuerzas de la opresión y acercan al mundo al logro de los principios expresados ​​en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Fuente: Adaptado de David Shiman, Enseñanza de los derechos humanos, (Denver: Center for Teaching International Relations Publications, U of Denver, 1993): 6-7.


¿Qué libertades tenían los ciudadanos romanos básicos? - Historia

Etiquete el mapa de & quot; La topografía de la antigua Roma & quot como se indica a continuación:
cuerpos de agua [tinta azul]:
Mar Adriático, Mar Mediterráneo, Mar Tirreno
ríos [tinta azul]:
Po, Tiber, Rubicón
montañas / picos [tinta marrón]:
Alpes, Apeninos, Monte Etna, Monte Vesubio
islas [tinta verde]:
Córcega, Cerdeña, Sicilia
ciudades [tinta roja]:
Roma, Ostia, Siracusa, Cartago, Pompeya, Brindisium, Tarentum
pueblos [tinta violeta]:
Latinos, galos, etruscos, griegos
otro [de tinta negro]:
Magna Grecia

¿Qué ventajas naturales / geográficas tenía la ciudad de Roma?

¿En qué se diferenciaba la geografía de Roma de la de Grecia? ¿Cómo fue similar?

¿Por qué Ostia era importante para la ciudad de Roma?

¿Por qué crees que los romanos pudieron unificar su península y los griegos no?

Según la mitología romana, ¿cómo se fundó Roma? ¿Cuál fue la verdadera historia?


LA DECLARACIÓN DE DERECHOS INGLESA

En 1660 la monarquía inglesa fue restaurada con la coronación de Carlos II (1630 & # x2013 1685), pero la batalla entre el Parlamento y la monarquía continuó. El rey James II (1633 & # x2013 1701) fue depuesto en 1688, y al año siguiente su hija, Mary (Queen Mary II, 1662 & # x2013 1694), y su esposo, William (King William III, 1650 & # x2013 1702) ), fueron instalados como co-gobernantes de Inglaterra. Cuando la pareja prestó juramento en el cargo, se les presentó una nueva Declaración de Derechos (http://www.yale.edu/lawweb/avalon/england.htm), que describía la relación del Parlamento y la monarquía con el pueblo. Esta Declaración de Derechos incluía un derecho específico de los protestantes & # x201C [a] las armas para su defensa de acuerdo con sus condiciones y según lo permitido por la ley. & # x201D También condenó los abusos cometidos por ejércitos permanentes (ejércitos mantenidos por el gobierno a largo plazo, incluso en paz) y declaró & # x201C que la formación o mantenimiento de un ejército permanente dentro del reino en tiempo de paz, a menos que sea con el consentimiento del Parlamento, es ilegal. & # x201D La Declaración de Derechos eliminó la palabra pistolas de la lista de artículos que los pobres tenían prohibido poseer por la Ley de Caza de 1671. A partir de ese momento, el derecho a poseer y portar armas perteneció a todos los ingleses, ricos o pobres.


¿Qué países tienen las menores libertades personales?

Sudán

Sudán se separó recientemente de su mitad inferior en 2011, cuando Sudán del Sur ganó autonomía e independencia. El antiguo Sudán tenía dos grupos étnicos distintos, a menudo clasificados como "árabes" y "africanos". Sudán del Sur estaba poblado por diferentes grupos étnicos africanos. El poder político y los recursos se concentraron en el norte, dejando a Sudán del Sur extremadamente marginado. Si bien existió como un solo país, Sudán estuvo plagado de violencia y guerra civil. Omar Al Bashir, el actual presidente del Sudán posterior a la separación, tiene una orden de arresto emitida en 2009 por la Corte Penal Internacional por planificar y ejecutar asesinatos en masa y violaciones en Darfur. No obstante, sigue siendo el presidente hoy. El poder en Sudán todavía está concentrado en manos de un pequeño grupo de élites, y los recursos apenas se abastecen fuera de la capital. El hecho de que el presidente en ejercicio del país sea buscado por crímenes de lesa humanidad es un símbolo de por qué tiene la clasificación que tiene. La falta de recursos y libertades personales, y un exceso de corrupción y violencia sirven para hacer de Sudán uno de los países menos libres del mundo. Uno de los principios básicos de la libertad personal es su libertad para expresar sus creencias y opiniones. Con Omar Al Bashir como presidente orquestando el genocidio dentro de su propio país, se puede concluir que las expresiones personales de los ciudadanos ni siquiera son consideradas por los líderes.

Yemen

Yemen ha estado al borde de una guerra civil durante años entre los rebeldes hutíes que siguen una rama del islam chií llamada zaidismo y el gobierno yemení, así como algunos miembros de la rama sunita del islam. El gobierno se considera débil y grandes áreas del país están ahora bajo el control de los hutíes, que están trabajando activamente para ganar más territorio y poder. El gobierno no puede proporcionar suficientes recursos a sus ciudadanos porque tiene pocos que ofrecer. Yemen ha sido un bastión de varios grupos terroristas, entre ellos Al-Qaeda, desde el que escenificar sus actos violentos, y el resultado ha sido un país destrozado. Si bien la clasificación de Yemen puede ser justa, debe tenerse en cuenta que no está aquí simplemente porque el gobierno no está permitiendo a sus ciudadanos la libertad personal. Hay otros factores involucrados y, además, parece ser el caso de que actualmente el gobierno yemení ni siquiera tiene las herramientas y la infraestructura necesarias para garantizar tales libertades.

Afganistán

Incluso en el clima posterior a los talibanes, Afganistán no está libre de abusos contra los derechos humanos. Si bien el país técnicamente cuenta con un artículo en su constitución que tiene como objetivo proteger la libertad de expresión, se han reportado amenazas y hostigamiento a periodistas y figuras públicas. También ha estado afirmando que el problema de la corrupción está creciendo en Afganistán hoy. La corrupción puede referirse a cualquier cosa, desde una fuerza policial a pequeña escala hasta una fuerza policial injusta. El acaparamiento de tierras, que se refiere a la adquisición de tierras a gran escala, es otro tipo de corrupción que, según se dice, es desenfrenada por todo Afganistán.


Mujeres romanas antiguas: una mirada a sus vidas

Cualquier investigación histórica sobre la vida de las mujeres antiguas implica una interpretación individual y mucha especulación. Se pueden leer las fuentes antiguas relacionadas con las mujeres y su lugar en la sociedad, pero en gran medida, todas son fuentes secundarias que fueron escritas por hombres sobre las mujeres. No se descubrieron diarios antiguos ni diarios personales escritos por mujeres romanas, por lo que no se sabe cuáles eran sus esperanzas y sueños, o si tenían alguno. Lo que las mujeres romanas sintieron sobre la mayoría de los problemas políticos y las numerosas guerras y disturbios también es un misterio. Tampoco podemos leer sobre lo que pensaban las mujeres sobre la esclavitud, el matrimonio o el hecho de que no tenían derechos legales sobre sus hijos o incluso sobre ellas mismas. El alcance es realmente limitado, pero aún se pueden hacer y considerar muchas preguntas, como: ¿cuál fue el papel de la mujer romana en su sociedad? ¿Fueron considerados ciudadanos que tenían libertades personales o fueron secuestrados y se les dio poca o ninguna educación? ¿La individualidad y la elección personal formaban parte de la vida de las mujeres o estaban eclipsadas por la sociedad patriarcal de la que formaban parte? Las respuestas pueden ser difíciles de descubrir, pero son preguntas importantes que se deben hacer cuando uno se da cuenta de que gran parte de la civilización romana pasó a sentar las bases de nuestra propia sociedad moderna. Comprender el pasado hace que el presente sea mucho más claro y, con suerte, proporciona una visión del futuro, ayudando así a la sociedad a no volver a cometer los mismos errores.

Al mirar las fuentes de las mujeres romanas antiguas, es rápidamente evidente que la mayoría de ellas tratan de la aristocracia. Fueron los hombres de las clases altas quienes recibieron la mejor educación y las mejores posiciones en la sociedad, y esto les permitió tener tiempo libre para reflexionar sobre su mundo y escribir sobre él. Como es el caso de la mayoría de las personas, escribieron sobre sus propias experiencias y, en lo que respecta a las mujeres, escribieron sobre sus propios parientes y esposas. Ciertamente, las mujeres aristocráticas y las de otros niveles superiores de la sociedad romana no constituían la mayoría de la población femenina, pero son partes de sus vidas las que tenemos que mirar. La evidencia de lo que sufrieron las mujeres más pobres durante la República Romana y el Imperio es muy fragmentaria; sin embargo, las mujeres de todos los niveles económicos compartían un papel y una responsabilidad abrumadores y omnipresentes, sin importar la posición social que poseían: la de procrear hijos.

Las mujeres, o más correctamente, las niñas, solían estar casadas cuando tenían doce años, a veces incluso antes. (1) En nuestro mundo moderno, esto parece escandaloso, pero todo debe ubicarse en contextos sociales. La esperanza de vida en la antigua Roma era muy diferente a la actual. Por supuesto, algunas personas morirían de vejez, pero la mayoría solo llegaba a los veinte o treinta años, (2) si tenían suerte. Las niñas se casaban muy jóvenes. Muchos murieron al dar a luz o porque estaban debilitados por tener demasiados hijos sin un respiro. (3) Una inscripción funeraria de una mujer llamada Veturia proporciona un buen ejemplo de esto: se casó a los once años, dio a luz a seis hijos y murió a los veintisiete. (4) Se esperaba que las mujeres tuvieran tantos bebés como pudieran porque nunca estaban seguras de cuántos de los niños alcanzarían la madurez. (5) Cornelia, madre de los Gracchi, dio a luz a doce crías, pero solo sobrevivieron dos niños y una niña. (6)

Las familias aristocráticas querían que los hijos varones mantuvieran el apellido y el linaje de la familia, (7) y esperaban que sus esposas estuvieran embarazadas perpetuamente. (8) La infertilidad era en realidad motivo de divorcio, y las mujeres a menudo ofrecían el divorcio para que sus maridos tuvieran la oportunidad de tener hijos con otra persona. (9) No se esperaría que las mujeres de las clases bajas tuvieran tantos hijos porque no tenían los medios para mantenerlos. (10) Es posible que estas mujeres también hayan trabajado fuera del hogar para ayudar a mantener a sus familias. (11) Sus maridos todavía querrían un hijo para continuar con el apellido y, si fueran una familia rural, para ayudar a trabajar en la granja. Pero ciertamente había una diferencia entre el escalón más alto de la sociedad romana y las clases bajas: las mujeres de la clase alta tenían más hijos.

Las mujeres no podían elegir entre tener hijos o no. Tampoco podrían invalidar a su esposo si optaba por exponer a un recién nacido. Muchas niñas fueron expuestas por sus familias porque no podían continuar con el apellido y también requerían una dote en el momento de su matrimonio. (12) Eva Cantarella en Hijas de Pandora, dice:

La mayoría de los expuestos eran niñas, pero algunos eran hombres enfermizos o de aspecto débil. (14) En un Oxyrhynchus Papri, una carta de un esposo a una esposa le indica que deje vivir al infante si es un niño [pero] "si es una niña, déjela al descubierto". (15) Fue tan simple como eso. Esta práctica de exposición redujo en gran medida la población femenina, al igual que el abandono de las niñas. Augusto estaba tan preocupado por la disminución de la población romana, particularmente en la aristocracia, que aprobó tanto las Leyes Julianas en el 18 a. C. como las Leyes Papia-Poppeas en el 9 d. C. Estas leyes imponían sanciones al celibato y al no casarse, y premiaban el matrimonio y tener hijos. Ninguno de los dos conjuntos de leyes ayudó realmente a aumentar mucho la población de Roma. (dieciséis)

Aunque el papel de la mujer en la antigua Roma era principalmente el de tener hijos, las mujeres también desempeñaban un papel importante en la crianza de los hijos. (17) Esto difería mucho de la tradición ateniense que colocaba los aspectos culturales y educativos de la crianza de los niños exclusivamente en manos de los hombres. En el mundo romano, se animaba a las mujeres a enseñar a sus hijos la cultura romana. (18) Cuando los niños crecieron, la madre gastaría tanto su dinero como su tiempo para avanzar en sus carreras políticas. (19) Incluso las niñas recibirían este tipo de educación en el hogar porque se espera que algún día enseñen a sus propios hijos. (20) En Los elementos del oratorio, Quintilian informa que Cornelia, madre de Tiberio y Cayo Graco, jugó un papel importante en su educación y cultivo. (21) Las mujeres romanas tenían hijos, pero no eran exclusivamente "herramientas de reproducción" (22), sino que "también eran un instrumento fundamental de transmisión de una cultura. [Y] era su trabajo prepararlas para convertirse en cives romani . "(23) ¿Quiénes se estaban preparando para convertirse en ciudadanos romanos? ¿Solo se les concedió la ciudadanía a los varones, como fue el caso durante siglos en Atenas? Esta es una pregunta difícil de responder.

En la introducción de Como lo hicieron los romanos, Jo-Ann Shelton analiza cómo los romanos "tomaron la notable acción de otorgar la ciudadanía romana a toda persona libre dentro de las fronteras del Imperio Romano". (24) No parece que las mujeres estuvieran excluidas. En Mujeres y política en la antigua Roma, Richard A. Bauman dice que "la posición pública de las mujeres era tan desfavorable que incluso se ha puesto en duda si eran ciudadanas romanas. Las dudas son infundadas". (25) Así que parece que tenían una posición más alta que las mujeres atenienses, que no eran considerados ciudadanos. Tenían algo en común: no se les permitía votar ni participar en actividades políticas. Esto se aplica principalmente al Período Republicano, ya que los reyes tomaban las decisiones durante la Monarquía y el Emperador tenía la última palabra durante el Imperio Romano. En la época de Augusto, las asambleas comenzaron a desvanecerse en las sombras. Independientemente de las leyes, las inscripciones descubiertas en Pompeya desde el siglo I d.C. demuestran que las mujeres tenían interés en la política. Un ejemplo, pintado en el costado de una casa, dice: "Nymphodotus, junto con Caprasia, le pide que vote por Marcus Cerrinus Vatia para el edil". (26) Otro, que se encuentra en el costado de una tienda de vinos dice: "Caprasia junto con Nymphius - sus vecinos también - le piden que vote por Aulus Vettius Firmus para el título de edil que es digno del cargo". (27)

Las mujeres tenían más que un interés pasajero en la política años antes, cuando los romanos iniciaron las Leyes de Opia. Estas leyes prohibían a las mujeres comprar artículos de lujo, como joyas o ropa cara (28); no podían comprar nada que costara ninguna cantidad de dinero. El gobierno sintió que habría más dinero disponible para luchar contra Hannibal. Las mujeres aceptaron esto porque estaban dispuestas a hacer su parte por el esfuerzo de guerra, pero veinte años después, intentaron que se derogara la ley. (29) Livio, en su Una historia de Roma, explica cómo las mujeres acudieron al Foro, donde se estaba llevando a cabo la asamblea. Intentaban convencer a sus parientes varones de que votaran a favor de la derogación. Uno de los oponentes a la derogación nos da una idea de lo que sintieron algunos hombres sobre el incidente. Marcus Porcius Cato se pregunta "¿qué tipo de comportamiento es este, correr en público y bloquear calles y hablar con los maridos de otras mujeres?. No está bien, ni siquiera en sus propias casas, que se preocupen por las leyes que se aprueban o derogan aquí. . " (30) La ley fue abolida y las mujeres obtuvieron una victoria. Les mostró que tenían fuerza en número. Uno solo puede imaginarse el escándalo que causó en las familias. Este incidente hace que uno se pregunte qué otras cosas estaban fuera del alcance de las mujeres. ¿A dónde podrían ir cuando salieran de sus hogares?

Parece que asistían con regularidad a los baños públicos romanos, ya que el baño "era una actividad recreativa que disfrutaban personas de todas las edades, sexos y clases sociales". (31) A menudo había baños separados para mujeres y hombres, pero si no, las mujeres se bañaban por la mañana y los hombres por la tarde. Esta era una parte integral de la vida de la mayoría de los romanos, y para las clases altas, también lo eran las cenas. Las mujeres podían acompañar a sus maridos a estos asuntos, que podían variar desde funciones bastante ordinarias hasta funciones tremendamente fantásticas, como la que presenta el personaje Trimalchio en el libro de Petronio. El Satyricon. Se nota que las mujeres estuvieron presentes para las festividades y que Scintialla llegó con su esposo Habinnas, recién salido de otro banquete. (32)

Las mujeres también pudieron asistir a festivales religiosos, como el Ambarualia y el Lupercalia. (33) Las mujeres también podían asistir a eventos de anfiteatro como partidos de gladiadores y circos. Incluso hay evidencia de que las mujeres lucharon como gladiadoras, (34) pero no se les permitió ser vistas en el escenario como actores. (35) Ovidio, en su Amoríos advierte a los hombres que el hipódromo es un buen lugar para encontrarse con mujeres, lo cual es evidencia de que incluso podrían asistir a esos eventos. (36) Es muy intrigante que las mujeres romanas que tenían tan pocos derechos legales también pudieran poseer tantas libertades personales. Ciertamente, las mujeres romanas no fueron secuestradas en ginaeconitis como las mujeres atenienses en Grecia. Sarah Pomeroy, en Diosas, putas, esposas y esclavas, señala que "las mujeres romanas estaban involucradas con su cultura y pudieron influir en su sociedad. Las mujeres romanas cenaban con sus maridos y asistían a fiestas, juegos y espectáculos". (37) Eva Cantarella hace algunas observaciones similares:

Las niñas recibieron algo de educación informal en sus hogares y aprendieron a leer y escribir. Tanto las madres como los padres tenían un papel que desempeñar en la transmisión de la cultura y la educación romanas a sus hijos, sin embargo, estaba mal visto que las mujeres se educaran demasiado, como se puede ver en los escritos de Juvenal. He scoffs at women who have opinions on Homer, grammar, and ethics, and he implies that these sorts of women have forgotten their place in society by being so knowledgeable. It was not their place. (39) Women were already finished their educations and having babies when their male contemporaries were practicing eloquence or studying philosophy abroad in places like Athens. Of course, this would only apply to males from upper class families. Women from the lower classes received enough education to assist them in running small businesses and working as dressmakers or salespeople in the markets. (40)

A dichotomy existed within the lives of Roman women. They did have some personal freedoms, but they had little chance for individuality or personal choice. They were under the constant supervision of their fathers, male relatives, and husbands, who regularly kissed them on the mouth to find out if they had drunk wine. (41) Drinking wine was strictly forbidden for Roman women and they could be punished by death. En Memorable Deeds and Sayings from the first century AD, Maximus tells us how Egnatius Metellus beat his wife to death for drinking wine. (42) It was believed that wine caused women to have adulterous relationships, which were very common since so many marriages took place for political or economic reasons, not for love or passion. Women found to have committed adultery could be put to death by their fathers or guardians. (43) Women often married men who were much older than themselves. They married whoever they were told to.

Another controlling device used against Roman women was the practise of not allowing them to have personal names. Instead, a woman took her father's middle name or nomen and feminized it. From a Roman woman's name you could tell who her father was and therefore, her position in society. (44) Women existed within their families and had no identity of their own. Their fathers had absolute control over their lives and could even sell them into slavery or force them into a marriage and out of one, too. (45) Some women were forced to get a divorce because their fathers had found more lucrative and prestigious families for them to marry into. If they had children at the time of the divorce, women were forced to leave them behind. When marriages dissolved, women had no legal rights concerning the offspring and often never saw them again. Marriages were often without manus, meaning that the father kept the property of his daughter and would therefore, retain a hold over her wealth. A marriage with manus gave power over the woman to her new husband, as well as ownership of her property. In either case, Roman women were not permitted to do anything they wanted with their own money, since personal wealth is always equated with power. Of course, there were some exceptions. Mothers could spend money on their sons' political careers or education. One can also read about Cicero's wife, Terentia, who had personal wealth and made land investments on her own. That was only because she had a very agreeable guardian who gave his permission. It would seem likely that women with wealth would have more power over their lives, but this would very much depend upon her father or guardian or husband. Women were expected to have a legal guardian because they were not considered smart enough to act in their own best interest. When Cornelia, mother of the Gracchi, was widowed, she refused to marry again and as a result, made her own decisions, but this was very rare. The only real power that most women possessed was over their personal interactions within the circle of their friends and family. Women had to know their place, remain modest, be tireless, and both loyal and obedient to their families - emotionally, physically, and financially. That was what Roman men were looking for in a wife. (46)

So it is evident that women had certain prescribed roles to play within Roman society: child bearer, mother, daughter, and wife. They were considered citizens, but they were not permitted to vote or participate in government procedures. If they did try, it was frowned upon. Some women were more educated than others. All had some personal freedoms. Lower class women could work, but upper class women were expected to meet the expectations that their families had set out for them and stay at home. None of the women really had their own identities or an array of personal choices put before them. There are always some exceptions and there must have been women considered very radical in their time. Women were always overshadowed by the men in their lives because Rome was a very patriarchal society, built on a peasant culture and on the old customs of mos maiorum. (47) Quoting Ennius, Cicero said, "the strength of Rome is founded on her ancient customs as much as on the strength of her sons." (48) Roman women might have had it better than Athenian women, but that's not saying much. Rich or poor, most died young. One can only hope they had a few pleasures that were never documented by the men who wrote about them. Some did get involved in the rites of Bacchus (49) and probably did enjoy themselves a great deal for short periods of time, before they were caught.

We will never know what the women of ancient Rome thought about their inferior social position or what they thought about the many layers of separation that existed between themselves and Roman men. The ancient Roman world was a very patriarchal culture, with men holding all the positions of power. Women and children really did not have many rights. In reality, life must have been difficult for the majority of people in Rome considering all the years of war and conquer. Life wasn't very easy for anyone. Although the Romans were not pioneers in social equality, the civilization had a great influence on both men and women who came later. They were building an empire and as the legendary H.I. Marrou stated in his book, Una historia de la educación en la antigüedad:

Related Papers

Notas

1 Jo-Ann Shelton. As the Romans Did. (New York: Oxford University Press, 1988) p. 37.


4 Things the Bible Says About Freedom

As the United States of America celebrates Independence Day on July 4, it’s worth noting the nation was founded upon the idea that God created human beings to be free. The Declaration of Independence states that people “are endowed by their Creator with certain unalienable Rights, that among these are Life, Liberty and the pursuit of Happiness.”

But what is “liberty,” exactly? Is freedom based upon the country where you live, or can it have a deeper meaning?

Here are some key ideas from the Bible about freedom—including how to find true freedom in your life.

1. People have been searching for it for thousands of years.

The quest for freedom is a theme found throughout the Bible, from Genesis to Revelation. Just three chapters into the story of God’s creation, humanity gave up its freedom by choosing to rebel against God. From that time forward, the perfect freedom God created in the Garden of Eden was gone, and the long-term effects were both physical and spiritual.

The Old Testament of the Bible records how God’s people lost their physical freedom time and again as various empires overtook them (most notably the Egyptians, as recorded in the book of Exodus).

The loss of physical freedom was often tied to spiritual disobedience like worshiping false gods. But time and again, the one true God forgave His people and rescued them. When God freed the Israelites from slavery in Egypt, He was foreshadowing the arrival of Jesus Christ, who came to free humanity from sin—the spiritual slavery that leads to death.

Today, many people are living in spiritual slavery without realizing it. They chase false gods of money, success, personal comfort and romantic love—only to realize they still have an emptiness that can’t be filled by any of those things.

2. God’s answer to our loss of freedom has always been Jesus Christ.

When Jesus began his short period of ministry on the earth, He announced He was the One that God’s people had been waiting for since the fall of humanity. He did this by reading a particular passage from the book of Isaiah—a passage his listeners knew was referring to the Messiah, or the Savior of the world.

The words had been written hundreds of years earlier and spoke of a new freedom that was coming in the future. When Jesus stood up to read, He was saying the future had arrived. Liberty would come through Him.

“And the scroll of the prophet Isaiah was given to him. He unrolled the scroll and found the place where it was written,

‘The Spirit of the Lord is upon me,
because he has anointed me
to proclaim good news to the poor.
He has sent me to proclaim liberty to the captives
and recovering of sight to the blind,
to set at liberty those who are oppressed,
to proclaim the year of the Lord’s favor.’

And he rolled up the scroll and gave it back to the attendant and sat down. And the eyes of all in the synagogue were fixed on him. And he began to say to them, ‘ Today this Scripture has been fulfilled in your hearing’” (Luke 4:17-21, emphasis added).

3. Jesus came to free us from death, sin and anything that enslaves us.

The core message of the Christian faith—the Gospel—is that Jesus Christ rescues us from the slavery of sin and offers true freedom in this life and beyond. This is what Jesus said:

“For God so loved the world, that he gave his only Son, that whoever believes in him should not perish but have eternal life” (John 3:16).

The Good News—the best news ever—is that faith in Jesus frees us from the death we deserve for sinning against God. It frees us from the punishment that would be inflicted upon us at the end of our lives for the evil things we’ve thought and done.

While Christ followers still battle with sin, they are no longer slaves to it. Through the power of Christ, His people can be set free from the bondage of greed, vanity, pride, pornography, addiction, abusive behavior, gluttony, selfishness—and any other sin under the sun. Here’s what Jesus said about the freedom He offers:

“If you abide in my word, you are truly my disciples, and you will know the truth, and the truth will set you free” ( John 8:31-32).

“Truly, truly, I say to you, everyone who practices sin is a slave to sin. The slave does not remain in the house forever the son remains forever. So if the Son sets you free, you will be free indeed” (John 8:34-36).

4. God gives us freedom to choose our own path.

God created human beings, not robots. We don’t have to accept the freedom He offers us through Jesus Christ. He gives each person the free will to accept or reject His salvation. But the Bible warns that hell is a real place where real people end up when they knowingly reject the truth.

Likewise, those who choose Christ are not forced to obey Him at every turn. But God makes it clear: the best life is one that’s devoted to honoring Him. As the Apostle Paul explained to some of the first Christians:

“’All things are lawful for me,’” but not all things are helpful. ‘All things are lawful for me,’ but I will not be dominated by anything” (1 Corinthians 6:12).

“For you were called to freedom, brothers. Only do not use your freedom as an opportunity for the flesh, but through love serve one another” (Galatians 5:13).

>> What is “the judgment,” and why did Jesus have to die for our sins? Listen to Billy Graham’s message.

Final thoughts on freedom

From cover to cover, God’s Word points to freedom in Christ. And God doesn’t leave us wondering how to grab hold of the freedom He offers. It starts with acknowledging our brokenness—and admitting we are slaves to sin. And it ends with choosing Jesus and following Him daily. Only He can break the bonds of slavery and lead us to true freedom, now and forever.


What freedoms did basic Roman citizens have? - Historia

Not much information exists about Roman women in the first century. Women were not allowed to be active in politics, so nobody wrote about them. Neither were they taught how to write, so they could not tell their own stories.

Derechos legales

We do know a little, however. Unlike society in ancient Egypt, Rome did not regard women as equal to men before the law. They received only a basic education, if any at all, and were subject to the authority of a man. Traditionally, this was their father before marriage. At that point, authority switched to their husband, who also had the legal rights over their children.

However, by the first century AD women had much more freedom to manage their own business and financial affairs. Unless she had married "in manu" (in her husband s control, which conferred the bride and all her property onto the groom and his family) a woman could own, inherit and dispose of property.

Traditionally, these women, who had married "sine manu" (meaning she was without her husband s control but still under the control of her pater familias), had been obliged to keep a guardian, or ´tutela,´ until they died. By the time of Augustus, however, women with three children (and freedwomen with four) became legally independent, a status known as "sui iuris."

A woman s work

In reality, the degree of freedom a woman enjoyed depended largely on her wealth and social status. A few women ran their own businesses one woman was a lamp-maker or had careers as midwives, hairdressers or doctors, but these were rare.

On the other hand, female slaves were common and filled a huge variety of roles, from ladies maids to farm workers, and even gladiators.

Wealthy widows, subject to no man s authority, were independent. Other wealthy women chose to become priestesses, of which the most important were the Vestal Virgins.

Influence, not power

However wealthy they were, because they could not vote or stand for office, women had no formal role in public life. In reality, wives or close relatives of prominent men could have political influence behind the scenes and exert real, albeit informal, power.

In public, though, women were expected to play their traditional role in the household. They were responsible for spinning and weaving yarn and making clothes. These were usually made from wool or linen, although wealthy women (whose servants made their clothes) often dressed in expensive, imported fabrics, like Chinese silk or Indian cotton.

Women were expected to be the dignified wife and the good mother and, while these rules could be bent, they couldn t be broken.

Click on the image for a gallery view
The trouble with Julia

Julia was daughter to Emperor Augustus and was renowned as a clever, vivacious woman with a sharp tongue. However, Augustus was traditional and insisted that Julia spin and weave like plebeian women, to demonstrate her wifely virtues.

This was unfortunate, because wifely virtues were not her strength. In fact, Julia had a series of lovers and many people knew this.

Augustus, who was socially very conservative, was furious. He denounced her in public and banished her for the rest of her life. There were limits even for an emperor s daughter.


Where to next:
Life in Roman Times Weddings, Marriages & Divorce
Life in Roman Times Family Life


What freedoms did basic Roman citizens have? - Historia


Galla Placidia and her children por Desconocido

A typical Roman day would start off with a light breakfast and then off to work. Work would end in the early afternoon when many Romans would take a quick trip to the baths to bathe and socialize. At around 3pm they would have dinner which was as much of a social event as a meal.

  • Granjero - Most of the Romans who lived in the countryside were farmers. The most common crop was wheat which was used to make bread.
  • Soldado - The Roman Army was large and needed soldiers. The army was a way for the poorer class to earn a regular wage and to gain some valuable land at the end of their service. It was a good way for the poor to move up in status.
  • Comerciante - Merchants of all sorts sold and bought items from around the Empire. They kept the economy rolling and the Empire rich.
  • Craftsman - From making dishes and pots to crafting fine jewelry and weapons for the army, craftsmen were important to the empire. Some craftsmen worked in individual shops and learned a specific craft, usually from their father. Others were slaves, who worked in large workshops that produced items in large quantities such as dishes or pots.
  • Entertainers - The people of Ancient Rome liked to be entertained. Just like today, there were a number of entertainers in Rome including musicians, dancers, actors, chariot racers, and gladiators.
  • Lawyers, Teachers, Engineers - The more educated Romans could become lawyers, teachers, and engineers.
  • Gobierno - The government of Ancient Rome was huge. There were all sorts of government jobs from tax collectors and clerks to high ranking positions like Senators. The Senators were the wealthy and the powerful. Senators served in their position for life and at times there were as many as 600 members of the Senate.

The family unit was very important to the Romans. The head of the family was the father called the paterfamilias. Legally, he had all the power in the family. However, usually the wife had a strong say in what went on in the family. She often handled the finances and managed the household.

Roman children started school at the age of 7. Wealthy children would be taught by a full time tutor. Other children went to public school. They studied subjects such as reading, writing, math, literature, and debate. School was mostly for boys, however some wealthy girls were tutored at home. Poor children did not get to go to school.

Most Romans ate a light breakfast and little food during the day. They would then have a large dinner. Dinner was a major event starting at around three in the afternoon. They would lie on their sides on a couch and be served by the servants. They ate with their hands and would rinse their hands often in water during the meal.

Typical food would have been bread. beans, fish, vegetables, cheese, and dried fruit. They ate little meat. The rich would have had a variety of foods in fancy sauces. How the food looked was just as important as the taste. Some of the food they ate would seem very strange to us, such as mice and peacock tongues.

Toga - The toga was a long robe made up of several yards of material. The wealthy wore white togas made from wool or linen. Some colors and markings on togas were reserved for certain people and certain occasions. For example, a toga with a purple border was worn by high ranking senators and consuls, while a black toga was generally only worn during times of mourning. The toga was uncomfortable and hard to wear and was generally only worn in public, not around the house. In later years, the toga grew out of style and most people wore a tunic with a cloak when it was cold.

Tunic - The tunic was more like a long shirt. Tunics were worn by the rich around the house and under their togas. They were the regular dress of the poor.


Ver el vídeo: 27 cosas increíbles del IMPERIO AZTECA que SIGUEN SORPRENDIENDO AL MUNDO (Agosto 2022).