La historia

Tokugawa Ieyasu

Tokugawa Ieyasu


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Nacido de un señor de la guerra menor en Okazaki, Japón, Tokugawa Ieyasu (1543-1616) comenzó su entrenamiento militar con la familia Imagawa. Más tarde se alió con las poderosas fuerzas de Oda Nobunaga y luego Toyotomi Hideyoshi, expandiendo sus posesiones de tierras a través de un ataque exitoso a la familia Hojo hacia el este. Después de que la muerte de Hideyoshi resultó en una lucha de poder entre los daimyo, Ieyasu triunfó en la Batalla de Sekigahara en 1600 y se convirtió en shogun de la corte imperial de Japón en 1603. Incluso después de retirarse, Ieyasu trabajó para neutralizar a sus enemigos y establecer una dinastía familiar que duraría por siglos.

Al nacer, hijo de un daimyo (señor de la guerra) menor, al morir canonizado por decreto imperial como Toshodai-gongen, un avatar budista, este aliado subordinado de primero Oda Nobunaga y luego Toyotomi Hideyoshi logró lo que ninguno de sus socios principales había logrado. : institucionalizar su poder en forma heredable y fundar un gobierno militar dinástico que duró casi tres siglos.

Ieyasu culminó una carrera militar que duró seis décadas con una victoria en la Batalla de Sekigahara en 1600 que lo dejó en control efectivo de la confederación política nacional que Hideyoshi había forjado. Sin embargo, aunque sin duda era un político astuto, un general excepcional y un administrador perspicaz, no debía su éxito duradero a una habilidad superior en ninguna de estas áreas sobre Nobunaga o Hideyoshi, sino a la longevidad personal y a los prudentes préstamos institucionales. Nacido dentro de una década de sus antiguos señores supremos, sobrevivió a Nobunaga por treinta y cuatro años ya Hideyoshi por dieciocho. Él modeló su ejército y administración en gran parte en los de su enemigo más peligroso, Takeda Shingen (a quien también sobrevivió), y moldeó aún más su régimen nacional en torno a las políticas introducidas por Nobunaga y Hideyoshi.

El compañero del lector para la historia militar. Editado por Robert Cowley y Geoffrey Parker. Copyright © 1996 por Houghton Mifflin Harcourt Publishing Company. Reservados todos los derechos.


Tokugawa Ieyasu - HISTORIA


1543 & # 151 Nacimiento de Tokugawa Ieyasu
Hijo de un señor de la guerra daimyo menor, Tokugawa Ieyasu saltó gradualmente a la fama después de establecer alianzas estratégicas con líderes poderosos como Oda Nobunaga y Toyotomi Hideyoshi. En 1600, emergió como el señor de la guerra más poderoso de Japón después de la Batalla de Sekigahara. Galardonado con el título de Shogun, estableció su gobierno en Edo (ahora Tokio) y fundó el Shogunato, que gobernó Japón durante más de 260 años.

1543 & # 151Los portugueses llegan a Japón
Los comerciantes portugueses, que se desviaron del rumbo durante una tormenta, naufragaron cerca de la isla Tangeshima, en la costa sur de Japón. Intrigado por las armas de fuego portuguesas, el señor de la guerra daimyo local compró dos armas a los marineros europeos y encargó a su herrero que hiciera copias. El daimyo luego pidió lecciones de tiro al portugués.

1549 & # 151 Misioneros jesuitas se establecen en Japón
Ansiosos por más armas de fuego, los señores de la guerra japoneses dieron la bienvenida al comercio con los portugueses. Junto con el comercio, los portugueses trajeron misioneros cristianos y, en 1549, Francisco Javier estableció la primera misión de Japón en Kagoshima. El misionero jesuita Luis Frois llegó más tarde y escribió Historia de Japón, que abarcó los años 1549-1593. El libro proporcionó la mayor parte de la información conocida sobre el Japón contemporáneo en ese momento.

1561 & # 151 Ieyasu se convierte en aliado de Oda Nobunaga
Ieyasu unió fuerzas con el intrépido señor de la guerra Oda Nobunaga y comenzó a expandir sus posesiones territoriales. Se concertó un matrimonio entre el hijo mayor de Ieyasu y la hija de Nobunaga para fortalecer su alianza. Pero en 1579, se descubrió al hijo de Ieyasu conspirando contra Nobunaga. Para demostrar su lealtad a Nobunaga, Ieyasu obligó a su amado hijo a suicidarse.

1568 & # 151 Oda Nobunaga intenta unificar Japón
Oda Nobunaga fue el primero en intentar la unificación de Japón. Conocido por su despiadado uso del poder, su visión era llevar a todo Japón "bajo una sola espada". El paso más significativo de Nobunaga hacia la unificación del país fue la destrucción del monasterio budista de Mt. Hiei, cuyos monjes guerreros habían jugado un papel importante en el curso político y militar de Japón. Nobunaga los vio como una amenaza para la futura estabilidad de Japón. Después de destruir el monasterio de Mt. Hiei, persiguió y masacró a los monjes Hiei que huían, independientemente de su inocencia o edad.

1575 & # 151 Batalla de Nagashino
Oda Nobunaga se apresuró a adoptar las innovaciones occidentales y, en particular, las armas de fuego. En la Batalla de Nagashino, instituyó nuevas tácticas ofensivas y defensivas con armas que cambiaron la guerra japonesa para siempre. Un gran estratega militar, construyó enormes fuertes de piedra que resistirían las nuevas armas de fuego, y fortaleció sus buques de guerra con revestimientos de hierro. También instituyó una clase de guerreros especializados, nombrando a sus sirvientes para puestos basados ​​en la capacidad más que en la conexión familiar.

1577 & # 151: Joao Rodrigues llega a Japón
Nacido en Portugal en 1561, Joao Rodrigues era un grumete en un barco portugués y llegó a Japón a la edad de 15 años. Se convirtió en misionero jesuita en 1577. Poseedor de un oído para el idioma, Rodgrigues pronto pudo hablar japonés con fluidez, lo que se ganó el apodo de "el intérprete". Sirvió en ese papel tanto para Toyotomi Hideyoshi como para Tokugawa Ieyasu. Vivió en Japón durante 33 años y escribió un libro considerado una de las crónicas históricas clave de Japón en la época. Historia da Igreja do Japao ("Esta tierra de Japón"). También escribió un libro sobre gramática japonesa que ayudó a otros misioneros a dominar el difícil idioma japonés.

1582 y # 151 Nobunaga asesinado
Oda Nobunaga fue finalmente atacado por un general descontento de su círculo íntimo, aunque se desconoce si Nobunaga fue asesinado o se suicidó. El misionero jesuita Joao Rodrigues escribió: "Algunos dicen que se cortó la barriga, mientras que otros creen que prendió fuego al palacio y murió en las llamas". Toyotomi Hideyoshi, uno de los ayudantes de confianza de Nobunaga, rápidamente vengó el presunto asesinato, presentando la cabeza del traidor a la tumba de Nobunaga. Hideyoshi pronto emergió como el próximo líder militar gobernante de Japón.

1584 & # 151Toyotomi Hideyoshi se convierte en comandante supremo
La respuesta de Hideyoshi al asesinato de Nobunaga le dio un lugar de especial importancia y rápidamente asumió el papel de gobernante de Japón. Él y Tokugawa se convirtieron en aliados incómodos. Nacido de un linaje campesino, poco se sabe de la vida de Hideyoshi antes de 1570. Bajo y de proporciones delgadas, tenía una figura extraña que el poco tacto Nobunaga le había llamado Saru (mono) y la "rata calva". Sin embargo, usando astucia y manipulación, ascendió de rango. Hideyoshi, famoso por su estética sencilla y llamativa, construyó un salón de té dorado en su castillo de Osaka.

1587 & # 151 Campesinos japoneses desarmados
En la "caza de espadas" de 1593, Toyotomi Hideyoshi prohibió a la clase campesina poseer armas, incluidas espadas, pistolas y cuchillos. Esperaba evitar revueltas y distinguir las clases de Japón con solo los samuráis autorizados a portar dos espadas.

1587 & # 151 Comienza la persecución cristiana
Debido a que valoraba el comercio con los comerciantes europeos, Hideyoshi inicialmente dio la bienvenida a los misioneros cristianos. En 1587, le preocupaba que la creciente influencia del cristianismo amenazara su control de Japón. Por lo tanto, emitió un edicto que prohibía el cristianismo y expulsaba a los misioneros. Sin embargo, el edicto fue ineficaz y los franciscanos continuaron ingresando al país. Los jesuitas permanecieron activos en el oeste de Japón.

1590 & # 151 Ieyasu traslada su sede a Edo
Después de algunas escaramuzas, Hideyoshi e Ieyasu formaron una alianza incómoda. Hideyoshi recompensó a Ieyasu con ocho provincias ubicadas en la llanura de Kanto y le ordenó trasladar su cuartel general a Edo, un pueblo castillo pantanoso y remanso lejos del centro de la política japonesa. Ieyasu se sintió obligado a aceptar el acuerdo y los dos generales orinaron juntos para sellar el acuerdo.

1597 & # 151 :Hideyoshi ejecuta a 26 cristianos
En 1597, Hideyoshi intensificó la persecución de los cristianos en Japón. Como advertencia, hizo arrestar a 24 cristianos en Kioto, entre ellos 19 japoneses y dos jóvenes. A los prisioneros les cortaron las orejas izquierdas y los hicieron desfilar por las calles de Kioto y el campo circundante mientras los espectadores se burlaban de ellos y los torturaban. Al llegar a Nagasaki, los 24 prisioneros, más dos jesuitas que habían venido a defenderlos, fueron encadenados a cruces y crucificados. Apuñalado con lanzas y dejado colgado durante 80 días, ninguno de los cristianos capturados se retractó ni denunció su fe. Al enterarse de su muerte dos años después, el Papa Pío IX los declaró mártires. Hideyoshi inspiró involuntariamente a cristianos en todo Japón, y se reclutaron nuevos conversos y Nagasaki se convirtió en el centro de la actividad cristiana.

Muere 1598 & # 151Hideyoshi
En su lecho de muerte, Hideyoshi le pidió a Ieyasu que sirviera como uno de los cinco regentes designados para gobernar Japón hasta que el amado hijo de Hideyoshi, Hideyori, alcanzara la mayoría de edad. Un año después, Ieyasu se mudó al Castillo de Osaka, el bastión de Hideyori, un movimiento que enfrentó a sus compañeros regentes.


Historia japonesa: en Ieyasu Tokugawa, el paciente


Historia de Matt S.

En los últimos meses, varias personas me pidieron que escribiera más sobre la historia japonesa y sus personalidades. Los juegos de Japón, como era de esperar, a menudo presentan referencias o representaciones del pasado de Japón, y es una realidad desafortunada que, al menos en Occidente, aprender sobre la historia japonesa en la escuela y cosas por el estilo está enterrado en la pila de prioridades. Todos aprendemos sobre Napoleón y César, así como sobre la historia de nuestra propia nación, pero hasta que no recojas una copia de Samurai Warriors, no sabrás qué es un & # 8220Nobunaga Oda & # 8221.

Entonces, para todas aquellas personas interesadas en aprender un poco más sobre la historia de Japón, he comenzado una serie de piezas que analizan varios elementos de la historia de Japón y sus personalidades. Si hay algún fragmento particular de la historia que le gustaría conocer, por favor envíeme una nota.

La semana pasada miramos a dos de los tres & # 8220grandes unificadores & # 8221 Nobunaga Oda y Hideyoshi Toyotomi. Esta vez vamos a echar un vistazo al tercer y último unificador, Ieyasu Tokugawa, el hombre que sobreviviría a todos los demás señores de la guerra durante el período Sengoku para convertirse en el shogun y jefe de Japón.

Los tres unificadores tenían enfoques tan diferentes para la tarea de volver a unir a una nación desgarrada por siglos de guerra civil que una pequeña historia sobre cómo cada uno de ellos abordó un problema simple se convirtió en un resumen definitorio de sus personalidades:

Nobunaga, Hideyoshi y Tokugawa estaban mirando a un cuco esperando que cantara, pero el pájaro no cantaba. Nobunaga dice "Pajarito, si no cantas te mato". Hideyoshi dice "Pajarito, si no cantas, te haré cantar". Entonces Tokugawa Ieyasu le dice al pájaro "Pajarito, si no cantas, esperaré a que cantes".

Entonces, ¿qué significa esta cita para Tokugawa?

Lento y constante gana la carrera

Además de la cita anterior, otra cita frecuentemente citada sobre Tokugawa es que él & # 8220 ganó Japón retirándose. & # 8221 Un individuo cauteloso y calculador, la gran habilidad de Tokugawa & # 8217 fue formar las alianzas adecuadas, en el momento correcto, en para luego sentarse y esperar a que todos los demás se derrumben a su alrededor.

Tokugawa comenzó su vida como rehén del clan Oda, cuando su familia era leal a los Imagawa. Cuando le dieron su libertad, Tokugawa se unió a su familia y de hecho luchó en un par de acciones contra los Oda, incluida la unión a la gran fuerza que Yoshimoto Imagawa reunió para marchar sobre Kioto.

Pero luego sucedió Nobunaga Oda. Como todos sabemos a estas alturas, Oda, con una pequeña fuerza, fue capaz de atacar por sorpresa a la fuerza Imagawa y derrotarla rápidamente matando al propio Yoshimoto Imagawa. Entonces Tokugawa hizo su primera alianza importante para hacer las paces con Oda, lo que de hecho resultó ser de gran beneficio para ambas partes.

Oda usó Tokugawa como escudo al este de Japón. Mientras se concentraba en capturar Kioto y subyugar al oeste de allí con su general, Hideyoshi Toyotomi, Tokugawa tuvo que vigilar el este, incluidos los peligrosos enemigos de Oda como Shingen Takeda. También cerca estaba el poderoso clan Hojo, técnicamente no enemigo de Oda, pero ferozmente independiente.

Tokugawa tuvo dos batallas importantes con Takeda. La primera fue la batalla de Mikatagahara, y terminó absolutamente desastrosamente para los militares más pequeños e inferiores de Tokugawa. Habría resultado en la muerte del propio Tokugawa si no fuera por un poco de suerte. En una muestra de bravuconería de perdedor, Tokugawa exigió que las puertas de una ciudad cercana de la que él y sus fuerzas se estaban retirando se abrieran de par en par al avance de las fuerzas de Takeda, y adentro, los tambores de guerra debían ser golpeados sin descanso. En realidad, era una ira impotente por parte de Tokugawa, pero las fuerzas de Takeda estaban preocupadas de que fuera una trampa y en realidad detuvieron su avance.

La segunda gran batalla entre Takeda y Tokugawa fue la Batalla de Nagashino. Esta vez apareció el propio Oda, y sus tácticas superiores con armas de fuego diezmaron a las fuerzas de Takeda.

Oda pronto sería asesinado por su sirviente, Mitsuhide Akechi, y antes de que Tokugawa pudiera reunir un ejército para vengarse, Hideyoshi Toyotomi mató a Akechi y tomó el control efectivo de Japón.

Tokugawa y Toyotomi no se llevaban tan bien como Oda y Tokugawa. Incluso hubo un conflicto militar entre los dos en un momento, aunque llegaron a un acuerdo antes de que cualquiera de las partes tuviera que capitular y ser destruido por completo. Aún así, Tokugawa no jugó ningún papel en las propias conquistas militares de Toyotomi, aparte de un breve período en el que fue convocado para actuar como asesor y respaldo de una de las campañas de Toyotomi en Corea.

Hubo una excepción. Toyotomi decidió finalmente lidiar con los Hojo, que eran el único poder sustancial que quedaba en el Japón continental que no eran aliados ni estaban subyugados por las fuerzas de Toyotomi. Para esta campaña, que estaba justo en la puerta de Tokugawa & # 8217, participó, a pesar de haber desarrollado relaciones generalmente amistosas con los Hojo. Como resultado de esa campaña, por varias razones estratégicas se le pidió a Tokugawa que renunciara a sus territorios existentes y tomara posesión de las tierras Hojo, lo cual hizo. Esta sería una decisión trascendental, por supuesto, las tierras Hojo incluían una ciudad relativamente insignificante llamada & # 8220Edo & # 8221. Es posible que reconozca ese nombre como & # 8220Tokio & # 8221 hoy.

Cuando la mala salud de Toyotomi le dijo que no tenía mucho tiempo para el mundo, formó un consejo de regentes que se ocuparía de Japón hasta que su hijo, entonces de cinco años, tuviera la edad suficiente para hacerse cargo. Tokugawa estaba en ese consejo, pero desafortunadamente para el hijo de Toyotomi, no salió como estaba planeado. Poco después de la muerte de Toyotomi, el miembro más antiguo del consejo también murió, y Japón comenzó a retroceder hacia la guerra civil.

Esta vez todo el país se dividió básicamente en dos al este y al oeste. Tokugawa era el líder de las fuerzas del este, y Mitsunari Ishida era el líder del oeste. Lucharían en una batalla decisiva, la batalla de Sekigahara, donde Ishida fue derrotada por completo, dejando a Tokugawa como el gobernante de facto de Japón. Pronto sería nombrado shogun, el único de los tres unificadores en lograrlo. El shogunato Tokugawa luego cerraría las fronteras de Japón y llevaría al país a un aislamiento pacífico durante unos 150 años después.

Tokugawa es generalmente retratado en los medios populares como un tipo pesado y con sobrepeso, y esto es tanto un reflejo de su personalidad como de cualquier atributo físico que tenía mientras era ambicioso, también era sumamente cauteloso y un líder militar conservador. Por lo general, puso cuestiones de orgullo y lealtad personal detrás de lo que era bueno para su ambición política y su posición, por ejemplo, atacó a los Hojo a pesar de tener una relación amistosa con ellos. También permitió que su esposa y su primogénito fueran ejecutados por Nobunaga Oda después de una acusación de que los dos habían conspirado con Takeda para ejecutar a Oda (poco probable). Para Tokugawa, el conflicto con Oda simplemente no valía la pena.

La otra gran fortaleza de Tokugawa fue construir lazos poderosos con generales increíblemente poderosos. Hanzo Hattori, a menudo retratado en los medios populares como un ninja, era en realidad un importante samurái por derecho propio. Tadakatsu Honda, Naomasa Ii, Yasumasa Sakakibara y Tadatsugu Sakai, mientras tanto, se agruparon como los & # 8220Cuatro Reyes Celestiales de los Tokugawa & # 8221 y fueron considerados generales supremos de su tiempo.

Sin embargo, no se equivoque al confundir la precaución de Tokugawa, ya que él es una persona & # 8220 mejor & # 8221 que los otros dos grandes unificadores de la historia japonesa, Nobunaga Oda y Hideyoshi Toyotomi. Tokugawa fue absolutamente despiadado con sus rivales y encontró muchas formas inteligentes de mantener a todo el país como rehén para que estuviera subordinado a él. Quizás su & # 8220trick & # 8221 más famoso fue exigir que los señores de todo Japón hicieran un viaje a Edo, para reuniones y para pasar tiempo en la capital (y pasar tiempo con sus esposas y primeros hijos, quienes fueron detenidos permanentemente rehén en la capital). Los viajes de estos señores requerían que trajeran a todos sus sirvientes y personal con ellos, haciéndolos proyectos obscenamente costosos, asegurando así que cada señor, incluso si deseaba rebelarse, no tendría el dinero para hacerlo.

Dicho esto, Tokugawa logró una paz duradera en Japón y formalmente cerró el período Sengoku. En términos de videojuegos, significa que los niveles más difíciles a menudo lo involucran. Sekigahara es una de las batallas más grandes y difíciles en Samurai Warriors, por ejemplo, y esa fue la gran victoria de Tokugawa como líder. Pero entonces, Tokugawa también fue uno de los únicos samuráis que estuvo allí desde el comienzo del caos hasta el final, por lo que lo verás más que casi cualquier otro personaje.

A veces, ser el último hombre en pie es realmente la mejor estrategia.

- Matt S.
Editor en jefe
Encuéntrame en Twitter: @digitallydownld


Control completo

Por lo tanto, Ieyasu afirmó tanto el control militar como legal sobre los movimientos daimyō. Pero esto no fue suficiente, ya que pretendía contener a las autoridades que pudieran poner en peligro la estabilidad de su régimen. Esto incluyó la corte imperial.

Oficialmente, el shogunato Edo obtuvo su poder a través del nombramiento del emperador y rsquos de Ieyasu como shōgun. Como tal, mostró un nivel superficial de respeto por la corte imperial. El tribunal se había enfrentado a una pérdida de territorio durante el período de los Reinos Combatientes (1467 & ndash1568), y en 1601 Ieyasu le otorgó una participación de 10.000 koku. Sin embargo, fue el shogunato quien realmente administró la tierra de la familia imperial y los rsquos. Ieyasu también estableció la posición de shoshidai (diputado del shogunal) en Kioto para vigilar al daimyō occidental y la corte imperial, observando los asuntos diarios de la corte y los nobles. Dos nuevos oficiales de enlace transmitieron las instrucciones del diputado y rsquos al tribunal. Fueron seleccionados entre los nobles, recibiendo un salario del shogunato.

Las leyes de 1613 animaban a los nobles a concentrarse en el estudio y en los deberes palaciegos prescritos. Otras regulaciones en 1615 se ocuparon del funcionamiento de la corte con reglas que iban tan lejos como para definir legalmente aspectos de la vida del emperador y los nobles, así como la precedencia y promoción entre estos últimos. De esta manera, Ieyasu se aseguró de que la corte y el emperador no tuvieran poder político.

Los monjes guerreros budistas también habían sido una fuerza importante durante el período de los Reinos Combatientes. Al igual que con el daimyō y la corte imperial, Ieyasu introdujo una legislación en 1615 para regular las actividades de los templos y controlarlos.


Período Edo (1603-1868)

Tokugawa Ieyasu fue el hombre más poderoso de Japón después de la muerte de Hideyoshi en 1598. En contra de sus promesas, no respetó al sucesor de Hideyoshi, Hideyori, porque quería convertirse en el gobernante absoluto de Japón.

En la batalla de Sekigahara en 1600, Ieyasu derrotó a los leales a Hideyori y otros rivales occidentales. Por lo tanto, logró un poder y una riqueza casi ilimitados. En 1603, Ieyasu fue nombrado Shogun por el emperador y estableció su gobierno en Edo (Tokio). Los shogun Tokugawa continuaron gobernando Japón durante 250 años notables.

Ieyasu puso a todo el país bajo un estricto control. Hábilmente redistribuyó la tierra ganada entre los daimyo: vasallos más leales (los que ya lo apoyaron antes de Sekigahara) recibieron dominios estratégicamente más importantes en consecuencia. Los daimyo también debían pasar cada dos años en Edo. Esto significó una enorme carga financiera para el daimyo y moderó su poder en casa.

Ieyasu continuó promoviendo el comercio exterior. Estableció relaciones con los ingleses y los holandeses. Por otro lado, impuso la supresión y persecución del cristianismo a partir de 1614.

Después de la destrucción del clan Toyotomi en 1615 cuando Ieyasu capturó el Castillo de Osaka, él y sus sucesores prácticamente ya no tenían rivales, y la paz prevaleció durante todo el período Edo. Por lo tanto, los guerreros (samuráis) se estaban educando no solo en las artes marciales sino también en la literatura, la filosofía y las artes, p. Ej. la ceremonia del té.

En 1633, el shogun Iemitsu prohibió viajar al extranjero y aisló casi por completo a Japón en 1639 al reducir los contactos con el mundo exterior a relaciones comerciales fuertemente reguladas con China y los Países Bajos en el puerto de Nagasaki. Además, se prohibieron todos los libros extranjeros. A los daimyo seleccionados también se les permitió comerciar con Corea, el Reino de Ryukyu y los Ainu en Hokkaido.

A pesar del aislamiento, el comercio interno y la producción agrícola continuaron mejorando. Durante el período Edo y especialmente durante la era Genroku (1688-1703), floreció la cultura popular. Las nuevas formas de arte como el kabuki y el ukiyo-e se hicieron muy populares, especialmente entre la gente del pueblo.

La filosofía más importante de Tokugawa Japón fue el neoconfucianismo, enfatizando la importancia de la moral, la educación y el orden jerárquico en el gobierno y la sociedad: durante el período Edo existía un estricto sistema de cuatro clases: en la cima de la jerarquía social estaban los samuráis, seguido de los campesinos, artesanos y comerciantes. A los miembros de las cuatro clases no se les permitió cambiar su estatus social. Los marginados, personas con profesiones que se consideraban impuras, formaban una quinta clase.

En 1720, la prohibición de la literatura occidental fue cancelada y varias enseñanzas nuevas ingresaron a Japón desde China y Europa (Aprendizaje holandés). También se desarrollaron nuevas escuelas nacionalistas que combinaban elementos sintoístas y confucianistas.

Aunque el gobierno de Tokugawa se mantuvo bastante estable durante varios siglos, su posición fue disminuyendo constantemente por varias razones: un empeoramiento constante de la situación financiera del gobierno llevó a impuestos más altos y disturbios entre la población agrícola. Además, Japón experimentó regularmente desastres naturales y años de hambruna que causaron disturbios y más problemas financieros para el gobierno central y el daimyo. La jerarquía social comenzó a derrumbarse a medida que la clase mercantil se hacía cada vez más poderosa, mientras que algunos samuráis se volvían económicamente dependientes de ellos. En la segunda mitad de la era, la corrupción, la incompetencia y el declive de la moral dentro del gobierno causaron más problemas.

A fines del siglo XVIII, la presión externa comenzó a ser un tema cada vez más importante, cuando los rusos intentaron por primera vez establecer contactos comerciales con Japón sin éxito. Fueron seguidos por otras naciones europeas y los estadounidenses en el siglo XIX. Finalmente, fue el comodoro Perry en 1853 y nuevamente en 1854 quien obligó al gobierno de Tokugawa a abrir un número limitado de puertos para el comercio internacional. Sin embargo, el comercio siguió siendo muy limitado hasta la restauración Meiji en 1868.

Todos los factores combinados, los sentimientos antigubernamentales fueron creciendo y causaron otros movimientos como la demanda por la restauración del poder imperial y los sentimientos antioccidentales, especialmente entre los samuráis ultraconservadores en dominios de actuación cada vez más independiente como Choshu y Satsuma. Mucha gente, sin embargo, pronto reconoció las grandes ventajas de las naciones occidentales en ciencia y militar, y favoreció una apertura completa al mundo. Finalmente, también los conservadores reconocieron este hecho luego de enfrentarse a buques de guerra occidentales en varios incidentes.

En 1867-68, el gobierno de Tokugawa cayó debido a una fuerte presión política y se restauró el poder del emperador Meiji.


Referencias

Atsushi, K.2020. Tokugawa Ieyasu y la fundación del shogunato Edo. Nippon.com. [Online] Disponible en:

Sadler, A. L. 2009. Shogun: La vida de Tokugawa Ieyasu. Tuttle Publishing.
Yonemoto, M. 2003. Cartografía del Japón moderno temprano: espacio, lugar y cultura en el período Tokugawa, 1603-1868. Prensa de la Universidad de California.

Aleksa

Soy autor publicado de más de diez novelas de ficción histórica y me especializo en lingüística eslava. Siempre persiguiendo mis pasiones por la escritura, la historia y la literatura, me esfuerzo por ofrecer una lectura emocionante y cautivadora que toque más la historia. Lee mas


¿Quién era Tokugawa Ieyasu?

Tokugawa Ieyasu fue el fundador del shogunato Tokugawa, que gobernó Japón desde 1603 hasta 1868. Es recordado como uno de los tres grandes unificadores de Japón. Hijo de un daimyō menor, pasó la mayor parte de su infancia y adolescencia como rehén, detenido primero por Oda Nobuhide y luego por Imagawa Yoshimoto, siendo entrenado como futuro aliado por este último. Pero después de la muerte de Yoshimoto & rsquos, Ieyasu decidió alinearse primero con Oda Nobuhide & rsquos hijo, Oda Nobunaga y después de su muerte con Toyotomi Hideyoshi. Al mismo tiempo, comenzó a mejorar la estructura de mando y la estructura administrativa de su ejército y rsquos, que incluyen el procedimiento tributario y el suministro de alimentos y agua, convirtiéndose finalmente en el amo indiscutible de Japón. A la edad de sesenta años, fue nombrado shōgun por la corte imperial, cargo que ocupó durante dos años antes de abdicar por su hijo, a partir de entonces continuó trabajando hasta su muerte, no solo consolidando la posición de shogunato Tokugawa, sino también por el bien. de su país.


Historia de Japón: Tokugawa Ieyasu

Créditos de las fotos: wikipedia.org

Tokugawa Ieyasu (徳 川 家 康, 30 de enero de 1543 & # 8211 1 de junio de 1616) fue el fundador y primer shōgun del shogunato Tokugawa, quien efectivamente comandó la Batalla de Sekigahara en Japón en el siglo XVII hasta la reconstrucción de Meiji en 1868. Ieyasu obtuvo el poder en 1600, se convirtió en shōgun en 1603 y abdicó en 1605 permaneciendo en el poder hasta su muerte en 1616. Fue uno de los tres unificadores de Japón, junto con Lord Nobunaga y Toyotomi Hideyoshi.

Tokugawa Ieyasu, originalmente Matsudaira Takechiyo, era hijo de Maytsudaira Hirotada, el daimyo de Mikawa del clan Matsudaira y de Odai-no-kata, la hija del señor samurái Mizuno Tadamasa. Sus padres tenían 17 y 15 años cuando nació Ieyasu.
En el año de su nacimiento, el clan Matsudaira se disolvió. En 1543, el tío de Hirotada y # 8217, Matsudaira Nobutaka, derrotó al can Oda. Esto le dio a Oda Nobuhide una forma de atacar a Okazaki. Hirotada se divorció de Odai-no-kata enviándola de regreso a su familia para volver a casarse, de hecho, Ieyasu tenía 11 hermanos y hermanas.
Mientras Oda Nobunaga continuaba atacando a Okazaki, Hirotada en 1548 pidió ayuda a Imagawa Yoshimoto, quien aceptó la alianza.
Oda Nobuhide, habiéndose enterado de este acuerdo, hizo secuestrar a Ieyasu por su séquito en su camino a Sunpu. Ieyasu tenía solo cinco años en ese momento.
Nobuhide amenazó con ejecutar a Ieyasu a menos que su padre rompiera todos los lazos con el clan Imagawa. Sin embargo, Hirotada se negó, afirmando que sacrificar a su hijo demostraría su seriedad en su pacto con Imagawa. A pesar de esta negativa, Nobuhide decidió no matar a Ieyasu, sino que lo mantuvo como rehén durante los siguientes tres años en el Templo Manshoji de Nagoya.
En 1549, cuando Ieyasu tenía 6 años, su padre Hirotada fue asesinado por sus propios vasallos, que habían sido corrompidos por el clan Oda. Casi al mismo tiempo, Oda Nobuhide murió durante una epidemia. La muerte de Nobuhide ha asestado un golpe al clan Oda. Un ejército bajo el mando de Imagawa Sessai sitió el castillo donde vivía Oda Nobuhiro, el hijo mayor de Nobuhide y el nuevo jefe del clan Oda. Con el castillo a punto de caer, Sessai ofreció un acuerdo a Oda Nobunaga, el segundo hijo de Nobuhide. Ofreció renunciar al asedio si Ieyasu había sido entregado a Imagawa.

El ascenso al poder (1556-1584)

En 1556, Ieyasu se convirtió oficialmente en adulto, con Imagawa Yoshimoto presidiendo su ceremonia genpuku. Siguiendo la tradición, cambió su nombre de Matsudaira Takechiyo a Matsudaira Jirōsaburō Motonobu. También se le permitió por un breve período visitar a Okazaki para rendir homenaje a la tumba de su padre y recibir el homenaje de sus sirvientes nominales, guiados por el karō Torii Tadayoshi.
Un año después, se casó con su primera esposa, Lady Tsukiyama, un pariente de Imagawa Yoshimoto, y cambió su nombre a Matsudaira Kurandonosuke Motoyasu nuevamente. Cuando se le permitió regresar a Mikawa, Imagawa le ordenó luchar contra el clan Oda en una serie de batallas.
Motoyasu libró su primera batalla en 1558 en el Asedio de Terabe. El castellano Terabe & # 8217 en el oeste de Mikawa, Suzuki Shigeteru, traicionó a Imagawa al derrotar a Oda Nobunaga. Esto estaba dentro del territorio de Matsudaira, por lo que Imagawa Yoshimoto confió la campaña a Ieyasu y sus sirvientes de Okazaki. Ieyasu lideró el ataque en persona, pero después de tomar defensas externas, comenzó a tener miedo de un contraataque, por lo que se retiró. Como se anticipó, las fuerzas de Oda atacaron sus líneas, pero Motoyasu estaba preparado y expulsó al ejército de Oda.
Logró entregar suministros al sitio de Odaka en 1559. Odaka fue el único de los cinco fuertes fronterizos desafiados por el ataque del clan Oda, sin embargo, permaneció en manos de Imagawa. Motoyasu lanzó desviaciones contra los dos fuertes vecinos, y cuando las guarniciones de los otros fuertes acudieron en su ayuda, la columna de suministros de Ieyasu logró llegar a Odaka.
En 1560, el liderazgo del clan Oda había pasado al brillante líder Oda Nobunaga. Imagawa Yoshimoto, jefe de un gran ejército (quizás 25.000 personas) invadió el territorio del clan Oda y a Motoyasu se le asignó una misión separada para capturar la fortaleza de Marune. Así que él y sus hombres no estuvieron presentes en la Batalla de Okehazama donde Yoshimoto fue asesinado en el asalto sorpresa de Nobunaga.

La alianza con Oda

Con la muerte de Yoshimoto y el clan Imagawa en un estado de confusión, Motoyasu aprovechó la oportunidad para afirmar su independencia y llevar a sus hombres de regreso al castillo abandonado de Okazaki para reclamar su lugar.
Motoyasu luego decidió aliarse con el clan Oda. Se necesitaba un acuerdo secreto porque la esposa de Motoyasu, Lady Tsukiyama, y ​​su hijo recién nacido, Nobuyasu, fueron rehenes de Sumpu por Imagawa Ujizane, el heredero de Yoshimoto.
En 1561, Motoyasu conquistó la fortaleza de Kaminogō, detenido por Udono Nagamochi, atacando en la noche, prendiendo fuego al castillo y capturando a dos de los hijos de Udono, a quienes utilizó como rehenes para liberar a su esposa e hijo.
En 1563, Nobuyasu estaba casado con la hija de Nobunaga, Tokuhime.
Durante los años siguientes, Motoyasu se comprometió a reformar el clan Matsudaira y hacer las paces con Mikawa. También fortaleció a sus principales vasallos asignándoles tierras y castillos. Estos vasallos incluían: Honda Tadakatsu, Ishikawa Kazumasa, Kōriki Kiyonaga, Hattori Hanzō, Sakai Tadatsugu y Sakakibara Yasumasa.

En los primeros días de Mikawa Ieyasu & # 8217s daimyō tuvo relaciones difíciles con los templos de Jōdō, que se hicieron cada vez más numerosos en 1563-64.
Durante este período, el clan Matsudaira también enfrentó una amenaza de una fuente diferente. Mikawa fue un centro importante para el movimiento Ikkō-ikki, donde los campesinos se unieron a los monjes militantes bajo la secta Jōdo Shinshū y rechazaron el orden social feudal tradicional. Motoyasu emprendió varias batallas para reprimir este movimiento en sus territorios, incluida la Batalla de Azukizaka. En una pelea, estuvo a punto de ser asesinado por dos balas que no penetraron su armadura. Ambos bandos estaban usando las nuevas armas de pólvora que los portugueses introdujeron en Japón solo 20 años antes.

Créditos de las fotos: wikipedia.org

Influencia política creciente

En 1567, volvió a cambiar su nombre, esta vez a Tokugawa Ieyasu. Al hacerlo, reclamó el descenso del clan Minamoto. En realidad, no se encontró evidencia de este supuesto linaje del Emperador Seiwa. Sin embargo, su apellido fue cambiado con el permiso de la Corte Imperial, después de escribir una petición, en la que se le otorgó el título de cortesía Mikawa-no-kami.
Ieyasu siguió siendo un aliado de Nobunaga y sus soldados formaban parte del ejército de Nobunaga que conquistó Kioto en 1568. Al mismo tiempo, Ieyasu estaba expandiendo su territorio. Ieyasu y Takeda Shingen, el jefe del clan Takeda en la provincia de Kai, hicieron una alianza con el objetivo de conquistar todo el territorio de Imagawa. En 1570, las tropas de Ieyasu conquistaron el castillo de Yoshida (actual Toyohashi) y entraron en la provincia de Tōtōmi. Mientras tanto, las tropas de Shingen conquistaron la provincia de Suruga (incluida la capital de Imagawa, Sunpu). Imagawa Ujizane huyó al castillo de Kakegawa, que Ieyasu asedió. Ieyasu luego negoció con Ujizane, prometiendo que si se rendía, ayudaría a Ujizane a recuperar Suruga. A este último no le quedaba nada que perder, e Ieyasu inmediatamente puso fin a su alianza con Takeda, forzando una nueva alianza con el enemigo de Takeda, Uesugi Kenshin del clan Uesugi. A través de estas manipulaciones políticas, Ieyasu obtuvo el apoyo de los samuráis de la provincia de Tōtōmi.
En 1570, Ieyasu estableció a Hamamatsu como la capital de su territorio, colocando a su hijo Nobuyasu a la cabeza de Okazaki.
El mismo año, dirigió a 5.000 de sus hombres para apoyar a Nobunaga en la Batalla de Anegawa contra los clanes Azai y Asakura.

Conflicto con Takeda

En octubre de 1571, Takeda Shingen, ahora aliado del clan Odawara Hōjō, atacó las tierras Tokugawa en Tōtōmi. Ieyasu pidió ayuda a Nobunaga, recibiendo de él unos 3.000 soldados. A principios de 1572 los dos ejércitos se encontraron en la batalla de Mikatagahara. El ejército Takeda considerablemente más grande, bajo el liderazgo experto de Shingen, abrumó a las tropas de Ieyasu y causó graves bajas. A pesar de su reticencia inicial, uno de sus generales convenció a Ieyasu de que se retirara. La batalla fue una gran derrota, pero con el interés de mantener la apariencia de una retirada digna, Ieyasu ordenó descaradamente a los hombres de su castillo que encendieran antorchas, tocaran tambores y dejaran las puertas abiertas, para recibir adecuadamente a los guerreros que regresaban. Para sorpresa y alivio del ejército Tokugawa, este espectáculo hizo sospechar al general Takeda, así que en lugar de asediar el castillo, acamparon para pasar la noche. Este error habría permitido que una banda de Tokugawa ninja asaltara el campo en las siguientes horas, perturbando aún más al desorientado ejército de Takeda y, al final, la decisión de Shingen resultó en la cancelación de toda la ofensiva. Por cierto, Takeda Shingen no habría tenido otra oportunidad de avanzar sobre Hamamatsu, mucho menos sobre Kioto, ya que habría muerto poco después del asedio del castillo de Noda un año después, en 1573.
En 1575, Takeda atacó el castillo de Nagashino en la provincia de Mikawa. Ieyasu pidió ayuda a Nobunaga y el resultado fue que Nobunaga encabezó personalmente un ejército muy grande (unos 30.000 combatientes). La fuerza Oda-Tokugawa de 38.000 combatientes obtuvo una gran victoria el 28 de junio de 1575 en la Batalla de Nagashino, sin embargo, Takeda Katsuyori sobrevivió a la batalla y se retiró a la provincia de Kai.
Durante los siguientes siete años, Ieyasu y Katsuyori libraron una serie de pequeñas batallas, tras las cuales las tropas de Ieyasu lograron arrebatar el control de la provincia de Suruga al clan Takeda.

En 1579, la esposa de Ieyasu y su heredero Nobuyasu fueron acusados ​​por Nobunaga de conspirar con Takeda Katsuyori para asesinar a Nobunaga, cuya hija Tokuhime (1559-1636) estaba casada con Nobuyasu. Es por eso que Ieyasu ordenó que su esposa fuera ejecutada y obligó a su hijo mayor, Nobuyasu, a cometer seppuku. Ieyasu luego nombró a su tercer hijo, Tokugawa Hidetada, como heredero, ya que su segundo hijo fue adoptado por otra potencia en ascenso: el general del clan Oda, Toyotomi Hideyoshi, quien pronto se convertiría en el daimyo más poderoso de Japón.
El final de la guerra con Takeda llegó en 1582 cuando una fuerza combinada de Oda-Tokugawa atacó y conquistó la provincia de Kai. Takeda Katsuyori fue derrotado en la Batalla de Tenmokuzan y luego cometió seppuku.

Uma que contiene las cenizas de Tokugawa Ieyasu en Nikkō
Créditos de las fotos: wikipedia.org

Muerte de Nobunaga

A finales de junio de 1582, Ieyasu estaba cerca de Osaka y lejos de su territorio cuando se enteró de que Nobunaga había sido asesinado por Akechi Mitsuhide. Ieyasu logró el peligroso viaje de regreso a Mikawa y estaba movilizando a su ejército cuando se enteró de que Hideyoshi había derrotado a Akechi Mitsuhide en la batalla de Yamazaki.
La muerte de Nobunaga significó que algunas provincias, gobernadas por los vasallos de Nobunaga, pudieran ser conquistadas. El jefe de la provincia de Kai cometió el error de matar a uno de los ayudantes de Ieyasu, por lo que invadió rápidamente a Kai y tomó el control. Hōjō Ujimasa, jefe del clan Hōjō, respondió enviando su ejército mucho más grande a Shinano y luego a la provincia de Kai. No se libró ninguna batalla entre las tropas de Ieyasu y el gran ejército de Hōjō. Sin embargo, después de algunas negociaciones, Ieyasu y Hōjō aceptaron un acuerdo que dejó a Ieyasu en control de las provincias de Kai y Shinano, mientras que Hōjō tomó el control de la provincia de Kazusa (así como piezas de las provincias de Kai y Shinano).
Al mismo tiempo (1583) se libró una guerra para gobernar Japón entre Toyotomi Hideyoshi y Shibata Katsuie. Ieyasu no tomó posición en este conflicto, confiando en su reputación tanto de prudencia como de sabiduría. Hideyoshi derrotó a Katsuie en la Batalla de Shizugatake y con esta victoria, se convirtió en el daimyo más poderoso de Japón.

Ieyasu and Hideyoshi (1584-1598)

In 1584 Ieyasu decided to support Oda Nobukatsu, the eldest son and heir of Oda Nobunaga, against Hideyoshi. This was a dangerous act and could have led to the annihilation of the Tokugawa clan.
The Tokugawa troops took the traditional Oda stronghold of Owari while Hideyoshi replied by sending an army there. The Komaki campaign was the only time one of Japan’s great unifiers fought each other. The campaign proved to be undecided, and after months of marches and unsuccessful feuds, Hideyoshi resolved the war through negotiation. First made peace with Oda Nobukatsu, and then offered a respite to Ieyasu. The agreement was stipulated at the end of the year and Ieyasu’s second son, Ogimaru (also known as Yuki Hideyasu) became Hideyoshi’s adoptive son.
Ieyasu’s aide, Ishikawa Kazumasa, chose to join the daimyo and so he moved to Osaka to be with Hideyoshi. However, few other Tokugawa keepers have followed this example.
Hideyoshi was understandably suspicious of Ieyasu, and this was five years before they fought as allies. The Tokugawa did not participate in the invasions of Hideyoshi of Shikoku and Kyūshū.
In 1590, Hideyoshi attacked the last independent daimyo in Japan, Hōjō Ujimasa. The Hōjō clan ruled the eight provinces of the Kantō region in eastern Japan. Hideyoshi ordered them to submit to his authority, but they refused. Ieyasu, even if he was a friend and occasional ally of Ujimasa, joined his great strength of 30,000 samurai with the huge Hideyoshi army of about 160,000 men. Hideyoshi attacked several castles on the edge of the Hōjō clan with most of his army besieging Odawara Castle. Hideyoshi’s army captured Odawara after six months. During this siege, Hideyoshi offered a radical deal to Ieyasu. He offered to Ieyasu the eight provinces of Kantō that were about to take from Hōjō in exchange for the five provinces Ieyasu controlled at the time, including Ieyasu’s one, Mikawa. Ieyasu accepted this proposal. Prey to the overwhelming power of the Toyotomi army, the Hōjō accepted the defeat, the top leaders Hōjō killed themselves and Ieyasu entered the field taking control of their provinces, putting an end to the clan kingdom of over 100 years.

The Battle of Sekigahara (1598-1603)

Hideyoshi, after another three months of illness, died on September 18, 1598. He was nominally succeeded by his young son Hideyori but, at only five years, the real power was in the hands of the regents. In the next two years Ieyasu made alliances with various daimyōs, especially those who had no love for Hideyoshi. Fortunately for Ieyasu, the oldest and most respected, Toshiie Maeda, died just a year later. With Toshiie’s death in 1599, Ieyasu led an army to Fushimi and conquered Osaka Castle, Hideyori’s residence. This angered the three remaining regents and began to structure their plans on all fronts for the war. It was also the last battle of one of Ieyasu’s most loyal and powerful servants, Honda Tadakatsu.
The opposition to Ieyasu focused on Ishida Mitsunari, a powerful daimyo who was not one of the regents. Mitsunari conceived Ieyasu’s death, and news about this plot reached some of the Ieyasu generals. They tried to kill Mitsunari but he escaped and obtained protection from none other than Ieyasu himself. It is not clear why Ieyasu protected a powerful enemy from his men, but he was a strategist and may have thought it would be better to drive the enemy army with Mitsunari rather than one of the regents.
Almost all Japanese daimyōs and samurai split into two factions: the western army (Mitsunari group) and the eastern army (anti-Mitsunari group). Ieyasu supported the anti-Mitsunari group and formed them as its potential allies. Ieyasu’s allies were the Date clan, the Mogami clan, the Satake clan and the Maeda clan. Mitsunari allied himself with the other three regents: Ukita Hideie, Mōri Terumoto and Uesugi Kagekatsu and many daimyō from the eastern end of Honshū.
In June 1600, Ieyasu and his allies transferred their armies to defeat the Uesugi clan, who was accused of planning an uprising against the Toyotomi administration. Before arriving in the territory of Uesugi, Ieyasu learned that Mitsunari and his allies had moved their army against Ieyasu. He held a meeting with the daimyos and they agreed to follow him, so he led most of his army west to Kyoto. At the end of the summer, Ishida’s forces captured Fushimi.
Ieyasu and his allies marched along the Tōkaidō, while his son Hidetada followed the Nakasendō with 38,000 soldiers. A battle against Sanada Masayuki in Shinano province delayed Hidetada’s forces, so they did not arrive in time for the main battle.
Fought near Sekigahara, this battle was the largest and one of the most important battles in Japanese feudal history. It began on October 211600, with a total of 160,000 men facing each other. The battle of Sekigahara ended with a complete victory of Tokugawa. The western block was crushed and in the following days Ishida Mitsunari and many other Western nobles were captured and killed and Tokugawa Ieyasu was now the de facto governor of Japan.
Immediately after the victory at Sekigahara, Ieyasu redistributed the land to the vassals who had served him, he left some the daimyōs unharmed, like the Shimazu clan, but others were completely destroyed. Toyotomi Hideyori (Hideyoshi’s son) lost most of his territory that was under the management of the western daimyō, and was degraded to ordinary daimyō, not to a governor of Japan. In subsequent years the vassals who had sworn loyalty to Ieyasu before the battle became known as fudai daimyō, while those who promised him loyalty after the battle (in other words, after his power was unquestioned) were known as Tozama daimyō. The latter were considered inferior to the Fudai daimyōs.

Shōgun (1603-1605)

On March 24, 1603, Tokugawa Ieyasu received the shōgun title from Emperor Go-Yōzei and he was 60 years old. He had survived all the other great men of his time: Nobunaga, Hideyoshi, Shingen, Kenshin. As shōgun, he used his last years to create and consolidate the Tokugawa shogunate, which inaugurated the Edo period and was the third shogunal government (after Kamakura), claiming the descent from the Minamoto clan, through the Nitta clan. His descendant will then marry into the Taira clan and the Fujiwara clan. The Tokugawa shogunate ruled Japan for the next 250 years.
Following a well-established Japanese model, Ieyasu abdicated his official shōgun position in 1605 and his successor was his son and heir, Tokugawa Hidetada. There may have been several factors that contributed to his decision, including his desire to avoid being bound by ceremonial duties, to make it harder for his enemies to attack the true center of power and to ensure a smoother succession of his son. The abdication of Ieyasu had no effect on the practical extension of his powers or his government. However, Hidetada assumed the formal role of the shogunal bureaucracy.

Ōgosho (1605-1616)

Ieyasu, as a retired shōgun (大 御所 ōgosho), remained the effective ruler of Japan until his death. He retired to Sunpu Castle, but also oversaw the construction of Edo Castle, an impressive construction project that lasted for the rest of Ieyasu’s life. The result was the biggest castle in all of Japan, the cost of building it was supported by all the other daimyōs, while Ieyasu collected all the benefits. The central donjon, or tenshu, burned in 1657 and today, the Imperial Palace is in place of that castle.
In 1611 Ieyasu leading 50,000 men, visited Kyoto to witness the coronation of Emperor Go-Mizunoo. In Kyoto, Ieyasu ordered the reconstruction of the imperial court and buildings, forcing the remaining Western daimyos to sign an oath of loyalty to him.

In 1613, he composed the Kuge Shohatto (公家諸法度), a document that submitted the court under the daimyo’s close supervision, leaving them as simple ceremonial nominees.
In 1615 Ieyasu prepared the Buhat shohatto (武家諸法度), a document that illustrated the future of the Tokugawa regime.

Relations with foreign powers

Like Ōgosho, Ieyasu also oversaw diplomatic affairs with the Netherlands, Spain and England. Ieyasu chose to remove Japan from European influence from 1609, although the shogunate continued to grant preferential commercial rights to the Dutch East India Company and allowed them to maintain a “factory” for commercial purposes.
From 1605 until his death, Ieyasu frequently consulted with the English master of arms and pilot, William Adams, who, fluent in Japanese, assisted the shogunate in the negotiation of commercial relations.

Significant attempts to limit the influence of Christian missionaries in Japan date back to 1587 during Toyotomi Hideyoshi’s shogunate. However, in 1614, Ieyasu was sufficiently concerned about the Spanish territorial ambitions that he signed an edict of Christian expulsion. The edict banished the practice of Christianity and led to the expulsion of all foreign missionaries. Although some minor commercial operations remained in Nagasaki, this edict drastically limited foreign trade and marked the end of Christian witness open in Japan until 1870.

Siege of Osaka

The last threat to Ieyasu’s dominion was Toyotomi Hideyori, Hideyoshi’s son and rightful heir. He was now a young daimyo who lived in Osaka Castle. Many samurai who opposed Ieyasu gathered around Hideyori, claiming to be the legitimate ruler of Japan. Ieyasu criticized the opening ceremony of a temple built by Hideyori because it was as if he had prayed for the death of Ieyasu and the ruin of the Tokugawa clan. Ieyasu ordered Toyotomi to leave Osaka Castle, but the inhabitants refused and summoned the samurai to gather inside the castle. Then the Tokugawa, with a huge army led by Ieyasu and the shōgun Hidetada, besieged Osaka Castle in what is now known as the “winter siege of Osaka”. In the end, Tokugawa was able to join the negotiations and an armistice after the attack and after threatening Hideyori’s mother, Yodo-dono. However, once the treaty was agreed upon, Tokugawa filled the castle’s outer moats with sand so that his troops could cross it. Through this stratagem, Tokugawa obtained a huge tract of land through negotiation and deception. Ieyasu returned to Sunpu Castle, but after Toyotomi refused another order to leave Osaka, he and his allied army of 155,000 soldiers attacked Osaka Castle again in the “Osaka Summer Siege”.
Eventually, in 1615, Osaka Castle fell and almost all the defenders were killed including Hideyori, his mother (Hideyoshi’s widow, Yodo-dono) and his newborn son. His wife, Senhime (Ieyasu’s niece), pleaded to save the lives of Hideyori and Yodo-dono, but Ieyasu refused and forced both to commit a ritual suicide, or perhaps both killed. In the end, Senhime was sent back to the Tokugawa clan alive.

The death

Ieyasu died at the age of 73 in 1616. It is thought that the cause of death was cancer or syphilis. The first Tokugawa shogun was posthumously deified with the name Tōshō Daigongen, the “Great Gongen, the light of the east”. It is believed that a Gongen is a Buddha who appeared on Earth in the form of a kami to save sentient beings.
In life, Ieyasu had expressed th desire to be deified after his death to protect his descendants from evil. His remains were buried in the Gongen mausoleum in Kunōzan, Kunōzan Tōshō-gū. As a general opinion, many people believe that after the first anniversary of his death, his remains were buried again in the Nikkō Shrine, Nikkō Tōshō-gū and they are still there today. Neither of the two sanctuaries offered to open the tombs, so the location of the physical remains of Ieyasu is still a mystery. The architectural style of the mausoleum became known as gongen-zukuri, or gongen style. First he was given the Buddhist name Tosho Dai-Gongen, then after his death he was changed to Hogo Onkokuin.

Ieyasu Tomb in Tōshō-gū
Photo credits: wikipedia.org

Ieyasu’s rule era

Ieyasu had a number of qualities that enabled him to rise to power. He was both attentive and audacious, in the right times and in the right places. Calculating and subtle, Ieyasu changed alliances when he thought he would benefit from the change. He allied himself with the late Hōjō clan, then he joined the army of conquest of Hideyoshi, who destroyed Hōjō and he himself took over their lands. In this he was like the other daimyo of his time. That was an era of violence, sudden death and betrayal. He was neither very popular nor personally popular, but he was feared and respected for his leadership and his cunning. For example, he wisely kept his soldiers out of Hideyoshi’s campaign in Korea.
He was capable of great loyalty: once he allied himself with Oda Nobunaga, he never went against him, and both leaders took advantage of their long alliance. He was known to be loyal to his friends, and was said to have a close friendship with his vassal Hattori Hanzō. It is said, however, that he remembered the wrongs he had suffered and that he executed a man because he had insulted him when he was young.

Ieyasu protected many former Takeda servants from the wrath of Oda Nobunaga, who was known to harbor a bitter rancor toward Takeda. But he also knew he was ruthless, for example, he ordered the executions of his first wife and his eldest son, a son-in-law of Oda Nobunaga and he was also Hidetada’s wife uncle.
He was cruel, implacable and ruthless in eliminating Toyotomi survivors after Osaka. For days, dozens and dozens of men and women were hunted down and executed, including Hideyori’s eight-year-old son from a beheaded concubine.
Unlike Hideyoshi, he had no desire to win anything outside of Japan. He just wanted to bring order, end the open war and rule Japan.
While at the beginning it was tolerant of Christianity, its attitude changed after 1613 and Christian executions increased sharply.
Ieyasu’s favorite pastime was falconry. He considered it an excellent training for a warrior. “When you go to the countryside, you learn to understand the military spirit and the hard life of the lower classes: you exercise your muscles and you train your limbs. You can walk and run and become indifferent to the heat and cold, and therefore it is very unlikely that you may suffer from some disease “. Ieyasu often swam and even in old age it is said that he swam in the moat of Edo Castle.
He also took a scholarship and religion, attending scholars such as Hayashi Razan.

Two of his famous quotes

Life is like a long journey with a heavy burden. Let your pace be slow and steady, do not stumble. Persuade yourself that imperfection and inconvenience are the greatest thing of mortals, and there will be no room for dissatisfaction or despair. When ambitious wishes arise in your heart, remember the days of extremism that you went through. Tolerance is the root of all tranquility and security forever. Watch the wrath of your enemy. If you only know what it means to conquer, and you do not know what it means to defeat. Find flaws in yourself rather than others.

The strong virile in life are those who understand the meaning of the word patience. Patience means limiting one’s inclinations. There are seven emotions: joy, anger, anxiety, adoration, pain, fear and hate, and if a man does not give way to these he can be called a patient. I’m not as strong as I could be, but I always knew and practiced patience. And if my descendants want to be as they are, they have to study patience.


Fondo

Late 16th-century Japan saw the end of the Ashikaga shogunate and the unification of the provinces, a process that began with Oda Nobunaga and was completed by Toyotomi Hideyoshi in 1590. Shortly before his death in September 1598, Hideyoshi appointed five tairō, or regents, to protect his young son Hideyori and to rule on his behalf until he came of age. These tairō were Uesugi Kagekatsu, Mōri Terumoto, Maeda Toshiie, Ukita Hideie, and Tokugawa Ieyasu. When Hideyoshi died, Ieyasu relocated to Fushimi Castle, Hideyoshi’s magnificent palace in Kyōto, and approved several political marriages to cement alliances between his clan and neighbouring ones. Both the other tairō and several daimyō were troubled by these moves, as they feared that Ieyasu sought to supplant the young Toyotomi heir. Among them was Ishida Mitsunari, who formed a coalition of daimyō to reassert the authority of the Toyotomi clan and even went so far as to order an assassination attempt on Ieyasu. When that failed, Ieyasu refrained from killing him, instead moving to Ōsaka Castle to become Hideyori’s physical protector and further extend his power. On August 22, 1600, Mitsunari and his coalition formally denounced Ieyasu for this action and other transgressions. Ieyasu responded with a declaration of war.

Ieyasu and Mitsunari’s respective alliances fell along largely geographic lines: daimyō who sided with Ieyasu were primarily in the east, whereas Toyotomi loyalists were primarily in the west. One notable exception to this division was Uesugi Kagekatsu, who had plotted with Mitsunari that spring to time an attack on Ieyasu from Uesugi’s lands in the east so that the daimyō would be caught between two armies. Ieyasu had begun to march east from Ōsaka as planned, but he tasked two of his eastern allies with quelling Uesugi and moved slowly in order to watch the movements of the western army.

By September, Ieyasu had reached the city of Ōyama with some 50,000 men, and the western army had claimed both Ōsaka and Fushimi Castle. Ieyasu sent 31,000 soldiers southwest down the Tōkaidō road to capture Gifu Castle. He then directed his son, Tokugawa Hidetada, to move northwest along the Nakasendō road with 36,000 men. Finally, Ieyasu himself set out from his base with 30,000 men, intending for the three groups to reconvene in Mino province.

In October the western armies besieged a few eastern strongholds, but they were unable to progress past Gifu, which had fallen to the Tōkaidō army. On October 19 Ieyasu entered Gifu at the head of a partially combined eastern army Hidetada had besieged Ueda Castle against Ieyasu’s orders, which prevented his force from connecting with the other two. Mitsunari was stationed a short distance away at Ōgaki Castle with his forces. Fearing a direct attack, some of Mitsunari’s men attempted to raid Ieyasu’s camp on October 20, but neither side inflicted much damage. That night, the main body of the western army withdrew from Ōgaki and took up advantageous positions at Sekigahara.


Recommended Articles

">

The Warring States Period in Japan

">

Oda Nobunaga a Unifier of Japan

">

Tokugawa Iemitsu : The Third Shogun of Edo

">

The Imperial Family of Japan

">

The History of Tokyo | Travel Guide

">

Japan: The Best Post COVID Holiday

Recommended Tours

Tokyo Amusement Park and Anime Tour (7d/6n)

Are you looking for 7 days filled with fun? This family-friendly tour includes a few days of Disney fun and two amazing private tours in Tokyo. Check out our special offer!

Japan Autumn Tour | Hiroshima Package (10d/9n)

This is a special Japan autumn tour which includes autumn leave spots and historical sites in the western Japan. We visit Kyoto, Matsue, Hagi, Hiroshima, Shikoku Island and many more.

Land of Samurai Kyushu Tour Spring 2022 (10d/9n)

Are you looking for an intense experience of Kyushu’s nature, history, and culture? Our Land of Samurai Kyushu Tour that’s planned for spring 2022 will surely delight you!


Ver el vídeo: The Way of the Samurai Shogunate Japan. 1 of 3 (Mayo 2022).