La historia

Creemos que somos los primeros terrícolas avanzados, pero ¿cómo lo sabemos realmente?

Creemos que somos los primeros terrícolas avanzados, pero ¿cómo lo sabemos realmente?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Imagínese si, hace muchos millones de años, los dinosaurios condujeran automóviles a través de ciudades de edificios de una milla de altura. Una idea absurda, ¿verdad? Sin embargo, en el transcurso de decenas de millones de años, toda la evidencia directa de una civilización, sus artefactos y restos, se convierte en polvo. ¿Cómo sabemos realmente, entonces, que no hubo civilizaciones industriales anteriores en la Tierra que surgieron y cayeron mucho antes de que aparecieran los seres humanos?

Evidencia distinta a los artefactos

Es un experimento mental convincente, y uno que Adam Frank, profesor de física y astronomía en la Universidad de Rochester, y Gavin Schmidt, director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA, retoman en un artículo publicado en el Revista Internacional de Astrobiología .

"Gavin y yo no hemos visto ninguna evidencia de otra civilización industrial", explica Frank. Pero al mirar el pasado profundo de la manera correcta, aparece un nuevo conjunto de preguntas sobre las civilizaciones y el planeta: ¿Qué huellas geológicas dejan las civilizaciones? ¿Es posible detectar una civilización industrial en el registro geológico una vez que desaparece de la faz de su planeta anfitrión? "Estas preguntas nos hacen pensar en el futuro y el pasado de una manera muy diferente, incluida la forma en que cualquier civilización a escala planetaria podría subir y bajar".

  • Estudios con láser en Camboya revelan un trabajo preindustrial incomparable del paisaje
  • Descubierto un antiguo lagar y un monasterio a escala industrial
  • Montañas de Plata: la pequeña aldea boliviana de Potosí fue una vez el complejo minero industrial más grande del mundo

El período antropoceno es el período en el que los combustibles fósiles dictarán la huella que los humanos dejan en la Tierra. (Imagen: CC0)

En lo que ellos consideran la "Hipótesis Silúrico", Frank y Schmidt definen una civilización por su uso de energía. Los seres humanos están entrando en una nueva era geológica a la que muchos investigadores se refieren como el Antropoceno, el período en el que la actividad humana influye fuertemente en el clima y el medio ambiente. En el Antropoceno, los combustibles fósiles se han convertido en un elemento central de la huella geológica que los humanos dejarán en la Tierra. Al observar la huella del Antropoceno, Schmidt y Frank examinan qué tipo de pistas podrían detectar los futuros científicos para determinar la existencia de seres humanos. Al hacerlo, también presentan evidencia de lo que podría quedar atrás si las civilizaciones industriales como la nuestra existieran hace millones de años.

Impresión de combustibles fósiles

Los seres humanos comenzaron a quemar combustibles fósiles hace más de 300 años, marcando los inicios de la industrialización. Los investigadores señalan que la emisión de combustibles fósiles a la atmósfera ya ha cambiado el ciclo del carbono de una manera que se registra en los registros de isótopos de carbono. Otras formas en que los seres humanos pueden dejar una huella geológica incluyen:

  • Calentamiento global, desde la liberación de dióxido de carbono y las perturbaciones al ciclo del nitrógeno de los fertilizantes.
  • Agricultura, a través de un gran aumento de las tasas de erosión y sedimentación.
  • Plásticos, contaminantes sintéticos e incluso cosas como los esteroides, que serán detectables geoquímicamente durante millones, y quizás incluso miles de millones, de años.
  • Guerra nuclear, si sucediera, que dejaría atrás isótopos radiactivos inusuales

Ciudad industrializada en Alemania, alrededor de 1870.

"Como civilización industrial, estamos impulsando cambios en las abundancias isotópicas porque estamos quemando carbono", dice Frank. "Pero la quema de combustibles fósiles en realidad puede cerrarnos como civilización. ¿Qué huellas dejaría este u otros tipos de actividad industrial de una civilización muerta durante decenas de millones de años?"

  • Centro de cerámica de alta tecnología descubierto en el sitio de la Edad de Bronce en China, 3.000 años antes de la Revolución Industrial
  • Los conquistadores causaron contaminación tóxica del aire hace 500 años al cambiar la minería inca
  • ÚLTIMAS NOTICIAS: El nuevo telescopio observa entidades terrestres que de otro modo serían invisibles con movimiento inteligente

La perspectiva astrobiológica

Las preguntas planteadas por Frank y Schmidt son parte de un esfuerzo más amplio para abordar el cambio climático desde una perspectiva astrobiológica y una nueva forma de pensar sobre la vida y las civilizaciones en todo el universo. Observar el ascenso y la caída de las civilizaciones en términos de sus impactos planetarios también puede afectar la forma en que los investigadores abordan las exploraciones futuras de otros planetas.

"Sabemos que los primeros Marte y, tal vez, los primeros Venus eran más habitables de lo que son ahora, y posiblemente algún día también perforaremos los sedimentos geológicos allí", dice Schmidt. "Esto nos ayuda a pensar en lo que deberíamos buscar".

Sin embargo, Schmidt apunta a una ironía: si una civilización es capaz de encontrar una forma más sostenible de producir energía sin dañar a su planeta anfitrión, dejará menos evidencia de que estuvo allí.

"Quieres tener una civilización agradable a gran escala que haga cosas maravillosas pero que no empuje al planeta a dominios que son peligrosos para ella, la civilización", dice Frank. "Necesitamos encontrar una forma de producir y usar energía que no nos ponga en riesgo".

Dicho esto, la tierra estará bien, dice Frank. Es más una cuestión de si los humanos lo serán.

Plaza de la ciudad de Pripyat. Ciudad fantasma abandonada en el norte de Ucrania. ( CC BY-NC-SA 2.0 )

¿Podemos crear una versión de la civilización que no empuje a la tierra a un dominio que sea peligroso para nosotros como especie?

"El punto no es 'salvar la tierra'", dice Frank. "No importa lo que le hagamos al planeta, solo estamos creando nichos para el próximo ciclo de evolución. Pero, si continuamos en esta trayectoria de usar combustibles fósiles e ignorar el cambio climático que genera, es posible que los seres humanos no seamos parte de la evolución en curso de la Tierra ".


    ¿Los extraterrestres somos nosotros? Los ovnis pueden ser piloteados por humanos que viajan en el tiempo, sostiene un libro

    Las grandes distancias que recorren los "extraterrestres" visitantes pueden ser más temporales que espaciales, sostiene un libro reciente.

    Los objetos voladores no identificados (OVNI) han captado la atención del público durante décadas. Como exoplaneta La detección está aumentando, ¿por qué no considerar que los visitantes que saltan estrellas desde lejos podrían estar zumbando a través de nuestros cielos amigables tomando una rampa de salida interestelar a la Tierra?

    Por otro lado, ¿podrían los pilotos Ovnis ¿Seremos nosotros, nuestra futura progenie que ha dominado el paisaje del tiempo y el espacio? Quizás esos informes de personas que entran en contacto con seres extraños representan a nuestros lejanos descendientes humanos, que regresan del futuro para estudiarnos en su propio pasado evolutivo.

    La idea de que nosotros seamos ellos se ha adelantado antes. Pero un libro reciente, "Objetos voladores identificados: un enfoque científico multidisciplinario del fenómeno OVNI" (Masters Creative LLC, 2019), da una nueva mirada a esta perspectiva, ofreciendo algunas propuestas que invitan a la reflexión.


    Apocalipsis alienígena: ¿Puede alguna civilización superar el cambio climático?

    Un estudio de caso de los habitantes de la Isla de Pascua sirvió en parte como base para un modelo matemático que muestra las formas en que una población tecnológicamente avanzada y su planeta podrían desarrollarse o colapsar juntos. El astrofísico de Rochester Adam Frank y sus colaboradores crearon su modelo para ilustrar cómo los sistemas civilización-planeta coevolucionan. Crédito: Ilustración de la Universidad de Rochester / Michael Osadciw

    Frente al cambio climático, la deforestación y la pérdida de biodiversidad, crear una versión sostenible de la civilización es una de las tareas más urgentes de la humanidad. Pero cuando nos enfrentamos a este inmenso desafío, rara vez nos preguntamos cuál puede ser la pregunta más urgente de todas: ¿Cómo sabemos si la sostenibilidad es siquiera posible? Los astrónomos han inventariado una parte considerable de las estrellas, galaxias, cometas y agujeros negros del universo. Pero, ¿los planetas con civilizaciones sostenibles también son algo que contiene el universo? ¿O todas las civilizaciones que pueden haber surgido en el cosmos duran solo unos pocos siglos antes de caer ante el cambio climático que desencadenan?

    El astrofísico Adam Frank, profesor de física y astronomía en la Universidad de Rochester, forma parte de un grupo de investigadores que han dado los primeros pasos para responder a estas preguntas. En un nuevo estudio publicado en la revista Astrobiología, el grupo, que incluye a Frank, Jonathan Carroll-Nellenback, científico computacional senior en Rochester, Martina Alberti de la Universidad de Washington y Axel Kleidon del Instituto Max Planck de Biogeoquímica, aborda estas preguntas desde una perspectiva "astrobiológica".

    "La astrobiología es el estudio de la vida y sus posibilidades en un contexto planetario", dice Frank, quien también es autor del nuevo libro Light of the Stars: Alien Worlds and the Fate of the Earth, que se basa en este estudio. "Eso incluye 'exo-civilizaciones' o lo que normalmente llamamos extraterrestres".

    Frank y sus colegas señalan que las discusiones sobre el cambio climático rara vez tienen lugar en este contexto más amplio, uno que considera la probabilidad de que esta no sea la primera vez en la historia cósmica que un planeta y su biosfera hayan evolucionado hasta convertirse en algo como lo que hemos creado. en la tierra. "Si no somos la primera civilización del universo", dice Frank, "eso significa que es probable que haya reglas sobre cómo progresa el destino de una civilización joven como la nuestra".

    A medida que crece la población de una civilización, utiliza cada vez más los recursos de su planeta. Al consumir los recursos del planeta, la civilización cambia las condiciones del planeta. En resumen, las civilizaciones y los planetas no evolucionan por separado unos de otros, evolucionan de manera interdependiente, y el destino de nuestra propia civilización depende de cómo usemos los recursos de la Tierra.

    Para ilustrar cómo los sistemas civilización-planeta coevolucionan, Frank y sus colaboradores desarrollaron un modelo matemático para mostrar las formas en que una población tecnológicamente avanzada y su planeta podrían desarrollarse juntos. Al pensar en civilizaciones y planetas, incluso extraterrestres, como un todo, los investigadores pueden predecir mejor lo que podría ser necesario para que el proyecto humano de civilización sobreviva.

    "El punto es reconocer que impulsar el cambio climático puede ser algo genérico", dice Frank. "Las leyes de la física exigen que cualquier población joven, que construya una civilización intensiva en energía como la nuestra, tenga retroalimentación sobre su planeta. Ver el cambio climático en este contexto cósmico puede darnos una mejor idea de lo que nos está sucediendo ahora y cómo tratar con él."

    Cuatro escenarios para el destino de las civilizaciones y sus planetas, basados ​​en modelos matemáticos desarrollados por Adam Frank y sus colaboradores. La línea negra muestra la trayectoria de la población de la civilización y la línea roja muestra la trayectoria de evolución conjunta del estado del planeta (un proxy de la temperatura). Crédito: Ilustración de la Universidad de Rochester / Michael Osadciw

    Usando su modelo matemático, los investigadores encontraron cuatro escenarios potenciales que podrían ocurrir en un sistema civilización-planeta:

    1. Muerte: La población y el estado del planeta (indicado por algo como su temperatura promedio) aumentan muy rápidamente. Finalmente, la población alcanza su punto máximo y luego disminuye rápidamente a medida que la temperatura planetaria en aumento dificulta las condiciones de supervivencia. Se logra un nivel de población estable, pero es solo una fracción de la población máxima. "Imagínese si 7 de cada 10 personas que conocía murieran rápidamente", dice Frank. "No está claro que una civilización tecnológica compleja pueda sobrevivir a ese tipo de cambio".
    2. Sostenibilidad: la población y la temperatura aumentan, pero finalmente ambos alcanzan valores estables sin efectos catastróficos. Este escenario se da en los modelos cuando la población reconoce que está teniendo un efecto negativo en el planeta y pasa de utilizar recursos de alto impacto, como el petróleo, a recursos de bajo impacto, como la energía solar.
    3. Colapso sin cambio de recursos: la población y la temperatura aumentan rápidamente hasta que la población alcanza un pico y cae precipitadamente. En estos modelos, la civilización colapsa, aunque no está claro si la especie misma se extingue por completo.
    4. Colapso con cambio de recursos: la población y la temperatura aumentan, pero la población reconoce que está causando un problema y cambia de recursos de alto impacto a recursos de bajo impacto. Las cosas parecen estabilizarse por un tiempo, pero resulta que la respuesta llegó demasiado tarde y la población colapsa de todos modos.

    "El último escenario es el más aterrador", dice Frank. "Incluso si hicieras lo correcto, si esperaste demasiado, aún podrías hacer que tu población colapsara".

    Los investigadores crearon sus modelos basados ​​en parte en estudios de casos de civilizaciones extintas, como los habitantes de Isla de Pascua. La gente comenzó a colonizar la isla entre 400 y 700 d.C. y creció hasta una población máxima de 10,000 en algún momento entre 1200 y 1500 d.C. En el siglo XVIII, sin embargo, los habitantes habían agotado sus recursos y la población se redujo drásticamente a unas 2.000 personas.

    La extinción de la población de Isla de Pascua se relaciona con un concepto llamado capacidad de carga, o el número máximo de especies que puede soportar un medio ambiente. La respuesta de la tierra a la construcción de la civilización es de lo que realmente se trata el cambio climático, dice Frank. "Si atraviesas un cambio climático realmente fuerte, entonces tu capacidad de carga puede caer, porque, por ejemplo, la agricultura a gran escala podría verse fuertemente interrumpida. Imagina si el cambio climático hiciera que la lluvia dejara de caer en el Medio Oeste. No podríamos cultivar alimentos, y nuestra población disminuiría ".

    En este momento, los investigadores no pueden predecir definitivamente el destino de la Tierra. Los próximos pasos serán utilizar modelos más detallados de las formas en que los planetas podrían comportarse cuando una civilización consume energía de cualquier forma para crecer. Mientras tanto, Frank emite una seria advertencia.

    "Si cambia el clima de la tierra lo suficiente, es posible que no pueda volver a cambiarlo", dice. "Incluso si retrocedió y comenzó a utilizar la energía solar u otros recursos menos impactantes, podría ser demasiado tarde, porque el planeta ya ha estado cambiando. Estos modelos muestran que no podemos simplemente pensar en una población que evoluciona por sí misma. Tenemos pensar en la evolución conjunta de nuestros planetas y civilizaciones ".


    Choque, choque, horror

    Milgram quería asegurarse de que su experimento involucrara a un grupo de personas lo más amplio y diverso posible. Además de probar la mentalidad estadounidense frente a la alemana, quería ver cuánto afectaban la edad, la educación, el empleo, etc., la disposición de una persona a obedecer órdenes.

    Entonces, los 40 participantes originales que reunió provenían de un amplio espectro de la sociedad, ya cada uno se le dijo que debían participar en una "prueba de memoria". Debían determinar hasta qué punto el castigo afecta el aprendizaje y la capacidad de memorizar.

    El experimento involucró a tres personas. Primero, estaba el "experimentador", vestido con una bata de laboratorio, que daba instrucciones e indicaciones. En segundo lugar, había un actor que era el "aprendiz". En tercer lugar, estaba el participante que pensó que estaba actuando como el "maestro" en la prueba de memoria. La aparente configuración experimental era que el alumno tenía que unir dos palabras después de que se le enseñaran, y cada vez que obtenían una respuesta incorrecta, el maestro tenía que administrar una descarga eléctrica. (Los profesores (participantes) también se sorprendieron para hacerles saber qué tipo de dolor experimentaría el alumno.) Al principio, la descarga se fijó en 15 voltios.

    El alumno (actor) cometió errores repetidamente en cada estudio y se le dijo al maestro que aumentara el voltaje cada vez. Se puso una grabadora que hizo que el alumno (aparentemente) emitiera sonidos como si tuviera dolor. A medida que avanzaba, el alumno suplicaba y suplicaba que se detuvieran las descargas. Se le dijo al maestro que aumentara la cantidad de voltaje como castigo hasta un nivel que se describió explícitamente como fatal, sobre todo porque el alumno estaba diciendo desesperadamente que tenía una afección cardíaca.

    La pregunta que Milgram quería saber: ¿hasta dónde llegarían sus participantes?


    ¿Bajo observación alienígena?

    Una explicación que los científicos exploraron en la reunión de METI es que los extraterrestres son conscientes de la Tierra y nos observan como observaríamos animales en un zoológico, dijo el presidente de METI, Douglas Vakoch, en un taller. Si este es el caso, los humanos deberían incrementar sus esfuerzos para crear mensajes capaces de llegar a nuestros "guardianes", para demostrar nuestra inteligencia, explicó Vakoch.

    Por ejemplo, si una cebra cautiva de repente marcara un patrón de números primos, los humanos tendrían que reevaluar su comprensión de la cognición de la cebra, "y nos veríamos obligados a responder", según EarthSky.

    Pero, ¿qué pasa si no somos parte de un vasto zoológico alienígena? ¿Y si, en cambio, la humanidad ha sido evaluada por civilizaciones alienígenas y, posteriormente, "puesta en cuarentena" de nuestros vecinos galácticos?

    Es posible que los extraterrestres nos estén aislando activamente del contacto por nuestro propio bien, porque interactuar con los extraterrestres sería "culturalmente disruptivo" para la Tierra, según el copresidente de la reunión, Jean-Pierre Rospars, director de investigación honorario del Institut National de la Recherche Agronomique (INRA ), dijo en un taller.

    Por supuesto, también es probable que no hayamos tenido noticias de los extraterrestres porque están atrapados bajo una capa de hielo en océanos subterráneos atrapados en mundos masivos de "súper-Tierra" por la intensa atracción de la gravedad o muertos porque sus civilizaciones avanzadas ya se han destruido a sí mismas. Y mdash como la humanidad podría hacerlo a través del consumo descontrolado de los recursos naturales de su planeta.

    Sin embargo, tal vez si queremos escuchar a los extraterrestres solo necesitamos relajarnos y ser pacientes. Después de todo, la Tierra ha existido durante 4.600 millones de años, mientras que la investigación extraterrestre tiene menos de 100 años, informó Paris-Match.


    ¿Existió otra especie avanzada en la Tierra antes que los humanos?

    Nuestra galaxia, la Vía Láctea, contiene decenas de miles de millones de planetas potencialmente habitables, pero no tenemos idea de si estamos solos. Por ahora, la Tierra es el único mundo conocido que alberga vida, y entre todos los seres vivos de nuestro planeta asumimos Homo sapiens es la única especie que ha desarrollado tecnología avanzada.

    Pero tal vez eso suponga demasiado.

    En un nuevo artículo alucinante titulado "La hipótesis de Silúrico", una referencia a una antigua raza de reptiles inteligentes que aparece en el programa de ciencia ficción británico "Doctor Who", los científicos del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA y la Universidad de Rochester toman una mirada crítica a la evidencia científica de que la nuestra es la única civilización avanzada que ha existido en nuestro planeta.

    "¿Sabemos realmente que fuimos la primera especie tecnológica de la Tierra?" pregunta Adam Frank, profesor de física y astronomía en Rochester y coautor del artículo. "Hemos tenido una sociedad industrial durante solo unos 300 años, pero ha habido una vida compleja en la tierra durante casi 400 millones de años".

    Si los humanos se extinguieran hoy, dice Frank, cualquier civilización futura que pueda surgir en la Tierra dentro de millones de años podría tener dificultades para reconocer rastros de civilización humana. De la misma manera, si alguna civilización anterior existiera en la Tierra hace millones de años, podríamos tener problemas para encontrar evidencia de ello.

    En busca de gente lagarto

    El descubrimiento de artefactos físicos sería sin duda la evidencia más dramática de una civilización de estilo silúrico en la Tierra, pero Frank duda que alguna vez encontremos algo por el estilo.

    “Nuestras ciudades cubren menos del uno por ciento de la superficie”, dice. Cualquier ciudad comparable de una civilización anterior sería fácil de pasar por alto para los paleontólogos modernos. Y nadie debería contar con encontrar un iPhone jurásico, no duraría millones de años, con Gorilla Glass o no.

    Encontrar huesos fosilizados es una apuesta ligeramente mejor, pero si otra especie avanzada caminara por la Tierra hace millones de años, si caminaran, sería fácil pasar por alto sus esqueletos fosilizados, si tuvieran esqueletos. Los humanos modernos han existido por solo 100.000 años, una pequeña fracción de tiempo dentro del vasto e irregular registro fósil.

    Por estas razones, Frank y Gavin Schmidt, climatólogo de Goddard y coautor del artículo, se centran en la posibilidad de encontrar reliquias químicas de una antigua civilización terrestre.

    Utilizando la tecnología humana como guía, Schmidt y Frank sugieren centrarse en los plásticos y otras moléculas sintéticas de larga duración, así como en la lluvia radiactiva (en caso de que facciones de antiguos lagartos libraran una guerra atómica). En nuestro caso, el desarrollo tecnológico ha ido acompañado de extinciones generalizadas y rápidos cambios ambientales, por lo que también son señales de alerta.

    Después de revisar varios eventos geológicos sospechosamente abruptos de los últimos 380 millones de años, los investigadores concluyen que ninguno de ellos encaja claramente en un perfil tecnológico. Frank pide más investigación, como estudiar cómo los productos químicos industriales modernos persisten en los sedimentos oceánicos y luego ver si podemos encontrar rastros de productos químicos similares en el registro geológico.

    Argumenta que una comprensión más profunda de la huella ambiental humana también tendrá consecuencias prácticas, ayudándonos a reconocer mejores formas de lograr un equilibrio a largo plazo con el planeta para que no terminemos como las especies olvidadas del mañana.

    Por otra parte, también es un tipo curioso que está interesado en explorar ideas más lejanas para encontrar firmas al estilo silúrico: "Podrías intentar mirar en la luna", dice.

    Arqueología lunar

    La luna es un objetivo favorito del astrónomo Jason Wright de la Universidad Penn State, uno de los pocos investigadores que ahora aplican un pensamiento científico serio a la posibilidad de civilizaciones tecnológicas prehumanas.

    “Los planetas habitables como la Tierra son bastante buenos para destruir cosas sin mantenimiento en sus superficies”, dice Wright. Así que ha estado analizando la exótica posibilidad de que tal civilización pudiera haber sido espacial. Si es así, los artefactos de su tecnología, o tecno-firmas, podrían encontrarse en otras partes del sistema solar.

    Relacionado

    Mach Los extraterrestres podrían haber desaparecido hace mucho tiempo, dice un científico

    Wright sugiere buscar tales artefactos no solo en la superficie lunar, sino también en asteroides o enterrados en Marte, lugares donde estos objetos teóricamente podrían sobrevivir durante cientos de millones o incluso miles de millones de años.

    El reciente lanzamiento de SpaceX de un Tesla Roadster al espacio ofrece una idea de cómo podría resultar esa búsqueda. Varios astrónomos apuntaron sus telescopios al automóvil y demostraron que, incluso si no tuviera idea de lo que estaba mirando, lo distinguiría rápidamente como un asteroide de aspecto extraño.

    Encontrar firmas tecnológicas en el espacio es una posibilidad muy remota, pero Wright sostiene que el esfuerzo vale la pena. "Hay muchas otras razones para encontrar estructuras peculiares en Marte y la luna, y para buscar asteroides extraños", dice. Dichos estudios podrían revelar nuevos detalles sobre la historia y la evolución del sistema solar, por ejemplo, o sobre recursos que podrían ser útiles para futuros viajeros espaciales.

    Si los esfuerzos hacen que aparezca un gran obelisco negro en alguna parte, mucho mejor.


    ¿Quién está ahí fuera?

    Entonces, ¿todos estos ovnis son piloteados por pequeños hombres verdes desde más allá de las estrellas? Bien quizás. Graves cree que los ovnis podrían ser de origen chino o ruso, lo que, de ser cierto, representaría una seria amenaza para la seguridad nacional que, según él, no está siendo tomado lo suficientemente en serio por los altos mandos.

    Elizondo no está diciendo necesariamente que todos estos ovnis que aparentemente están ensuciando nuestros cielos sean extraterrestres ... pero no no diciendo eso tampoco. "Hay pruebas muy convincentes de que es posible que no estemos solos", dijo a CNN en 2017.

    Pero hay otra capa en esta historia. Elizondo todavía cuenta cómo se encontró con mucha resistencia de los altos mandos durante sus días en el Departamento de Defensa, principalmente por motivos religiosos.


    Los extraterrestres provocaron el cambio climático (y murieron).

    Cuando una población consume recursos más rápido de lo que su planeta puede proporcionarlos, se avecina una catástrofe. Sabemos esto bastante bien por la actual crisis del cambio climático aquí en la Tierra. Entonces, ¿no es posible que una sociedad alienígena avanzada y devoradora de energía se encuentre con los mismos problemas?

    Según el astrofísico Adam Frank, no solo es posible, sino muy probable. A principios de este año, Frank ejecutó una serie de modelos matemáticos para simular cómo una civilización alienígena hipotética podría surgir y caer a medida que convertía cada vez más los recursos de su planeta en energía. La mala noticia es que en tres de cada cuatro escenarios, la sociedad se derrumbó y la mayoría de la población murió. Solo cuando la sociedad detectó el problema temprano e inmediatamente cambió a la energía sostenible, la civilización logró sobrevivir. Eso significa que, si los extraterrestres existen, es muy probable que se destruyan a sí mismos antes de que los conozcamos.

    "A lo largo del espacio y el tiempo cósmicos, tendrás ganadores y mdash que lograron ver lo que estaba sucediendo y encontrar un camino a través de él y mdash y perdedores, que simplemente no pudieron actuar juntos, y su civilización cayó por la borda. en el camino ", dijo Frank. "La pregunta es, ¿en qué categoría queremos estar?"


    ¿Podemos descubrir idiomas extraterrestres?

    Recientemente, Denise Chow de MACH habló con Jensen sobre lo que sería necesario para que pudiéramos comunicarnos de manera efectiva con extraterrestres y si la película de 2016 "Arrival" ofrece una descripción precisa de un encuentro extraterrestre. La entrevista ha sido editada para mayor claridad y brevedad.

    MACH: La idea de hacer contacto con extraterrestres es un pilar de la ciencia ficción. Pero, ¿cuándo quedó claro entre los lingüistas y otros expertos que deberíamos pensar seriamente en cómo podríamos comunicarnos con los extraterrestres?

    Jensen: Solíamos mirar hacia el cielo y decir: "Oh, las estrellas. Son preciosas. ¿No sería bueno que alguien nos mirara y esperara que estemos aquí?". Pero ahora sabemos que hay planetas y ahora sabemos que hay planetas habitables. Podrías señalar una estrella específica y decir: "Esa estrella tiene un planeta habitable. ¿Hay alguien viviendo allí?" Eso hace una gran diferencia emocional. Si puede señalar un lugar y preguntar: "¿Hay inteligencia viviendo en ese lugar?" Es una pregunta completamente diferente a "Me pregunto si esto podría, tal vez, de alguna manera, ser imaginablemente cierto".

    ¿Qué es exactamente la lingüística alienígena?

    Es la disciplina de prepararse. Si va a suceder algo maravilloso y tienes la idea de que algo maravilloso está en marcha, puedes sentarte y pensar: "Recibiremos una llamada, recibiremos un mensaje, será fantástico". O podrías sentar las bases.

    Lo que estamos haciendo ahora es tomarnos en serio nuestra responsabilidad como científicos y hacer parte del trabajo preparatorio que somos capaces de hacer ahora, que no es mucho, pero hay cosas que podemos hacer para prepararnos. Nuestra responsabilidad es hacer preparativos intelectuales, emocionales, éticos y espirituales para lo que está por venir.

    Déjame hacerte una pregunta aún más básica: ¿Qué es el lenguaje?

    Creo que la respuesta es un rotundo "um". Realmente no lo sabemos. No sabemos de dónde vino. Experimentamos el lenguaje, lo usamos todos los días y sigo pensando en él. Puedo contarles sobre su relativa complejidad en comparación con otras formas de comunicación de otras especies de la Tierra. Puedo contarte cosas sobre lo que hace el lenguaje. Pero la definición de lenguaje es un objeto social, no un objeto científico.

    En su mayoría, las personas conocen el lenguaje cuando lo experimentan: el lenguaje real, separado de la comunicación. Muchos animales se comunican. Mi gato se comunica conmigo muy claramente y me instruye con mucha claridad sobre lo que debo hacer. Pero ella no tiene lenguaje, y la línea entre la comunicación y el lenguaje se siente blanda hasta que le digo a mi gato: "Hola, ¿cómo estuvo tu día? Por favor, dime tres cosas que hiciste que te hayan divertido hoy". Y ella simplemente, ya sabes, vuelve la comida. Entonces, las fronteras exactas entre la comunicación y el lenguaje se sienten blandas, pero sabemos cuándo experimentamos una u otra.

    ¿Qué pasa si los extraterrestres hacen contacto, pero su forma de comunicarse es muy diferente a la nuestra? ¿Qué harías como lingüista para intentar comprenderlos?

    Esto supone que tenemos una interacción cara a cara, que probablemente no será la forma en que se desarrollará. Es mucho más probable que tengamos que lidiar con una señal de radio más prosaica. Superficialmente, esto suena decepcionante. Todo el mundo quiere el platillo en el escenario del césped de la Casa Blanca, y las señales de radio se sienten como un segundo mejor distante. Pero en realidad, la señal de radio que confirma que no estamos solos sacudiría mi mundo personal y probablemente la mayor parte del resto del mundo también.

    Pero no importa mucho cuál sea el medio (remolinos de color, vocalizaciones, gestos con las manos o tentáculos) siempre que tengamos dos cosas.

    Uno, un idioma que se puede aprender, que, dependiendo de cuán extraños sean, es posible que no tengamos. Hay al menos dos hipótesis aquí: las personas que piensan que para que un idioma sea un idioma, poseerá un núcleo similar al nuestro, para que podamos aprenderlo, y las personas que piensan que los cuerpos y el entorno extraterrestres podrían ser dramáticamente diferente del nuestro y esto podría hacer que su idioma sea correspondientemente diferente y, por lo tanto, imposible de aprender.

    Dos, [necesitaríamos] un contexto acordado para que pudiéramos empezar a aprender las palabras de los demás. Como lingüista, en una nueva situación de aprendizaje de idiomas, confío mucho en el contexto. Si no conozco su idioma y me acerco a usted, hago una mueca burlona, ​​levanto una manzana y la señalo, se le ocurrirá la idea de que quiero la palabra para "manzana". Entonces dirías "manzana", y si lo volviera a hacer, dirías "manzana" de nuevo. Es decir, tendrías esa idea si tú y yo entendiéramos que el aprendizaje de idiomas es el juego al que estamos jugando.

    Si no estamos de acuerdo en que lo que estamos haciendo es aprender un idioma, podrías pensar que te estoy dando la manzana, amenazándote con la manzana, usando la manzana para mostrar lo poderoso que soy, mostrándote la forma de mi mano y más. y en. Tenemos que estar de acuerdo en que nos estamos tomando el tiempo para aprender el idioma ahora y que lo "correcto" es dar respuestas simples de una palabra. Por ejemplo, si hiciera esta pose de manzana y entendieras que quiero aprender tu idioma, no me dirías: "Oh, estás de pie sobre tus dos pies usando pantalones y una chaqueta respirando oxígeno, usando ambos pulmones y tu mano izquierda está levantada 1.8 metros sobre el piso y tienes una manzana en tu mano y no hay tigres, elefantes o pasteles de hielo marino congelado cerca de ti ".

    Lo que un lingüista puede aportar a esta situación es quizás, en primer lugar, comenzar a comprender las muchas, muchas formas en que esto puede salir mal y estar alerta a tantas de ellas como sea posible. La otra cosa es que un lingüista está capacitado para realizar una exploración sistemática del idioma, descubrir cómo se juntan las oraciones, explorar lógicamente el vocabulario y la sintaxis y buscar formas en las que las reglas de la conversación pueden llevarnos a malinterpretarnos.

    ¿Es posible que una civilización alienígena haya intentado contactarnos pero simplemente no lo entendimos?

    Es posible. If they sent a radio signal in the 1700s — if they tried to communicate with us by radio before we had radio, they would've gotten nothing.

    You’re involved with an organization called Messaging Extraterrestrial Intelligence, or METI. ¿Que es eso?

    So SETI is the search for extraterrestrial intelligence. The idea of METI is that if you're going to have a conversation, there are two people who can say hello. SETI is mostly for them [aliens] to say “hello,” and METI is Earth saying “hello.” So it is the idea that to join the conversation, you have to say something.

    Some people oppose the idea of actively seeking contact with aliens, fearing that if they do exist they might be hostile. Where do you stand on that?

    It's really important to take ethical reservations on this very seriously, because we're all kind of together, dealing with the possibilities. So if you are respectful, you want to listen to other folks whose opinions differ and try to come to an agreement. Whether all of Earth can come to an agreement, I don't know. I mean, I have trouble when there are six people in my house agreeing on what to put on a pizza.

    So are we going to all agree about what to say on behalf of all the planet? I'm thinking that that's not likely. But the thing that we can do immediately is enter into conversation with one another respectfully, and start thinking through, as a community, what we would like to say and if we would like to say anything.

    Does “Arrival” give a realistic portrayal of how a linguist might try to communicate with aliens?

    Everybody loves “Arrival.” Everybody wants to be Amy Adams [who plays a linguist who learns to communicate with aliens]. The scenes where she was doing the fieldwork, where she was up against the barrier — if you don't share a language in common, that's kind of how you do it. You get right in there and you point to things, and you try to pick things up, and show people things. Whether you represent your language pictorially or auditorily, or however you do it, it's still a language.

    If you could send a message to an alien civilization, what would you want to say?

    That's a complicated question. It's hard to communicate with people you don't know. If you look at us just trying to communicate with one another, we're not so good at it. We don't think carefully and respectfully about each other's needs. We struggle to communicate, and sometimes fail. So if we're trying to communicate with someone and we don't even know who that someone is, I think it's reasonable to expect to be profoundly misunderstood.

    Honestly, the only thing I would say is "One, three, five, seven, eleven, thirteen" [listing prime numbers]. I would like to send a message that indicates that we're here. Because anything I personally would choose is completely a bad idea, because I'm only one person. So I would just like to say that there is intelligence here, and make my message as simple as possible with the expectation that there will be a next step.


    Your own preferred solution is what you call laser porting. Explain what this is—and how the Human Connectome Project may be laying the foundations.

    The first big scientific project was the Manhattan Project, which gave us the atomic bomb. The second was the Human Genome Project, which gave us the human genome. The third could be the Connectome Project. Many nations, including the U.S., have said that the brain is the key to understanding mental health, depression, and suicide. All that could perhaps be unraveled if we understand the connectome, which is a map of the entire brain.

    We expect to have this perhaps by the end of this century. But once we have it, what do we do with it? We could look at mental illness, but we could also put it on a laser beam and shoot it into outer space. In one second, you’d be on the moon in 20 minutes you’re on Mars and in years you’re on the nearest star. So laser porting is perhaps the most efficient way to explore the galaxy without booster rockets, radiation dangers, or problems from asteroid impacts. You just laser port yourself!

    Let’s end with the million-dollar question: Will we one day make contact with another civilization in outer space? If so, when? And do you agree with Stephen Hawking, who warned of the dangers of contact?

    I definitely think we have to take his warning to heart because we will one day encounter other terrestrial life forms. They’re probably going to be thousands of years more advanced than us. They’re not going to want to plunder us for resources because there are a lot of uninhabited planets out there, like Mars, that they can plunder without having to deal with restive natives like us. The main threat is that we might be in the way. In the novel The War of The Worlds, the Martians wanted to take over the Earth not because they were evil or because they didn’t like Homo sapiens. They had to remove us so Martians could thrive on Earth and terraform it so it looked like Mars.

    We have discovered 4,000 planets so far in the galaxy, and we now know that on average every star in the galaxy has a planet of some kind. So I think it’s inevitable that we’re going to bump into one of these advanced civilizations and it will change world history. Not like Cortez meeting Montezuma and shattering Aztec civilization in a matter of months. The conquistadors had a hidden agenda. They wanted to plunder the gold of the Aztecs. I don’t think the aliens will want that. And, hopefully, there’ll be a mentor to show us the way to the future without having to go to war and resort to savagery and barbarism.


    Ver el vídeo: LOS TERRICOLAS LA CARTA (Julio 2022).


    Comentarios:

    1. Jedediah

      Te equivocas. Lo sugiero que debatir. Escríbeme en PM, nos comunicaremos.

    2. Hassun

      ¡Déjame en paz!

    3. Doukora

      No irá a él en vano.

    4. Montie

      Creo que estas equivocado. Estoy seguro. Discutamos esto. Envíeme un correo electrónico a PM, hablaremos.

    5. Seafraid

      Pido disculpas por interferir... Estuve aquí hace poco. Pero este tema es muy cercano a mí. Escribe en PM.

    6. Eshkol

      decir en la parte inferior



    Escribe un mensaje