La historia

Primera Guerra Mundial: ¿Por qué Italia no luchó hasta 1915?


Hoy aprendí historia sobre la Primera Guerra Mundial y tengo una pregunta que me ha estado molestando.

Según lo que he estudiado, la Triple Alianza (1882-1915) fue una alianza entre Alemania, Austria-Hungría e Italia. Y el término de la alianza es que si Italia fuera atacada por una potencia, Austria-Hungría y Alemania la ayudarían. Y del mismo modo, si Austria-Hungría y Alemania fueran atacados, Italia también los ayudaría.

¿Cómo canceló Italia el "acuerdo" en la Triple Alianza? Quise decir que hubo "peleas" y "acuerdos por adelantado". ¿Por qué Italia no lo hizo y cómo tenía derecho a no participar en la Primera Guerra Mundial?


El núcleo de la Triple Alianza era Alemania y Austria-Hungría, que prometieron protegerse mutuamente contra los ataques de alguna tercero. Italia era un miembro "adjunto", que prometió y se le prometió protección contra los ataques sólo por Francia. Pero Italia "optó por no participar" porque Austria-Hungría había violado una cláusula en el tratado para consultar con Italia antes de cambiar el status quo en los Balcanes (Austria-Hungría no lo hizo antes de atacar a Serbia).

El talón de Aquiles de la alianza fue que Italia y Austria-Hungría básicamente se odiaban, quizás incluso más de lo que odiaban a Francia. Cada uno temía "represalias" del otro; Italia en Venecia, Austria-Hungría en Tirol.

Italia "consiguió" unirse a los Aliados en 1915 cuando le prometieron Tirol y Trieste como botín de guerra. (Irónicamente, Alemania y Austria-Hungría incluso le ofrecieron Sur Tirol para reunirse con ellos.)


¿Por qué Italia se unió a los aliados en 1915?

El 23 de mayo de 1915, Italia declaró la guerra a su antiguo aliado, Austria-Hungría. La Triple Alianza se redujo a una alianza entre Alemania y Austria-Hungría y Europa ya no parecía tan finamente equilibrada en dos campos opuestos como lo había hecho al estallar la guerra. Pero, ¿por qué Italia abandonó las potencias centrales?

Italia siempre había sido el miembro más inestable del sistema de alianzas europeo. En 1914, la Triple Entente de Rusia, Francia y el Reino Unido se había convertido en una alianza de trabajo. Se enfrentaron a la Triple Alianza de Alemania, Austria-Hungría e Italia. La alianza militar entre Alemania y Austria-Hungría era sólida. Su fuerza se forjó a partir de una combinación desordenada de compromiso, necesidad, exigencia y objetivos geográficos y políticos compartidos.

Estos factores no se aplicaron tan claramente a Italia. De hecho, hubo tensiones reales entre Italia y Austria-Hungría, una frontera compartida, reclamos irredentistas en competencia sobre el territorio alpino y adriático y la perspectiva de ganancias territoriales en los Balcanes a medida que un Imperio otomano en ruinas retrocediera a su corazón de Anatolia.

El resultado fue que Alemania y Austria-Hungría nunca fueron capaces de pegar a Italia en su sistema de alianzas con tanta firmeza como las otras grandes potencias encajaron en el suyo. La posición ambigua de Italia se puso de manifiesto con el estallido de la guerra & # 8211, mientras que otras potencias europeas fueron absorbidas por el vórtice del conflicto, Italia permaneció neutral. El 2 de agosto de 1914, los italianos emitieron una Declaración de Neutralidad.

Italia, considerada sólo nominalmente como una gran potencia por los otros miembros de ese club europeo, de repente se vio cortejada por ambos lados. Había mucho en juego para las potencias centrales, la potencia naval italiana, si se combinaba con las armadas del Imperio Otomano y Austria-Hungría, podría cambiar significativamente el equilibrio de poder en el Mediterráneo. Francia se vería obligada a dedicar preciosos recursos terrestres y marinos para defender su frontera compartida y los británicos se enfrentarían a la perspectiva de que se cortara su vital línea de vida del Canal de Suez.

En el lado de la Entente, agregar Italia no solo liberaría los recursos del Mediterráneo para ser desplegados contra la principal amenaza alemana, sino que también abriría un frente completamente nuevo de 600 kilómetros de largo con Austria-Hungría. Los aliados, entendiendo la fuerza de Alemania, habían intentado constantemente perforar la parte vulnerable percibida de Austria-Hungría.

Al final, los aliados podían prometer a Italia lo que Austria-Hungría no se atrevía a permitir. Según los términos del Tratado de Londres, firmado en abril de 1915, a Italia se le prometió una gran cantidad de ganancias territoriales. En el norte, un cinturón de territorio que se extiende desde Trentino a través del Tirol del Sur hasta Trieste se convertiría en italiano.

Quizás de manera más tentadora se les prometieron ganancias balcánicas que revivieron los sueños de un Imperio italiano. Las adiciones, que evocan las glorias de Roma y los venecianos, verían el control italiano de partes de Dalmacia, numerosas islas a lo largo de Austria-Hungría y la costa del Adriático, la ciudad portuaria albanesa de Vlore (conocida en italiano como Valona).

Además, se les prometió un protectorado sobre una vasta franja de Albania y la perspectiva de más territorio del Imperio Otomano. Por último, se proporcionó ayuda financiera concreta en forma de un préstamo de 50 millones de libras esterlinas de los Aliados.

Italia entró así en la Primera Guerra Mundial con la deliciosa perspectiva de deleitarse con los restos territoriales de dos imperios en decadencia. Estaría profundamente decepcionado con el resultado. Al final de la guerra, 615.000 italianos habían muerto en combate o habían muerto a causa de las heridas. Su premio por toda la sangre derramada y el tesoro gastado era mucho menor de lo que se había prometido controlar el Tirol del Sur y Trieste.

Italia entró en las negociaciones de paz con grandes esperanzas, pero terminó dejando a Versalles con muy poco. La decepción, el resentimiento y la ira sembrarían las semillas amargas de la futura política exterior fascista y el deseo italiano de corregir los errores de la Primera Guerra Mundial en cualquier conflicto futuro.


Serbia y la expedición de Salónica, 1915–17

Los tres intentos de invasión de Serbia por Austria en 1914 habían sido bruscamente rechazados por los contraataques serbios. En el verano de 1915, las potencias centrales estaban doblemente preocupadas por cerrar la cuenta con Serbia, tanto por razones de prestigio como por el bien de establecer comunicaciones ferroviarias seguras con Turquía a través de los Balcanes. En agosto, Alemania envió refuerzos al frente sur de Austria y, el 6 de septiembre de 1915, las potencias centrales celebraron un tratado con Bulgaria, a quien atrajeron a su lado con la oferta de territorio para ser arrebatado a Serbia. Las fuerzas austro-alemanas atacaron hacia el sur desde el Danubio el 6 de octubre y los búlgaros, sin inmutarse por un ultimátum ruso, atacaron el este de Serbia el 11 de octubre y la Macedonia serbia el 14 de octubre.

Los aliados occidentales, sorprendidos en septiembre por la perspectiva de un ataque búlgaro contra Serbia, decidieron apresuradamente enviar ayuda a través del puerto macedonio de Salónica, en Grecia neutral, confiando en la connivencia del primer ministro pro-Entente de Grecia, Eleuthérios Venizélos. Las tropas de Gallipoli, al mando del general francés Maurice Sarrail, llegaron a Salónica el 5 de octubre, pero ese día Venizélos cayó del poder. Los aliados avanzaron hacia el norte por el Vardar hacia la Macedonia serbia, pero se vieron impedidos de unirse con los serbios por el empuje hacia el oeste de los búlgaros. Impulsados ​​por la frontera griega, los aliados simplemente ocupaban la región de Salónica a mediados de diciembre. El ejército serbio, mientras tanto, para evitar un doble envolvimiento, había iniciado una ardua retirada invernal hacia el oeste sobre las montañas albanesas para refugiarse en la isla de Corfú.

En la primavera de 1916, los aliados de Salónica fueron reforzados por los serbios de Corfú revividos, así como por tropas francesas, británicas y algunas rusas, y la cabeza de puente se expandió hacia el oeste hasta Vodena (Edesa) y hacia el este hasta Kilkis, pero los búlgaros, que en mayo obtuvo el Fuerte Rupel (Klidhi, en el Struma) de los griegos, a mediados de agosto no solo invadió la Macedonia griega al este del Struma sino que también, desde Monastir (Bitola), invadió la región de Florina en la Macedonia griega, al oeste de ala Vodena de los Aliados. La contraofensiva aliada arrebató Monastir a los búlgaros en noviembre de 1916, pero operaciones más ambiciosas, de marzo a mayo de 1917, resultaron fallidas. El frente de Salónica estaba atando a unas 500.000 tropas aliadas sin molestar a las potencias centrales de ninguna manera significativa.


¿Por qué Italia entró en la Primera Guerra Mundial?

Italia pertenecía a la triple alianza con Alemania y Austria-Hungría desde 1882 y debería haber declarado la guerra a la triple entente según su pacto, pero utilizó una cláusula para permanecer neutral. En cambio, hicieron un tratado en Londres de 1915 para obtener algunos territorios con población de habla italiana de Austria-Hungría, contra quienes declararon la guerra el 23/5 de 1915. Dejando así su alianza para unirse al bando de la entente.

El espíritu de lucha fue débil y el esfuerzo de guerra no tuvo mucho éxito hasta que se reforzó en 1918, pero en el tratado de paz, Italia recibió Tirol del Sur, Istria, Trentino y Trieste básicamente como se había prometido.
Italia se unió a la Primera Guerra Mundial del lado de los aliados contra sus aliados anteriores para mantener la buena voluntad de los principales países y evitar conflictos entre vecinos diciendo que el tratado que firmaron solo contaba para la defensa (en otras palabras, encontraron una laguna). . Italia tenía pocas opciones debido a las ubicaciones de sus vecinos y un ejército permanente más grande, y el hecho de que estaban en una península y podían ser tomadas fácilmente por los barcos de acero de los principales países, los alemanes estaban más concentrados en los submarinos y los hambrientos de Austria no tenían barcos. , porque no tenían puertos.


Primera Guerra Mundial: ¿Por qué Italia no luchó hasta 1915? - Historia

El 8 de noviembre de 1915, el general de brigada Blackden envió al primer contingente jamaicano al mando del mayor W. D. Neish para servir en la Primera Guerra Mundial. `` Algunos de ustedes pueden morir '', advirtió, `` muchos serán heridos, pero al despedirme de ustedes, espero que los que caigan caigan gloriosamente, sus rostros hacia el enemigo, la victoria brillando en sus bayonetas ''. Mientras la banda tocaba. del Rey & quot, y se dijeron oraciones por su bienestar y regreso seguro a casa, 500 hombres navegaron lentamente hacia lo desconocido en busca de aventuras, una oportunidad de servir a Dios y al país. El mundo había estado en guerra durante más de un año.

La mayoría de los jamaicanos que prestaron servicios tenían entre 19 y 25 años. Frank Cundall, en La parte de Jamaica en la Gran Guerra, describió estos nueve contingentes y los más de 10,000 jamaicanos, como compuestos por cuatro tipos de hombres: (i) aquellos que ya habían elegido la Armada o el Ejército como carrera, (ii) aquellos que estaban en el Regimiento de las Indias Occidentales, que incluía a jamaicanos bajo oficiales británicos, (iii) aquellos que, al estallar la guerra, abandonaron sus ocupaciones y se fueron por su cuenta, y (iv) los Hombres del Contingente, como los primeros 500, que formaron el Regimiento de las Indias Occidentales Británicas. Las reuniones de reclutamiento se llevaron a cabo en cada parroquia, las llamadas públicas al deber se enumeraron en los periódicos, y en 1917, luego de elogios entusiastas por los servicios de las unidades jamaicanas de los once batallones del Regimiento de las Indias Occidentales Británicas, finalmente se aprobó una ley de reclutamiento en la Cámara. Nunca se puso en uso. Todos los hombres que fueron al frente desde Jamaica fueron voluntarios. Muchos abandonaron el patriotismo, pero también muchos lo hicieron por el deseo de simplemente "salir" y comenzar un nuevo capítulo en sus vidas. En ese momento, en Jamaica, el desempleo era alto y los salarios bajos: los hombres recibían 9 peniques al día por cortar caña.

Juntos, los soldados de las Indias Occidentales representaban a los hijos de la nobleza y los hijos de los trabajadores. Había abogados, médicos, ingenieros, labradores, carpinteros, oficinistas, herreros, zapateros, sastres, albañiles, impresores, constructores, cocheros y mozos de cuadra. Las tropas fueron entrenadas en campamentos ingleses, sus largos períodos de trabajo interrumpidos por juegos competitivos de cricket y fútbol. Vieron acción en África, Europa, el Mediterráneo y Oriente Medio. El 2do Batallón del Regimiento de las Indias Occidentales (entonces establecido por más de 100 años) ganó aún más Honores de Batalla en Bélgica, Francia, Italia, Egipto y Palestina.

El regimiento de las Indias Occidentales Británicas (BWIR)

El Regimiento de las Indias Occidentales Británicas (BWIR) era conocido como un regimiento "coloreado" y, como tal, a menudo era víctima de discriminación racial. Eugent Clarke, un veterano clarendoniano del BWIR, que en 1999 a la edad de 105 años recibió la Legión de Honor de Francia por su servicio meritorio en la Primera Guerra Mundial, recordó cómo cuando su barco tuvo que atracar en Halifax en Nueva Escocia debido al dominio de los barcos alemanes en En ciertas aguas, muchos miembros del BWIR tuvieron su primer contacto con la nieve y la congelación. Permanecieron vestidos con uniformes de color caqui livianos tropicales, se les negó la emisión de los uniformes más pesados ​​de los soldados británicos (que estaban a bordo) hasta que la mitad del batallón ya había muerto. Clarke fue uno de los 200 afortunados sobrevivientes, y fue enviado con otros a las Bermudas para convalecer antes de dirigirse a Europa. Una vez allí las condiciones no mejoraron mucho. Los hombres del BWIR estaban generalmente restringidos a realizar trabajos forzados, cavar trincheras y llevar suministros a los hombres en los frentes. A algunos, principalmente a los estacionados en el Medio Oriente, se les permitió servir como tropas de combate. Mientras tanto, todos continuaron sufriendo condiciones climáticas severas, congelación, sarampión y paperas. Mil de los más de diez mil que salieron de Jamaica nunca regresaron.

Historia de la milicia de Jamaica

La participación de Jamaica en las guerras de Europa no fue nada nuevo. Esta vez, sin embargo, las aguas del Caribe no fueron el principal campo de batalla. Esta conexión histórica comenzó en la década de 1600 cuando se formaron los primeros regimientos de milicias después de que la isla fuera capturada por las tropas inglesas de Cromwell en 1662. El & quot; Estado de Jamaica bajo Sir Thomas Lynch & quot (1683) incluye la siguiente descripción de la milicia:
`` La milicia en esta isla está mejor armada y mucho mejor disciplinada que en Inglaterra, y cumple mucho más con el deber, como esperar a los gobernadores, custodiar los fuertes, especialmente en Port Royal, donde hay diez compañías de aproximadamente 200 cada una. , uno de los cuales veía todas las noches. Toda la Milicia está comandada por el Gobernador, como Capitán General, de acuerdo con los Poderes de Sus Majestades y el Acta de Milicia. Hay ocho regimientos en las ocho provincias y una tropa de caballos en cada provincia & # 133. Todo hombre entre las edades de 15 y 60 tenía que alistarse y permanecer alistado en el pie o en el caballo y proporcionar su propio caballo y municiones, cada uno en el lugar de su morada ''.
Excepto por un pequeño elemento de artillería que manejaba las fortificaciones del puerto, la milicia se disolvió en 1906 bajo la creencia de que sus servicios no serían necesarios ya que el mundo estaba en paz y `` las poblaciones de las Indias Occidentales no podrían tener ninguna consecuencia en ninguna guerra imaginable ''. del futuro cercano. Un regimiento de reserva ocupó su lugar.

Envío de tropas al frente

El 5 de agosto de 1914, Inglaterra declaró la guerra a Alemania poco después del asesinato del heredero al trono de Austria. Esta vez, sin embargo, los submarinos, los tanques y los acorazados aparecieron en el escenario mundial marcando el comienzo de una nueva etapa de la guerra. Nunca hubo ninguna duda de que Jamaica se solidarizaría con el resto del Imperio. Como dijo el gobernador, Sir William Manning, en una reunión del Consejo Legislativo el 13 de agosto: "Siento que Jamaica asumirá leal y patrióticamente su parte en el mantenimiento de la integridad de nuestro Imperio, y se comportará galantemente hoy como lo ha hecho". en el pasado. ”La decisión de crear un regimiento de reserva en cada parroquia para protegerse contra la invasión extranjera fue inmediatamente tomada y bien recibida por el público. Un tal William Wilson, incapaz de ofrecerse como voluntario, escribió a The Gleaner el 23 de abril de 1915: `` Si otros 99 hombres suscriben 30 libras cada uno, daré una cantidad igual y enviaré a 200 jamaiquinos nativos al frente ''. Más de 90 libras se levantaron y se formó un comité contingente de guerra. El objetivo eran 500 hombres para el Primer Contingente. A fines de junio, 748 se ofrecieron como voluntarios y 442 fueron aceptados. El gobierno acordó hacerse cargo de los gastos de contratación, formación y prestaciones por separación del transporte, así como de discapacidad, gratificaciones y pensiones.

Las mujeres jamaicanas también hicieron su parte. Organizaron eventos de recaudación de fondos para el Día de la Bandera, un Fondo de Ayuda a la Guerra y cosieron prendas de lana para los soldados. Además de los fondos para mujeres, hubo otros, incluido el Fondo Gleaner y el Fondo de Guerra Palace de Palace Amusement Co. Se recolectaron miles de libras. Más de 4000 paquetes de frutas, 71 bolsas de azúcar, 49 cajas de jengibre, cuatro toneles de ron y dos cajas de naipes fueron enviados a hospitales militares y distribuidos localmente a los hombres que manejan los fuertes costeros de Jamaica.

El 11 de noviembre de 1918 se declaró el armisticio, lo que marcó el final de cuatro años de guerra. El Gobierno de Su Majestad recordó con gratitud la participación de los hombres de Jamaica en la victoria final en Palestina y expresó al pueblo de Jamaica y sus dependencias (las Islas Caimán y las Islas Turcas y Caicos) el gran reconocimiento de la Madre Patria por el esfuerzo militar que han realizado. , su aceptación alegre del servicio obligatorio a la causa común y su apoyo inquebrantable en la gran lucha & # 133. & quot; Según Cundall, muchos soldados regresaron a Jamaica con dinero, después de haber enviado ya a casa cantidades considerables. Todos los soldados también eran elegibles para obtener préstamos para comprar tierras o, si los soldados ya poseían tierras, para construir casas, comprar ganado y cultivar. Se crearon comités de reempleo en cada parroquia con información sobre sueldos y pensiones, el tratamiento de los inválidos y discapacitados, así como los arreglos para obtener trabajo.

--Algunos de ustedes pueden morir, advirtió, muchos serán heridos, pero al despedirlos, espero que los que caigan caigan gloriosamente, sus rostros hacia el enemigo, la victoria brillando en sus bayonetas. & quot

Según el veterano Eugent Clarke, quien, junto con miles de otras tropas del BWIR, fueron retenidas durante casi un año al final de la guerra por la Oficina de Guerra Británica en un campamento en Taranto, Italia, cuando regresaron a casa, los tiempos eran igual de difíciles. como lo habían sido antes de la guerra. Todavía era difícil conseguir trabajo y ese trabajo todavía se basaba en gran medida en la agricultura. Hasta un tercio de los veteranos fueron a Cuba donde los precios del corte de caña eran más altos. Esta desilusión se produjo después de la aún mayor de Taranto, donde Clarke y sus compañeros soldados del BWIR fueron prácticamente mantenidos prisioneros en grandes cuarteles que todavía están en pie, por su oficial al mando británico quien, como resultado del prejuicio del color, no solo les asignó trabajos forzados sino también labores degradantes como la limpieza de baños para las tropas blancas. También se negó a permitir pases de día y tiempo recreativo.

El 6 de diciembre de 1918 las tensiones en Taranto alcanzaron un punto de ebullición y los soldados de la BWIR, que no entendían por qué no los habían enviado a casa y no querían nada más que volver a casa, se amotinaron. Atacaron a sus oficiales y agredieron severamente a los comandantes de sus unidades, enviando ondas de choque a todo el ejército británico. A los cuatro días los amotinados se rindieron y todo el regimiento sufrió la humillación de ser desarmado. Los amotinados fueron severamente castigados, uno fue fusilado, otro ejecutado por un pelotón de fusilamiento y otro condenado a prisión. Cuando las últimas tropas del BWIR fueron finalmente repatriadas en septiembre de 1919, fueron acompañadas por tres cruceros para evitar disturbios una vez que los barcos atracaran en los puertos de Jamaica, Barbados y Trinidad. A estos soldados del BWIR no se les dio la bienvenida a los héroes porque simplemente había un gran temor por parte de los colonos de que estos soldados, bien entrenados y ahora más conscientes políticamente, pudieran causar estragos en el status quo bajo el cual se gobernaba la vida colonial.

Hoy en día, los veteranos caribeños de la Primera Guerra Mundial son bien recordados en la región, pero no en Gran Bretaña, donde se está produciendo lentamente una reescritura de la historia para incluir el punto de vista del hombre de color. En Jamaica, finalmente se erigieron monumentos alrededor de la isla para los 1000 hombres que perdieron la vida. Estos incluyen un monumento de 20 pies en el patio de la iglesia parroquial de Montego Bay, uno de 20 pies en Morant Bay, un obelisco en St. Ann's Bay, otro en Kingston en Wolmer's School y una capilla en Jamaica College. También se colgaron monumentos de guerra en Manning's School, Savanna-la-Mar, y Mico Training College, Kingston. El Monumento Nacional de Guerra de Jamaica, una cruz de 1,5 toneladas y 29 pies, hecha de piedra de Jamaica extraída en Knockalva con paneles de mármol de la isla Serge, con la inscripción `` A los hombres de Jamaica que cayeron en la Gran Guerra, 1914-18. Su nombre vive para siempre '' fue erigido en 1922 en lo que entonces se llamaba Memorial Square, en Church St. en Kingston. En su inauguración del 11 de noviembre, los espectadores llenaron las calles, incluso llenando los techos de los edificios gubernamentales cercanos. Cerca de los monumentos se encontraban los familiares de aquellos hombres que habían caído en la Gran Guerra.

En 1953, este cenotafio (un monumento erigido en honor a las personas enterradas en otro lugar) se trasladó a su ubicación actual en la sección del Parque Nacional de los Héroes de lo que todavía se llama oficialmente Parque Conmemorativo del Rey Jorge VI. Está custodiado por soldados de la Fuerza de Defensa de Jamaica (JDF) y un Cambio de Guardia ceremonial acompañado por la música de una de las bandas militares de la JDF y uno de los Cuerpos de Tambores del Regimiento de Jamaica tiene lugar el primer domingo de cada mes a las 9 am Todos los días de 8 am a 9 am dos centinelas realizan sus simulacros que están abiertos al público. El Domingo de la Memoria de cada noviembre, se colocan coronas de flores en el monumento para conmemorar la valentía de aquellos que sirvieron.

Para obtener información sobre el JDF, visite www.jdfmil.org

Fuentes: F. Cundall, Jamaica's Part in the Great War, 1915-1918. (Londres: IOJ, por la Comisión de las Indias Occidentales, 1925), M. Needham por permiso para usar material protegido por derechos de autor en la Jamaica Military Band y la Jamaica Regiment Band, M. Goodman y V. Rushton. "Un pasado de Jamaica, un vistazo a los últimos campos de batalla más sangrientos sobrevivientes de la historia: una visita con el último veterano sobreviviente de la Primera Guerra Mundial de Jamaica". Boletín de la Sociedad Histórica de Jamaica, vol 11, (3), 52-57. La BBC, Canal 4, documental en tres partes, & quotMutiny & quot 1999.

Próximamente el 26 de noviembre: La serie explora los grandes hoteles de Jamaica

& quot; Sus artículos sobre las piezas del pasado me parecieron muy entretenidos e interesantes de leer. Para mí, como historiador, estas piezas llegan en un momento en el que los jamaicanos necesitan reconectarse con su pasado y los esfuerzos de Gleaner a través de este medio son bastante encomiables.

Lo llevaremos a dar un paseo por los recuerdos durante los próximos seis meses. A lo largo de este viaje, reviviremos varios eventos que
tuvo un impacto significativo en el desarrollo social, político y económico de Jamaica. Mientras viajamos, comparta su experiencia con nosotros.

Envíe sus comentarios a:

Pedazos del pasado,
The Gleaner Company Ltd.,
Calle 7 del norte, Kingston


Contenido

En 1914, los problemas estaban aumentando en Europa. Muchos países temían la invasión del otro. Por ejemplo, Alemania se estaba volviendo cada vez más poderosa y los británicos vieron esto como una amenaza para el Imperio Británico. Los países formaron alianzas para protegerse, pero esto los dividió en dos grupos. Alemania y Austria-Hungría habían sido aliados desde 1879. Luego formaron la Triple Alianza con Italia en 1882. Francia y Rusia se convirtieron en aliados en 1894. Luego se unieron a Gran Bretaña para formar la Triple Entente.

En 1908, Austria-Hungría se había apoderado de Bosnia, una región próxima a Serbia. Algunas personas que vivían en Bosnia eran serbias y querían que el área fuera parte de Serbia. Uno de ellos fue la organización Mano Negra. Enviaron hombres para matar al archiduque Francisco Fernando de Austria cuando visitó Sarajevo, la capital de Bosnia. Todos fallaron en matarlo con granadas mientras pasaba entre una gran multitud. Pero uno de ellos, un estudiante serbio llamado Gavrilo Princip, le disparó a él y a su esposa embarazada con una pistola.

Austria-Hungría culpó a Serbia del asesinato. Alemania apoyó a Austria-Hungría y prometió su apoyo total en caso de que entrara en guerra. Austria-Hungría envió un Ultimátum de julio a Serbia, enumerando 10 reglas muy estrictas que tendrían que aceptar. Muchos historiadores piensan que Austria-Hungría ya quería una guerra con Serbia. Serbia aceptó la mayoría de las diez reglas de la lista, pero no todas. Austria-Hungría luego declaró la guerra a Serbia. Esto condujo rápidamente a una guerra a gran escala. [8] Los aliados de ambos países se involucraron en la guerra en cuestión de días.

Rusia se unió a la guerra del lado de Serbia porque la gente de Serbia era eslava al igual que Rusia y los países eslavos habían acordado ayudarse mutuamente si eran atacados. Dado que el Imperio Ruso era un país grande, tuvo que acercar a los soldados a la guerra, pero Alemania temía que los soldados de Rusia también atacaran a Alemania. A Rusia no le agradaba Alemania por las cosas que Alemania había hecho en el pasado para fortalecerse. Alemania declaró la guerra a Rusia y comenzó a llevar a cabo un plan creado mucho antes para librar una guerra en Europa. Debido a que Alemania está en el centro de Europa, Alemania no podría atacar al este hacia Rusia sin debilitarse al oeste, hacia Francia. El plan de Alemania implicaba derrotar rápidamente a Francia en el oeste antes de que Rusia estuviera lista para luchar, y luego mover sus ejércitos hacia el este para enfrentar a Rusia. Alemania no pudo invadir Francia rápidamente y directamente, porque Francia había puesto muchos fuertes en la frontera, por lo que Alemania invadió el país vecino de Bélgica para luego invadir Francia a través de la indefensa frontera franco / belga. Gran Bretaña luego se unió a la guerra, diciendo que querían proteger Bélgica. Algunos historiadores piensan que incluso si Alemania se hubiera quedado fuera de Bélgica, los británicos aún se habrían unido a la guerra para ayudar a Francia.

Pronto la mayor parte de Europa se involucró. El Imperio Otomano (ahora Turquía) se unió a la guerra del lado de Alemania y Austria-Hungría. No está claro por qué entraron o eligieron luchar de su lado, pero se habían hecho amigos de Alemania. Aunque Italia estaba aliada con Alemania y Austria-Hungría, solo habían acordado luchar si esos países eran atacados primero. Italia dijo que debido a que Austria-Hungría había atacado a Serbia primero, no necesitaban pelear. También habían comenzado a odiar a Austria-Hungría, por lo que en 1915, Italia se unió a la guerra del lado de las potencias aliadas.

Alemania se alió con Austria-Hungría. Rusia se alió con Serbia. El gobierno alemán temía que debido a que Austria-Hungría había atacado a Serbia, Rusia atacaría a Austria-Hungría para ayudar a Serbia. Debido a esto, Alemania sintió que tenía que ayudar a Austria-Hungría atacando a Rusia primero, antes de que pudiera atacar a Austria-Hungría.

El problema era que Rusia también era amiga de Francia, y los alemanes pensaron que los franceses podrían atacarlos para ayudar a Rusia. Así que los alemanes decidieron que podían ganar la guerra si atacaban a Francia primero y rápidamente. Podían movilizarse muy rápidamente. Tenían una lista de todos los hombres que tenían que unirse al ejército, y adónde tenían que ir esos hombres, y los horarios de cada tren que llevaría a esos hombres a donde tendrían que luchar. Francia estaba haciendo lo mismo, pero no podía hacerlo tan rápido. Los alemanes pensaron que si atacaban a Francia primero, podrían "sacar a Francia" de la guerra antes de que Rusia pudiera atacarlos.

Rusia tenía un gran ejército, pero Alemania pensó que se necesitarían seis semanas para movilizarse y mucho tiempo antes de que pudieran atacar a las Potencias Centrales. Eso no era cierto, porque el ejército ruso se movilizó en diez días. Además, los rusos se adentraron profundamente en Austria.

Gran Bretaña se alió con Bélgica y rápidamente se involucró en la guerra. Gran Bretaña había prometido proteger la neutralidad belga. Alemania pasó por Bélgica para llegar a París antes de que Rusia pudiera movilizarse y abrir un segundo frente contra ellos. El 4 de agosto de 1914, Gran Bretaña declaró la guerra a Alemania en apoyo de Bélgica. Gran Bretaña tenía el imperio más grande (gobernaba una cuarta parte del mundo). Si Alemania conquistaba Francia, podría tomar las colonias de Gran Bretaña y Francia y convertirse en el imperio más grande y poderoso del mundo.

Gran Bretaña también estaba preocupada por el creciente poder militar de Alemania. Alemania estaba convirtiendo su gran ejército en uno de los más poderosos del mundo. El ejército británico era bastante pequeño. La Royal Navy británica era la más grande y mejor del mundo, y en el siglo XIX eso fue suficiente para evitar que otras potencias navales atacaran. Alemania era una potencia terrestre y Gran Bretaña era una potencia marítima. Pero ahora los alemanes estaban construyendo una gran armada. Esto fue visto como una amenaza para Gran Bretaña. Sin embargo, la decisión de declarar la guerra se tomó bajo su alianza con Bélgica en el Tratado de Londres (1839). El gobierno podría haber decidido de otra manera. Nadie previó cuánto duraría la guerra y cuáles serían los terribles costos.

El Imperio Otomano (Turquía) entró en guerra porque estaba secretamente aliado con Alemania y dos buques de guerra turcos tripulados por personal de la Armada alemana bombardearon ciudades rusas.

Gran Bretaña también luchó contra Turquía porque el Imperio Otomano apoyaba a Alemania. Gran Bretaña no tenía ninguna animosidad hacia los turcos. [10] Sin embargo, al luchar contra los turcos en la región de Mesopotamia (en lo que ahora se llama Irak), en la Península Arábiga y otros lugares, Gran Bretaña pudo derrotarlos con la ayuda del ejército británico de la India. [11] Más tarde, después de que terminó la guerra, Gran Bretaña pudo obtener algunas áreas del antiguo imperio turco que se estaba desintegrando, y agregarlas al Imperio Británico. [11]

Grecia entró en la guerra porque su líder apoyó la causa aliada. Grecia y Serbia se habían independizado, pero muchos griegos todavía vivían en tierras que alguna vez fueron griegas pero que ahora estaban en el Imperio otomano turco. Habiendo ganado recientemente las guerras de los Balcanes, los griegos querían especialmente controlar otras tierras del norte que estaban bajo el dominio búlgaro y turco, por lo que declararon la guerra. Turquía mató a la mayor parte del ejército griego cuando los griegos intentaron recuperar partes de Turquía. Otra guerra comenzó cuando los griegos bombardearon un tren. Turquía devolvió a Grecia a su propio territorio. Desde entonces, los griegos nunca más declararon la guerra, mientras que Turquía tenía uno de los ejércitos más grandes del mundo.

Bulgaria, como Grecia y Serbia, era propiedad de Turquía antes de que Bulgaria se separara de Turquía. Bulgaria reclamó gran parte de la tierra turca como perteneciente a Bulgaria. Los serbios y griegos se sintieron defraudados porque sentían que la tierra pertenecía a Grecia o Serbia. Los griegos y los serbios recuperaron la tierra que enfureció a Bulgaria y llevó al país a convertirse en aliado de Turquía. Declararon la guerra a Serbia y Grecia, pero Bulgaria perdió esta guerra.

La Revolución Rusa hace que Rusia luche contra Alemania y los bolcheviques al mismo tiempo. Rusia se rindió a Alemania debido al hecho de que los rusos también estaban luchando contra los soviéticos. Necesitaba salir de la guerra, por lo que le pagaron a Alemania muchos marcos alemanes para que dejaran de luchar entre ellos para que pudieran concentrarse en luchar contra los soviéticos.

La mayoría de la gente pensó que la guerra sería corta. Pensaron que los ejércitos se moverían rápidamente para atacarse entre sí y que uno derrotaría al otro sin que mataran a demasiadas personas. Pensaban que la guerra se trataría de soldados valientes; no entendían cómo había cambiado la guerra. Only a few people, for example Lord Kitchener said that the war would take a long time.

In the beginning of the war, Italy was in the Central Powers. But then Italy changed the side of the Entente Powers because they had promised land across the Adriatic sea.

Germany's generals had decided that the best way to defeat France was to go through Belgium using a plan called the Schlieffen Plan. This was invented by the German Army Chief of Staff, Alfred Von Schlieffen. They could then attack the French army at the north side and the south side at the same time. The German Army went into Belgium on August the 4th. On the same day, Great Britain started a war on Germany, because Britain was a friend of Belgium. The British had said some time before, in 1839, that they would not let anyone control Belgium, and they kept their promise.

When the Germans got to the Belgian city of Liège, the Belgians fought very hard to stop them from coming into the city. The Germans did finally push the Belgians out of the city, but it had taken longer than the German generals had planned. Then the Germans attacked the north side of the French army. The French and the British moved men up to fight the Germans. They could do this because the Belgians had fought so long at Liège. But the Germans pushed the French back at the frontiers, and the British held the Germans back at Mons, but afterwards they also fell back to join up with the retreating French army, until they were stopped at the river Marne. This was the First Battle of the Marne or Miracle of the Marne.

In the East, the Russians had attacked the Germans. The Russians pushed back the Germans, but then the Germans defeated the Russians at the Battle of Tannenberg.

Trench warfare killed great numbers of soldiers. New weapons, such as machine guns, and long-range artillery had an increased rate of fire that cut down huge numbers of soldiers during mass charges, a tactic leftover from older warfare. The men on both sides took spades and dug holes, because they did not want to be killed. The holes joined up into trenches, until the lines of trenches went all the way from Switzerland to the North Sea. In front of the trenches, there was barbed wire that cut anyone who tried to climb over it, and land mines that blew up anyone who tried to cross. Late in the war, poison gas was also an important weapon.

The new machine guns, artillery, trenches and mines made it very difficult to attack. The generals had fought many wars without these, so they ordered their armies to attack in the old style of marching in rows- allowing the enemy to shoot them down easily. At the Battle of the Somme in 1916 60,000 British men died in a single day. It was one of the bloodiest days in the history of the British army. Late in the war the British and French invented tanks and used them to attack entrenched Germans but could not make enough of them to make a big difference. The Germans invented special Sturmabteilung tactics to infiltrate enemy positions, but they also were too little, too late.

The British used whistles to communicate to other soldiers, so before they shelled the German trenches, they would sound the whistle. However, the Germans caught on to this tactic after a while, so after the shelling, when the British soldiers came to finish off the German soldiers, the Germans were ready with their machine guns, because they knew the British were coming.

Airplanes were first used extensively in World War I. Airplanes were not used very much in fighting before World War I. It was the first war to use airplanes as weapons. Airplanes were first used for reconnaissance, to take pictures of enemy land and to direct artillery. Generals, military leaders, were using airplanes as an important part of their attack plans at the end of the war. World War I showed that airplanes could be important war weapons.

Airplanes in World War I were made of wood and canvas, a type of rough cloth. They did not last for a long time. They could not fly very fast at the beginning of the war. They could only fly up to 116 kilometers per hour, or 72 miles per hour. At the end of the war they could fly up to 222 kilometres per hour (138 miles per hour). But they could not fly as fast as planes today. Guns were put on planes for the first time during the war. Pilots, people who fly the plane, used the guns to shoot enemy planes. One pilot used metal sheets, pieces of metal, to armor his airplane. Other pilots began using metal sheets, too. Pilots also made their airplanes better with machine guns, guns that shoot bullets much faster. Machine guns made fighting harder and more dangerous between airplanes.

Pilots had to wear certain clothes when flying an airplane in World War I because they flew high where the air is cold. The pilot's clothes kept them warm and protected them from the wind and cold. Pilots wore a leather coat to protect their bodies. They wore a padded helmet and goggles, large glasses with special lenses, to protect their head and face. They wore a scarf around their neck. The scarf kept the wind from blowing against their neck when they turned their head.

The German leaders decided to use submarines. These submarines were named U-boats, from the German word Unterseeboot (meaning underwater boat). The U-boats attacked passenger ships such as RMS Lusitania carrying civilians to the United Kingdom. They did not follow the laws of war, because the British would be able to easily destroy them if they did. America was selling weapons to Germany's enemies but not to Germany, thus not being neutral ("neutral" means to not take a side during a conflict). Many American and British noncombatants were killed by the submarines.

Germany also wrote a secret telegram note to Mexico in code suggesting that the two countries work together to attack the United States. This note is called the Zimmerman Telegram because it was sent by Arthur Zimmerman. It offered Mexico land in the southwestern United States that the United States took in previous wars. Spies from the United Kingdom found out about the note and told the United States. American people became angry and many decided that they wanted their country to enter the war against Germany. For the Zimmermann Telegram as well as the sinking of American ships by German U-boats, on April 6, 1917 the United States declared war against Germany and joined the Allies. [12]

The defeat of Russia on the Eastern Front caused unrest inside the Empire.

The First Russian Revolution Edit

In 1917, there was a revolution in Russia. The Tsar Nicholas II had to say he would not be Tsar any more, and that the people should have power. At first it was thought that Russia would fight harder now that the Tsar was gone. However, the Russian people did not want to fight anymore, because there was not sufficient food, appropriate armament, or adequate roads to supply its army. The war had been putting burdens on them, and many of them were poor and hungry. They began to hate their new government because it would not stop the war.

The Second Russian Revolution Edit

Then, there was the October Revolution. Two factions fought to rule over Russia. The Mensheviks lost against the Bolsheviks. The leader of the Bolsheviks was Vladimir Lenin (1870-1924) a Communist who followed the ideas of Karl Marx. The new government asked the Germans for peace and signed a peace treaty called Brest-Litovsk with the Central Powers in March 1918 at the city of Brest-Litovsk. The Germans and Russians stopped fighting. This gave Germany land in Eastern Europe and the Baltic Sea including the Baltics, Poland, Ukraine and Belarus. Finland also gained independence during the treaty.

After the war, the Germans had to agree to the Treaty of Versailles. Germany had to pay approximately $31.5 billion [13] in reparations. They also had to take responsibility for the war. Part of the treaty said the countries of the world should come together to make an international organization to stop wars from happening. This organization was called the League of Nations. The United States Senate did not agree with this, even though it was the idea of the US president, Woodrow Wilson. Woodrow Wilson tried to tell the American people that they should agree, but the United States never joined the League of Nations. Problems with the Treaty in Germany would later lead to the World War II.


The forgotten British soldiers of Italian WWI battle

Many tourists visit northern France and Belgium to see the cemeteries where soldiers killed in World War I are buried, but other British WWI war graves are less well-known or remembered, as army chaplain Andrew Martlew observes.

If the soldiers who lie in the British military cemetery at Granezza had died a few months earlier, their graves would have had a constant stream of visitors and their memorials at Tyne Cot or the Menin Gate would have been part of our national folklore.

But in the mountains of northern Italy, I was the first British person to sign the visitors' book this year, and hardly anyone remembers that the British fought alongside the Italians in World War I.

In the autumn of 1917, the British Army was fighting the third Battle of Ypres, the one they called Passchendaele.

The Italians were fighting the Austrians, and the Germans, at the twelfth Battle of the Isonzo, the one they called Caporetto - and they were losing, terribly.

Ernest Hemingway tells the story in A Farwell To Arms, and an English nurse is at the heart of that book - but the British soldiers who came to strengthen the new front line seem to have disappeared from sight.

They came straight out of the trenches of Flanders, from the cold and rain, the mud and the poison gas.

As they travelled down through France, the days got warmer.

In Italy, they had oranges and figs thrown to them as they marched to reinforce the Italian line.

Some were lucky, they moved into trenches that were on warm, dry hills.

Others were not so fortunate. The swamps north of Venice meant a return to the familiar mud, with the added joys of mosquitoes and malaria.

But in the early spring they left the Venetian plain and marched towards the foothills of the Alps which rise, without preamble, straight from sea-level to 3,000ft (900m) and more.

They managed the ascent by marching for 20 minutes then stopping for 10, through an achingly long day. And they found a very different world.

In many places, the pinewoods were still standing as they are now. Cool and shady today, but then still covered with snow and liable to burst into flames during Austrian artillery bombardments.

And the trenches are still there too.

If you know where to look, and are prepared to scramble up steep hillsides, you can still trace the trench systems. But they are nothing like the military engineering of Flanders.

No complex dugouts with wooden walls and beds for officers. Here the trenches were hewn and blasted out of solid rock.

They zigzagged without military sense as they followed fissures in the limestone. And when incoming artillery fire struck the rock, shrapnel from the shells was augmented by razor-sharp splinters of rock.

And there they stayed, up in the hills of the Asiago Plateau, through the summer of 1918, until 1 November.

Early that morning, with so little notice that the British troops did not get their pre-battle cup of tea, they attacked, and found the Austrian Army crumbling before them.

They became the first British troops to cross the pre-war boundaries into enemy territory. They advanced so fast that it was two days before their rations caught up with them - through woods, up and down precipitous slopes that dropped hundreds of feet at a time until, on 4 November 1918, their armistice was signed.

But there had been a cost.

Not the slaughter of the Somme, perhaps, but the sons of 712 families lie in the five small cemeteries in the woods along unpaved roads in the hills around Asiago.

Like all Commonwealth war cemeteries, they are immaculate. Surrounded by walls of rough-hewn grey granite blocks, the grass is neat - the tidy plants along the rows of white headstones waiting to flower in the clear mountain sunlight, and the only sound, beyond the wind whispering through the trees, is birdsong, pure and sweet.

But the memorial that affected me most, as I traced the British progress, was not a British cemetery, nor yet the white arch of marble that towers over the town of Asiago, where both Italian and Austrian bones are interred together.

What touched me most was a modern war memorial in a medieval village a few kilometres from Trentino, at a place where British soldiers stopped at the end of the war.

Carved in black on a gleaming slab of polished cream stone and separated by the upright of a thin black cross are 17 Italian names from WWI - when we were allies - and seven from WWII - when, for some of the time, we were enemies.

Perhaps that is why, as the fascists took control of Italy, the British role in the Italian war was quietly put out of sight.

Although the British cemeteries survived, as silent, perhaps inconvenient, but still protected witnesses of a former alliance. As they do to this day.

How to listen to From Our Own Correspondent

BBC Radio 4:
A 30-minute programme on Saturdays, 1130.
Second 30-minute programme on Thursdays, 1100 (some weeks only).
Listen online o Download the podcast

BBC World Service:
Hear daily 10-minute editions Monday to Friday, repeated through the day, also available to listen online.


Battles - The Battles of the Isonzo, 1915-17

The battles of the Isonzo were so-named because they were fought along the Isonzo River on the eastern sector of the Italian Front between June 1915 and November 1917.

The Isonzo is located today in present-day Slovenia. During the First World War however the sixty-mile long river ran north-south just inside Austria along its border with Italy at the head of the Adriatic Sea and then (as now) was flanked by mountains on either side.

Primary Sector for Italian Operations

The only practical area for Italian military operations during the war (the rest of the mountainous 400-mile length of the Front being almost everywhere dominated by Austro-Hungarian forces), the Austrians had taken due care to fortify the mountains ahead of the Italians' long-expected entry into the war on 23 May 1915.

Italian Chief of Staff Luigi Cadorna judged that Italian gains (from Gorizia to Trieste) were most feasible at the coastal plain east of the lower end of the Isonzo. However he also believed that the Italian army could strike further north and bypass the mountains either side of the river so as to come at the Austro-Hungarians in the rear.

Inherent Difficulties of the Isonzo

Not that he expected operations in the Isonzo sector to be easy. He was well aware that the river was prone to flooding - and indeed there were record rain-falls during 1914-18.

Further, when attacking further north the Italian army was faced with something of a dilemma: in order to safely cross the Isonzo they needed to knock out the Austro-Hungarian defenders looking on from the mountains above yet to neutralise these same forces they needed first to cross the river - an obstacle that the Italians never succeeded in satisfying.

In the south (along the coastal zone) geographic peculiarities, including a collection of ridges and valleys, conspired additionally to work to the Austro-Hungarian defenders' advantage.

Huge Casualties

Despite the huge effort and resources poured into the continuing Isonzo struggle the results were invariably disappointing and without real tactical merit, particularly given the geographic difficulties that were inherent in the campaign. The sector was chosen chiefly because it offered a greater prospect of Italian territorial gain.

Cumulative casualties of the numerous battles of the Isonzo were enormous. Half of the entire Italian war casualty total - some 300,000 of 600,000 - were suffered along the Isonzo. Austro-Hungarian losses, while by no means as numerous were nevertheless high at around 200,000 (of an overall total of around 1.2 million casualties).

10, 11 or 12 Battles?

It is a matter of debate as to just how many battles comprised the Isonzo. Undeniably innumerable one battle often appeared to merge into another. Some historians have assigned distinct names to a couple of the Isonzo struggles, most notably at Caporetto in October 1917, which would otherwise form the Twelfth Battle of the Isonzo.

This website lists Caporetto as both a standalone battle and as the final battle of the Isonzo thus the twelve battles are listed below. Details of each are available by selecting the appropriate link.

To view maps charting the progress of the campaign fought on the Italian Front click here and here and here and here.


10 Facts About Mobilisation and Recruitment for World War One

Here are 10 facts that tell the story of recruitment and mobilisation to World War One. As the network of alliances pulled more countries into a pan-European conflict, enthusiastic, jingoistic populations rose to support their governments. A sense that war was a noble enterprise, and in many cases high unemployment, drove young men to sign up.

Mobilisation followed pre-set plans which relied on anticipating enemy manoeuvres, and the sense of paranoia this engendered was a key factor in bringing countries into the war. Each wanted to advantage of mobilising first, and feared the possibility of being caught unprepared.


WW1 dates

World War 1 was fought between July 28, 1914 – November 11, 1918

To Goemans, World War I illustrates a modern insight into the nature of war—that it basically takes two sides to fight. One side can always capitulate or accede to the other side’s demands, trying to avoid war. It raises the question of why all players decide to fight.

“I study war not because it’s cool, or because there are big explosions and big weapons, but because it’s truly horrific,” says Goemans. “But at the same time you have to ask also, ‘Why does this form of dispute resolution work? Why does killing hundreds of millions of people make an agreement possible where there was no agreement possible before?’ ”

Alas, the peace that followed the “war to end all wars,” lasted only two decades.

List of site sources >>>


Ver el vídeo: Ataque italiano con armaduras Farina Primera guerra mundial -pelicula italiana- (Enero 2022).