La historia

En busca de la tierra prometida: el viaje de San Brendan

En busca de la tierra prometida: el viaje de San Brendan



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Entre los siglos IX y X d.C., en una abadía europea desconocida, un autor anónimo contó la historia de un monje irlandés y sus 14 compañeros que se embarcaron en un peligroso viaje en el siglo V d.C. El monje se llamaba Brendan y su destino era el Terra repromissionis sanctorum, la Tierra Prometida de los santos. El texto, conocido como Navigatio Sancti Brendani abbatis, es el relato de una increíble aventura a través de paisajes fantásticos, pero -como muchos textos narrativos ambientados en lo “fantástico” - combina elementos legendarios con detalles útiles sobre la cultura, creencias e incluso actitud mental del autor. Esto era típico de los textos hagiográficos medievales, que estaban destinados a narrar los hechos de los santos y sus milagros, pero que, no obstante, reflejaban las mentalidades, ansiedades y anhelos del mundo en el que habían sido escritos.

La historia de Brendan no pertenece al género de la hagiografía, sino a una rama irlandesa específica de historias sobre santos: la immrama, “Cuentos de viajes”. El surgimiento de este género literario indígena estuvo relacionado con la forma peculiar que adoptó el monaquismo irlandés en comparación con otros modelos europeos. Los monjes irlandeses eran más ascéticos, austeros, y también lo eran sus Regulae. Lo más importante es que se caracterizaron por una marcada inclinación a viajar a tierras remotas para fundar nuevos monasterios. San Columbano (543–615 d. C.), por ejemplo, dejó Bangor y viajó por todos los bosques de la Galia durante años, y finalmente llegó a Bobbio en el norte de Italia. St. Brendan no fue diferente: sin embargo, su destino sí lo era.

La idea de navegar en busca de la Tierra Prometida de los santos vino de Barinth, el abad de Drumcullen, un pariente lejano de Brendan. Barinth le habló de una isla maravillosa, un lugar donde no había hambre, sed ni oscuridad. ¿Deberíamos sorprendernos de que Dios tuviera reservado para sus hombres más piadosos un lugar de abundancia, donde los temores humanos típicos, la falta de comida y la muerte, fueran desterrados?

Por supuesto no. El cristianismo, al igual que muchas otras religiones, basó su fuerza en un acuerdo atractivo: requería una inversión inicial en la fe y ofrecía una estadía final (pero eterna) en un más allá celestial. Curiosamente, y no muy diferente del antiguo Valhalla nórdico, el más allá cristiano también parecía un maravilloso salón de banquetes (Mt 22: 1-14): cálido y con platos inagotables a base de carne, en contraste con el oscuro mundo exterior, “donde había será el llanto y el crujir de dientes ”.

Después del ayuno, los monjes construyeron un bote de madera, lo cubrieron con cuero bovino y finalmente zarparon con provisiones durante 40 días.

Las palabras de Barinth fueron suficientes para convencer a Brendan y sus compañeros de hacerse a la mar en busca del cielo celestial. Terra repromissionis. El caso es que ... se fueron con el estómago vacío. Antes de partir, de hecho, decidieron ayunar durante 40 días, de acuerdo con el modelo bíblico arquetípico. La razón era doble y en dos niveles: el autor quería conectar su historia con la Biblia; los personajes necesitaban purificar sus cuerpos y sus almas siguiendo las obras de los profetas bíblicos.

¿Historia de amor?

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

Después del ayuno, los monjes construyeron una barca de madera, la cubrieron con cuero de vacuno y finalmente zarparon con provisiones durante 40 días: claro, tenían previsto llegar a la tierra prometida dentro de ... “tiempos bíblicos”. En realidad, su estimación resultó bastante precisa, y no fue cuestión de suerte: Dios, desde Su puesto de avanzada invisible, los estaba guiando.

En el momento en que los monjes se quedaron sin comida, inmediatamente vieron una isla y se dirigieron hacia ella. Tardaron tres días en atracar finalmente cuando, a la novena hora, vieron una pequeña bahía adecuada para fondear: no hace falta decir que estos números no eran una coincidencia, y todos estaban conectados con los simbólicos bíblicos (3, múltiplos de 3, etc. .). La compañía fue recibida por un perro alegre, y Brendan inmediatamente reconoció a la mascota como un mensajero de Dios. Los condujo a una gran vivienda donde la mesa, las sillas y el agua se habían colocado elegantemente dentro de un amplio atrio, casi como si la propia morada hubiera estado esperando la llegada de los monjes irlandeses. De repente, la mesa se puso sola, y los monjes tenían un pan blanco y un pescado para comer cada uno: un almuerzo generoso y milagroso que estaba en total armonía con la típica dieta monástica (en la que a menudo se reemplazaba la carne por pescado como penitencia). razones relacionadas).

A la mañana siguiente, encontraron la mesa puesta milagrosamente una vez más: y durante tres días, Dios los alimentó en ese lugar celestial de abundancia. Al cuarto día, los monjes estaban listos para salir de la isla, cuando un juvenis (un niño) se les acercó llevando una canasta llena de pan y un poco de agua. Este regalo espontáneo de un extraño, que los alimentó hasta Pascua, tampoco fue una coincidencia, y no sería un hecho aislado.

Navegaron de nuevo por el océano, y al cabo de un rato vieron tierra y bajaron a tierra: era Jueves Santo. El Sábado Santo apareció un hombre trayendo pan y otras provisiones. También agregó que les llevaría más víveres en ocho días, pues ya sabía dónde atracarían. Todos estos benefactores desconocidos fueron claramente enviados por Dios, y eran otro rasgo típico de los cuentos hagiográficos medievales tempranos.

Detrás del atractivo literario de estos cuentos, entonces, estaba el mensaje subyacente de que el cristianismo era la respuesta a los problemas y temores cotidianos.

Finalmente levaron anclas y, después de permanecer un día en el lomo de un pez gigante llamado Jasconius (que confundieron con una isla), los monjes se detuvieron en una isla donde los pájaros cantaban salmos y alababan al Señor. Allí, Brendan y sus compañeros celebraron la Pascua, y luego el mensajero de Dios apareció nuevamente y les dio de comer y beber. Le dijo a Brendan que esas provisiones serían más que suficientes para mantenerlos hasta Pentecostés.

El hombre cumplió su palabra. El día de Pentecostés regresó y llevó toda la comida necesaria para la celebración; luego, ocho días después, antes de que partieran, les dio tantas provisiones como pudo llevar su bote. Los monjes se estaban acercando a su destino final, pero aún tenían que recorrer un largo camino. Ahora, estaban solos con los mares.

Aproximadamente tres meses después, Brendan llegó a la isla de St. Albeus. Aquí, un anciano les dio la bienvenida y los condujo a un monasterio cercano. Brendan y sus compañeros recibieron panes blancos y raíces exquisitas: alimentos que reflejaban los de los ermitaños y monjes irlandeses, pero que eran más sabrosos, deliciosos y celestiales. El pan en los monasterios podía ser blanco (hecho con trigo), pero a menudo era negro (hecho con granos inferiores): la comida monástica estaba destinada a mortificar el cuerpo, no a complacerlo. Del mismo modo, los ermitaños solían consumir raíces en los bosques y no se consideraban un manjar.

El abad del monasterio les dijo a los extraños que todos los días encontraba panes tan milagrosos en la despensa, y que Dios les daba toda la comida que necesitaban. También les dijo que los habitantes de esa isla no envejecían, ni sentían frío ni calor: las angustias del mundo humano no pertenecían a la isla de San Albéus.

El viaje de Brendan a la Tierra Prometida continuó bajo la vigilancia de Dios, quien ayudaría a los monjes irlandeses de muchas formas. Por ejemplo, enviándoles un gran pájaro que sobrevoló su bote llevando en el pico una rama de un árbol desconocido del que colgaba un racimo de uvas excepcionalmente rojas y maduras. El pájaro dejó caer la rama sobre el regazo de Brendan y la comida celestial llenó a los hermanos durante 12 días (otro número simbólico). Este y otros milagros paralelos en el Navigatio Sancti Brendani estaban claramente destinados a recordar cuentos de milagros bíblicos, como el de la maná del cielo, o de las codornices que Dios envió a Moisés. El cristianismo perpetuaría la memoria de estas maravillas a lo largo de toda la Edad Media gracias a la Vitae de los santos, y con razón: tales historias edificarían a los fieles mostrándoles que el único problema aparente con el monoteísmo cristiano - la distancia que separa al hombre de Dios - es mucho más irrelevante de lo que podría haber parecido. Tan incognoscible e inalcanzable como era, Dios se había sacrificado a sí mismo en la cruz y había enviado profetas y santos para realizar milagros y cuidar de la gente común, los pobres, los enfermos, etc. Detrás del atractivo literario de estos cuentos, entonces, estaba el mensaje subyacente (pero extremadamente poderoso) de que el cristianismo era la respuesta a los problemas cotidianos, así como a los miedos y ansiedades más profundos de la vida mortal.

Casi al final de su fantástica aventura, Brendan tocó tierra en la isla de Paul el ermitaño. Este ermitaño le dijo al monje irlandés que una nutria le había estado trayendo pescado y leña durante 30 años, una vez cada tres días. Nunca sintió hambre gracias al Señor, ni sed, ya que todos los domingos un manantial de agua brotaba de una roca ... no muy diferente de un conocido milagro que se presenta en el Libro del Éxodo.

Sí, Brendan y sus monjes encontraron el Terra repromissionis sanctorum, Al final. Pero, como se ha señalado, el autor de la Navigatio Quería hacer un paralelo entre un viaje tan peligroso a través de mares e islas desconocidas y el viaje de la vida en el mundo. Quería que los lectores y oyentes entendieran que si tenían fe, nunca se quedarían solos. Era tan fácil como eso, por difícil que pudiera sonar. Simbólicamente hablando, el Navigatio alegoriza este mensaje en los episodios repetidos de las ofrendas espontáneas de comida, ya sea por personajes desconocidos, animales o fuerzas misteriosas: una estrategia retórica que nos recuerda -si es que alguna vez fue necesaria- que la comida es lenguaje.


Buscando Saint Brendan & # 8217s Island

A lo largo de los años, he notado la ubicación de Saint Brendan & # 8217s Island en mapas históricos. Sentí curiosidad por la isla mítica y la historia detrás de ella. Saint Brendan & # 8217s Island se colocó en diferentes lugares en los mapas del Océano Atlántico. La isla a menudo se colocaba al oeste de Inglaterra e Irlanda. También se situó más al sur cerca de las Islas Canarias. La isla lleva el nombre de un santo monástico irlandés, San Brendan de Clonfert. San Brendan a menudo se conoce como & # 8220Saint Brendan the Navigator & # 8221 debido a sus extensos viajes por mar.

San Brendan nació en Irlanda alrededor del 489 d.C. Fundó varias iglesias y monasterios. El más famoso fue el monasterio de Clonfert en el condado de Galway, donde se desempeñó como abad. & # XA0 San Brendan fue enterrado en el monasterio de Clonfert en 570 d. C. El edificio original ya no existe, sin embargo, la Catedral de Clonfert fue construida durante el siglo XII en el sitio del antiguo monasterio.

A continuación se muestra un mapa de inspección de municiones del siglo XIX de las inmediaciones de la catedral de Clonfert.

Detalle de Condado de Galway. Encuesta de artillería, 1881. División de Geografía y Mapas.

Los viajes de Saint Brendan & # 8217 se describieron en un manuscrito de principios del siglo IX titulado Navigatio Sancti Brendani Abbatis (Los viajes de San Brendan el abad). Según el manuscrito, otro monje le contó a San Brendan sobre una isla paradisíaca llamada La Tierra Prometida de los Santos. San Brendan y varios monjes irlandeses decidieron buscar la isla. Construyeron un bote pequeño y lo abastecieron de provisiones. Comenzaron a quedarse sin comida durante el viaje. La tripulación aterrizó en una isla desierta y siguió a un perro hasta un edificio deshabitado. Dentro del edificio encontraron un banquete que alguien les había preparado.

San Brendan y su tripulación desembarcaron en varias islas. La isla de las ovejas, El paraíso de las aves y la isla de las uvas son los nombres de algunos de los lugares que visitaron. Los monjes vieron un pilar de & # 8220cristal brillante & # 8221 y una montaña & # 8220 que arrojaba llamas & # 8221 durante sus viajes. Aterrizaron en una isla sin arena ni vegetación para celebrar la Misa de Pascua. Los monjes se apresuraron a regresar a su bote cuando el suelo debajo de ellos comenzó a moverse y se dieron cuenta de que estaban celebrando la Misa en el lomo de una ballena y no en una isla.

Saint Brendan y su tripulación finalmente llegaron a La Tierra Prometida de los Santos (Saint Brendan & # 8217s Island) después de viajar durante varios años. La isla fue descrita como una & # 8220 tierra amplia llena de árboles que dan frutos & # 8221 & # xA0. Se quedaron en la isla durante cuarenta días y recolectaron piedras preciosas y frutas antes de emprender su viaje de regreso a Irlanda.

Desde el siglo XIII al XVIII, los cartógrafos colocaron Saint Brendan & # 8217s Island en sus mapas. Se lanzaron expediciones para encontrar la isla. Algunos exploradores afirmaron que habían visto Saint Brendan & # 8217s Island durante sus viajes. En el siglo XIX, el interés por la isla se desvaneció y ya no se mostraba en los mapas.

El Mappa Mundi depositado en la Catedral de Hereford en Inglaterra es un ejemplo de un mapa temprano que muestra Saint Brendan & # 8217s Island. El Hereford Mappa Mundi se creó alrededor del año 1300. Una vista interactiva del mapa está disponible aquí. Saint Brendan & # 8217s Island se muestra como & # 8220Fortunate Insulae Sex Sunt Insulae Sct. Brandani & # 8221 junto al punto de contacto más bajo en la parte inferior del mapa.

Las siguientes imágenes son de mapas que se encuentran en la División de Geografía y Mapas. Los mapas se pueden ver en su totalidad haciendo clic en las imágenes.

La imagen de abajo es de un mapa del Atlántico Norte que se publicó en 1570. La isla de Saint Brendan & # 8217s se encuentra al norte del tritón. Se escribe S. Brandain.

Detalle de Scandia siue regiones septentrionales. Publicado por Abraham Ortelius, 1570. División de Geografía y Mapas.

El siguiente detalle es de un mapa del mundo que se publicó en 1602. La isla se escribe S. Braindan. Se muestra al este de Terranova en la esquina superior derecha de la imagen.

Detalle de Orbis terrae novissima descriptio. Publicado por Jean le Clerc, 1602. División de Geografía y Mapas.

A continuación se muestra un detalle de un mapa del mundo & # xA0 que se publicó en 1643. La isla se muestra en el Atlántico Norte como S. Brandan. Se encuentra al noreste del pez gigante y al suroeste de Inglaterra e Irlanda.

Detalle de Vniversale descrittione di tvtto il monde de Giaseppi Rosaccio. Publicado por Giovanni Battista Mazza, 1643. División de Geografía y Mapas.

La imagen que se muestra a continuación es de un mapa de la costa oeste de África que se publicó en 1792. La isla de San Brendan se muestra al oeste de las Islas Canarias. Se escribe Isle de St. Borondon.

Guillaume de L & # 8217Isle. Detalle de Carte de la Barbarie, le la Nigritie et del la Guin & # xE9e. Publicado por Chez Ian Bt. Elwe, 1792. División de Geografía y Mapas

Existen numerosas teorías sobre los viajes de San Brendan. El pilar de & # 8220bright crystal & # 8221 puede haber sido una descripción de un iceberg. La montaña & # 8220 echando chispas de llamas & # 8221 podría haber sido un volcán. En mi opinión personal, la tripulación pudo haber llegado a Islandia o Groenlandia, sin embargo, las Islas Canarias estaban demasiado lejos de Irlanda para llegar en un bote pequeño. los Navigatio Sancti Brendani Abbatis fue escrito hace más de mil años, solo podemos especular sobre qué tan lejos viajaron Saint Brendan y su tripulación y qué islas visitaron realmente.

Lea más sobre Saint Brendan & # 8217s Island en los siguientes libros:

  • El atlas de tierras legendarias: reinos legendarios, islas fantasmas, continentes perdidos y otros mundos míticos por Judyth A. McLeod, páginas 129-138. & # xA0
  • El atlas fantasma: los mayores mitos, mentiras y errores en los mapas por Edward Brooke-Hitching, páginas 204-207.
  • Las islas desconocidas: un archipiélago de mitos y misterios, fantasmas y falsificaciones por Malachy Tallack ilustrado por Katie Scott, páginas 204-207.
  • Lea una traducción al inglés de Navigatio Sancti Brendani Abbatis en El viaje de San Brendan, viaje a la tierra prometida,traducido con una introd. por John J. O & # 8217Meara.

Un comentario

Muy interesante, especialmente porque tal geografía imaginaria duró hasta bien entrada la época moderna.
Pero Columbus y otros habían demostrado que si no buscas, no encuentras.

Añadir un comentario

Este blog se rige por las reglas generales del discurso civil respetuoso. Usted es totalmente responsable de todo lo que publique. El contenido de todos los comentarios es de dominio público a menos que se indique claramente lo contrario. La Biblioteca del Congreso no controla el contenido publicado. Sin embargo, la Biblioteca del Congreso puede monitorear cualquier contenido generado por el usuario a su elección y se reserva el derecho de eliminar contenido por cualquier motivo, sin consentimiento. Los enlaces gratuitos a sitios se consideran spam y pueden resultar en comentarios eliminados. Además, nos reservamos el derecho, a nuestra entera discreción, de eliminar el privilegio de un usuario para publicar contenido en el sitio de la Biblioteca. Lea nuestra Política de comentarios y publicaciones.


El viaje de San Brendan

Todos sabemos que un italiano, Cristóbal Colón, fue el primer europeo en descubrir América. ¿Pero tal vez un sacerdote de Tralee llegó primero?

El viaje de Saint Brendan: ¿realidad o ficción?

Brendan nació en Irlanda alrededor del 488 cerca de Tralee y navegó por el noroeste de Europa, como sacerdote, difundiendo la fe cristiana y fundando monasterios. El viaje más famoso de Saint Brendan fue & # 8216to el oeste & # 8217. Según la tradición, tenía más de setenta años cuando él y otros diecisiete monjes emprendieron un viaje hacia el oeste en un Currach (o barcaza): un barco con estructura de madera cubierto con pieles de buey cosidas. Los monjes buscaban el & # 8216Tierra Prometida de los Santos& # 8216, se dice que se encuentra muy al oeste de Irlanda.

El "Viaje de San Brendan" se convirtió en una parte importante del folclore y se han conservado muchos relatos del viaje. La historia del viaje describe volcanes subterráneos, afirma que los monjes fueron & # 8216 levantados a lomos de monstruos marinos & # 8217, fueron pasados ​​por & # 8216cristales que se elevaron hacia el cielo & # 8217 y fueron & # 8216 inflamados, con mal olor. rocas por los habitantes de una gran isla en la ruta & # 8217. Traducción: las ballenas eran amistosas, pasaban icebergs y los islandeses eran menos agradables en ese momento. La historia sugiere que los monjes exploraron hasta que encontraron & # 8216La tierra prometida de los santos & # 8217 y exploraron hasta que un gran río dividió la tierra.

Durante mucho tiempo, los escépticos no pudieron creer que un barco tan frágil como un Currach pudiera navegar en mar abierto. En 1976, un erudito de navegación británico, Tim Severin, recreó el viaje desde Dingle en un Currach construido utilizando los detalles descritos por Brendan & # 8211 y llegó a Terranova en trece meses. Por lo tanto, es posible que los exploradores en primitivos botes abiertos hubieran llegado a América.

Más evidencia parece sugerir que los monjes llegaron a América del Norte, tal vez incluso que el gran río estaba tan al sur como el Mississippi. Se han descubierto tallas de piedra que utilizan el antiguo alfabeto irlandés Ogham en Virginia Occidental (fechadas alrededor del período) y la tradición de los nativos americanos (Shawano) cuenta una historia cuando una tribu blanca con implementos de hierro habitó Florida.

Bueno, ahí lo tienes & # 8211, es posible que la historia sea cierta. O tal vez no… Me pregunto si un Currach podría llegar a la luna….


2. Hy-Brasil

Mucho antes de que los europeos pusieran un pie en América, los exploradores buscaron en vano la isla de Hy-Brasil, un atolón espectral que se dice acecha en la costa oeste de Irlanda. La historia de la isla probablemente proviene de la leyenda celta & # x2014su nombre significa & # x201CIsle of the Blest & # x201D en gaélico & # x201D & # x2014, pero sus orígenes precisos no están claros. Hy-Brasil comenzó a aparecer en mapas en el siglo XIV, generalmente en forma de una pequeña isla circular dividida en dos por un estrecho. Muchos marineros lo aceptaron como un lugar real hasta tan recientemente como el siglo XIX, y se convirtió en forraje popular para mitos y cuentos populares. Algunas leyendas describieron la isla como un paraíso perdido o una utopía, otras señalaron que estaba perpetuamente oscurecida por una densa cortina de niebla y niebla, y solo se hacía visible a simple vista cada siete años.

A pesar de su fantástica reputación, Hy-Brasil fue muy buscado por los exploradores británicos en el siglo XV. El navegante John Cabot lanzó varias expediciones para rastrearlo, y supuestamente esperaba encontrarlo durante su famoso viaje a la costa de Terranova en 1497. Los documentos de Cabot & # x2019s time afirman que los exploradores anteriores ya habían llegado a Hy-Brasil, lo que llevó a algunos investigadores para argumentar que estos marineros pueden haber viajado inadvertidamente hasta las Américas antes de Cristóbal Colón.


. St Brendan

S t. Brendan el Navegante (o Brandan o Brenainn), nació en lo que hoy es el condado de Kerry, Irlanda, alrededor del 486 d.C. Fue un gran viajero y fundador de iglesias y monasterios.
Según la famosa leyenda medieval, Brendan y una banda de intrépidos monjes se embarcaron en un pequeño bote de cuero en un largo y fantástico viaje alrededor del Atlántico en busca de “Terra Repromissionis ”, o La tierra prometida. Brendan tenía más de 80 años al principio. los Navigatio Brendani, que data del siglo XI, contiene la versión más antigua que se conserva de esta historia y se convirtió en un "best-seller" en varios idiomas en su época.
Sus muchas aventuras incluyeron: ser llevados a una isla donde fueron recibidos por un perro que los llevó a comidas preparadas, pero no humanos. Su siguiente llegada a tierra fue una isla de ovejas con arroyos de truchas. Luego navegaron hacia uno que estaba completamente desierto. Cuando comenzaron a encender una fogata y acampar, la isla comenzó a moverse. Los aterrorizados monjes corrieron de regreso a su bote y se alejaron justo cuando la "isla" se alejaba nadando con el fuego aún ardiendo en la espalda. Habían acampado en Jaconious, una enorme ballena que amablemente los perdonó y acudió en su ayuda varias veces durante el viaje.
En otra isla, miles de aves de todo tipo se unieron a los monjes en sus oraciones. Fue un pajarito el que le dijo a Brendan que el viaje no duraría los 40 días que había planeado, sino siete años.
Poco después de su regreso, Brendan murió, aproximadamente a la edad de 93 años en Annaghdown, Co. Galway.
La isla de St. Brendan se convirtió en una característica estándar en los mapas durante el próximo milenio (finalmente se eliminó, ya que nadie pudo encontrarla).

Pergamino biográfico de Brendan

A pesar de las increíbles historias sobre el viaje de Brendan, existe alguna evidencia de que en realidad podría haber llegado a América del Norte. Se ha señalado que algunos de los animales y plantas exóticos y el lugar descrito en la leyenda existían en el "Nuevo Mundo". Las tierras y mares que describió bien podrían estar tanto en el Caribe como en el continente norteamericano los pilares de cristal, icebergs cerca de Groenlandia En 1977, el aventurero Tim Severin llegó a Terranova en un barco construido de acuerdo con las especificaciones establecidas en el Navigatio.

A continuación se muestran algunos informativos, eclécticos,
conexiones a Brendan
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

/>

Biografía de Brendan de Wikipedia

Brendan the Navigator: un sitio muy informativo con mucha información e imágenes históricas.

Información sobre Brendan y su viaje de la Enciclopedia Católica

The Voyage of Bran, Son of Febal con música, de Lost Civilizations .net.

El monaquismo celta como metáfora del viaje de Thomas Merton. Merton encontró en el monaquismo celta y en El viaje de San BrendanEn particular, una forma de entender la vida monástica ofrece la historia y la espiritualidad del monaquismo celta, incluyendo varios recorridos virtuales en profundidad de los sitios monásticos celtas. & amp La singularidad del monaquismo celta de The Celtic Monk.

La catedral de Clonfert, también conocida como la catedral de San Brendan, es una estructura hiberno-románica del siglo XII en el sitio del monasterio del siglo VI de San Brendan en Clonfert, Irlanda. Aunque el edificio actualmente sirve a una congregación de la Iglesia de Irlanda, los protestantes y católicos irlandeses comparten el interés de preservar esta reliquia de su patrimonio cultural común.

Foto de las primeras iglesias monásticas de los monjes de Ask About Ireland

. . . . . . . . . . . . .

/>

Elderhostel, Inc. (ahora llamado Road Scholar) es una organización sin fines de lucro con 25 años de experiencia brindando aventuras educativas asequibles y de alta calidad para adultos mayores de 55 años. Estos programas educativos a corto plazo son una forma divertida y emocionante de compartir nuevas ideas, explorar nuevos lugares y hacer nuevos amigos.

/>

SAN BRENDÁN EL NAVEGADOR Iglesia de los Culdees: ”Un renacimiento en y para la América moderna
de la Iglesia Católica Ortodoxa de los pueblos celta y anglosajón antes de 1066 ”Ubicado en Springfield Oregon

Himnos medievales a San Brendan

. . . . . . . . . . . . .

/>

Una teoría de que los antiguos celtas o incluso Brendan posiblemente llegaron a Virginia Occidental

Sobre Tim Severin

. . . . . . . . . . . . .
/>

Los científicos agrupan a todas las ballenas en dos categorías: ballenas dentadas y ballenas barbadas. Como sugieren los nombres, un tipo de ballena tiene dientes. El otro tipo tiene algo muy diferente, llamado barbas, en lugar de dientes. mucha información muy interesante aquí: Entendiendo los dientes de ballena. (¡y gracias a Danielle de la clase de quinto grado de la Sra. McDowell por compartir su descubrimiento!)

Sitio web educativo interactivo de Whalenet que se centra en las ballenas y la investigación marina. WhaleNet está patrocinado por Wheelock College.

Acuario de Nueva Inglaterra

El único propósito del Marine Mammal Center: salvar a los mamíferos marinos
y su entorno antes de que sea demasiado tarde.

Ocean Alliance se dedica a la conservación de las ballenas y su entorno oceánico a través de la investigación y la educación. The Voyage of the Odyssey, se embarcó en febrero de 2000, llevándose al mundo consigo a través de Internet para que todos puedan compartir la aventura y aprender cosas nuevas sobre los mares en el mismo momento en que la tripulación está aprendiendo sobre ellos (tanto en audio como en video). .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Y nuestro regalo para usted: este pdf imprimible de “Cotización de conexiones”, simplemente haga clic para verlo / obtenerlo

St. Brendan "Cotización de conexiones"

Consulte la Galería PatriArts para ver nuestra selección de arte, guirnaldas, joyas y mucho más de St. Brendan.


En busca de la tierra prometida: el viaje de San Brendan - Historia

Santos en el océano
Hoy, 16 de mayo es la fiesta de San Brendan de Clonfert (fallecido hacia el 577 d.C.), uno de los Doce Apóstoles de Irlanda que fundó la escuela monástica. Hay poca información segura sobre la vida de Brendan, sin embargo, parece bastante seguro que nació en 484 cerca de Tralee, en el condado de Kerry, en el suroeste de Irlanda, y murió en Clonfert alrededor del 577. Fue educado con Saint Ita ".la Brígida de Munster"y estableció muchos monasterios, en particular Ardfert en el condado de Kerry, Annaghdown y Clonfert en el condado de Galway. Según el Vidas de los santos posteriores, Brendan viajó a Gran Bretaña, las Hébridas, las Orcadas y las Islas Feroe. Sin embargo, la mayor parte de su labor evangelizadora se ve eclipsada por su viaje al Atlántico en sus últimos años, que le valió la designación de Brendan the Voyager, o el Navegante, por su legendaria búsqueda de la "Isla de los Benditos".

El texto del siglo IX & # 8220El viaje de San Brendan el Navegante& # 8221 cuenta cómo el Santo se dirigió al Océano Atlántico con peregrinos en busca de la Tierra Prometida de los Santos. Algunos incluso han sugerido que St Brendan navegó a través del Atlántico y descubrió América. ¿Es posible que un santo del siglo VI haya cruzado el Atlántico en un curragh o es una tontería romántica?

La primera mención de San Brendan ocurre en Adamnan Vita Sancti Columbae, escrito entre 679 y 704, que también registra los viajes de Cormac y otras peregrinaciones marítimas en el siglo VII. Dos textos clave que registran la leyenda de San Brendan son la 'Vida de Brendan' (Vita Brendani) y el más conocido 'Viaje de San Brendan el Abad' (Navigatio sancti Brendani abbatis). El debate continúa en cuanto a qué cuento llegó primero, pero parece probable que el autor de la Navigatio tomado prestado del Vitae. Sin embargo, los dos cuentos están claramente interrelacionados, mientras que el Vitae se centra en la vida de Brendan Navigatio cuenta más sobre el viaje. Ambos textos hablan de Brendan y sus monjes partiendo de la costa oeste de Irlanda en busca de la Tierra Prometida, en la que visitan varias islas y experimentan monstruos y aventuras de prueba antes de regresar a casa. los Vitae se diferencia en que hay dos viajes, el primero sin éxito, y hay menos episodios insulares.

La visita de un compañero monje llamado Barinthus (Barrind) que acaba de regresar de un viaje a la Tierra Prometida inspira el viaje de Brendan. Durante siete años viajan a través del océano encontrándose con el Diablo y muchas islas encantadas, una de las cuales resulta ser una ballena que aparece regularmente en Semana Santa para permitir que los hermanos celebren la misa en su espalda. En el viaje vislumbran los horrores del infierno, Brendan cura a los enfermos y calma una tormenta. Sin embargo, en todo este tiempo sobreviven sin lesiones ni pérdidas y sin provisiones a bordo. Finalmente llegan a una isla con una hermosa iglesia pero no pueden aterrizar. Finalmente, se dirigen a casa.

¿Facción o ficción?
Varios hechos apoyan la historia de santos irlandeses que viajaron al Atlántico. Los restos de antiguas capillas cristianas con los nombres de santos irlandeses se pueden encontrar en todas las islas remotas del Atlántico al noroeste de Escocia e Irlanda. En segundo lugar, hay pruebas documentales de que ya había irlandeses en Islandia cuando los vikingos llegaron por primera vez a finales del siglo IX.

Isla de San Brendan es una isla fantasma, o mítica, que se dice que fue descubierta por el Santo y sus seguidores donde celebraron misa mientras viajaban por el océano. Recibiendo su primera mención en el Navigatio Sancti, La isla de San Brendan está supuestamente situada en el Atlántico Norte en algún lugar al oeste del norte de África y apareció en numerosos mapas durante la Era de los Descubrimientos, más notablemente en el globo terráqueo de Martin Behaim de 1492 utilizado por Cristóbal Colón en su viaje a las Américas casi mil años después de St. El viaje de Brendan.

En el Letanía de los santos peregrinos irlandeses, probablemente del siglo VIII. Escrito en irlandés o latín, immram tipo de cuentos forman parte de muchos santos ' Vidas el viaje de San Brendan podría llamarse immram.

Peregrinos de Cristo marítimos
La literatura irlandesa primitiva clasifica estas expediciones en reinos de otro mundo como echtrae y immrama. En el echtrae, literalmente un & # 8220outing & # 8221, el énfasis se pone en la entrada de los héroes al mundo sobrenatural, donde experimenta una morada atemporal de perpetua buena salud y una abundancia de comida y bebida, el reino del echtrae es un pagano. Considerando que, el immram, literalmente & # 8220rowing about & # 8221, tiene lugar al otro lado del mar con héroes vagando de isla en isla en un entorno esencialmente cristiano. El distintivo tono apocalíptico, el uso de los versos de los salmos y los motivos cristianos apócrifos obliga a concluir un origen eclesiástico para el immrama.

El desarrollo de la literatura de viajes está ligado a los viajes de los primeros clérigos irlandeses medievales, que desde al menos el siglo VI dejaron voluntariamente su tierra natal para continuar. peregrinatio pro Christo (aventurarse o viajar por Cristo). Here pilgrims of Christ would go wandering in their curraghs seeking the solitude of terra deserta out in the ocean putting themselves totally in God's hands in a seaborne wilderness. By the 7th century the wandering Irish monks, the peregrini, had reached the Orkneys and the Shetlands, by the 8th century there is evidence for their presence in Iceland.

The Irish monk known as Dicuil described how, in the early 9th-century (c.825), a group of Irish priests spent most of the year on a northern island, thought to be Iceland, and had been able to pick lice from their clothes at night by the light of the “midnight sun”. Dicuil explained that in summer, “it does not grow dark even for the shortest space of time& # 8221. A medieval Norse work, the Íslendingabók (Book of Icelanders), tells us that the Norse settlers encountered Irish monks when they first arrived in Iceland in 874 “. before Iceland was peopled from Norway there were in it the men whom the Norse call the Papae: they were Christians… they left behind Irish books, bells, and crosiers…” Several Icelandic place-names have been linked to the "Papar" (from Latin papá, via Old Irish, meaning "father"), including the island of Papey, así como el Vestmannaeyjar ("islands of the Westmen").

As with Iceland there is also suggestive evidence for settlers, possibly Irish monks, in the Faroe Islands before Viking colonisation in the 9th century. In 2013 Archaeologists from Durham University studied a site on the island of Sandoy, situated between the North Atlantic Ocean and the Norwegian Sea, and found deposits containing patches of burnt peat ash. These ash spreads contained barley grains that were burnt in domestic hearths and were then spread by human activity onto the windblown sand surface between the 4th and 6th centuries and again between the 6th and 8th centuries, a common practice identified in the North Atlantic during this period to control wind erosion. The discovery signifies that the settlers were established on the islands and must have grown and processed barley and used peat to cook, dating human settlement to pre-Viking times. As in Iceland, there are several “papar” place-names in the Faroe Islands including Vestmanna (from Vestmannahøvn) meaning the "harbour of the Westmen" (Irish) and tombstones in a churchyard in Skúvoy are said to bear possible Gaelic influence. Ample “papar” place-names can also be found in the Orkneys (Papa Stronsay) and Shetlands (Papa Stour) and two ‘papar’ locations in the Outer Hebrides to reach the same conclusion. 1

So we have evidence for pre-Viking visits to the islands of the north-west Atlantic. But could St Brendan have really reached the Americas in a simple leather covered boat?

The Voyage of the Brendan
In 1976 the modern day explorer Tim Severin built a replica of the vessel that Brendan would have used, a leather covered curragh, and sailed from Ireland across the Atlantic, island hoping via the Hebrides, Faroe Islands and Iceland, to arrive in Newfoundland a year later. Severin encountered various sights such as icebergs and sea animals, like whales and porpoises, which he suggests are factual counterparts to the fantastic sights from the legends of Saint Brendan. Severin's adventure was recorded in the “The Voyage of the Brendan” which although not proving St Brendan's voyage as fact, certainly demonstrated that it was in fact possible. 2

St Barri
los Navigatio sancti Brendani abbatis was a medieval bestseller, over a hundred manuscripts have survived influencing later works. Barinthus turns up again in Geoffrey of Monmouth's Vita Merlini, c.1150, in which he describes an island Elysium as the place they took the mortally wounded Arthur after the battle of Camlan. The island is the abode of nine maidens, Morgen and her sisters, the goddess with great skill in healing. Barinthus is the pilot of Arthur's death barge who guides Myrddin and Taliesin on their voyage to 'The Fortunate Isle' because of his knowledge of the seas and the stars of heaven:

"The Island of Apples gets its name 'The Fortunate Island' from the fact that it produces all manner of plants spontaneously. It needs no farmers to plough the fields. There is no cultivation of the land at all beyond that which is Nature's work. It produces crops in abundance and grapes without help and apple trees spring up from the short grass in its woods. All plants, not merely grass alone, grows spontaneously and men live a hundred years or more.

Here Geoffrey clearly mixes elements of Celtic (Arthurian) and Classical mythology. Geoffrey's description of the Fortunate Isles comes largely from the Classical tradition, much of it to be found in Isidore, but is also clearly influenced by Celtic legends of the happy Otherworld. There is a significant passage in Pomponius Mela which reflects ancient Celtic tradition. 3

It is often assumed that Geoffrey must have obtained his Barinthus from the Voyage of Saint Brendan, with his role that of the ferryman, a Celtic Charon. However, it has been argued that Geoffrey based his Barinthus on an earlier tradition in which he was god of the sea and the Otherworld. 4

The Life of St David reveals a pre-Geoffrey Celtic tradition of St Barri which cannot be a mere adaptation form the Latin legend of Brendan. The tale reveals how one day St Barri borrowed a horse from St David and rode it across the sea from Wales to Ireland, suggesting that Barri must have been riding a sort of fish or sea-horse.

We find similar accounts in Irish mythology in which Manannán mac Lír is featured riding on a sea-horse across the ocean between Ireland and Wales, although what appears to be the sea to mere men is to Manannán the flowering plain of Mag Mell. 5 Surely the tale reveals that Barri was in all probability originally a Celtic sea god, like Manannán, who became Christianised as a Saint. This is a common trait of the early Saints' Lives and other Celtic literature. Barinthus may therefore be an epithet, such as the Irish Barrfind, o Finbarr, which means literally 'white-topped'. 6 Throughout Celtic mythological tales the denotation of 'white' implies Otherworldly connotations, usually applied to a deity.

Indeed, a more appropriate name for a god of the sea would be hard to find. It seems highly probable that Barinthus, or Barri, was in origin a sea-deity and consequently an early Celtic god of the Land beyond the Waves. The Barinthus episode fails to form an integral part of the Voyage of Saint Brendan as is common in typical Celtic Otherworld voyage tales, he appears briefly at the beginning as an Otherworld messenger who suggests to the Hero the idea of the voyage. 7

The Voyage of Bran
Essentially the immrama are not strictly concerned with the Otherworld although they contain supernatural elements, they are firmly set in the Christianised world with a Christian hero. The early 8th century tale The Voyage of Bran (Immram Brain), although named as such, is not an immram but belongs to the group of older tales recounting an excursion to the Otherworld, collectively known as 'echtrae' in Old Irish. The story of Bran's voyage probably became confused and influenced by that of Brendan the Navigator (Navigatio Brendani), and the term immram became attached, incorrectly, to Bran's story. 8

Bran's voyage starts when he sees a silver branch in front of him. Then an Otherworldly woman appears and sings a poem to him about the Otherworld where this silver branch had grown. In this land, it is perennial summer, there is no shortage of food or water, and no sickness ever strikes the fair people. The next day Bran departs for the voyage to the Land of Women across the sea at the woman's prompting. After two days, he sees a man on a chariot speeding across the water towards him. This is no man but the sea god Manannan mac Lir who tells Bran that he is not sailing upon the ocean, but upon a flowery plain, just as Barri appeared to St David. Significantly Bran is also a Celtic sea-god.

In the echtrae, tales of voyages to the Land of Promise, the adventure starts following the appearance of a deity, usually a goddess. The appearance of Barrind (as Barinthus) at the beginning of the Navigatio Brendani signifies that St Brendan's adventure is essentially a Christianised version of Immram Brain and therefore unlikely to have been a real event.


Copyright © 2015 Edward Watson
http://clasmerdin.blogspot.co.uk/


Notas
1. Barbara E. Crawford, The Papar Project.
2. Tim Severin, The Brendan Voyage: The Seafaring Classic That Followed St. Brendan to America, Gill & Macmillan, 2005.
3. John Jay Parry, trans. The Vita Merlini, Latin text by Geoffrey of Monmouth, 1925. Available at Sacred Texts .
4. Arthur C L Brown, Barintus, Revue Celtique, XXII, 1901.
5. Francesco Benozzo, Landscape Perception Early Celtic Literature, Celtic Studies Publications, 2004, pp.3-18.
6. Brown, op cit.
7. Ibid.
9. Barbara Freitag, Hy Brasil: The Metamorphosis of an Island: From Cartographic Error to Celtic Elysium, Rodopi, 2013. Kuno Myer mis-named the Voyage of Bran as an immram without any manuscript authority, although the tale contains the essential elements of an immram it is without doubt an echtrae.


587 - St Brendan’s Day! St. Brendan the Navigator, early transatlantic voyager, dies

Today, May 16, is believed to have been the day of Saint Brendan's death and is also his feast day. St Brendan is one of the most famous Irish saints, but whether he got to America before Christopher Columbus has remained one of the continuing Irish mysteries.

Saint Brendan is one of the early Irish monastic saints. He is chiefly renowned for his legendary quest to the "Isle of the Blessed," also called Saint Brendan's Island. The venerated saint was one of the Twelve Apostles of Ireland.

The famous text, The Voyage of St. Brendan, is a work of fiction or fact depending on who is interpreting it. We know for certain that in 484, Saint Brendan was born near Tralee, in County Kerry.

What we also know for certain is that between the years 512 and 530, St Brendan built monastic forts around Ireland and then undertook a seven-year voyage which is the basis of the American legend. It is described as a hero’s journey in a boat and visits to an island far to the west which many modern historians believe is America. The island is called ‘Isle of the Blessed.’

Years later explorer Tim Severin retraced Brendan’s steps. Severin is a British explorer, historian, and writer who is noted for his work in retracing the legendary journeys of historical figures. Among his amazing journeys have been those of Marco Polo, Ulysses and that of Genghis Khan.

Some scholars believe that the Latin texts of Navigatio Sancti Brendani Abbatis (The Voyage of St. Brendan the Abbot), dating back to at least 800 AD, tell the story of Brendan's seven-year voyage across the Atlantic Ocean. Convinced that the legend was based on historical truth Severin built a replica of Brendan’s leather currach.

Lee mas

The 36-foot double-masted boat was built with traditional tools. It was built with Irish ash and oak wood and hand-lashed together with nearly 2 miles of leather, wrapped with 49 traditionally tanned ox hides. The boat was sealed with wool grease.

Between May 1976 and June 1977, Severin and his crew sailed the 4,500 miles (7,200 km) from Ireland to Peckford Island, Newfoundland, stopping at the Hebrides and Iceland en route. This was Brendan’s route.

Severin considered that his recreation of the voyage helped to identify the bases for many of the legendary elements of the story: the "Island of Sheep," the "Paradise of Birds," "pillars of crystal," "mountains that hurled rocks at voyagers," and the "Promised Land."

The British explorer’s book, "The Brendan Voyage," was published in 1978 and became an international bestseller, translated into 16 languages. Severin’s boat is now featured at the Craggaunowen open-air museum in County Clare.

However, despite this the debate remains ongoing it has been difficult for scholars to interpret what is factual and what is folklore. Was the Isle of the Blessed that Brendan reached America or just a historical fable?

The truth may never be known but it remains a constant claim by many that St Brendan got to America first before Columbus arrived on its shores in 1492.

Lee mas

* Originally published in 2016.

¡Suscríbase al boletín de IrishCentral para mantenerse al día con todo lo irlandés!


A stained glass image of Saint Brendan at St Benin’s Church, Kilbennan, Ireland.[1]

For centuries it was believed that Christopher Columbus was the first European to travel to the Americas in 1492CE. Later it was proven that the Vinland Sagas were not just stories. It was not Columbus but the Norse who were the first Europeans to arrive and settle in the Americas for at least a short period after 1000CE. Another story that could lead to historical discovery is that of Saint Brendan the Navigator. Brendan, born in County Kerry, Ireland is thought to have lived from 484CE to 578CE[2]. los Navigatio Sancti Brendani is the tale of Brendan and his monks travelling to what is thought to be Iceland, Greenland, and possibly even North America in search of ‘the Promised Land’. There are many versions of the story of Brendan’s travels but the translation from Latin is what will be used here. The first Latin version of this text was from the late tenth century and is believed to be based on an earlier version from the ninth century[3]. Although many of the things in the Navigatio may be exaggerated, a question that it raises is could it be possible that Brendan or other Irish Monks travelled to North America? The thesis for this paper is that although the technology was advanced enough to make the journey, the physical evidence does not support Irish monks arriving in North America before the Norse. This paper will discuss Irish monks in Northern islands as early as the eight century until pushed out by the Norse. The next section is a possible connection between the Navigatio y the Vinland Sagas specifically that of the Saga of the Greenlanders. The final part is on the Irish boat the currach and the possibility that it could make the voyage to North America.

Irish Monks were known to travel and create monasteries in parts of continental Europe but also venture on hermitages to remote places and islands off of Ireland and Britain. There is evidence to show in the Icelandic Book Landnámabók that Irish Monks had reached Iceland by 795CE[4]. Then by 870CE the Norse had reached Iceland and forced out the Irish Monks because they did not wish to live with the ‘heathens’. The Irish had left behind books, bells, and croziers which helped in the identification of who the monks were[5]. En el Navigatio Brendan and the monks find an island where they find a monastery. This monastery had a group of monks who had not seen other people in eighty years on the Island of the Community of Ailbe[6]. Jude Mackley describes this as the Irish monastic tradition as wanting to go in silence to praise God, where monasteries were walled communities but hermitage on far off islands were also possible and happened[7]. For the monks on Ailbe in the Navigatio, one states:

We have heard no human voice except when singing praise to God. Among the twenty-four of us no voice is raised except by way of a signal given by a finger or the eyes, and that only by the elders.[8]

This brings comparison to how the Monks travelled and stayed in hermitage between historical fact and the written works of the Navigatio. Despite there being evidence to show that Irish monks arrived in Iceland before the Norse, Greenland is a different story at this time. There is no evidence to show that before 870 the Irish had reached Greenland in Doan’s article he uses Geoffrey Ashe’s Land to the West to suggest that the Irish made Greenland by 900CE[9]. There is still not enough evidence to support that claim.

The once disbelieved Vinland Sagas include a land which is full of grapevines and grapes, for this natural feature Leif Erikson gives it the name ‘Vinland’[10]. According to a map of North America, Vinland is believed to be the Atlantic Coast of the mainland into parts of present day Nova Scotia, New Brunswick, Quebec, and as far South as New York State[11]. En el Navigatio Brendan and his monks find an island covered in grapes:

000 01247cam a2200325 a 4500 001 2897065 005 20181101093950.0 008 761015s1976 ie a 000 0beng d 015 | unB7630546 019 1 | un3562553 020 | un0851052932 |qDolmen | cL.13.50 020 | un0851053181 |qSpecial copies | cL.60.00 020 | un0391006177 |qHumanities Press 035 |9(AuCNLDY)748346 035 | un2897065 040 | unBNB | beng | cBNB 041 1 | uneng | unlat 050 4 | unPA8295.B7 | bE5 1976 082 0 4 | un878/.03/08 |218 130 0 | unNavigatio Sancti Brendani Abbatis. |lInglés. 245 1 4 | unThe voyage of Saint Brendan : | bjourney to the promised land / | ctranslated [from the Latin] with an introduction by John J. O'Meara. 260 | unDublin : | bDolmen Press, | c1976. 300 | unxxiii, 71 p. : | bill. | c22cm. 490 1 | unDolmen editions | v23 500 | unProse in Latin, ca 750-1350. English texts (BNB/PRECIS) 500 | unLimited ed. of 750 copies of which 100 are for sale nos.1 to 50, of which nos.11 to 50 are for sale, are hand-coloured and specially bound. 650 0 | unLatin prose literature. 700 1 | unO'Meara, John J. |q(John Joseph), | d1919- 830 0 | unDolmen editions | v23. 984 | unANL | cRB 398.23 B837 <00363017>

Necesita Flash Player 8+ y JavaScript habilitado para ver este video incrustado.

Necesita Flash Player 8+ y JavaScript habilitado para ver este video incrustado.

Necesita Flash Player 8+ y JavaScript habilitado para ver este video incrustado.

¿Necesitas ayuda?

Artículos similares

  • Latin anthology
  • America latina
  • America latina
  • Latin lovers
  • Latin in Church


Ver el vídeo: Moisés no duró 40 años en llegar a la Tierra prometida - MISTERIO RESUELTO. (Agosto 2022).